Archivo de la etiqueta: Latinoamerica

Alhambras en América

Un libro publicado por Almed repasa la influencia de la arquitectura neo-árabe en Latinoamérica. Alhambras, Mezquitas y Giraldas proliferaron por estos países.

En un salón de estilo alhambresco dos indianos, él vestido con chaleco y camisa blanca y ella con mantón de manila sobre los hombros, juegan al billar. Esta singular imagen llena de encanto realizada por un fotógrafo holandés en el Palacio Portales de Cochabamba (Bolivia) es la portada del libro Alhambras. Arquitectura neoárabe en Latinoamérica, y su mejor síntesis. La editorial granadina Almed acaba de publicar esta espectacular obra que se presentó en el Palacio de Carlos V. Un novedoso estudio coordinado por los profesores de la Universidad de Granada Rafael López Guzmán y Rodrigo Gutiérrez Viñuales que explica, a través de los artículos de importantes especialistas, la influencia que la Alhambra y otros monumentos hispano-musulmanes como la Giralda o la Mezquita de Córdoba han tenido en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. «La Alhambra ha sido fuente de inspiración desde palacios a logias masónicas, salones de té y de fumar, edificios institucionales, mansiones privadas e incluso plazas de toros», apuntó Reynaldo Fernández Manzano, director del Patronato de la Alhambra y el Generalife.

Fernández Manzano señaló las figuras de Jerónimo Páez, responsable de Almed, y Rafael López Guzmán como artífices «de grandes cosas que se han hecho en Granada. La ciudad les debe un reconocimiento porque han trabajado mucho y muy bien. Esta obra coral y polifónica es la prueba. Un interesante y rico inventario de las obras neo-árabes en Latinoamérica, con referencias bibliográficas y recursos digitales. Se trata de una rayuela de miradas, de un abanico que recoge a destacados especialistas e investigadores», comentó.

TENER UN SALÓN PROPIO DE ESTILO ALHAMBRESCO ERA UN SÍMBOLO DE DINERO Y ESTATUS LA PUBLICACIÓN RECOGE MÁS DE UN CENTENAR DE EDIFICIOS QUE BEBIERON DEL ESTILO ANDALUSÍ.

El editor destacó la labor de todos las personas que han hecho posible el libro, desde los coordinadores a los autores de los distintos artículos, al diseño de Manigua y la colaboración del Patronato de la Alhambra, Proyecto Mutis y Fundación Telefónica, con la especial implicación de su directora en Andalucía, María Jesús Almazor, que también quiso respaldar con su presencia el proyecto editorial. «Con este tipo de obras también pretendo que Granada tenga la capacidad de difundirse no solamente a nivel andaluz, sino a nivel nacional e internacional», enfatizó Jerónimo Páez.

Plaza de toros Real de San Carlos – Colonia del Sacramento – uruguay

En su línea de pensar a lo grande para conseguir grandes cosas, Páez propuso que con el libro como argumento se organice una reunión en la Alhambra con los embajadores de los distintos países que aparecen. También insistió en la capacidad de Granada como lugar de conexión no sólo con el mundo árabe, también con Latinoamérica. «Debemos ser capaces de materializar estas relaciones y convertir la Alhambra en el centro de saber a nivel internacional que debe ser».

En su intervención también destacó la gran labor que Telefónica puede hacer por la Alhambra a nivel digital y tecnológico, palabras que recogió María Jesús Almazor subrayando que «este libro que ha publicado Almed aúna muchas de las cosas con las que Telefónica se identifica. En primer lugar Latinoamérica, porque gran parte de nuestro negocio está allí. Telefónica tiene, además, una apuesta muy importante en Andalucía por las grandes tecnologías».

La aportación más importante del libro, según el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Granada Rafael López Guzmán, ha sido el inventario de más de 150 obras que muestran la enorme cantidad de arquitecturas que se inspiraron en la Alhambra o en otros edificios singulares de la cultura andalusí, como la Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla: «El patrimonio americano está relacionado, en muchas ocasiones, con el origen hispano de sus habitantes, que buscan recuerdos de su tierra cuando encargan a arquitectos que han viajado por Europa la construcción de sus viviendas».

La añoranza de la madre patria es el caso de una importante familia originaria de Moguer (Huelva) que emigró a Colombia y se hizo millonaria gracias a la elaboración de un refresco que se sigue tomando en la actualidad. Una de las hijas incluso llegó a casarse con un presidente colombiano. Encargaron una mansión de estilo alhambresco que también aparece en el libro. Se trata de la Casa Román, en Cartagena de Indias. «Vinieron a Granada y se llevaron una serie de yeserías y cerámica para construirla», explicó López Guzmán.

Muchas grandes fortunas destinaron el estilo alhambresco a alguna de las estancias de sus casas. Hacerlo era símbolo de poder y estatus. Es el caso mencionado al comienzo de este texto, el Palacio Portales de Cochabamba, en Bolivia, construido entre los años 1915 y 1927 por el arquitecto francés Eugene Bliault, que fue la residencia de Simón Iturri Patiño, millonario boliviano, conocido como el barón del estaño.

El libro se pasea no sólo por las Alhambras que existen en América, también por las Giraldas, los Teatros Falla, las mezquitas y otras arquitecturas que han bebido de nuestros emblemáticos monumentos. «Granada habría ganado mucho si todo el estilo arquitectónico se hubiera concebido como homenaje a la Alhambra y en sintonía con ella», apuntó en este sentido el editor Jerónimo Páez.

El profesor Rodrigo Gutiérrez Viñuales explicó casos muy interesantes como el de la plaza de toros de estilo neoárabe Real de San Carlos diseñada por el arquitecto José Marcovich en 1909, en una zona rural de Uruguay, concretamente en Colina de Sacramento. Viñuales destacó que, aunque la Alhambra fue la más imitada y recreada en todos los países, en segundo plano lo fueron el Alcázar de Sevilla, la Giralda y la Mezquita de Córdoba.

