Archivo de la categoría: Viajes

Bellezas de Líbano – Gruta de Jeita

La Gruta de Jeita, unas antiguas cavernas ubicadas al norte de Beirut, concretamente en el Valle de Nahr al-Kalb. Es el paseo más conocido de Líbano y no es para menos, ya que las imágenes del interior son preciosas e impactantes por igual.

Aunque fueron descubiertas en 1836 por William Thomson, un importante físico y matemático, las cuevas ya fueron habitadas en la época de la prehistoria, por lo que se trata de un rincón realmente importante tanto en el ámbito histórico como en el natural, por haberse formado debido a la erosión de la corriente del agua contra la piedra.


El río Nahr al-Kalb nos guía hasta la entrada a la Gruta de Jeita, formada por dos cavernas de piedra caliza que se conectan entre sí. La gruta ubicada en la parte superior es en realidad una galería de pasillos y laberintos repletos de estalactitas y estalagmitas. Esta zona no fue descubierta hasta 1958, coincidiendo con la apertura de la Gruta de Jeita al público.

    • Esta parte superior la podremos recorrer a pie, orientados por un guía que nos explicará los detalles más importantes y curiosos de esta cueva. Aparte de las diferentes formas que toman las rocas, como setas, cortinas o todo tipo de animales, en este rincón se encuentra la estalactita más grande del mundo, que llega a alcanzar los 120 metros de altura. Impresionante.

La gruta inferior, se encuentra ubicada bajo las galerías. En esta zona aumenta la humedad y las temperaturas descienden levemente debido a que hasta este lugar llega el cauce del río Nahr al-Kalb, conocido comúnmente como Dark Lake (Lago Oscuro).

    • Este área solo puede ser visitada si nos subimos a bordo de los pequeños botes con remos que los guías tienen a nuestra disposición. Acompañados por ellos, nos adentraremos en las tranquilas aguas del interior de la Gruta de Jeita y seremos partícipes de uno de los paisajes de Oriente Medio más bellos y espectaculares.

Las majestuosas formas de las estalactitas y estalagmitas se combinan con los colores que las aguas subterráneas reflejan sobre la piedra caliza, dejando a todos los viajeros y visitantes de las cuevas extasiados ante tal alarde de belleza y esplendor.

    • La mejor época para visitar la Gruta de Jeita es en verano, ya que, una vez en el interior de las cuevas, disfrutaremos de agradables temperaturas. Por otra parte, si visitamos la gruta en invierno corremos el riesgo que la cueva inferior, que se ha de recorrer en barca, se encuentre cerrada debido a que el nivel del mar haya subido y sea inaccesible.

Para llegar hasta la Gruta de Jeita, la mejor opción es tomar un autobús desde Beirut, ya que, en apenas 45 minutos, nos dejará en el Valle de Nahr al-Kalb. A continuación, para atravesar dicho Valle y llegar hasta la parte superior de las cuevas, desde donde comenzará nuestro tour, deberemos subirnos a bordo de un teleférico o de un pequeño tren.

Una vez arriba, un guía nos acompañará por el interior de las cavernas. Esta visita guiada, que incluye la caminata a pie a través de las galerías superiores, el paseo en bote por las cuevas inferiores y una presentación audiovisual explicativa de la historia de la Gruta de Jeita y sus características generales.

Con información de  Viajeros

©2019-paginasarabes®

De la ciudad de Baldach – Caldea

En aquella región, (Caldea), se encuentra la ciudad de Baldach que en las Escrituras se nombra Susis, donde habita el mayor prelado de los sarracenos, que dicen «califa». Se hacen allí paños muy bellos de oro de diversas maneras, e igualmente de seda, asimismo de diversas maneras, a saber, nassit, nac y carmesí.

Baldach es la ciudad más noble de aquella región. En el año de la Encarnación del Señor de MCCL el gran rey de los tártaros Alau la sitió y la tomó por la fuerza, aunque en el interior había más de cien mil jinetes; pero el ejército del Khan era también numeroso a maravilla.


