Archivo de la categoría: Artes Plásticas y Visuales

Yomeddine: la historia de un leproso cristiano y un niño huérfano

Yomeddine es una obra de la cinematografía egipcia alejada del poder, protagonizada por seres humanos despreciados por su propia comunidad. Contiene un bellísimo instante en su desenlace, quizá el único donde los valores cinematográficos se imponen a los políticosociales, que sí que son obvios y amplios. Un maravilloso susurro de cine, un compendio de imagen y texto en off, el mejor augurio de un artista quizá por llegar.

Película de carretera protagonizada por un leproso cristiano y un niño huérfano, en busca de la familia del primero, que lo cree muerto, Yomeddine está narrada a través de un espíritu que siempre busca el confort a pesar de la dureza del camino. Entre su acumulación de situaciones dramáticas, siempre hay una serie de circunstancias felices, empáticas y casi cómicas, lo que provoca que en su relato no haya gama de grises y sí simples blancos y negros vitales poco plausibles.

Narra la historia de un leproso copto y su aprendiz huérfano dejan los confines de la colonia de leprosos por primera vez y se embarcan en un viaje a través de Egipto para buscar lo que queda de sus familias.

Beshay nunca ha salido de la colonia de leprosos en la que le abandonaron siendo un niño. Tras la muerte de su mujer decide coger sus escasas pertenencias e ir en busca de sus raíces junto a Obama, un joven huérfano que se une a él en el camino. Beshay cruza Egipto en busca de una familia y unos orígenes plantándole cara al mundo y superando todas las dificultades pero también disfrutando de los buenos momentos que le depara el viaje.

título internacional:Yomeddine
título original:Yomeddine
país:Egipto, Estados Unidos, Austria
ventas en el extranjero:Wild Bunch International
año:2018
género:ficción
dirección:A.B. Shawky
duración:93′
fecha de estreno:FR 21/11/2018, ES 15/03/2019, PL 5/04/2019, NL 18/04/2019
guión:A.B. Shawky
reparto:Rady Gamal, Ahmed Abdelhafiz, Shahira Fahmy, Mohamed Abdel Azim, Osama Abdallah, Shehab Ibrahim
fotografía:Federico Cesca
montaje:Erin Greenwell
escenografía:Laura Moss
música:Omar Fadel
productor:Dina Emam
coproductor:Mohamed Hefzy, Mohamed Saqr
productor ejecutivo:Gill Holland, Michel Merkt, A.B. Shawky
productor asociado:Daniel Ziskind
producción:Desert Highway Pictures (EG), Film-Clinic (EG)

©2020-paginasarabes®

Dabke Libanés – Una tradición que nace de la solidaridad

«En el ritmo, nuestras piernas siempre el compás marcan; en la unión, nuestras manos es que de hecho se unen; en el grupo, nuestros hombros es que después de todo se tocan; y en la voluntad, la realidad nunca se deforma; en la nostalgia, Que se forjan; en la vivencia, los opuestos es que se complementan; Tu y Yo, nosotros dos en un gesto; tú y yo, juntos con todo el resto; en la solidaridad es que los hombre se forman; y en nuestro baile es que la gente Transforma y se transforma».





Origen de una danza que nace de la solidaridad de un pueblo

Mucho se habló y se habla de la danza tradicional llamada «dabke«, que es un baile popular en Líbano, Siria, Jordania, Turquía, Palestina, Irak y norte de Arabia Saudí y que representa la herencia folclórica de estos países. Se practica a menudo en festivales y bodas, siendo que el grupo de dabke consiste en un equipo de más de diez personas.

El difunto músico libanés, Zaki Nassif, cuenta en una de sus entrevistas sobre la historia de la dabke libanés: «El Dabke tiene una historia interesante, probablemente debido al proceso de pavimentación de techos de tierra en las aldeas libanesas construidas con piedra. En esa época, la superficie estaba hecha de tierra y grava esparcida en un estrado de madera, donde estaba arriba el techo. Solían comprimir las superficies con las piernas, antes de la invención del rollo de piedra, que conocemos hace cuarenta o cincuenta años. Generalmente los hombres se daban las manos, hombros con hombros, y empezaban a girar, caminando en círculos. La tradición del dabke, según la creencia de los narradores, surgió de ese hábito”.





Solían decir palabras de orden para adquirir energía y fuerza en este trabajo: «al aouna, al aouna, al aouna», que en lenguaje siríaco significaba «ayuda»; y la letra D (dal) era la señal en siríaco que equivalía al artículo definido al (o, a, los, as). Así nació d + al aouana = ala dalouna, es decir, vamos todos en la ayuda, uno ayudando al otro, para que podamos concluir la superficie y hacer los techos de las casas.

Esta maraña de manos, hombros e impulsión formó una especie de sistema de ritmo y cuenta: uno, dos, tres, cuatro, cinco, (levanta la pierna) y golpean todos el pie en el suelo en el conteo del seis, cantando la música «ala dalouna». El resto es folclore, baile, grupos de hombres y mujeres. El dabke se ha convertido en la alegría del pueblo, la unión de todos, el encuentro de los opuestos. Y en Líbano todo comienza y termina en dabke.

©2019-paginasarabes®