Torre del Reloj o Torre Morisca – Guayaquil – Ecuador

En el libro se recuperan más de 30 ejemplos de Giraldas, que están fundamentalmente en Estados Unidos pero también en el resto de países americanos. Un ejemplo fue la del Madison Square Garden, «un edificio que fue simbólico en Nueva York hasta su destrucción en 1927. Fue uno de los que iniciaron el skyline de Nueva York». Los quioscos de plazas en estilo neo-árabe también están presentes en esta obra: «Recuperamos una treintena, pero el más importante de todos es el de Santa María de la Ribera en Ciudad de México».

Otro capítulo del libro está dedicado a arquitectos que fueron especialmente relevantes por su producción de estilo neo-árabe como Pedro Adolfo de Castro y Francisco Roldán en Puerto Rico; Alfredo Barea en Cartagena de Indias o Adolfo Morales en Río de Janeiro. «Todos ellos tienen una amplia obra desarrollada en esta línea».

A través de los artículos, el libro explica el fenómeno alhambrista desde el Caribe a Centroamérica sin olvidar Estados Unidos. «El país donde más recreaciones alhambristas existen», según explicó el profesor Gutiérrez Viñuales. La arquitectura morisca, como argumenta en su artículo Lily Litvak, profesora de la Universidad de Texas, se desarrolló de manera especial en California. «En todas las ciudades grandes y pequeñas se construyeron edificios de estilo morisco. En los alrededores de San Francisco hay interesantes ejemplos de viviendas de estilo de apartamentos en estilo morisco como El Alhambra Apartments».

Un sorprendente libro que permite descubrir y enorgullecerse de la fascinación que ejercen nuestros monumentos al otro lado del Atlántico.

Por Brígida Gallego-Coin
Con información de Diario de Sevilla

©2017-paginasarabes®

La geopolítica del agua del siglo XXI

agua_geopolitica
La «geopolítica del agua» del siglo XXI- Por Alfredo Jalife-Rahme
Un impactante análisis de Peter Engelke, becario del Atlantic Council, y de Russell Sticklor, investigador del Stimson Center, contempla las guerras del agua como el próximo gran detonador de conflictos globales, en el influyente portal The National Interest .

Aunque pertenecen a escuelas ultraconservadoras de Estados Unidos –similares en su irredentismo trasnacional a los polémicos Aspen Institute y Wilson Center (que prohijó con el ITAM el regalo del petróleo de México a Estados Unidos)–, Peter Engelke y Russell Sticklor abordan la geopolítica del agua para el siglo XXI, análoga a la del petróleo que configuró la geopolítica del siglo XX: el agua tiene el poder de reordenar (¡supersic!) las relaciones internacionales en el siglo presente y su geopolítica mundial emergente es complicada ya que los recursos de agua fresca están distribuidos en forma desigual en todo el planeta.

Juzgan que existen grandes potencias acuíferas dotadas con enormes reservas renovables como Brasil, Rusia, Estados Unidos, Canadá y China (¡supersic!), que conforman los primeros cinco del ranking mundial de la CIA .

Consideran que, pese a ello, aun dentro de estos inmensos países, la asequibilidad no es uniforme, ya que en el sur de Brasil, la parte occidental de Estados Unidos, el norte de China y otras subregiones, confrontan intenso estrés acuífero. Nada es perfecto.

Señalan que en número los países carentes de agua superan a las grandes potencias hidráulicas: una creciente lista de países que sufren la tormenta perfecta (¡supersic!) de un rápido crecimiento poblacional, agotamiento de recursos, pobre gobernación (sic), estancamiento económico e impactos de cambio climático inquietantes en medio de una aridez crónica.

Los países más frágiles en materia acuífera están concentrados en un significativo cinturón estratégico que va del norte de África a través del Medio Oriente y el cuerno de África hasta las partes oriental, sureña y central de Asia .

Es en este cinturón de países naturalmente áridos o semiáridos donde la escasez de agua tiene el mayor potencial de infligir un grave daño.

Señalan que el estrés acuífero se entiende mejor como un precursor de conflictos y apuntan el ejemplo de tres países islámicos: Siria, Yemen y Pakistán, que pertenecen al célebre arco de crisis geopolítico.

El arco de la crisis fue un concepto muy socorrido por Zbigniew Brzezinski, ex asesor de Seguridad Nacional de Carter e íntimo de Obama , el cual regresa ahora bajo el esquema de la crisis global del agua.

En referencia a la martirizada Siria, los autores aducen que entre 2006 y 2010, fue golpeada duramente por la sequía, que arrasó con el modo de vida rural y causó desplazamientos internos significativos, que a su vez ayudaron a espolear la olla que hizo bullir y desembocó en una guerra civil que eventualmente se desparramó a Irak.

Aquí discrepo, ya que la atroz guerra ilegal de Estados Unidos y Gran Bretaña en Irak provocó masivas migraciones y desplazamientos que alcanzaron a Damasco. Más bien es la confluencia de las dos guerras consecutivas de Irak por el nepotismo dinástico de los Bush (padre e hijo) y la guerra civil en Siria la que confluyó para crear todas las turbulencias desde la antigua Mesopotamia (que significa tierra entre dos ríos: el Éufrates y el Tigris) hasta la costa nororiental del Mar Mediterráneo.

Peter Engelke y Russell Sticklor citan a investigadores, consultados por The New York Times (NYT), quienes vinculan el conflicto sirio a la sequía empeorada por el cambio climático .

A propósito, hace cinco años, antes que el NYT, apunté que Siria era el teatro de la primera revuelta árabe por el agua y el cambio climático .

Peter Engelke y Russell Sticklor juzgan que en los recientes dos años, los yihadistas de Daesh/ISIS han contemplado el acceso al agua y su control como un objetivo estratégico primario de su campaña, y han expropiado presas hidroeléctricas, canales de irrigación, depósitos de agua, acueductos/gasoductos y otras infraestructuras de agua para cimentar sus adquisiciones territoriales.

Arguyen que el agua ha jugado un papel importante en el colapso en curso de Yemen, donde “décadas de mal manejo lo han dejado –uno de los países más escasos en agua del mundo– con una infraestructura dilapidada de agua, reservas subterráneas acuíferas severamente agotadas, y altas tasas de ineficiencia de uso de agua”. ¿Qué le dejan a la Bolivia del DF y Edomex ?

Saná, la capital de Yemen, puede convertirse en la primera capital del mundo moderno en carecer funcionalmente de agua, posiblemente (sic) tan temprano como 2025. ¿Antes que la Bolivia mexicana?

Aportan el ejemplo de Pakistán y su galopante crecimiento poblacional, con patrones de lluvia cambiantes que amenazan su perspectiva acuífera.

Citan al Daily Times, de Pakistán, que pronostica que su población masiva casi se duplicará en los próximos 36 años (nota: casi 200 millones y una pirámide demográfica similar a la de México) y cuya demanda de sus acuíferos limitados se intensificará en una forma que es casi inimaginable.

Pakistán, potencia nuclear con 120 ojivas, es ya uno de los países con mayor escasez de agua en el planeta, lo cual reconfigura la región (léase: el subcontinente indio de mayor población planetaria) cuando muchos grupos militantes pakistaníes por largo tiempo hostiles a India han suplantado sus protestas sobre el control de Cachemira por India con más protestas específicas sobre el acceso al más valioso recurso de Cachemira: el agua.

Peter Engelke y Russell Sticklor concluyen que existen otros países que se unirán a la triada de Siria, Yemen y Pakistán y enfrentarán una combinación similar de estrés acuífero e inseguridad política y social, como Irak y otros países proclives (¡supersic!) a conflictos y de significado geopolítico como Irak, Irán (¡supersic!), Afganistán, Egipto, Libia, Nigeria y Somalia”. ¿Y la Bolivia mexicana de la metrópoli, que va desde Iztapalapa hasta Ciudad Neza?

No es precisamente la aplicación interesada de la fétida ley Korenfeld –que favorece los intereses de Israel en detrimento de México y pretende privatizar hasta el agua de lluvia y utilizarla para el letal fracking– lo que resolverá el severo estrés acuífero de la metrópoli mexicana.

A juicio de Peter Engelke y Russell Sticklor es todavía más preocupante (¡supersic!) que pesos pesados globales como China, India y el mismo Estados Unidos enfrenten incómodos futuros, dados los contrastes entre la demanda pronosticada del agua y las exprimidas (sic) fuentes de abastecimiento.

No siempre la carencia de agua estimula los conflictos; también su superabundancia, como el caso singular del Líbano: motivo del apetito de saqueo acuífero de Israel en el río Litani .

Un tema convergente en el arco de crisis  es la expropiación del agua subterránea palestina por el Estado racista y de apartheid de Israel.

Don Alfredo Jalife-Rahme

Con información de :La Jornada

©2015-paginasarabes®

La suma de todas las voces – La influencia hispano-árabe en América Latina

.
.

El español tiene, en muchos casos, dobletes lingüísticos latinos y árabes con el mismo significado, o para referirse exactamente a la misma cosa. ¡Y cómo no! Si, los hispanos habían tenido su influencia latina y románica antes de que llegaran los árabes, pero fue durante la presencia árabe donde surgió un periodo de bilingüismo, donde se fueron mezclando estas voces originando lo que hoy en día es el idioma hispano.

El hecho de que el idioma español obtuvo una fuerte influencia del árabe no es noticia para nadie; es notorio en muchos vocablos, pero más que todo, dicen los expertos ; en dos aspectos:

La fonética (los sonidos) del idioma, a la cual buena parte corresponde al tallo lingüístico árabe.

En la riqueza idiomática que posee el árabe, la cual también se puede ver en el idioma español en cuanto a conjugaciones (de los verbos) y declinaciones (sustantivos).

Aún cuando la lengua árabe nunca alcanzó los niveles de lengua culta que obtuvo el latín, se hizo un gran esfuerzo por conservarla y  de la fusión idiomática entre el latín, el árabe y el griego en gran parte, surge el idioma castellano; lengua hoy vigente en el territorio peninsular y sobre lo que fueron en un tiempo sus colonias americanas.

Para comprobar la influencia árabe veremos ahora un texto que puede tratar de leer:

El alfarero alquilaba un bazar en Guadalajara, un almacén azul cerca de la aduana y del alcalde, con una alacena para el arroz, el aceite, las aceitunas, alforjas de garbanzos. Los alfajores, un fardo de limones y naranjas, los caramelos, arrobas de azúcar y quintales de café. En un rincón, junto al almanaque, la alfombra y el tambor, se dibujaba una azucena, el alhelí y los lozanos jazmines.

El alguacil de la aldea, un alférez, golpeó adrede a un fulano en la mazmorra porque el haragán robó los candiles, las aquilatadas alhajas y los zafiros del sofá del almirante y del anaquel taraceado de marfil. Ojalá le quiten el dinero.

El alfeñique y el albañil se carcajeaban mezquinamente hasta jadear, y en jerga, de los zaguanes del arrabal por sus adobes carmesí baratos. El zutano zapateaba en la azotea sobando su jarro de alcohol”.

¿Pudo leerlo? El 95% de los sustantivos, verbos, adverbios y adjetivos en este texto provienen del árabe. En total se han encontrado más que 4000 palabras del vocabulario castellano que tiene su origen en el árabe. Más o menos un 8 % del idioma español.

La colonización por parte de España a América, trajo consigo la imposición del español como lengua oficial, sin olvidar la herencia árabe de casi 800 años de presencia musulmana en España. Si bien es cierto que no se puede negar de igual forma la influencia de las lenguas originarias de América, éstas últimas quedaron relegadas y reducidas, aún así hoy existen. Hubo lugares donde los conquistadores para suprimir la lengua de los aborígenes les cortaban la lengua para que no hablaran más.Cuanta razón en las palabras de S. Johnson… «en la lengua está el árbol genealógico de una nación»…

En el artículo “Español latinoamericano o español para Latinoamérica” encontramos un esbozo de las diferencias entre todas las  variedades lingüísticas de América Latina :

Se trata de la denominación global y un tanto arbitraria que se da a las expresiones idiomáticas y autóctonas y al vocabulario específico del idioma español en América Latina.

De los más de 400 millones de personas que hablan español (o castellano) como lengua materna, más de 300 están en Latinoamérica.

Hay numerosas particularidades y giros idiomáticos  dentro del español o castellano.

Algunos de los aspectos que afectan al español son: el uso incorrecto que hacen los medios de comunicación, la influencia del inglés y, quizás el más importante, los vacíos existentes en el vocabulario técnico.

Sin embargo, es en el vocabulario técnico donde más claramente puede encontrarse una diferencia entre el español de la península ibérica, también llamado español de Castilla, y el español latinoamericano.

En el español latinoamericano son relativamente más frecuentes los préstamos directos del inglés, sin traducirlos ni adaptar la grafía a las normas castizas.

El ejemplo más notorio es la utilización de la palabra email o e-mail en Latinoamérica en lugar de la traducción más literal: correo electrónico, que se usa en España. Las diferencias se hacen manifiestas sobre todo en los términos técnicos o de adopción reciente. En Latinoamérica se habla de la computadora mientras que en España del ordenador, y cualquiera de las dos palabras suena extranjera en la región opuesta a su uso.

La lengua presenta variantes en las diversas zonas donde se emplea. Esas diferencias se llaman variantes regionales o dialectales. En Latinoamérica este influjo hacia el fraccionamiento está casi impuesto por la magnitud misma del territorio.

Así podemos observar en las distintas zonas geográficas el desarrollo de distintas variantes del español latinoamericano:

Español Amazónico: En la zona amazónica influyen las lenguas de la región, sobre todo para designar flora, fauna y actividades.

Español Boliviano: En Bolivia existen modalidades y regionalismos del español hablado, especialmente en el departamento de Santa Cruz de la Sierra.

Se trata en su origen de la extensión más norteña del antiguo y colonial dialecto del Cono Sur. Sus hablantes, los cambas o cruceños, presumen de parecerse físicamente más a los españoles.

Español Caribeño: Es un español marcado con modismos, influenciado con el habla andaluza, canaria y sobre todo la presencia negra.

Abarca los territorios isleños de Cuba, la República Dominicana y Puerto Rico, así como también las áreas costeras y, por extensión, el interior de Venezuela, el norte de Colombia y la mayor parte de Panamá. Es también el que más se oye en las ciudades de Miami y Nueva York en Estados Unidos y el que emplea la mayoría de los cantantes de salsa.

Español Centroamericano: El español hablado en Centroamérica, el Arahuaco y el Caribe; también es la variante del idioma español empleada en las repúblicas centroamericanas de Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala junto con el estado sureño mexicano de Chiapas. Representa un estadio medio entre los dialectos de las tierras altas y bajas americanas.

Incorpora vocablos como: bohío, yuca, sabana, guacamayo naguas o enaguas…

Español Cordillerano: A lo largo de la Cordillera de los Andes desde el Ecuador hasta el trópico de Capricornio, tiene influencias del quechua, del aymará y de otras lenguas autóctonas hoy extintas.

Algunas palabras siguen en uso, por ejemplo del quechua: alpaca, guano, vicuña o china. . .

Español Chileno: El español hablado en Chile tiene sus principales diferencias frente a otros latinoamericanos son de pronunciación, sintaxis y vocabulario. Es reconocido por tener una multiplicidad de tonos para cada situación y por su conjugación de la segunda persona singular (tú).

 Español colombiano – ecuatoriano: El español colombiano-ecuatoriano y con cierta prolongación en la costa norte de Perú es una mezcla del dialecto caribeño y el peruano ribereño. El centro urbano principal de la región es Guayaquil, igual que Bogotá y Quito, y hay importantes comunidades de raza negra principalmente en la costa colombiana (particularmente el departamento de Chocó) con sus modismos y usos locales.

Leer Más…

Latinoamericanos se solidarizan con pueblo palestino

ruinas_palestina_bandera

Los países latinoamericanos expresaron el jueves su solidaridad con la nación palestina en vías del reconocimiento de Palestina como Estado independiente ante los organismos internacionales.

Tras la reunión del Comité de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los derechos del pueblo palestino, celebrada en Caracas, la capital venezolana, los representantes de las naciones latinoamericanas, mediante la emisión de una declaración final, leída por el vicepresidente del Comité, Rodolfo Reyes Rodríguez, enfatizaron en el “apoyo incondicional a los derechos inalienables” del pueblo palestino.

Asimismo, afirmaron el derecho de los palestinos a la independencia nacional y el “derecho de los refugiados palestinos a regresar a su patria”, de conformidad con la resolución 194 de la ONU.

Por otra parte, los Estados integrantes del Comité abogaron por una resolución, vía estatal, de un Estado palestino viable fronteras anteriores a 1967 con Al-Quds (Jerusalén Este) como su capital.

Reclamaron el fin de las acciones ilegítimas del régimen de Israel, además de condenar de forma más categórica la ampliación de los asentamientos israelíes en los territorios palestinos, así como el maltrato a los presos palestinos en las cárceles del régimen de Tel Aviv.

Finalmente, hicieron un “llamamiento al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) para que asuman las responsabilidades que les incumbe”

Con información de  : Hispan TV

©2013-paginasarabes®

La misión imposible del nuevo Papa

El banquete de Belshazzar' Rembrandt

El pontífice que será elegido en el cónclave, recibirá una iglesia en crisis y tendrá, entre otras, la inmensa tarea de recuperar la confianza de millones de personas y erradicar una burocracia manchada por la corrupción y el abuso.

En su momento, Joseph Ratzinger admitió que el papado es demasiado grande para un hombre.

Varios días después de haber sido electo en el 2005, el Papa Benedicto XVI -como escogió llamarse- habló como si estuviera en shock. En su primera misa pública, preguntó: «Debo asumir esta enorme tarea, que realmente excede la capacidad humana. ¿Cómo puedo hacerlo?».

En un encuentro con compatriotas alemanes al día siguiente, Benedicto XVI sorprendió a sus feligreses al comparar la experiencia de ser elegido en la Capilla Sixtina con sentirse mareado al observar la hoja de una guillotina cayendo sobre él.

