Archivo de la etiqueta: Rusia

El Cinturón Sagrado de La Virgen María – Madre de Jesús

Una de las reliquias más preciadas de la Virgen María es su cinturón, faja o cíngulo. La que dejo a los apóstoles como memoria de su pasaje por la Tierra.

En los evangelios apócrifos, más precisamente en la narración de José de Arimatea, se narra como la Santísima Virgen, hace entrega de su cinturón al apóstol Tomás. La narración de José de Arimatea forma parte, dentro de la literatura apócrifa, del género que se da en llamar “literatura asuncionista”, en la base de la tradición cristiana de la Asunción de la Virgen María, junto con otros títulos como el Libro de San Juan Evangelista o el Libro de Juan Arzobispo de Tesalónica. En los textos apócrifos, José de Arimatea dice:

“Yo soy José, el que depositó el cuerpo del Señor en mi sepulcro y le vi resucitado.

El que guardó de continuo su templo sacratísimo, la bienaventurada Virgen María, antes y después de la ascensión del Señor.

El que escribió finalmente en el papel y en mi corazón las palabras que salieron de la boca de Dios y el modo como llegaron a realizarse los acontecimientos arriba consignados”.

“Después el bienaventurado Tomás se puso a contarles cómo se encontraba celebrando misa en la India. Estaba aún revestido de los ornamentos sacerdotales cuando ignorando la palabra de Dios, se vio transportado el monte Olivete y tuvo ocasión de ver el cuerpo santísimo de la bienaventurada Virgen María que subía al cielo; y rogó a ésta que le otorgara una bendición. Ella escuchó su plegaria y le arrojó el cinturón con que estaba ceñida. Entonces él mostró a todos el cinturón” (op.cit. 20).

La Tradición Siríaca

La tradición siríaca relata que Santo Tomás llevó el cinturón con él a la India, donde fue martirizado por parte de sacerdotes paganos.

Un relato siríaco narra que Santo Tomás Apóstol tuvo una visión de la Asunción de María Santísima y se la narró a los demás apóstoles. Él fue quien habría recibido el cinturón de la Virgen María en su Asunción.

La narración que del glorioso tránsito de María Santísima que ha hecho San Juan Damasceno en su sermón de Dormitione Deiparae es la más reconocida en Medio Oriente

“Por una antigua tradición, ha llegado hasta nosotros la noticia de que al tiempo de su glorioso tránsito todos los santos Apóstoles que andaban por el mundo trabajando para la salvación de las almas, se reunieron al punto, llevados milagrosamente a Jerusalén.

Estando pues, allí, gozaron de una visión angélica, oyeron un celestial concierto, y de este modo entregada en manos de Dios su ánima santa, henchida de soberana gloria.

Su cuerpo, que había recibido a Dios de una manera inefable, fue enterrado en un nicho allí en Getsemaní, mezclándose en el entierro los himnos de los Apóstoles con las armonías de celestes coros.

Durante tres días se oyeron allí cantos angélicos que cesaron al cabo del tercero día.

Llegando entonces el Apóstol Santo Tomás, único que faltaba, y deseando adorar aquel Cuerpo que había tenido a Dios encarnado, abrieron el túmulo, más ya no encontraron allí el sagrado Cuerpo.

Sino solamente aquellos objetos con que había sido sepultada, los cuales despedían suavísima, fragancia: en vista de esto volvieron a cerrar el modesto túmulo.

Asombrados en presencia de este misterioso milagro, no pudieron menos de pensar en Aquel a quien plugo encarnarse en las entrañas de la Virgen María para hacerse hombre y nacer como tal, siendo Dios, el Verbo y Señor de la gloria, y que preservó incólume su virginidad a pesar del parto: quiso también honrar su Cuerpo inmaculado en seguida de su muerte, conservándolo sin corrupción alguna y concediéndole el que fuese trasladado al cielo antes de la general resurrección del género humano”.

Según cuenta la tradición patrística basada en el relato siríaco del apóstol Tomás, cuando los apóstoles de Jesús no encontraron el cuerpo de la Virgen María tras su muerte, Tomás les relató su asunción al cielo en cuerpo glorificado, y les reveló que recibió de parte de ella su cinturón.


Un lugar de Veneración

La Iglesia del Sagrado Cinturón de Santa María es una histórica iglesia ortodoxa siríaca de Homs, Siria. Cuando se llevaron las reliquias de Tomás a Edesa, en el siglo IV, el cinturón fue llevado con ellas. Finalmente, llegó a la Iglesia de la Virgen en Homs, y por eso tomó el nombre de Iglesia del cinturón de la Virgen.

La reliquia, descubierta en 1852 durante la época del arzobispo Mar Julius Peter, fue colocada en el altar del templo.

Más adelante, en 1953, fue redescubierta por el Patriarca Efrén I Barsoum, en un recipiente de piedra bajo el altar.

Con la historia milenaria de la reliquia a cuestas, el templo más antiguo del mundo se convirtió hace un par de años en lugar de bendición y peregrinación para los fieles cristianos.

La ceremonia de re-exhibición del santo cinturón se celebró en presencia del Patriarca Mar Ignacio Afram II de Antioquía y de todo Oriente, el líder supremo de la Iglesia siríaca ortodoxa en el mundo, el gobernador de Homs, y algunos funcionarios provinciales.

El cinturón había sido sacado de la Iglesia por seguridad por primera vez en 1.500 años, y había regresado.

El cinturón fue cortado en numerosas ocasiones a lo largo de la historia y actualmente únicamente se conservan tres trozos, el que se exhibe en Moscú y otros dos que se encuentran en Italia y en Georgia.

Reliquia del Sagrado Cíngulo

Tres iglesias consideran que conservan la reliquia de ese cinturón entregado a Santo Tomás. El “Hagia Zoni” Griego, conserva parte de la reliquia. Es norma que los monjes de Vatopedy entreguen a las feligresas pequeñas reproducciones del cinturón de la Virgen. Las cuales acompañan con unas oraciones y las instrucciones de unos ayunos encaminados, precisamente, a tratar problemas de infertilidad.

