Archivo de la etiqueta: Venezuela

Doña Bárbara, reflexiones de la traducción de Makki al árabe

dona_barbara
Reflexiones sobre la traducción de Makki para el árabe de la novela Doña Bárbara de Rómulo Gallegos . ©Pintura Gabriela Montilla

Toda traducción es en sí una interpretación. Ella lleva en su ser, sin darles voz, todos los fundamentos, las aberturas y los niveles de interpretación que fue en su origen. Y la interpretación, a su vez, es sólo el cumplimiento de la traducción que permanece en silencio […]. En su esencia, la interpretación y la traducción son un solo y único”. (Heidegger, 1953)

Nuestro objeto de estudio es analizar el proceso de lecturas e interpretación del traductor literario. Cada texto tiene múltiples lectores implícitos que producen diversas perspectivas y horizontes de contextualizaciones e interpretaciones. Los traductores realizan diversas lecturas pero cada traductor como lector termina concretizando su interpretación del texto fuente en el texto traducido. (Pagnine, 2006)

Como hay modos de entender, dependiendo de la actividad social que ejerce el ser humano. El traductor también tiene su modo de entender las realidades. Esta investigación intenta dar pasos en la visibilidad de este entender del traductor literario, porque en ello radica el modo (conservador/innovador) de transferencia de saberes, experiencias, y sistemas de valores de una cultura para la otra. Queremos entender los procesos de interpretación del traductor a través del rastreo de sus intervenciones en el texto traducido. (Venuti, 1995)

Como explica George Steiner en su libro “Después de Babel” (1979), el traductor literario lee el texto en un movimiento hermenéutico que tiene lugar en el proceso de lecturas para apropiarse del texto fuente. Este proceso ocurre en cuatro pasos:

•  El primero es la confianza inicial del traductor en el texto.

•  La segunda fase es descifrar y comprender el lenguaje del texto.

•  La tercera etapa es la apropiación y la incorporación del sentido del texto fuente en la cultura meta.

•  En la cuarta, el traductor busca arreglar cualquier posible desequilibrio entre el sentido del texto fuente y el texto traducido mediante la compensación de algunos componentes.

Por eso, pensamos rastrear en la traducción árabe de “Doña Bárbara” de Rómulo Gallegos las intervenciones interpretativas del traductor a través del análisis de la elaboración de las equivalencias y las adaptaciones, de los problemas de traducción de los léxicos culturales locales y las técnicas y estrategias que usó el traductor para resolver estos problemas. También estudiamos el diálogo intercultural en la traducción a través del análisis de la intertextualidad entre el contexto venezolano de la novela y el contexto egipcio del traductor, Prof. Dr. Mahmoud Ali Makki.

Ahora vamos a abordar brevemente el contexto histórico de Doña Bárbara y el contexto de la traducción árabe de esta novela.

Contextualización

Contexto de “Doña Bárbara”

Vida de Rómulo Gallegos

Después de la Primera Guerra Mundial estalló la Revolución Rusa de Octubre y en Venezuela llegaban las ideologías socialistas. En aquella época Rómulo Gallegos pertenecía la Generación del 28 de Caracas, movimiento estudiantil que luchaba contra la dictadura militar constitucional del coronel Juan Vicente Gómez que gobernó el país desde 1908 hasta su muerte en 1935. El gobierno de Gómez fue llamado de dictadura constitucional, porque siempre intentaba mantener una fachada constitucional y democrática con fraudes constitucionales y electorales.

En 1927 Rómulo Gallegos procuró las raíces nacionales de su país en un viaje para los llanos en el estado de Apuré, donde presenció el nivel del tremendo atraso que causó la dictadura de Juan Vicente Gómez para la vida rural en Venezuela. Rómulo Gallegos incorporó la realidad de su país en la construcción de una nueva novela, que titularía “Doña Bárbara”, publicada en 1929.

Gallegos anhelaba la liquidación de esa situación de estancamiento feudal. En 1941 emprendió con sus compañeros de la generación del 28 en la fundación del partido Acción Democrática (Centro izquierda) que empezaría campaña nacional por elecciones presidenciales directas. Después del periodo de transición de Rómulo Betancort de 1945 hasta 1948, Rómulo Gallegos concurrió las primeras elecciones presidenciales libres y llegó a ser presidente de Venezuela en 1948. Sin embargo, sus políticas nacionales y sociales durante los ocho meses de su gobierno provocaron descontento entre ciertos sectores empresariales reaccionarios y militares terratenientes, lo que produjo un golpe de estado por una junta militar presidida por el aquel entonces ministro de defensa Carlos Delgado Chalbaud. Rómulo Gallegos sería forzado a exiliarse en Cuba y después en México. Durante el gobierno de Chalbaud, que duró hasta 1950, preparó el país para ser regido por la dictadura militar de Pérez Jiménez quien gobernaría desde 1952 hasta 1958 cuando se derrumbaría tras la salida de millones de venezolanos a la calle en protestas contra esta dictadura. Y en el mismo año, Rómulo Gallegos volvió a Venezuela.

Sinopsis de la novela

La polémica de la civilización o la barbarie atraviesa toda la historia cultural de América latina. La civilización representaba la justificación europea para los genocidios cometidos contra los indígenas naturalmente considerados por los europeos como bárbaros salvajes. En su libro “Civilización y barbarie”, escrito en 1845, Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888) critica la cultura argentina. El libro fue escrito tras el recorrido que Sarmiento hizo por Europa y los EEUU, que vienen a representar en sus escritos la civilización. Esta obra defiende la tesis de la inferioridad de los elementos de la sociedad latinoamericana – indios, gauchos y negros- “bárbaros” frente a la civilización “del hombre blanco europea. Sarmiento presentó lo que necesitaba Argentina para el progreso y la modernidad según la perspectiva europea y no de acuerdo con las necesidades de la propia realidad híbrida en América Latina.

De esta tesis de Sarmiento, nació la novela “Doña Bárbara”, símbolo de la barbarie en los llanos venezolanos entre el río Apure y el río Orinoco y Santos Luzardo, símbolo de la civilización. Doña Bárbara fue una mujer terrateniente con traumas. Violada por un grupo de piratas que arrebatan su primer amor, dedicó su vida a acumular ilegalmente tierras. Ella tuvo una hija , Marisela, de su matrimonio con otro terrateniente; Lorenzo Barquero, quien se volvió alcohólico al ser abandonado por Doña Bárbara después de que le había quitado su hacienda por medio de una trampa. Santos Luzardo, universitario y abogado, volvió del extranjero para arreglar la herencia de su padre, pero allí decidió quedarse para reformar la hacienda y la vida de su gente. Sus ideales civilizatorios chocaron con los poderes de Doña Bárbara.Vemos en la novela a Santos “civilizando” a Marisela, símbolo de América Latina.

La historia se desarrolla en tres partes: inicio del conflicto entre Doña Bárbara y Santos Luzardo, clímax de la lucha entre los dos y el final de la novela con la desaparición de Doña Bárbara y la victoria de los valores de Santos Luzardo.

Contexto de la traducción

El movimiento de la traducción en Egipto es muy importante en el cultivo de los valores culturales de la modernidad en este país. Los procesos de enseñanza del español en Egipto empezaron en los años cincuenta cuando el ministro de educación de aquel entonces Dr. Taha Hussein (1889 -1973), figura relevante en el modernismo egipcio, decidió enviar al primer egipcio, hoy el Prof. Mahmud Ali Mekki (n.1929), a España para estudiar la lengua española y sus letras. El joven traductor Mahmud Alí Makki ya había sido licenciado en el Departamento de Lengua Árabe en La Universidad de El Cairo en 1949. Después de haber concluido sus estudios del doctorado, iba realizando traducciones directas de obras literarias del español al árabe.

