Archivo de la categoría: Ciencias

La importancia del agua en al-Andalus

“¡Oh gentes de al-Andalus! De Dios bendito sois con vuestra agua, sombra, ríos y árboles. No existe el Jardín del Paraíso sino en vuestras moradas (…) Si yo tuviese que elegir, con éste me quedaría; no penséis que mañana entraréis en el fuego eterno: no se entra en el infierno tras vivir en el Paraíso”.

Al-Maqqari
(Nafh al-Tib, Vol. II, El Cairo: 1949, p.82)

El agua era el elemento esencial de la Naturaleza para árabes y musulmanes y su escasez en el medio en el que nació y se desarrolló el Islam es razón suficiente para explicarlo. Por eso, el agua constituye una parte esencial del premio en el más allá, bien directamente, en forma de río o fuente, o bien como jardín. Todo ello, según el Corán, es muestra de la omnipotencia de Dios, que puede convertir el desierto en vergel utilizando el agua: “Ha hecho bajar el agua del cielo, vivificando con ella la tierra después de muerta”

(Corán, XVI, 65)

Curiosamente este ideal se impuso como un icono en todos aquellos lugares cuyas condiciones físicas podían permitirlo, y al-Andalus era el lugar propicio.




Al-Andalus se formó gracias a una sociedad musulmana integrada en el mundo del Islam clásico. Los 50.000 árabes y más del doble de bereberes que entraron en la Península Ibérica hasta el siglo XI fueron suficientes, desde sus posiciones de dominio, para impulsar un nuevo orden social, cultural y religioso, al que se iban adhiriendo cada vez más conversos, mozárabes o muladíes hispanos en un proceso que culminó en el siglo X.

En estos años de dominio islámico, fueron muchas las innovaciones que esta cultura introdujo y perfeccionó en los territorios de al-Andalus, entre ellas varias técnicas y conocimientos hidráulicos heredados tanto de los romanos como de las culturas orientales más tradicionales. Aunque los arabo-bereberes que llegaron, habían cruzado por el estrecho, su origen era más lejano.

Originarios de Mecca, se habían ido afincando, en su dilatada expansión, en zonas de Siria (donde habían entrado en contacto con el ya caduco Imperio Romano de Oriente: Bizancio), e Iraq: Mesopotamia, desde donde se extendieron por el Imperio Persa. Allí aprendieron las técnicas del regadío de superficie y subterráneo, deseosos de poseer y administrar ese líquido tan precioso para ellos. Así, los ingenieros musulmanes, introdujeron numerosas mejoras en las técnicas de construcción de presas, nuevos artificios de elevación hidráulica etc. Su principal preocupación era mejorar la irrigación y captación de agua, puesto que juntas constituían la base de su floreciente economía sustentada, principalmente, en el policultivo 1.

En cuanto a la influencia del agua en el modo de vida árabe, una civilización surgida del desierto, es básica y alcanza todas las manifestaciones de la vida. Por ello no es extraño que sus diversas formas, su belleza, sensaciones etc. tengan una especial importancia y constituyen un aspecto fundamental en la cultura, arte y estética islámica 2.




Así, su reflejo en las artes es determinante y generadora de numerosas y ricas manifestaciones.

Por M. Caballero López


Notas:

  1. Carmen Trillo San José. “El agua en al-Andalus: teoría y aplicación según la cultura islámica”. Tecnología del agua 271, Granada: 2006
  2. MªJosé Rubiera Mata, “La función estética del agua en la civilización arábigo-islámica”, Agua y Poblamiento Musulmán, Benissa: 1988, pp.11-2

©2020-paginasarabes®

¿Qué es el coronavirus del Síndrome respiratorio de Oriente Medio?

Grupo de personas caminando en la zona de Waqif, en Doha, tras el brote de coronavirus

El síndrome respiratorio de oriente medio (MERS, por sus siglas en inglés), es una enfermedad respiratoria grave que involucra principalmente al tracto respiratorio superior. Causa fiebre, tos y dificultad para respirar. Aproximadamente el 30% de las personas que han contraído esta enfermedad han muerto. Algunas personas solo tienen síntomas leves.

El MERS es causado por el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV, por sus siglas en inglés). Los Coronavirus son una familia de virus que pueden causar la infección respiratoria de Oriente Medio. Se reportó por primera vez en Arabia Saudita en 2012 y luego se propagó a otros países. La mayoría de los casos se propagaron a partir de personas que viajaron a países de Oriente Medio.