Ahora ha optado por romper seis siglos de tradición y renunció. Y la Iglesia Católica se pregunta si en una era de democracia, televisión ininterrumpida y Twitter, el actual papado -modelado en la monarquía de la era del Renacimiento- sufrirá la misma suerte.

Hubo escándalos de abuso sexual, disputas con musulmanes y judíos, sospechas de lavado de dinero en el Banco Vaticano y meteduras de pata comunicacionales. Los achivos privados robados por el propio mayordomo de Benedicto XVI han documentado la corrupción y las peleas internas entre funcionarios de alto rango del Vaticano.

Benedicto XVI entrega una institución de 2 mil años con una reputación mancillada. Sus enseñanzas son desafiadas por un mundo cada vez más secular y los sacerdotes deben esforzarse por servir a su creciente población.

El hombre que lidere la mayor Iglesia del mundo debe ser un guía espiritual para millones de personas, una inspiración para los oprimidos y el administrador de una burocracia vaticana disfuncional y envuelta en riñas internas.

«Ningún hombre en su sano juicio busca el peso del papado», comentó George Weigel, un prominente teólogo católico en Washington D.C. «Es por definición imposible, porque pide a un hombre asumir una carga de liderazgo que ningún ser humano puede absorber por sus propios medios», agregó.

El desafío de los cardenales que entrarán al cónclave el martes es aprovechar la oportunidad para enfrentar los problemas e identificar reformas que ayuden al próximo Papa a lidiar con ellas. El trabajo de liderar a los cerca de mil 200 millones de católicos en el mundo debe ser hecho por un hombre.

Thomas Reese, un erudito jesuita y autor de Inside the Vatican, lo define en forma simple: «Lo que están buscando es a Jesucristo con una maestría en administración de negocios».

¿Qué salió mal?

Para llegar a la raíz de los problemas de la Iglesia, algunos miran más allá del papado de Benedicto XVI hasta llegar a 1978, cuando tras un período turbulento el Papa Juan Pablo II ocupó el trono de San Pedro para reafirmar la doctrina católica ortodoxa y la autoridad vaticana.

El entonces cardenal Ratzinger era el vigilante doctrinal de un papado vigoroso que ahogó la discusión sobre temas como el rol de la mujer en la Iglesia o asuntos sobre la sexualidad humana.

Ese problema quedará expuesto por la ausencia de un hombre en el cónclave. El mes pasado, el cardenal de Escocia Keith O’Brien se unió a las filas de hombres de fe denunciados por abusos sexuales.

Sacerdotes más jóvenes se quejaron de que O’Brien se había comportado inadecuadamente con ellos en la década de 1980. Desde entonces, se ha disculpado por una conducta sexual «por debajo de los estándares esperados de mí».

El Papa Benedicto XVI lidió con casos de abuso sexual en los últimos años del papado de Juan Pablo II, y cuando se convirtió en Papa, comenzó en forma audaz.

Ordenó que el reverendo Marcial Maciel, fundador de la estricta orden de los Legionarios de Cristo y uno de los favoritos de su predecesor, se retirara a un monasterio como penitencia por su vida secreta como el padre de varios hijos, abusador sexual de seminaristas y consumidor de drogas.

Además, se disculpó por los escándalos y sostuvo reuniones privadas con víctimas de abusos como parte regular de sus visitas al extranjero.

Encubrimientos

Pero la suciedad seguía apareciendo. Cuatro informes oficiales sobre abusos de religiosos contra niños en Irlanda durante cuatro años expusieron detalles sobre pecados de sacerdotes y cómo la jerarquía los encubrió.

Uno de ellos dijo claramente que el Vaticano era cómplice, lo que provocó una reprimenda alguna vez impensable por parte del primer ministro Enda Kenny. La embajada de Dublín en la Santa Sede fue cerrada a fines del 2011 y las relaciones continúan tensas.

Entre diciembre del 2009 y abril del 2010, tres obispos irlandeses renunciaron y se disculparon por su mal manejo de los casos de abuso en sus diócesis.

También en el 2010, un obispo alemán abandonó su cargo y se disculpó por abusar físicamente de niños. Un obispo belga dimitió tras admitir haber abusado de sus propios sobrinos menores de edad.

Un obispo chileno acusado de abusar de un acólito se retiró en el 2012, afirmando que había cometido «un acto imprudente», pero que el muchacho no era menor de edad.

Tal nivel de «tolerancia cero» no siempre se aplicó a los obispos que protegían a los depredadores en sus diócesis. El cardenal Roger Mahony de Los Angeles se mantuvo en el cargo durante años pese a acusaciones -que posteriormente se probó que eran genuinas- de que protegió a sacerdotes abusadores.

Mahony ha admitido haber cometido «errores» y dijo que fue ingenuo sobre el impacto de los abusos.

El obispo Robert Finn aún dirige la diócesis de Kansas City tras ser condenado por no alertar a las autoridades sobre una gran cantidad de pornografía infantil encontrada en el computador de un sacerdote y se disculpó «por el daño que han causado estos eventos».

En estos y otros casos, el patrón fue que la Iglesia sólo actuó bajo presión resistiéndose a los llamados a castigar a obispos que habían manejado mal los incidentes.

Los católicos que ven a los políticos avergonzados por escándalos sexuales y a los ejecutivos despedidos por mala administración se preguntan por qué los que toman las decisiones en la Iglesia no deberían ser responsabilizados.

«Deseamos que llegue el día en que los representantes de la Iglesia anuncien que este cardenal o este obispo va a ser degradado y por qué cosa (…) Funcionarios de la Iglesia quieren limpiar las cosas», comentó David Clohessy, jefe de la Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes.

No existen cifras centralizadas para medir el impacto de estos abusos en las finanzas de la Iglesia.

Pero en Estados Unidos un estudio realizado en el 2006 por el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown (CARA, por su sigla en inglés) en Washington, mostró que los católicos fueron menos generosos hacia sus diócesis tras el 2002, el año en que se desataron los escándalos.

Los católicos, en una señal de que desconfían de los obispos, siguieron contribuyendo en general, pero dieron más dinero a sus parroquias o caridades independientemente de sus diócesis, dijo Mary Gautier, asociada de investigación de CARA.

