Archivo de la etiqueta: Irak

El museo más antiguo de la historia – Ennigaldi-Nanna

El descubrimiento del primer museo que se conoce, en 1925, reveló que esta práctica tiene sus raíces, al menos, hace 2500 años, puesto que el Museo de Ennigaldi-Nanna data del 530 a.C.

    • El citado museo es el primero que se conoce por la humanidad, y fue descubierto en 1925 por el arqueólogo Leonard Woolley. Cuando excavaba un palacio de Babilonia hace 90 años, dio con una colección de objetos que le llamó la atención.

Entre todos los objetos descubiertos, había cosas de diferentes lugares y tiempos de la humanidad. Además, estaban perfectamente organizados y con etiquetados. Así pues, era evidente que el arqueólogo había descubierto el primer museo conocido por el ser humano.

    • El Museo de Ennigaldi-Nanna se encuentra ubicado en la actual región de Dhi Qar, perteneciente al país de Irak. Sin embargo, en su día era parte del estado de Ur, y se ubicaba en el sureste de un célebre zigurat que recibe el mismo nombre.

Según se ha podido saber, este museo que data del año 530 a.C. Era administrado por la princesa Ennigaldi, hija del último rey del Imperio de Neo-Babilonia, que tiene por nombre Nabonido.

    • Leonard Woolley cuenta en sus libros su sorpresa mientras excavaba en el palacio babilonio en el que descubrió el Museo de Ennigaldi-Nanna. De repente, encontró una piedra del periodo Kassita, con más de 3000 años de antigüedad, una estatua llamada Dungi del año 2058 a.C . y tablillas de arcilla del 1700 a.C. Todo ello hizo que el arqueólogo se preguntase cómo podían encontrarse aquellos objetos de distintas épocas y países en un único lugar que databa del siglo VI antes de la Era Común.

Poco después, Wolley observó que los objetos allí encontrados no tenían un orden cronológico, pero si estaban bien dispuestos y etiquetados. De ahí la conclusión de que aquello era un museo. Resulta curioso descubrir que el ser humano ha tenido pasión por la historia y el coleccionismo desde los orígenes de la civilización.

    • Sabemos que el museo fue construido con el apoyo y el estímulo de su padre, el rey, quien era un anticuario comprometido y coleccionista de artefactos antiguos. Es difícil saber de dónde vino su interés en el pasado, pero podría haber tenido algo que ver con el hecho de que provenía de orígenes humildes que se describían a sí mismos y que solo se sentaba en el trono porque había derrocado a su predecesor. Sin una rica historia real de su propiedad, es posible que Nabonidus haya encontrado un sustituto en la antigua ciudad de Ur.

Con ese fin, el rey emprendió lo que se convertiría en su contribución más duradera a la arqueología, y esa fue la restauración del Gran Zigurat de Ur. Si bien no estamos 100% seguros de qué propósito sirvió esta estructura masiva (la mejor suposición es que él y los otros zigurats eran una especie de templo), sí sabemos que el zigurat sumerio original se había derrumbado a la nada en la época de Nabonidus, y así decidió restaurar el zigurat a su antigua gloria (y algo más). El descubrimiento de los restos de este segundo zigurat en el siglo XIX sería clave para identificar este sitio como la antigua ciudad de Ur y, a su vez, configurar las excavaciones de Leonard Woolley en la década de 1920.



El Museo de Ennigaldi-Nanna demostró que los antiguos babilonios, inmersos en un imperio que se colapsaba sobre sí mismo en aquellos tiempos, mantuvieron viva su pasión por conocer y estudiar otras épocas de los hombres.

Con información de  Gizmodo

©2019-paginasarabes®

Desde antiguo, muchas religiones se han expresado quemando libros

Incendio de la Biblioteca de Alejandría

Valentino Gentile (1520-1566), era natural de Nápoles y vivió en Ginebra. Seguidor de Socino, escribió un discurso sosteniendo que la doctrina trinitaria de Calvino postulaba un cuarto miembro de la Trinidad. Fue encarcelado durante nueve años. No obstante, a través de la tortura se retractó, pero no sirvió de nada y fue decapitado en Berna. Su obra fue quemada.

Akenatón hizo desaparecer cientos de textos para consolidar el culto de Atón.

Durante el saqueo de Constantinopla en 1453 se quemaron miles de manuscritos contrarios a la fe de Muhammad.

En el incendio de la Biblioteca de Alejandría se destruyeron más de setecientos mil manuscritos.

En cincuenta y seis túneles de las montañas Chistan, en la comunidad de Quetta, en Pakistán, un grupo de sirvientes se desvive hoy por custodiar un cementerio con setenta mil bolsas que resguardan ejemplares dañados del Corán. Estos depósitos son llamados «Jabal-E-Noor-Ul-Quran».



En abril de 2003 se saqueó el Museo Arqueológico de Bagdad, más de catorce mil artefactos menores fueron robados, también ardió el Archivo Nacional, con más de diez millones de registros del período otomano y republicano, y se quemaron un millón de libros de la Biblioteca Nacional; esto se repitió en las bibliotecas de Awqaf, de la Universidad de Bagdad y en decenas de bibliotecas universitarias de Irak.

En Basora, el museo de historia natural fue incendiado, así como la Biblioteca Pública Central, la Biblioteca de la Universidad y la Biblioteca Islámica. En Mosul, la Biblioteca del Museo fue visitada por expertos en manuscritos, quienes seleccionaron ciertos textos y se los llevaron. El museo de Tikrit fue saqueado sin contemplaciones por bandas organizadas. Todas las piezas robadas, así como las de Hatra, Isin, Kulal Jabr, Nínive, Larsa, Tell el-Dihab, Tell el-Jebeit, Tell el-Zabul, Tell Jokha, Ur, Tell Naml y Umm el-Aqarib fueron transportadas a Damasco y Kuwait y se vendieron a coleccionistas  privados de Roma, Berlín, Nueva York y Londres, donde se pagaron cantidades astronómicas. Lo verdaderamente triste es que dentro de un tiempo veremos muchas de esas piezas en museos oficiales, tras ser compradas por los gobiernos correspondientes a precios espectaculares.

Se cuentan por cientos de miles los libros destruidos o perdidos desde la más remota antigüedad; los verdaderos orígenes del conocimiento se han perdido.

Por S. Río

©2019-paginasarabes®

El Proyecto Babilonia: La superarma iraquí y Gerald Bull

1990
El inventor Gerald Bull fue asesinado por el Mossad

El desarrollo de misiles balísticos durante la segunda guerra mundial convirtió en obsoleta la idea de piezas de artillería gigantescas y ultralargas, pero el ingeniero canadiense Gerald Vincent Bull (1928- 1990), estaba obsesionado con la idea de construir un enorme superarma que pudiese lanzar un satélite al espacio y ponerlo en órbita.

Aunque las principales potencias militares habían abandonado los trabajos en este campo, Bull estaba decidido a continuar sus investigaciones. Esta actividad lo llevó a frecuentar el oscuro mundo de las armas ilegales y a tratar con países sobre los que pesaba la prohibición internacional de comprar tecnología militar avanzada.

Siguiendo su sueño de poder construir finalmente un «arma espacial», Bull había diseñado armas de largo alcance para Sudáfrica a instancias de la CÍA. También trabajó para Chile, Taiwán y China, creando el obús G5, que vendió para poder financiar sus investigaciones. En 1980, el G5 provocó que tuviese graves problemas con la administración Cárter, y pasó seis meses en prisión por vender armas de forma ilegal, pero salió de la celda con la misma determinación de poner un proyectil en órbita.


Su ambición parecía estar a punto de verse realizada a mediados de la década de 1980, cuando consiguió convencer a Saddam Hussein de que Irak jamás alcanzaría el estatus de superpotencia sin un programa espacial. Se estableció entonces un acuerdo secreto para el Proyecto Babilonia o la «máquina PC-2»: un cañón de ciento cincuenta metros de largo y un peso de dos mil cien toneladas que podía poner en órbita un proyectil de dos mil kilos. Aunque tendría capacidad orbital, también podía arrojar un proyectil sobre Teherán o Tel Aviv.

El 22 de marzo de 1990, antes de que el proyecto se viese realizado, Bull fue asesinado a balazos en Bruselas por dos pistoleros que le dispararon a corta distancia. Nadie fue detenido por este asesinato, y la teoría generalmente aceptada es que el Mossad organizó su muerte porque su proyecto secreto en Irak constituía una amenaza demasiado grande para Israel.

Con información de Conspiracy Encyclopedia

©2019-paginasarabes®

Cuento de una pintura – Hamdi Mukhlaf al-Hadithi

Pintura del artista Nazir Naba

La narrativa inspirada desde una obra de arte se transforma en una obra nueva. Los sentidos sueles aflorar frente a una obra plástica y este artista pretende, a través de la pluma, deshojar una historia que va mucho más allá de las imágenes. Transformándolas en palabras,  en historias y plasmándolas en el arte de la narración.

El artista  iraquí Hamdi Mukhlaf al-Hadithi se detuvo frente a una nueva colección de Artes Plásticas, frente a 17 pinturas de artistas y pintores iraquíes, de Siria, Kuwait, Egipto, Palestina y Yemen, logrando que salieran de cada panel  una breve historia. El iraquí Hamid Said se paró frente a las pinturas de pintores árabes e internacionales, cuestionó y sacó poemas dispersos en su poesía, llamada Hamdi Makhlaf Hadith en su libro «El poema en la poesía de Hamid Said».


Cuento de una pintura

Parece que esta experiencia de Hamid Said ha enriquecido lo moderno, ha dejado un impacto en sí mismo y ha decidido realizar el mismo experimento, pero esta vez para expresar los cuentos en las pinturas, cada uno representa una historia.

Seleccionando pinturas realizadas por artistas iraquíes, incluyendo pintura «Birds» pintor Ibrahim Zayer«Cuervo» Alaa Bashir«Dick» Ismail Fattah Turk , «árboles» Laila Al-Attar, «mujer siesta» para Jawad Salim, y el «horizonte» de Nazaret para Rafi, el narrador entregó su colección de cuentos inspirado en las obras mencionadas.

El narrador también eligió pinturas de Naim Ismail, Nazir Nabaa, Elías Zayyat de Siria, Munir Juez Khalifa Al-Qattan de Kuwait, George Bhjor y Kamal Amin Awad, de Egipto, e Ismail Shammout de Palestina, Ali Raven de Yemen, por lo que la medida de cada historia es una explicación de la placa, de acuerdo con su visión.

Por otro lado, si no hubiera sido por su experiencia  en el dibujo y la crítica plástica, su innovación literaria, Hadithi no habría tenido éxito en su colección narrativa, que se publicó en Amman unos días antes de la editorial Millennium Publishing en 2017.

Narrador y crítico de arte, nació en la ciudad de Haditha, en la provincia de Anbar, en el oeste de Irak y recibió una licenciatura en Administración y Economía en 1982. Trabajó en la gestión de alabastro,  comenzó su experiencia de escritura de arte plástico y el cuento, y fue la primera ,en la Guerra del Golfo entre Irak e Irán 1980-1988 de impacto prominente en la continuación de la historia corta, especialmente desde que participó y ha estado cautivo por las fuerzas iraníes durante más de ocho años.

Hadithi participó en muchas conferencias literarias,  contribuyó a las exposiciones de artes plásticas y varias exposiciones creadas en la Unión de Escritores de Irak y el Sindicato Iraquí de miembro de Bellas Artes. Ha dicho que sus fuentes, incluyendo «capítulos de obras de arte en Irak», Shakir Hassan Al Said, 1983, le imprime una colección de historias titulada «Cuando la tierra brilla» en 1982, un estudio sobre el artista Akram Shukri, una novela titulada «The Circle Begins Me», y otros libros impresos.

Por Salam al-Shamma

©2018-paginasarabes®

Falacias con respecto al antisemitismo histórico en Alemania

Adol Hitler y Rashid Alí El Gailani (05-12_41)

¿Es correcto decir que los nacional-socialistas eran antisemitas?

La expresión «antisemitismo« en el sentido de «oposición a los judíos« es en realidad una expresión inapropiada, ya que los Árabes, cuya lengua es muy afín al hebreo, son también Semitas. Es una declaración oficial publicada en Neues Volk (Berlín, 17 de diciembre 1942,P12-13), en respuesta a unas preguntas del primer ministro iraquí, Rashid Alí El Gailani, El Prof. Gross, Jefe de la Oficina de Política Racial (Rassenpolitisches Amt), hizo notar que la política Nacional Socialista en relación con los Judíos tenían la finalidad de proteger a Alemania de las corrosivas influencias del Judaísmo, pero que los valores de los Árabes tenían todo el respeto de los Alemanes.

Por C. Weber



©2018-paginasarabes®

Donald Rumsfeld, Irak y el imperio estadounidense

El «Proyecto para un nuevo siglo estadounidense» es un plan para crear un imperio norteamericano.

El «Proyecto para un nuevo siglo estadounidense», (PNAC, en sus siglas en inglés), es una institución creada en 1997 por William Kristol, el editor de una revista llamada The Weekly Standard. Sus críticos sugieren que tiene una agenda secreta para que Estados Unidos ejerza el dominio militar del mundo en un «nuevo siglo estadounidense».


Kristol formaba parte del movimiento neoconservador, (neocon), en Estados Unidos, fundado en tiempos de la guerra fría por un grupo de intelectuales anticomunistas que incluía a su padre, Irving. En 1997, Kristol reunió a un grupo de estos neoconservadores, entre los que se encontraban Jeb Bush, Donald Rumsfeld, Dick Cheney y Paul Wolfowitz, para crear el PNAC. Su sitio en internet, (newamericancentury), afirma que «el liderazgo estadounidense es bueno para Estados Unidos y para el mundo». Ya en 1998, los miembros del PNAC, incluyendo a Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz, le escribieron una carta al presidente Clinton instándole a invadir Irak.

En enero de 2001, después de que George W. Bush fuese elegido presidente, Dick Cheney fue elegido vicepresidente y colocó de inmediato en el Departamento de Defensa a Rumsfeld y a Wolfowitz. En septiembre de 2000, el PNAC hizo público un informe titulado «Reconstruyendo las defensas de Estados Unidos». Este informe sugería que Estados Unidos, una vez acabada la guerra fría, tenía el deber de desplegar bases militares permanentes en todo el mundo y que existía una «justificación inmediata» para la presencia militar estadounidense en Irak.

Pocas semanas antes de que se produjesen los ataques del 11-S, siguiendo los consejos de Rumsfeld y otros miembros del PNAC, el presidente Bush declaró que cualquier nación hostil sería considerada enemiga de Estados Unidos. Ello suponía la aceptación implícita de la política promovida por el PNAC, y llevaría inevitablemente a una invasión de Irak, a pesar de que ese país no tuviese ninguna conexión con los ataques del 11-S. El PNAC finalmente se salió con la suya.

Con información de Conspiracy Encyclopedia


©2018-paginasarabes®

Kuwait y el trueque de sangre por petróleo

Saddam Hussein ordenó a las tropas iraquíes en retirada que incendiasen los campos de petróleo kuwaitíes, aunque para entonces las posibilidades de victoria eran nulas.

La complicidad de Occidente en los conflictos de Oriente Medio y su codicia por el petróleo.

La controversia de «sangre por petróleo» en Kuwait es un síntoma de la historia cada vez más sucia de la connivencia de Occidente en los acontecimientos geopolíticos que tienen lugar en Oriente Medio. Se ha afirmado que Estados Unidos juega con las vidas de cientos de miles de personas para asegurarse un suministro barato y abundante
de petróleo.


La teoría de la conspiración

Kuwait es un país enclavado en lo que antiguamente se denominaba la península Persa y que en 1899 fue declarado Estado independiente por el protectorado británico de esa región. En términos geográficos, esta decisión significó bloquear el acceso al golfo Pérsico del vecino Irak, con un «emirato» amigo de los británicos, un hecho que tendría consecuencias políticas desastrosas cuando la región comenzó a explotar sus campos de petróleo. Y fundamentalmente dio origen a una feroz enemistad entre Kuwait e Irak que, un siglo más tarde, culminaría en una guerra abierta.

Los teóricos de la conspiración sostienen que Estados Unidos hacía que ambos países se enfrentasen para así mantener su suministro de petróleo. Afirman, además, que la desastrosa lectura hecha por los estadounidenses, y no por primera vez, de las condiciones políticas imperantes en la región fue lo que permitió que se incrementase la tensión entre un empobrecido Irak y un Kuwait que nadaba en petróleo y que, en 1990, provocaría la invasión de Kuwait por parte de
las fuerzas de Saddam Hussein.

