Archivo de la categoría: Siria

Proverbio Sirio: Los pies van donde va el corazón

Proverbio Sirio

 

Los pies van donde va el corazón.


©2018-paginasarabes®

Maltés – Única lengua semítica de Europa

Lenguas semíticas

La región tradicional de las lenguas semíticas es el Asia Occidental, en particular Arabia, Mesopotamia y SiriaPalestina.

Aparte de Arabia, el Fértil Creciente y Etiopía también el habla semita se ha difundido fuera de estas regiones en virtud de la emigración o la conquista.

La penetración de los árabes en el norte de África y en las islas del Océano Índico; los asirios en Anatolia; o los fenicios por las costas e islas del Mediterráneo.

 El fenicio fue usado incluso en Karatepe, Cilicia, donde el autor de las inscripciones reales parece haber estado acostumbrado al uso del fenicio para propósitos lapidarios. El arameo ganó una difusión espectacular como lingua franca desde Afganistán a Egipto.


El maltés, la única lengua semítica de Europa

Se trata de un idioma muy especial y particular, y es el único idioma oficial de un país de la Unión Europea que proviene del árabe. De hecho, es el último superviviente de los dialectos árabes que se hablaban en España y Sicilia en la Edad Media y es la única lengua semítica en el mundo que emplea el alfabeto latino.

El maltés es una lengua totalmente diferente de las de los demás países que le rodean: Italia, Túnez y Libia, los países balcánicos, (Grecia, Albania, y la ex Yugoslavia). En realidad proviene del árabe dialectal magrebí, con muchas palabras incorporadas del italiano y del inglés, así como de otras lenguas antiguas y modernas, incluido el castellano, (de la época de los Caballeros de Malta), y el catalán, (de los siglos en que fue parte de la Corona de Aragón y por la emigración de menorquines en el siglo XVIII y XIX). Es evidente que comparte además con el catalán y el castellano muchísimas palabras “mediterráneas”, como el nombre del delicioso pescado de otoño, la “llampuga”, en maltés llamada “lampuka”. En realidad, el maltés tiene una estructura de lengua semítica, sobre todo en su morfosintaxis.

Las palabras se forman con raíces generalmente trilíteras, como el árabe, por derivación interna. Su sintaxis es algo más sencilla que la del árabe literal o clásico, pero se acerca mucho a la del árabe dialectal hablado en la vecina costa tunecina, (a unos 200 kms al otro lado del mar, como dista Alicante de la vecina costa argelina de Ténès). Magrebíes y malteses se entienden con cierta dificultad, porque el maltés ha asimilado muchísimas palabras nuevas, en una evolución autóctona de casi IX siglos, (como el castellano de los judíos desterrados de España, que ha evolucionado de forma autóctona, en Marruecos y en el Imperio Otomano, sin el continuo lazo lingüístico que ha unificado casi totalmente el español peninsular y el americano).

Por eso el maltés, que puede calificarse de lengua semítica o de origen árabe, reclama con razón una singular originalidad.

De las lenguas semíticas el maltés se distingue además por escribirse en letras latinas, como su vecina la lengua italiana.

Pero el maltés es, sobre todo, un testimonio de la extraordinaria riqueza de la historia del archipiélago. Una historia que se erige como crisol de pueblos y naciones procedentes del Mediterráneo y más allá. Una historia repleta de encuentros y desencuentros, que fueron dejando el legado de las lenguas árabe, italiana, siciliana y, finalmente, el inglés.

Este conglomerado de lenguas sobrevive en la actualidad, y los malteses presumen de ser políglotas, siendo capaces de hablar maltés, inglés e italiano.

En realidad el maltés fue durante muchos siglos lengua oral, de literatos, que sólo sabían escribir en italiano o en inglés, las lenguas oficiales y cultas del país.

