Archivo de la etiqueta: Brasil

Tony Mouzayek – Puro talento Árabe

Tony Mouzayek

Residiendo en Brasil desde hace ya varios años, Tony Mouzayek es sin duda uno de los intérpretes favoritos de la música árabe de la última década.

De nacionalidad Siria, país donde nació en 1970, comenzó su carrera a los 9 años influenciado por sus hermanos los músicos Samir y Joseph Mouzayek con ellos tocaba el pandero. A los 14 años de edad sube a un escenario por primera vez acompañado por laúd, derbake y pandero inicio de su carrera como cantante.

Un joven que interpretaba con coraje las canciones tradicionales de su país, llamo mucho la atención por su timbre de voz fuerte y contagioso. Poco a poco se convirtió en uno de los mejores cantantes de su país. Tony siempre está acompañado por músicos de la familia Mouzayek.

Este gran cantante tiene un gran cariño por Brasil y  es pionero de la música árabe en ese país.


Lanzó su primer CD «Belly Dance Oriente», acompañado por su hermano George Mouzayek, actualmente uno de los mayores derbakistas del mundo, ahora está en el volumen 41 y puede ser la evolución de Tony en la música ya que ha vendido más de 500 mil copias de sus volúmenes y gracias a esto estará lanzando aún más grandiosos Cd´s.

Ha hecho presentaciones en New York, L.A, Egipto, Buenos Aires, Uruguay, Panamá, Costa de Marfil, Venezuela y Paraguay entre otros.

Con 30 años de carrera Tony también ha sido descubridor de talentos así que ha lanzado a varias bailarinas y gracias a él se han dado a conocer por todo Brasil. También es productor de video de Soraia Zaied y Fátima Fontes y pronto hará más lanzamientos.

Conocido por todo el país por su talento, sencillez, humildad, carisma y también gran emprendedor. Es propietario de Casa Árabe, un lugar tradicional con más de 40 años en Brasil un espacio  para promocionar sus productos, instrumentos musicales, trajes de danza, todo lo relacionado con la cultura árabe donde recibe a gente de todo el país.

Recientemente viajó a Los Ángeles, California, acompañado por Hayat El Helwa y Leonel propietarios de la escuela Luxor para participar en la 2ª conferencia de danza del vientre al lado de verdaderas leyendas del mundo árabe: Nagwa Fouad, Mohamed Kalil, Farida, Marroco, Tamalyn Dallal, Sahra Saeeda, Jillina, Angelika y Suhaila Salimpour de gran destaque mundial. Tony allí fue invitado especial.

En el año 2002 se presentó en Boston contratado por el bailarín Ahmad para participar en 3 eventos recomendado por ‘Umar Faruk el cual fue un gran suceso. En el 2003, también fue invitado a Miami para participar en un gran evento que se lleva a cabo anualmente y patrocinado por Jawhara, con presencia de Hayat El Helwa.


En la escuela Luxor, Tony hizo un Congreso Internacional Luxor llamado Tony Mouzayek Danza del Vientre en Brasil, llevando para Brasil grandes nombres para la danza del país.

En 2010 se estrenó la tira con formato de telenovela “El Clon” donde interpretó varias canciones en árabe, como “Ya Helou Ya Zein”, Latsadigui, Azez Alaya, Laguetek, Zahma Ya Dunia, entre otras.

Durante esta larga y brillante carrera y de sucesos concluimos que la música y gran pasado de Tony Mouzayek es considerado una gran celebridad del mundo árabe.

Este reconocido intérprete es el favorito de las bailarinas de todo el mundo para sus performances por su ritmo y voz incomparables.

Ya ghayeb

 

Ya ghayeb leih ma tes2al
3a 7babak yelli hebonak
Ma yenamo elli la 3iounak
Ana bafakar fik

Teb3od 3ani we tensani
Mehtajak jambi ter3ani
Tnasini jrohi we ahzani
Ana moshtag la 3ainek
Ya habibi…laaaaa

La troh b3id
Inta nasibi
We bi albi el wahid
Inta elli bi albi walla
Tfdak el dinia kella
Yeeey.. yeey yeey yeey yeey yeey (2x)

