Archivo de la categoría: Biografías

Alejandría, el sueño del gran Alejandro Magno

Al inicio de su  campaña en pos de la conquista del mundo, Alejandro III, hijo de Filipo II de Macedonia y luego  conocido como Alejandro Magno, había conquistado el primer gran poderío persa, cuando expulsó a las fuerzas de Darío III de Egipto. Alejandro dejaría a Ptolomeo Sores, uno de sus generales, a cargo de Egipto y seguiría su marcha hacia oriente. El proyecto de Alejandro, discípulo de Aristóteles, era fundir el mundo en uno.  En la cosmopolita Alejandría. El ideal se concretó, particularmente en el primer centro de conocimiento de la humanidad establecido con la pretensión de abarcarlo todo, la Biblioteca de Alejandría.  La Biblioteca funcionó hasta la conquista árabe del puerto (640), es decir, durante casi un milenio.

La fundación de Alejandría

En el año 332 a.C. Egipto estaba bajo el dominio persa. Alejandro Magno entró triunfante en ese mismo año a Egipto como vencedor del rey persa Darío III y los egipcios lo aceptaron y lo aclamaron como a un libertador. Al año siguiente, en el 331 a.C, fundó la ciudad que llevaría su nombre.

Dicen  que Alejandro  Magno se sentía arrastrado por un anhelo siempre más grande, un impulso interior que lo empujaba a traspasar fronteras geográficas en busca de lo desconocido –“Repetidamente me aconsejaban volver los compañeros, pero yo no quise, porque deseaba ver el fin de la tierra”– y a traspasar también barreras establecidas por tradiciones inveteradas y costumbres arcaicas. A través de gestos simbólicos como los matrimonios de macedonios con mujeres persas y de él mismo con la hija de Darío deseaba fundir Oriente y Occidente en una nueva humanidad unida por el ideal de la concordia.

Los ideales de la Grecia clásica y el afán del conocimiento le habían llegado a través de su maestro Aristóteles. En sus expediciones militares le acompañaban científicos y cronistas que registraban todas las novedades de las tierras conquistadas.

Después de conquistar Siria y Egipto, Alejandro buscaba un lugar donde establecer la capital de su imperio y ese lugar lo encontró en el delta del Nilo. El territorio elegido fue una península habitada por el poblado Rakotis, un pueblo de pescadores que más tarde formaría parte  de la ciudad de Alejandría. Al abrigo de las crecidas del Nilo y con la posibilidad de crear dos puertos fundamentales, uno marítimo en el mar Mediterráneo y otro fluvial en el Nilo, que a través de un canal unía el Puerto, el Lago y el Nilo, y con el Nilo acceso a todo Egipto. En  torno al año 331 a.C  había fundado, bajo la dirección del arquitecto Dinócrates, la ciudad de Alejandría en la desembocadura del Nilo. Dinócrates se ocupó del trazado de la ciudad y lo hizo según un plan hipodámico, sistema que se venía utilizando desde el siglo V a.C: una gran plaza, una calle mayor de treinta metros de anchura y seis kilómetros de largo que atravesaba la ciudad, con calles paralelas y perpendiculares, cruzándose siempre en ángulo recto. Se construyeron barrios, semejantes a los que levantaron los españoles en las ciudades hispanoamericanas, las llamadas cuadras. Las calles tenían conducciones de agua por cañerías. Administrativamente se dividió en cinco distritos, cada uno de los cuales llevó como primer apelativo una de las cinco primeras letras del alfabeto griego.

Ciertamente Alejandría era una ciudad cosmopolita, cuya población en un principio estaba integrada por griegos, judíos y egipcios procedentes del campo.

Alejandría Helenística

Alejandría fue durante siglos no sólo la capital de Egipto, sino la reina del mediterráneo, el puerto más grande del mundo clásico. En el siglo I a.C , escribe Diodoro Sículo: “Es sin duda la primera ciudad del mundo civilizado, está muy por delante del resto ciertamente en cuanto a elegancia y extensión, riqueza y lujo”. Situada en una encrucijada de rutas comerciales que comunicaban Asia y África con Europa se convirtió en un centro de fermentación intelectual. Alejandría se hizo muy pronto famosa en el mundo helenístico por su biblioteca. Lo que sabemos de la antigua biblioteca son ecos de noticias posteriores a su época de esplendor.