La escritura del maltés, anárquica, no se empezó a normalizar hasta principios de este siglo. En 1934 se adoptó oficialmente la escritura normativizada actual, curiosamente muy pocos años después de que el turco adoptara la escritura latina y que las diversas hablas catalanas, valencianas y baleáricas unificaran su sistema de escritura en Castellón (1932).

En los tres casos, como en otros muchos coetáneos en el mundo, se trataba de un acto de política cultural, para preservar una lengua debilitada por el hecho de ser eminentemente oral y cuya escritura se quería facilitar para llegar a ser lengua de cultura y de expresión escrita de un pueblo. Actualmente, el maltés es co-oficial con el inglés, tiene su prensa y publicaciones propias y figura en todas las inscripciones bilingües, (rótulos de las calles, avisos oficiales y privados, etc).


La afluencia turística y el hecho de que casi la mitad de los malteses, (casi 300.000), son emigrantes residentes en países anglófonos hacen del inglés una lengua conocida de todos, que la pueden utilizar en cualquier momento —a veces con el italiano, facilitado por la televisión vecina— , aunque los malteses hablan sólo en maltés entre ellos, en la radio y televisión y en la enseñanza y las actuaciones públicas.

Sobre el origen del maltés, las opiniones difieren apasionadamente, en Malta. A pesar de sus relaciones muy antiguas con el italiano, lengua oficial de las Islas al menos desde el siglo XVI, (con los Caballeros de San Juan de Jerusalén o de Malta), y lengua de las instituciones católicas, de gran influencia cultural en el país, (“según la leyenda, los malteses son ciento por ciento católicos”), es evidente que el maltés difiere muy sustancialmente de los dialectos italianos o neolatinos de sus vecinos del norte.

Pero reconocer que viene del árabe, lengua de los musulmanes, de los seculares enemigos de Malta en el Mediterráneo, siempre ha parecido inaceptable para muchos sectores culturales malteses. A pesar de las evidencias científicas, singularmente demostradas por el gran lingüista maltés profesor Joseph Aquilina, muchos han buscado otros orígenes semíticos en Oriente Medio o en la vecina Cartago. La corriente que podemos llamar “púnica” o “fenicia” quiere encontrar el origen del maltés en una lengua semítica de la costa sirio-libanesa-palestina, sea el hebreo o el fenicio. Se entroncaría con el púnico norteafricano, hablado en el Magreb actual en tiempos del predomino cartaginés.

El púnico ha dejado, por otra parte, numerosas inscripciones en el archipiélago maltés, singularmente una preciosa estela bilingüe. El propio profesor Aquilina ha encontrado algunas palabras de posible origen púnico y hasta fenicio o hebreo, en el maltés. Pero rechaza categóricamente que en esta lengua haya otro elemento estructurante diferente y anterior al árabe magrebí medieval, que barrió todo elemento lingüístico precedente, como probablemente el latín había eliminado las lenguas anteriores, fueran el púnico, el griego u otra lengua prehistórica local. ¿Por qué desapareció el latín y dominó tan totalmente el árabe en el archipiélago maltés, a diferencia de la vecina Sicilia, donde más de dos siglos de presencia musulmana no consiguió enraizar el árabe? El profesor Aquilina contesta tajantemente: “porque Malta y Gozo son pequeñas y fueron conquistadas antes que Sicilia por una población magrebí árabe hablante, que dominó todo el territorio isleño, política, demográfica y lingüísticamente”.

Siglo y medio después de la conquista cristiana de 1090, en 1240, de una población de 1.119 familias, 830 eran “sarracenos” es decir musulmanes, 250 cristianos y 33 judíos, pero todos hablarían, como ahora, el maltés, derivado del árabe. Si esta lengua, rediviva y actualmente en pleno florecimiento normalizado, no ha podido ser desterrada nunca, a pesar de no haber sido durante siglos la lengua de las autoridades, de origen foráneo, menos lo será ahora, cuando es lengua nacional de la República de Malta independiente.