Hobek ghayar hayati
Nassani jrohi w 2ahati
Zakarni bkel 7kayati
Khallani doub

Inta gharami kelo
We shams 3omri we delo
Aslak hal 3alam kelo
Hobek ma tob

Ya habibi…laaaaa
La troh b3id
Inta nasibi
We bi albi el wahid
Inta elli bi albi walla
Tfdak el dinia kella
Yeeey.. yeey yeey yeey yeey yeey

Ya ghayeb leih ma tes2al
3a hbabak yelli hebonak
Ma yenamo elli la 3iounak
Ana bafakar fik

Teb3od 3ani we tensani
Mehtajak jambi ter3ani
Tnasini jrohi we ahzani
Ana moshtag la 3ainek

Ya habibi…laaaaa la la la
La troh b3id
Inta nasibi
We bi albi el wahid
Inta elli bi albi walla
Tfdak el dinia kela
Yeeey.. yeey yeey yeey yeey yeey


Con información de: Tony Mouzayek

©2018-paginasarabes®

Temer, del comienzo al final


Ni el rescate de la confianza del gobierno, ni recuperación económica, ni fin de la corrupción. Temer termina como empezó: en la mediocridad y la intrascendencia.

Marx se preguntaba cómo un personaje tan insignificante como Luis Bonaparte pudo tener un rol importante en la historia de Francia. Eran necesarias circunstancias excepcionales para que ello ocurriera. ¿Qué condiciones fueron posibles para que un personaje tan mediocre como Michel Temer llegara a la presidencia de Brasil?

Temer emergió al protagonismo político cuando el PMDB se agotó como fuerza de redemocratización, con la muerte de Ulysses Guimaraes y el desgaste del partido durante la presidencia de José Sarney. A partir de ese momento la muerte ideológica y política del partido era inevitable.

La mediocridad de Temer lo hacía un cuadro adecuado para el nuevo periodo del PMDB, donde jugaría el rol de sostén, alternadamente, de gobiernos de derecha y de izquierda. Como no es nada en sí mismo, Temer pudo protagonizar distintos roles del partido, actuando como equilibrio entre los distintos liderazgos. Así, el PMDB estuvo con Cardoso en los años 1990 y con el PT de 2003 a 2014. Gobiernos frontalmente opuestos, pero que han dependido del apoyo parlamentario del PMDB para gobernar.

Temer no fue escogido por el PT para ser vicepresidente, sino que, en su calidad de presidente del PMDB, fue indicado por ese partido para la lista de Dilma Rousseff. El PMDB, sin tener programa propio, siempre apoyando a los de otros partidos, tampoco tuvo candidatos a la presidencia de Brasil. Siempre anunciaba que lo iba a tener, pero siempre se adhirió al PSDB o al PT.

En las campañas electorales de 2010 y de 2014, Temer defendió los gobiernos de Lula y Rousseff, sus programas, atacando la alternativa de la derecha, representada por los candidatos del PSDB.

La crisis del gobierno en el segundo mandato de Dilma Rousseff abrió las puertas para que la mediocridad de Temer fuera puesta al servicio de otro proyecto: el que había sido derrotado cuatro veces sucesivamente en las urnas, por listas de las cuales él había sido parte. Valiéndose de la disposición desestabilizadora de los medios y del gran empresariado, además del cambio interno del mismo PMDB hacia la derecha, bajo la conducción de Eduardo Cunha, se ha recogido la lista de las propuestas más retrógradas y más de derecha, para que Temer lo presentara como un programa mediante el cual él se proponía recuperar la confianza en el gobierno, en el crecimiento de la economía y terminar con la corrupción (sic). Fue así que Temer rompió la alianza con el PT y se volcó a la posición aventurera, que ahora termina.

El programa era una versión de lo que el PSDB había presentado a los largo de las cuatro anteriores elecciones presidenciales y sucesivamente derrotado, con el apoyo del PMDB a los candidatos del PT. Fue la oportunidad que Temer encontró para intentar salir de su mediocridad y desempeñar algún rol histórico. Para ello anunció que era necesario reunificar el país, reconquistar la confianza en el gobierno y retomar el crecimiento económico.

Nada de eso fue hecho un año después del golpe contra Dilma Rousseff, así que Temer ha vuelto a ser un personaje decorativo, porque ni siquiera el grueso del paquete regresivo que él pretendía hacer aprobar fue avalado. Los involucramientos con casos de corrupción que ahora se vuelven públicos hacen de Temer un personaje mediocremente inútil.

