Archivo de la etiqueta: Frases Islámicas

Proverbios árabes extraídos del Corán,Parte II

proverbios_coran_1

Ir a Proverbios árabes extraídos del Corán,Parte I

Sûrat Al-´isrâ´ [El Viaje Nocturno]

19. Inna al-mubatherîna kânû ´ijwâna al-shayât:în….

[Verdaderamente los derrochadores son hermanos de los demonios…]

20. Wa fad:d:alnâhum `alâ kathîrin mimman jalaqnâ tafdîlâ.

[Y les hemos favorecido con gran preferencia por encima de muchas de las criaturas]

Sûrat Al-Kahf [La Caverna]

21. Wad:rib lahum mathalu al-h:ayâti al-dunyâ kama´in anzalnâhu mina al-samâ´i f´ijtalat:a bihi nabâtu al-ard:i fa´as:bah:a hashîman tadhrûhu ar-riyâh:u wa kâna Al-lâhu `alâ kuli shay´in muqtadira.

[Compárales la vida del mundo al agua que hacemos caer del cielo, con la que se mezclan las plantas de la tierra y luego se convierten en hierba seca y rota que el viento desparrama]

22. Al-mâlu wal-banûn zînatu al-h:ayâti al-dunyâ.

[La riqueza y los hijos son el adorno de la vida de este mundo]

23. Wa kâna al-insânu akthara shay´in djadala.

[Sin embargo el hombre es lo más discutidor que existe]

Sûrat T:âhâ [Taha]

24. Wa liya fîhâ ma´ariba ujrâ.

[Y en él tengo otras utilidades]

Sûrat Al-H:adj [La Peregrinación]

25. Inna al-lathîna tad`ûna min dûni-Il-Lâhi lan yajliqû dhubâban wa law ´idjtama`û lahu wa ´in yaslibhum al-dhubâbu shay´an lâ yastanqidhûhu minhu d:a`ufa al-t:âlibu wal-mat:lûb.

[Los que invocáis fuera de Allâh no serían capaces ni de crear una mosca, aunque se juntaran para ello. Y si una mosca les quitara algo no podrían recuperarlo. ¡Qué débil buscador y que débil buscado!].

Sûrat Al-Nûr [La Luz]

26. Wal-lathîna kafarû ´a`mâluhum kasarâb biqî`ah yah:sabuhu al-z:am´ân mâ´an h:attâ ithâ djâ´ahu lam yadjidhu shay´an wa wadjada Allâha `indahu fawaffâhu h:isâbahu wa- Allâhu sarî`u al-h:isâb.

[Y los que se niegan a creer, sus acciones son como un espejismo en un llano; el sediento cree es agua hasta que al llegar a él no encuentra nada, pero si encontrara a Allâh junto a él, que le retribuirá la cuenta que le corresponda. Allâh es rápido en llevar la cuenta]

27. Allâhu nûru al-samâwâti wal- ´ard: mathalu nûrihi kamishkâten fîhâ mis:bâh: al-mis:bâh:u fî zudjâdjah ka´annahâ kawkabun durrî yûqadu min shadjaratin mubârakah zaytûnatin la sharqiyyatin wala gravilla yakâdu zaytuha yud:î´u walaw lam tamsashu nâr nûrun `alâ nûr yahdî Allâhu linûrihi man yasha´u wa yad:ribu Allâhu al-amthâla li-lnâsi wa-Allâhu bikuli shay´in `alîm.

[Allâh es la luz de los cielos y la tierra. Su luz es como una hornacina en la que hay una lámpara; la lámpara está dentro de un vidrio y el vidrio es como un astro radiante. Se enciende gracias a un árbol bendito, un olivo que no es ni oriental ni occidental, cuyo aceite casi alumbra sin que lo toque el fuego. Luz sobre luz. Allâh guía hacia su luz a quien quiere. Allâh llama la atención de los hombres con ejemplos y Allâh conoce todas las cosas]

Sûrat Al-Furqân [El Discernimiento]

28. Wal-lathîna ithâ anfaqû lam yusrifû wa lam yaqturû wa kâna bayna thalika qawâmâ.

[Y aquellos que cuando gastan ni derrochan ni son avaros, sino un término medio entre ambas cosas]

Sûrat Al-Qas:as: [El Relato]

29. Innaka la tahdî man ah:babt walakinna Allâha yahdî man yasha´.

[Ciertamente tú no guías a quien amas sino que Allâh guía a quien quiere…]

30. W´abtagi fima ´atâka Allâhu ad-dâra al-âjirah wa lâ tansa nas:îbaka mina ad-dunyâ.

[Busca en lo que Allâh te ha dado la morada de la Última Vida sin olvidar tu parte en ésta…]

Sûrat Al-`Ankabût [La Araña]

31. Mathal al-ladhîna ettajadhû min dûn Il-Lâhi awliyâ´a kamathal al-`ankabût ittajadhat baytan wa inna awhana al-buyûti labaytu al-`ankabût.