Peor fue, sin embargo, que la manipulación que de la situación hizo Estados Unidos inspiró directamente a Saddam, responsable de las horrendas masacres cometidas en las comunidades kurdas asentadas en el norte de Irak, para que invadiese territorio kuwaití. Un levantamiento popular de los iraquíes contra la tiranía de Saddam no recibió ninguna ayuda de Estados Unidos ni otro país occidental, con consecuencias desastrosas para el pueblo que había protagonizado la sublevación.

Las pruebas

El hecho que aparentemente inclinó la balanza en la disputa Kuwait- Irak fue un exceso en la producción de petróleo kuwaití, lo que provocó una reducción en el precio del barril en los mercados de todo el mundo. Esta situación contribuyó a empobrecer aún más la economía iraquí, que, como ya ha sido establecido, había sido esquilmada por la familia de Hussein y sus secuaces. Se ha afirmado que en 1990, diez días antes de que Hussein decidiera invadir Kuwait, el Departamento de Estado norteamericano seguía asegurando al dictador iraquí que Estados Unidos no tenía ningún interés militar en defender Kuwait, lo que suponía virtualmente una invitación a invadir el emirato.

Al mismo tiempo, los diplomáticos estadounidenses advertían a los saudíes que Irak estaba planeando invadir Arabia Saudí y congregaba cientos de miles de soldados en sus fronteras.

Algunos periodistas, sin embargo, se mostraban suspicaces ante esta afirmación; el gobierno de Estados Unidos se negó a transmitir o siquiera mostrar imágenes obtenidas por satélite que, supuestamente, revelaban la presencia de fuerzas iraquíes estacionadas en la frontera.

Unos periodistas del St. Petersburg Times adquirieron imágenes comerciales tomadas por satélite en las que no había prueba alguna de movimientos de tropas, e incluso la red nacional de noticias ABC comenzó a poner en cuestión las declaraciones del gobierno de Estados Unidos. No obstante, el gobierno saudí permitió que alrededor de medio millón de soldados estadounidenses entrasen en su territorio, estableciendo una primera y vital cabeza de puente en Oriente Medio. En 1991 se iniciaron los bombardeos sobre Bagdad. Se calcula que alrededor de doscientos mil civiles murieron como consecuencia de la invasión.


El veredicto

El petróleo es una de las mercancías de la trilogía profana —junto con las drogas y las armas— que aparece una y otra vez en muchas de las teorías de la conspiración que involucran a Estados Unidos y a países del Tercer Mundo con acceso a o interés en esas mercancías.

No hay ninguna duda de que Saddam Hussein y sus hijos eran unos criminales y unos monstruos, y que su partido, el Baas, participó en el saqueo de la economía iraquí. Existen también pruebas filmadas de los espantosos ataques con gas mostaza contra la población kurda en el norte del país. En la otra cara de la moneda, sin embargo, se encuentra el hecho de que el alzamiento popular de 1991 fue fatalmente traicionado por los políticos y militares occidentales, que dejaron que los iraquíes se valiesen por sí mismos cuando Hussein inició sus terribles represalias. Peor aún, los países occidentales permitieron que Saddam aterrorizara, torturara y asesinara a su propio pueblo durante la década siguiente.

Este hecho alimenta las afirmaciones de los teóricos de la conspiración de que, durante este período, había otra agenda funcionando en Oriente Medio. Existe cierto cinismo en la renuencia de Estados Unidos a apoyar el alzamiento popular contra Hussein en 1991, cuando más tarde comprometió miles de millones de dólares en la segunda invasión de Irak después de los ataques del 11-S.

No existe ninguna prueba de una conexión entre Saddam Hussein y Osama bin Laden, aunque sí existen sobradas evidencias de un vínculo entre la familia Bush y la Casa de Saud. La mayoría de los terroristas que actuaron el 11-S en Estados Unidos eran saudíes, un hecho omitido por la administración Bush. El movimiento de tropas estadounidenses a territorio de Arabia Saudí habría beneficiado a ambas partes antes de la invasión de Irak. Considerando su insaciable sed de petróleo, Estados Unidos se beneficiaría inmensamente de sus estratagemas geopolíticas en Oriente Medio. El hecho de que fuese sorprendido mintiendo a los saudíes acerca de la «amenaza» iraquí apunta a cierta deshonestidad en esta aventura.

Con información de Conspiracy Encyclopedia

©2018-paginasarabes®