Él se va sin pena ni gloria y el país se queda entregado a una situación caótica desde el punto de vista político e institucional, con una inmensa crisis económica y social, en medio de grandes movilizaciones populares que demandan elecciones directas inmediatas para presidente de Brasil.

Se abre el periodo posTemer, que la derecha pretende que no sea el del posgolpe. La disputa sobre esas alternativas se vuelve abierta, y la izquierda, bajo el liderazgo de Lula, interviene firmemente por retomar la democracia, después del reino golpista de Temer el mediocre… el breve.

Por Emir Sader
Con información:La Jornada

©2017-paginasarabes®

El pequeño Brasil que se encuentra en Líbano

comunidad_brasil_libano
Fatima Wehbi, Lilwah Smidi y Maysoun Hindi, quienes son brasileño-libanesas, posan para una fotografía delante de una bandera de Brasil en la localidad de Sultan Yaacoub.

En el extremo oriental del valle de la Bekaa, donde las rocosas laderas están coronadas por cerezos, el espíritu latino impregna dos pueblos libaneses que guardan un parentesco con Brasil que se remonta generaciones.

En Lusi y Sultan Yaacoub viven más de un millar de ciudadanos brasileños, muchos de los cuales hablan en portugués con tanta fluidez como en árabe.

De acuerdo con The Associated Press, estas localidades están profundamente influidas por la cultura brasileña, aunque no sea algo aparente a primera vista: la llamada al rezo reverbera a través de los callejones en zigzag cinco veces al día y las casas de piedra clara son similares a las de otros pueblos de la región.

Pero los vecinos mezclan portugués y árabe en casi todas sus conversaciones y la cocina local es inconfundiblemente brasileña. Aunque no existen estadísticas oficiales, un representante del consejo municipal dice que el «99 por ciento» de la comunidad son ciudadanos brasileños. Casi todos dicen haber vivido en Sudamérica en un momento de su vida.

La panadería portuguesa – o pastelaría – de Christina Hindi vende pasteles salados incluyendo pao de queijo, empada y coxinhas, además de dulces como churros. Bebidas tropicales, como la leche de coco o el refresco de guaraná, son populares en la zona.

comunidad_brasil_libano_2
Christina Hindi (der), una mujer brasileño-libanesa que regenta la Pastelaria de Tina Restaurant, fríe un pastel típico brasileño mientras una amiga la observa trabajar

Cuando la selección de futbol de Brasil disputa un partido, «todo el mundo iza la bandera brasileña», explica el alcalde de Sultan Yaacoub, Ahmad Jaroush. Nadie se pierde el juego.

«Aquí se siente como si estuviera viviendo en Brasil», comenta orgullosa Fatima Wehbe, miembro del consejo municipal de Sultan Yaacoub y nacida en Brasil.

Desde finales del siglo XIX, la gente ha salido de Líbano – especialmente de las montañas del centro del país – por problemas económicos, hambruna, reclutamientos o las guerras. Algunos viajaron a América, instalándose en Estados Unidos, México, Argentina, Cuba y, por supuesto, Brasil.

El Ministerio de Exteriores de Brasil estima que entre siete y diez millones de brasileños son descendientes de libaneses. El presidente interino del país, Michel Temer, es hijo de migrantes libaneses, aunque su familia procede de las montañas del norte del país, no del Bekaa.

Muchos de esos migrantes han mantenido fuertes vínculos con su país natal también a través del matrimonio.

Residentes de Lusi dicen que cada verano se celebran unas 20 bodas entre un hombre o una mujer de la localidad y un pretendiente de Brasil. Muchas de esas parejas deciden quedarse, o al menos mantener una vivienda, en el Valle de la Bekaa.

Hindi, la propietaria de las pastelaría, nació en la ciudad brasileña de Sao Paulo en 1970, y se mudó a Lusi con sus padres en 1985. Un año más tarde se casó con un joven de la localidad y regresó con él a su país natal.

Se mudaron a Brasil porque su marido es agricultor y en Líbano «la cosecha era escasa», dice. Una década más tarde regresaron a Líbano con su hija más o menos por las razones que les habían animado a irse. «La economía brasileña es débil y no hay seguridad», apunta Hindi.

Residentes citan también su apego a la herencia libanesa y, en ocasiones, la soledad como los motivos para volver a Bekaa.

