Archivo de la categoría: Historia

Muhammad el mensajero de Dios (Las bendiciones de Dios sean con él, y la paz)

El Santo Profeta Muhammad (BPD) nació en el año 570 de la era vulgar, hijo de Abdallah, hijo de Abd El-Muttalib. Es descendiente de Abraham e Ismael, de quien habría de surgir, según la promesa de Dios a Agar, una gran nación: «Levántate, toma el niño y tómale de la mano, pues he de hacerle un gran pueblo» (Gén., XXI, 18). Asimismo, Gén., XLIX, 10, dice: «No faltará de Judá el cetro, ni de entre sus pies el báculo hasta que venga aquel cuyo es, y a él darán obediencia los pueblos.»

Puesto que Jesús (la paz sea con él) es de la casa de David, y de la de Judá por tanto, ha de referirse necesariamente el Génesis a un profeta posterior. Por otra parte, en el Nuevo Testamento, en Juan, XVI,7, Jesús (la paz sea con él) anuncia la llegada del Paráclito, que en árabe quiere decir ‘muhammad’, o alabado. Esto dice la Biblia sobre la venida de Muhammad (BP), que cierra el ciclo profético. Según la costumbre de los árabes urbanos, fue encomendado el niño al cuidado de una nodriza beduina para ser criado en el desierto, con los nómadas.

Mientras estuvo con la familia beduina, ésta experimentó grandes portentos. En una ocasión pudieron ver cómo dos hombres, vestidos de blanco, abrían el pecho de Muhammad (saws) y revolvían dentro con sus manos. Más adelante explicaría el Profeta (saws) que se trataba de dos ángeles que habían limpiado con nieve una mota oscura de su corazón, y añadió que Satán toca a todos los hijos de Adán al nacer, excepto a María y a su hijo.

Habiendo regresado a Meca, durante su juventud, Muhammad (saws) viajó en las caravanas, haciéndose cargo de mercancías de otros comerciantes, a los que inspiraba tal confianza que se ganó el sobrenombre de Al-Amin.

Durante uno de esos viajes conoció, en Siria, al monje cristiano Bahira, que reconoció en él la señal de su profecía. A la edad de veinticinco años se casó con Jadiya, una viuda que se dedicaba al comercio, y en cuyas caravanas había trabajado Muhammad (saws). Jadiya le dio al Profeta (saws) dos hijos, que murieron en la infancia, y cuatro hijas. Cuando el Profeta tenía cuarenta años, durante un retiro en el mes de Ramadán en una cueva del Monte Hira, buscando la cercanía al Dios Uno y Único, recibió una visita del ángel Gabriel, que supuso el comienzo de la revelación del mensaje Divino. Su esposa, Jadiya, fue la primera persona en aceptar el mensaje de Muhammad (saws), y después lo hizo su primo, Ali.

El primero en aceptar el mensaje fuera de la familia del Profeta fue Abu Bakr. Había empezado a predicar públicamente su mensaje, lo que provocó la oposición de los politeístas, que temían, no sólo por sus ídolos, sino también por la preeminencia y prosperidad comerciales de Meca, que era también el principal centro de peregrinación al tener la Kaaba, santuario construido por Abraham y consagrado a Dios, pero a la sazón lleno de los ídolos de toda Arabia. Eventualmente, algunos musulmanes hubieron de emigrar a Abisinia para escapar a las persecuciones. Durante una de las peregrinaciones que se solían hacer a Meca, varios hombres de Yathrib, una ciudad al Norte, aceptaron el Islam. Al año siguiente, aún más, y se hizo costumbre emigrar a esa ciudad para sustraerse a las persecuciones de los politeistas.

Cuando la vida del propio Profeta (saws) estuvo en peligro, él mismo emigró a Yathrib, junto con Abu Bakr. Era el año 622 de la era vulgar, y es esta emigración del Profeta (saws), la Hégira, el que marca el comienzo de la era islámica. Asimismo, fue en Medina (‘La Ciudad’, nuevo nombre de Yathrib), donde se estableció la capitalidad del nuevo Estado musulmán. Así, los musulmanes se trasladaron a Medina. Los mequíes no dejaron por ello de hostigarles, y se produjeron en los años siguientes una serie de batallas entre ambos bandos, las de Badr, Uhud, y la de la Trinchera que, en conjunto, afianzaron el Islam y el Estado musulmán.

