Archivo de la etiqueta: Siria

Breve relato de los judíos que traicionaron Tiro y la quisieron tomar

Ciudad de Tiro

Cuando Cosroes asedió Constantinopla, el territorio de Siria se encontró sin soldados bizantinos (ğund al-rūm). En la ciudad de Tiro (Ṣūr) había cuatro mil judíos (yahūdī). Los judíos que se encontraban en Tiro mandaron cartas a los judíos de Jerusalén (Bayt al-Quds), de Chipre, de Damasco, de Galilea y de Tiberiades invitándolos a reunirse todos en la noche de la Pascua (Faṣah) de los cristianos (naṣāra) desde donde exterminar a los cristianos que se encontraban en Tiro, para después subir a Jerusalén, matar a cada cristiano que se encontrara allí y adueñarse de la ciudad.

Sabida la noticia, bien por el patricio (baṭrīq) de estancia en Tiro, bien por la población de Tiro, tomaron a los judíos que estaban en Tiro, los ataron con cadenas de hierro y los arrojaron a la cárcel. Después atrancaron las puertas de Tiro y colocaron las catapultas y las balistas. Cuando llegó la noche de la Pascua de los cristianos, los judíos de cada pueblo vinieron a Tiro como les habían escrito los judíos (de Tiro), y según el entendimiento acordado. Eran aproximadamente veinte mil hombres.




Los habitantes de la ciudad lucharon con saña contra ellos desde lo alto de las murallas. Los judíos se encargaron entonces de abatir cada iglesia (kanīsa) que se encontraban fuera de la muralla de Tiro. Pero por cada iglesia que abatían, los habitantes de Tiro hacían llevar sobre las murallas cien judíos que tenían prisioneros, los decapitaban y arrojaban fuera las cabezas. Decapitaron así a dos mil hombres. Después se elevó un griterío entre judíos y fueron derrotados. Los habitantes de Tiro salieron, los persiguieron, los pusieron en fuga e hicieron una gran masacre. Los que sobrevivieron regresaron humillados a sus respectivos lugares de proveniencia 1.

Por C. Martínez Carrasco (Univ. de Granada)


Notas:

  1. Eutiquio, Annales, I, XVII.29, pp. 308-309 [Ed. del texto: I, pp. 218-219].

©2020-paginasarabes®

La importancia del carro de caballos en el Imperio Hitita

Los hititas, que crearon un imperio en parte de la actual Siria, lograron conformar un ejército altamente móvil cuyo fuerte eran los carros de guerra, introduciendo de esta manera esta formidable arma de combate.1




El carro estaba tirado por dos caballos y transportaba a un conductor y un arquero, aunque muchas veces también llevaba soldados equipados con jabalinas. La evolución del carro de guerra fue lenta pero inexorable y estuvo íntimamente relacionada con la cría de caballos capaces de tirar con fuerza y velocidad del mismo.

En principio se cree que los primeros carros eran lentos y pesados, con ruedas macizas y tirados por asnos, representando más una base de apoyo que un elemento de maniobra y fuego como era el carro hitita. Podemos decir que los carros hititas con ruedas de radio fueron una verdadera innovación militar para la época ya que los egipcios y todos los ejércitos posteriores también lo adoptarían.

El carro conjugaba dos acciones importantes para la táctica militar: la maniobra y la potencia de fuego. También habían logrado una variante en su utilización con lanceros equipados con largas picas para contener a una formación enemiga a la distancia, maniobrando y huyendo cuando era necesario. El carro desarrolló todo su potencial militar entre el 1600 y el 750 a.C., permitiendo a una aristocracia militar en varios estados pivotar entre su estrategia militar y política, y reinando de manera absoluta en las batallas por al menos 1000 años y llegando a extenderse tal práctica hasta China y los Estados del Egeo.

De esta forma el ejército hitita conformaba su fuerza de combate letal en base a los carros, en tanto la infantería pesada y la ligera operaban en apoyo de estos cuando se desarrollaban las acciones militares. Ambas infanterías eran aptas para maniobrar en terrenos donde los carros no podían hacerlo o en los asedios donde éste era inútil. Los hurritas desarrollaron formas de combate similares y fueron a la batalla con ejércitos con alto grado de tecnicismo y un mando y control eficiente basados en una aristocracia ciudadana llamada mariannu. Estos se alistaban para conformar la fuerza de choque de los carros de guerra en tanto que la infantería operaba también en apoyo a estos.

Por Mg. E.D. Barral





Notas:

  1. La introducción del carro de guerra por los hititas está en duda por varios historiadores que establecen que fueron los hurritas los primeros en introducir el carro de guerra y que los primeros sólo lo hicieron como contramedida después de haber sido derrotados en combate por los segundos.

©2020-paginasarabes®