«Quieres casarte con alguien de tu religión y tradición», dijo Yazdeh Hindi, la hermana pequeña de Christina. La comunidad es predominantemente musulmana, y los migrantes se han unido en su mayoría a su interpretación conservadora de la fe.

Sin embargo, muchos de los que se trasladaron a Brasil se quedaron allí. Jaroush, el alcalde, estima que entre cuatro mil y cinco mil vecinos del pueblo y sus descendientes viven en Brasil.

Muchas familias lograron riqueza ca través del comercio o remeses con el país sudamericano.

Las viviendas en Lusi y Sultan Yaacoub son más grandes del tamaño medio de las casas de la región, y algunas están cercadas y tienen cuidados jardines. Jaroush señala que la población se incrementa durante el verano, especialmente en los años en que Brasil estaba en expansión, cuando los expatriados regresaban para invertir en sus casas y disfrutar de la compañía de familiares y amigos.

«Tenemos un salón para bodas», dijo el alcalde. «Todo el mundo conoce a unos o a otros. Algunos se quedan, otros regresas. Pero siempre hay gente yendo y viviendo».

 Con información de: SIPSE

©2016-paginasarabes®

George Bush y sus 40 mil hectáreas en Paraguay

acaparamiento
George Bush y sus 40 mil hectáreas en Paraguay (Otro mundo es posible)

La compra de extensos terrenos en “el tercer mundo” por parte de organizaciones financieras internacionales, así como de grandes millonarios del primer mundo, tienen el objetivo de acaparar uno de los bienes clave para el futuro: las tierras para el cultivo.

Un material periodístico del diario el País de España, aborda el proyecto mundial que está en gestación, y en donde Paraguay figura dentro del mapa.

“Entre 2001 y 2011, según el think tank californiano Oakland Institute, algo más de dos millones de kilómetros cuadrados de campo —una superficie ligeramente mayor que la de México— fueron vendidos o alquilados en Estados en vías de desarrollo a Gobiernos y empresas de los países ricos. En muchos casos, a expensas de la seguridad alimentaria y de los derechos adquiridos durante décadas por las poblaciones locales”, sostiene el periodista Miguel Angel García Vega.

Según el mismo, el Oakland Institute sostiene que en esta carrera de acaparamiento de tierras en el mundo, participan colosos como TIAA- CREF (uno de los fondos de pensiones más grandes del mundo) o UBS Agroinvest (filial del gigante suizo UBS).

Brasil, Argentina y Uruguay

“La voracidad resulta tan fuerte que incluso “tiene su lógica regional”, precisa Lourdes Benavides, responsable de relaciones internacionales de Oxfam Intermón. “Por ejemplo, Brasil y Argentina están comprando tierras de labor dentro de Latinoamérica”, sostiene la publicación.

En nuestro país, se sabe que grandes inversores brasileños, son los principales propietarios de la franja fronteriza (lado paraguayo). Se estima que alrededor de 400 mil brasiguayos son los que viven y trabajan en esa zona.

Paraguay ha pasado a constituirse en un importante granero del mundo, y su producción ganadera está en la línea de primer nivel a nivel mundial.

George Bush

El periodista norteamericano Dave Hodges señaló a RT noticias que la economía norteamericana está en crisis, y que los grandes poseedores de capitales, han decidido emigrar hacia países en desarrollo. La adquisición de tierras -agrega- es la punta de lanza del proyecto de supervivencia de los grandes capitales.

“¿Para qué George H. Bush ha construído un rancho de 100.000 acres en Paraguay?”, señala el mismo, para graficar la tendencia de “huída de millonarios” hacia el otrora patio trasero de los EE.UU.

“El expresidente estadounidense George Bush adquirió cerca de 40.000 hectáreas de tierras en la zona de Fuerte Olimpo, en el departamento del Alto Paraguay, en el Chaco paraguayo, un territorio ubicado muy cerca de la frontera con Bolivia”, es la información manejada por la prensa estadounidense, y que tuvo su impacto en nuestro país, años atrás.

Fuente: Desinformémonos

©2014-paginasarabes®

Yo también me como un plátano- Dí no al racismo

no_al_racismo
Dí no al racismo

No es una broma. Es algo muy serio. La reacción universal que ha provocado en las redes y muchos otros medios de comunicación el insulto cobarde y anónimo que recibió el futbolista brasileño Dani Alves, jugador del Barcelona, y la actitud digna, de mucha categoría, que tuvo al levantar la banana que le arrojaron y comérsela olímpicamente mientras disparaba el tiro de esquina.