[Los que han tomado fuera de Allâh protectores son como la araña que se ha hecho una casa. Y sin duda la casa de la araña es la más frágil de las cosas, si supieran]

Sûrat Fât:er [El Creador]

32. Walâ taziro wâziratan wizra ujrâ.

[Nadie cargará con la carga de otro]

33. Wa mâ yastawî al-´a`mâ wal-bas:îr wala al-z:ulumâti wala al-nûr.

[Y no es el ciego como el que ve, como no son las tinieblas iguales a la luz]

34. Wala yuh:îqu al-makru as-saye´u illa bi´ahlihi.

[Sin embargo el mal que traman no hace sino rodear a sus propios autores]

Sûrat Al-Zumar [Los Grupos]

35. Adraba Allâhu mathalan radjulan fihi shuraka´a mutashakisûn wa radjulan salman liradjulin hal yastaweyâni mathalan al-h:amdu li-Lâhi bal aktharahum lâ ya`lamûn.

[Allâh pone como ejemplo un hombre que sirve a distintos socios y un hombre que pertenece totalmente a otro. ¿Pueden compararse? La alabanza pertenece a Allâh, sin embargo la mayoría de ellos no saben]

36. Qul hal yastawî al-lathîna ya`lamûna wal-lathîna lâ ya`lamûn.

[Di: ¿Son iguales los que no actúan y los que si actúan?]

37. Qul yâ `ibâdî al-ladhîna ´asrafû `alâ anfusihim lâ taqnat:û min rah:mati-l-Ilâhi.

[Di: ¡Siervos míos que os habéis excedido en contra de vosotros mismos, no desesperéis de la misericordia de Allâh]

Sûrat Gâfer [El Perdonador]

38. Waqâla rabbukum id`ûnî astadjib lakum.

[Y vuestro Señor ha dicho: Llamadme y os responderé]

Sûrat Fus:s:ilat [Fossilat (Se han expresado con claridad)]

39. Man `amila s:âlih:an falinafsihi waman asâ´a fa`alayhâ.

[Quien obre con rectitud lo hará en su propio bien, y quien obre mal lo hará en contra de sí mismo]

Sûrat Al-Shûrâ [La Consulta]

40. Wa amruhum shûrâ baynahum.

[Se piden consejo en los asuntos]

Sûrat Al-Zujruf [El Dorador]

41. Wa rafa`nâ ba`d:ahum fawqa ba`din daradjât.

[Y hemos elevado en grados a unos sobre otros]

Sûrat Al-Fath: [La Conquista]

42. …Sîmâhum fî wujuhihim….

[…Y en sus caras llevan la huella de la postración…]

Sûrat al-H:udjurât [Aposentos Privados]

43. Innamâ al-mu´minûna ijwah….

[Los creyentes son, en realidad, hermanos…]

44. Wa lâ talmizû anfusakum walâ tanâbazû bil´alqâb bi´sa al-´ismu al-fusû ba´da al-îmân.

[Y no os difaméis unos a otros ni os insultéis con apodos. Malo es dar un nombre de perversión después de ser creyente]

45. Idjtanibû kathîran min al-d:an inna ba`z:a al-d:ani ithm walâ tadjassasû walâ yagtab ba`d:ukum ba`d:â ´ayuhibu ah:adukum ´an ya´kula lah:ma ajîhi maytan fakarihtumûh….

[Abandonad muchas de las suposiciones. Es cierto que algunas de ellas son delito. Y no os espiéis unos a otros ni habléis mal de otros cuando no estén presentes. ¿Acaso le gustaría a uno de vosotros comer la carne de su hermano muerto? Os resultaría horrible]

46. Inna akramakum `inda Allâhi ´atqâkum.

[Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allâh es el que más le teme]

Sûrat Al-Nadjm [La Estrella]

47. …Mâ anzala Allâhu bihâ min sult:ân….

[Allâh no ha hecho descender nada que los autorice..]

Sûrat Al-Rah:mân [El Misericordioso]

48. Hal djazâ´u al-´ih:sâni illâ al-ih:sân.

[¿No es el bien la recompensa del bien?]

Sûrat Al-H:adîd [El Hierro]

49. I`lamû in-namâ al-h:ayâtu al-dunyâ la`ibun walahwun wazînatun watâfajura baynakum watakâthurun fi-l-´amuâli wal-awlâd.

[Sabed que la vida del mundo es en realidad juego y distracción, así como apariencia, jactancia entre vosotros y rivalidad en riqueza e hijos]

Sûrat Al-H:ashr [La Reunión]

50. Wayu´thirûna `alâ anfusihim wa law kâna bihim jas:âs:ah.

[Los prefieren a sí mismos, aún estando en extrema necesidad]

51. Law ´anzalnâ hâdhâ al-qur´âna `alâ djabalin lara´aytahu jâ`an mutas:ad-di`an min jashyati-lIllâhi.

[Si le hubiéramos hecho descender este Corán a una montaña, la habrías visto humillada y partida en dos, por temor de Allâh]

Sûrat Al-S:af [La Fila]

52. Kabura maqtan `inda Allâhi ´an taqûlû mâ lâ taf`alûn.

[Es grave ante Allâh que digáis lo que no hacéis]

Sûrat Al-Djumu`ah [El Viernes]

53. Mathalu al-lathîna h:amalû at-tawrâti thumma lam yah:milûha kamathal al-h:imâri yah:milu ´asfâran bi´sa mathalin al-qaum al-lathîna kadh-dhabû bi´ayât Il-lâhi wal-Llâhu lâ yahdî alqauma al-z:âlimîn.

[Aquellos a quienes les fue encomendada la Torá y no actuaron conforme a ella, se parecen a un asno que lleva una carga de libros. ¡Qué mala es la semejanza de la gente que niega los signos de Allâh!]

Sûrat Al-T:alâq [El Divorcio]

54. Waman yat-taqui Allâha yadj`al lahu majradjan ٭ wayarzuqhu min h:aythu lâ yah:tasib.

[Y quien tema a Allâh, Él le da una salida, y le provee desde donde no lo espera]

55. Waman yatawak-kal `alâ Allâhi fahwa h:asbuh.

[Quien se abandone a Allâh, Él le bastará]

Sûrat Al-D:uh:â [La Mañana]

56. Fa´am-ma al-yatîma falâ taqhar ٭ wa´am-ma al-sa´ila falâ tanhar ٭ wa´am-mâ bini`mati rab-bika fah:ad-dith.

[No abuses del huérfano. Ni ahuyentes al mendigo. Y habla del favor que tu Señor te ha dado]

Sûrat Al-Sharh: [La Apertura]

57. In-na ma`a al-´usri yusrâ.

[Sí, junto a la dificultad hay facilidad]

Sûrat Al-Humazah [El Difamador]

58. Waylun likul-li humazatin lumazah.

[¡Perdición para todo el que murmura y difama!]

Ir a Proverbios árabes extraídos del Corán,Parte I


Por Ziyad Mohammad GogazehAhmad Husein Al-Afif.(Departamento de Lenguas Modernas Universidad de Jordania, Reino de Jordania).


Notas:

1.El Corán se compone de 114 capítulos (suras) y cada uno de esos capítulos está dividido en versículos (ayat).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ABDALATI, H.: Luces sobre el Islam,
http://www.musulmanesandaluces.org/hemeroteca/28/lengua.htm
ABDEL SAMAD, M. K. (2000): Al-amtal al-sabiya allati tujlef m aja fin nusus al-Quran wa Ruhuh, Al-Iskandariya, al-markiz al-arabi lilnasir.
ALLUE MORER, A. (1974): Los pronósticos del tiempo en el refranero castellano. Valladolid: Biblioteca Ceres.
BASSET, D. C. (2005): The new dictionary of current sayings and proverbs: Spanish and English. Barcelona: Serbal.
BERGUA, J. (1944=1981): Refranero español. Madrid: Clásicos Bergua.
BOSWORTH, C. E. (1991): Encyclopédie de l’Islam, (tome I). Paris: Larose.
CARBONELL, B. D. (2002): Diccionario panhispánico de refranes. Barcelona: Herder.
CASTELLÓ, F. (1997): Proverbios y aforismos del Islam. Barcelona: Edhasa.
CORTÉS, J. (1996): Diccionario de árabe culto moderno: árabe-español. Madrid: Credos.
CORTÉS, J. (1980): El Corán, traducción y notas. Madrid: Editorial Nacional.
EPALZA, M. (2003): El Corán y sus traducciones: Algunos problemas islamológicos y de traducción, con propuestas de soluciones. Barcelona: Icaria.
FERNÁNDEZ-SEVILLA, J. (1985): “Paremiología y lexicografía. Algunas precisiones terminológicas y conceptuales”, Philologica Hispaniensia, in honorem manuel Alvar. II Lingüística. Madrid: Gredos, 191-203.
FERNANDO FRUTOS, I. (2001): Introducción a la historia de la lengua árabe: nuevas Perspectivas. Zaragoza: Pórtico Librerías.
GUNAIM, M. A. (2003): Mujtarat min al-amtal al saydah fi al-Quran wa al-Hadit wa alarabiya al-zahirah, Amman: Dar al-karmil lilnasir.
HAYWOOD, J. A. (1979): A new Arabia grammar of the written language. London: Lund Humphries.
HOWELL, J. (1996): Proverbios, refranes y traducción. Zaragoza: SEDERI.IZUTSU, T. (2002): Structure of the ethical terms in the Koran. Montreal: McGill-Queen´s University Press.
JUNCEDA, L. (1998): Diccionario de refranes, dichos y proverbios. Madrid: Espasa Calpe.
LUNDE, P. (1984): A dictionary of Arabia and islamic proverbs. London: London Routledge & Kegan Paul.
NABIO, M. A. (2005): El noble Corán y su traducción- comentario en lengua española, alRiyad, Complejo del Fahd para la impresión del texto del Corán.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la lengua española, http://www.rae.es.
SALIH, S. (1990): Mabahit fi ulum al-Quran, Bayrot, dar al-ilm lilmalayeen.
SEVILLA MUÑOZ, J. (1988): Hacia una aproximación conceptual de las paremias francesas y españolas. Madrid: Editorial Complutense.
SEVILLA MUÑOZ, J. (1993). “Las paremias españolas: clasificación, definición y correspondencia francesa”, Paremia, 2, 15-20.
TORRE, E. (2001): Teoría de la traducción literaria. Madrid: Síntesis.
VERSTEEGH, K. (2007): Encyclopedia of Arabic language and linguistics. Boston: Brill.
WIKIPEDIA, LA ENCICLOPEDIA LIBRE: El Corán,
http://es.wikipedia.org/wiki/Cor%C3%A1n


©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Proverbios árabes extraídos del Corán,Parte II por Ziyad Mohammad Gogazeh y Ahmad Husein Al-Afif se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://paginasarabes.com/2014/12/13/proverbios-arabes-extraidos-del-coranparte-ii.

Corán – Mérito del que lo aprende,recita,escucha y practica

recitando_coran_a
Recitando el Corán

Relató Ad-Darimí, que Wahab ad-Dimarí dijo:

“A quien Alláh le hubiera dado el Corán y lo ejecutara durante el día y la noche, actuara según sus principios y leyes, y muriera en obediencia a él, Alláh lo resucitaría el Día del Juicio junto a los ángeles y los enviados.”

Relató Muslim, en una transmisión de Aisha, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“El hábil con el Corán estará con los ángeles honorables y justos. Aquel que recita el Corán entrecortada y dubitativamente y con dificultad tendrá recompensa doble”.

Obtendrá dos recompensas, una por la recitación y la otra por la dificultad; Sin embargo los grados del hábil y el diestro con el Corán están por encima de todo eso, porque primero, el Corán era dubitativo para él y luego fue ascendiendo hasta ser comparado con los ángeles. Y Alláh sabe más.

Relató At-Tirmidí, en una transmisión de Abdullah ibn Masúd, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“Quien recite una letra del Libro de Alláh obtendrá por ello una hásana, y esta hásana es equivalente a otras diez como ella. Y no digo Alif. Lam. Mim es una sola letra, sino que Alif es una letra, Lam es otra, y Mim es otra”.Dijo: Hadiz Hasan Garíb.

Relató Muslim, en una transmisión de Uqba ibn Ámir, que dijo:

“Acudió a nosotros el Mensajero de Alláh un día estando en un lugar de la mezquita llamado as-Suffa y nos preguntó: “¿A quién de vosotros le gustaría amanecer cada día en Buthán o en Al-Aquíq llevando con él dos camellas de la mejor raza, y sin haber incurrido en falta ni haber roto sus lazos familiares?” Contestamos: ¡Mensajero de Alláh! A todos nosotros nos gustaría eso. Y entonces dijo: “¿Por qué no acudís entonces cada uno de vosotros a la mezquita para aprender o recitar dos ayát del Libro de Alláh, Poderoso y Majestuoso, y sería mejor para él que dos camellas, tres ayát mejor para él que tres camellas, y cuatro ayát mejor para él que cuatro camellas, y así mejor que cualquier número de camellas?”

Se transmitió de Abu Huraira, que dijo el Mensajero de Alláh:

“Quien libere a un musulmán de una aflicción de este mundo Alláh lo liberará a él de otra en el Día del Juicio. Quien alivie a alguien de una dificultad Alláh lo aliviará a él en este mundo y en el Otro. Quien cubra la falta de un musulmán, Alláh le cubrirá a él en este mundo y en el Otro. Alláh acudirá en ayuda de Su siervo mientras éste acuda en ayuda de su hermano. Quien siga un camino buscando en él el conocimiento, Alláh le facilitará el camino al Jardín. Si un grupo se reúne en una de las casas de Alláh para recitar el Corán y estudiarlo, descenderá sobre ellos el sosiego, serán cubiertos de misericordia, los rodearán los ángeles, y Alláh los mencionará ante quienes estuvieran con Él. Y quien demore sus acciones, por el contrario, de nada le servirá su nobleza.”

Relataron Abu Daud, An-Nasaí, Ad-Darimí y At-Tirmidí, una transmisión de Uqba ibn Ámir, que oyó decir al Mensajero de Alláh (BPD):

“El recitador del Corán en voz alta es como el que da limosna (sádaqa) públicamente, y el recitador del Corán en voz baja es como el que da limosna secretamente.” Dijo At-Tirmidí: Hadiz Hasan Garíb.

Relató At-Tirmidí una transmisión de Abu Huraira, que el Profeta Muhammad (BPD) dijo:

“Vendrá el estudioso del Corán en el día del Juicio pidiendo a su Señor que le vista con las mejores galas, y vestirá la corona del honor. Después pedirá más y vestirá el manto de la nobleza; y después su Señor se complacerá con él y se le dirá que recite, por lo que subirá y aumentará por cada aya una hásana.” Dijo: Hadiz Sahíh.

Relató Abu Daud de Abdullah ibn Marín, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“Se dirá al recitador del Corán: ¡Recita y salmodia como lo hacías en el mundo, porque verdaderamente tu condición estará a la altura de la última aya que hayas recitado!”

Relató Ibn Maya en su Sunan en una transmisión de Abu Saíd al-Judrí, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“Se dirá al recitador del Corán, a su entrada en el Jardín: «recita y sube». Recitará y subirá por cada aya un peldaño de escalera hasta recitar todo lo que sepa.”

Se transmitió de Abu Bakr al-Anbarí, y éste de Abu Umama al-Hamasí, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“A quien le fuera dado un tercio del Corán, se le habría dado un tercio de la Profecía, y a quien le fueran dados dos tercios del Corán, se le habrían dado dos tercios de la Profecía. Y quien recitara el Corán completamente se le daría toda la Profecía, excepto que no le sería revelada y se le diría el Día del Juicio: ¡Recita y asciende!

Recitará una áya y ascenderá un peldaño hasta acabar todo lo que sepa del Corán. Después se le dirá: ¡Cierra los puños! Y entonces se le preguntará: ¿Sabes lo que hay en tus manos? Tendrá en su mano derecha la vida eterna y en su izquierda la delicia.”

Se transmitió de Al-Hasan, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“Quien tome un tercio del Corán y lo practique es como si hubiera tomado los asuntos de un tercio de la Profecía. Y quien tome la mitad del Corán y lo practique es como si hubiera tomado los asuntos de la mitad de la Profecía. Y quien hubiera tomado todo el Corán es como si hubiera tomado toda la Profecía.”

Se transmitió de ‘Alí (P), Alláh esté complacido de él, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“Quien leyera el Corán , lo recitara , y lo memorizara , Alláh , el Altísimo, le admitirá en el Jardín y le concederá la intercesión por diez personas de su familia a las que les correspondiera el Fuego”.

Dijo Umm ad-Dardá:

“Entré a ver a Aisha, Alláh esté complacido de ella, y le pregunté: ¿Cuál es el mérito del que recita el Corán sobre el que no lo recita de los que han entrado en el Jardín? Y contestó Aisha, Alláh esté complacido de ella: Realmente el número de ayát del Corán se corresponde con el número de peldaños de la escalera del Jardín, pues no hay nadie mejor de entre los que han entrado en el Jardín que quien haya recitado el Corán.”

Dijo Ibn Abbás:

“Quien recite el Corán y siga sus principios Alláh le salvará del extravío, lo protegerá el Día del Juicio del mal que tuviera en la Rendición de Cuentas.”