Desde el 2005 al 2011, la Iglesia ha pagado más de 2 mil 300 millones de dólares en acuerdos por resolver casos de abusos, afirma CARA.

En Alemania, alrededor de 180 mil personas abandonaron a la Iglesia Católica en el 2010, un aumento de un 40 por ciento respecto del año previo.

La tasa se redujo a 127 mil el siguiente año, cerca del nivel normal de desertores por motivos financieros u otros.

Retroceso de la fe

Los abusos no son la única razón que llevó a los católicos a dar la espalda a la Iglesia. Una retirada general de eventos religiosos organizados deja perplejos a muchos líderes que crecieron en sociedades donde la Iglesia tenía una enorme influencia.

El cambio es más evidente en Europa, el corazón tradicional del catolicismo. Ocho años después de que el cardenal Ratzinger escogiera el nombre papal de Benedicto en honor al santo patrono de la región, los bautismos, apostolados y matrimonios todavía siguen cayendo.

La tendencia tiene consecuencias políticas. Gobiernos y tribunales alrededor del mundo han ignorado las objeciones de la Iglesia y han legalizado las uniones o matrimonios entre personas del mismo sexo y han insistido en que las agencias de adopción católicas deben ayudar a parejas homosexuales a encontrar un hijo.

Incluso en la sumamente católica Polonia, los políticos están proponiendo una separación clara entre el Estado y la Iglesia.

El alcalde de la ciudad sureña de Czestochowa, cuyo monasterio y la famosa pintura de la Virgen Negra atraen a millones de peregrinos cada año, desea ofrecer a las parejas la opción de un tratamiento de fertilización en vitro, rechazado con firmeza por el Vaticano.

Los obispos en Europa y América del Norte han comenzado a defender con mayor energía las enseñanzas de la Iglesia debido a las presiones políticas. En Filipinas, el único país de Asia con una mayoría católica, las tendencias laicas han llegado al punto en el que Manila aprobó una ley de planificación familiar pese a la fuerte oposición de la Iglesia.

El rol de las mujeres

En el suburbio de Evaston en Chicago, la abogada Lynne Mapes-Riordan ya se está preparando para un cambio y sigue estudiando para asumir un rol de liderazgo que la Iglesia no permite por el momento.

«Espero que abran esto a las mujeres alguna vez», dijo la mujer de 50 años y madre de dos niños. «No tengo ningún indicio particular sobre cuándo podría ocurrir», sostuvo.

Las restricciones para las mujeres son una medida cada vez más desactualizada en un mundo donde ahora asumen una infinidad de tareas que van desde soldados a presidentas ejecutivas.

La canciller alemana, Angela Merkel, es la política más poderosa de Europa y hasta países musulmanes han tenido mujeres desempeñándose como primeras ministras.

Muchos dicen que la Iglesia no puede operar sin las mujeres porque ellas traspasan la fe como madres y educadoras religiosas. De todas formas, en la atmósfera tradicionalista alentada por Benedicto XVI, pequeños avances como la posibilidad de que niñas suban a los altares como monaguillas han sido eliminados.

Incluso las mujeres que no están a favor del sacerdocio femenino -algo que el Vaticano descarta por completo- cuestionan el rol que la Iglesia Católica les ha otorgado a ellas y a sus hijas.

Sondeos realizados en Estados Unidos muestran que las mujeres católicas menores de 30 años son menos religiosas que sus pares masculinos de la misma edad: un 45 por ciento asiste a misa una vez al año o menos, en comparación con el 39 por ciento de hombres.

Cuando en un estudio de la Universidad de Indiana se les preguntó si tenían total confianza en las organizaciones religiosas, el 16 por ciento de los hombres dijo que sí. Pero ninguna de las mujeres respondió afirmativamente.

La hermana Patricia Wittberg, una socióloga que hizo el estudio usando datos del 2002 al 2008, dijo que se trata de la primera generación de católicas estadounidenses que es menos religiosa que los hombres.

«Eso, en mi opinión, es extremadamente negativo (…) ¿Quién va a bautizar a esos niños?», inquirió.

África conservadora

El nuevo Papa estará bajo presión para dirigir a la Iglesia en momentos de un profundo y masivo cambio en la procedencia de la mayoría de los fieles.

Alrededor del 68 por ciento de la población católica del mundo se encuentra ahora en Latinoamérica, África y Asia, pero eso no se refleja en el Vaticano. Europa todavía cuenta con 61 cardenales entre los 115 electores que ingresarán al cónclave, mientras que el mundo en desarrollo tendrá apenas 39, cerca del 34 por ciento del total.

Estos católicos del sur del mundo están lejos del bloque central de liderazgo. Cada área tiene su propio foco y el manejo de las diversas prioridades regionales requiere las habilidades de un diplomático experimentado.

La África subsahariana ha sido la región de más rápido crecimiento de la fe en el mundo en el último siglo, al llegar al 16 por ciento de la población católica del globo en el 2010 desde apenas un 1 por ciento en 1910. Y los católicos africanos son mucho más conservadores que los del Hemisferio Norte.

«África está fuertemente a favor de mantener las creencias católicas», dijo el reverendo Isaac Achi, cuya iglesia situada cerca de la capital nigeriana de Abuya perdió 44 fieles cuando un atacante del grupo Boko Haram condujo un auto lleno de explosivos hacia el edificio en la Navidad del 2011.

«Luchamos contra el aborto, los homosexuales, las lesbianas y los métodos anticonceptivos», sostuvo.

Miles de kilómetros al oriente, en Luwero, Uganda, el mecánico Kizito Emmanuel de 38 años está de acuerdo. «No queremos ningún cambio», declaró. «La planificación familiar no necesita de estas píldoras. No estoy de acuerdo con que los sacerdotes se casen».

Protestantes más prácticos

La pobreza acosa también a muchas congregaciones latinoamericanas, pero los principales desafíos de la iglesia están en las incursiones hechas por las iglesias evangélicas y pentecostales en lo que alguna vez fue un bastión católico.

