Archivo de la etiqueta: Líbano

Wael Kfoury – “El Rey” de la música libanesa

Sin lugar a dudas uno de los mayores referentes de la música árabe de los últimos tiempos.

El nacimiento de un ídolo

Wael Emile Kfoury, un cantante libanés nacido en Zahle, Líbano, el 15 de setiembre de 1974, en el seno de una familia católica del rito Bizantino greco Melkita. Su padre ,Emile Kfoury y su madre, Huda Charbel. Tiene dos hermanas y un hermano, “Rima, Mirna y Milad”. Es el segundo de sus hermanos después de Rima, seguido por Mirna y luego su hermano Milad.

Wael aprendió la actuación de su padre, quien se destacó en este campo, su familia se sintió más que animada al alentarlo a ingresar al mundo del arte, especialmente su madre, Huda Charbel, una amante del arte y la música, siempre cantaba en los conciertos de la escuela y sus padres lo alentaban a cantar.

Después de graduarse del bachillerato, ingresó a la Universidad Saint-Esprit de Kaslik (USEK) en Beirut y al Conservatorio Libanés Superior de Música. Empezó a incursionar en los medios cuando formó parte de Studio El Fan, un programa muy popular en donde jóvenes cantantes en busca de fama competían por un premio. Este programa era producido por la Corporación Libanesa de Radiodifusión (LBC) entre 1992 – 1993 y ganó la medalla de oro por ser el mejor cantante masculino del certamen recibiendo la admiración del jurado. El artista Romeo Lahoud (un músico y dramaturgo libanés), le dijo a su talento único que fue el primer aficionado a cantar profesionalmente, como también dijo Lahoud en su honor “hoy me complace otorgarle la medalla de oro a una voz que no hemos escuchado en un evento, en 30 años”.


Ascendente carrera discográfica

Wael Kfoury logró el éxito con el primer álbum que lanzó en 1994, “Shafouha”, interpretando canciones como “Lo que te prometí con las estrellas de la noche” y “Noche y trueno”. Mantuvo este éxito en cada álbum que lanzó después de eso. Se distinguió cantando en dialecto libanés, apoyando la canción libanesa, conservándola y comunicándola a todos.

En el mismo año, Wael Kfoury se hizo más famoso cuando cantó su primera canción en el dialecto egipcio “Baftarlak Ani Bahbek” y su primer dúo con Nawal Al Zoghbi, “Min Habibi Ana”, que fue un gran éxito.

En 1995, Music Box lanzó una pieza musical para Waile Kfoury titulada “Mitt Vicky” que incluía una colección de sus canciones favoritas y lo colocó en la primera lista de artistas, necesarios para conciertos en el mundo árabe, además de ser el mejor cantante.

En 1996, lanzó su álbum “After Two Years”, con la canción “Happy Kingdom”. Fue el mejor cantante en muchas publicaciones del Golfo. y concluyó este año con el ejército para prestar el servicio de la ciencia.

Wael completó su servicio militar a fines de 1997 y lanzó su álbum  después de 12 meses, que incluye todas las canciones que cantó durante el período del ejército, como “Día de la Independencia”, “Día de San Valentín” y “Carta a mi madre”. Participó en el Festival Jerash en Jordania y recibió el premio al Mejor Cantante Libanés del Club de Leones.

La primera experiencia musical de Kfoury fue en árabe clásico en la canción “Love Arts”, que cantó en el álbum “Nets of Love” en 1998.

Al año siguiente, Wael lanzó su álbum, “Hikayah Ashqab” (“La historia de un amante”), con un álbum de 2000 de Rotana, titulado “Sallouni”, que le otorgó el Premio Murex al Mejor Cantante de la Música Libanesa. Shou Rake fue lanzado en 2001.

En 2003 con el lanzamiento de su álbum “Omri Kolleh” (“Omri Kola”). La canción “Omri Kolleh” ganó el Premio Moorish Dor a la mejor canción romántica, y Wael Kfoury ganó el Premio Murex Dor al Mejor Cantante Romántico y Mejor Artista Libanés.

