Rachid Taha – El argelino que hizo cantar al mundo

Rachid Taha

Rachid Taha —en árabe, رشيد طه— ,(Sig, Argelia, 18 de septiembre de 1958- París, 12 de septiembre del 2018), fue un cantante y activista argelino de origen bereber.

Rachid Taha nació en Argelia, en la ciudad de Sig, de la provincia costera de Oran, el 28 de setiembre del año 1958. Cuando tenía diez años su familia emigró a Francia, a la región de Alsacia. Allí asistió a la escuela pública local, donde soportó el racismo de sus compañeros hasta que le resultó imposible; entonces su padre lo envió a una escuela católica. Luego de desempeñarse en distintas tareas en la región de Lyón, donde su familia se mudó en 1981, consiguió empleo en una fábrica local. Allí comenzó su carrera musical.

Rachid y dos empleados de la fábrica formaron un trío que tocaba en las pausas del almuerzo: Mohammed en guitarra, Moktar en el bajo y Rachid en la voz. El trío se llamó “Carte de Séjour”, (permiso de residencia).

No eligieron el nombre por casualidad; a principios de los 80 era en un momento de nueva conciencia política entre los hijos de inmigrantes africanos, particularmente argelinos, que comenzaban a reclamar espacio propio como ciudadanos franceses y era, a la vez, un momento en que el partido de derecha francés Le Front National estaba en franco crecimiento.


En 1982 grabaron su primer sencillo y en 1983 su álbum debut, “Rhoromanie”, producido por Steve Hillage. Tres años más tarde editaron su segundo álbum, “Deux et Demi”, con canciones en árabe y una versión del clásico de Charles Trenet, “Douce France” con arreglos de música árabe. Como resultado, la controversial interpretación los hizo conocidos en toda Francia y posibilitó algunas giras por Europa. El trío nunca igualó el éxito conseguido con “Douce France” y, finalmente, en 1989 se separó.

Su lanzamiento como solista

El primer álbum solista de Rachid se llamó “Barbés”, como un conocido barrio de inmigrantes parisino. Al poco tiempo de su lanzamiento, en 1991, estalló la guerra del Golfo y las radios prácticamente no dieron difusión a sus canciones en árabe. Rachid no se dio por vencido y dos años más tarde grabó “Rachid Taha”, con fusiones de música africana y europea. El tema bailable “Voila, voila” tuvo particular éxito. Más tarde, en 1995, grabó con Steve Hillage en Londres su tercer álbum “Olé Olé”, adicionando nuevos elementos a sus fusiones como mariachis mexicanos, acordeón de música cajún y melodías indias, entre otros.

Un año más tarde lanzó un álbum doble titulado “Carte Blanche”, con lo mejor de su carrera solista hasta ese momento y una selección de grandes éxitos de Carte de Séjour, en una suerte de balance tras quince años en la escena musical francesa. El balance dio positivo y el año 1997 fructificó con el álbum de covers “Diwan”, esta vez con originales interpretaciones de clásicos de la música de Medio Oriente.

Durante el año 1998, Taha realizó una extensa gira por Francia y participó de numerosos festivales internacionales, como el Festival d’Eté en Québec y el Festival Vive la World en Estados Unidos. Además, dio un concierto en París ante un público de 15.000 personas en el estadio de Bercy, donde lo acompañaron Khaled y Faudel. Esta unión produjo el álbum doble “1, 2, 3 Soleils” de gran éxito de ventas.

En 2001 Taha inició una gira internacional que lo llevaría a Ottawa, Canadá; y a Los Angeles en Estados Unidos; también participó de los festivales franceses Solidays y La Rochelle, además del Festival Paleo en Nyon, Suiza. Viajó a Asia y tocó en Singapur, Indonesia, Malasia, Vietnam, Camboya, China y Hong Kong. No se olvidó de Australia, y también dio un concierto en Nueva Caledonia.


Rachid Taha, perseverante y de firmes convicciones, refiriéndose a su vida como artista, una vez comentó: “nunca cambiaré mi carrera por causa de mi nombre, y nunca cambiaré mi nombre por causa de mi carrera”.

Este gran artista dejó un gran legado para la música de Medio Oriente, que sin ningún lugar a dudas, trascenderá su partida de esta tierra. Su muerte inesperada se produjo el 12 de septiembre de 2018 a los 59 años por una falla cardíaca en Lille, Francia.

Con información de  Estación Tierra

©2018-paginasarabes®

Cocina: Tallín de papas

El Tallín es una cazuela cóncava de barro que se utiliza para múltiples preparaciones, dando un sabor especial a todos los platos.



Ingredientes para 4 personas

-500 gramos de papas cortadas en cuadraditos

-1 cucharadita de pimentón

-1 cucharadita de cominos

-1 diente de ajo

-30 cc de aceite

  Instrucciones de elaboración:

Una vez peladas se cortan las papas en cuadraditos, se ponen en el tallín y se las condimenta con el ajo picadito, el pimentón, los cominos, un poco de aceite y se añade agua, se deja cocer hasta que queden con una salsa espesa.

Según gustos se puede añadir una guindilla picante.