“Llevo 11 años en España sufriendo la misma cosa. Al final ya me lo tomo con humor”. A algunos españoles se les olvida de dónde vienen. (No es bueno generalizar, que sería también caer en lo inaceptable).

Los niños aplicados en España aprenden en la clase de historia que a la Península Ibérica han llegado, desde que se tiene registro, iberos, vascos, celtas, fenicios, griegos, cartagineses, romanos, judíos, suevos, vándalos, alanos, visigodos, árabes, francos, bereberes almohades, benimerines. Todo esto antes de la intolerancia de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, que pretendieron uniformar a la fuerza expulsando a judíos y moriscos.

Pero también en sus colonias, además del despojo de las tierras y maltratos a los pueblos originarios (que significó el exterminio de los indios en las Antillas y en Río de la Plata) las autoridades reales de España y Portugal son cómplices de haber introducido la esclavitud de los africanos arrancados brutalmente de sus hogares para ser llevados a América para la explotación inhumana de su fuerza de trabajo y violación sexual de sus mujeres.

Así que la España actual es otro ejemplo más en el planeta de mestizaje propio. También responsable histórica del que hoy viven no sólo los países de América Latina y el Caribe, sino también, de alguna manera, de lo ocurrido con los esclavos negros en América del Norte y de su no superada condición a pesar de las leyes les reconocen igualdad.

Fenómenos paralelos al mestizaje histórico y formativo de la nación en España y Portugal pueden mencionarse en la Gran Bretaña (anglos, pictos, escotos, galeses, romanos, normandos) en Francia (galos, gascones, romanos, bretones francos, además de corsos, alsacianos, vascos y ahora magrebíes, subsaharianos, indochinos); y en Italia (etruscos, sabinos, latinos, helenos, lombardos, sarracenos, más los esclavos de todos los colores llegados del Imperio Romano). Se puede afirmar categóricamente que no hay estado nacional en el planeta que no haya pasado por una historia de pluralismo racial y étnico.

En Estados Unidos de América, que durante un tiempo se autodefinió como un melting pot, como un crisol de migrantes, principalmente europeos: ingleses, alemanes, escandinavos, irlandeses, italianos, ahora cuentan con una importante minoría de latinos, es decir de hispanoamericanos, una buena parte de los cuales son de origen mexicano; más los restos de sus pueblos originarios.

No deja de ser una ironía que en Arizona quienes tienen apariencia de pertenecer a los pueblos originarios de América, son considerados como aliens por los que descienden de migrantes llegados a Europa. La palabra alien en inglés se utiliza para referirse a los extraterrestres.

Por otro lado, estudiado a fondo por los antropólogos de la National Geographic Society, ahora con el apoyo del infalible instrumento científico del ADN, se ha llegado a la contundente conclusión de que todos, absolutamente todos los seres humanos que hoy habitamos el planeta, venimos de la misma Eva africana de hace 60 mil años, que a la orilla del mar de lo que hoy se llama Namibia en el sudoeste de África, prosperó alimentándose de mariscos; y que sus descendientes gradualmente fueron poblando hasta los últimos rincones del planeta, al tiempo que se habían extinguido los humanos neandertales (que según las mismas pruebas de ADN, eran pelirrojos). Han trazado sus rutas de migración milenaria.

Los que en su peregrinación llegaron hasta las gélidas tierras sin sol del norte de Europa y Asia, se fueron destiñendo al cabo de los siglos y las generaciones. Los vientos helados de las mesetas mongólicas acabaron generando poblaciones con ojitos rasgados. Quienes llegaron a las tierras de las cuencas de los grandes ríos descubrieron y desarrollaron la agricultura de los granos básicos: trigo, cebada, maíz, arroz; y aprovecharon la energía animal.

Quienes se fueron quedando poco más al norte en las tórridas tierras ecuatoriales de África, conservaron e incrementaron el color oscuro de su piel como una protección natural a los abrasadores rayos solares. Y quienes audazmente, al llegar al extremo norte y oriente de Urasia se aventuraron a cruzar el estrecho de Behring, acabaron llegando hasta la Patagonia.