Alláh, el Altísimo, dijo en el Corán:( (َف  من اتب  ع  هدا  ي َف َ لا ي  ضلُّ  و َ لا ي  شَقى). (طه- 123“Quien siga Mi guía no se extraviará ni será desgraciado”. (Ta.Ha-20:123)

Dijo Ibn Abbás: “Alláh, el Altísimo, ha garantizado a quien siga el Corán no extraviarseen este mundo ni ser desgraciado en el Otro”. Dijo Al-Laiz: “¿Cuál no será la misericordiade Alláh para aquel que corre a escuchar el Corán?”. Como dice Alláh:(  وإ َ ذا ُق ِ رئ الْقُرآ ُ ن فَاست  معوا َله  وأن  صتوا َلعلَّ ُ ك  م تر  حمو َ ن). (الأعراف-(204 – “Y cuando el Corán se esté recitando, escuchadlo y callad, tal vez obtengáis misericordia”. (Al-A‘araf-7:204)

Y ‘tal vez’, cuando viene de Alláh, es obligado.

En el Musnad de Abu Daud at-Tayálisi, que fue el primero que se compuso en el Islam, se transmitió de Abdullah ibn Marín, que dijo el Mensajero de Alláh (BPD):

“Quien ejecutara diez ayát no será considerado de los negligentes, y quien ejecutara cien ayát será considerado de los piadosos; y quien ejecutara mil ayát será considerado de los ejemplares”.

Y los hadices referentes a este capítulo son abundantes. Basta aquí con los que hemos mencionado, y Alláh es el Dador de guía.

Del Tafsir del Corán «Al-Qurtubi»

©2013-paginasarabes®

Drusos – Una misteriosa confraternidad

Drusos
Drusos

Pero de este misterio no debe inferirse que la aludida confraternidad sea ficción nominalista con nombre propio, pues no importa que sus adeptos lo llamen indistintamente egipcio, indo o persa.

Sobre este punto dice Mackenzie:

Desde tiempos muy remotos subsiste una oculta confraternidad con su jerarquía de dignatarios y signos secretos, que por peculiares procedimientos didácticos enseñan ciencias, religión y filosofía… Si hemos de creer a los que hoy día dicen pertenecer a ella, entre sus secretos conocimientos se cuentan la piedra filosofa, el elixir de larga vida, el arte de hacerse invisibles y la facultad de comunicarse directamente con el mundo ultraterrestre.

En cuanto a nosotros, hemos conversado con tres personas que aseguran pertenecer a la confraternidad subsistente hoy día.

No había motivo alguno para recelar de aquellos tres individuos, que dan pruebas de conocerse entre sí y que en la austeridad de su vida, sobrios gustos y ascéticas costumbres tenían la más valiosa prueba de veracidad. Representaban de cuarenta y cuarenta y cinco años, y desde luego se colegía su vasta erudición y el conocimiento que de varios idiomas demostraban. No permanecían mucho tiempo en una misma población, sino que se marchaban de improviso, sin que nadie lo advirtiese.

Otra confraternidad subalterna es la llamada de los Pitris en la India, que no obstante haber divulgado Jacolliot su nombre, es todavía más secreta que la llamada Hermanos herméticos por Mackenzie. Si Jacolliot supo algo de esta hermandad de Pitris lo debió a los manuscritos que los brahmanes le permitieron consultar, por razones de ellos conocidas. El Agruchada Parikshai dice algo sobre esta hermandad secreta, tal como era en antiguos tiempos; pero nada en concreto resulta de las explicaciones que da de los ritos místicos y los conjuros mágicos, de suerte que las místicas palabras: L’om L’Rhum, Sh’hrum y Sho-rim Ramaya-Namaha, quedan tan enigmáticas como antes. Sin embargo, preciso es justificar a Jacolliot, porque acepta los hechos plenamente sin entrar en estériles especulaciones.

Quien quiera convencerse de que hoy mismo existe una religión que durante siglos ha burlado las osadas pesquisas de los misioneros y las cachazadas investigaciones de los arqueólogos, procure sorprender en su retiro a los drusos de Siria, que  se extienden desde la llanura oriental de Damasco hasta la costa occidental. No apetecen prosélitos, eluden toda notoriedad y mantienen amistoso trato con cristianos y musulmanes cuando las circunstancias lo exigen, pues respetan las religiones extrañas, aunque sin revelar jamás los secretos de la suya. En vano los misioneros intentan intimidarlos con amenazas, excitarlos con los dicterios de infieles, idólatras, bandidos y ladrones, o atraerlos con halagos y dádivas, pues nada puede persuadir a un druso a convertirse al cristianismo.

Respecto a los profanos, no se les deja ver siquiera los libros sagrados ni tienen el más remoto indicio del lugar donde se custodian; y aunque algunos misioneros se alaban de poseer ejemplares de estos libros, como los que Nasr-Allah regaló al rey de Francia y tradujo Petis de la Croix en 1701, no son mas que una exposición de doctrinas más o menos divulgadas sin secreto alguno entre los montañeses de Líbano, compiladas por un derviche apóstata que fue expulsado de la comunidad hanafita por malversar dinero de los huérfanos y de las viudas. Tampoco tiene ningún valor esotérico la obra de Silvestre de Sacy titulada: La religión de los drusos, que se reduce a un enjambre de hipótesis. El año 1870 un viajero inglés encontró un ejemplar de esta obra en el alféizar de la ventana de una de las capillas de los unitarios, y al preguntarle al okal  sobre la utilidad de aquel libro, respondió irónicamente después de hojearlo: “Leed esta instructiva y verídica obra, porque no podría yo explicaros mejor ni más acabadamente los misterios de Dios y de nuestro bienaventurado Hamsa”. El viajero comprendió la ironía de esta respuesta.

Sin embargo, la hermandad de los drusos es una de las menos esotéricas, pues otras hay mucho más poderosas y cultas, cuya existencia ni siquiera sospechan los europeos. Hay muchas ramificaciones de la Gran Logia Madre, que pueden considerarse como la porción secreta de ciertas comunidades. Una de ellas es la llamada Laghana-Sastra, que cuenta con muchos miles de adeptos diseminados en multitud de grupos por la comarca del Dekkan, al Sur de la India. La superstición popular tiene en gran temor a esta secta por su fama de maga y hechicera. Los brahmanes los califican de ateos y sacrílegos porque no reconocen la autoridad de los Vedas ni de los libros de Manú en los puntos discrepantes de sus peculiares textos, cuya exclusiva autenticidad se atribuyen. No tienen templos ni sacerdotes, pero todo individuo de la comunidad se ausenta de su casa tres días de cada quincena, y según asegura la voz pública, se reúnen en parajes de la montaña, escondidos a las demás sectas, donde la exuberante vegetación índica oculta a las miradas del curioso los amurallados recintos donde celebran sus asambleas. Aquel lugar está circuido por el bosque sagrado (
assonata, y en lengua tamil arassa maram), por el estilo de los que más tarde plantaron los egipcios en torno de sus templos para ocultarlos a las miradas de los profanos.



Acerca de las modernas asociaciones secretas de Oriente, dice Yarker:

Lo que mayor analogía ofrece con los misterios brahmánicos, son sin duda los antiquísimos Senderos de los derviches, gobernados por doce oficiales, de los que el más antiguo ejerce autoridad sobre los otros once. Cada tribunal tiene su presidente (sheik) y sus diputados (califas) que en caso necesario le substituyen en el cargo y pueden ser muchos en número, como ocurre con el título honorífico de maestro masón.

La orden de los Senderos comprende cuatro grados (columnas):

  • El primero es la Humanidad, cuya regla estriba en la observancia de la ley escrita y en la entera sumisión a las órdenes del sheik.
  • El segundo es el Sendero, donde el discípulo (murid) adquiere poderes espirituales y se iguala al fundador del sendero.
  • El tercer grado es el del Conocimiento, cuando el discípulo alcanza la inspiración y se “absorbe en el Profeta”.
  • El cuarto grado le une con Dios, y entonces ve a Dios en todas las cosas.

El primero y segundo grados se han subdividido últimamente en los subalternos de Integridad, Virtud, Templanza y Benevolencia. Después del cuarto grado, el sheike confiere al discípulo el título de maestro honorario, pues según su mística expresión: “el hombre ha de morir antes de que nazca el santo» vemos que este misticismo puede aplicarse a Cristo como fundador de un sendero.

En cuanto a los derviches bektases, que solían iniciar a los jenízaros, llevan por insignia un cubito de mármol manchado de sangre.

El candidato a la iniciación ha de pasar un año de prueba, y en este tiempo se le comunican fingidos secretos por ver si los descubre. Tiene dos padrinos que le despojan del dinero y aún del vestido, y le ponen al cuello una cuerda de lana de oveja y le ciñen un cinturón de la misma contextura. En esta disposición le conducen los padrinos al centro de un aposento y le sientan sobre una gran piedra guarnecida de conchas de peregrino, con los brazos cruzados, el cuerpo hacia delante y el pie derecho sobre el izquierdo, a modo de esclavo en venta. Después de rezar algunas oraciones, se le coloca en actitud especial con la mano puesta de cierto modo en la del sheik, quien recita entonces un versículo del Corán, diciendo:

“Quien jura al darte la mano, ante Dios jura, porque la mano de Dios está en su mano”.