Esta consolidación permitió al Profeta (saws) enviar mensajes a los dirigentes de los grandes Estados vecinos de la época con una invitación a aceptar el Islam. Una revelación prometió al Profeta (saws) que pronto rezaría en la mezquita sagrada de Meca y, tras tensas negociaciones se efectuó un tratado de paz de diez años con Meca, con lo que comenzó un proceso de aceptación del Islam, y una aceleración de su expansión por la Península Arábiga. Sin embargo, una ruptura del tratado por parte de los mequíes en 630, llevó al Profeta a la cabeza de un ejército a la conquista de Meca, que se rindió.

El Profeta (saws) ordenó limpiar de ídolos la Kaaba, en la que sólo permitió que permanecieran un retrato de María con su hijo. Casi todos los habitantes de Meca aceptaron el Islam. El comprobar cómo los musulmanes acogían sin rencor a sus antiguos enemigos, bien como conversos al Islam, bien como cristianos o judíos con derecho a protección, aceleró el derrumbamiento de la resistencia. El Islam se extendía ya incluso fuera de la Península Arábiga, que había aceptado el Islam en el año 9 de la Hégira, el ‘año de las delegaciones’.

La peregrinación fue, a partir de ese momento, sólo para musulmanes, y en 632, el Profeta dirigió la peregrinación por última vez, durante la cual le fueron revelados los últimos versos del Sagrado Corán (V, 4-5). El 8 de junio de 632, el Santo Profeta Muhammad (saws) murió, siendo enterrado en su casa de Medina, según su deseo.

Fuente: Islam Castellano

©2011-paginasarabes®

La oscura historia de la Torre de la Malmuerta – Qûrtuba

malmuerta_a-e1319783275837
Córdoba es una de las ciudades andaluzas más bellas. Su casco antiguo, sus construcciones musulmanas, sus parques, su gastronomía. Muchos acuden a este lugar atraídos por la famosa y conocida mezquita, pero se van enamorados de muchos otros puntos de interés en un primer momento menos conocidos. Una de esas construcciones que suelen pasar desapercibidos es la Torre de la Malmuerta.

La Torre de la Malmuerta es una torre albarrana (es decir, que forma parte de un recinto fortificado) que data del siglo XV. Comenzó a edificarse en el año 1404 sobre otra construcción musulmana, y su misión consistía en defender las puertas del Rincón y del Colodro. Su construcción fue costeada con el producto de multas a tahúres y garitos.

 

malmuerta21

La Torre de la Malmuerta es de planta octogonal y se apoya sobre un arco que corta la muralla que va a descansar en la Puerta del Rincón. Es maciza hasta la altura del arco, ya que a partir de ahí es hueca. Era allí donde se encerraban a los nobles cuando se empezó a utilizar como prisión después de perder su función defensiva. Pero no fue su única función, ya que en el siglo XVIII se utilizaba para hacer observaciones astronómicas Bajo el arco se pueden observar las armas reales y una inscripción casi borrada que ha dado pie a una de las leyendas existentes sobre esta torre.

El nombre de la torre, Malmuerta, ya deja entrever algún asunto turbio ya que es inevitable asociarlo a una persona mal muerta, muerta de manera indebida. Cuenta la leyenda que existió un caballero, ascendiente de los Marqueses de Villaseca, casado con una bella dama. La mujer tenía muy buen corazón y dedicaba su vida a los más pobres, por lo que cada tarde ofrecía su ayuda a quien lo necesitaba, ofreciendo comida y ropa. A pesar de lo bondadoso del acto su marido no sabía nada, ya que éste consideraba que las personas de la alta sociedad no debían relacionarse con los más desfavorecidos.

El marido, ignorante, empezó a sospechar que las salidas de su esposa se debían a encuentros con otro hombre por lo que, presa de los celos, decidió matarla. No obstante, más tarde descubrió la verdad y, avergonzado, pidió perdón al rey. Éste le mandó construir una torre, cuyo nombre seria La Malmuerta, para que siempre permaneciese en su mente.