Cómo se propaga el síndrome respiratorio de Oriente Medio
      • El virus del MERS viene del MERS-CoV, el virus se contagia de animales a humanos. También se ha encontrado en camellos y la exposición a estos animales es un factor de riesgo para desarrollar MERS.
      • El virus puede propagarse entre personas que tienen contacto estrecho. Esto incluye a los trabajadores de salud que atienden a las personas con MERS.
      • El período de incubación de este virus no se conoce con precisión. Se trata del lapso que transcurre entre el momento en que una persona se expone al virus y en que presenta los síntomas. El período de incubación promedio es de aproximadamente 5 días, pero hay casos en que se presentaron de 2 a 14 días después de la exposición.

Síntomas del síndrome respiratorio de oriente medio


Los síntomas principales son:

      • Fiebre y escalofríos
      • Tos
      • Dificultad para respirar
      • Los síntomas menos comunes incluyen tos con sangre, diarrea y vómitos.

Algunas de las personas infectadas con el MERS-CoV tuvieron síntomas leves o no tuvieron síntomas. Algunas personas con MERS desarrollaron neumonía y disfunción renal. Aproximadamente de 3 a 4 de 10 personas murieron. La mayoría de personas que desarrolló la enfermedad grave y murió tuvo otros problemas de salud que debilitaron su sistema inmunológico.

En este momento, no existe ninguna vacuna contra el MERS y no hay ningún tratamiento específico. Se administran cuidados de apoyo.

Medidas para ayudar a prevenir el síndrome respiratorio de Oriente Medio

Si usted planea viajar a uno de los países donde está presente el MERS, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), recomiendan tomar las siguientes medidas para prevenir la enfermedad:

    • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón durante 20 segundos. Ayúdeles a los niños pequeños a hacer lo mismo. Si no hay agua y jabón, use un desinfectante para manos a base de alcohol.
    • Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo cuando tosa o estornude y luego arrójelo a la basura.
    • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sucias.
    • Evite el contacto cercano, como besar, compartir vasos o compartir utensilios de comer, con personas enfermas.
    • Limpie y desinfecte las superficies tocadas con más frecuencia, como juguetes y picaportes.
    • Si entra en contacto con animales, como camellos, lávese las manos inmediatamente después. Se ha reportado que algunos camellos portan el virus del MERS.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están vigilando de cerca un brote de enfermedad respiratoria causada por un nuevo coronavirus que se identificó por primera vez en Wuhan, en la provincia de Hubei, en China. Esta es una situación emergente que está cambiando rápidamente y los CDC continuarán brindando información actualizada a medida que esté disponible. Los CDC trabajan a toda hora para proteger la salud de las personas. Es función de los CDC preocuparse y actuar rápidamente cada vez que haya un problema potencial para la salud pública.

Según sea el lugar donde haya estado en su viaje, se le pedirá que se quede en su casa por un periodo de 14 días, a partir del momento en que se fue de un área con propagación generalizada en curso en la comunidad (aviso de salud para viajeros, nivel 3).

Países que tienen aviso de salud para viajeros, nivel 3 (transmisión generalizada en curso):

      • China (aviso de salud para viajeros, nivel 3)
      • Corea del Sur (aviso de salud para viajeros, nivel 3)
      • Irán (aviso de salud para viajeros, nivel 3)
      • Italia (aviso de salud para viajeros, nivel 3)

Quédese en su casa por 14 días, a partir del momento en que se fue de un área con propagación generalizada en curso (países con aviso de salud para viajeros, nivel 3) y practique el distanciamiento social.

Tome estas medidas para monitorear su salud y practique el distanciamiento social:

      • Tómese la temperatura con un termómetro dos veces al día.
      • También esté atento a la aparición de tos o dificultad para respirar.
      • Quédese en su casa y evite el contacto con los demás. No vaya al trabajo o a la escuela durante ese periodo de 14 días. Hable con su empleador sobre su situación laboral antes de regresar a trabajar.
      • No viaje en transporte público, taxis ni vehículos compartidos durante el tiempo en que esté practicando el distanciamiento social.
      • Evite los lugares con mucha gente (como centros comerciales y cines), y limite las actividades que haga en lugares públicos.
      • Manténgase a una distancia de los demás (aproximadamente 6 pies o 2 metros).




Qué hacer si se enferma

Si se enferma y tiene fiebre (100.4 °F / 38 °C o más alta), tos o dificultad para respirar:

      • Busque atención médica. Llame antes de ir al consultorio del médico o a la sala de emergencias.
      • Menciónele al médico su viaje reciente y sus síntomas.
      • Evite el contacto con otras personas.
      • Si necesita buscar atención médica por otros motivos, como para hacerse diálisis, llame al médico antes y dígale que viajó recientemente a un área con propagación del COVID-19 generalizada, en curso, en la comunidad.

¿Que es el coronavirus y COVID-19?

El coronavirus es una vasta familia de virus – incluyendo el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) y Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS). COVID-19 es el que se ha descubierto más recientemente.

¿Quién está en peligro por el virus?

El Centro para el Control de Enfermedades y Prevención dice que ancianos y personas que sufren de serias condiciones médicas – como enfermedades del corazón, enfermedades del pulmón y diabetes – tienen más riesgo de enfermedades serias. Los niños son menos vulnerables, hasta ahora, de acuerdo a NPR.

El CDC recomienda que todos tomemos pasos para prevenir la transmisión del virus: lavado de manos frecuentemente y evitar contacto cercano.

Aun si usted no está en peligro, tomando estos pasos ayudará a proteger a las personas que sí están en peligro.

¿Cómo se propaga el virus?

Los coronavirus generalmente se transmiten de personas a personas a través de gotas respiratorias, dice el CDC. Así que, personas tosiendo y estornudando en el aire, o en sus manos y luego tocando las superficies, pueden propagar el virus – basado en la información del CDC y la Organización de Salud Mundial en estos momentos.

El WHO dice que el riesgo de contagiar el COVID-19 de alguien que no presenta síntomas es muy bajo. Sin embargo, muchas personas con COVID-19 sufren síntomas leves – entonces es completamente posible contraer el virus de alguien con una tos leve y que no se siente enfermo.

Los investigadores no están seguros por cuanto tiempo son contagiosas las gotas del nuevo coronavirus en celulares, pero coronavirus similares pueden sobrevivir en superficies de unas horas a unos días, dependiendo del ambiente, dice WHO.

Oficiales de salud pública dicen: mantengan la distancia entre personas y no se besen.

¿Cómo me preparo para el COVID-19?

  • Similar a como debes prepararte para la gripe: obtenga comida y agua, y medicamentos diarios para tres semanas. Esto no es porque los oficiales de salud pública piensen que los supermercados van a dejar de tener comida, pero en cambio, usted debe evitar estar en grupos – un concepto llamado “distanciamiento social.”
  • Tenga comida que ayude a combatir la gripe: sopa de pollo o vegetales, y bebidas hidratantes.

Eso es por que si usted se enferma, quiere está preparado para pasar la enfermedad en casa si es necesario.

Pero hay una advertencia a esto: la Organización de Salud Mundial y otros grupos de salud están advirtiendo acerca del uso de ibuprofeno. Usar antiinflamatorios sin esteroides puede prolongar o empeorar los síntomas del COVID-19. Así que, no use si no es prescrito por un médico, use acetaminofén en vez.

¿Que tipo de artículos de limpieza necesito?

Jabón para manos. Jabón para manos. Y más jabón para mano. Lavarse las manos frecuentemente (por lo menos 20 segundos) evita la propagación del COVID-19.

En adición a eso, la mayoría de coronavirus mueren por alcohol o artículos de limpieza basado en blanqueadores.

¿Es necesaria la mascarilla?

      • A menos que usted tenga el COVID-19 (o esté cuidando a alguien que tenga el virus), el WHO dice que está desperdiciando una mascarilla al usarla. Y ya hay una escasez de mascarillas adecuadas para trabajadores de la salud.
      • De acuerdo a NPR: Algunos expertos en enfermedades contagiosas están reacios a recomendar que las personas usen mascarillas como medida preventiva porque puede crear un sentido falso de seguridad.
      • Algunos investigadores dicen que usar la mascarilla puede ayudar a protegerte si estás cuidando a alguien enfermo, pero solo si la usas todo el tiempo en la presencia de la persona enferma y si no toca la parte delantera de la mascarilla, la cual está contaminada con patógenos.