©2018-paginasarabes®

Agar – La abandonada

Agar e Ismael en el desierto- Giovanni Battista Tiepolo.

Agar había sido sacada de Egipto cuando era una niña y vendida como esclava. Probablemente había estado ya con Sara en Ur de los Caldeos. Entre muchos criados y criadas, Agar era tenida en gran estima por su ama.

Ésto es evidente por el hecho que cuando Sara quería que Abraham tuviera un hijo, cuando ella creía ser estéril, se la dio a Abraham, para que naciera de Agar el hijo de la promesa. Desde el punto de vista de Sara era imposible conceder mayor honor a una esclava.


Agar “miraba con desprecio a su señora”, ya antes de nacer Ismael, y se escapa de su dueña. Luego, cuando Sara dio a luz a un hijo, aparecen los celos entre las dos, celos que luego se trasladan de las madres a los hijos. Ismael se burla de Isaac. Aparece la discordia entre Abraham y Sara. Sólo después de la intervención de Dios, Abraham despide a Agar. Esta vez sale para el desierto con el hijo.

Pero ésto no completa el episodio de Agar, pues de él ha habido consecuencias visibles aún hoy. De Ismael proceden los árabes, de los cuales salió Muhammad. Así que la fuerza del Islam que todavía es potente en tres continentes, está en su origen unida al nombre de Agar.

De hecho, hay en esta circunstancia un misterio que no ha sido bien comprendido todavía. Es indudable que esta muchacha egipcia había llegado a un conocimiento del verdadero Dios en la tienda de Abraham.

Por la gracia de Dios había aparecido la fe en su corazón. Y a través de esta promesa había en ella fe en el Mesías. Agar había soñado que iba a dar a luz al antecesor del Mesías.

Agar fue objeto de un especial cuidado por parte de Dios. Dos veces tuvo el privilegio de ser testimonio de la aparición del Señor.

La primera vez en el camino de Shur, cuando se había escapado; la segunda en el desierto de Beerseba, cuando Ismael se estaba muriendo de sed. Con toda esta atención por parte de Dios es natural que tenga un gran significado en la historia de su reino.

Porque el Señor le dio ricas promesas. En el desierto de Beerseba le dijo claramente que haría de su hijo una gran nación. Antes le había dicho que “sería hombre fiero, la mano de todos contra él, su mano contra todos.” Y a Abraham, Dios le dijo que daría prosperidad a Ismael por ser la simiente de Abraham. Todo esto está registrado en Génesis 16:10-12 y en 21:13, mucho antes del nacimiento de Muhammad.

La profecía se ha cumplido literalmente. Y con todo, esta página de la historia, que empieza con la fe de Agar.

Agar, la abandonada

Al enviar a Agar de vuelta  a su señora, el ángel le formula la siguiente promesa: Yo multiplicaré de tal manera el número de tus descendientes que nadie podrá contarlos… Tú has concebido y darás a luz un hijo, al que llamarás ISMAEL , (Dios escucha), porque el Señor ha escuchado tu aflicción, (Gn 16,11). Agar aparece en las Escrituras por más razones que meramente estimular nuestra simpatía por el hecho que se perdió en el desierto. Aparece como un eslabón en la cadena de la Providencia insondable de Dios. El nombre de Agar está entrelazado con las raíces de la historia de los fieles de Dios.

Agar, receptora de una promesa, es consciente de su dignidad. Será madre de una descendencia numerosa. Su hijo será “El Arquero”(luchador), y su vida prosperará. Puede soportar cualquier adversidad porque sabe que goza de una dignidad inviolable. Que Dios se ocupa y se interesa por ella. Agar no ignora que ella es poseedora de algo sobre lo que su dueña no ejerce poder alguno; al fin y al cabo, Sara no puede dañarla en lo más hondo de su persona.

Agar llama a Dios “El Roí” (Dios se hace visible) (Gn 16,13)

Agar lleva dentro suyo algo indestructible y resistente al paso del tiempo. Porta en su interior, algo divino que nadie le puede quitar.

Ella es el signo de millones de mujeres abandonadas, expulsadas, que apenas tienen fuerzas para cuidar a sus hijos y, sin embargo, lo hacen, Significativamente, el texto dice que la que llora en alta voz es ella, pero añade que “Dios ha escuchado la voz del muchacho”, el llanto del niño unido al de la madre (Gen 21, 16-17). La misma voz de Dios abre sus ojos y le permite ver un pozo de agua, de manera que ambos beben el agua de la bendición de Dios y pueden vivir y mantenerse en el desierto.


Hayar, madre de Isma’il

El secreto de la elevada posición de la madre de la familia de Ibrahim, la paz sea con él, reside en que es la madre del profeta Isma‘il (Ismael), la paz sea con él, y que de su linaje salió la mejor Ummah, la Ummah Islámica y la última Ummah.

La gracia del éxito de nuestra gloriosa madre Hayar, que Allâh esté complacido con ella, en la su crianza de su hijo Isma‘il, la paz sea con él – proviene de Allâh, Enaltecido Sea, al fin y al cabo, Pues Él es quien la Eligió.

Por A.G.

©2018-paginasarabes®

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: