Archivo de la categoría: Crónicas

Alí Rida (al-Ma’mun) y el Islam Shi’a

Pero lo más interesante desde el punto de vista de una historia de los Asesinos es que un tercer hermano de estos rebeldes, Yahya, continuó su rebelión durante el reinado de Harun al-Rashid (786-809), el más grande de los califas Abásidas y contemporáneo de Carlomagno. Yahya logró huir al reino de Daylam, donde el shiísmo ya había echado raíces, siendo muy bien recibido por su población.

Daylam estaba situado en la zona occidental de Persia, al sur del mar Caspio, y fue aquí donde los Asesinos se establecieron más tarde, bajo la dirección de Hasan-i Sabbah. La historia de Yahya ilustra el hecho de que esta región remota y montañosa ya fuera potencialmente la cuna de la disidencia y la rebelión dos siglos antes.

Durante el reinado de al-Ma’mun (813-833), el hijo de al-Rashid convertido en califa tras la muerte de su hermano mayor, estalló otra intrigante revuelta en Kufa, dirigida esta vez por Abu ‘í-Sarava en nombre de un descendiente de Ali llamado Ibn Tabataba:

Ma’mun, reconociendo la fuerza de los Shi’a y sosteniendo puntos de vista similares en relación con los derechos sucesorios de AH, se proclamó como heredero del califato en el año 201 de la Hégira (816), con el nombre de ‘Alí Rida b. Musa Ja’far al-Sadiq, y ordenó que el color negro, emblema de los Abásidas, fuera sustituido por el verde de los partidarios de ‘Ali. Los Abásidas de Irak denunciaron la decisión de Ma’rnun, y rindieron homenaje a su tío, Ibrahim b. al-Mahdi. Al enterarse de ello, Ma’rnun se apresuró a regresar desde Khorasan a Bagdad. Durante el viaje, Alí Rida murió repentinamente en Tus, probablemente envenenado.

Durante este período se abrió otro refugio a los rebeldes chiítas más allá del reino de Daylam. En el año 864 Hasan b. Zayd fundó un estado de los partidarios de ‘Ali en Tabaristán, tras haber derrotado a los Abásidas. Dicho estado se convirtió en refugio de los miembros de la casa de ‘Ali, hasta que desapareció en el año 928.

Por E. Burman



©2018-paginasarabes®

El pastor beduino y las vasijas de los rollos de Qumran

Vasija de los rollos de Qumran

Mohammed Adib Issa, el pastor beduino que descubrió con quince años los manuscritos de Qumrán dentro de unas ánforas al tirar unas piedras a una cueva y sonar sospechosamente, pronunció como últimas palabras antes de morir: «Sólo le pido a Dios que me libere, por fin, de la maldición que me persiguió toda mi vida.»

Murió de un cáncer que lo destruyó poco a poco durante años, solo, pobre de solemnidad, tan pobre en un campo de refugiados de Jordania que ni siquiera pudo pagarse su estancia en un hospital, ni una inyección de morfina que paliara sus terribles dolores. Murió pensando que había sido víctima de la maldición de un genio que había salido del ánfora donde encontró los pergaminos.

Por S. Río


©2018-paginasarabes®

Falacias con respecto al antisemitismo histórico en Alemania

Adol Hitler y Rashid Alí El Gailani (05-12_41)

¿Es correcto decir que los nacional-socialistas eran antisemitas?

La expresión antisemitismo en el sentido de oposición a los judíos es en realidad una expresión inapropiada, ya que los Árabes, cuya lengua es muy afín al hebreo, son también Semitas. Es una declaración oficial publicada en Neues Volk (Berlín, 17 de diciembre 1942,P12-13), en respuesta a unas preguntas del primer ministro iraquí, Rashid Alí El Gailani, El Prof. Gross, Jefe de la Oficina de Política Racial (Rassenpolitisches Amt), hizo notar que la política Nacional Socialista en relación con los Judíos tenían la finalidad de proteger a Alemania de las corrosivas influencias del Judaísmo, pero que los valores de los Árabes tenían todo el respeto de los Alemanes.

Por C. Weber



©2018-paginasarabes®