Se conserva otro con parecida tradición en la catedral de San Esteban en Prato, (Italia), donde existe de hecho una capilla del Santo Cíngulo. El cíngulo de Prato tiene una longitud de 87 cms., está realizado en lana de cabra, frente al pelo de camello de la que está hecha el de Vatopedy. En Rusia es venerado en una Iglesia Ortodoxa Rusa en Moscú. Los fieles creen que, entre otras cosas, el cinturón cura la infertilidad, precisamente uno de los problemas más acuciantes de la sociedad rusa que envejece a marchas forzadas.

Por ello, muchas parejas con dificultades para concebir un niño se acercaron al templo de mármol blanco construido tras la caída de la Unión Soviética con la esperanza de que el milagroso cinturón les conceda la gracia de tener hijos.

Como llegó a Europa

La Emperatriz Zoe, esposa de León VI el Sabio, en gratitud por su curación milagrosa, bordó el Cinturón con el hilo de oro, como se lo ve hoy, pero dividido en tres pedazos.

En un principio fue guardado, (mantenido), en Jerusalén y más tarde en Constantinopla.

La leyenda -consolidada en el siglo trece- estableció que esta reliquia fue traída a Prato, Italia, alrededor 1141 por un comerciante llamado Michael, que se casó en Jerusalén y lo fue dado como dote por la madre de la cónyuge.

Una vez que él estuvo de vuelta a su patria, Michael lo conservó en secreto durante años hasta el momento de su muerte, aproximadamente en 1172, cuando él lo dio a la Iglesia de Parroquia de San Esteban que todavía lo conserva. Allí durante el siglo XII bajo Manuel A Komninos, (1143-1180), las fiestas oficiales por el Santo Cinturón fueron establecidas el 31 de agosto.

Al final, el Emperador Juan VI Katakouzinos, (1347-1355), quien tenía un amor especial hacia el Santo Monasterio de Vatopedi, por la gran cantidad de gracias que recibió de allí, donó el Cinturón al Monasterio.

El Cinturón Sagrado fue reconocido como una reliquia santa por las autoridades eclesiásticas.

Por lo tanto, esto se hizo un objeto de veneración y culto, cuya fama pronto cruzó las puertas de la ciudad, atrayendo a creyentes y peregrinos de lugares distantes.

Desde entonces el Cinturón Santo es guardado en el Santo Monasterio de Vatopedi, en una caja de plata de fabricación más reciente que representa el Monasterio.

En la parte inferior derecha de la caja que contiene esta reliquia, el artista hizo el dibujo del Emperador donante Katakouzinos significando su donación al Monasterio.

Numerosos son los milagros, que han ocurrido hasta hoy con el Cinturón Santo. Su valor es incalculable porque está asociado a la Santísima Virgen María.

El Cinturón Santo se mantiene en perfecto estado de conservación, porque estuvo en contacto con la persona y la vida de la Madre de Dios.

Entre muchos devotos, hay soberanos como Luis II de Angevin, el rey de Sicilia y Jerusalén, quién vino a Prato por motivos políticos y dio homenaje al Cinturón Sagrado de la Virgen María; príncipes como Francisco Gonzaga, y distinguidas personas como Matthew d’Humières, embajador de Carlos VI, que solicitó un permiso especial sólo para ver la reliquia preciosa.


Intento de Robo de la Santa Reliquia

Una tentativa de robo ocurrió en 1312 y terminó trágicamente con la ejecución pública de Giovanni di Ser Landetto de Pistoia llamado Musciattino que quiso robar la reliquia para venderlo a la Comuna de Florencia. Su robo hubiera disminuido el prestigio de ciudad.

La reliquia de la Virgen María no sólo era un símbolo de la religiosidad de la ciudad, era también un testimonio claro de la aspiración común de compartir una identidad colectiva.

Después de la tentativa de robar la reliquia, fue construida una extensión de la Iglesia, una capilla especial, a fin de salvaguardar el Cinturón.

Con información de Foros de la Virgen

©2018-paginasarabes®

Musulmanes rusos donarán treinta mil dólares a refugiados sirios

La Dirección Espiritual de Musulmanes de Rusia donará 30.000 dólares para una escuela destinada a los niños de refugiados sirios que radican en el Líbano, informó el servicio de prensa de la institución.

«La Dirección Espiritual de Musulmanes de Rusia se comprometió a abastecer con todo lo necesario una escuela para niños sirios y destina a este fin una cantidad de 30.000 dólares estadounidenses», indica el comunicado.

La delegación del ente encabezada por el muftí de Moscú Ildar Alyautdínov, llevó ayuda humanitaria para los refugiados sirios en Líbano.

Los fondos necesarios para financiar esta carga humanitaria fueron recaudados por los religiosos de la capital de Rusia durante el mes de enero.

Además, la Dirección Espiritual de Musulmanes de Rusia prometió apadrinar mensualmente a 50 refugiados de Siria y a 50 refugiados de Palestina, que viven en los campamentos de Líbano.

La entidad religiosa informó que el líder espiritual de los musulmanes libaneses agradeció la ayuda de sus correligionarios rusos.

En  Líbano, según datos oficiales, reside más de un millón y medio de refugiados sirios.

Cientos de miles de ellos están instalados en campamentos ilegales en el norte de esta nación, cuya población, de cuatro millones de personas, no está en condiciones de cubrir las necesidades de los refugiados del país vecino pese al apoyo de organizaciones internacionales.

Con información de: Sputnik

©2017-paginasarabes®

Putin y el “pathos anticolonial”

putin_oriente

Putin habría orientado su estrategia hacia el mundo árabe del arco mediterráneo, revitalizando la doctrina del pathos anticolonial, basada en la ayuda a los regímenes nacionalistas árabes en su lucha contra la influencia occidental y que tendrá su plasmación en renovados proyectos de cooperación económica y en una intensa cooperación militar, lo que unido al evidente desapego afectivo del general egipcio al Sisi respecto a los países occidentales, el endemismo recurrente del fracaso de las sucesivas rondas de conversaciones de paz palestino-israelíes y la delicada situación económica en que se encuentra Egipto (país pobre de iure y subsidiado de facto), provocará un estrechamiento de relaciones ruso-egipcias que supondría un cambio geopolítico total en el complicado puzzle de Oriente Próximo.

