Archivo de la etiqueta: sionismo

La hipocresía europea: una perspectiva palestina – por Saifedean Ammous (Archivo 30 de julio de 2007)

El Muro del Apartheid Israelí.

Cuando estuve en París hace algunas semanas, cada vez que hablaba con alguien sobre la política de Oriente Medio, me abrumaban con frases antiamericanas clásicas: “No tienen cultura y tratan al mundo como si tampoco la tuviera”, “no tienen ética en su política exterior”, “han ido a la guerra por petróleo y por dinero”, etc., usando clichés muy simplificados. Poco después venía el orgullo de sí mismos: “Nosotros los europeos somos diferentes”, “nosotros queremos que nuestra política exterior se base en un concepto de moralidad”, “intentamos promover la justicia en el mundo y arreglar los desaguisados que van dejando atrás los americanos”. Entonces normalmente pasaban a hablarme de la ayuda que Europa da a los palestinos, como prueba de la decencia de los europeos frente a los americanos, sionistas fanáticos que dan billones para mantener el criminal ejército de Israel.

Me gustaría tanto que todo esto fuera verdad…

La política europea con respecto a Palestina/Israel es tan racista, tan corta de miras, tan contraproducente e hipócrita, que casi podría pasar por ser la política americana.

Si nos fijamos en la situación actual en Palestina, observamos una ilegal ocupación israelí, que ha estado reforzándose durante cuarenta años, combinada con colonias ilegales de exclusión étnica, construidas en tierra palestina robada, y con la única red de carreteras con segregación étnica del mundo, con muchas rutas que sólo pueden utilizar los judíos. Un muro de apartheid, considerado ilegal internacionalmente, rodea los pueblos y aldeas palestinos, no sólo aislándolos entre sí, sino aislando a los campesinos de sus tierras, a los niños de sus escuelas, a los pacientes de sus hospitales, y a los trabajadores de sus lugares de trabajo. Israel controla todas las salidas palestinas al mundo exterior, impidiendo no sólo la libertad de movimiento de los palestinos, sino también su economía y comercio. Uno de los ejércitos más potentes del mundo, las “Fuerzas de Defensa de Israel”, es lanzado regularmente contra la población civil de Palestina, asesinando a miles de personas y matando a niños inocentes con la más completa impunidad. El gobierno israelí tiene como viceprimer ministro a un indisimulado fascista que abierta y constantemente llama a la limpieza étnica y al asesinato de masas de los árabes como “la solución” al conflicto. Israel continúa negando a millones de palestinos su derecho legal a regresar a sus hogares, de los que fueron “limpiados étnicamente” en 1948, restringe la propiedad de la tierra exclusivamente a los judíos, y tiene leyes discriminatorias y racistas en innumerables temas, desde el matrimonio a la inmigración.

Frente a esta farsa de justicia, ¿qué es lo único que hacen los europeos? Exigir que los oprimidos, los palestinos, sólo elijan a partidos políticos que “reconozcan el derecho de Israel a existir”, como condición previa para sentarse a una misma mesa y discutir qué hacer acerca de toda esta farsa.

Fijémos antes de nada en que la idea de Hamas –o cualquier partido político palestino– reconociendo el “derecho a existir” de Israel es una idea absurda, no muy distinta a imaginar al club de fútbol del Manchester United reconociendo el “derecho a existir” de Tanzania. Lo que se entiende en los círculos internacionales con el “reconocimiento” de la «existencia» de un estado es aquello que sucede cuando los países intercambian embajadas y establecen relaciones diplomáticas. Nunca excepto con Palestina se ha planteado la idea de que una entidad no estatal reconozca a un estado. Pero es que además los tontos que repiten esta cantinela ignoran oportunamente que Israel no sólo “no reconoce el derecho de Palestina a existir” en un plano formal, sino que activa y deliberadamente está destruyendo cualquier posibilidad de que un estado palestino llegue nunca a ver la luz. Pero a los moralmente superiores europeos lo que más les preocupa hoy sobre Palestina/Israel es el “reconocimiento” de Hamas, y no todos los crímenes citados arriba. Este “reconocimiento” no cambiaría nada sobre el terreno y no influiría en las vidas de la gente de ninguna forma, pero los muros, asentamientos, asesinatos, puestos de control y la política racista de Israel sí lo están haciendo. Sólo cuando este tipo de cosas termine podrá haber paz, independientemente de que Hamas “reconozca” o decline “reconocer”.

Todos los mencionados crímenes de Israel constituyen claras violaciones de los términos de la llamada Política de Vecindad de la UE, mediante la cual los países vecinos de la UE obtienen acceso preferencial a los mercados de la UE y a otra serie de beneficios y ventajas. La UE viene usando su influencia económica y diplomática para conseguir que determinados países desistan de llevar a cabo políticas racistas: hace depender los acuerdos mercantiles de mejoras en los derechos humanos, laborales y de las minorías; ha hecho así que el acceso a la UE de Turquía dependa de los informes sobre los derechos humanos en ese país, y ha disuadido a Austria de incluir a Jorg Haider en el gobierno. Pero, lejos de emprender alguna acción que presione a Israel para que pare algunos de sus crímenes en Palestina, la UE ha elegido cobardemente una política de recompensar las transgresiones que comete este estado, e Israel continúa disfrutando de beneficios extremadamente generosos en su relación con los países europeos, incluso en el comercio de armas.

Lo trágico de la política europea en relación a Palestina hoy no es sólo que es prácticamente indistinguible de la política de los Estados Unidos, sino que está envuelta en buena conciencia y en la convicción impertérrita de que no sólo es la política correcta, sino que es moralmente muy superior a todo lo que se ha hecho hasta ahora. La ayuda económica que Europa suministra es el principal argumento que sostiene este engreimiento.

Mientras los europeos continúan sin hacer nada para poner freno a la destrucción israelí de las condiciones de vida del pueblo palestino, sacan su chequera y calman su conciencia dando dinero a los palestinos. Antes de la elección de Hamas, este dinero servía para sostener la crecientemente impopular Autoridad Palestina, para garantizar su supervivencia y la continuación del triste orden de cosas. Después de la elección de Hamas, intentaron sobrepasar a la Autoridad Palestina enviando el dinero a través de mecanismos cada vez más complicados, ineficientes y a menudo contraproductivos.

El nuevo Auschwitz

He aquí un pequeño ejemplo, como un microcosmos, de cómo funciona toda esta locura: Una aldea palestina tiene un muro que la rodea y que hace imposible a los antaño prósperos granjeros acceder a su tierra, a los pacientes llegar hasta los médicos y a los niños llegar a las escuelas. Naturalmente, la aldea está devastada. Entonces los europeos envían su ayuda calma-conciencias y fomenta-engreimientos, sus “expertos” que van a “salvar” a la aldea, reemplazando a Israel en el deber de ocuparse de las consecuencias de sus crímenes. Traen comida a los granjeros, en lugar de la comida que ellos mismos habrían podido producir, y se ponen a hacer proyectos para enseñar a los palestinos “industrias alternativas”, “nuevos modelos de empresas”, “buen gobierno local”, “desarrollo participativo”, “técnicas educacionales creativas” y otra serie de palabras huecas sin sentido, a las que los palestinos renunciarían con agrado si se quitara el muro, tuvieran un estado independiente y hubiera un mínimo de normalidad en sus vidas. Naturalmente, estos proyectos tienen una vida corta: los fondos pronto se agotan, los “expertos” se marchan, pero el muro del apartheid permanece, el nivel de vida de toda la aldea sigue destruido, y el espejismo de la independencia palestina está cada vez más distante. Y lo peor de todo: la siguiente vez que un desgraciado palestino como yo visite París, le bombardearán con la recitación autocomplaciente de incontables “microproyectos”, y esperarán que se postre ante la poderosa superioridad de la moralidad europea.

Esta combinación de política criminal con caridad futil es lo que Ann Le More analizó en su brillante trabajo, titulado acertadamente: Killing with Kindness: Funding the Demise of a Palestinian State [Matando con amabilidad: Financiando la extinción de un estado palestino].

Un alto porcentaje de los europeos tiene una buena comprensión del conflicto y quisieran ver una política mejor y una solución justa. Muchos europeos emplean cantidades de tiempo y dinero para ayudar a los palestinos, muchos viajando allí como voluntarios para proteger a los palestinos y protestar y documentar la ocupación. Estos espíritus valientes son algunos de mis héroes personales. Hay muchos políticos europeos sinceros y honestos que se han opuesto a esta política. No dudo de la sinceridad de muchos de los que quieren mejorar la vida de los palestinos, y personalmente les estoy muy agradecido. Pero una combinación de indiferencia por parte de muchos y de malicia por parte de aquellos dirigentes que se pliegan a los dictados de los Estados Unidos produce esta política criminal, que da al mismo tiempo ayudas destinadas a aplacar a quienes se preocupan. Los europeos tienen que darse cuenta de que el camino para que las cosas mejoren no es a través de la caridad, sino de una acción política propia, con principios justos y sólida.

Es verdad, Europa ha demostrado haber llevado a cabo acciones humanitarias y de nobles principios en su política exterior hacia muchos países. Los europeos pueden dar más ayuda, enviar más cooperantes y propiciar más acuerdos de paz que los americanos, y sin duda han mejorado mucho en su forma de tratar con el resto del mundo en las últimas décadas. Pero, haga lo que haga Europa, su complicidad con la horrenda opresión que sufren los palestinos eclipsará cualquier discurso que entone sobre su autoridad moral. Después de todo, uno es tan moral como la menos moral de sus acciones.

Por Saifedean Ammous
Rootless, 30 de julio de 2007

©2011-paginasarabes®

SEMITAS Y ANTI- SEMITAS, ESTA ES LA CUESTIÓN por Joseph Massad


En el siglo XIX y con el auge del racismo biológico europeo, quienes odiaban a los judíos no tardaron en abandonar las diferencias religiosas como base del odio hacia los judíos de la época inmediata a la Ilustración. Así que como la religión ya no podía formar parte de la argumentación que podía usarse en la Europa “racionalista y científica”, se tenían que encontrar nuevas razones para el odio hacia los judíos, lo que no quiere decir, sin embargo, que algunas ideas religiosas no puedan racionalizarse. Con frecuencia así ha sido. Una vez que la Reforma protestante se adueñó de la Biblia hebrea para su nueva religión y al situar a los judíos europeos de la época Moderna como los directos descendientes de los antiguos hebreos, a partir de la Ilustración los que odiaban a los judíos, comenzaron a identificarlos como “semitas” sobre la base de que sus presuntos antecesores habían hablado en hebreo. Pero la realidad es que los antiguos hebreos hablaban arameo, la lengua en que se escribió el Talmud, así como algunas partes de la Biblia. Basados en esta nueva taxonomía filológica y en las correlativas clasificaciones biológicas racistas, a los judíos se les dotó de esa categoría lingüística que pronto se transformó en categoría racial. De acuerdo con ello, quienes odiaban a los judíos comenzaron a denominarse ellos mismos “anti-semitas”. De esta manera, el objeto del odio del antisemitismo europeo han sido siempre los judíos europeos.

Hoy en día, las afirmaciones de muchos en el sentido de que cualquier manifestación de odio contra los judíos en cualquier lugar geográfico de la tierra y en cualquier periodo histórico es “anti-semitismo” presentan un grave desconocimiento de la historia europea del anti-semitismo. Mientras que la opresión, la discriminación y el odio contra las comunidades judías por el hecho de estar constituidas por judíos se han producido en muchos periodos de la historia europea, los fundamentos de ese odio son muy diferentes de los del moderno anti-semitismo, habida cuenta de que lo que lo originaba no eran razones científicas o biológicas o filológicas sino religiosas y otras de carácter político y económico que convertían a los judíos en cabezas de turco. Estas consideraciones pueden resultar intrascendentes para quienes sólo pretenden producir una historia lacrimógena de los judíos europeos, pero resultan cruciales para entender de qué manera las identidades desde la Ilustración europea se establecen de forma muy distinta a como lo hicieron en periodos anteriores, y cómo funcionan con nuevos argumentos útiles para el nacionalismo, el racismo, la opresión, la discriminación y la liberación y para los modernos mecanismos que se pusieron en práctica para institucionalizar semejantes identidades y categorías humanas.

El argumento defensivo de muchos para afirmar que los árabes no pueden ser “anti-semitas” porque ellos mismos son “semitas” es asimismo erróneo y superficial. En primer lugar, debo dejar claro que no creo que nadie sea “semita” como tampoco creo que nadie sea “ario”, y no creo que los árabes ni los judíos deban sentirse orgullosos de autodenominarse “semitas” porque fueron los racistas europeos quienes les clasificaron como tales. Pero si la historia del anti-semitismo cristiano europeo fue una historia cuyo objetivo principal era escoger a los judíos como objeto de discriminación y exclusión, la historia del orientalismo europeo y del colonialismo es la de considerar objetos de esa discriminación, entre muchos otros, a los árabes y a los musulmanes. Lo que no quiere decir que los árabes no fueran considerados semitas por las clasificaciones filológicas y racistas europeas, porque en efecto lo fueron. Ni significa que mucho del odio de los árabes hoy no derive del anterior anti-semitismo que puso la diana en los judíos. Porque así es. La historia del orientalismo europeo tiene una gran complicidad con el anti-semitismo del que derivan muchas de sus representaciones de los antiguos y modernos árabes y de los antiguos hebreos y judíos modernos. Tal como puso de manifiesto hace ya un cuarto de siglo Edward Said en su clásica obra Orientalismo, “Lo que no ha sido suficientemente resaltado en la historia del moderno anti-semitismo ha sido la legitimación de semejante atavismo en la clasificación que llevó a cabo el orientalismo, y… la forma en que esa legitimación académica e intelectual ha persistido durante la época moderna en los debates sobre el Islam, los árabes y el Oriente Próximo”. Said añade: “La transferencia de la animosidad popular anti-semítica desde los judíos como objetivo a los árabes se llevó a cabo suavemente, aunque la imagen era en esencia la misma”. En el contexto de la guerra de 1973, Said comentó que los árabes habían sido presentados en Occidente con un aspecto “claramente ‘semítico’: narices acusadamente ganchudas, miradas lascivas en su caras bigotudas que recordaban obviamente (a una gran parte de poblaciones no semíticas) que los ‘semitas’ estaban en el fondo de todos ‘nuestros’ problemas”.

Es importante entender esto porque mucha gente en el Mundo Árabe y en otras partes piensa que los judíos europeos son los que decidieron denominarse “semitas”, en lugar de creer que fueron cristianos racistas europeos quienes inventaron el término. Desde luego esta confusión es comprensible dado el hecho de que el sionismo, que adoptó en su totalidad la ideología anti-semita, llamaría a los judíos “semitas” y empezaría a considerarlos semitas racialmente desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. En este sentido no sólo muchos árabes creen que “semitas” es una categoría inventada por los judíos sino también lo creen muchos judíos europeos que fueron (y en algunos contextos todavía continúan siéndolo) víctimas de esta denominación anti-judía.

Pero todo ello es muy diferente de la falsa afirmación de que los “árabes no pueden ser “anti-semitas” porque ellos mismos son semitas”. En la actualidad, existen árabes que son anti-judíos, y que no han tomado prestada su retórica anti-judía de la experiencia en Palestina sino de la europea del anti-semitismo. El punto clave radica en que los árabes cristianos y los musulmanes pueden ser anti-judíos de la misma forma que, con frecuencia, los judíos- los judíos estadounidenses e israelíes- son racistas anti-árabes incluso aunque muchos de ellos utilizan el denominativo de “semita” para ellos mismos. Porque en efecto, hoy un enorme y desproporcionado número de propagandistas del racismo anti-árabe en Estados Unidos e Israel así como en Europa occidental son judíos. Pero existe, asimismo, un número desproporcionado de judíos entre los que defienden a los árabes y a los musulmanes contra el racismo euro-estadounidense e israelí, y contra el anti-semitismo. No obstante, en Occidente, la mayoría de quienes odian a los árabes y a los musulmanes siguen siendo los cristianos europeos y estadounidenses.

A menudo, los sionistas y sus partidarios subrayan que la negación del holocausto en el Mundo Árabe es la evidencia principal del “anti-semitismo árabe”. He escrito en todas partes que cualquier árabe o palestino que se niega a reconocer el holocausto cae en la lógica sionista.

Mientras que la negación del holocausto en Occidente es en efecto una de las manifestaciones más fuertes de anti-semitismo, la mayoría de los árabes que no lo reconocen lo hacen por razones políticas y no por motivos racistas, precisión que incluso reconoce el orientalista Bernard Lewis, que es anti-árabe y anti-musulmán. Esa negativa se basa en la falsa afirmación sionista de que el holocausto justifica el colonialismo de los sionistas. La teoría sionista es la siguiente: habida cuenta de que los judíos fueron víctimas del holocausto, tenían derecho a la colonización de Palestina y al establecimiento de un estado judío colonialista allí. Los árabes que niegan el holocausto consideran el razonamiento sionista correcto, pero dado que al mismo tiempo rechazan el derecho de los sionistas a colonizar Palestina, el único argumento que les queda es el de negar que existiera el holocausto, lo que, en su razonamiento, despoja al sionismo de su argumento “moral”. Pero el hecho de que los judíos fueran masacrados no concede a los sionistas el derecho a arrebatar la patria de otros y a masacrar al pueblo palestino. La opresión de un pueblo no justifica el derecho para que, a su vez, oprima a otros pueblos. Si los árabes que no aceptan el holocausto, se negaran a aceptar la lógica criminal del sionismo que justifica las matanzas y la opresión de los palestinos apelando a él, entonces ya no necesitarían utilizar argumentos espurios. En mi opinión, todos quienes en el Mundo Árabe niegan la existencia del holocausto son sionistas.

Cualquiera que crea en la justicia social y se oponga a la opresión racista, debe solidarizarse con las víctimas del holocausto, especialmente con los judíos europeos, el 90 por ciento de los cuales fueron exterminados por un régimen criminal y genocida. Tales personas deben, de la misma manera, oponerse a la apropiación sionista del holocausto para justificar las políticas racistas y colonialistas de Israel. El intento de quienes niegan el holocausto de rebajar el número de víctima es indecente, porque tanto si las víctimas fueron un millón como si fueron diez los millones de judíos exterminados, en cualquier caso se trató de un genocidio, aunque ello no pueda justificar la opresión de Israel sobre los palestinos. Ese obsceno baile de números por parte de quienes niegan el holocausto es escasamente diferente de la negativa sionista judía de la Nakba palestina y son similares a los continuados intentos sionistas de rebajar el número de los refugiados palestinos. Aunque la Nakba y el holocausto no tienen posible equivalencia, la lógica de negarlos es, sin embargo, la misma. Quiero dejar claro aquí que la Organización para la Liberación de Palestina y la mayoría de los intelectuales palestinos desde los años 60, han escrito y proclamado su solidaridad con las víctimas del holocausto judío y han atacado a quienes niegan que tuvo lugar. Al contrario de la negativa oficial y no oficial de los israelíes de la expulsión de los palestinos y el número de refugiados, quienes rechazan el holocausto no ocupan ninguna posición relevante en la OLP ni tienen legitimidad entre los intelectuales palestinos.

Hoy, vivimos en un mundo donde el odio a los árabes y a los musulmanes, que deriva del anti-semitismo, es evidente por todas partes. No son los judíos quienes están siendo masacrados a millares por al anti-semitismo árabe, sino muy al contrario son decenas de miles los árabes y los musulmanes asesinados por el antisemitismo cristiano de Estados Unidos y Europa y por el judaísmo israelí anti-semita. Los anti-semitas han descrito a los judíos como provocadores de corrupción, banqueros y financieros que controlan el mundo, como subversivos comunistas y como envenenadores de pozos cristianos, a los árabes y musulmanes en la actualidad se los presenta como quienes controlan los mercados del petróleo y como resultado detentan el control del mercado financiero mundial, los que promueven el odio por la corrupción de las civilizadas sociedades cristianas y judías como violentas terroristas, y como eventuales asesinos de masas, no con venenos semíticos judíos sino son armas nucleares, químicas y biológicas (que hasta ahora no se han encontrado). Por ejemplo, Michael Moore que se siente reivindicativo en su reciente documental, Fahrenheit 9/11, al denunciar la parte de la economía estadounidense que controlan los financieros saudíes olvida mencionar la mucha, mucha mayor participación estadounidense en la economía saudí. El anti-semitismo está vivo y bien presente por todas partes pero sus víctimas principales son los árabes y los musulmanes y no los judíos. Tenemos que luchar contra todo anti-semitismo sin que importe cuál sea el objeto de su opresión, los árabes o los judíos.

——————————————-

* Joseph Massad es profesor de Política Árabe moderna y de historia de las ideas en la Universidad de Columbia en Nueva York.

http://weekly.ahram.org.eg/2004/720/op63.htm

Traducido para Rebelión por Felisa Sastre.

Gentileza del Blog de Abdo Tounsi


Artista palestino sella pasaportes … MABRUK !!!

Cuando los turistas ingresan a la ciudad de Ramallah, en Cisjordania, se encuentran con el artista palestino Khaled Jarrar. El les pregunta si quieren un sello extra oficial de ingreso a Palestina.

[Khaled Jarrar, Diseñador del sello de Palestina]: «No existen sellos para el estado de Palestina, nadie sella a las personas que ingresan a Palestina. Entonces, pensé que yo debería hacerlo, y comencé a sellar los pasaportes.» Los palestinos viven bajo la ocupación y no cuentan con los derechos de establecer sus propios controles fronterizos. Jarr está convencido de que el sello que el diseño tiene un fuerte mensaje político.

[Khaled Jarrar, Diseñador del sello de Palestina]: «Yo creo en el arte transformador, que incita al cambio. Y el arte que yo estoy haciendo es una declaración política.» Algunos turistas se preocupan de que el sello les traiga problemas luego en la frontera Israelí.

[Joseph Smith, Turista de Nueva Zelanda que se rehusó al sello]: «Es bastante difícil ingresar al país, y luego he oído que es bastante difícil salir del país; asi que quizás me sea más fácil así y me harán menos preguntas en la frontera. Pero yo apoyo al estado de Palestina.» A otros turistas les entusiasma mucho el proyecto.

[Morjana Benedetti, Turista de Italia que acepto el sello]: «Yo apoyo mucho la causa Palestina, y opino que están bajo una ocupación. Asi que me parece indignante que no tengan el derecho de tener su propia autoridad. Entonces creo que esto es un símbolo para ellos, es una tontería, pero es como un país. Me ponen un sello de Israel pero no me ponen un sello de Palestina… De este modo, tengo un sello de Palestina.»

[Zanet Stepian, Turista de Polonia que acepto el sello]: «Decidí que me sellen mi pasaporte, con el sello de Palestina, porque yo creo que esta tierra le pertenece a los palestinos. Y mi sello de Israel está en otra página que puedo desechar luego.» Los palestinos quieren establecer un estado independiente en Cisjordania y en la Franja de Gaza, y que Jerusalén Oriental sea su capital. Casi 20 años de idas y vueltas en las negociaciones no han podido resolver el conflicto. Los palestinos dicen que solicitarán la condición de estado a las Naciones Unidas en septiembre.


®2011-paginasarabes©

Las exportaciones de armas españolas

Quieren quedar bien con Dios ... y con Israhell ...

Israel, que no se caracteriza por ser dejado en temas de defensa, permite que salgan unos helicópteros que llegaron a España por barco, que podrían haber acabado en Gaza o en Irán directamente.

El mercado internacional de material de defensa siempre ha tenido algo de oscuro, y de grandes implicaciones políticas con aliados desconocidos: recordemos el proceso Irán Contra o el armamento de los guerrilleros afganos contra la Unión Soviética vía Egipto, y que tan bien reflejó la popular película La Guerra de Charlie Wilson.

En España en los últimos años, todos estos fenómenos aparecen con muchos claroscuros. Vendemos buques de combate a Venezuela, gran aliado estratégico de Irán, y nos pasamos años repitiendo que son poco más que unos pesqueros un poquito armados. Luego nos venden este contrato con la clara oposición de Estados Unidos –al que todavía consideramos aliado– como el gran logro de Zapatero y Bono, que gracias a sus relaciones y astucia política iban a salvar la situación de los astilleros españoles. Para luego enterarnos que de esto nada de nada. O sea que sin comisiones, de contrato nada; o sea como siempre. Claro que si el acuerdo era entre un gobierno y otro gobierno, y un astillero del gobierno, ¿a quién había que pagarle las comisiones? Piénsenlo un minuto.