©2011-paginasarabes®

Torre de la Cautiva – ALHAMRA

Torre de La Cautiva – Alhamra

Torre situada en el camino de ronda de la muralla, fue conocida en el siglo XVI como de Torre de la Ladrona y de la Sultana. Se cambió su nombre por el de la Cautiva porque se pensaba que en ella vivió Doña Isabel de Solís, convertida al Islam con el nombre de Zoraya, favorita del rey Muley Hacén.

Se accede a la planta baja por un pasadizo que nos lleva a un patio con galerías abiertas por arcos peraltados festoneados en tres de sus lados, con impostas de mocárabes. Este patio comunica con una sala cuadrada a través de un arco doble de mocárabes, la cual presenta un artesonado del siglo XIX y unos camarines con balcones al exterior. Las inscripciones de sus paredes nos revelan su importancia defensiva dentro del conjunto, y su carácter de torre-palacio de gran belleza.

Cronología: fines del siglo XIII, aunque es renovada y adecuada para vivienda en la época de Yusuf I en la primera mitad del siglo XIV.

A destacar: Es una torre-palacio, o Qalahurra, donde se combina el carácter defensivo en su exterior con vivienda en el interior.

Ésta torre que ha recibido diferentes denominaciones a lo largo de su historia: de la Ladrona, de las Damas y de la Sultana. Desde mediados del siglo XIX se la conoce como de la Cautiva, por la leyenda literaria romántica, de que en ella estuvo prisionera Dª Isabel de Solís, que posteriormente sería sultana con el nombre de Zoraya.

La Torre de la Cautiva apenas se diferencia exteriormente del resto. Sin embargo, el interior de ésta es uno de los espacios de habitación más destacados de la Alhambra por su decoración. Se trata de una torre-palacio, o Qalahurra, cuya estructura y distribución es la misma que la de las casas y palacios del Conjunto Monumental.

Este espacio, junto con el Salón de Comares, atesora el más complejo programa decorativo de la Alhambra. Un poema inscrito en la sala, que comienza en el ángulo izquierdo de la misma, nos da la clave para entenderla:

«Esta obra ha venido a engalanar la Alhambra;

es morada para los pacíficos y los guerreros;

Calahorra que contiene un palacio

¡Dí que es una fortaleza y a la vez mansión para la alegría!

Es un palacio en el cual el esplendor está repartido

entre su techo, su suelo y sus cuatro paredes;

en el estuco y en los azulejos hay maravillas,

pero las labradas maderas de sus techos son aún más extraordinarias….».

(trad. de Mª Jesús Rubiera)

Fuente: Entradas Alhambra Granada

©2011-paginasarabes®

TERCER POEMA EN LA TORRE DE LA CAUTIVA

TORRE DE LA CAUTIVA – ALHAMRA

Cuenta una leyenda de la Alhambra que Doña Isabel de Solís, hija del comendador Sancho Jiménez de Solís, fue hecha prisionera por los servidores de rey Muley Hacén (del que toma nombre el pico Mulhacén, en Sierra Nevada) y llevada a esta torre, en la que estuvo presa. Era tal su belleza, que el sultán se enamoró de ella convirtiéndola en su esposa principal.

La sultana Aixa, hasta entonces la primera dama de la Corte, presa de celos, enemistó al rey con su hijo Boabdil, que le arrebató el trono a su padre. La Torre de la Cautiva, toma el nombre de este acontecimiento.

«Esta obra ha venido a engalanar la Alhambra;

es morada para los pacíficos y para los guerreros;

Calahorra que contiene un palacio.

¡Di que es una fortaleza y a la vez una mansión para la alegría!

Es un palacio en el cual el esplendor está repartido

entre su techo, su suelo y sus cuatro paredes;

en el estuco y en los azulejos hay maravillas,

pero las labradas maderas de su techo aún son más extraordinarias;

fueron reunidas y su unión dio lugar a la más perfecta

construcción donde ya había la más elevada mansión;

parecen imágenes poéticas, paranomasias y trasposiciones,

los enramados e incrustaciones.