Pero lo que sí queda científicamente comprobado es que los morenos homo sapiens, de los que descendemos todos, acabaron prevaleciendo sobre los pelirrojos neandertales.

Por Esteban Garaiz
Con información de : Milenio

©2014-paginasarabes®

Las ventajas de no leer a Paulo Coelho

paulo_coelho

No me gusta ser drástico en mis juicios sobre la literatura de los demás, pero a veces no tengo más remedio. Como sé el esfuerzo que representa escribir una obra literaria, incluso una no demasiado buena, las horas invertidas en cada página, incluso en las peores, y lo fácil que, en cambio, le resulta al crítico cargarse la obra en cuestión en unas pocas líneas; como me consta que en el currículum de todo crítico literario hay tantos errores como aciertos, lo que no impide que la mayoría sigan afilando sus cuchillos y envenenando sus puntas cada vez que abren el ordenador –excepto cuando se trata de comentar la obra de un amigo, único momento del año en que el crítico militante se pone un disfraz de borreguito– ; como intento no pasar por alto estas cosas cada vez que preparo el comentario de un autor y de su obra, mi política es tratar de huir de los juicios categóricos, tanto en mis alabanzas como en mis objeciones a las obras que comento; algo que no siempre logro, como se verá a continuación.

En el caso de los libros de Paulo Coelho, mal redactados y peor estructurados, llenos de banalidades que pasan por genialidades, superficiales y anodinos, hay que empezar reconociendo que se venden como churros, para a continuación matizar que este dato meramente estadístico, lejos de demostrar las bondades de una obra mediocre escrita desde la vanidad de quien está convencido de haber encontrado respuestas definitivas a los interrogantes del ser humano, me parece, en todo caso, un argumento de peso para contradecir a las campañas institucionales para el fomento de la lectura. Si algo evidencian las ventas millonarias de los libros del brasileño es que aún está por demostrar que leer siempre sea bueno. Seré categórico: no leer es mejor que leer a Paulo Coelho.

Las ventajas de no leer a Paulo Coelho son muchas, aunque se resumirían en una de carácter general: aprovechar las horas que perderíamos leyéndolo desarrollando cualquier otra actividad mucho más provechosa para nuestra mente o nuestro cuerpo. Es posible que los empíricos no estén muy de acuerdo con esta aseveración y tal vez argumenten que a esa conclusión debe llegar cada lector tras la experiencia de leer a Paulo Coelho. No seré yo quien les niegue el derecho a salir ahora mismo de casa, acercarse a cualquier librería, adquirir todos los libros del brasileño y enfrascarse durante horas en su lectura.

Cada cual es muy libre de perder el tiempo como prefiera. Hay quien colecciona sellos y quien construye maquetas de edificios con palillos. Si tales actividades les sirven para tranquilizarse y dormir mejor, bienvenidas sean. Yo tan sólo afirmo que si usted es de los que creen haber entendido mejor a sus semejantes tras leer Ana Karenina de Tolstoi, si usted pertenece al grupo de quienes encuentran algo nuevo cada vez que leen La tierra baldía o Cuatro cuartetos de Eliot, si le gusta perderse en los laberintos verbales de Proust o en los acertijos de Borges, si ha aprendido a admirar sin prejuicios y por igual la prosa con boina de Josep Pla y la prosa con sombrero de copa de Henry James, si a usted, en definitiva, le gusta decididamente la buena literatura, haría mucho mejor volviendo a releer cualquier obra de Shakespeare que pasando la tarde con las trivialidades de Paulo Coelho.

El primer libro de Paulo Coelho, El alquimista, fue rechazado hace casi una década por todas las editoriales a las que lo presentó. En ese primer libro desarrolló plenamente la fórmula que luego le llevaría al éxito: una especie de guía espiritual de auto-ayuda trufada de elementos esotéricos tomados sin ningún criterio de las más diversas tradiciones, desde la céltica a la hindú, y presentados en su forma más superficial y comestible a través de una vaga estructura narrativa, mal trabada y a ratos incoherente, pero llena de giros y sorpresas efectistas. Ante el rechazo de las editoriales comerciales, Paulo Coelho decidió editar y distribuir él mismo su libro.

Esta forma precaria de llegar al público empezó a generar una leyenda en torno a él, hasta convertirlo casi en un libro de culto, primero en Brasil y luego, tras traducirlo el propio autor al español, en el resto de Sudamérica. El esoterismo de sus propuestas conectó enseguida con la larga tradición de la espiritualidad paralela al catolicismo oficial, que lleva siglos floreciendo en toda Latinoamérica.