Exacto.

Otras veces un gobierno vende unos carros de combate a Colombia para ayudar en su guerra contra la guerrilla, y el siguiente lo cancela aduciendo que Colombia no los necesita… pero dos años más tarde le vende obuses, que sí los necesita. Todo lo cual no lo enjuicia el país soberano que compra, sino el que vende, que dice saber mejor que el primero sus necesidades. Así es España.

Otras veces nos rasgamos las vestiduras porque vendimos bombas de racimo a Libia cuando todo el mundo podía hacerlo, y ahora nos acusan por haberlas vendido; éste, por cierto, es un caso similar a la historia del pepino… lo que molesta es que el pepino lo vendan otros.

Y el último episodio con el que nos sorprenden es una trama de helicópteros israelíes que aparecen aparcados en Sabadell para ser vendidos a Irán: y nos enteramos de la operación porque en el documento de aduanas de ingreso en España los astutos iraníes pusieron que venían a comprar helicópteros israelíes. Esta sí que es una buena novela.

Israel, que no se caracteriza por ser dejado en temas de defensa, permite que salgan unos helicópteros que llegaron a España por barco, que podrían haber acabado en Gaza o en Irán directamente, y aparece una empresa española capaz de poner esos helicópteros en vuelo; que debería ser contratada inmediatamente por el Ministerio de Defensa para mantener todas las antiguallas que todavía operan en España, por cierto.

Mientras, el Gobierno continúa negociando una posible venta de carros de combate alemanes fabricados en España a Arabia Saudita. Lo cual sí que es rizar el rizo. Debe ser que los sauditas prefieren un carro con faralaes que hacer directamente el negocio con Alemania. Y mientras, el Gobierno continúa ocultando sus muy cuidadas relaciones comerciales con Israel para no herir sus propias susceptibilidades. Al menos, entre tanta arma exportada oscuramente, tenemos una buena noticia: los pepinos no eran armas bacteriológicas y por tanto fueron exportados legalmente.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Muere magnate israelí luego de escándalo por sus negocios con Irán

Sammy Ofer

Caracas, 03 Jun. AVN .- El empresario israelí Sammy Ofer, uno de los dueños del grupo naviero Hermanos Ofer, fue hallado muerto este viernes en su vivienda, días después de destaparse un escándalo por supuestas transacciones comerciales con Irán.

El Canal 10 de la televisión hebrea y el rotativo The Jerusalem Post citaron fuentes familiares que confirmaron el deceso del magnate de 89 años y uno de los hombres más ricos del Estado israelí.

Las personas consultadas por estos medios declinaron precisar si se trató de suicidio.

Ofer fue señalado como promotor de negocios encubiertos con la República Islámica de Irán, país al que el régimen sionista considera uno de sus principales enemigos.

Tanto el magnate como su hermano Yuli Ofer, copropietario de la compañía, negaron esas acusaciones.

El escándalo tomó mayores dimensiones cuando desde la firma cuestionada revelaron que los contactos comerciales con la nación persa tenían el aval del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que a su vez desmintió esa versión.

A finales de mayo, Estados Unidos impuso sanciones al Grupo Hermanos Ofer tras comprobar que vendió un buque petrolero a Irán.

Medios de prensa israelíes sostuvieron que las actividades de los empresarios hebreos y Teherán podrían ser una fachada para que el gobierno de Tel Aviv realizara espionaje contra Irán, algo que fue desmentido por el gobierno del presidente Mahmud Ahmadinejad.

Según lo reseñado por el diario El País, Ofer hizo su fortuna en el mundo del transporte marítimo junto con su hermano, en tanto que apuntalaron su negocio con inversiones millonarias en la banca y en el sector inmobiliario por todo el mundo.

El empresario israelí fue el protagonista del documental The Shakshuka Method, del periodista Mickey Rosenthal, donde se denunciaban sus lazos con el gobierno israelí y era sospechoso de corrupción.

La revista Forbes considera a Ofer la persona más rica de Israel con una fortuna valorada en más de 10 mil millones de dólares y estaba en el puesto 109 de la lista de personas más acaudaladas del mundo.

11:40 03/06/2011

Agencia Venezolana de Noticias

USA e Israel también espían y operan en las redes sociales

.

No sólo China se dedica a controlar las libertades en Internet: USA e Israel tienen sus propios métodos de control. Mientras el ejército de USA arma escuadrones especiales para crear usuarios falsos en las redes sociales con el fin de controlarlas, israel mantiene una batalla retórica con los palestinos en Wikipedia, buscando desplazar las versiones de sus contrincantes y plantando propaganda favorable.

El ejército de USA está desarrollando un software que permitiría manipular en secreto los medios de comunicación social, utilizando falsos personajes en línea destinados a influir en Internet y difundir propaganda pro estadounidense.

Una empresa de California se ha adjudicado un contrato con la Centcom de USA para desarrollar lo que se describe como una persona «en línea, servicio de gestión” que permitirá a militares controlar hasta 10 identidades distintas a la vez.