El califa que señoreaba en ella tenía una torre repleta de oro, plata, piedras preciosas y otras maravillas de inmenso valor; pero como era un avaro y no supo aprestar un ejército suficiente ni dio galardones a los soldados que mandaba, por ello sufrió el desastre, ya que el rey Alau tomó la ciudad y prendió al califa, al que ordenó encerrar en la torre de aquel tesoro inestimable privado de bebida y alimento. Y le dijo: «De no haber guardado estas riquezas con avaricia y avidez, hubieses podido salvarte a ti mismo y librar la ciudad. ¡Que ahora te socorra ese tesoro tuyo que amaste con tanta codicia!».

Al cuarto día murió de hambre. A través de la ciudad de Baldach corre un río enorme, por el que se va hasta el Mar Indico, que dista de Baldach dieciocho jornadas; navegan por él mercaderes sin cuento; acaba en la ciudad de Chisi. En medio de Baldach y Chisi se halla la ciudad de Basera, que está rodeada de palmares, en los que hay grandísima abundancia de dátiles afamados.

Por Marco Polo

©2018-paginasarabes®

Tuareg, El hombre azul – Sabiduría de los desiertos

El tiempo es como un río, no se puede tocar dos veces el mismo agua, porque el agua ya pasó y no pasará más…

(Proverbio Tuareg)

No conozco mi edad.

Nací en el desierto del Sahara, sin papeles.

Nací en un campamento de nómadas tuaregs, entre Tomboncton y Gdo. Al norte de Mali.

Fui pastor de camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre.

Hoy estudio Gestión en la Universidad de Montpellier, Francia.

Soy soltero, defiendo a los pastores tuaregs. Soy musulmán, sin fanatismos.

-¡Qué lindo turbante tiene!

Está hecho de finas telas de algodón. Esto,  permite cubrir el rostro en el desierto, sin obstruir la vista y la respiración.

Los hombres azules

Nosotros, los tuaregs, somos llamados “los hombres Azules” por eso. El tejido se destiñe un poco y nuestra piel toma este color azulado.

A través de una planta llamada índigo mezclada con otros pigmentos naturales se obtiene el color azul.  Para los tuaregs, el azul es el color del mundo,es el color dominante: es el color del cielo…. Y de nuestras carpas….

Ser Tuareg

Tuareg significa “abandonado”, porque somos un pueblo nómada, muy antiguo, del desierto. Somos solitarios y orgullosos. Nos llaman también: “los señores del desierto”. Nuestra etnia es Amazigh, (bereber ó bárbaros), y nuestro alfabeto es tifinagh.

Hay alrededor de 3 millones, la mayoría permanece nómade. Pero la población disminuye. ¿Sería necesario que un pueblo desaparezca, para que se sepa que ha existido?…decía un sabio…

Nos ocupamos de los rebaños: dromedarios y cabras, en un reino inmenso y silencioso, es nuestra forma de vivir.

En el silencio del desierto

Cuando uno está solo en este silencio, uno puede escuchar el latido del propio corazón. No existe mejor lugar para estar solo.

El despertar con el sol, y lejos, las cabras de mi padre….ellas nos dan la leche y la carne.  Nosotros las llevamos a dónde hay hierbas y agua. Es así, como hacían los antiguos, y es así, como nosotros lo seguimos haciendo.  Para mí no había otra cosa, y yo estaba feliz así.

A los 7 años me dejaban alejarme del campamento para que aprenda cosas importantes: olfatear el aire, …. algo más que escuchar: desarrollar la agudeza del oído, aprender a orientarse con las estrellas, y dejarse guiar por el camello. Porque,  si uno se pierde, él te lleva siempre donde hay agua.

Ahí, todo es simple y profundo. Hay pocas cosas, y cada una, tiene un inmenso valor.