La estructura de Alejandría está reflejada como telón de fondo en la descripción de la creación que hace Filón en su tratado De opificio mundi,  cuando habla de que Dios funda la megalovpoli cósmica. Megalovpoli (así la llama Filón el Judío en su In Flaccum), quien dice “Alejandría está evocando el Cesareón en el que se suicidó Cleopatra y donde siglos más tarde una población fanática y exaltada remató a la filósofa neoplatónica Hipatia; el Faro, una de las siete maravillas del mundo antiguo; el Museo, la gran biblioteca con sus setecientos mil rollos o volúmenes y su filial del Serapeo; la tumba de Alejandro”.

El gran sueño de Alejandro

Ptolomeo I, uno de los generales de Alejandro y su amigo más fiel, conocía como nadie los sueños del gran conquistador. A la muerte del héroe logró recuperar su cadáver  para enterrarlo en la ciudad de su nombre. Como fundador de la dinastía Lágida, Ptolomeo I quiso traer también a Alejandría la biblioteca de Aristóteles, muerto un año después de Alejandro (322 ac), y a su discípulo Teofrasto. No se sabe si lo consiguió pero al menos logró atraer desde Atenas a Demetrio de Falerón, discípulo de Teofrasto, y de la misma escuela peripatética, quien influyó en la fundación y concepción de la Biblioteca del Mousei’on, el santuario de las Musas, construida en torno al 306 a.C, junto al palacio real.

Ptolomeo II Filadelfo, continuó enriqueciéndola hasta convertirla en la primera institución académica e investigadora de la Antigüedad, en la ciudad más importante del Mediterráneo y de toda la tierra habitada. Los Ptolomeos eran de origen macedonio, habían heredado de los griegos el gusto por el saber y el conocimiento, y, como dinastía extranjera en Egipto, buscaban legitimar su autoridad con una intensa política cultural. Como expresión de esta política fijan la capital del imperio en la ciudad de Alejandría y crean una biblioteca que deslumbró a los contemporáneos por su carácter grandioso y excepcional. Durante siglos fue el vehículo por el que se transmitieron a Occidente los principales saberes de la antigüedad, gracias a la lengua común, el griego.

Con información de  Alejandría, el sueño de Alejandro Magno.

©2018-paginasarabes®

El misterioso mapa de Pîri Reis – El almirante Turco

El mapa inexplicable

Popularmente conocido como “El mapa inexplicable”, diferentes investigadores han intentado ofrecer una exégesis sobre qué quería representar de verdad su autor. Aunque el mapa fue descubierto en 1929, internet lo ha reconvertido en un curioso fenómeno viral. ¿Qué información real contiene este trozo de cuero de gacela policromado?

El mapa de Pîri Reis

La historia del mapa comienza en 1501, cuando los otomanos capturaron siete naves cerca de las costas españolas. Al frente de la flota se encontraba el capitán Kemal Reis. Uno de los prisioneros decía poseer un mapa dibujado por el propio Cristóbal Colón, por lo que Reis envió a su sobrino Pîri para estudiar el documento.

10 años después, y tras reunir unas 20 fuentes cartográficas de otros saqueos (existe una nota en el mapa que asegura este hecho), Pîri Reis elaboró su propia carta de navegación que fue presentada ante el mismísimo sultán Suleimán el Magnífico, quien, impresionado, lo premió, ascendiéndolo a la condición de almirante.

En el lado derecho del documento se puede interpretar las bien definidas siluetas de la Península Ibérica y de la costa occidental de África. Un entramado de líneas atraviesa el Océano Atlántico, pero no se trata de los meridianos y paralelos a los que estamos acostumbrados, sino de las así llamadas líneas de rumbo, típicas de las cartas que los marinos medievales tardíos usaban para establecer direcciones.

El almirante Turco

“Pîri Ibn Hadji Muhammad” fue un famoso almirante turco nacido en Karatay, provincia de Konya en 1465. Era sobrino de un corsario turco llamado Kamal Reis e inició su carrera como navegante a los doce años, cuando se enroló como grumete en el barco de su tío.