Aparece ante nosotros el rostro de Yusúf como una señal

es donde se han reunido todas las perfecciones.

Es de la gloriosa tribu de Jazray cuyas obras en pro de la religión

son como las aurora cuya luz aparece en el horizonte.»

Por El Moro Andaluz

©2011-paginasarabes®

«GNOSIS» o «Filosofía Gnóstica»

gnosis_a-e1317403259306
La gnosis es la raíz del arte, la ciencia, la filosofía y la mística o religión. Se deriva la palabra gnosis de una raíz griega que quiere decir «conocimiento». La gnosis es un conocimiento tan antiguo como la vida misma; en cualquier enciclopedia o diccionario completo podemos encontrar la definición del término, como una síntesis del conocimiento iluminado de los misterios divinos.

Esa misma gnosis ha adoptado varios nombres de acuerdo a la época y lugar en que se ha desarrollado, la encontramos en el estudio de las diversas ciencias y en las antiguas y sabias civilizaciones lemur, atlante, egipcia, tibetana, china, inca, maya, azteca, tolteca, entre otras, que cultivaron y desarrollaron ese conocimiento.

La UNESCO y la República Árabe Unida dicen lo siguiente respecto a la gnosis: «Solía pensarse que el gnosticismo fue una deformación del cristianismo, es decir, que tuvo un origen cristiano y fue una herejía esencialmente cristiana».

Los estudios más recientes han demostrado ya que la gnosis tuvo una difusión mucho más amplia y un origen probablemente demasiado remoto para justificar esa filiación.

Pues bien, la biblioteca de Nag Hammadi (encontrada en un recodo del Nilo) y en particular los códices que permanecen todavía inéditos, tienden a confirmar esa tesis de que la gnosis es más antigua que la aparición del cristianismo.

En efecto, resulta que los códices publicados hasta ahora han sido encontrados «por pura coincidencia» y quizá también en parte por su punto de interés, fundamentalmente los de tipo «gnóstico cristiano».

Samael Aun Weor autor de más de setenta obras sobre el gnosticismo contemporáneo, afirma lo siguiente: «Como quiera que los estudios gnósticos han progresado extraordinariamente en estos últimos tiempos, ninguna persona culta caería hoy, como antaño, en el error simplista de hacer surgir las corrientes gnósticas de alguna exclusiva latitud espiritual».



Si bien es cierto que debemos tener en cuenta en cualquier sistema gnóstico sus elementos helenísticos orientales (incluyendo a Persia, Mesopotamia, Siria, India, Palestina y Egipto, entre otros), nunca deberíamos ignorar los principios gnósticos perceptibles en los sublimes cultos religiosos de los nahuatls, toltecas, aztecas, zapotecas, mayas, chibchas, incas, quechua y otros de Indo América.

Hablando muy francamente y sin ambages diremos que la gnosis es un funcionalismo muy natural de la conciencia despierta, una filosofía «perennis et universalis» (perenne y universal). Incuestionablemente, gnosis es el conocimiento iluminado de los misterios divinos reservados a una élite.

La palabra gnosticismo encierra, dentro de su estructura gramatical, la idea de «sistemas o corrientes dedicadas al estudio de la gnosis». La gnosis, o el conocimiento, se manifiesta a través de las cuatro ramas del saber: ciencia, filosofía, arte y mística.

La gnosis es ciencia. El método es el experimento o conocimiento que nos conduce a la vivencia directa. El objeto de estudio de la gnosis es el universo entero, todo cuanto existe. El método utilizado es la meditación científica y trascendental, y la utilización de los vehículos internos para lograr la experimentación y la observación directa del objeto de estudio. La gnosis estudia «las cosas en sí mismas», más allá de su aspecto tridimensional en sus características temporal y espacial. La gnosis estudia cosmogénesis y conoce objetivamente el origen de los mundos y soles del universo, y muy en particular el sistema solar donde vivimos y tenemos nuestro ser.