Ahí, un poquito…casi nada, puede darte mucha felicidad.  Cada cosa es valorada. Sentimos mucha alegría al estar juntos.  Nadie sueña ser… porque ¡YA LO SOMOS!

Desembarco en Europa

Ver las personas correr en el aeropuerto.  En el desierto, cuando uno corre, es porque ya viene una tormenta de arena….¡tuve miedo!…

También vi afiches de mujeres desnudas. Me pregunté: ¿por qué esa falta de respeto hacia las mujeres?.  Después en el hotel, vi la primera canilla de agua: ¡el agua corre fácilmente!…y,….tuve ganas de llorar….

Todos los días de mi vida, mi principal preocupación fue encontrar agua.  Cuando veo el número de fuentes que adornan la ciudad, siento un intenso dolor.

A comienzos del 90, tenía 12 años. Hubo una gran sequía. Los animales morían, nosotros nos enfermamos…. Mi madre murió…. Ella, era TODO para mí. Me contaba historias, me enseñaba cómo contarlas…. Me enseñó a SER YO MISMO.

Una obra de mi Madre

Convencí a mi padre que me permita ir a la escuela todos los días. Para ello, caminaba 15 kms todos los días. Hasta, que un profesor encontró un lugar para mí, donde pude dormir, y una mujer que me brindó un plato de comida.  Comprendí, con el tiempo, y cada vez que pasaba delante de ella, que –esta ayuda recibida- era obra de mi madre…..

Dos años antes de que, el Rallye París-Dakar haya pasado por nuestro campamento, una periodista dejó caer un libro.  Yo lo recogí y se lo dí… Ella me lo ofreció. Era un ejemplar de “El Principito”…Entonces, yo me PROMETÍ poder llegar a leerlo, algún día. Obtuve una beca para venir a estudiar a Francia.

Lo que más extraño acá, es la leche de camello, el calor abrasador, la caminata descalzo en una arena ardiente… Allá, miramos las estrellas todas las noches… Y, cada una, es diferente de la otra.

Las cabras, tampoco son idénticas: son parecidas. Aquí, cada uno mira la televisión.

Ustedes, tienen todo… pero nunca es suficiente; se quejan siempre. En Francia, la gente reclama permanentemente. Atan su vida a deudas bancarias, al deseo de poseerlo todo… luego, y a pesar de ello,  termina resultando: insuficiente. En el desierto, no hay embotellamiento ¿saben por qué? Porque ninguna persona está interesada en adelantarse a otra.

La felicidad de volver a casa todos los días

Todos los días, un poco antes de la puesta del sol, la temperatura baja, pero no es todavía muy fría… Los hombres y los animales lentamente, vuelven al campamento.  Sus siluetas, se entrecortan en un cielo rosado, azul, amarillo, rojo, anaranjado.

Es un momento ¡mágico! Volvemos a la carpa y hervimos agua para el té.  Nos sentamos en silencio y escuchamos el agua hervir. Nos invade la paz…. y nuestros corazones laten al mismo ritmo del agua en ebullición…¡Qué tranquilidad!

Acá, ustedes disponen de relojes, allá disponemos del tiempo….

En la vida de un tuareg, el tiempo no se circunscribe a la referencia señalada por un reloj. Cuántas veces, Ud. Dice: ¡no tengo tiempo!

El tiempo es como un río, no se puede tocar dos veces, el mismo agua, porque el agua ya pasó y no pasará más…

Aproveche cada momento de ésta vida, encontrando el tiempo para vivir…

Ustedes viven diciendo que están ocupados. Entonces, nunca serán libres….

Si dice todo el tiempo: “no tengo tiempo”…. ¡no lo tendrá jamás!

Dejar para mañana, la posibilidad de vivir en espíritu y en verdad, en este río de la vida,  puede convertirse en un paso en falso…

Con información de revista Allah Mahabba 

©2018-paginasarabes®