Archivo de la etiqueta: Oriente Medio

Proverbio Árabe: Yo soy príncipe y tú eres príncipe…

Sais y su burro – J.L.Gérôme
أنا أمير وأنت أمير، من سيقود الحمير؟

Yo soy príncipe y Tú eres príncipe ¿Quién guiará los asnos?

(“El sagaz entiende con una insinuación”)


©2019-paginasarabes®

Wael Jassar – Quiero verte todos los días (بدي اشوفك كل يوم)

أنا أحبك فيفيانا


بدي شوفك كل يوم يا حبيبي ولا تغيب عني ولا يوم يا حبيب
وتسلم عليا عا بكره وعشية وخبيك بعنيا يا حبيبي
بدي شوفك كل يوم يا حبيبي ولا تغيب عني ولا يوم يا حبيبي
وتسلم عليا عا بكره وعشية وخبيك بعنيا يا حبيبي
يا وردة مقطوفه من اجمل بستان توعدي وما بتوفي يا قمر الزمان
وما بتعرفني بحبك قد البحر بحبك وما بتعطيني قلبك يا حبيبي
بدي شوفك كل يوم يا حبيبي ولا تغيب عني ولا يوم يا حبيبي
راسمتك على ورقه من لون الربيع خفت بليل الفرقى تضيعني وتضيع
مرت الليالي يا طول الليالي وما رحت من بالي يا حبيبي
بدي شوفك كل يوم يا حبيبي ولا تغيب عني ولا يوم يا حبيبي



Te Amo Viviana.

Quiero verte cada día, amor mío
Y que no te vayas de mi lado ni un día, amor mío
Y que me saludes por la mañana y por la noche
Y guardarte en mis ojos, amor mío
Y guardarte en mis ojos, amor mío.

Oh flor tomada del más bello campo, prometes y no cumples tus promesas, oh luna de esta Era.

Y sabes que te quiero tanto como grande es el mar
Y no me das tu corazón, amor mío.

Quiero verte cada día, amor mío
Y que no te vayas de mi lado ni un día, amor mío.

Te dibujé sobre una hoja del color de la primavera
Temí que en la noche de la despedida me perdieras de vista y te perdieras.

Y pasaron las noches, oh largura de las noches, y no te has ido de mi mente, amor mío.

Quiero verte cada día, amor mío
Y que no te vayas de mi lado ni un día, amor mío.

Wael Jassar


©2019-paginasarabes®

Creación del Estado Artificial de Israel

Por una simple cuestión de respeto por las jerarquías nos ha parecido justo empezar por los crímenes de este nuevo Estado, bueno por definición. Aunque, ya se sabe, nadie es perfecto. El Estado de Israel nació con el despojo de Palestina, territorio ocupado por los árabes desde hace bastante más de mil años. Ese estado artificial fue creado por decisión unilateral de los gobiernos soviético y americano, movidos ambos, lógicamente, por los poderes fácticos.

Su oficialidad fue consagrada por una votación de la O.N.U., que le adjudicaba algo menos de 10.000 kilómetros cuadrados. De 10.000, pese a las reconvenciones puramente formales de la O.N.U. pasó pronto a 30.000 y, tras la guerra de los Seis Días, a casi 100.000, aun cuando hoy, para calmar a los nacionalistas egipcios y dividir al Mundo Árabe, estén devolviendo a Egipto, con cuentagotas, una parte de los arenales de la Península del Sinaí.

Contrariamente a lo que pretenden los grandes medios de “información”, no fueron los palestinos, ni los árabes en general, los que iniciaron el terrorismo en Tierra Santa. Fueron las organizaciones judías “Stern” e “Irgun Zvai Leumi”, que atacaron a los ingleses y a los árabes, pero no en guerra abierta, sino en acciones de guerrillas, dirigidas tanto contra militares ingleses y árabes como contra civiles árabes. El terrorismo de esas organizaciones, apoyadas por una tercera, la “Haganah”, especializada en raptos seguidos de petición de rescate, dio comienzo en 1946.


En Julio de ese año, los terroristas del “Irgun” hicieron estallar una bomba de gran potencia en el Hotel King David, de Jerusalén, acción dirigida contra los ingleses, que habían instalado allí su Cuartel General. 92 hombres y mujeres muertos bajo los escombros y otros 45 heridos, casi todos civiles que trabajaban en las oficinas militares, fué el balance de la operación.

Unos días después, era asesinado a tiros, en El Cairo, Lord Moyne, Residente General Británico en la zona, personalidad con rango ministerial. Mandaba esas unidades terroristas Menaghem Beghin, que
luego llegaría a Primer Ministro del Estado de Israel. Continúan las exacciones contra los ingleses que –Chamberlain dixit– fueron arrastrados por el mundo judío a la guerra contra Alemania.