La antropología gnóstica es una de las ramas científico místicas de la gnosis. «Sin una previa información sobre antropología gnóstica, sería algo más que imposible el estudio riguroso de las diversas piezas antropológicas de las culturas egipcia, azteca, tolteca, mayas y otras de gran trascendencia». Los códices mexicanos, papiros egipcios, ladrillos asirios, rollos del Mar Muerto, extraños pergaminos, así como templos antiquísimos, sagrados monolitos, viejos jeroglíficos, pirámides, sepulcros milenarios, etc., ofrecen en profundidad simbólica un sentido gnóstico que definitivamente escapa a la interpretación literal y que nunca ha tenido un valor explicativo de índole exclusivamente intelectual.

La gnosis es filosofía. A pesar de sus divisiones de ética, lógica, teoría del conocimiento y estética, la filosofía es en sí misma reflexión evidente, cognición mística del ser, funcionalismo cognoscitivo de la conciencia despierta. El método de la filosofía gnóstica es la introspección que nos da la idea, que nos conduce al conocimiento de nuestra verdad interna. Los grandes filósofos griegos no se llamaban a sí mismos «sabios», más bien optaron por denominarse «filósofos», es decir «amantes de la sabiduría», «buscadores de la verdad». Ellos, comprendiendo su insignificancia, se postraban humildemente ante el venero inagotable del saber, ante el mar infinito de la sabiduría. Estos filósofos resumieron en una frase célebre el producto de sus investigaciones: «Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al universo y a los dioses».

La gnosis es arte. El método del arte es la búsqueda de la belleza en todas sus manifestaciones y nos conduce a la fuente del amor consciente. En todas las grandes obras de la literatura universal; en las profundidades aportadas por los grandes músicos, pintores, genios de la escultura, la poesía, la arquitectura y las demás artes ha estado presente la gnosis. A este respecto dice el maestro Samael Aun Weor lo siguiente: «Uno se ha quedado extasiado al escuchar la Flauta Encantada de Mozart, que nos recuerda una iniciación egipcia; uno se siente anonadado al escuchar las nueve sinfonías de Beethoven o las melodías inefables de Chopin o de Listz».

La gnosis es mística trascendental. La experiencia gnóstica permite al devoto sincero saberse y auto realizarse íntegramente. Entiéndase por autorrealización el armonioso desarrollo de todas las infinitas posibilidades humanas. La doctrina gnóstica busca por medio de la auto experimentación objetiva y de la meditación trascendental encontrar y vivenciar las experiencias místicas que lleven al devoto a la verdadera religiosidad, al dinamismo revelador del ser, a encontrarse consigo mismo.

La gnosis como Psicología penetra y escudriña las reconditeces del alma, aportando para esto métodos y sistemas efectivos y prácticos para el conocimiento de sí mismo y alcanzar una superación integral. Ser erudito no significa ser sabio. Resulta irónico conocer muchas cosas o ser un gran intelectual y no conocer nada sobre sí mismo. La identificación y la fascinación en que constantemente vivimos impiden que la conciencia despierte y nos llevan al olvido de lo más importante nuestro propio ser «Incuestionablemente, así como existe el país exterior en que vivimos, así también en nuestra intimidad existe el país psicológico. Las gentes no ignoran jamás la ciudad, barrio o comarca donde viven, pero desafortunadamente desconocen el lugar psicológico donde se encuentran ubicadas».

©2011-paginasarabes®

HISTORIA DEL FLAMENCO 1- (+ Video)

flamenco1_aLos orígenes del flamenco son inciertos. Aún no se conocen con exactitud los auténticos mecanismos sociales y culturales que hicieron posible el nacimiento de un arte popular donde se combinan los más ilustres sedimentos de la música oriental almacenados en Andalucía.

Es posible imaginar la génesis musical del flamenco como un crisol de muy profusos y entremezclados ingredientes orientales: hindúes, griegos, bizantinos, persas, árabes, hebreos. Todos ellos fueron fundiéndose a lo largo de la historia en el solar andaluz. Luego los gitanos, con posible colaboración de los moriscos, serían los refundidores de toda esa música oriental andaluza.

El flamenco es una cultura auténtica que tiene valores mestizos, cuenta con su parte árabe, judía, gitana y andaluza. Los ocho siglos de presencia musulmana dejaron en Andalucía una muy variada y manifiesta raigambre cultural. El clima expresivo de una vieja melodía tunecina puede crear un placer estético muy parecido al que suscita un cante gitano-andaluz. Del mundo árabe proviene claramente la zambra. Así mismo la guitarra flamenca alterna el rasgueado, característico de la guitarra castellana, con el punteado, proveniente de la guitarra morisca.

Los judíos tampoco crearon el arte flamenco pero colaboraron en su conservación. Existen claras semejanzas entre ciertos rasgos de cante sinagogales y las más antiguas variantes de seguiriyas. No deja de ser revelador que algunas modalidades de oración cantada por los sefarditas conserve una manifiesta similitud con las tonás de donde brotaron las saetas. Otro cante cuya procedencia hebrea sería muy difícil de negar es la petenera.

Por otra parte el baile flamenco, su cabalístico lenguaje a través del gesto y de las manos, conserva una clara analogía con las danzas sagradas hindúes.

Esa personalidad expresiva que se evidencia en la música popular andaluza, enriquecida con los aportes musicales árabes y hebreos, va a ser reinterpretada por los gitanos, luego de su entrada a la Península Ibérica en el S XV. No puede hablarse de cante flamenco antes de llegar los gitanos a Andalucía. Pero tampoco de un arte exclusivamente gitano debido a que en ningún otro lugar del mundo los gitanos cantan flamenco. Los gitanos asimilan y reelaboran esos elementos dispares con los que se encuentran a través de sus conductos expresivos y de su extraordinaria capacidad interpretativa.

flamenco-2_a1-e1320073540314 Con la llegada de las primeras tribus de gitanos, se fueron conformando de este modo, comunidades clandestinas. Todo lo que se relacionaba con lo gitano, incluso sus seductoras versiones de cante y baile, fue asociado a la delincuencia y a los bajos fondos.

Es por eso que el flamenco permanece oculto, o quizás en estado embrionario, sin trascender de esos reducidos ámbitos sociales bajoandaluces en los que se irá desarrollando.

En realidad, el cante y el baile flamenco, tal como ha llegado hasta nosotros, apenas cuenta con dos siglos de vida.

A fines del S XVIII, después de que Carlos III promulgase el cese de hostilidades a los gitanos, el flamenco entra en su primera etapa de difusión fuera del hogar caló (gitano). El pueblo andaluz se interesa por esos modos expresivos hasta entonces ignorados. El flamenco mantiene su íntima y dramática condición ritual dentro de los reductos privados de la gitanería y sufre ciertos reajustes, sobre todo en los estilos «festeros», para atraer el interés del público payo (no gitano). Es utilizado como un producto de transacción comercial que le permite al gitano sobrevivir.

La difusión pública del arte flamenco se vio favorecida con el surgimiento del Romanticismo (primera mitad del S XIX) y su gusto por lo pasional, lo nocturno, lo misterioso y la revalorización de la cultura popular. En esta época ya se cuenta con la gama estilística fundamental que hoy conforma la música flamenca, gracias a la afloración de siete ritmos genéricos: seguiriya (5 tiempos), soleá (12), tangos (4 u 8), fandangos (3 y melos orientales), cantes libres (sin tiempo), cantiñas (3 y melos españoles) y bulerías (peculiar de 12).

De las ventas y las tabernas el flamenco pasa a los tablaos de los Cafés Cantantes a partir de 1842. Es la edad de oro del flamenco. Cobra un auge extraordinario y su afición se propaga a todos los sectores de la sociedad española incluida la aristocracia. El cante y el baile pierden definitivamente su condición secular de rito doméstico y se profesionalizan. Aparecen los primeros cantaores y bailaores no gitanos. Proliferan muchas subdivisiones estilísticas debido a las competencias entre intérpretes y sus creaciones personales. El baile ensaya espontáneas innovaciones y asimila las más diversas imposiciones de la moda.

luciano1_a El próximo salto que dio el flamenco tuvo como objetivo el teatro. Algunos flamencólogos ven esta etapa como un tiempo de decadencia, en el que el flamenco se diluye en los nuevos espectáculos de varietes y así se crea en1925 la Opera Flamenca. Es una fórmula de representación que se basa en estampas mezclando canción española y cante flamenco, orquesta y guitarra, parlamentos y baile. Otros estudiosos opinan que simplemente el flamenco se adaptó a las nuevas circunstancias. Lo que es indiscutible es la expansión que adquirió como consecuencia de las giras por el exterior que realizaban las compañías.