Situación por países

    • Irán (18.407 casos, 1.284 muertes). Es el país con mayor número de víctimas mortales en Asia, después de China. La mayoría de los casos se concentran en la provincia de Teherán, pero también hay en Markazí y el norte del país. La situación es «grave» para las autoridades, que han cerrado escuelas y universidades y han suspendido eventos deportivos, culturales, religiosos y reuniones políticas.
    • La enfermedad apenas supera el medio millar de casos en el resto del continente. Qatar e Israel acumulan el mayor número de positivos, con 452 y 433 casos respectivamente. La Federación Internacional de Motociclismo suspendió el Gran Premio de MotoGP de Qatar e Israel ha prohibido la entrada a los viajeros de España.
    • Otros países donde se han empezado a registrar casos son Irak (164 y 12 muertes), Kuwait (154), Líbano (133 y cuatro muertes), Armenia (110), y Emiratos Árabes Unidos (113). Especialmente relevantes son las medidas tomadas por Arabia Saudí (238), ha prohibido la entrada a la Meca de peregrinos y ha cancelado el rezo diario en las mezquitas. Tampoco permite la entrada a personas que hayan estado en España, Francia o Alemania.
    • Por debajo del centenar se encuentran, Omán (39), Azerbaiyán (34 casos y una muerte), Brunei (68), Georgia (38), Palestina (al menos 26), Afganistán (22), Jordania (56), Kazajistán (35), Kirguistán (3), Nepal (un único caso recuperado), Uzbekistán (15), Bután, Mongolia y las Islas Maldivas (14).
    • Egipto (210 casos y seis muertes) y Sudáfrica (116) son los países con más contagios. El Gobierno egipcio fue el primero en reportar el Covid-19 en el continente africano.
    • Argelia ha informado de 74 casos y siete muertes, mientras que Marruecos -que ha cerrado cafés, restaurantes y cines, pero ha mantenido abiertas las mezquitas- ha registrado 54 infecciones y dos decesos. Túnez tiene 29 casos y Senegal 31.
    • Ghana (7), Namibia (2), Nigeria (8), Camerún (13), Burkina Faso (20 y un muerto), Sudán (dos casos y un muerto), Islas Seychelles (4), Togo, Gabón, República del Congo, la República Democrática del Congo, República Centroafricana, Costa de Marfil, Kenia, Mauritania, Guinea, Zambia, Guinea Ecuatorial, Ruanda, Etiopía, Eswatini, Somalia, Tanzania, Benín, Liberia , Gambia, Mauricio y Djibouti han dado cuenta de sus primeros contagios.
    • Italia (35.713 casos, 2.978 muertes). Fue el foco del brote en Europa cuando empezó a detectar casos en la última semana de febrero y ya es el segundo país del mundo con más contagios. El Gobierno italiano ha cerrado escuelas y todos los comercios excepto farmacias y tiendas de alimentación y ha prohibido entrar y salir del país. El 18 de marzo se convirtió en el país que mayor número de muertes registró en un día al notificar 475.
    • España (17.395 casos, 803 muertes). El primer fallecimiento en España tuvo lugar en la Comunidad Valenciana el 13 de febrero y fue descubierto en la autopsia posterior. El resto se produjeron durante las primeras semanas de febrero y marzo en Madrid, País Vasco, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Aragón, Andalucía, Comunidad Valenciana, La Rioja, Extremadura, Galicia, Asturias, Navarra, Baleares y Canarias. Más de 70 países han impuesto restricciones a los viajes de ciudadanos procedentes de España.
    • Alemania y Francia son los países con mayor número de casos en el continente y también se han blindado: 13.093 y 31 muertos en Alemania, y 9.134 y 264 muertes en Francia.
    • Suiza acumula 3.067 casos y 33 muertes y el gobierno decidió el 28 de febrero suspender el Salón del Automóvil de Ginebra.

©2020-paginasarabes®

Juegos de Lógica: el problema árabe de las cerezas robadas

Resuelve el problema árabe de las cerezas robadas.

Hoy te proponemos un problema matemático en el que tendrás que averiguar cuántas cerezas robó el ladrón Beshain del Palacio Harezhamed. ¿Lo conseguirás sin calculadora?

No hace falta ser un experto en esta ciencia e incluso, puedes atreverte sin calculadora. Se trata de un antiguo problema árabe en el que tienes que intentar averiguar cuántas cerezas ha robado el ladrón Beshain del Palacio Harezhamed. Aquí lo tienes:




De noche, el Palacio Harezhamed era custodiado por tres guardianes situados en distintos puntos del recinto. Un día, el ladrón Beshain consiguió entrar y robar un gran saco de cerezas.

Al intentar salir de Palacio, Beshain fue interceptado por uno de los guardianes. Este le detuvo y le cogió la mitad de las cerezas y cuatro más. Consiguió huir y tropezó con el segundo guardián, que le quitó la mitad de las cerezas que le quedaban y cuatro más. Al final tropezó con el tercer y último guardián que actuó de igual forma que los otros dos: le quitó la mitad de las cerezas y cuatro más. Si al final se quedó con una sola cereza, ¿Cuántas cerezas había robado Beshain?

Esta vez no tienes que resolverlo con la presión del tiempo. ¿Lo has conseguido? Si no, aquí tienes la respuesta.

Vocablos árabes presentes en el lenguaje de los pueblos europeos

Después del siglo XII la decadencia se acentúa, y en el es decisiva la ruina : destrucción del Califato Oriental por los mongoles ; conquista de Córdoba por San Fernando, en 1236.

El florecimiento de la cultura árabe en intensidad, extensión, profundidad y variedad, es enorme. No queda ningún campo importante vacío de ella. Después de un período extraordinariamente breve, en que se asimilan todo cuanto el mundo anterior había podido producir, llegan el arte y la ciencia, la técnica y la industria, a un desarrollo cuya extensión y grandeza apenas podemos concebir sin el auxilio de la fantasía.





El lenguaje de los pueblos europeos contiene multitud de palabras que expresan su origen árabe ; entre ellas figuran numerosas designaciones de Astronomía, Matemática, Química, Farmacia, Náutica, Derecho, etc., así como muchos nombres de objetos comunes y corrientes, tejidos, prendas de vestir, etc.

Así, dice muy bien un erudito escritor (1): «Que desde el zaguán de una casa a la azotea de la misma, toda su albañilería y utensilios recuerdan la influencia de los árabes : el aljibe, en el patio ; la alberca, en el huerto ; las tapias, tabiques, alacenas, tarimas, rincones, alcobas , ajimeces, azulejos, alcayatas, aldabas, etc. ; los utensilios de cocina : jarras, cazuelas, almireces, candiles, bateas y tazas; los de cama : almohada, sábana y jergón; los de sala : sofá y alfombra; los nombres de objetos de vestido: tacón, zapato, zaragüelles, zamarra, jubón, chupa, capa, toca, canana, alamares, cenefas, jareta, ribete, alforza, abalorios y alfileres; los de guisos y dulces: albóndiga, almíbar, arrope y alfeñique; los de fruta de la tierra: sandías, limones, naranjas, alcachofas, albaricoques, albérchigos, bellotas, azafrán y aceite; los de flores: albahaca, alhelí, azucena, etc. ; los de medida de capacidad y peso: azumbre, arroba, quintal, quilate, fanega, cahiz y celemín; los de equitación y arriería: acicate, jaez, albarda y recua; de guerra: algarada, zaga y alférez ; de administración: alcaide, alguacil, aduana y mesta; y, finalmente, entre otras muchas, las de establecimientos, como tahona, alhóndiga, fonda, almacén y alfarería, son palabras de una sociedad que se desvía del patrón de los pueblos neorromanos.»

Entre las bellas artes descuella—ya que la representación humana por la pintura o la escultura no estaba permitida— la arquitectura: arco ojival y arco de herradura, profusión del estuco, preferencia por los colores y los ornamentos (arabescos).

La poesía destaca entre todas las artes : Abderrahmen I y muchos médicos célebres han sido poetas notables. Unas veces es poesía alegre y anacreóntica : cánticos al amor, al vino, etc.; otras tiene un carácter filosófico y pesimista. Al decaer el Imperio árabe se transforma en juegos artificiosos y retorcidos de un lenguaje recargado.





En ciencia destacan los estudios matemáticos , astronómicos, geográficos, mecánicos, ópticos, químicos y mineralógicos.

La ciencia está en gran parte inspirada en la escuela de Alejandría, a la que sigue no servilmente, sino con una gran labor original y propia. Numerosos experimentos y observaciones propias determinan un enriquecimiento extraordinario del material científico, que puede ser utilizado gracias a análisis muy exactos y a muy hábiles clasificaciones. Las aplicaciones prácticas de los estudios científicos se logran fácilmente, merced a una técnica muy perfeccionada.

Por el Dr. G. Del Real


Notas:
  1.  Citado por J. Cabello en La provincia de Segovia, 1920, pg. 97.

©2019-paginasarabes®

El Algarrobo en la cultura árabe

La Ceratonia Siliqua, árbol leguminoso, siempre verde, de flores purúreas y cuyo fruto se denomina Algarroba, siendo una legumbre con semilla de color de café, azucarada y muy alimenticia.

La Biblia cuenta que el Hijo Pródigo sólo comía Algarrobas al regresar al hogar paterno, y así lo encontramos citado en otras leyendas parecidas de otros sistemas religiosos. Desde nuestro punto de vista, es árbol lunar; pero que recibe grandes y significadas impresiones solares.

Los árabes lo cultivaron en jardines sagrados, como remedio contra la epilepsia, pero para esta enfermedad sólo son útiles los frutos de una tercera generación de algarrobos cultivados bajo formas astrológicas.

Los árabes lo llaman Kahrub y los franceses Caroubier, de cuya palabra procede la medida Carate, Quilate, pues en tiempos remotos usaban las semillas de la Algarroba para pesar las piedras preciosas. De ahí tomó también su nombre la moneda árabe.



Ricardo I, en sus cruzadas estuvo expuesto a perecer de hambre con sus huestes de no haberse alimentado con Algarrobas, que dio aquella época en cosecha abundante y capaz de sostener a un ejército sitiado.

En casi todas partes, se llama al Algarrobo Pan de San Juan, ya que dice la leyenda que el Bautista no tomaba otro alimento que el fruto de este árbol. Al preguntársele el porqué, respondió que ese árbol, siendo lunar, marchaba en su evolución a convertirse en solar, de lo cual era símbolo el Bautismo y la Redención.

Cuando San Juan murió mártir, se perdió su cabeza después de la horrible exposición, y al encontrarla los cristianos se había convertido en Ortiga. La Ortiga es mercuriana, pero con influencias de Marte, y por eso el hierro que contiene es doblemente medicinal. Analizada la Ortiga, vemos que tiene las mismas sales que la sangre humana. Su extracto, por consecuencia, es de grandiosos resultados para mantener prolongadamente una vida sana.

Por el Dr. K-Heller

©2019-paginasarabes®

Abulcasim Jalaf ben Abbás el Zahrani – Abulcasis – Médico andalucí

Abulcasis,padre de la cirugía moderna

Sana Helwâ tabiba Yasmín!

Toda la Medicina árabe se encuentra influida por el espíritu de la dialéctrica peripatética, que ajustaba perfectamente al carácter mental de pueblos orientales, y que Galeno había adaptado a la Medicina griega, haciendo retroceder la investigación directa de la Naturaleza ante las construcciones mentales apriorísticas y estancando de este modo el avance de la Medicina.

Del mismo modo que el progreso de la Medicina clásica, después de Galeno, sólo fue posible al aparecer un gran material científico, que trae consigo una modificación esencial en los métodos de estudio del mismo, la Medicina árabe, que se mueve por completo dentro de las normas galénicas, supone progreso en cuanto amplía considerablemente la base de observaciones y de conocimiento médicos.

Es indiscutible que somos deudores a los árabes del beneficio de haber enriquecido extraordinariamente el tesoro terapéutico con valiosos remedios, fundando la profesión farmacéutica, creando la farmacopea y desenvolviendo la creación de grandes hospitales, utilizables para la enseñanza, y en la que se cultiva brillantemente la Medicina, sobre todo en las especialidades oftálmica y de enfermedades mentales.

El número de médicos árabes autores de obras científicas es extraordinario. Wüstenfeld lo calcula en más de trescientos ; Leclerc lo eleva a cuatrocientos. De la mayor parte no se conoce más que el nombre del autor y el título de las obras, que existen sólo como manuscritos o que se han perdido y no se conserva más que la cita que de ellas hacen los restantes escritores.

Es tan extraordinario el valor de la ciencia árabe, que en el siglo XII, y sólo por ser el centro de traducción de esta ciencia, Toledo, reconquistado en 1085, se convierte en el centro cultural de la Europa de Occidente. La escuela, conocida con el nombre de «los traductores de Toledo», traslada de Oriente a Occidente la ciencia clásica de los árabes, vertiendo hasta noventa textos médicos; lo habían hecho en sentido inverso es decir, del griego y el latín al árabe, los enviados de Bagdad, Mesué, Johannitus y otros. Estas traducciones nutren el pensamiento europeo por espacio de tres siglos.

