Archivo de la etiqueta: Abu Ya’Far ibn Sa’id

Abu Ya’Far ibn Sa’id: un poeta granadino del siglo XII

A la Granada Almohade de la segunda mitad del siglo XII, recién conquistada a los Almorávides y último bastión importante de éstos en la Península, envía el califa ‘Abd al-Mu’min como gobernador a uno de sus hijos: el sayyid Abü Sa’Id ‘Ulman ibn ‘Abd alMu’min’. 1

Este joven príncipe, veterano ya, pese a su temprana edad, de algunas arduas campañas militares, encuentra en Granada, lejos de la férrea tutela paterna, el Paraíso soñado por los Creyentes, allá en los polvorientos caminos del Atlas o en los áridos desiertos al Sur de Marrakech: una naturaleza pródiga en jardines y fuentes y un grato ambiente cultural creado por los últimos gobernadores almorávides, en el cual ya habían brillado, años atrás, poetas de la talla de al MajzümI, Nazhüo al-Qala’iyya o el cordobés lbn Quzman.





Con el trascurso de los años, el joven sayyid prefirió rodearse de hombres de letras, en especial de los poetas más famosos de su época, a muchos de los cuales supo retener a su lado de una u otra forma: ofreciéndoles cargos políticos o administrativos, otorgándoles privilegios, favores, o brindándoles una vida grata de placeres y diversiones, para lo cual procuró que el ambiente de su Corte fuese lo más atractivo posible a un poeta: torneos literarios, recitales poéticos, fiestas, cacerías, etc … donde, naturalmente, no solía faltar el vino.

De esta forma, fue creando en torno suyo una Corte literaria que en nada tuvo que envidiar a las de los Reinos de Taifas, en la que se dieron cita poetas y literatos tan conocidos como al-Rusafi, al-Kutandi, Ibn Nizar, Ibn Yubayr o al-Mawa’ini y, destacando en el centro de todos, por su categoría social, su cultura y sus dotes literarias, Abü Ya ‘far ibn Sa’id, uno de los más notables poetas hispanoárabes, que ha pasado a la historia de la literatura árabe sobre todo por sus relaciones amorosas con la poetisa granadina Hafsa bint al-Hayy al-Rakuniyya así como por el trágico final que tuvieron dichas relaciones. Estos amores desgraciados convirtieron a ambos en una de las parejas más famosas de la literatura andalusí, como Yamil y Butayna en Oriente o como Ibn Zaydun y Wallada en Occidente.

Pero los mismos acontecimientos que le llevaron a la fama como «amante inmortal», unido para siempre su nombre al de Hafsa, han hecho permanecer en la oscuridad el resto de la producción poética de Abu Ya’far.

Además de los versos que éste dedicó a su amante -muy pocos, por cierto, si se comparan con el resto de su obra-, Abu Ya’far es autor de un buen número de poemas, dispersos en las fuentes árabes y de los que no tengo noticias de que fuesen recogidos en un diwan 2. La razón de ello es probablemente que Abu Ya’far no era un poeta de oficio; fundamentalmente, y al menos en teoría, era un hombre de estado, un político destinado por su padre a ocupar cargos importantes en la administración: su destino había sido trazado desde su niñez y para él la poesía fue uno de los muchos placeres a los que se inclinaba su espíritu; más fuerte, por lo que veremos, que todos sus compromisos familiares y políticos.

Ésta es una de las causas por las que no cuidó de reunir sus poemas en un diwan. La otra razón sería, probablemente, su temprana muerte. Quizás si la vida de Abu Ya’far no hubiera sido truncada tan pronto y de una forma tan precipitada y violenta … , si hubiera alcanzado la edad madura a que llegaron la mayoría de los miembros de su familia, él mismo se habría encargado de reunir su producción poética, incrementada por los años, y, si no recogida en un diwan, habría sido al menos insertada en el Mugrib, la gran obra de la familia comenzada en su niñez, y en la que sin duda él habría colaborado activamente.





Pero no ocurrió así, la muerte vino a interrumpir su brillante carrera literaria en 1163 y los poemas que de él nos han llegado están dispersos en unas y otras fuentes literarias, que, a veces, se repiten, y, otras, nos llegan incompletas: Mugrib, Ihata y, sobre todo, el Nafh al-Tib, que, al ser posterior al resto de las fuentes que hablan sobre él, hace su autor, al-Maqqari, una recopilación de ellas y da una visión más amplia de las noticias y los versos del poeta. Pero, como toda obra antológica, es incompleta, e incluye únicamente lo que a su autor le pareció más importante reseñar.

Es por ello que el resto, lo que pudo suceder entre la composición de los poemas que nos han llegado, hay que imaginárselo e intentar rellenar las lagunas que aparecen en su vida haciendo uso de la imaginación, que es lo único que nos queda cuando falla la Historia.

Por Celia del Moral Molina


Notas:

  1. Sayyid (señor) es el título que dieron los Almohades a los príncipes descendientes de ‘Abd al-Mu’min. De este título, que pasó a la España cristiana, deriva el de Cid. Sobre el sayyid Abu Sa’id ‘Utman, cf. A. HUlCI MIRANDA, Historia Política del Imperio Almohade, Tetuán, 1956; IBN ABI ZAR, Rawd al-Qirtas, trad. de A. Huici Miranda, Valencia, 1964, II, 386-388,414-415.
  2. Es cierto que en la Ihata, (I, 215) dice lbn al-Jatib tomándolo de al-Mallahi: «wa-Iahu … si’r mudawwan», frase que repite de nuevo más adelante (p. 219) Y que, según creo, no deja de ser equívoca, tanto puede significar «recopilada» como «digna de ser reunida en un Diwan». En ningún otro sitio -hasta ahora- he visto confirmado que su poesía se hubiese recogido en un Diwan, antes o después de su muerte.

©2019-paginasarabes®