Archivo de la categoría: Arabia Saudita

La Mezzé Árabe de Año Nuevo

Finaliza este año y un nuevo año comienza. Paginas Árabes quiere agradecerles por habernos acompañado un año más en esta tarea de difundir y promulgar la cultura árabe en todas sus formas.

Estamos convencidos que lo que más nos acerca a nuestras raíces son nuestras costumbres y tradiciones. Entre ellas la cocina tradicional. Las extensas mesas compartidas con la familia donde no han de faltar las anécdotas, las risas, el canto y el baile.

Quisimos cerrar este nuevo año y recibir el año que comienza compartiendo con ustedes esta propuesta de la mesa de Año Nuevo repleta de sabores y recuerdos a infancia.

Esperamos que sea de su agrado y que disfruten como nosotros estos platos exquisitos que son parte de nuestra historia.





La región del Medio Oriente está llena de los mejores platos, de aperitivos, platos principales y postres, ya que el desayuno oriental se distingue por su pan, yogur y derivados de la leche, además de manakish con tomillo o labneh con huevos fritos y garbanzos, mientras que el almuerzo consiste principalmente en arroz y parrilladas acompañados por exquisitas y frescas ensaladas.. Por la noche, el café y el té se preparan y se unen a deliciosos dulces orientales, como baklava, boussa namura o knafe.


ENTRADAS

MUTABAL O BABAGANUSH

Mutabal es uno de las entradas más populares en muchas regiones orientales, y los sabores varían de un país a otro, pero la berenjena es el ingrediente principal de este plato, y a la mayoría le encanta servirla con parrilladas, platos fritos y encurtidos, y se prepara tomando los trozos de berenjena y asándolos al horno o poniéndolos en la estufa y revolviéndolos. Ocasionalmente, luego, pélalo y aplástalo bien en un tazón, luego agrega ajo, tahini y aceite de oliva, y hay quienes les gusta agregar algunas semillas de granada, hojas de menta u otros sabores.

FATTOUSH

Fattoush es una de las entradas más populares en la región de Levante en general y en Líbano en particular. Se dice que su origen es palestino, donde se llamaba Abu Melih y se prepara con pan seco o tostadas. Hoy en día, se prepara agregando tomates, pepinos y perejil y decorándolo con aceitunas negras y trozos triangulares de pan.

FALAFEL

El falafel es uno de Las entradas calientes más importantes en la región de Al Sharq, donde se llama Taameya en Egipto, Sudán y Al-Bajia en Yemen, que son garbanzos fritos en aceite. El falafel se sirve en pan o con verduras en escabeche, salsa picante o tahini. El falafel se prepara tomando garbanzos secos y remojándolos en agua durante toda una noche, luego moliéndolos y amasándolos con especias, y luego haciendo la masa en forma de bolitas y freírlas en aceite caliente.

KEBBE FRITO

El nombre de este plato se remonta al verbo árabe «kebkab», lo que significa girar el uno hacia el otro, donde el kebbe se prepara en Siria, Líbano, Jordania, Palestina e Irak agregando carne y burgol que se unen hasta que se convierten en masa y luego la masa se rellena con cordero picado y frito. Previamente mezclado con almendras y nueces. Se fríe en aceite caliente.





PLATOS PRINCIPALES

AL MAHASHI

La cocina oriental es famosa por muchos platos principales deliciosos, el más importante de los cuales es el relleno, donde se rellenan calabacín, berenjena o repollo a diferencia de los países del Magreb, que se rellenan con pimiento verde o tomate. Al Mahashi es uno de los viejos platos tradicionales de Oriente Medio, y su preparación lleva mucho tiempo, pero sin duda merece todo ese esfuerzo y fatiga por su maravilloso sabor. Hay dos formas principales de preparar rellenos con salsa de tomate o yogur, donde las verduras se toman y se lavan bien, luego se cavan desde el interior un hoyo sin romperlas, luego se rellenan con carne previamente asada con cebolla y especias y se le agrega arroz.

MAKLUBE

El maklube es un plato tradicional popular en el Medio Oriente, fue famoso primero en Palestina antes de extenderse al resto de los países vecinos. El maklube se prepara con diferentes tipos de verduras, como papas, coliflor y berenjenas, y se les agrega pollo. La mayoría prefiere prepararlos en días festivos y ocasiones familiares, ya que les gusta comer juntos, y este plato generalmente se sirve con ensalada de verduras o con arroz.

