Archivo de la etiqueta: Cultura

Proverbio Árabe – El beneficio

Los notables planean, los grandes lideran, los héroes conquistan… y los cobardes se benefician.



©2019-paginasarabes®

Las primeras carreras de caballos en el desierto

En las primeras carreras de caballos, los jefes de las tribus del desierto africano obligaban a sus équidos a pasar días sin beber una gota de agua, para después soltarlos, sin jinete, en las proximidades de un abrevadero. El primero en llegar era el vencedor.



©2019-paginasarabes®

Creencias del Antiguo Egipto

Seth luchando contra Apofis

En el Antiguo Egipto, los días se dividían en buenos, amenazadores y nefastos, según los hechos que en ellos hubieran ocurrido durante la época en que los dioses moraban en la Tierra.

En los días nefastos la gente no podía bañarse, montar en barca, viajar, comer pescado ni nada que viniera del agua. Tampoco se debía matar una cabra, un buey o un pato.



Otros días era recomendable no tener trato carnal con mujeres, so pena de infección. Y otras veces, era mejor no escuchar canciones alegres ni pronunciar el nombre del dios Seth, que tenía fama de pendenciero.

©2019-paginasarabes®

Sátira – Amjad Nasser

Sana Helwâ Sabri!

Como un halcón con el corazón abatido
Como una tempestad mellada
A las puertas de la ciudad
Yo me recuesto.

Y de mi espalda
Corto los despojos de los amigos.

Me acuerdo de mi abuela
De su larga pipa
Poco caso haré de las primeras conquistas árabes
Apenas imaginaré en París el término del viaje
En nada me lamentaré sobre la suerte de los Pirineos
Fundiéndose en nuestras manos
Como copo de nieve.

Para Al-Ghâfiki
Por nada tenderé mis manos hacia Dios
En el paso del cortejo
Del rey de Bany Al-Ahmar
Jamás ordenaré a mis chambelanes
Saludarlo.

Jamás olvidaré
El sable ni la suerte
Jamás olvidaré
El oro ni la plata. Jamás olvidaré
Al tunante ni a las cabras
Que vienen a beber
En los cuencos perforados de mis manos.

A las puertas de la ciudad
Yo me recuesto
El corazón abatido
Como un halcón
Sin raíz
Como una tempestad.

Amjad Nasser *




* Amjad Nasser, (seudónimo de Yahya Numeiri al-Naimat). Nació en Al-Turra, Jordania en 1955. Poeta y periodista. Actualmente reside en Londres, donde es jefe de redacción de la página cultural del periódico árabe Al-quds Al Arabi. Ha publicado cerca de diez libros de poesía, entre ellos: Pastores de la soledad, 1986; La llegada de los extranjeros, 1990; Dichoso quien te ha visto, 1994; La huella de lo efímero, selección de poemas publicados en el Cairo, 1995 y Ascensión del amante, L’Harmattan, 1998. Fue co-editor y co-fundador de Banipal magazine.


©2019-paginasarabes®

Los primeros libros aparecieron en Sumer

Los primeros libros de que se tiene noticia parece que aparecieron en Sumer por razones económicas. A partir de los análisis y hallazgos de los arqueólogos Denise Schamandt-Besserat (Before Writing, 2 volúmenes, Austin, 1992), se han definido tres etapas anteriores a la invención de la escritura:

a) En pleno neolítico se pasó de la pintura al pictograma y se elaboraron bolas con fichas. En Uruk se han encontrado pelotas de arcilla en cuyo interior hay fichas con figuras. Es obvio que la pelota hacía referencia a una unidad administrativa y constituía una forma inicial de contabilidad. Las figuras de las fichas parecían animales y, en otros casos, representaban formas geométricas.

b) En un segundo momento, las pelotas de arcilla tenían signos impresos en su exterior, lo que indica que por razones de velocidad en la revisión de los registros se avanzó hacia el diseño de signos capaces de representar en segundo grado un contenido interno.

c) Finalmente se impusieron las tablillas, dado que eran más prácticas. Los signos llegaron a ser entendidos no sólo como signos sino como sonidos. La escritura se tornó más abstracta y hacia 2000 a. J.C. los escribas dotaron cada signo de una complejidad tal que se redujo el número.

En el período de explosión creativa, es decir, hace entre treinta y cinco y cuarenta y cinco mil años, encontramos signos de herramientas complejas (lámparas, anzuelos, etcétera), pero no sabemos hallar historias y explicaciones. Dieciocho mil años atrás encontramos las pinturas de Lascaux, Altamira y Chavette, podemos interpretar su significado primario, pero no podemos explicar qué significan las señales grabadas encima de los animales.



El conocimiento no sólo se ha transmitido a través de escritos, sino también a través de símbolos, grabados, edificios, imágenes y sonidos. El problema estriba en poder descifrar el mensaje, podemos adelantar deducciones de sus significados en algunos de ellos, quizá erróneos, pero bastantes continúan en la más oscura de las noches. La sensación que nos traslada la mayoría de ellos es que fueron dejados por civilizaciones muy superiores a las existentes en el momento de su ejecución.

En realidad nos encontramos con un gran puzle mundial, se van encajando algunas piezas, pero aún falta mucho trabajo por hacer para poder colocar todas las que se van encontrando en su sitio, en el tablero final, donde se deberá ver una vez terminado la imagen final: el Gran Rostro.