El que viole este juramento lo violará en su daño, y el que lo cumpla recibirá de Dios abundosa recompensa. El signo de estos derviches consiste en ponerse la mano debajo de la barba, tal vez en memoración de su juramento. Emplean el doble triángulo por emblema, con la Trimurti inscrita en sus ángulos, y también se valen del signo masónico de aflicción, tal como se usa en Francia.

©2013-paginasarabes®

Sobre la bienaventuranza de Dios

cabecera_citas_2

 

Su Señor les respondió, diciendo: «! Jamás desmereceré la obra de cualquiera de vosotros,sea hombre o mujer; porque descendéis unos de otros!. En cuanto a quienes emigraron, fueron expulsados de sus hogares, fueron vejados por Mi causa, combatieron y fueron muertos, les absolveré sus pecados y les introduciré en jardines bajo los cuales corren los ríos, como recompensa de Dios; porque Dios dispone de la bienaventuranza».

(Âli ‘Imrân; 191-195).

©2013-paginasarabes®

Alianza Papal con los Mongoles

cabecera_citas_2

 

El legado papal Pelayo, el mismo que poco antes intentara la conversión al catolicismo de los griegos ortodoxos, intentó hacia 1220 una alianza con Gengis Jan para que el ejército de los mongoles atacara por la espalda a los musulmanes.

Fue entonces cuando Federico II Barbarroja (1194-1250), el rey normando de Sicilia con una gran influencia islámica, hizo un tratado de paz con el sultán Malik Al-Kamil de Egipto.

Ésto provocó la ira del Papa Gregorio IX que inició un ataque contra los dominios de Federico. El emperador alemán retornó de Palestina y derrotó a las fuerzas papales. Se dice que Federico profesaba el Islam en secreto.

Por el Profesor Shamsuddin Elia

©2013-paginasarabes®

Al – Asbag Ibn Nabatah sobre la ira de Dios

cabecera_citas_2

 

Narró Al-Asbag Ibn Nabatah del Imam ‘Ali (P) que dijo: Dijo el Mensajero de Dios,que Dios le bendiga a el y a su familia: Cuando la ira de Dios, Imponente y Majestuoso,recae sobre una comunidad,pero (aún así) no envía sobre ella un castigo,los precios (de las mercancías) se encarecen, se acortan sus vidas, sus comerciantes no obtienen ganancia, no se desarrollan sus frutos, sus ríos no son abundantes, sus lluvias son retenidas, y es dominada por sus malvados.

Al-Jisal,t.2,p.360

©2013-paginasarabes®

Muhyi-l-Din Ibn Arabi y el sufismo

cabecera_citas_2

 

«Hazme entrar, oh Señor, en las profundidades del Océano de tu unidad infinita»: tales eran las palabras con las que empezaba una oración que acostumbraba a decir el gran sufí andaluz Muhyi-l-Din Ibn Arabi; y en sus tratados, los sufíes han hecho siempre repetida mención de ese «Océano» que servía también de referencia simbólica al Término hacia el que su camino les conducía. Sobre la base de este símbolo y como respuesta a la pregunta: «¿qué es el sufismo?» empezaremos, pues, por decir: de vez en cuando, una Revelación «fluye» como una marea procedente del Océano de Infinitud hacia las costas de nuestro mundo finito; y el sufismo es la vocación, la disciplina y la ciencia que permiten sumergirse en el reflujo de una de esas olas y ser devuelto con ella a su Fuente eterna e infinita.

«De vez en cuando»: hay aquí una simplificación que requiere un comentario; en efecto, como no hay una medida común entre el origen y el destino de una ola así, su temporalidad está obligada a participar, misteriosamente, de lo Eterno, exactamente como lo finito debe participar de lo Infinito. Siendo de orden temporal, debe alcanzar este mundo en un determinado momento de la historia; pero, en cierto sentido, ese momento escapará al tiempo. Mejor que mil meses: eso es lo que dice la Revelación islámica de la noche de su propia venida. Debe también haber un final que corresponda al comienzo; pero ese final estará demasiado alejado para ser humanamente previsible. Las instituciones divinas están hechas para siempre. Otra huella que el eterno presente ha dejado impresa en esta Revelación, es que no cesa de fluir y refluir, en el sentido de que forma un flujo y un reflujo para todo individuo dentro de su área de influencia.

 ©2013-paginasarabes®