El rol geopolítico de Egipto

Egipto siempre ha sido una pieza clave para mantener la hegemonía norteamericana en Oriente Medio y el norte de África pero la inesperada victoria de Mursi en las elecciones egipcias del 2012, trastocó la estrategia geopolítica de EEUU en Oriente Próximo, consistente en la pervivencia endémica en Egipto de gobiernos militares autocráticos pro-occidentales para mantener el tratado de paz de Egipto con Israel, (acuerdo Camp David, 1979), para continuar la lucha contra las milicias yihadistas en el Sinaí y en especial para asegurar el acceso la Marina de EEUU al Canal de Suez, un atajo crucial para el acceso directo a los Emiratos Árabes, Irak y Afganistán.

Morsi nunca controló las palancas del poder en el país y sólo tenía un control nominal sobre el ejército, las fuerzas de seguridad o los servicios de inteligencia del estado, por lo que negoció con Al Sisi la lealtad del Ejército a su persona enrocado en la defensa de su legitimidad presidencial, pero el CSFA ejecutó un golpe de mano virtual contra Morsi al no encajar su proyecto islamista en la estrategia de EEUU en Oriente Próximo. Dicho golpe contaba con el visto bueno de EEUU al haber dejado Mursi de ser un peón útil para la estrategia geopolítica de EEUU en Oriente Próximo, formando parte de la nueva estrategia de EEUU para la zona tras el evidente fracaso del experimento de exportación del otrora régimen islamista moderado y pro-occidental de Erdogan a todos los países que componen el tablero gigante del mundo árabe-mediterráneo.

El desapego afectivo de Sisi respecto a EEUU

El apoyo de la Junta Militar egipcia sería crucial para mantener el tratado de paz de Egipto con Israel, (acuerdo Camp David, 1979), para continuar la lucha contra las milicias yihadistas en el Sinaí y en especial para asegurar el acceso al Canal de Suez , pues Egipto otorgaba a la Marina de EE.UU. paso expedito a través del Canal de Suez para la docena de buques de guerra que atraviesan mensualmente dicho canal. Así, Israel, Arabia Saudí, Qatar y demás aliados árabes de EEUU en el Próximo Oriente (con la excepción de Erdogan), habrían presionado a Obama y a la UE a no condenar el golpe de mano contra Morsi, optando por un régimen autocrático como mal menor ante la amenaza del islamismo surgido de las urnas.

Sin embargo, tras la cruenta represión del ejército egipcio contra los Hermanos Musulmanes, la Administración Obama anunció la cancelación del ejercicio bienal militar conjunto con Egipto como medida de presión al gobierno interino militar para ceñirse al acuerdo del plan de transición democrático así como la posible revisión de la ayuda militar que concede a Egipto, estimada en 1.500 millones de $ anuales, provocando un desapego occidental que será aprovechado por Putin para recuperar la influencia perdida en Egipto. Recordar que según el periódico Al Tharir, el general Sisi tendría “fuertes lazos con funcionarios de Estados Unidos tanto a nivel diplomático como militar, pues estudió en Washington, asistió a varias conferencias militares en la ciudad y participó en ejercicios conjuntos de guerra y operaciones de inteligencia en años recientes”, pero las medidas de presión de la Administración Obama provocaron el desapego afectivo de al-Sisi tras reprochar a Obama que “Ud. abandonó a los egipcios, Ud. le dio la espalda a los egipcios y ellos no lo olvidarán”.

La nueva estrategia de Putin en Oriente Próximo

La nueva geopolítica rusa en Oriente Próximo quedó plasmada en el decidido apoyo al régimen sirio de Al-Assad y a Irán con el objetivo de fijar su posición como colaborador ineludible en la búsqueda de un acuerdo global para todo el Oriente PROME. Así, consciente de que jugaba con ventaja ante la incapacidad de EE UU y sus aliados europeos de marcar la iniciativa en los conflictos de Oriente Medio y Próximo (Egipto, Siria, Palestina e Irán), Putin aprovechó la gran oportunidad que se le presentó de recuperar la influencia internacional que Rusia había perdido en los últimos años mediante la jugada maestra de convencer a Assad para que entregara todo su arsenal de armas químicas y el escaso apoyo internacional recibido por Obama para iniciar su operación militar contra Siria.

Así, la retirada por EEUU del portaaviones USS Nimitz y el destructor USS Graveley del Mediterráneo tras cancelar “in extemis” Obama el ataque contra Siria (Operación Free Syria) fue aprovechado por Putin para reforzar su flota en el Mediterráneo con 18 buques de guerra pues según la agencia Itar Tass, Rusia reforzará su base naval en el puerto sirio de Tartus con el objetivo de resucitar la extinta Flota del Mediterráneo, (disuelta en 1992 tras la extinción de la URSS), cuya columna vertebral estará formada por la Flota del Mar Negro , la del Norte y la del Báltico (con el Varyag como buque insignia) y podría estar operativa en el 2.017, pero la inestabilidad del conflicto sirio, obligaría a Rusia a buscar una nueva alternativa para su base naval en suelo egipcio, (Damietta o Port Said) así como reabrir la base militar de Sidi Barrani operativa hasta el 1.972, algo que nunca consiguió EE.UU. y por lo que fue derrocado Mubarak.

Egipto sería un país lastrado por su excesivo déficit energético y por las elevadas tasas de importación de cereales en una sociedad inmersa en la cultura del subsidio (alrededor del 30 % del presupuesto del país está destinado a subvenciones), por lo que en el nuevo escenario que se dibuja, las necesidades de grano y de tecnología de Egipto podrían ser satisfechas en exclusividad por Rusia. Así, durante el mandato de Mursi, Egipto solicitó la ayuda técnica de Rusia para construir la central nuclear de Dabaa cerca de la costa mediterránea y desarrollar el reactor nuclear experimental de Inshas, a las afueras de El Cairo, así como la tecnología necesaria para explotar las minas de uranio del país, situadas entre el Nilo y la costa del Mar Rojo, puesto que Rusia a través de las empresas Lukoil y Avatec ya tendría una importante presencia en los campos de petróleo y gas egipcio que se verá incrementada tras la visita a Egipto de Putin.