Un día son dos soldados ingleses que son hallados, colgados de unos naranjales; otro día un sargento ingles que es hallado, horrorosamente mutilado, en las calles de Haifa. En Abril de 1948, los terroristas del “Irgun”, mandados por Menaghem Beghin, atacan al pueblecito árabe de Deir Yassin, donde no hay un sólo soldado árabe ni inglés. Los judíos rodean, el 10 de Abril, la tranquila e indefensa villa, donde viven unos 600 árabes agricultores y, sin provocación alguna, pasan a cuchillo a no menos de 250 personas. De entre estos seres asesinados habían 25 mujeres embarazadas, cuyos fetos fueron ensartados en las bayonetas judías, 52 madres junto a sus hijos y otras 60 mujeres jóvenes. Las demás fueron atadas y llevadas en carretas al cuartel judío de Jerusalén y una vez desnudadas las hicieron desfilar por las calles mientras eran abucheadas por la población judía (1).

El Conde Bernardotte, Presidente de la Cruz Roja Internacional y emparentado con la familia Real sueca, presentó un informe en el que se daban a conocer esos hechos. Pocos días después era abatido por las balas asesinas del “Irgun”. Y casi simultáneamente, los terroristas de “Stern” atacaban el poblado palestino de Nasiruddin y acuchillaron a ciento ochenta árabes más.

Estos son, cronológicamente, los primeros atentados contra civiles registrados en Tierra Santa. Luego vendría el contraterrorismo árabe, al que no pretendemos justificar, aunque es una verdad histórica que sólo se produjo como reacción ante el terrorismo judío. Entre árabes y judíos ha habido, desde entonces, un verdadero pugilato de violencias y salvajadas, si bien debe tenerse muy presente que:

a) No fueron los árabes, sino los Buenos, los judíos, los que invadieron Palestina, ocupada por árabes desde once siglos atrás, y los expulsaron de sus hogares a sangre y fuego, quedando casi un millón y medio de árabes hacinados, desde entonces, en errantes campos de concentración.
b) No fueron los árabes, sino los Buenos, los judíos, los implantadores del terrorismo en Palestina.
c) No fueron los árabes, sino los Buenos, los judíos, los perpetradores de las más crueles matanzas, en ese torneo de crímenes que se ha desencadenado a raíz de la creación del Estado artificial de Israel. El atentado árabe que costó más victimas a los judíos fue el ataque a un autobús cerca de la frontera israelo-libanesa; veintisiete muertos. Es un crimen. No lo negamos. Ahora bien, dejando aparte Deir Yassin, varios crímenes peores que éste han sido cometidos por los Buenos. Por ejemplo, el 14 de Octubre de 1953, el pueblecito Jordano de Qibyah fue atacado por los soldados del “Irgun”. Una villa puramente agrícola: 135 civiles asesinados, más de la mitad, mujeres y niños (2). El 11 de Diciembre de 1955, sin provocación previa alguna, y rompiendo la Tregua impuesta por el Consejo de Seguridad de la O.N.U., las tropas judías atacaron con artillería y morteros varios pueblecitos sirios en la Costa Este del Lago Tiberiades. Los árabes tuvieron 75 muertos y más de un centenar de heridos.

Una confesión de parte: El escritor judío David Hirst afirmó: “Ha habido violencias de los palestinos, pero no en la escala ni en la efectividad alcanzada por los sionistas ” (The Gun and the Olive Branch ).


Vivimos en una época de total transmutación de los valores morales. Por eso, sólo puede sorprender relativamente que a Menaghem Beghin, el dinamitero en jefe del Hotel Rey David, el matarife en jefe de Deir Yassin y de Qibyah y Jefe del Gobierno Israelí, todo en una pieza, se le haya concedido el Premio Nobel de la Paz. Si el “Guernica” es una obra maestra; Picasso un pintor genial; el Sufragio Universal un sistema perfecto para elegir a los mejores y la República Democrática y Caníbal de Monomotapa un estado soberano, la concesión del Premio Nobel de la Paz a Menaghem Beghin nos parece perfectamente lógica (3).
Así va el Mundo.

Por J. Bochaca 


Notas:
  1. Guy Ottewell: ” Deir Yassin, 1948 “.
  2. No se trata de la unilateral y subjetiva versión árabe. Es la versión del Jefe del Servicio de Supervisión de la Tregua, dependiente de la O.N.U., General Vagn Bennike, expuesta ante el Consejo de Seguridad el 24-XI-1953. ( N. del A.)
  3. Otro candidato a tan importante premio pudo haber sido el rabino Korff quien, en 1948 encabezó una marcha de 600 sionistas en Washington, pidiendo a Truman que lanzara una bomba atómica sobre……Londres !. Esa bomba hubiera causado centenares de miles de muertos, pero, en cambio Menaghem Beghin, buen pragmático, acuchilló, de verdad, a varios centenares de árabes-. Como dice el sabio proverbio: “Más vale pájaro en mano, que ciento atomizando”. Por eso debió preferirse Beghin a Korff. ( N. del A.)

©2019-paginasarabes®