KABSA

Kabsa es conocida en los países del Golfo Árabe, como los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Kuwait. También se llama majbous, Se trata de un arroz de grano largo cocido con cordero, cabra o pollo. Y agregue nueces y pasas encima, y el color y el sabor del plato varían según la región donde el Kabsa varía entre rojo, amarillo, blanco y marrón.

MANSAF

Mansaf es el plato más popular en Jordania y Palestina, donde se sirve en bodas, eventos y banquetes, y su popularidad se extiende a otros países vecinos como el sur de Siria y el norte de Arabia Saudita. Mansaf se prepara cocinando la carne con leche agria, y se agrega a la cuajada. Después de que la carne esté tierna, se mezcla con manteca y arroz. El Mansaf se sirve en un plato grande y se decora con almendras, piñones y perejil.

SHAWARMA

Shawarma es una de las comidas más famosas, no solo en el Medio Oriente, sino en todas partes del mundo, y este plato se remonta al período otomano cuando la carne se colocaba en un palo largo y se cocinaba a la parrilla y se envolvía en pan.

SHISH TAWOOK

Shish Tawook son pequeñas porciones de pollo preparada de una manera muy especial. Se agrega sal, pimienta negra, mostaza, yogur y, a veces, pasta de tomate y tomillo y se coloca en el refrigerador hasta que los trozos de pollo absorben todo el adobo y luego se tuestan a fuego lento. Este alimento se sirve en el este con pasta de ajo y aceite de oliva, además de papas crujientes. También puede mezclar shish tawook con vegetales, como pimiento verde u otros encurtidos, ponerlos en brochetas y asarlos a fuego moderado.

BARBACOAS-PLATOS A LA PARRILLA

En las vacaciones, las familias en el Medio Oriente se reúnen alrededor de barbacoas, donde los platos se preparan a la parrilla con carbón o, a veces, se colocan en una bandeja del horno. Y los métodos para sazonar la carne, el pollo o el pescado se encuentran entre las etapas más importantes para preparar deliciosos platos, y difieren de una casa a otra y de una región a otra según los diferentes gustos. Entre los métodos más destacados se encuentran el condimento de cebollas, vinagre, aceite, jugo de limón y condimento de tomate, al que se le agrega ajo y les da un sabor especial. Uno de los platos más destacados es el kebab o Kafta a la parrilla.





POSTRES

UMM ALI

El postre de Umm Ali fue famoso primero en Egipto antes de que su popularidad se extendiera al resto de los países vecinos. Umm Ali se prepara con hojuelas de masa y se acompaña con leche y algunas nueces Se sirve caliente en ocasiones especiales y bodas. La historia de este postre se remonta a la esposa de Izz al-Din Aibek, el primero de los sultanes mamelucos, que mató a su hijo Ali bin Izz al-Din Aibek . Fue nombrado Sultán después de la muerte de su padre. Su esposa preparaba este exquisito postre al sultán. En Iraq, estos dulces se llaman Khumai’a, mientras que en Sudán se les conoce como fattah al-Laban y se han convertido en uno de los principales dulces en bodas y fiestas.

baklawa

BAKLAVA

Baklawa se prepara con capas muy delgadas de masa philo rellena de nueces, como pistachos y nueces, y luego se mete en el horno hasta que la masa esté dorada y endulzada con miel y almíbar para darle un sabor dulce. Baklawa es uno de los postres más famosos del mundo. Es probable que sus orígenes se remonten al el Imperio Otomano, al siglo II aC, cuando los asirios lo prepararon por primera vez en Mesopotamia.

KNAFE

Knafe se prepara con harina y mantequilla, y se le agrega queso Akkawi, luego se endulza con azúcar, agua de azahar y jugo de limón, y se decora con nueces para agregarle un gran valor nutricional. Knafe es popular en el Levante en general, es decir, en Palestina, Egipto, Siria y Líbano, y su popularidad se ha extendido a Turquía, el Cáucaso y Grecia, donde se ofrece a los huéspedes con té o café. Knafe es uno de los postres indispensables en las mesas de Ramadán. Después de un largo día de ayuno, muchas personas prefieren comerlo para proporcionarles energía.