Así, en el supuesto de que el control del Canal de Suez pasará a manos rusas, la geopolítica de EEUU en Oriente Próximo y Medio (Oriente PROME) quedaría totalmente hipotecada y supondría un cambio geopolítico total en el complicado puzzle de Oriente Próximo, pasando Rusia a ser elemento referente y socio estratégico de Egipto y convirtiendo a Egipto en el portaaviones continental de Rusia, (rememorando la política de Jruschov cuando Egipto era el principal socio de la URSS en la región y su Presidente Nasser fue condecorado con la Estrella de Héroe de la Unión Soviética).

Al Sisi, ¿el nuevo Nasser?

Al-Sisi era partidario de restablecer el tradicional status del ejército en la vida socio-política de Egipto y tras ser elegido Presidente de Egipto en el 2014, habría instaurado un régimen presidencialista con claros tintes autocráticos lo que aunado con el creciente desapego de las élites militares egipcias respecto a los países occidentales y la delicada situación económica en que se encuentra Egipto (país empobrecido de iure y subsidiado de facto), podría hacer que Sisi enarbolara la bandera de un nuevo movimiento panarabista de filiación nasserista. Dicho movimiento extenderá su efecto mimético al resto de países árabes del arco mediterráneo (Túnez, Libia, Siria, Líbano además de Jordania e Irak) y podría terminar por reeditar la Guerra de los Seis Días en el horizonte del próximo quinquenio, enfrentamiento que será aprovechada por EEUU, Gran Bretaña e Israel para proceder a rediseñar la cartografía del puzzle inconexo formado por dichos países y así lograr unas fronteras estratégicamente ventajosas para Israel (Eretz Israel) siguiendo el plan orquestado hace 60 años de forma conjunta por los gobiernos de Gran Bretaña, Estados Unidos e Israel y que contaría con el respaldo de los principales aliados occidentales (Gran Israel).

Recordar que el Proyecto del Gran Israel (Eretz Israel), sería hijo del atavismo bíblico y bebería de las fuentes de Génesis 15:18, que señala que “hace 4.000 años, el título de propiedad de toda la tierra existente entre el Río Nilo de Egipto y el Río Eúfrates fue legado al patriarca hebreo Abraham y transferida posteriormente a sus descendientes”, lo que supondría la restauración de la Declaración Balfour (1.917), que dibujaba un Estado de Israel dotado de una vasta extensión cercana a las 46.000 millas cuadradas y que se extendía desde el Mediterráneo al este del Éufrates abarcando Siria, Líbano, parte nororiental de Irak , parte norte de Arabia Saudí, la franja costera del Mar Rojo y la Península del Sinaí en Egipto así como Jordania, que pasaría a denominarse Palesjordán tras ser obligado a acoger a toda la población palestina de las actuales Cisjordania y Gaza forzada a una diáspora masiva (nueva nakba).

Por Germán Gorraiz López (nació en Navarra en 1957. Escribe análisis sobre temas económicos y geopolíticos.)
Con información de Eurasia Hoy

©2016-paginasarabes®

Diseñadores árabes presentan vestido con la imagen de Putin

festival_international_ peace_fashion_moscou
Festival International Peace Fashion à Moscou

Sin buscarlo, el presidente ruso se convirtió en el héroe de un desfile de moda, llevado a cabo en el marco del foro de la cultura árabe en Moscú, según el diario senegalés Le Quotidien.

En el vestido, elaborado para la ocasión por la renombrada diseñadora de Emiratos Árabes, Mona Al Mansouri, Vladímir Putin aparece con un kimono como símbolo de fuerza y rodeado de ángeles y rosas.

Según Mansouri, el vestido lleva un claro mensaje político y humanista a la sociedad rusa: «Nosotros los árabes estamos de su lado».

La prenda no solo atrajo el interés de los participantes del foro sino de las redes sociales.

El propósito del foro de cultura árabe, organizado por la embajada del Líbano en Moscú, fue establecer un puente entre el Este y Oeste y fortalecer el diálogo entre las civilizaciones. Aparte de los diplomáticos, asistió al evento la princesa de Bahréin, Meriam Al Khalifa.

Con información de:Sputnik

©2016-paginasarabes®

Rusia, Siria y los Panama Papers: ¿Quién paga manda?

putin_004

Ok. No hace falta que te cuente sobre los #PanamaPapers. Te suena que Rusia tiene algo que ver y que Putin, de nuevo, es el villano de esta novela de paraísos offshore donde salen un montón de defraudadores malditos con cierta ausencia -nada especial- de estadounidenses e israelíes. Pero lo raro, o no tanto, es el video promocional de este trabajo colectivo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Vean esa pequeña lección de manipulación mediática. Es ejemplar y de buena factura:

¿Saben? resulta que las primeras víctimas de estos paraísos oscuros son los pobres ciudadanos sirios cuyo dictatorial gobierno los bombardea -día si día no- gracias a los tratos confidenciales que compañías sin moral hacen con el gobierno de Al Assad mientras Estados Unidos y Reino Unido -promotores del derecho y la paz- intentan asegurar que el tirano de Damasco no consiga armas, gasolina o cash para financiar su guerra.

Periodismo de investigación, agenda y patrocinios

Si hay que seguir la pista al dinero, debemos hacerlo desde el principio. Entre aquellos que han financiado la investigación por razones legítimas pero que inluyen -lógica y naturalmente- una agenda estratégica donde cabe, por tanto, una lista de enemigos públicos acorde a su línea ideológica.

Y pocas dudas hay que los patrocinadores incluyen lo mejor del capitalismo occidental y su orden filantrópico: las fundaciones del capitalismo estadouniense -Ford, Kellogg, Rockefeller o Soros- junto a algunos amigos europeos -la familia Stevens en Gales o los Van Vliet holandeses- y otros nombres del humanitarismo como Sigrid Rausing cuya causa principal es la denuncia permanente de Putin, sucesor, según sus propias palabras, del régimen soviético y la cúspide de un “estado terrorista”. Ni les digo la pasión que Georges Soros -el especulador filántropolo- despliega contra Vladimir. Basta recordar su famosa, y reciente, sentencia: “Putin es un mayor amenaza a la existencia de Europa que el ISIS”.

panama_papers
The Panama Papers; ¿la investigación del siglo? / Imagen: captura de pantalla

Entonces, y con la pena, no hay filtracion sin agenda, sin intención y sin pasiones. Y quizás esa es la razón que los primeros titulares de la prensa internacional se enfocaran en la trama del Kremlin y que el video animado de los Panama Papers sea una pieza de propaganda un poco demodé porque hace ya dos años que la narrativa está en crisis y demasiada gente piensa -incluso en el Occidente feliz- que el Baas es el menor de los males ante la embestida islamista. Y que los rusos hicieron, en el campo de batalla, lo que Estados Unidos nunca hizo realmente.

Evidencias sobran y recomiendo estos dos artículos –El problema de los Panama Papers y La verdad sobre los Panama Papers– para evitar la fácil verborrea sobre el periodismo que salva la democracia verificando sus informes en la lista de estados canalla del Departamento del Tesoro como el mismo equipo cuenta sin mayor recato.

Los buenos son buenos, los malos son malos. Pero ¿en qué momento el periodismo serio se volvió propaganda triunfal?

Así que en vez de perderme en preguntas retóricas, es tiempo de observar con un poco de rigor y cierta distancia, el asunto sirio, o esta pieza incómoda en tiempos de imperialismo humanitario.

Siria/Rusia o el veradero eje del mal

Pocas dudas hay: Rusia está de vuelta en la escena internacional. En pcos meses, los aviones rusos no sólo sobrevolaron el espacio aéreo sirio en misiones militares para apoyar al gobierno de Basar Al Assad sino que contribuyeron a la liberación de la ciudad de Palmira y al vuelco general de la guerra civil.  El Estado sirio y sus aliados están claramente a la ofensiva y en vez de un reguero de taifas, dividias, devastadas y amordazas entre Turquía e Israel la consecuencia de esta brutal conflicto podría ser la contraria.

assad_putin
Assad-Putin: ¿el verdadero eje del mal? / Imagen: sputniknews.com

Para los países del bloque occidental, y su respectiva opinión pública, esta participación activa al lado de un gobierno canalla es una forma de imperialismo que prueba la decisión del presidente de Putin de recobrar, a las malas, la influencia perdida por el gigante soviético desde la década de 1980.

Ejemplos recientes prueban, sobre el papel, este nuevo y activo papel de Rusia en el escenario global. Desde el EuroMaidan, la rebelión separatista del este de Ucrania y la integración/anexión de la península de Crimea entre 2013 y 2014, el presidente Putin ha tomado un papel activo en un nuevo esquema de seguridad que abarca muchos elementos y debe observarse desde una perspectiva geoestratégica más amplia. El idealismo no existe en relaciones internacionales. Como decía uno de los mejores analistas –el excorresponsal de La Vanguardia de Barcelona en Moscú, Rafael Poch– las RI son un juego de gánsteres sin otra regla que ganar la partida a como dé lugar.

La traumática experiencia del derrumbe incontrolado del proyecto soviético entre 1989 y 1991 dejó una huella profunda e indeleble en el imaginario ruso. La idea que guió a Gorbachov hacia la glasnost y la perestroika era mantener el estado social pero en un ámbito de democracia parlamentaria para que la URSS transitara de una matriz marxista-leninista a un modelo socialdemócrata que más de un vez asoció el presidente soviético a la experiencia española del PSOE que en los ochenta parecía todo un ejemplo a seguir.

Las fronteras no se respetan. Los pactos, menos.

Este idealismo, aplicado a un edificio administrativo vertical y acartonado, terminó de la peor forma: la disolución de la Unión Soviética no trajo ni una mejor economía ni una mayor democracia y en la esfera internacional destruyó la hegemonía rusa sobre Europa Central y sobre sus fronteras asiáticas. La Carta de París que en 1990 delimitó una supuesta paz perpetua entre los bloques rivales de la Guerra Fría partía de una base liberal común, es decir, la presunción que ninguno de los viejos enemigos intentaría ocupar, controlar o dominar las viejas áreas de influencia.

Malta_Bush_Gorbachov
George Bush y Mijail Gorbachov en la Cumbre de Malta de 1989 que puso fin oficial a la guerra fría / Imagen: captura de pantalla

Junto a una paulatina disminución de los arsenales nucleares, esta visión de acuerdo y cooperación se rompió tras el estallido del conflicto de los Balcanes (1991-1997) que reactivó el gran juego de la Belle Epoque entre potencias europeas a partir de una soterrada disputa entre Francia y Alemania que terminó con la decisiva intervención militar de Estados Unidos contra Serbia.

Simbólico aunque olvidado, fue la llegada en 1999 de una columna de blindados rusos para proteger a los serbios de Kosovo, ejemplo que incluso en la decadente Rusia de Yeltsin la intromisión estadounidense contra un país eslavo era considerada como un llamado a ocupar, de forma beligerante, los espacios vacíos del orden internacional. La neutral Yugoslavia terminó  como enclave económico de Alemania y como base militar de EEUU que hizo de Kosovo punta de lanza de una política cada vez más abierta de cerco a Rusia.

De Ucrania a Siria o el asedio a Rusia

El punto clave de esta ruptura entre EEUU y Rusia llegaría en el lugar más sensible para los intereses estratégicos del coloso euroasiático. Una mirada al mapa de Ucrania –y a su compleja historia- indica que este país es el eslabón sensible entre una expansiva Unión Europea y el espacio de influencia rusa que incluye, por cierto, la vecina Bielorrusia. Cualquier estallido del orden constitucional que incluyera la toma de poder unilateral de grupos de poder prooccidentales y una fórmula de anexión a la Unión Europea sería considerada por Moscú como una declaración de guerra.

gif_Putin

Y como suele decirse, lo fatal se tornó inevitable. La respuesta rusa a la destitución –ilegal, por cierto- del presidente ucraniano inició una fase de hostilidades abiertas que concluyó en la intervención de Rusia en la península de Crimea y el apoyo directo a los grupos armados que en el este de Ucrania desafiaron a las nuevas autoridades de Kiev.