Por Juan Gil-Albert

©2018-paginasarabes®

El nestorianismo, la Iglesia Siria de Oriente

Primeramente estipularemos las denominaciones. Lo que los occidentales llamamos usualmente Iglesia Néstoriana no es la denominación con que ellos mismos se denominan. Esta denominación es Iglesia Siria de Oriente. También recibe otros títulos que no deben confundirnos: Iglesia de Oriente, Iglesia Persa, Iglesia Siria Caldea, Iglesia Santa Católica Apostólica Asiria de Oriente o la Iglesia Asiria de Oriente.

Generalmente, solemos asociar como nestorianismo a la herejía promulgada por Nestorio en el siglo IV d.C. Condenada en el Concilio de Éfeso y que se retiró para no aparecer nunca jamás. Bueno, en verdad, no desapareció, y tenia importantes destinos para la historia del Asia, y ¿por qué no?, dentro del concierto de la historia universal. Tampoco fue creada, ni institucionalizada por Nestorio a partir de los debates acerca de la naturaleza y la persona de Jesús. De hecho, esta iglesia era mucho más antigua, con una tradición que llegaba hasta el mismo Santo Tomás, lo que es igual que decir, desde la época apostólica, los orígenes mismos del cristianismo.


La Iglesia Asiria de Oriente dio sus inicios desde el primer siglo de la era cristiana, en la ciudad de Edesa, (actual Urfa, en Turquía). Tradicionalmente se le asume al apóstol Tomás 1 la fundación de la iglesia, teóricamente en el 33 d.C. También atribuida a Mar Mari y Mar Addai como fundadores. Es muy posible que Tomás haya predicado efectivamente en la India, luego de pasar por Mesopotamia y Persia. Sería precisamente en la India donde sufrió martirio. Como haya sido, Tomás fue tan importante para la Iglesia Siria Oriental, como Pedro para la iglesia romana.

Edesa era una pequeña ciudad entre el Imperio Romano y el Imperio Parto. Si relacionamos ésto con otro ejemplo, la ciudad de Palmira 2, comprobaremos la importancia de esta posición estratégica sobre las rutas comerciales rumbo a oriente.

Ya en el siglo II d.C. Mar María es enviado a Persia por sus compañeros de trabajo de Edesa. Precisamente por éstos años, la iglesia comenzó a organizarse. En Edesa había cuatro evangelios en arameo, (la lengua con que enseño Cristo, más tarde lengua siríaca), y esta enseñanza se expandió hasta Persia. Ya en el siglo III d.C. tras las persecuciones en el Imperio Romano, muchos refugiados fueron acogidos en la Iglesia de Oriente, donde no eran perseguidos ni obligados a abandonar su profesión. Al inicio, los gobernantes partos y persas no vieron con malos ojos la consolidación de la iglesia. A partir de Mar Papa, en el 280 d.C. se organizó la iglesia, y Seleucia pasó a ser la sede metropolitana.

Mar Aprim, el asirio, fue representante de la Iglesia Oriental en el Concilio ecuménico de Nicea, en el 325 d.C. En el 424 d.C. los obispos de Mesopotamia se reunieron bajo el liderazgo del Cathólicos Dadisho (421-456 d.C.), esta fecha radica que sean de hecho una iglesia ajena a los asuntos de disciplina teológica u otro poder. Aunque de hecho eran autocéfalos desde sus inicios, pero quedó oficialmente separada de la Iglesia Sirio Occidental en este sínodo.

Por Juan PabloValdés 


Notas:
  1. San Tomás, llamado por la Iglesia Siria Tooma Shlikha, del 33-77 d.C. Estableció la iglesia en Mesopotamia y Persia, luego viajó a la India. Es el primer Catholicos de la sucesión de patriarcas de la Iglesia de Oriente.
  2. DIEN, Albert E, Palmyra as a Caravan City, en «The Silkroad Foundation Newsletter», vol. 2, n°, 1, July, 2004. Universidad del Bío-Bío – Sistema de Bibliotecas – Chile



©2018-paginasarabes®