Esas iglesias protestantes ofrecen servicios más ágiles, ayuda práctica para los pobres y un mensaje alentador más alineado con las economías en crecimiento del continente, que con el sacrificio que a los católicos les enseñan que deben padecer.

La cantidad de personas que abandonan la Iglesia Católica es dramática. En Brasil, el país católico más grande del mundo, hoy un 65 por ciento de la población es católica, una profunda caída desde el 92 por ciento que se registraba en 1970.

Miriam Vargas Nunes, una mujer de 35 años con dos hijos de Niteroi, cerca de Río de Janeiro, dejó la Iglesia Católica hace una década después de visitar una iglesia bautista con amigos. «Me sentí mucho mejor recibida que en una misa católica», dijo.

En Argentina, Claudia Valenzuela, de 26 años, se unió a un grupo evangelista de estudio de la Biblia hace dos meses después de perder su empleo y no encontrar a nadie en la Iglesia Católica que la consolara.

Gran parte de este cambio se ha producido con la migración de trabajadores rurales a las grandes ciudades. Y el éxodo se ve también entre las comunidades latinas en Estados Unidos.

Un sondeo de Gallup el año pasado estimó que había un 54 por ciento de católicos y el número estaba cayendo, y un 28 por ciento de protestantes. La cantidad de latinos sin ninguna religión aumentó al 15 por ciento desde el 11 por ciento en el 2008.

Un abismo clerical

También crece la falta de sacerdotes, particularmente en países occidentales. Hay tantos cerca o más allá de la edad de retiro que la iglesia enfrenta un «abismo clerical».

El catolicismo está centrado en sacramentos, especialmente la eucaristía en la misa, que sólo hombres ordenados en la iglesia pueden dar. Sin curas, las iglesias o parroquias locales no pueden operar.

Los rangos del clero en Europa y América del Norte comenzaron a debilitarse a fines de la década de 1960, a medida que los sacerdotes descontentos se fueron y pocos hombres ingresaron. Aquellos que permanecieron se están muriendo y los nuevos no son suficiente s para reemplazarlos. En Estados Unidos, por ejemplo, había 58 mil 632 sacerdotes en 1965 y sólo 38 mil 964 el año pasado.

Irlanda, alguna vez un gran exportador de curas, tuvo sólo seis ordenaciones en el 2010, año en el que 55 sacerdotes murieron. Polonia fue el único país europeo con números positivos, registrando 516 ordenaciones frente a 285 muertes.

Pero aún allí, las muertes se están acelerando mientras que las ordenaciones disminuyen.

Incluso en África, un lugar de auge de nuevos sacerdotes, no está al nivel del crecimiento de la población católica.

Esto significa una creciente carga de trabajo. Los sacerdotes usualmente deben trabajar en más de una parroquia para compensar la falta de colegas.

Las parroquias están siendo reagrupadas en unidades mayores para compartir personal. En América Latina, donde sólo hay un sacerdote para más de 7 mil católicos comparado con uno por cada mil 500 en Europa, la escasez es vista como una razón por la que muchos han encontrado mejores opciones en los movimientos evangélicos.

Curando la curia

Dentro del Vaticano, el nuevo Papa tendrá que enfrentar a la Curia, una burocracia de siglos de antigüedad dominada por clérigos italianos, que pueden hacer o destruir un papado porque pueden bloquear o demorar proyectos.

La mayoría de los cardenales ponen alto en sus listas de prioridades para el futuro la «gobernabilidad» o «reforma de la Curia», diciendo que otros cambios pueden partir desde allí.

El escándalo de «Vatileaks» el año pasado mostró corrupción y luchas internas en altos niveles, y la Curia tampoco es conocida por la eficiencia en sus filas. En el Vaticano, que engendró el término «nepotismo» por los papas del Renacimiento que daban trabajo a sus sobrinos («nipote» en italiano), las contrataciones no siempre son en base al mérito.

La influencia de la Curia dentro de la Iglesia es sorprendente porque tiene sólo dos mil integrantes, quienes usualmente dejan su trabajo temprano en la tarde.

No hay reuniones de gabinete y la coordinación interna entre los departamentos, que incluyen tareas como mantener la doctrina católica, nombrar nuevos santos o promover la unidad cristiana, es irregular. Allí prevalece una atmósfera serena de cortesía que remite a un mundo antiguo.

Weigel, el teólogo estadounidense, ha identificado una serie de reformas que un determinado Papa puede hacer, incluyendo introducir una semana de 40 horas laborales, cambiar un equipo de italianos a otro realmente internacional y crear un equipo ejecutivo para el pontificado.

Pero ninguna reforma estructural funcionará, dijo, si el personal tiene una mentalidad gerencial en vez de verse a sí mismo como misioneros que trabajan para el Papa.

«La Curia aún está profundamente influenciada por los hábitos de trabajo italianos y eso es problemático», afirmó. «Si miras al resto de esta sociedad, verás que no está funcionando muy bien», concluyó.

Fuente : La Jornada

©2013-paginasarabes®

Trastornos globales en el mediano plazo – Por Immanuel Wallerstein

Tomaso da Modena

Hacer predicciones en el corto plazo (para uno o dos años) es un juego tonto. Hay demasiados vuelcos y giros en el mundo real político/económico/cultural. Pero podemos intentar hacer afirmaciones plausibles para el mediano plazo (una década o más) basados en un marco teórico trabajable, combinado con un sólido análisis pragmático de tendencias y limitaciones.

¿Qué es lo que sabemos del sistema-mundo en el que estamos viviendo? Primero que nada, que se trata de una economía-mundo capitalista, cuyo principio básico es la incesante acumulación de capital. Segundo, que es un sistema histórico que, como todos los sistemas (desde el universo como un todo hasta los más mínimos sistemas nanoscópicos), tiene vida. Surge a la existencia, vive su vida «normal», de acuerdo con reglas y estructuras que crea, y luego, en cierto punto, el sistema se aparta demasiado del equilibrio y entra en una crisis estructural. Tercero, que nuestro actual sistema-mundo ha sido un sistema polarizante, en el que existe una brecha que crece constante entre los Estados y al interior de los mismos.