Egipto era todavía una monarquía parlamentaria. En 1952 Egipto tendría una revolución por un grupo de militares revolucionarios liderados por Gamal Abdel Nasser. Esta revolución y el proceso de independencia de Egipto abrieron camino para un boom literario de intelectuales que reclamaban con actividades culturales como la traducción establecer un sistema democrático.

La Revolución de Nasser de 1952 cayó en errores, entre los cuales, el bloqueo de establecimiento de una vida democrática. Algunos militares y burócratas del único partido gobernante la Unión Socialista comenzaron a tener problemas de corrupción por la falta del control popular de las instituciones del gobierno.

En 1965 la traducción árabe de “Doña Bárbara” fue publicada. La selección de la novela para ser traducida fue en el marco de una política egipcia en aquel momento orientada para la búsqueda de nuevas experiencias en el tercer mundo. Estas circunstancias aproximaron al traductor egipcio de la voz de Rómulo Gallegos que reclamaba reformas sociales y democráticas para la modernización de su país.

Nuestro traductor reveló en una entrevista en 2004 en Al Jazeera Al Saqafya:

“Los pueblos de América Latina son parecidos a nosotros. Son países en vías de desarrollo. Sufrieron del colonialismo, y por lo tanto la novela se convirtió a pesar de la distancia geográfica entre nosotros en una representación de nuestras sociedades.

El traductor, como el actor en el teatro busca una máscara ideológica, un autor o un personaje de una novela para traducir porque ellos expresan sus ideales. En la traducción árabe de “Doña Bárbara”, Santos Luzardo es máscara ideológica de Rómulo Gallegos y éste es máscara del traductor en la traducción árabe. Santos Luzardo, protagonista de la novela simboliza esta generación progresista del 28, que lucha con doña Bárbara para que la civilización se implante en el ambiente primitivo.

Por eso, en la página 160 del capítulo X de la primera parte de la novela, cuando Santos Luzardo expuso sus ideas revolucionarias, en la página 180 de la traducción árabe, observamos como profesor Makki atenúa esta idea de “la independencia” traduciéndola como “la bondad, el bien y el progreso”, ideas de la generación de Makki, quien quería enviar con la traducción de la novela mensajes para la generación de los sesenta en Egipto, que buscaba caminos en rumbos estéticos nuevos a partir de la realidad social que vivían. En la misma época, por ejemplo, el nobel egipcio Naguib Mahfouz lanza las dos novelas El ladrón y los perros (1961) y el camino (1964) alertando con sus personajes que la Revolución iba a perder progresivamente sus metas si no habría democratización de la vida política.

Ahora vamos a explorar el proceso interpretativo del traductor egipcio de la novela “Doña Bárbara”.

Identificación de la experiencia intepretativa de Makki, traductor de “Doña Bárbara”

Para identificar la experiencia interpretativa del traductor vamos a localizar y analizar variables que son influidas por las lecturas del traductor, como el proceso de elaboración de las equivalencias y especialmente las intertextualidades culturales. También estudiaremos las técnicas usadas por el traductor para resolver problemas en la traducción de este texto. Asimismo, señalaremos los errores y las tendencias deformadoras en la traducción. Y finalmente definiremos el método de la traducción e intentar entender la posición del traductor.

Equivalencias y adaptaciones de las marcas culturales de la novela

Las “equivalencias” son unidades de la traducción relevantes para el análisis del pensamiento del traductor, de su comprensión y de su producción del sentido del texto fuente. La traducción libre tiende en su elaboración de las equivalencias a la adaptación, o sea, al cambio de la realidad del texto fuente y de su color cultural local. (Bastin, citado en Baker, 1998, Seleskovitch y Lederer, 1984, citados en Hurtado Albir, 2001)

Las adaptaciones en la traducción árabe de “Doña Bárbara” son técnicas localizadas de modo concreto en ciertas partes manipuladas. Por ejemplo, en la página 84 del capítulo III de la primera parte de:

“…—No merece que lo llames así. Piensa venderte al turco. Referíase a un sirio sádico y leproso, enriquecido en la explotación del balata, que habitaba en el corazón de la selva orinoqueña, aislado de los hombres por causa del mal que lo devoraba, pero rodeado de un serrallo de indiecitas núbiles, raptadas o compradas a sus padres, no sólo para hartazgo de su lujuria, sino también para saciar su odio de enfermo incurable a todo lo que alienta sano, transmitiéndole su mal…” (P.85)

Esta parte fue traducida en las páginas 66-67 de la traducción árabe como:

traduccion_01

Lo que significa literalmente:

“…—No merece de tí que le diera este apodo. Pues, él piensa venderte al turco. Asdrúbal. Se refería a un turco sádico y leproso, enriquecido en la explotación del balata, que habitaba en el corazón de la selva orinoqueña, que se alejó de la gente que lo habían aislado por causa del mal que lo devoraba, pero a pesar de eso, era sediento de los placeres de la vida, rodeado de un serrallo de indiecitas núbiles, raptadas o compradas a sus padres, no sólo por el hartazgo de su lujuria, sino también para saciar su odio de enfermo incurable a todo lo que alienta sano, transmitiéndole los gérmenes de su terrible enfermedad…”

En esta parte el traductor manipula esta imagen “orientalista” estereotipada sobre el árabe, representada por Rómulo Gallegos. El traductor interviene en el texto cambiando la identidad “siria” para ser “turca” a fin de atenuar la imagen negativa del árabe en el texto. En esta atenuación el traductor se basó en que el sentido de turco en árabe es la persona que viene de Turquía, mientras que en América Latina llaman a los árabes, especialmente la inmigración sirio-libanesa o palestina como turcos porque habían inmigrado en la época otomana a América Latina con pasaporte turco. (López Fanego, 1991)

Esta adaptación demuestra que el traductor está a caballo entre la cultura productora del texto y la cultura meta para establecer en su cultura receptividad que dialoga y no choca. El traductor crea familiaridad entre el texto traducido y la cultura meta a través del uso de la intertextualidad cultural, fenómeno que vamos explicar a continuación.

Intertextualidad cultural

La “intertextualidad cultural” en la traducción es la evocación del traductor de intertextos que dialogan entre el texto fuente y el repertorio literario de la cultura de llegada. (Lvoyskaya, 1994).El Profesor Makki recurre en su traducción a una intertextualidad manifiesta con intertextos árabes tradicionales como el Corán y los dichos populares. En el capítulo X de la primera parte:

“…Era un lugar maldito: un silencio impresionante, numerosas palmeras carbonizadas por el rayo…”

Este trozo fue traducido en la página 169 de la traducción árabe como:

traduccion_02

Lo que significa literalmente

“El Silencio roba las mentes. Y aquí y allí están los troncos de palmeras vacías quemadas por los relámpagos que convirtieron en masas carbonizadas…”

En este trozo, el traductor usa el intertexto “…troncos caídos de palmeras… ” de la sura Al-Haqqah del Corán para traducir la imagen de las “palmeras” quemadas.  En la página 265 del segundo capítulo de la segunda parte de la novela, el dicho popular “…No hay mal que por bien no venga…” fue traducido en la página 348 de la traducción árabe con una cita del Corán

traduccion_03

Lo que significa literalmente “…E quizás odiéis algo que os sea bien…” En la página 198 del capítulo I de la segunda parte:

“… Pater est quem nuptiae demonstrant…” fue traducida en la página 244 de la traducción árabe con un intertexto de una frase hecha de las tradiciones árabes en el matrimonio,

traduccion_04

Esta frase árabe significa literalmente “…el padre es el responsable de la novia hasta que se case…”. Después de analizar las equivalencias, las adaptaciones y los intertextos en la traducción, vamos a abordar los problemas que encontró el traductor.