Por otra parte, al tratarse de un autor lo suficientemente persuasivo como para convencer a sus incautos lectores de que había encontrado el secreto de la felicidad y que, cual nuevo profeta, no pretendía más que difundir su verdad por el mundo,

El alquimista no tardó en convertirse en un libro tan vendido que acabó por despertar el interés de las grandes empresas editoriales, antes tan reacias. La traducción española fue contratada por Planeta en 1997 y las reediciones en nuestro país se sucedieron a un ritmo vertiginoso. Lo mismo ocurrió en otros países europeos, lo cual, más que subrayar las bondades del libro, manifiesta lo desdichados e insatisfechos que nos sentimos, lo mucho que desconfiamos de las respuestas de nuestras religiones oficiales –o la facilidad con que confundimos esas respuestas con las del esoterismo– y el éxito que tiene cualquier listillo que ponga a la venta una fórmula para ser felices. Se trataría de un fenómeno equiparable a la proliferación en todas las ciudades europeas de esas librerías esotéricas, llenas de volúmenes de pretendida filosofía budista, de libros de astrología y barajas de tarot, que desmentiría la impronta que, según los manuales de filosofía, dejó en la mentalidad occidental la razón ilustrada del siglo XVIII.

Los demás libros de Paulo Coelho repitieron la fórmula y siguieron exprimiendo el filón abierto por El alquimista. Centrándose en las dudas espirituales que nos acucian, como la muerte, la eutanasia, etc., los nuevos títulos de Paulo Coelho han aparecido al ritmo de uno por año: Verónika decide morir, El demonio y la señora Prym, etc. En ellos no hay conceptos nuevos, todo puede rastrearse en otras tradiciones anteriores: la filosofía griega, los moralistas latinos, como Marco Aurelio, los libros de los primeros padres de la Iglesia, San Agustín, los textos sagrados orientales, etc., textos y autores muy diferentes de los que el brasileño toma lo que necesita y obvia lo demás, para elaborar una ensalada aliñada con condimentos esotéricos de lo más variopinto, y que, al parecer, alimenta la sed de sus lectores. Como no se dirige a un lector culto que conozca a San Agustín, a Marco Aurelio, a Platón –si es que aún existe un lector así entre nosotros–, Paulo Coelho elabora sus obras con un estilo lo más sencillo posible, en una lengua coloquial que no admite los matices, las sutilezas de pensamiento, la profundidad, en definitiva, de sus modelos. Paulo Coelho ha confundido “hablar al hombre de la calle” con “hablarle como a un niño no demasiado espabilado”. No sé si esa confusión es el secreto de su éxito. Pero en ella radica, sin duda, la causa de su absoluta superficialidad.

Por Jorge Martí

©2014-paginasarabes®

Buscando a Jesús por las calles de Amán

tapa_jesus_hijo_hombre
.

El artista plástico brasileño Jonathas de Andrade salió en búsqueda de un rostro capaz de representar de manera fiel la figura de Jesus, a través de fotos que tomadas a hombres corrientes en la ciudad de Amán.

Según recoge el periódico ‘Folha de Sao Paulo’, en octubre Jonathas fotografió hombres en las calles de Amán, con su móvil, como si fuera un estudio antropológico de tipos físicos.

El artista afirma que partió de la idea de que Jesús siempre ha sido rubio y con los ojos azules, pero que en verdad él nació en la región árabe, por eso su necesidad de crear un Jesucristo árabe.

En su descripción, los hombres a los que ha fotografiado corresponden a figuras «silenciosas, observadoras, frágiles, de piel oscura, llenos de vitalidad».

Actualmente el artista presenta las fotografías en el centro cultural de Amán, Darat al Funun, pero la exposición irá a Brasil en 2014. La muestra en Amán estará abierta al público hasta el mes de abril. A petición del artista, el público puede votar la foto que les parezca más fiel a la imagen del hijo de Dios.

Ni el proprio Jonathas sabe cuál fotografía está ganando. «Determinar el parecido de Jesucristo es complicado, porque José, su padre, no tiene nada que ver con esto, ni la Virgen, que habría concebido a su hijo por intervención divina».

Con información de Europa Press

©2013-paginasarabes®