Archivo de la categoría: Medio Oriente

Alí Rida (al-Ma’mun) y el Islam Shi’a

Pero lo más interesante desde el punto de vista de una historia de los Asesinos es que un tercer hermano de estos rebeldes, Yahya, continuó su rebelión durante el reinado de Harun al-Rashid (786-809), el más grande de los califas Abásidas y contemporáneo de Carlomagno. Yahya logró huir al reino de Daylam, donde el shiísmo ya había echado raíces, siendo muy bien recibido por su población.

Daylam estaba situado en la zona occidental de Persia, al sur del mar Caspio, y fue aquí donde los Asesinos se establecieron más tarde, bajo la dirección de Hasan-i Sabbah. La historia de Yahya ilustra el hecho de que esta región remota y montañosa ya fuera potencialmente la cuna de la disidencia y la rebelión dos siglos antes.

Durante el reinado de al-Ma’mun (813-833), el hijo de al-Rashid convertido en califa tras la muerte de su hermano mayor, estalló otra intrigante revuelta en Kufa, dirigida esta vez por Abu ‘í-Sarava en nombre de un descendiente de Ali llamado Ibn Tabataba:

Ma’mun, reconociendo la fuerza de los Shi’a y sosteniendo puntos de vista similares en relación con los derechos sucesorios de AH, se proclamó como heredero del califato en el año 201 de la Hégira (816), con el nombre de ‘Alí Rida b. Musa Ja’far al-Sadiq, y ordenó que el color negro, emblema de los Abásidas, fuera sustituido por el verde de los partidarios de ‘Ali. Los Abásidas de Irak denunciaron la decisión de Ma’rnun, y rindieron homenaje a su tío, Ibrahim b. al-Mahdi. Al enterarse de ello, Ma’rnun se apresuró a regresar desde Khorasan a Bagdad. Durante el viaje, Alí Rida murió repentinamente en Tus, probablemente envenenado.

Durante este período se abrió otro refugio a los rebeldes chiítas más allá del reino de Daylam. En el año 864 Hasan b. Zayd fundó un estado de los partidarios de ‘Ali en Tabaristán, tras haber derrotado a los Abásidas. Dicho estado se convirtió en refugio de los miembros de la casa de ‘Ali, hasta que desapareció en el año 928.

Por E. Burman



©2018-paginasarabes®

Proverbio Árabe – La crueldad

Proverbio Árabe 

 

La crueldad es la fuerza de los cobardes.



©2018-paginasarabes®

No venderé este amor – Fadwa Tuqán

Qué azar,
Dulce parecido a un sueño.
Nos reunió aquí en esta tierra distante,
Aquí dos almas extrañas,
Nosotros.

Fuimos unidos por la Musa
Que nos llevó de viaje
Nuestras almas convirtiéndose en una canción
Flotando en un aire de Mozart,
En su precioso mundo
Tú dijiste:
Qué profundos son tus ojos
Qué dulce eres.
Lo dijiste con un callado,
resonante deseo
Ya que no estábamos solos
Y en tus ojos una invitación,
Y en mis profundidades intoxicación
Qué intoxicación,
Soy una mujer, así que discúlpale a mi corazón

[su vanidad,

Cuando tu murmullo lo acaricia:
Qué profundos son tus ojos,
Qué dulce eres.

Oh Poeta, en mi país
Mi amado país
Tengo un enamorado esperando,
Él es mi compatriota,
no he de derrochar su corazón.
Él es mi compatriota,
no venderé su amor.

Por los tesoros del mundo,
Por las brillantes estrellas,
Por la Luna,
Sin embargo la intoxicación aferra mi corazón,
Mientras en tus ojos derivan sombras de amor,
Y la invitación centellea
Como una luz trémula.

Soy una mujer, de modo que perdónale a mi

[corazón su vanidad,

Cuando tu murmullo lo acaricia:
Qué profundos tus ojos
Qué dulce eres.

Fadwa Tuqán

©2018-paginasarabes®