Los problemas de léxicos culturales locales y técnicas de traducción

El profesor Makki encuentra problemas en la traducción relacionados con las referencias culturales típicas de América Latina y de los llanos venezolanos. En la página 22 del prefacio de su traducción él reconoce la dificultad en la traducción de las expresiones culturales típicamente latinoamericanas:

“Intenté mantener en mi traducción la exactitud hasta que alcanzó mi conocimiento y no oculto que me costó un gran esfuerzo y, en particular en la traducción de las expresiones típicas del español de América latina en general y de Venezuela en particular, expresiones que no citan los diccionarios de la lengua española publicados por la Real Academia Española en Madrid. Y aprovecho esta oportunidad para expresar mi sincero agradecimiento por la generosa ayuda que he recibido de la escritora colombiana María Ester Arango de Salinas durante mi traducción para esclarecer algunas de las expresiones que desconozco en la novela.”

El traductor egipcio confronta estos problemas con técnicas oblicuas, fruto de su traducción libre, como la adaptación del texto español por medio de la adición, la paráfrasis explicativa, la substitución y domesticación del léxico local. Estas técnicas llevaron a la amplificación de la traducción árabe. También él recurre al procedimiento de adjuntar al final de la traducción árabe, de página 577 a 579, glosario de las siguientes palabras culturales: Palodeagua, Cavita, Puerto Rico. Taita, Yacobo, Gaván, Chiguire, Garza,William Danger, Merecure, Cuíbas, Chipola, Joropo, Praguatan, Querevere, Guachafita, Guasacaca, y Guaricha.

Asimismo, él usa la técnica de la substitución. En la página 272 del capítulo IX de la segunda parte, los productos

“…ají de leche, unos topochos, y unas yucas salcochadas…”

fueron traducidos en la página 356 de la traducción árabe como:

traduccion_05

Esta traducción significa literalmente

“…la leche cortada y prepararon cuantidades de bananas asadas y batatas cocidas…”

En este trozo el traductor encuentra problemas culturales en la interpretación del sentido exacto de comidas típicas del llano venezolano como el “ají de leche” que es mixtura de caldo de gallina caliente, ají, tomate picado bien finito, pimenta, cebolla larga picada, cilantro picado y leche. ”Ají de leche” fue substituido como “suero de leche”. Frente a productos que caracterizan culturalmente la comida latinoamericana como “yucas” y “frijoles”, el Prof. Makki tendió a interferir culturalmente con léxico natural del árabe, por ejemplo la yuca fue substituida en árabe por “papa o patata”. En el capítulo V de la primera parte en la página 111 del texto fuente “los frijoles (habichuelas rojas)” fueron substituidos en la página 104 de la traducción árabe por ’’habas’’ cuya clase que crece en Egipto se parecen en forma a los frijoles latinoamericanos y también es considerada comida egipcia típica. Observamos que el traductor recurre a una construcción léxica de lenguaje de literatura árabe clásica. Esta construcción cría diálogo entre este sistema léxico árabe clásico y el sistema léxico de los llanos venezolanos. En esta medida la traducción evoca en el lector árabe paralelo entre las poesías árabes en las fiestas y los cantos de los llaneros venezolanos en sus reuniones. Parece que esta selección del registro de árabe clásico se debe también a la formación tanto del traductor como el revisor, Dr. Abdel Aziz Al Ahwani, en estudios árabes clásicos y medievales. Las limitaciones culturales y sociolingüísticas del traductor en algunas partes de la traducción se deben a las diversas especificidades de uso del español de la novela. Especialmente que durante aquella época todavía no había internet en Egipto. Estas limitaciones provocaron intervenciones del traductor o con técnicas de traducción oblicua en posiciones específicas del texto o con estrategias de traducción libre que orientaban el trabajo del traductor. Algunos de estas intervenciones dieron errores, que vamos a demostrar a continuación.

LEER MÁS >>>

El diccionario: El libro que jamás se culmina

sufi

“El hombre ha creado el libro,que es una extensión secular de su imaginación y de su memoria” Jorge Luis Borges

El diccionario es el libro que jamás culminamos de leer, es el libro del eterno reencuentro para todo lector, y del perenne crecimiento, nunca tiene su versión definitiva. Pasa como con el libro de arena de Jorge Luis Borges, es infinito. En el diccionario escudriñamos sus lomos buscando los significados más diversos, o un puente que nos ayude a conectarnos con los autores y sus ideas, a entrar en los recovecos de su imaginario, a comprender las aristas de los significados velados.

El diccionario nació en la antigua Mesopotamia, en tablas que compilaban palabras importantes, por una orden del Rey Asirio que era amante de los trabalenguas y la poesía del siglo VII antes de Cristo. Luego de esa primera compilación de términos en acadio, apareció la creación del filósofo griego Apolineo, que llamó “Lexicón”. Ocho siglos después, en 1480, William Caxton un inglés nativo de Kent: deslumbró a la sombría Europa con su diccionario para viajeros y comerciantes, con términos del inglés al francés. Caxton se destacó en su tránsito profesional, como buen editor y acucioso comerciante. Sólo habían transcurrido 31 años desde la publicación del misal de Gutenberg en Alemania, cuando irrumpió Sir William Caxton con contundencia en escena editorial mundial.

Johannes Gutenberg se consagró para la historia con la publicación de “La Biblia”, con ese volumen logró patentar su invento, la imprenta de caracteres móviles, quizá el más importante de todos los tiempos en el campo cultural.

El que cambió al mundo, cambió la historia y al hombre mismo.

Con el tiempo los diccionarios se hicieron imprescindibles para el estudio, estuvieron presentes en la investigación de los derviches, de los monjes, de los novicios. Era una herramienta necesaria para los poetas que querían entender las vocablos en griego de Homero en su “Iliada” o los versos de Safo. Los alumnos de cualquier grado, y en todas las áreas del saber, se habituaron a consultarlos.

Hicieron diccionarios en piedra, de madera, en antiguos papiros, en pergaminos, en formato de volantes y hasta en panfletos. Su cuerpo impreso, tal como lo conocemos hoy, nació en el siglo XVII gracias al lexicólogo español Sebastián de Covarrubias, quien en 1611 publicó “El tesoro de la lengua castellana o española”, con todas sus palabras en perfecto orden alfabético. Fue un esfuerzo pionero, fundamental y meritorio.

En nuestros días todas las disciplinas científicas tienen su diccionario, todas las artes, todas las carreras universitarias. En ellos consultamos etimologías, términos económicos, nuevas acepciones de la lengua, conceptos de las artes, de las mascotas o de los inventos más disímiles.

En el año 2007 apareció un insólito “Diccionario de términos lésbicos”, otro inusitado es el “Diccionario de manías”, acentuando la infinita diversidad de los mismos. Hoy en día tenemos diccionarios de todos los formatos: Impresos, digitales, enciclopédicos, portátiles y hasta de voz comprimida.

Faltaba un diccionario de los términos utilizados por los Orientadores en los distintos niveles de educación. Un diccionario que fuese un instrumento de trabajo para el profesional que coadyuva en el desarrollo gradual del individuo, y especialmente de los estudiantes. Cada día esta rama de la vida, la orientación, exige más agudeza, mejor conexión con los discípulos cursantes en las distintas carreras, para lograr que descubran y desarrollen sus potencialidades.