Pîri era un hombre culto que hablaba varios idiomas y tenía una gran afición por la cartografía. Por eso, cuando en uno de sus viajes, se cuenta que logró hacer esclavo a ni más ni menos, que a aquel famoso Rodrigo que dio el grito de ¡Tierra a la vista! en aquel lejano 12 de Octubre de 1492, no pudo resistir a interrogarlo sobre aquel maravilloso viaje y sobre todo, sobre las fuentes en las que el almirante Colón se había basado antes del viaje y que le llevó a descubrir un Nuevo Mundo.

Fruto de la investigación de los mapas de Colón y otros mapas, de su época y más antiguos, elaboró el mapa mencionado. No existe otro mapa igual en este siglo, ni lo hay en manos de nadie. Lo ha dibujado la mano de este hombre y ya está finalizado. Lo ha hecho de unas veinte cartas y mapamundis, que en los tiempos de Alejandro, señor de los Dos Cuernos, fueron dibujados. Muestran las zonas habitadas del mundo. Los árabes denominan jafariye a estas cartas. De ocho jafariyes, de este tipo, un mapa árabe de las Indias, de los mapas de cuatro portugueses que muestran los países del Hind y China dibujados geométricamente y también de un mapa de Colón en la región occidental. Efectuando la reducción a una misma escala de todas estas cartas, ha alcanzado esta forma definitiva. Así, este mapa es tan correcto y exacto para los siete mares como el mapa de nuestros países se considera exacto y correcto por los hombres de mar.

Una vez hubo terminado el mapa, se lo entregó a su señor Suleiman I el Magnífico que lo colmó de regalos y honores por tan gran servicio.

Pasaron los siglos y el mapa fue olvidado por la Historia hasta que el 9 de Noviembre de 1929 fue redescubierto durante las obras de acondicionamiento del palacio Topkapi y en 1932 puesto al conocimiento del gran público gracias a las fotografías publicadas en medios como “Illustrated London News.

Según estudios realizados a mediados del siglo pasado, tanto la costa americana como la antártica están representadas con una exactitud más propia de los mapas de hoy en día, hechos con satélite, que de carta marinas realizadas hace varios siglos. Y no solo eso, sino que está realizado con métodos geométricos y cartográficos imposibles en una época donde aún se debatía la esfericidad de la tierra, como es la división del mapa en paralelos y meridianos, que aunque ya se intuían desde la época clásica, no fueron incluidos en los mapas de forma habitual hasta mucho tiempo después.

Sudamérica

Diferentes dibujos parecen contar algunas historias de los descubrimientos más recientes que habían sucedido en aquella época. Casi con plena certeza, se atribuye uno de ellos a la expedición de Álvares Cabral en el año 1500, explorador que dio con las costas de Brasil cuando los vientos lo sacaron de su ruta hacia las Indias Orientales. Igualmente, en lo alto del mapa se puede ver un barco anclado junto a un pez que transporta dos personas sobre su lomo: una posible referencia a la leyenda medieval de San Brandán de Irlanda.

La gran incógnita, sin embargo, se halla en el lado izquierdo ya que es mucho más difícil adivinar qué zonas o qué países podrían haber sido plasmados en esta parte del mapa.

Destaca el hecho de que se muestre lo que probablemente serían Los Andes y algunos ríos que nacen de ellos, entre los que estarían el Amazonas, el Orinoco y el Río de la Plata. El profesor Charles Hapgood interpreta además que el animal con cuernos que aparece dibujado sería una llama.

No se trataría, sin embargo, del documento que mostraría por primera vez el interior de Sudamérica. Ya en el Planisferio de Caverio y en la carta de Martin Waldseemüller de 1507 aparece una larga cadena montañosa adornada con árboles.

Apoyándose en las teorías de Hapgood, algunos creen descubrir en la parte inferior del mapa una representación de la Antártida en la que sus costas aparecerían carentes de hielo y conectadas sorprendentemente a Sudamérica. Para ellos, se trataría de un dibujo del continente austral de época prehistórica.

El descubrimiento de la Antártida no se daría hasta los años 1820 y 1821, (tres personas se atribuyen el primer avistamiento), hay quienes hipotizan que una de las fuentes de Reis podrían ser mapas de antiguas civilizaciones, culturas desconocidas o, incluso cartas del Imperio Chino, (los primeros en descubrir la Antártida 60 años antes de Colón, según el ex militar británico Gavin Menzies), la teoría más difundida es que lo que aparece en el planisferio no sería más que una versión distorsionada de la costa sudamericana, bien centrada en la parte norte del continente o que abarcaría toda la línea de costa de esta parte del planeta.

El hallazgo del mapa olvidado

En 1929 se estaba llevando a cabo la rehabilitación del palacio de Topkapi, cuando de repente se encontraron con un hallazgo que tendría unas fuertes repercusiones en el mundo de la arqueología: el mapa de Piri Reis. El creador de este mapa fue el almirante de la flota otomana conocido con el sobrenombre de Piri Reis (Muhiddin Piri lbn Haji Memmed), cuya firma aparece en la misma carta náutica.

El mapa de Pîri Reis entra dentro de una obra titulada Bahriye, (sobre la navegación). Esta colección está compuesta por 210 mapas parciales que fechan entre 1513 y 1528. Están pintados sobre pergamino de gacela, y tienen unas dimensiones de 85 x 60 cm.

En esta serie de mapas aparecen dibujados los animales que habitan en cada lugar, así como los habitantes de las diferentes zonas.

Este controvertido mapa policromado fecha del 1513, y en él aparece el contorno del Océano Atlántico. Las costas de Europa, África y las Américas están dibujadas con sorprendente precisión, y con un conocimiento de la zona imposible de explicar.

La América del almirante

Pîri Reis no sólo dibujó el contorno litoral de Sudamérica y la Antártida sino que tampoco pasó por alto ríos ni montañas de un continente que todavía tardaría bastante en ser explorado.

La parte norteamericana del mapa está plagada de errores, al igual que la distribución del Caribe, (omisión de varios grados de latitud y líneas costeras que no encajan). En cambio, el litoral sudamericano oriental está bien perfilado. El conocimiento que se refleja sobre trigonometría esférica es propio de siglos anteriores. Los investigadores que se encargaron de estudiar el mapa llegaron a la conclusión de que esta carta náutica sólo podría haber sido realizada basándose en fotografías aéreas, ya que está hecho con una gran precisión y perfecto detalle. Hasta el momento, el origen del mapa de Pîri Reis es un misterio, ya que las costas americanas habían sido descubiertas muy recientemente, y la Antártida aparece cartografiada con gran lujo de detalles.

La misteriosa Antártida

El matemático griego Ptolomeo creyó en un continente al que llamó Terra Australis, que según sus cálculos debia ser el contrapeso de la masa de tierra del hemisferio norte. La creencia en la existencia de este continente impulsó al navegante británico James Cook a salir en su busca en 1772. Al año siguiente alcanzó su objetivo, pero no pudo avistar tierra por consecuencia de la nieve y el hielo.  El navegante Fabián von Bellingshausen fue el primero en descubrir la masa de tierra de la Antártida en 1819. El primer mapa de la Antártida se hizo esperar hasta las expediciones americanas Deep Freeze de mediados de la década de 1950.

En el mapa de Pîri Reis aparece el continente antártico perfectamente detallado, y estamos hablando del año 1513. Los mapas de la Antártida llegan a ofrecer datos que a nosotros únicamente nos constan después de las expediciones antárticas que suecos, británicos y noruegos llevaron a cabo en 1949 y 1952.

Pero no solo asombra el hecho de que alguien conociera a fondo la existencia de la Antártida y su disposición milimétrica, hay otro aspecto inquietante; el continente aparece sin hielo. Se ha calculado que desde hace más de 6000 años sus costas están literalmente congeladas.

En nuestros días, el mapa se resguarda en el Palacio de Topkapi, en Estambul, Turquía. El presidente turco , Kemal Atatürk, ordenó que la Sociedad de Historia de Turquía realizase una reproducción del mapa en facsímil, la cual fue publicada en 1933. El mapa de Pîri Reis ha sido desde entonces un elemento de orgullo histórico para los turcos, aunque  por el momento no se ha encontrado explicación a tal conocimiento cartográfico en una etapa tan temprana. Fechado en el año 919 del calendario musulmán, correspondiente a 1513 en el cristiano, el mapa original de Piri Reis no suele estar expuesto al público. Es uno de estos misterios que seguirán en la sombra hasta que alguien arroje un poco de luz.

©2018-paginasarabes®

Hürrem, la favorita del Sultán

La Esclava que se transformó en  Sultana del Imperio Otomano

El origen de Hürrem y sus primeros años en el Harén

Nadie conoce los orígenes de Roxelana ni su verdadero nombre. Roxelana surgió de fuentes occidentales. Ella es más comúnmente conocida como Hürrem Sultana, que significa “La que ríe”. Fuentes históricas afirma que su nombre era Aleksandra Lisowska y nació probablemente alrededor de 1504 en Rohatyn (pequeña ciudad al oeste de Ucrania, en el antiguo reino de Galitzia). También se afirma que ella era la hija de un sacerdote rutenio.

 Lo que se sabe es que fue comprada por el gran visir y mejor amigo de Suleiman, Ibrahim Pasha, y fue, a su vez, un regalo para el SultánRoxelana hizo lo mejor dada su situación. Superó grandes dificultades y se convirtió en la esposa de Suleiman. Daría al sultán seis hijos, uno de los cuales se convertiría en el próximo sultán. Era una mujer de gran belleza que se destacaba de la multitud por su pelo rojo llameante. Era inteligente y tenía una personalidad vibrante.

Suleimán alcanzaría el poder supremo del Imperio Otomano tras la muerte de su padre Selim I en el año 1520. En el momento de su ascensión el nuevo sultán se encontraba ya casado con Mahidevran Gülbahar, con quien tuvo 3 hijos; uno de ellos Mustafa estaba predestinado a ser el heredero del Imperio al ser el primogénito, pero la astucia de Hürrem cambiaría el destino sucesorio.

Pese a que el sultán tenía un numeroso Harén de concubinas y 2 esposas oficiales (Mahidevran y Gülfem Hatun), Suleimán fue atrapado en la red de seducción de Hürrem con quien establecería una intensa relación amorosa; la pasión o el deseo de poder llevaría a esta el solicitar su conversión al Islam, hecho que tenía importantes consecuencias ya que a partir de ese momento si Suleimán quería tener relaciones íntimas con ella, al ser ya musulmana, debería convertirla primero en su esposa, como así finalmente sucedió.

La mujer más poderosa del Imperio

Hürrem, como la esposa de Suleiman, era ahora la mujer más poderosa del Imperio Otomano. Ella dejó el palacio de Harem y se mudó a los aposentos del sultán en el Palacio de Topkapi.  Esto le dio la oportunidad de involucrarse en asuntos judiciales y estatales.  Cuando Hürrem se convirtió en su esposa, Suleimán liberó a todas sus concubinas y  casó a algunas de ellas con sus oficiales de alto rango.

Convertida al Islam, sería ya para siempre Hürrem sultana y pasaría a ser la favorita o “Haseki” del sultán; el hecho de que una concubina alcanzará tal rango, causó profundas críticas dentro de la corte de Topkapi al romper con esa decisión todas las tradiciones otomanas; pronto las envidias se agudizaron entre sus rivales de alcoba, hasta el punto de que Mahidevran acabaría por agredir a Hürrem hecho que provocó la ira del sultán y su caída en desgracia.

Aprovechando la tradición de que el príncipe heredero adquiriese experiencia actuando de gobernador en provincias, Solimán envió a Mustafá a la ciudad de Manisa, (normalmente en la corte otomana la madre del heredero acompañaba siempre a su hijo), hecho que allanó el camino de Hürrem, que comenzó a tener una importante influencia en las decisiones de estado hasta el punto que su figura fue analizada en profundidad por todos emisarios y embajadores extranjeros contribuyendo así a extender su fama. También se convirtió en una de las principales mecenas culturales del Imperio y pasó a controlar con rigor la vida del Harén de palacio.

No pasó mucho tiempo hasta que dio a luz a un hijo llamado Mehmed. Una de las razones por las que Hürrem fue favorecida por el sultán fue porque ambos amaban la poesía.  Suleiman escribiría más tarde el famoso poema a  su favorita:

“Trono de mi nicho solitario, mi riqueza, mi amor, mi luz de luna.

Mi amigo más sincero, mi confidente, mi propia existencia, mi sultán, mi único amor.

El más bello entre los hermosos …

Mi primavera, mi amor alegre, mi día, mi amor, la risa de la hoja …

Mis plantas, mi dulce, mi rosa, la única que no me angustia en este mundo …

Mi Estambul, mi Caraman, la tierra de mi Anatolia

Mi Badakhshan, mi Bagdad y Khorasan

Mi mujer del cabello hermoso, mi amor de la frente inclinada, mi amor de ojos lleno de travesuras …

Cantaré tus alabanzas siempre

Yo, amante del corazón atormentado, Muhibbi de los ojos llenos de lágrimas, soy feliz “.