Wael lanzó el álbum “Jeanne El Hawa” a principios de 2004, y más tarde, ese mismo año lanzó el álbum “Near Li”, que fue un gran éxito. Este fue el mejor álbum del año y ganó el Premio Golden Lion en el Festival de Cine de El Cairo por el Mejor Videoclip y Mejor Cantante Libanés .

A finales de 2005, Wael Kfoury lanzó su álbum “Wael 2006”, y en 2006 lanzó su canción “Hobak Adab”, que ganó una admiración indescriptible del público y ocupó el primer lugar en muchas listas y carreras en la radio y en publicaciones. ¡Este año, Wael ganó el Premio Murex D’or al Mejor Cantante Libanés por cuarta vez!

Como todos los álbumes de Wael Kfoury, el álbum “Behan” fue un gran éxito en 2007. El mismo éxito se logró con el álbum “I Love You Too Much” en 2008.

El año 2009 fue el año de las canciones solistas de Kfoury, que cantó “Lo Hobna Ghalta”, “Gulak Ghalat” y “Ruling of the Heart”.

Participó en las celebraciones del “febrero de Hala” en Kuwait en 2010. También recibió el premio al Mejor Cantante Libanés y la Mejor Canción Libanesa para “Le Hobna Galta”. Este año lanzó su maravillosa canción “Love” y su hermosa canción “What You Returned”.

El álbum de 2012 de Wael “Ya Dali Ya Rouhi” fue su último álbum hasta la fecha, e incluyó canciones de gran magnificencia.

En cuanto a las campañas publicitarias, Wael Kfoury fue el rostro mediático de muchas compañías, incluyendo Pepsi, LG Mobile y Merz Watches.


El “Rey del Romance”

Se casó con Angela Bishara en secreto en enero de 2011 en Chipre.

Aprovechó el momento en que recibió el Moorish Dur Award en 2013, como el Mejor Artista Libanés, para anunciar su matrimonio y el nacimiento de su hija Michel. El primero de junio de 2016 nació su segunda hija, Milana.

Wael Kfoury participó como miembro del jurado del programa de talentos de Arab Idol con su tercera temporada en lugar de Ragheb Alama.

Se le considera una de las figuras más populares de la música árabe y a menudo se le llama El Rey del Romance o simplemente El Rey· . En una carrera que abarca más de 25 años, se ha convertido en un icono libanés a través de sus canciones románticas.

©2019-paginasarabes®

El Criminal – Gibrán Khalil Gibrán

Un hombre joven y fuerte, debilitado por el hambre, se hallaba sentado en la acera con la mano extendida hacia los transeúntes, mendigando y repitiendo la triste canción de su derrota en la vida, sufriendo el hambre y la humillación.

Al caer la noche, resecos los labios y la lengua, su mano aún estaba tan vacía como su estómago. Con las pocas fuerzas que le quedaban logró salir de la ciudad y sentarse bajo un árbol a llorar amargamente. Entonces elevó los perplejos ojos al cielo mientras el hambre le corroía por dentro, y dijo:

-Oh Señor, fui a ver al rico y le pedí empleo, pero él me lo negó por mi pobreza; llamé a las puertas de la escuela, pero aquello fue alivio prohibido, pues tenía las manos vacías; busqué cualquier ocupación que me diera de comer, pero las puertas estaban cerradas. Me volqué con desesperación a la mendicidad, pero Tus adoradores al verme me decían:

“Eres fuerte y holgazán, y no deberías mendigar.”

“Oh Señor, por Tu voluntad mi madre dio a luz, y ahora la tierra me devuelve a ti antes del Fin de los tiempos”.