Este escenario de abierta confrontación entre Moscú y la nueva dirigencia ucraniana –proeuropeista y atlantista- de Kiev produjo una interminable espiral de críticas en medios occidentales así como una oleada de sanciones económicas que la prudencia alemana (principal socio comercial de Rusia) dejó a medio gas para evitar una escalada que hubiera comprometido el potencial exportador de sus empresas. Actitud dubitativa que Washington tomó como rendición preventiva asumiendo el mismo esquema aplicado en la Guerra de Yugoslavia: lo que Europa no se atreve a hacer (apoyo militar y financiero al bando amigo) lo hará Estados Unidos.

El tablero sirio

Y después llegó Siria. Una intervención militar que se hizo a petición del gobierno legal de Damasco en el marco de unos acuerdos de cooperación que siguen vigentes desde tiempos soviéticos y que debe ubicarse en otro contexto geopolítico del cual Rusia sacó algunas reveladoras lecciones: Libia. La abstención de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU permitió en la primavera del 2011 que las potencias militares occidentales, encabezadas por Francia, promovieran el derrocamiento de Gadafi, antiguo aliado del bloque soviético desde su postura no-alineada. Bajo la premisa legal de la responsabilidad de proteger hubo un apoyo directo a los grupos insurgentes que, combinado con bombardeos masivos desde el aire, produjo la rápida caída del régimen gadafista.

intervención_rusa_Siria.
Da clic a la imagen para ver la infografía de sputniknews.com sobre la intervención rusa en Siria.

El sesgo neocolonial sobre las reservas energéticas de Libia y la emergencia del islamismo sirvieron como lección fast track para Rusia y China. Si dejaban que cayera Damasco, EEUU y sus aliados regionales (desde el frente sunita de Turquía o Arabia Saudí hasta la Unión Europea) cercarían prácticamente las fronteras rusas y limitarían, por otro lado, el soft power chino basado en una ambiciosa combinación de desarrollismo diplomático, compras masivas e influencia económica.

Mientras emergía la política del terror del califato islámico, en versión ISIS, la lectura geoestratégica de Rusia se volvió una variación de la teoría del domino que la Rand Corporation puso en boga durante la primera Guerra Fría. No se podía dejar caer a ningún otro aliado ni permitir nuevos cercos al espacio ruso (tal cual demostró la intervención militar en Osetia del Sur en 2008) porque esto amenazaba la misma supervivencia de Rusia.

Más allá de las guerra mediáticas, Moscú está haciendo lo mismo que hacía el zarismo en el siglo XIX: defender sus posiciones geoestratégicas a toda costa. La diferencia es que esta vez su enfrentamiento con Turquía y sus ataques directos a grupos islamistas protegidos por EEUU pone en tela de juicio la supuesta cruzada occidente contra el terrorismo islámico, un expediente que inició en el Afganistán de los talibanes y se repitió en Libia para el 2011.

Si algo queda claro es que las confrontaciones intraimperialistas –para decirlo en el argot trotskista- han vuelto y como sucede en toda confrontación a escala global la propaganda de cada bloque determinará quien se lleva la victoria cultural en esta nueva escalada. Todo queda, pues, en veremos pero como bien dijo Robert Fisk. el silencio de Occidente ante la liberación de Palmira es la prueba que algunos prefieren un terror permanente a una victoria del Estado sirio.

Y es ahi donde los papeles de Panamá dejan de lucir tan lindos. ¿no?

Por Oriol Malló
Con información de :La Jornada de Oriente

©2016-paginasarabes®

Fractura en la cumbre del terrorismo nuclear

Fractura en la cumbre del terrorismo nuclear de Obama: China va y Rusia no
cumbre _seguridad_ nuclear
Presidentes asistentes a la cuarta Cumbre sobre Seguridad Nuclear. Imagen Xinhua
El relevante portal Russia Today expone las razones por las cuales Rusia no asistió a la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear convocada por Obama, de cuya agenda se ha querido adueñar el saliente presidente estadunidense, ya que, a juicio del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, sus organizadores cambiaron radicalmente la concepción del acto al mezclar sus recomendaciones con otras cuatro entidades, que Estados Unidos (EU) busca desplazar, interferir y/o tomar ventajas unilaterales: 1) la AIEA; 2) la ONU; 3) la Interpol, y 4) la Iniciativa Global contra el Terrorismo Nuclear (https://goo.gl/Smolnh).

En lugar de centrarse en temas más trascendentales, como la no proliferación nuclear, EU y sus aliados se han desviado a la monotemática del extrañamente teledirigido terrorismo yihadista, tan de moda, que supuestamente puede crear bombas sucias y hurtar material radiactivo letal para crear una bomba atómica.

Existe exagerada discriminación en todo lo que concierne al Estado racista/ apartheid de Israel y su posesión clandestina nuclear, así como sus pruebas toleradas de bombas sucias (http://goo.gl/jEuMOA).

A juicio de los rusos, entre los temas que casi no se discuten se encuentra el arsenal nuclear de Israel, que habría podido seguir el ejemplo de Irán, pero no lo hizo. ¡Las clásicas dos pesas y dos medidas de EU!

Tampoco se discute que EU desplace sus armas nucleares tácticas en Turquía, mientras la dedicatoria es selectiva contra Norcorea con el fin de obligarla a abandonar su programa nuclear.

Konstantin Sivkov, doctor en ciencias militares de Rusia, juzga queno hay garantías internacionales de seguridad para Norcorea, por lo que difícilmente cesará su desarrollo de la tecnología nuclear.

Sivkov admite que sí existe un alto riesgo de que los yihadistas consigan armas nucleares. ¿Consigan?

De los 193 países que existen, solamente asistieron más (sic) de 50, con la relevante presencia del mandarín Xi –quien tuvo un encuentro especial con Obama– y la notable ausencia de Rusia, lo cual deslució la cuarta y última cumbre sobre el terrorismo nuclear de Obama, quien obtuvo el Premio Nobel de la Paz en forma prospectiva basado en este tema tan candente.

Radio Free Europe comenta que el boicot de Rusia dejó anonadado a EU (http://goo.gl/fvSzTS).

Es muy loable el abordaje sobre la vigilancia del material nuclear civil, pero no existe ninguna comparación con su apabullante uso militar –Rusia ostenta el mayor arsenal nuclear global–, por lo que la ausencia de Moscú, después de haber asistido a las tres cumbres previas, fue una cachetada con guante blanco que propinó el zar Vlady Putin en su despedida a Obama.