El contrato estipula que cada persona debe tener un fondo convincente, historia y detalles de apoyo, y que hasta el 50 controladores deben ser capaces de operar las identidades falsas en sus estaciones de trabajo «sin temor a ser descubierta por los adversarios sofisticados».

El proyecto ha sido comparado por expertos en web, a los intentos de China para controlar y restringir la libertad de expresión en Internet.

El contrato Centcom requiere la prestación de «servidor privado virtual» en USA y aparecen ocho que estarán fuera del país y para no dar la impresión de que los personajes son falsos los inmuebles estarian ubicados en diferentes partes del mundo.

Una vez desarrollado el software podría permitir a personal de servicio de USA, responder a las nuevas conversaciones en línea con un gran cantidad de blogposts coordinadas, tweets, retweets, mensajes sala de chat y otros intervenciones.

El programa operaría en MacDill, base de la fuerza aérea cerca de Tampa, Florida, sede del Comando de Operaciones Especiales de USA.

Según Centcom, «la tecnología apoya y clasifica las actividades de los blogs en los sitios web de lengua extranjera para que Centcom pueda luchar contra extremistas violentos y propaganda enemiga fuera de USA «.

Israel y palestina

Hoy en día ya no hay duda alguna de que Internet es una de las armas de combate más potentes. Se trata no solo de las redes sociales que hacen posible la comunicación en las condiciones más extremas, sino también de métodos de ‘guerra informativa’.

La confrontación entre Israel y Palestina es una de las que saltaron a las páginas de la famosa enciclopedia virtual Wikipedia. A través del recurso, cada una de las partes del conflicto busca presentar ante el mundo su punto de vista sobre los hechos más discutibles en la historia de sus relaciones.

La enorme biblioteca virtual ofrece posibilidades infinitas a sus usuarios. Está abierta a millones de personas que con toda libertad leen, redactan e incluso editan los contenidos. “Aquí no hay nadie que compruebe los datos, ni un redactor jefe, no hay nada de eso”, acentúa Dror Kamir, de Wikimedia Israel.

Tal vez por eso, esta “democracia virtual” muestra su lado negativo. Tanto palestinos como israelíes reclaman que sus posturas no están adecuadamente reflejadas y se acusan entre sí de tergiversar la historia.

Kamir comenta: “Creo que hay un artículo sobre cada pueblo palestino destruido en 1948 durante la guerra de independencia israelí, y hay escritos sobre cada operación militar del conflicto”.

Abed Al-Nasser, presidente de la Asociación de Periodistas Palestinos, a su vez, afirma: “Los israelíes controlan los medios de comunicación en Internet, monitorean palabras como terrorista, islam, Jihad. Necesitamos recursos humanos y financieros para poder editar e interpretar Wikipedia así”.

Más que la terminología, las divergencias se centran en la interpretación de los hechos. Naftali Bennet, director ejecutivo del Consejo Yesha, Jerusalén, que representa al movimiento de israelíes dedicados a cuidar la imagen de su país en la red, comunica: “La contrapropaganda etiqueta a Israel como un régimen de ‘apartheid’. Nosotros lo rebatimos revelando hechos reales que demuestran que el país judío es la democracia más progresista de Oriente Próximo”.

Los miembros de Yesha organizan cursos donde la gente aprende a publicar, revisar y corregir algunos textos polémicos en línea: “Lo que hacemos nosotros es monitorear varios medios de comunicación y cuando vemos, por ejemplo, que en una publicación se considera que Israel es un régimen de ‘apartheid’, entonces pedimos que lo justifiquen con pruebas”.

Igual que el conflicto político, la confrontación virtual parece estar todavía lejos de resolverse. Sin embargo, la diferencia es que en la red la principal arma es la palabra escrita y el saldo de bajas solo contabiliza textos y no vidas humanas.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

USA e Israel también espían y operan en las redes sociales por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Así actúa el Mossad …


La organización del Mossad, no sólo ha colaborado con la CIA, sino que incluso lo ha hecho con la KGB, e incluso cuenta con el apoyo de las numerosas entidades judías que, más o menos abiertamente, existen en todo el mundo. Una de ellas es B´Nai B´rith.

El B´Nai B´rith, que significa Hijos de la Alianza, y que ha sido el verdadero motor de presión en la destrucción de la Librería Europa, fue fundada el uno de Octubre de 1843 en Nueva York, por once hebreos emigrados desde Alemania: Era, por su estructura y funcionamiento, una secta masónica reservada exclusivamente reservada a personas de etnia judía. Sólo se admite la afiliación de individuos de sexo masculino y elevada posición económica y social. Ocho años después de su fundación ya disponían de suficiente poder como para hacer al gobierno de EEUU que anulara un tratado comercial con Suiza por que algunos cantones suizos no daban la ciudadanía a los judíos el siglo pasado.

El B ’ Nai B ’ rith tras abrir logias en las principales ciudades de EEUU se extiende por Europa, y en la actualidad es, oficialmente, miembro consultor del Consejo de Europa, de la ONU, de la UNESCO y de la Organización de Estados Americanos. En 1913, el B’ Nai B’ rith funda la famosa Liga Antidifamatoria que ejerce un riguroso control de cualquier actividad, colectivo que los hebreos consideran contrarios a sus intereses.