La leyenda negra de Hürrem

Hürrem daría 6 hijos a Solimán (Mehmed, Abdullah, Selim, Bayezid, Cihangir) y una hija (Mihrimah) pero pese a contar con el amor incondicional de Suleimán, ninguno podría acceder al trono por pleno derecho mientras Mustafá estuviera vivo. Este tema originó uno de los sucesos más oscuros de la vida de Hürrem, ya que su astucia y la de su yerno Rüstem Paşa, gran visir y esposo de Mihrimah, provocaron la injusta muerte de Mustafá quien fue ejecutado por orden de Suleimán al ser falsamente acusado de un intento de destronar a su padre.

También se difundieron rumores de que Hürrem había ejecutado al gran visir de Suleimán, Ibrahim, porque favorecía a Mustafa y Mahidevran en lugar de a Hürrem y sus hijos. Sin embargo, aunque a Hürrem no le gustó Ibrahim, es posible que no haya influido en Suleimán para ejecutarlo. El mal juicio de Ibrahim sobre la larga guerra contra los safávidas puede haber perdido el favor de Suleiman.  Una vez que Ibrahim cayó en desgracia, fue prescindible. Suleimán lo ejecutó porque no tenía ningún uso para él.

La muerte de Mustafá  provocó revueltas en Anatolia y en el seno del ejército, acabando con la influencia de Rüstem Paşa pero no la de Hürrem, quien a ojos del sultán no estuvo implicada y que indirectamente fue la gran beneficiada del suceso ya que sus hijos se ponían en primera línea sucesoria del trono y conseguía el destierro definitivo de Mustafá.

Madre del futuro Sultán

Tras la muerte de Mustafá, Selim, tercer hijo de Hürrem, se convirtió en el principal candidato a la línea de sucesión al trono del Imperio Otomano, dado que sus hermanos mayores Mehmed (el predilecto de Suleimán) y Abdullah, habían fallecido tiempo atrás.

Con todo, el camino de Selim se allanaría aún más con la muerte del joven Cihangir (algunas fuentes consideran que fue de tristeza por conocer el trágico destino de su hermanastro) y la de Bayezid, el cual, tras rebelarse a la decisión de Suleimán de destinarlo como gobernador de Amasya, fue derrotado en Konya por las tropas de Selim, para posteriormente refugiarse en el Imperio Safávida que lo acabaría devolviendo a Suleimán (tras aceptar por él valiosos regalos) para que este lo ejecutase.

Tras la muerte de Suleimán en el año 1566, Selim ocuparía el rango de sultán otomano, cumpliendo así el máximo anhelo de Hürrem de ver a uno de sus hijos como máximo dirigente del Imperio.

Como reina, Húrrem, dio dones generosos a los pobres. Ella construyó mezquitas, escuelas religiosas, casas de baños y lugares de descanso para los peregrinos que viajaban a La Meca.  También encargó a Mimar Sinan, uno de los mejores arquitectos del Imperio Otomano, que construyera la mezquita de Suleimán.  Sin embargo, su trabajo de caridad más famoso fue el Gran Waqf de Jerusalén, que se completó en 1541. Este fue un gran comedor de beneficencia que alimentó a los pobres y necesitados. Hürrem no vivió para ver  la ascensión de su hijo  Selim al trono.

Hürrem sigue siendo una de las figuras más controvertidas de la historia del Imperio Otomano. Muchos afirman que era una mujer intrigante y despiadada, que había ejecutado a cualquiera que se interpusiera en su camino. Sin embargo, sus obras filantrópicas hablan de una reina que cuida a los pobres y hambrientos. Al final, su legado como reina es casi tan elusivo como sus orígenes.

El templo donde descansan los restos de Hürrem está situado apenas a unos metros del lugar donde reposan los restos de Suleimán, el cual tiene eterno descanso en un mausoleo independiente; ambas tumbas, pese a ser relativamente discretas, son uno de los monumentos más visitados de Estambul.

Con información de: History of Royal Women

 ©2018-paginasarabes®