El problema es lo sesgado de la agenda solipsista nuclear de Obama con tantas flagrantes carencias temáticas: arsenal clandestino de Israel –que tendría 400 bombas nucleares– que no firma ningún tratado internacional al respecto; la descortés des-invitación de Irán, y la terrible inseguridad de la planta nuclear de Fukushima, manejada pesimamente por la empresa privada Tepco, cuyas calamidades radiactivas han sido escamoteadas por el poderoso “ lobby nuclear” israelí-anglosajón.

Han sucedido hechos muy extraños en Bélgica (¿otra moda?), donde un guardia fue hallado muerto en un instituto nuclear (http://goo.gl/XMKjLg). Weird!

Nuclear Threat Initiative (http://www.nti.org), controlado por Hoover Institution y Kissinger, señala que existen decenas de miles de fuentes radiológicas localizadas en más de 100 países (sic) en el mundo y que entre 2013 y 2014 existieron 325 casos de material radiactivo robado o colocado en otro lugar, entre ellos el “México neoliberal itamita” y sus dos insólitos casos (http://goo.gl/EXXylG).

El mandarín Xi apremió la supervisión estricta y la pronta respuesta para contrarrestar el terrorismo nuclear, siempre y cuando se eliminen “las dos pesas y dos medidas al combatir el terrorismo (http://goo.gl/a9atiH)”.

A juicio de Mark Lander, del New York Times, la reunión de Obama con Xi eclipsó la cumbre nuclear, llegando incluso a un terreno común para confrontar la amenaza nuclear de Norcorea (http://goo.gl/Epxy4s).

Fue notorio el acercamiento de Xi con la presidenta Park Geun-hye, de Sudcorea. Llamó la atención el comunicado común de EU y China: su compromiso dual para la Seguridad Nuclear Global y su cooperación que dio a luz un Centro de Excelencia de Seguridad Nuclear –la instalación más avanzada, amplia y mejor equipada en la región Asia-Pacífico– financiado y construido por China y EU, que fue recientemente inaugurado en Pekín (http://goo.gl/5bgLv2).

Según el rotativo británico The Telegraph, muy cercano a Israel y a los neoconservadores straussianos, los yihadistas “conspiran para usar drones (¡supersic!) en un ataque nuclear contra Occidente” con bombas sucias (http://goo.gl/EeE9hw). ¡Andan muy sueltos los teledirigidos yihadistas!

Obama desplegó su propaganda de logros cuando se han quitado todo el uranio altamente enriquecido y el plutonio de 50 instalaciones en más de 30 países, cuyo “material es suficiente para construir 150 armas nucleares (https://goo.gl/X4Zo1R)”. ¿Será?

Obama fustigó a los locos (sic), quienes en caso de conseguir una bomba nuclear o material nuclear seguramente lo usarían para asesinar el mayor número posible de personas inocentes, lo cual cambiaría nuestro mundo. Remember Hiroshima y Nagasaki?

Geoff Dyer ( Financial Times ) aduce que los planes de Obama para su arsenal nuclear levantan temores de una nueva carrera armamentista: la modernización de las bombas nucleares de EU a un costo de un billón de dólares en las próximas tres décadas (http://goo.gl/ciqniM). ¡Es totalmente esquizofrénico dilapidar esa enorme suma mientras se aboga por el desarme ajeno!

Los estrategas de EU se inclinan por armas más pequeñas y más flexibles que hagan el prospecto de una guerra nuclear limitada (¡supersic!) más aceptable (sic).

Ninguna novedad: se trata del ominoso Proyecto Átomo: guerras nucleares tácticas de EU contra Rusia y China (http://goo.gl/BilsKL)”.

En una entrevista con Russia Today, Alice Slater, de la Fundación por la Paz en la Era Nuclear, comenta que no se necesitan bombas atómicas para atacar una planta nuclear, ya que un simple dispositivo explosivo podría causar una situación como Chernobil o Fukushima en diferentes partes del mundo. Criticó que “muy poco se podría conseguir en la cumbre sin la participación de Rusia (https://goo.gl/isZS00)”.

Slater señala las contradicciones del discurso en Praga de Obama hace siete años –un mundo libre de armas nucleares–, mientras bloquea la propuesta de Rusia y China de abolir las armas en el espacio.

Hoy la nueva agenda de Obama en su cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear coloca en primer término al terrorismo yihadista. ¿Otra trampa contra Rusia?

El ex secretario del Pentágono de EU William Perry fustigó que “nos encaminamos a una nueva guerra fría; una nueva carrera armamentista”.

Para Perry la única manera de manejar las crecientes tensiones alrededor de las armas nucleares es negociar directamente con el líder ruso Putin. ¡Sin duda!

Don Alfredo Jalife-Rahme

Por Alfredo Jalife-Rahme
Con información de:La Jornada

©2016-paginasarabes®

Pasión por Instagram y por el Corán

Alisa Ganíeva, uno de los nuevos valores de la literatura rusa, retrata en ‘La montaña festiva’ a una juventud consumista que se mueve entre la globalización y la tradición.

la_montana_festiva

Un terremoto sacudió las letras rusas en 2009. Ese año, el Premio Debut, uno de los más prestigiosos para autores noveles, recayó en el relato de un veinteañero llamado Gula Jiráchev que sorprendió por la crudeza con la que contaba la doble vida de muchos jóvenes de su generación: parados apáticos para sus padres, asesinos callejeros para sus colegas. La sorpresa fue todavía mayor cuando se supo que Gula Jiráchev era el seudónimo de una chica de 24 años cuyo nombre real era Alisa Ganíeva.

Ganíeva nació en la aldea de Gunib, en Daguestán, una república caucásica ribereña del mar Caspio a unos 1.900 kilómetros al sur de Moscú. Hasta su escandalosa consagración, la escritora había publicado crítica literaria y un puñado de cuentos que solo por error cayeron en la categoría de literatura infantil. “En el fondo eran relatos absurdos para adultos, pero los padres empezaron a leérselos a los niños”, cuenta Ganíeva entre risas antes de intervenir en un coloquio sobre literatura rusa en el Centro Conde Duque de Madrid. Su visita coincide además con la traducción al castellano de La montaña festiva (Turner), su primera novela, que arranca con un rumor que desata la histeria: el Gobierno ruso planea construir un muro para separar el Cáucaso del resto de la Federación.