De allí la importancia de este logro de las profesoras Marisela Árraga de Montiel y Marhilde Sánchez, al compilar en una hermosa edición los términos que manejan los profesionales de la Orientación. Es justo agradecer a nuestra alma mater, La Universidad del Zulia, el mecenazgo ejercido para este logro académico en 2010: un diccionario pionero en Latinoamérica.

Quizá nos esté faltando el diccionario de la gaita, un volumen que recoja las voces del género, los vocablos propios de esta forma musical extendida por toda Venezuela y buena parte del Caribe. Así como tenemos el diccionario del jazz, o el de la música en general, debemos contar con un tomo que recoja los vocablos que aparecen en la vasta lírica de la gaita, que nos ayude a entender sus leyendas, sus crónicas, las estampas de un ayer que aunque no vivimos, le cantamos y conocemos a través de la gaita.

Me comprometo a trabajar en esta necesidad, para que pronto esté en nuestras escuelas, emisoras y sitios de investigación etnomusical.

El maestro Jorge Luis Borges dijo: “No puedo imaginar un mundo sin libros”. Yo creo que será imposible pensar en un mundo futuro sin los diccionarios.

Por León Magno Montiel
@leonmagnom
leonmagnom@gmail.com
Con información de : Noticia al Día

©2015-paginasarabes®

Palestina y el derecho al retorno

Arte_Palestino

A pocos días de que el presidente Nicolás Maduro habló con voz clara y firme en la cumbre de los pueblos y en la séptima de las mal llamadas Américas (Panamá, 10-11 de abril), Caracas fue sede del histórico primer encuentro latinoamericano para coordinar la Campaña Global por el Retorno a Palestina.

Tema tabú en las hojas de ruta de las potencias occidentales, el derecho al retorno de los palestinos expulsados de su tierra natal continúa siendo el conflicto político más espinoso de Medio Oriente. A más de llave maestra para decodificar buena parte de las guerras que, ininterrumpidamente, han tenido lugar en aquella región del mundo desde 1948.

La agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina (Unrwa, por sus siglas en inglés) califica de tales a “…las personas cuyo lugar de residencia habitual (entre junio de 1946 y mayo de 1948), era la ‘Palestina histórica’”. O lo que hoy es el terrorista Estado de Israel, sumado a los territorios de Cisjordania, los Altos del Golán y la franja de Gaza “…que perdieron sus casas y medios de vida a consecuencia de la guerra árabe-israelí de 1948”.

En 2013, la Unrwa registró a más de 5 millones de refugiados, de los que casi un tercio –más de 1.4 millones– viven en 58 campamentos en condiciones límites. En Jordania vive la mayor cantidad (2 millones 90 mil 762), mientras Siria y Líbano cuentan con 518 mil 949, y 470 mil 604 refugiados. En los territorios palestinos la mayor parte de los habitantes de Gaza son refugiados (un millón 241 mil 749), en tanto Cisjordania cuenta con 886 mil 716. En 2005, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) contabilizó un total de 349 mil 673 en otros países islámicos: Arabia Saudita (240 mil 15), Egipto (70 mil 255), Libia (8 mil 873), Argelia (4 mil 5) e Irak (22 mil 698).

Tal fue el telón de fondo que, con amplitud, pluralismo y haciendo énfasis en la coexistencia pacífica de musulmanes, judíos y cristianos se abordó entre el 15 y 17 de abril pasado en Caracas, donde asistieron delegaciones de 15 países de América Latina y representantes de la organización estadunidense antisionista judía Neturei Karta Internacional, con sede en Nueva York.

Los disertantes en esta primera Campaña Global por el Retorno a Palestina plantearon que el drama de los refugiados palestinos, lejos de tratarse de un conflicto religioso, es un problema político. Y que la historia no sólo ha sido mal contada o, lo que es igual y peor, contada en favor de Israel. Que, con base en una resolución amañada por Estados Unidos en la ONU (1947), creó una entidad que le dio 52 por ciento de la tierra a europeos inmigrantes ilegales, dejando a la población nativa con el porcentaje restante.

El primer punto de la declaración final enfatizó el derecho inalienable de todos los refugiados palestinos a retornar a sus tierras y propiedades y ser indemnizados por los daños de la ocupación sionista desde 1948 a la fecha, según la resolución 194 de la ONU.

Los puntos restantes identificaron al imperialismo estadunidense, el sionismo y los regímenes reaccionarios “…como los enemigos del pueblo palestino y sus derechos históricos”. Y así como en otros foros similares, se denunció al sionismo como una ideología “…y un movimiento de carácter racista y reaccionario”. Precisando que la lucha es contra dicha ideología, y que en ningún caso debe confundirse con el judaísmo.

Por otro lado, los congresistas advirtieron que la entrada en escena del llamado Estado Islámico aglutina fuerzas mercenarias y reaccionarias en extremo peligrosas, que actúan “…en función de los intereses hegemónicos del Estado sionista”. Y se acordó, finalmente, dar impulso a un organismo continental de parlamentarios en solidaridad con la lucha del pueblo palestino.

El doctor en estudios islámicos Suhail Assad, coordinador de la campaña para América Latina, manifestó que el encuentro de Caracas servirá de guía para que el resto de los países del continente pueda colaborar con esta campaña como fruto de apoyo a los palestinos.

Suhail destacó que la postura del gobierno bolivariano contra las acciones injerencistas y de desestabilización de Washington fue un acicate para dar a conocer las resoluciones del congreso, al tiempo de recordar que Venezuela brindó mil becas estudiantiles a jóvenes palestinos (contra 800 en el resto del mundo), y que en 2006 el presidente Chávez dio lecciones de cómo apoyar a los palestinos cuando expulsó a la embajada de Tel Aviv en Venezuela luego de la invasión militar de Israel a Líbano (2006).

Uno de los propósitos fundamentales de la Campaña Global por el Retorno a Palestina, aspira a difundir testimonios y experiencias personales o de padres que hayan protagonizado la coexistencia pacífica entre judíos y palestinos, antes de la partición del país ocupado por Israel.

En resumen, y según el politólogo judío Ilan Pappé, el derecho al retorno de los palestinos es la única hoja de ruta hacia la paz.

Por  José Steinsleger
Con información de : La Jornada

©2015-paginasarabes®

Condenan a niña palestina

malak_niña_palestina
Malaak fue encarcelada el 31 de diciembre de 2014, y su detención ha prolongado.

Actualmente, 180 niños palestinos se encuentran en las cárceles israelíes.

Una niña palestina de 14 años, Malak al-Khatib, de la ciudad de Ramala, fue condenada a dos meses de cárcel por un tribunal militar israelí por «tirar piedras» a los soldados.

 Asimismo, Israel la obliga a cancelar una multa de seis mil shekels (mil 500 dólares). La niña se convierte en una de las personas de nacionalidad palestina más jóvenes de las cárceles israelíes.

Las autoridades israelíes arrestaron a la joven el 31 de diciembre pasado, fecha desde la que ha permanecido en la cárcel, acusándola de tirar piedras contra los soldados y de «llevar un cuchillo». Ahora, un tribunal militar israelí ha condenado a Malak a dos meses de prisión, informa la cadena Al Jazeera.

Las Fuerzas de Defensa de Israel detuvieron a mil 266 niños palestinos en Cisjordania y Jerusalén en 2014, según Abdel-Naser Farawna, responsable para asuntos de los prisioneros de la Organización para Liberación de Palestina.

Malak está considerada la prisionera más joven que actualmente cumple una condena en cárceles israelíes. Ella es uno de los siete mil niños palestinos que fueron detenidos desde el inicio de la segunda Intifada en septiembre de 2000, muchos de los cuales todavía están cumpliendo condenas.

 En contexto

La comunidad internacional ha criticado en varias ocasiones a Israel por el maltrato de menores palestinos. En marzo de 2013, un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por su sigla en inglés) llegó a la conclusión de que los niños palestinos detenidos por el Ejército israelí en Cisjordania son «sistemáticamente» maltratados, lo que se constituye en una violación del derecho internacional.

Cada año, alrededor de 700 niños palestinos de 12 a 17 años de edad son detenidos, interrogados y encarcelados por el Ejército de Israel, la Policía y los agentes de seguridad, de acuerdo con el documento oficial de Unicef.

Venezuela solidaria

Por su parte, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro anunció en agosto del año pasado la creación de una Casa de Abrigo que llevará el nombre de Hugo Chávez, y acogerá a los niños palestinos que han quedado huérfanos y heridos por los ataques del ejército de Israel.

El Gobierno de Venezuela también ha enviado ayuda humanitaria al pueblo palestino como medicinas, ropa, calzado y alimentos.

Con información de :Telesur

©2015-paginasarabes®

Y ahora resulta que EEUU exige respeto a los DDHH?

Disturbios en Venezuela durante las marchas dejan 3 muertos y 66 heridos
Disturbios en Venezuela durante las marchas dejan 3 muertos y 66 heridos

Hay situaciones que te hacen sentir vivo, pleno, que te hacen pensar que no ha sido en vano comenzar ese día… A mí me ocurre, por ejemplo, cuando me doy cuenta de que no he perdido la capacidad de asombro. Hoy me ha ocurrido, y al igual que Héctor Alterio en “Caballos Salvajes”, tuve ganas de gritar «La put* que vale la pena estar vivo«.

Todo fue cuestión de levantarme, preparar un café y leer las noticias. Me encuentro con una frase que, si no fuera porque uno conoce la penosa realidad, sonaría hasta graciosa… por lo ridícula.

La frase era la siguiente:

“Kerry está preocupado por debilitamiento de la democracia en Venezuela”

No pude menos que pensar… pobre Kerry… ¿sabe en verdad quien es su amo?. ¿Estarán por chocar los planetas que los EEUU se han vuelto “derechos y humanos”?, o serán los efluvios de San Valentín que han tocado alguna fibra muy, pero muy íntima en las profundidades de la bestia imperial que ahora clama por respeto a los DDHH?

El Departamento de Estado norteamericano pidió hoy al Gobierno de Nicolás Maduro que respete las libertades de expresión y reunión, al tiempo que llamó al diálogo en Venezuela tras la violencia que se saldó el miércoles con la muerte de dos estudiantes y un militante, además de un número de heridos de bala que fuentes independientes estiman en 40 personas. (Sic)

La vida humana es fundamental, independientemente del número, pero, no dejo de pensar en la caída de Salvador Allende, de Muammar Khadafi, de Saddam Hussein, de Vietnam, Kosovo, Granada, Nicaragua y una lista interminable de “intervenciones” yankies para “defender la democracia”, en las cuales las pérdidas de vidas humanas superaban ampliamente a las cifras venezolanas.

«Esperamos que todas las partes eviten la violencia y resuelvan sus diferencias a través del diálogo. Pedimos al Gobierno de Venezuela que respete los derechos humanos de su pueblo», dijo un vocero del Departamento de Estado que pidió el anonimato. (Sic)

Desde que tengo uso de razón espero que EEUU “evite la violencia y resuelva sus diferencias a través del diálogo, que respete los DDHH de los pueblos”, pero temo que moriré sin verlo; el NOM jamás basa sus políticas en el diálogo. Lo digo y lo sostengo, y no de forma “anónima” como el vocero. ¿Quién en su sano juicio puede creer que se trata de un “garganta profunda” que se “protege” en el anonimato? A ojos vista es una amenaza a Maduro y Venezuela toda y un guiño amoroso de San Valentín, al máximo exponente sionista y pro-yankie de la derecha venezolana.

«Junto con la ley especial que autoriza a Maduro a gobernar por decreto -durante un año-, estas acciones agudizan la preocupación que ya expresó el secretario de Estado, John Kerry, en noviembre sobre el debilitamiento de las instituciones democráticas en Venezuela», afirmó el vocero del Departamento de Estado. (Sic)

¿Cuál será la real preocupación de John Kerry? Seguro que no “el debilitamiento de las instituciones democráticas”, ellos son expertos en ese tipo de maniobras… ¿Será quizás que justamente, siendo ellos mano de obra especializada, se sienten ofendidos por no haber sido convocados para derrocar otro gobierno electo a través de las urnas? Joder tío que son sensibleros, a no tomarlo muy a la tremenda, lamentablemente, estamos seguros de que ya encontraréis otras democracias que derrocar en aquello que el Nano Serrat definiría como “El juego que mejor juegan y que más les gusta”.

El vocero añadió: «El Gobierno de Venezuela tiene la obligación de proteger los derechos básicos y la seguridad de sus ciudadanos, así como de asegurar que las instituciones gubernamentales responden de manera efectiva a las legítimas necesidades económicas y sociales de sus ciudadanos». (Sic)

Sería bueno aclarar que, para “proteger los derechos básicos y la seguridad de sus ciudadanos y velar por el bienestar de las instituciones gubernamentales”, lo mejor sería cortar relaciones con el imperio, ya que es sabido por todo el mundo que, el país más resguardado de los golpes de estado es aquel que no tiene embajada de EEUU. Si se evita la injerencia del imperio en los asuntos gubernamentales y se acaba la dependencia con el FMI, el cumplir con “las legítimas necesidades económicas y sociales de sus ciudadanos» viene por añadidura.

Tampoco es muy coherente la postura de Maduro que cae en los lugares comunes al declarar que hubo un «rebrote nazi-fascista». ¿Qué entiende Maduro por nazi, por fascista? ¿Qué tiene ello que ver con la realidad venezolana?

¿Se referirá quizás a autoritarismo, por la reacción desmedida de su gobierno ante los hechos acaecidos? Recordemos que pese a que el jueves hubo una relativa tranquilidad en Caracas, jóvenes opositores y chavistas protestaron de nuevo en las calles por las muertes ocurridas el miércoles. Estas pequeñas protestas tuvieron lugar pese a que Maduro advirtió en la noche del miércoles que todo aquel que marchara sin tramitar antes un permiso con las autoridades sería detenido de inmediato. Esto lisa y llanamente es un atropello a la libertad de tránsito que debe ser solucionado por el pueblo venezolano.

Y digo adrede lo del pueblo venezolano, porque hubo declaraciones del tipo de:

«Si la democracia venezolana, al igual que en el 2002, se ve afectada por un golpe de estado, lo digo de manera responsable, como presidente del MRTA, nosotros vamos a sacar nuestras armas, nuestras capuchas», afirmó Carías. «Tenemos las armas, pero las tenemos guardadas. Están en manos de otras organizaciones revolucionarias del hemisferio», agregó. (Sic)

Se habla de que las imágenes televisivas y el registro fotográfico captaron a presuntos integrantes de los Tupamaros disparando contra la multitud, que protestaba contra el gobierno de Nicolás Maduro. A pesar de todas las evidencias que muestran sus lazos con los poderes gubernamentales, Carías desmintió que recibieran financiamiento.

«A nosotros nadie nos paga, nosotros somos revolucionarios de convicción. El Gobierno no apoya lo que hacemos». Pero volvió a ratificar que son un grupo violento al reconocer que dos de sus miembros están procesados por posesión de armas. ¿Dónde las obtienen? «Eso es secreto militar», respondió. Por último, aseguró: «Nosotros, como movimiento revolucionario, vamos a estar en la calle defendiendo la revolución». (Sic)

En una entrevista concedida en 2012 al diario Clarín, de la Argentina, aseguraba sin ruborizarse que entre sus principales objetivos figuraba «echar plomo a la oposición si no acepta la victoria segura de Chávez». «¿Qué cómo lo haremos? Pues como siempre en moto y en coche. Si vemos una guarimba, (foco de violencia), sacamos las armas que tenemos escondidas en el coche, nos ponemos el pasamontañas y disparamos contra los opositores», aseguraba entonces. La similitud entre lo que anunciaba hace dos años y los hechos ocurridos el jueves es escalofriante.

Esta película ya la vimos en los años 60’s y 70’s. La historia nos ha enseñado que en definitiva siempre respondieron a la ley de opuestos complementarios, y de que uno no puede vivir sin el otro. En definitiva, se le está haciendo el caldo gordo al NOM, que lo que hará es golpear con su brazo armado, (la NATO), que está a vuelo de pájaro, frontera mediante, en el territorio de su socio colombiano.

Independientemente del color político que cada uno tenga, no puede sustraerse del pensamiento de que al Comandante Chávez esto no le pasaba; de que no alcanza con un discurso exageradamente inflamado; de que el carisma y el liderazgo no se puede comprar ni heredar junto a una banda presidencial, y, por sobre todas las cosas que, un gobernante legítimo, un líder natural, no necesita de la violencia para gobernar, que un gobernante elegido legítimamente por el pueblo por su condición de líder natural, no necesita de escoltas para recorrer su pueblo, si necesita guardias armados y ejercer la represión, automáticamente su gobierno ha dejado de ser legítimo. No hay pajarito con mensajes del más allá que valga cuando hay que calzarse la gorra de capitán y dirigir los destinos de una nación. Quizás sea el momento de dejar la demagogia de lado y demostrar que está a la altura de las circunstancias.

No a la intervención yankie ni a las amenazas de la derecha venezolana, y mucho menos a la represión ciudadana por parte del estado. ¡El único que tiene la potestad de exigir que se corrija el rumbo, es el pueblo venezolano!

©2014-paginasarabes®

A diez años de la fundación de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad

red_ intelectuales_artistas
A diez años de fundaciónde la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad , una reflexión

El 25 de octubre de este año se cumplirá una década de la conformación, en la ciudad de México, de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad. Por tal motivo, es importante reflexionar en torno a los orígenes y principios fundacionales, su trayectoria, su situación actual y los retos de la Red hacia el futuro; todo ello, con el propósito de desarrollarla, ampliarla y fortalecerla en el número de capítulos nacionales y sectores que la integran, en las bases mínimas de organización y coordinación, horizontales y democráticas, que han hecho posible su trabajo, y en el tipo de tareas que demandan las nuevas formas de reconfiguración mundial de los sistemas de explotación y dominación del imperialismo encabezado por Estados Unidos, particularmente en América Latina y el Caribe.

Antecedentes y fundación de la Red

La Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad tiene sus antecedentes en las preocupaciones de un grupo intelectuales mexicanos y cubanos, frente a las agresivas iniciativas del gobierno de Bush después de los ataques del 11 de septiembre del 2001, que fueron utilizados como justificación para las invasiones neocoloniales a Irak y Afganistán. De la misma manera, frente a la campaña mediática contra Cuba y su dirigencia revolucionaria, en la que un sector de la intelectualidad -algunos otrora de izquierda, otros debido a su precipitación declarativa antes de informarse en fuentes cubanas sobre los hechos – formuló duras críticas a la decisión soberana del gobierno de la isla de someter a juicio y encarcelar a miembros de la contrarrevolución interna pagada por el gobierno de Estados Unidos, y de juzgar y aplicar la pena máxima a tres participantes en la ola de secuestros de embarcaciones y aeronaves con violencia homicida y derramamiento de sangre, que venía produciéndose en consonancia con los planes desestabilizadores imperialistas. El propósito evidente era estimular una ola migratoria ilegal en masa de Cuba a Estados Unidos, que ofrecería a Washington el casus belli, el pretexto, para atacar militarmente a Cuba. Bajo la consigna de “Iraq hoy, Cuba mañana”, se había organizado en Miami la única manifestación pública celebrada en el mundo en apoyo a la invasión del país árabe.

Ese grupo de mexicanos (y latinoamericanos residentes en México) coincidía con respecto a la escalada de agresión contra la Revolución Cubana, en lo siguiente: 1.- Cuba es el país con más importantes logros sociales en nuestra América y el foco de resistencia principal a la dominación imperialista y a las políticas neoliberales, en una región donde la abrumadora mayoría de los gobiernos habían sucumbido ante ellas, lo que explicaba la prioridad concedida por el parafascista de Bush a la supresión de su régimen social. 2.- El Estado revolucionario cubano había demostrado durante décadas su capacidad para derrotar con mayoritaria adhesión popular y un uso mínimo de la fuerza, las agresiones estadunidenses, y no existía ningún dato objetivo nuevo para pensar en un cambio de esa conducta. 3.- Cuba -con sus virtudes y defectos, pero en todo caso ejemplo de dignidad, soberanía y reserva estratégica del socialismo en América–, es una hermana en peligro y defenderla es defender a toda América Latina de la política de recolonización del continente que ya se acometía a través del ALCA y su antecedente el TLCAN.

Tres hechos vinieron a reforzar estas conclusiones básicas, marcando el punto de giro en la reversión de la campaña mediática en América Latina y en el mundo y propiciando el ya aludido razonamiento más informado por la opinión pública internacional sobre los acontecimientos en la isla. El primero fue el valiente y honesto artículo publicado por Pablo González Casanova el 26 de abril de ese año en La Jornada, en el que develaba el plan de Estados Unidos de invadir a Cuba con el pretexto de los derechos humanos mientras los violaba masivamente en Irak y era promotor de la supresión de libertades y de la extensión de la injusticia social y la opresión en todo el mundo. El intelectual mexicano declaraba su solidaridad irrestricta y la de los “muchos” con la Revolución Cubana y censuraba la errónea actitud asumida hacia ella en ese contexto por el escritor portugués José Saramago; el segundo, las diez demoledoras líneas suscritas cuatro días más tarde por Gabriel García Márquez, también en La Jornada, en las que asentaba: «Algunos medios de comunicación están manipulando y tergiversando mi respuesta a SusanSontang, para que parezca contraria a la revolución cubana. Este es un indicio más de que las muchas declaraciones sobre la situación cubana – aún de buena fe – pueden estar aportando y aun magnificando los datos que los Estados Unidos necesitan para justificar una invasión a Cuba»; el tercero, la declaración en el mismo sentido de un grupo de relevantes intelectuales mexicanos, leída el primero de mayo en la Plaza de la Revolución de La Habana ante más de un millón de cubanos por González Casanova. Endosada por el propio García Márquez, también la apoyaban Miguel León Portilla, Leopoldo Zea y Lisandro Otero y pronto recibió el apoyo de premios Nobel y de destacados intelectuales y personalidades internacionales.

En lugar del cuadro lúgubre que se pretendió pintar de una revolución cubana aislada y condenada por la inteligencia del mundo, emergía una pujante corriente de solidaridad con ella impulsada por las voces de prestigiosos intelectuales y artistas. Ello, claro, no era ajeno a la extraordinaria obra cultural desarrollada en Cuba por la Revolución ni al fluido diálogo del movimiento intelectual cubano con el gobierno de la isla, así como su ascendencia sobre sus pares del exterior. Pero aunque la campaña mediática fracasó y la derecha perdió el debate y por lo tanto coyunturalmente la iniciativa en relación con Cuba, no se podían lanzar campanas al vuelo pues las razones de la agresividad de Washington contra la isla no habían cambiado, como no cambiarán mientras no surja una fuerza capaz de transformar la correlación de fuerzas políticas internas y externas que impidan la permanente amenaza al pueblo soberano y su revolución.

Al regreso de González Casanova de Cuba después del acto del 1º de mayo, donde había sostenido intercambios con Fidel, Abel Prieto y Ricardo Alarcón, pidió convocar a una reunión de un grupo de intelectuales mexicanos con el embajador de Cuba, Jorge Bolaños. Allí, González Casanova planteó que una vez derrotada la reciente campaña mediática contra Cuba, con el apoyo al manifiesto A la conciencia del mundo de una parte muy influyente de la intelectualidad de América Latina y el Caribe, África, Asia, Estados Unidos y Europa, lo que debía seguir -como la mejor manera de defender a la Revolución Cubana- era frenar la política guerrerista y de conquista colonial de la administración de George W. Bush. Argumentó la necesidad y la urgencia de crear un frente internacional que no debiera conformarse con resistir, sino pasar a la ofensiva y proponer formas de organización social y de hacer política alternativas a las hegemónicas. Planteó que los pilares de esa empresa estaban en el movimiento internacional contra la globalización neoliberal y en el que se opuso a la agresión contra Irak, sin excluir a nadie dispuesto a sumarse.

El embajador Bolaños, que había participado en los intercambios con González Casanova en La Habana, manifestó que lo procedente era que un grupo se trasladara a La Habana para discutir estas ideas con una representación de la intelectualidad cubana, señalando la conveniencia de que esta iniciativa fuera acogida y promovida desde México, con el simbolismo de toda su tradición de amistad con Cuba y el hecho de que allí hubiera dado a luz el manifiesto A la conciencia del Mundo, que puede considerarse el documento precursor de la actual Red de Redes En Defensa de la Humanidad. En él se asentaba:

“La invasión a Irak ha tenido como consecuencia el quebranto del orden internacional. Una sola potencia agravia hoy las normas de entendimiento entre los pueblos. Esa potencia invocó una serie de causas no verificadas para justificar su intromisión, provocó la pérdida masiva de vidas humanas y toleró la devastación de uno de los patrimonios culturales de la humanidad. Nosotros sólo poseemos nuestra autoridad moral y desde ella hacemos un llamado a la conciencia del mundo para evitar un nuevo atropello a los principios que nos rigen. Hoy existe una dura campaña en contra de una nación de América Latina. El acoso de que es objeto Cuba puede ser el pretexto para una invasión. Frente a esto, oponemos los principios universales de soberanía nacional, de respeto a la integridad territorial y el derecho a la autodeterminación, imprescindibles para la justa convivencia de las naciones”.

Fue así como a finales de mayo y principios de junio de 2003, se inició una singular reunión, en el Palacio de las Convenciones, entre un grupo de intelectuales mexicanos con unos 40 de los más destacados intelectuales cubanos, presididos por el Ministro de Cultura, Abel Prieto, quien después de hacer una explicación de las razones que nos congregaban invitó a los mexicanos a exponer sus puntos de vista. A ello siguió un rico y fructífero intercambio entre cubanos y mexicanos sobre la coyuntura abierta por la elección de Bush, el atentado del 11 de septiembre y las guerras de Afganistán e Iraq, así como las acciones que se consideró que era necesario realizar para denunciar la magnitud de la barbarie en curso, hacer conciencia sobre la amenaza que constituía para la humanidad e intentar ponerle freno.

Esta reunión se prolongó hasta el día siguiente, cuando en la tarde se sumó Fidel, quien evidentemente ya conocía por Abel el desarrollo del debate anterior. Hizo varias preguntas y algún que otro comentario sobre aspectos muy poco conocidos de la situación internacional, se mantuvo muy atento al debate, en el que hizo algunas precisiones importantes de conceptos, y luego del fin de la reunión, brindó una de sus antológicas pláticas informales, en la cual aportó argumentos y puntos de vista muy importantes sobre los avances que estaban en marcha en América Latina después de la elección de Hugo Chávez. Afirmó, ya en esas fechas, que Chávez era un gran líder no sólo venezolano sino latinoamericano, llamado a desempeñar un papel muy importante en la resistencia a las políticas imperiales y en el impulso a la unidad e integración de América Latina y el Caribe. En la sesión de esa tarde se perfiló la idea de convocar en México a un encuentro internacional de intelectuales “en defensa de la humanidad”, aceptándose ese nombre para la organización que surgiría. El propósito del encuentro sería la constitución de una red internacional de intelectuales, en el sentido más amplio del término, que luchara por los objetivos identificados en el debate de esos dos días.

Al regreso de Cuba, se constituyó un comité organizador, en el que participaban la casi totalidad de los intelectuales que concurrieron a la reunión de La Habana, además de compañeros tan valiosos como Adolfo Sánchez Vázquez, siendo ésta una de sus últimas actividades públicas, misma que desempeñó con la humildad de un militante de filas hasta la celebración del Primer Encuentro de Intelectuales y Artistas por la Humanidad.

El encuentro de México en octubre de 2003 en el Polyforum Siqueiros tuvo varios aciertos importantes. Sus deliberaciones fueron ajenas al abandono de principios irrenunciables de la izquierda crítica, justificado en nombre de una supuesta modernidad por no pocos tránsfugas tras el derrumbe del socialismo eurosoviético y la generalización de la ofensiva neoliberal. La declaración final, publicada íntegramente en La Jornada, llamó a terminar con la globalización excluyente, no a limar sus aristas «más duras», y rechazó la renuncia del Estado al interés público, representada por la liberalización económica, las privatizaciones y los recortes al gasto social.

El documento llamó al imperialismo por su nombre y lo consideró el causante del actual orden hegemónico depredador y militarista que «opera como una máquina de exclusión social» y ha llevado a la humanidad a un «punto crítico que entraña serios peligros». El imperialismo, afirmaba, hace uso instrumental de la democracia: «la apoya en sus aspectos formales si conviene a sus intereses y conspira contra ella si las fuerzas populares llegan al poder por la vía democrática». Como corolario, denunciaba el uso que hacen los gobernantes neoliberales de la democracia «como patente de corso (…) para la entrega de recursos al capital trasnacional». Igualmente, reivindicó el derecho de los pueblos a la rebelión, señalando como ejemplo a la que defenestró en Bolivia «un gobierno totalmente subordinado a Estados Unidos.»

Precisamente por su apego a los principios de la auténtica izquierda, la reunión no fue tampoco una nostálgica y estéril reivindicación de los dogmas de un socialismo alejado del sentir del pueblo. Por eso postuló que «la diversidad es consustancial a la sociedad humana» y denunció el menosprecio del sistema dominante por las culturas y valores de los excluidos, «a menos que sean reducidos a los imperativos del mercado». Subrayó el arraigo popular de la Revolución Cubana y su firme voluntad de construir otro tipo de sociedad como fundamentos para que hubiera podido resistir casi cinco décadas de bloqueo y agresiones.