Las mejores obras de la escuela de Salerno y las de la ciencia francesa no son más que traslaciones y comentarios de estas traducciones toledanas. Por lo que a España hace referencia, basta decir que en la segunda mitad del siglo XVIII aún eran libros de texto los Cánones de Avicena y de Mesué, y se estudiaban en uno o dos años de la carrera médica.






Abulcasim Jalaf ben Abbás el Zahrani-Abulcasis o Abulcasim (936-1013)

Pertenece al grupo de los grandes médicos bienhechores de la Humanidad y es indiscutiblemente la mayor autoridad quirúrgica de la Medicina árabe.

Nació en Zahara (Córdoba), la residencia del Califa Abderrahemen III, faltando datos seguros acerca de la fecha de su nacimiento y de su muerte, así como del sitio de su residencia habitual. Se admite en general que vivió en la corte de aquel Califa, y como Abderrahmen, murió en 961, la vida de Abulcasis debió deslizarse entre los dos últimos tercios del siglo X y el primero del XI, lo que coincide con los datos de algunos cronistas árabes, que afirman que vivía el año 460 de la Hegira  y que murió el 404 (es decir, el 1013 de la Era cristiana).

Si se admitiera, con León el Africano, que Albucasis vivió cien años, debió de nacer en el 912.

Conocedor de las obras de la antigüedad clásica, y especialmente de la literatura médica de griegos, romanos, judíos y árabes, tuvo Albucasis dos iniciativas que le han inmortalizado: una, la de rehabilitar la Cirugía, reuniendo metódicamente en un solo libro las nociones de este arte, disgregadas antes de él en diversas obras, y otra, el coleccionar alrededor de doscientas láminas que ilustran sus manuscritos, unas originales y otras recogidas de viejos pergaminos, sobre instrumentos, operaciones y representaciones de enfermos y de enfermedades, con lo cual su obra viene a ser el mejor, sino eI primer libro con atlas dedicado a la Cirugía.

La idea de ilustrar el texto con láminas se atribuye a Aristóteles, y varios libros de los comienzos de la Era cristiana las tienen ; pero ninguno en tanto número, ni tan bien expuestas, con sus nombres y descripciones, en cada uno de los capítulos donde tienen su aplicación adecuada.

El conjunto de su obra, dividido en treinta libros, lleva el título de Altasrif (en traducción latina, concessio ei data, qui componere hand valet). Es un compendio de Medicina práctica, traducido en el siglo XII al hebreo por Sem Tob y al latín por Gerardo de Cremona.

Se divide en dos partes : la primera , parte médica, tiene una traducción latina incompleta : Liber theorica nec non practicae Alsaharavii. Ang. Vid., 1519, y se basa principalmente en los escritos de autores árabes anteriores, principalmente de Rhazes. Merece ser citada la parte que trata de la preparación de los medicamentos ; los del reino mineral, principalmente, por sublimación. Para la destilación utilizaba una estufa especial cuyo combustible se iba renovando de un modo automático.

La segunda parte, quirúrgica, publicada primeramente en traducción latina, en Basilea, en 1541 ; después, en el texto original y traducción latina por Channing (Oxford, 1778), traducida posteriormente al francés por Leclerc (París, 1891)

A la Cirugía está consagrado el último de los treinta libros de Albucasis, en el que expone en primer término la Anatomía, aunque no sea ésta más que la primitiva y errónea de aquellos tiempos.

Según los eruditos modernos—Escribano—, la obra de Albucasis es, en lo quirúrgico y en gran parte, copia del sexto libro de Pablo de Egina, a quien, sin embargo, no cita el cordobés, siguiendo en esto la costumbre de los enciclopedistas árabes.

Roger de Parma y Guillermo de Salíceto (siglo XIII), pagaron a Albucasis en la misma moneda, silenciando su nombre a pesar de copiarle repetidas veces.

Por la traducción al francés que hizo Leclerc, en 1861, conocemos el texto y 150 láminas, a la vez que una crítica seria y apenas mejorada posteriormente del autor y de su obra.

Fué Albucasis, según se desprende del estudio de sus obras, un espíritu profundamente religioso, un partidario del método de la observación directa y un cirujano parco en operar y más inclinado al cauterio que al bisturí.