Sorprendentemente, algunas de las piezas halladas del gran puzle nos llevan a la proposición de que todas las culturas antiguas inventan su propia divinidad: Tot en Egipto, Nabu en Asiria, Tenjin en Japón, Oghama en Irlanda, Hermes en Grecia. Deduzco que, exactamente igual que sucede en la actualidad, para que una cultura se sostenga debe llevar a sus miembros hacia una ilusión común, parece imprescindible llevarlos hacia la adoración de un dios.

No todos los escritos han desaparecido o han sido destruidos, así pues, ¿dónde está toda la producción a lo largo de esos miles de años? Parece que muchos documentos han sido guardados y aparecen sólo cuando algún motivo desconocido los hace valiosos.

Por S. Río

©2019-paginasarabes®

Qûrtuba de fiesta – Primer festival en homenaje a Siria

Al Hákima Ensamble

El sábado 27 de Abril, en el marco de un nuevo aniversario de la independencia de la República Árabe  Siria, se realizó el primer festival en homenaje a este maravilloso país.

Con el auspicio del Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Municipio de la ciudad de Córdoba, se realizó en el Paseo del Buen Pastor, organizado por la Juventud de la Sociedad Sirio Libanesa de esta ciudad y con la participación de Sirios radicados en nuestra ciudad, sus descendientes y todo el público que se acercó a este emblemático lugar, a conocer sobre nuestra cultura.

Estuvieron presentes autoridades de la colectividad como el cónsul honorario de la República Árabe  Siria, Abdala Saddi, representantes de la Sociedad Sirio Libanesa y el Club San Lorenzo, (fundado por  los primeros árabes inmigrantes), entre otros.

Orquesta de Raffi Avakián con Majed Hermes

El festival contó con la presencia de los cuerpos de baile folclórico IkramAteneo Sirio Libanés, el grupo musical Al Hákima Ensamble y la Orquesta de Raffi Avakián.

No podemos dejar de destacar la maravillosa voz de Majed Hermes, “La voz de Siria”.

Samir El Sukaría

Una noche llena de emoción donde los sabores de nuestras comidas típicas fueron representados por las distintas propuestas gastronómicas de los restaurantes árabes, Qara, La Zette y los exquisitos shawarmas de la familia  El Sukaría.

Pudimos participar de los stands de la carpa de migraciones donde nos ilustraban acerca de la maravillosa tierra de Siria y sus puntos turísticos, así como también la historia de los primeros inmigrantes que se establecieron en esta ciudad hacia fines de 1800.



Las damas asistentes pudieron disfrutar de una antigua costumbre árabe como el tatuaje de henna y compartir un poco de los orígenes  y costumbres a partir de la realización de esos elaborados dibujos en el cuerpo de las jóvenes novias. Una tradición que según las costumbres, traían fortuna y protección a la pareja.

Henna

La noche cerró con un maravilloso dabke con la participación de todos los presentes encabezado por nuestro querido bailarín y representante de nuestra gran cultura de la danza de Medio Oriente, Gabriel Bufe, desplegando una enorme bandera Siria, orgullo de nuestras raíces.

Gabriel Bufe

Sin lugar a dudas, una noche inolvidable donde un rincón de la ciudad se transformó en una gran fiesta llena de color, olores y sabores de nuestra querida Patria Grande. Compartiendo una vez más nuestra cultura con esta ciudad que acogió a nuestros abuelos, haciéndolos parte de la sociedad cordobesa.

©2019-paginasarabes®

El canto de los Camelleros

Las más antiguas manifestaciones del genio árabe son, literariamente hablando, los cantos de los camelleros. Mientras realizaban sus largos y monótonos viajes a través de los desiertos, componían estrofas al compás del paso de sus cabalgaduras.

Entonaban sus cantos a las princesas de oscuros ojos y al transparente arroyuelo del ansiado oasis; componían vigorosas rimas guerreras que hacían alusión a la dramática lucha por la posesión de los escasos y codiciados pozos de agua. La medida de los versos se ajustaba al paso de los camellos, y éstos parecían marchar mejor al compás de la voz de sus guías. Animados por las canciones, los camellos erguían la cabeza, alargaban el paso y aceleraban la marcha. Y así fue como la literatura árabe nació en el desierto, al crujido de la abrasadora arena y bajo el cálido cielo, creada por hombres mecidos por el vaivén de la marcha de esos animales.



Un camellero solitario, alguien que vendría quien sabe de dónde con un par de camellos tras él. Una cuerda estrecha era su única separación. Y él raras veces miraba atrás. Tan sólo avanzaba… Su túnica color azul destacaba en la grandiosidad anaranjada de un desierto al que le golpeaban severamente los rayos del sol.

Aunque en la actualidad el camello ha perdido gran parte de la importancia que tuvo en épocas pasadas, su área de dispersión coincide, aproximadamente, con la del mundo árabe, así que seguramente se seguirá utilizando.

Volviendo al valor del camello en las amplias zonas desérticas, debemos recordar que su adaptación a este medio se debe, principalmente, a que puede vivir cierto tiempo sin beber, y a que sus pies se hallan provistos de unas amplias carnosidades blandas, las cuales se ensanchan cada vez que echa el paso, haciendo de este modo que pise con firmeza en la arena.

Con información de Escolar

©2018-paginasarabes®