Ganíeva explica que esta vez ha firmado con su nombre verdadero porque todo el mundo sabía ya quién era Gula Jiráchev, dos palabras que significan, traduce, algo así como “bala cariñosa”: “No tenía sentido seguir ocultándose. La figura del escritor aislado es hoy algo muy raro. Incluso la rareza parece parte de la promoción”. Lo que no cambió fue la recepción de la novela: “Muchos dijeron que no soy lo bastante mayor como para ser inteligente o que una mujer no debería escribir cosas así”.

“Cosas así” son los avatares de una sociedad que Ganíeva dice haber retratado fielmente: mezcla de nostalgia comunista, corrupción postsoviética y radicalismo islámico. Con un trasfondo crudamente urbano, el motor de La montaña festiva es la pasión de Madina, una adolescente que cambia las discotecas por la clandestinidad cuando se enamora de un yihadista. La novelista ha conocido, dice, a muchas madinas: “Son personas normales a las que no les interesa la religión. Bueno, ni la religión ni casi nada salvo ver la televisión y estar en Instagram. De repente se vuelven románticas y terminan atraídas por yihadistas a los que ven como caballeros medievales, héroes que luchan por la justicia, contra el consumismo y la globalización”.

Alisa Ganíeva insiste en que su novela trata un tema universal: la lucha entre dos mentalidades, la conservadora y la moderna: “¿Cuánta gente civilizada hemos visto en Europa dispuesta a dejar a sus familias para luchar junto al Estado Islámico?”. Sus padres la educaron en el laicismo, pero tiene primos que han abrazado el Islam sin reservas: “Son conversos y fanáticos. No hablan árabe, pero han leído sobre el siglo VII en Arabia Saudí. Hasta el punto de sustituir sus verdaderos recuerdos por parábolas de la tradición árabe. El resultado es cómico”. En La montaña festiva hay un padre que prefiere que su hija vuelva a casa embarazada antes que con hiyab y otro que sostiene que las teorías de Newton ya estaban en el Corán mientras un telepredicador atiende a una espectadora que duda: “Me he casado varias veces, ¿con cuál de mis maridos viviré en el paraíso?”. Ganíeva dice que la retranca con que trata temas que no andan sobrados de humor le ha procurado “molestias” en forma de amenazas. No les da importancia: “Leer una novela entera requiere cierto esfuerzo y los que me amenazaban hablaban de oídas. Otros querían persuadirme de mi error y enseñarme amablemente la verdad”.

La escritora rusa Alisa Ganíeva, retratada en Madrid ©Luis Sevillano
La escritora rusa Alisa Ganíeva, retratada en Madrid ©Luis Sevillano

Pero no todo fueron anónimos. A los amigos de sus padres les escandalizó que el libro estuviera lleno de jerga, drogas y hedonismo de garrafón. Además, las autoridades repudiaron la imagen que da del país. Lo cierto es que la novela no deja títere con cabeza: la vieja sociedad está corrupta, y la nueva, fanatizada: “La corrupción está en todas partes. Mucha gente no la ve porque está acostumbrada. La escena en la que un alumno le compra el aprobado a un profesor no me la he inventado. Otro problema es, por si faltaba algo, la nostalgia de la Unión Soviética”. Ganíeva era una niña, pero todavía recuerda los últimos años de la URSS: “En las provincias, el estilo de vida soviético duró más tiempo. En las guarderías se cantaban himnos a Lenin. Yo pensaba que era una especie de Santa Claus que iba a aparecer cargado de regalos. Ahora gente de mi edad idealiza un pasado que no vivió”. Con todo, los jóvenes se han reconocido en el estilo sin tabúes de Ganíeva pese a que cada vez se lee menos: “La tirada media de un libro es de 3.000 ejemplares, pero los míos fueron de mano en mano. Muchos jóvenes escriben historias violentas de gente que se rebela contra sus padres y contra el Gobierno. Abundan las distopías porque es una buena forma de hablar de Rusia. Los novelistas imaginan el futuro porque el presente no les gusta”.

Según la novelista, el papel de los escritores sigue siendo importante en su país: “La gente cree que tienen respuesta para todo”. Pero ¿tienen influencia real? “Algunos. Tanto en la oposición como apoyando a Putin. Tal vez no desempeñan un papel importante, pero los políticos creen que sí”. Ella, dice, se mantiene alejada del poder: “Intentaron seducirme para que fuera a actos oficiales, pero no soy de las que se sientan entre políticos. Ni de hacer discursos”. Otra de las que no se sienta es Svetlana Alexiévich, última Nobel de Literatura, y Ganíeva le reconoce el valor cívico. El literario, menos. “Me alegró que alguien de lengua rusa ganara el premio aunque no soy fan de su obra”, explica. “Muchos piensan que se lo dieron por oponerse a la Rusia oficial. No estoy de acuerdo. Es una buena escritora documental. Lo que dice es verdad, aunque no quieran oírlo”.

Cuando hace cinco años Alisa Ganíeva viajó a España para presentar una antología de relatos del Premio DebutEl segundo círculo (La Otra Orilla)—, comentó que el Gobierno ruso dejaba tranquila la literatura, por marginal, y centraba sus esfuerzos censores en la televisión. Ahora la situación ha cambiado: “El año pasado se prohibieron los libros que contuvieran escenas de sexo y de lo que el Gobierno llama propaganda. Algunos se venden envueltos en celofán y con una etiqueta que dice que contienen escenas sin censura”. Según Ganíeva, se justifica la censura política con razones morales. “El léxico moral es el más frecuente en la propaganda oficial”, advierte la escritora, que sostiene que Putin está usando la guerra de Siria para “distraer” a la sociedad: “Un enemigo extranjero siempre une cuando la economía va mal”. Cuando se le pregunta si la literatura puede hacer algo, se lo piensa. Luego responde: “Discutir. Tal vez no pueda hacer nada a gran escala, pero puede hacer pensar a alguien, empezar una discusión. Es el primer paso para cambiar algo”.

Por Javier Rodríguez Marcos
Con información de El País

©2016-paginasarabes®