Como creyente convencido, repite varias veces la frase «Yo cuido a los enfermos ; pero realmente es Dios quien los cura», que cinco siglos más tarde adquirirá resonancia, pasando por original y simbólica, repetida en francés por Ambrosio Paré y esculpida en su estatua con las palabras : «Je le pensay et Dieu la guarist», cuya invención, como dice Escribano, es probable que tampoco pertenezca al cirujano de Córdoba, sino a literaturas mucho más antiguas, pero cuyo profundo y laudable sentido comparten gran número de sabios médicos de todos los tiempos.

Como observador sagaz, concede Albucasis gran predominio al método de observación y de experiencia al estilo de Hipócrates, frente a las supercherías de los charlatanes y la astrología de los ilustrados, asegurando que todo lo escrito en sus libros lo había visto con sus propios ojos y practicado con sus manos.

El libro consagrado a la Cirugía aparece dividido en tres partes. En la primera estudia todo lo relativo a los cauterios : sus formas, materiales empleados en su construcción y trastornos patológicos, muy numerosos, en que deben ser aplicados. Encuentra igualmente aplicación el cauterio en la hemostasia, especialmente en la hemorragia arterial. Para combatir ésta recurre, sin embargo, a otros métodos, como, por ejemplo, la división completa de la arteria sangrante, la ligadura doble con doble hebra de la arteria sacada al exterior con un gancho, etc.

Aunque en la segunda parte sigue, en la exposición y en el orden de la misma, a Pablo de Egina, se encuentran también gran número de observaciones propias y de métodos originales, que, prescindiendo de las láminas explicativas, dan gran valor a la obra. No podemos detenernos en la exposición del contenido de la obra, que comprende el estudio de las suturas, la talla, la litotricia y la circuncisión.

Dice, respecto de la traqueotomía, no conocer a nadie que haya realizado esta operación. En las resecciones, además de algún caso muy interesante, describe diferentes clases de sierras y otros instrumentos. La indicación de la amputación es la gangrena, que puede depender de diversas causas. Es admisible la amputación hasta por encima del codo o de la rodilla ; si la gangrena avanza más arriba, la muerte es inevitable. Describe la técnica de la amputación ; la hemorragia se cohibe con el termo con los cáusticos ; no se citan las ligaduras. En el último capítulo se describe la flebotomía y las ventosas.





La tercera parte del libro 30 comprende el estudio de las fracturas y de las luxaciones, describiendo muy detalladamente el tratamiento de las mismas.

Termina la obra exponiendo los métodos más adecuados en aquella época para tratar los partos difíciles y complicados y las diferentes operaciones de Oftalmología, Odontología y Otología.

De que es injusta la censura lanzada contra Albucasis de ser cirujano tímido da buena prueba, entre otras, la sutura intestinal que improvisó en un soldado herido y la extirpación de un tumor del maxilar superior profundamente adherido, empleando, uno tras otro, el bisturí, el escoplo y el martillo y, finalmente, el hierro candente.

La fama de Albucasis trascendió a toda Europa en el siglo XII, gracias a la traducción hecha en Toledo, siendo la base de los libros de Lanfranc (1296) y de Chauliac (1330-1363), los grandes divulgadores de la Cirugía en Francia, Italia y España.

En España debió ser muy leído Albucasis, primero en la escuela de Córdoba y después, ya traducido al latín, en los reinos cristianos, juzgando por la gran notoriedad que alcanzó en la Edad Media y lo mucho que le citan nuestros clásicos, posteriormente ya, en el siglo XVI ; pero al castellano sólo se tradujo un fragmento, en Valladolid, por Alfonso Rodríguez de Tudela, en 1516, y no su libro 30, de Cirugía, sino el 28, que trata de minerales, plantas y animales.

Es dudoso que la obra que con el título de Liber servatoris,impreso en 1471 en Venecia y más tarde, unido a las obras de Mesué el Joven, estudia la preparación de los medicamentos, sea verdaderamente original de Albucasis. 1


Por el Dr. García del Real

(1) Véase edición española de la Historia de la Cirugía, de Harvey Graham, y Apéndice de la Cirugía en España, por García del Real. Barcelona, 1942.


©2019-paginasarabes®

La medicina en la antigua civilización babilónica.

Opio, mandrágora, cáñamo, cerveza y vino, así como diversos tipos de venenos, formaban parte de los ingredientes de la medicina en la antigua civilización babilónica.



Para tratar la ceguera nocturna y otras enfermedades de los ojos, los antiguos egipcios usaban jugo de hígado. Hoy se sabe que el principio activo que mejoraba la visión de los egipcios era el retinol o vitamina A que contiene esta glándula.

©2019-paginasarabes®