Su expresión cambió súbitamente. Se puso de pie, y ahora sus ojos resplandecían decididos. Con una rama confeccionó un bastón duro y resistente, y señalando con él la ciudad gritó:

-Clamé por un mendrugo de pan con toda la fuerza de mi voz y me fue negado. ¡Ahora lo obtendré con la fuerza de mis brazos! Clamé por un mendrugo de pan en nombre de la misericordia y el amor, pero la humanidad desoyó mi llamado. Ahora lo tomaré en nombre de la maldad.

Los años implacables convirtieron al joven en ladrón, asesino, y destructor de almas; aniquiló a sus adversarios; acumuló una fabulosa riqueza con la que triunfó sobre los poderosos. Fue admirado por sus colegas, envidiado por el resto de los ladrones, y temido por las multitudes.

Sus riquezas y falso prestigio influyeron sobre el emir para que lo nombrara alcalde de aquella ciudad: el triste proceder de los pérfidos gobernantes. Entonces los robos fueron legales; la autoridad alentó la opresión; el aniquilamiento de los débiles fue un lugar común; las muchedumbres sobornaron y adularon.

¡Así fue como la primera manifestación de egoísmo humano hizo criminales a los mansos, y asesinos a los hijos de la paz; así fue como la primitiva avidez de la humanidad creció y vive azotándose una y mil veces!

Gibrán Khalil Gibrán

©2019-paginasarabes®

Fatta – Comida típica de Egipto

La gastronomía de Egipto está marcada por la larga historia de su cultura y la influencia de otros pueblos. Entre los distintos platos tradicionales de la comida egipcia encontramos la fatta, elaborada con algunos productos típicos de la zona.

Origen

La fatta, también conocida como fatteh, es un plato cuya historia comienza en el antiguo Egipto, concretamente en la cultura nubia. Desde entonces, se ha seguido elaborando, tanto en este país como en otros territorios cercanos, entre los que se encuentran Líbano, Palestina o Jordania.

Antiguamente era un plato que los trabajadores del campo consumían como desayuno, ya que gracias a sus ingredientes aporta un importante número de nutrientes y energía para todo el día.

Hoy en día se lo suele preparar en ocasiones especiales, cuando se reúne para comer un importante número de personas, como una boda o durante el Ramadán, cuando los musulmanes ayunan hasta que se pone el sol.

Ingredientes

3 vasos de caldo de pollo
1 vaso de agua
4 dientes de ajo
1 kg de carne de pollo o cordero
Medio vaso de salsa de tomate
3 panes de pita
500 g de arroz
Sal
Vinagre
Aceite de oliva

Si no quieres consumir carne y prefieres preparar una alternativa vegana, se puede sustituir la carne de pollo o cordero por garbanzos y, de este modo, prepara el llamado hummus fatteh.


Preparación

Esta elaboración es tradicionalmente casera, por lo que la forma de cocinarla puede variar en cada territorio. No obstante, éstos son los pasos básicos que se suelen seguir:

En primer lugar, se corta el pan a trozos y se pone en caldo durante alrededor de 15 minutos. Por otro lado, en una olla se caliente aceite y se echa arroz. Tras dos minutos, se añade agua y sal, y se cocina.

Después, se pican los ajos y se calientan en un sartén con aceite hasta que estén dorados. Se les añade vinagre y salsa de tomate. También se pueden sazonar con otros ingredientes. Asimismo, se asa la carne, que en Egipto se condimenta.

Por último, en una bandeja se coloca el arroz, el pan, el caldo, la salsa de tomate y la carne. Se calienta en el horno durante 10 minutos y ya está listo para servir. A la hora de comerlo, una opción es añadirle por encima un poco de salsa de yogur.

Hay algunos platos con características comunes a la fatta que se preparan en algunas zonas de Egipto. Uno de ellos es el fette, que lleva entre sus ingredientes berenjena, zanahoria y comino.

Otra alternativa es el fattoush, una especie de ensalada que se acompaña con trozos de pollo y verduras, así como pan troceado y frito. Dependiendo de tus gustos, puedes elaborar una variedad u otra.

Con información de Viajejet

©2018-paginasarabes®