Al unísono fue desarrollándose otra representación flamenca en los teatros, el ballet flamenco, una vertiente que paulatinamente se estructuró y engrandeció gracias a excelentes intérpretes. Algo que sigue siendo así en nuestros días con las obras del Ballet Nacional de España o las coreografías de Antonio Gades, Mario Maya, Cristina Hoyos, Joaquín Cortes, Antonio Canales, Eva la Yerbabuena.

eva_a A fines de la década del 50 se plantea la etapa de revalorización. Surge una nueva actitud y un nuevo pensamiento ante el arte flamenco. Se funda la Cátedra de Flamencología en Jerez de la Frontera, como una entidad académica con el fin de promover el estudio, la investigación y la difusión del flamenco. A partir de allí se dificulta el análisis debido a que es la época que nos toca transitar. Dos personajes influencian indiscutiblemente en el flamenco actual: Camarón de la Isla, que trae una sonoridad nueva a los cantes y Paco de Lucía, quien aporta un nuevo tratamiento técnico a la guitarra.

Debemos preocuparnos en comprender si el flamenco es propicio a la evolución por conductos de nuevas formas posibles. Se gesta una corriente musical moderna como movimiento lógico frente a la conservadora tradición flamenca. El experimentalismo se inicia con el grupo de flamenco-rock Smash y continúa a través de otros grupos como Lole y Manuel, Retama y las sesiones guitarrísticas de Paco de Lucía con guitarristas famosos de rock, jazz y salsa carioca.

No son sucesos que deban causar tanta resistencia ya que se trata de aflamencar otras músicas. Situación que ya sucedió en siglos anteriores con las alegrías (versión de la Jota aragonesa), con las sevillanas (de influencia castellana), con la farruca y el garrotín (del folklore galaico-asturianense) y con los cantes de ida y vuelta como las guajiras y colombianas (de influencia hispanoamericana)

Sólo se trata de confiar en que el flamenco evoluciona sin dejar de ser él mismo.

©2011-paginasarabes®
Licencia Creative Commons

HISTORIA DEL FLAMENCO 1 por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Una ventana a la conexión islámica con la cocina mexicana – (+ Video)

Tradición culinaria y gastronómica en México. La comida mexicana y sus raíces pre hispánicas, orientales, mediterráneas y árabes.

En México existe una enorme variedad de comida y tradiciones cuyos orígenes se remontan a las civilizaciones Persa y Árabe .

Por ejemplo, cientos de palabras usadas en nuestro idioma español tienen raíces etimológicas árabes, como Alfabeto, Almohada, Alberca, Alhaja, Guadalajára (Wād al-ḥaŷara ) Almíbar, Almendras, Alhóndigas (Graneros públicos durante la época colonial en México), Azúcar, Bazaar, Azafrán, Zanahoria, Ajedrez, etc etc.

La cocina Mexicana, la cocina Persa, cocina Al-Andalus en España Ibérica, y la cocina Mughal en el norte de India, tienen similitudes e influencias comúnes que fueron diseminadas por las conquistas árabes.

Algunos ejemplos son:

Sharbat – Jugos/Aguas frescas
Döner kebab – Tacos Al-Pastor
Pilaf o Pilau – Platillos con Arroz
Yoğurt – Yoghurt
Jocoque
(Al-maiba) frutas en almíbar, mermeladas, jaleas y jarabes (xarab) .
Qahwa Café
As-Sukkar – Azúcar
Samosa – Empanadas
Kibbeh – Croquetas
Alfeñiques, Mazapanes y Turrones
Koofteh Tabrizi – Albóndigas.
etc.

De igual manera, muchísimos platillos y alimentos de origen mexicano han influido en otros continentes, y al mundo. Por ejemplo: El Chocolate/Cacao, que es muy popular en paises como Suiza, Bélgica, o Siria.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Una ventana a la conexión islámica con la cocina mexicana  se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.