El cadáver de Arafat será exhumado el próximo martes

Dos equipos científicos, uno francés y otro suizo, serán los encargados de probar si el líder palestino murió envenenado por polonio. Una delegación rusa se encargará de supervisar los trabajos.

El cadáver del histórico dirigente palestino Yaser Arafat será exhumado el próximo martes por un equipo de expertos franceses y suizos, bajo la supervisión de una delegación rusa, con el fin de tomar pruebas que ayuden a esclarecer las razones de su muerte. «El próximo día 27 la tumba será abierta sin ninguna presencia de los medios de comunicación», dijo en rueda de prensa Taufik Tirawi,presidente de la comisión creada por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para esclarecer las razones de su muerte en 2004.

Tirawi, que compareció este sábado ante los medios para explicar los procedimientos para la exhumación del cadáver y las investigaciones in situ, afirmó que todo se hará de acuerdo a la «soberanía palestina». «Hay un acuerdo entre los palestinos y las diferentes partes», dijo el destacado funcionario y explicó que el equipo judicial francés a cargo del caso se ocupará de la investigación en el terreno pero «sólo la fiscalía palestina tomará testimonio a la gente» que le rodeó en sus últimos días en Ramalah.

La muerte de Arafat fue denunciada el pasado verano a un tribunal galo por su viuda Suha, después de que, con la ayuda de la cadena de televisión Al Jazira, un instituto científico suizo descubriera restos de polonio en algunas de sus ropas y pertenencias más privadas. 

Según Tirawi, en la toma y análisis de pruebas biológicas del cadáver participarán dos equipos científicos, uno francés y otro suizo, y «los resultados de estas serán entregados inmediatamente a los palestinos». «En un principio los franceses rechazaron hacerlo pero el acuerdo final así lo exige», aseguró. La delegación rusa actuará como observadora de todo el proceso, por petición expresa del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás. 

Arafat murió en un hospital militar cerca de París el 11 de noviembre de 2004 después de varias semanas de agonía en Ramalah, donde llevaba tres años cercado por Israel. El rápido deterioro de su salud alentó todo tipo de conspiraciones sobre un posible envenenamiento, teoría que se vio reforzada por el descubrimiento del polonio. A principios de noviembre el equipo de investigadores suizos efectuó una revisión preliminar de la tumba en Ramalah, y a continuación comenzaron los trabajos para la apertura de la tumba, situada a escasos metros del lugar donde estuvo confinado antes de ser trasladado a Francia, la mukata.

Fuente: El Diario de Sevilla

©2012-paginasarabes®

Deja un comentario