Ahora estamos en una crisis estructural así, y hemos estado en ella por unos 40 años. Continuaremos en esta crisis por otros 20 a 40 años. Este es el promedio de tiempo que dura una crisis estructural en un sistema histórico social. Lo que ocurre en una crisis estructural es que el sistema se bifurca, lo que esencialmente significa que emergen dos modos alternos para finalizar la crisis estructural cuando colectivamente se «elige» una de las alternativas.

La principal característica de una crisis estructural es una serie de fluctuaciones caóticas fuertísimas de todo –los mercados, las alianzas geopolíticas, la estabilidad de las fronteras estatales, el empleo, las deudas, los impuestos. La incertidumbre, en el corto plazo, se vuelve crónica. Y la incertidumbre tiende a congelar la toma de decisiones económicas lo que, por supuesto, empeora la situación.

He aquí algunas de las cosas que podemos esperar en el mediano plazo. Casi todos los Estados enfrentan, y seguirán enfrentando, un apretón entre la reducción del ingreso y el incremento de los gastos. Lo que casi todos los Estados están haciendo es reducir los gastos en dos maneras. Una ha sido recortar (o incluso eliminar) muchísimas de las redes de seguridad que se han construido en el pasado para ayudar a la gente ordinaria a lidiar con las múltiples contingencias que enfrenta. Pero hay un segundo modo también. Casi todos los Estados están recortando las transferencias de dinero a las entidades estatales subordinadas –las estructuras federativas, si el Estado es una federación, y los gobiernos locales. Lo que esto hace es simplemente transferir la necesidad de incrementar impuestos a estas unidades subordinadas. Si hallan esto imposible pueden ir a la bancarrota, lo que elimina otras partes de las redes de seguridad (notablemente las pensiones).

Obra de Aída Jury de Saad ,correpondiente a la exposición "Mariposas de Dos Mundos-Neográfica".
Obra de Aída Jury de Saad ,correpondiente a la exposición «Mariposas de Dos Mundos-Neográfica».

Esto tiene un impacto inmediato en los Estados. Por un lado, los debilita, conforme más y más unidades buscan escindirse si lo consideran ventajoso económicamente. Pero por otro lado, los Estados son más importantes que nunca, conforme las poblaciones buscan refugio en las políticas proteccionistas (mantener nuestros empleos, no los suyos). Las fronteras estatales siempre han cambiado. Pero hay la perspectiva de que cambien con mucha mayor frecuencia ahora. Al mismo tiempo, las nuevas estructuras que vinculan los Estados existentes (o sus subunidades) –tales como la Unión Europea (UE) y la nueva estructura sudamericana (Unasur)– continuarán floreciendo y jugando un papel geopolítico creciente.

Los malabares entre los múltiples sitios del poder geopolítico se tornan mucho más inestables que nunca en una situación en que ninguno de estos sitios estará en posición de dictar reglas interestatales. Estados Unidos fue alguna vez un poder hegemónico con pies de barro, pero que sigue siendo lo suficiente poderoso como para provocar daños por torpeza. China parece tener la posición económica emergente más fuerte, pero es menos fuerte que lo que ella misma o los otros piensan. El grado al que se acerquen Europa occidental y Rusia sigue siendo una pregunta abierta, y sigue estando en la agenda en ambos lados. El modo en que India juegue sus cartas sigue siendo algo que en gran media no ha decidido India. Lo que esto signifique para las guerras civiles como la de Siria, hasta ahora tiene que ver con cómo quienes intervengan desde fuera se cancelen mutuamente y los conflictos internos se organicen más que nunca en torno a grupos de identidad fratricidas.

Reiteraré mi postura largamente argüida. Al final de la década veremos algunas realineaciones importantes. Una es la creación de una estructura confederada que vincule a Japón a una China (reunificada) y a una Corea (re-unida). La segunda es una alianza geopolítica entre esta estructura confederada y Estados Unidos. Una tercera es una alianza de facto entre la Unión Europea y Rusia. Una cuarta es la proliferación nuclear a una escala significativa. Una quinta es un proteccionismo generalizado. La sexta es una deflación mundial generalizada, que puede tomar dos formas –sea una reducción nominal de los precios o inflaciones rampantes que tienen la misma consecuencia.

Obviamente, éstos no son resultados felices para casi nadie. El desempleo mundial aumentará, no va a caer. Y la gente ordinaria sentirá los pinchazos de forma muy severa. La gente ya ha mostrado que está lista para responder luchando de múltiples formas, y esta resistencia popular crecerá. Nos encontraremos en medio de una vasta batalla política para determinar el futuro del mundo.

Aquellos que tienen riqueza y privilegios hoy no se sentarán sin hacer nada. Será más y más claro para ellos que no pueden asegurar su futuro a través del sistema capitalista existente. Buscarán implementar un sistema que no se base en un papel central del mercado, sino en una combinación de fuerza bruta y engaño. El objetivo clave es asegurar que el nuevo sistema garantice la continuación de tres rasgos clave para el actual sistema –jerarquía, explotación y polarización.

Por otra parte, habrá fuerzas populares por todo el mundo que buscarán crear una nueva clase de sistema histórico, uno que todavía no ha existido, uno basado en una democracia relativa y una relativa igualdad. Es casi imposible de prever lo que significará esto en términos de las instituciones que el mundo podría crear. Aprenderemos en la construcción de este sistema en las décadas venideras.

¿Quién ganará esta batalla? Nadie lo puede predecir. Será el resultado de una infinidad de acciones nanoscópicas emprendidas por una infinidad de nanoactores en una infinidad de nanomomentos. Y en algún punto la tensión entre las dos soluciones alternativas se inclinará definitivamente en favor de una o la otra. Esto es lo que nos brinda esperanza. Lo que cada uno de nosotros haga en cada momento acerca de cada uno de los puntos inmediatos cuenta. Alguna gente le llama a esto el «efecto mariposa». El batir de las alas de una mariposa afecta el clima de uno al otro extremo del mundo. En ese sentido, hoy todos somos pequeñas mariposas.

 Traducción: Ramón Vera Herrera

 © Immanuel Wallerstein

Fuente : La Jornada

©2013-paginasarabes®