El rescate del internacionalismo como valor intrínseco de la izquierda recorría el documento, que se manifestó solidario «con los patriotas que -acusados de terroristas- luchan por la libertad de sus pueblos». De este modo, logró la combinación entre la defensa de lo local, -el edificante patriotismo y nacionalismo que identifica a las comunidades,- y lo universal, encarnado por los supremos intereses de la humanidad toda.

La declaración trazó con precisión la postura ética que define el compromiso social de los intelectuales al valorar el trabajo intelectual «que se funda en procedimientos rigurosos y, al mismo tiempo, es sensible a la injusticia del mundo en que vivimos; que aprende de sectores en todas las regiones, naciones y continentes que se levantan contra el orden establecido» y definirse «en favor de la igualdad económica, de géneros, postulando que la dignidad, la libertad y el respeto a la riqueza cultural de la humanidad han de prevalecer sobre el capital».

En el Encuentro se escuchó un mensaje enviado en video desde las montañas de Chiapas por el subcomandante Marcos, y a un Evo Morales, quien viajando expresamente de Bolivia a la reunión sin todavía llegar a la presidencia, afirmaba en su discurso: «La defensa de la humanidad pasa por la eliminación del imperialismo y el neoliberalismo».

Leer Más >>>

Egipto y la primavera que durará – Por Guillermo Almeyra

napoleon_en_egipto_a
Egipto y la primavera que durará

Aunque hay impresionistas que sólo ven botas y un golpe militar en Egipto –olvidando que Nasser o Chávez también fueron golpistas y militares–, lo que sucede en ese país es algo mucho más complejo. En primer lugar, el conservador general Abdel Fattah Al Sisi acaba de sacar del poder al partido reaccionario mejor organizado y enraizado, ligado con Estados Unidos y con Qatar y los Emiratos –la ultrarreaccionaria Hermandad Musulmana–, cuyos líderes están presos, como sigue en la cárcel la camarilla proimperialista de Hosni Mubarak.

El ejército decidió sacar del gobierno a los reac­cionarios y poner en el mismo a técnicos liberales aceptables por Washington pero no agentes de éste ni de los emiratos, porque crecía la rebelión popular que abarcaba a los liberales, los nacionalistas nasseristas, la izquierda democrática, la izquierda revolucionaria y socialista, los sindicatos, un importante sector de la burguesía comercial laica (que antes seguía al Wafd) y la burguesía comercial cristiana copta, que sufría la intolerancia islámica salafita. Esa marea democrática social comenzaba a organizarse, a crear comités y había reunido más de 22 millones de firmas contra Morsi y la Hermandad Musulmana, lo cual indica que muchos musulmanes democráticos la apoyan. El crecimiento de esta rebelión, por un lado, asustó al mando militar conservador (Al Sisi fue jefe de inteligencia en tiempos de Mubarak y fue ascendido por Morsi) y, por otro lado, estimuló las tendencias nacionalistas y bonapartistas existentes desde la mitad del siglo pasado. No hay que olvidar en efecto que el golpe que derribó a la corrupta monarquía del rey Faruk en 1952 estuvo encabezado por el conservador general Mohammed Naguib y no por el más audaz y nacionalista Gamal Abdel Nasser, que después defenestró al primero. Por lo tanto, lo que cuenta es la dinámica que puede llegar a tener el proceso, no el conservadurismo de su primer representante.

Los militares hicieron en realidad un contrafuego, tomaron una medida preventiva, entregando en seguida el gobierno a técnicos que deben elaborar una nueva Constitución (la actual, reaccionaria, fue anulada) y preparar elecciones en seis meses. Salieron de los cuarteles para llenar un vacío antes de que la rebelión encontrase una dirección y un programa propios y para encauzar por la vía burguesa un movimiento que es plebeyo, nacionalista y contrario a los intereses del imperialismo y de sus agentes en la región (desde Qatar hasta Israel). Corrieron el riesgo de acercarse al movimiento de rebeldía y de sufrir su contagio, que es importante desde hace rato, como se ve en la actitud popular ante los soldados, a quienes los que luchan por la democracia ven como aliados de un tipo especial.

En escala internacional, la humanidad está aún ante la realización de las tareas democráticas que encaró la Revolución Francesa: la unidad nacional, la independencia política, la democracia, la redistribución de la tierra. Contrariamente a la visión superficial que habla de «primavera árabe», ésta no dura semanas o meses sino muchas décadas, como lo demostró el despertar los pueblos europeos en 1848, que se repitió inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial y después de los años 80. La lucha por la unificación de la nación árabe –fragmentada por las potencias colonialistas y por las monarquías en los siglos XIX y XX– dura ya 70 años. En efecto, viene en realidad desde el levantamiento de Orán, en Argelia, en los años 40, salvajemente reprimido por el imperialismo francés, y pasa por la independencia argelina, el nacionalismo árabe en Egipto, Libia, Siria, Líbano, Yemen, el nasserismo y los intentos de unidad en una sola república árabe, la constitución del partido y el gobierno revolucionario socialista en Yemen del Sur en los 70, el apoyo constante a la Intifada palestina, y aún no ha terminado ni terminará. Sobre todo porque el capital financiero se esfuerza por retrotraer el mundo desde el punto de vista social a lo que imperaba en el siglo XIX y, por lo tanto, vuelve al colonialismo, pisotea las soberanías, restringe brutalmente los espacios democráticos e instaura métodos fascistas hasta en las metrópolis, al mismo tiempo que la situación económica empeora gravemente para los trabajadores y para los países dependientes. Pero la experiencia, la organización, el nivel social y cultural, sin embargo, de los pueblos, son hoy muy superiores a los de hace dos siglos.

Las clases medias urbanas –y en éstas se incluyen los militares, que por su origen social pertenecen a ellas– sufren el embate combinado del cierre de sus expectativas de ascenso social y hasta de consumo, de la crisis económica que les niega el futuro y de la prepotencia del capital financiero internacional. El ejército, en algunas condiciones de América Latina o de países árabes o africanos, sirve de «partido» para los nacionalistas y demócratas que desean un cambio. ¿Acaso no participaron militares antibatistianos en la revolución cubana? Ese aparato de represión y de sostén del Estado burgués puede, en determinadas condiciones de crisis, producir en su seno tendencias como la de Lázaro Cárdenas que, desde el Estado capitalista y con el sostén o la neutralidad benévola de grandes sectores populares, tratan de hacer algunas de las tareas democráticas y sociales que exige la situación si la rebelión que crece no tiene una dirección más avanzada y más reconocida. Ese cesarismo es un pésimo sustituto de una dirección política de los trabajadores, y la «revolución pasiva» desde arriba, que esos sectores emprenden, es siempre temerosa y está mezclada con represiones, pero no tiene nada que ver con los golpes militares que tratan de salvar al régimen en peligro y que son profundamente conservadores.

Por consiguiente, existe el peligro de que amplios sectores populares se ilusionen ante estos nuevos salvadores salidos de los cuarteles y los sigan, en vez de apoyarlos, desbordarlos, dirigirlos. Sobre todo que el ejército, como todo aparato, no es homogéneo ni tiene formación política, y existe el peligro de luchas intestinas, estimuladas por la intervención imperialista, en las que los trabajadores no pueden permanecer indiferentes pero deben siempre mantener su independencia política.

Con información de : La Jornada

©2013-paginasarabes®