De la Liga Antidifamatoria surgiría a su vez la LICRA, Liga Internacional Contra el Racismo y el Antisemitismo, más implantada en Europa, sobre todo en Francia.Todas esas organizaciones, de implantación mundial, cooperan con el Mossad al igual que lo hacen los innumerables lobbys que en los EEUU actúan ante los órganos degobierno de ese país. El más importante de todos es el AIPAC (Comité de Asuntos Públicos Americano – Israelíes) que mensualmente manda su revista a cada uno de sus miembros en el parlamento informándoles sobre las necesidades de los ciudadanos americanos de etnia judía, por otra parte el AIPAC representa oficialmente a todas las organizaciones judías de los EEUU ante el parlamento.

La revista norteamericana The Phoenix, especializada en paramilitares, terrorismo y espionaje, describe la actuación de los fontaneros del Mossad, los sicarios entrenados para el asesinato y el sabotaje, que forman parte del mundo oscuro y a la vez romántico y novelesco, de todos los servicios secretos.

Las escuadras de terroristas del Mossad operan del siguiente modo: cada equipo se divide en grupos cuyos códigos son Aleph, Beth, Heth, Ayin y Qoph. La ejecución es cometida por el grupo Aleph. Beth se compone de pistoleros que actúan como protectores y escoltas, abriendo acceso a Aleph y protegiendo su huida una vez el atentado ha sido realizado. Heth proporciona cobertura protectora, alquila coches,apartamentos, soborna a quien sea preciso y en general se dedica a preparar la estancia de los otros dos grupos en el lugar del atentado. Ayin estudia a la víctima o el lugar destinado a su destrucción semanas e incluso meses antes del acto. Qoph se ocupa de las comunicaciones y enlaces. Estos grupos están autorizados a emplear los servicios diplomáticos de Israel y la compañía pública El Al. Las ejecuciones las ordena la llamada COMISION, encabezada por el Primer Ministro, el jefe de las fuerzas armadas y el director general del Mossad (332).

Además el Instituto cuenta con la importante ayuda de los Sayanim (asistentes), los cuales deben ser racialmente judíos 100 %. Viven en el extranjero y aunque no sean ciudadanos israelíes, muchos son contactados a través de sus parientes en Israel. A un israelí con un pariente en Inglaterra, por ejemplo, el Mossad le puede pedir que escriba una carta diciendo que el portador de la misma representa a una organización benéfica consistente en ayudar a la comunidad hebrea para ocultar su condición de espía.

Hay miles de Sayanim en todo el mundo, 2000 están en activo y otros 5000 en reserva. Desempeñan funciones muy variadas, un Sayanim que, por ejemplo, dirige un negocio de alquiler de coches en Las Vegas (EEUU), puede ayudar al Mossad a alquilar un vehículo a altas horas de la noche sin tener que presentar la necesaria documentación, la casa de otro Sayanim en Berlín puede servir de alojamiento a un comando, un banquero Sayanim puede proporcionar dinero al Mossad si lo necesita en plena noche, un doctor Sayanim puede curar una herida de bala sin denunciar el hecho a la policía, y así podríamos poner mil ejemplos más. Los Sayanim son el mejor comodín para los fontaneros del Mossad (333).

Estos equipos de fontaneros, sólo actúan después de haber recibido detallada información por parte de la inteligencia judía. Al disponer el Mossad de fondos ilimitados además consigue sobornar a individuos muy próximos, incluso parientes de sus futuras víctimas. Así consiguió asesinar en Malta a fathi Shlaki, líder de la Jihad Islámica.

El Mossad no hace nada para negar sus responsabilidades, e incluso el resultado de sus acciones, cuando es positivo, llega a trascender a los medios de comunicación, ya que les sirve como advertencia ante sus enemigos, es parte del poder de disuasión y en todo caso la prensa mundial jamás los califica como asesinos, siempre como vengadores y defensores del pueblo que tanto ha sufrido.

Tras la muerte de 11 deportistas israelíes en la Olimpiada de Munich de 1972, por orden de la Primera Ministra Golda Meier, el Mossad mató en diez meses a 13 activistas de Septiembre negro. Entre los asesinados figura el camarero marroquí Ahmed Bashakia,residente en Lillehammer (Noruega) sin ninguna vinculación terrorista, pero al que los agentes judíos confundieron con Ali Hasan Salame, jefe de Septiembre Negro, el cuál resultaría muerto en un tiroteo en la Gran Vía de Madrid, acción en la que pereció también el agente israelí Baruch Cohen por disparos de la policía española.

La mayoría de los asesinatos suelen ser realizados por jóvenes agentes que llegan en motos llevando pistolas con silenciador, en alguna capital europea o Mediterránea neutral, ya que en un país árabe es más complicada la huida y se ejecutan de un modo más estudiado.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Así actúa el Mossad … por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.