NAMURA O BASBOUSA

Los métodos de preparación de namura difieren de un país a otro, ya que se prepara en Egipto agregando agua de rosas y se sirve frío a diferencia de algunos países árabes, donde prefieren servir caliente una vez que se sacan del horno. En cuanto a Bahrein y Yemen, se rellena con dátiles, pero los ingredientes principales son sémola, agua y azúcar, y hay quienes le agregan Yogur, coco o chocolate al gusto.

MOHALABIA

La mohalabia o mousse dulce es uno de los postres más famosos del Levante. Se considera que proviene de la pulpa del árbol de mahlab y se le agrega arroz, crema o sémola, ya que hay aquellos preparados con almidón y leche y agrega crema de leche para que se vuelva más espesa y con una consistencia firme para verter en un tazón y decorar con nueces y canela. En cuanto a la razón para nombrarlo, se dice que este postre pertenece al estado omeya, donde Yazid entre Al-Muhallab bin Abi Safra ordenó a sus sirvientes que le prepararan un postre especial, así que lo prepararon para él y lo nombraron en su nombre.





BEBIDAS SIN ALCOHOL

JALLAB

La bebida jalllab proviene de la melaza de pasas o melaza sin dátiles, lo que la convierte en una bebida rica en vitaminas y minerales que ayudan a aliviar el dolor de estómago y el dolor de estómago.

QAMMAR EL DINN

La región del Medio Oriente es famosa por preparar la bebida Qammar el Dinn, especialmente en el bendito mes del Ramadán, porque ayuda a renovar la energía en el cuerpo humano, especialmente después de un largo día de ayuno. Esta bebida está hecha con jugo de albaricoque fresco, agregue azúcar y hierva sobre la estufa.





BEBIDAS CON ALCOHOL

Arak

ARAK

El arak es una bebida alcohólica anisada. Se bebe en proporciones iguales de arak y agua helada. Esta bebida acompaña a todas las comidas y es tradicional de Medio Oriente por excelencia.

INFUSIONES CALIENTES

TÉ ÁRABE

El se suele beber tanto caliente como frío siempre acompañado con hojas de menta.

CAFÉ ÁRABE

El café árabe se prepara agregando una cucharada de café por taza en agua caliente. Se suele utilizar un recipiente de cobre. Una vez que hierve se baja el fuego y se deja hervir un tiempo más. Cuanto más tiempo hierva, más sabroso resultará. En algunas regiones se agregan semillas de cardamomo. Se sirve muy caliente y se deja reposar en la taza ya que no se cuela por lo que hay que dejar decantar el café en la taza.


©2019-paginasarabes®

Sion y la vieja historia de atacar y huir tratando de engañar al mundo

El día 11 de julio de 1998 (menos de un mes antes de las explosiones africanas), todos los corresponsales occidentales en Oriente Medio difundieron una noticia que el gobierno libanés confirmó, luego, oficialmente: había sido descubierta en Líbano una red de espionaje israelí, integrada por 77 ciudadanos libaneses, que tenía por objetivo principal destruir – por medio de un «atentado terrorista»– la embajada de Estados Unidos en Beirut. Luego, al igual que había sucedido en Buenos Aires unos años antes, se acusaría a Hezbollah de haber realizado el atentado. Un desertor del Ejército del Sur de Líbano desbarata la operación. Nada nuevo: terrorismo encubierto. Todos los estudiosos de la política exterior israelí conocen esa estrategia.

«Es la misma historia de siempre: atacar y huir tratando de engañar al mundo» (Livia Rokach, El terrorismo de Estado israelí: un análisis de los Diarios de Moshe Sharett en Israel´s Sacred Terrorism, Arab News, 8 de marzo de 1980. Anexo 3).

En este caso, para engañar al mundo luego del fracaso libanés, había que generar a un «culpable» creíble.



La primera tentativa se orientó hacia Irak. Aunque no sea un Estado islámico es, al menos, un Estado árabe. La «venganza de Sadam« sigue siendo una imagen convincente y terrorífica. Pocos meses antes, estando Netanyahu de visita en los EUA, no se pudieron concretar los bombardeos sobre Irak, poseedor de «armas de destrucción masiva« con capacidad «para destruir tres veces al planeta tierra».

Hasta ese punto se habían deteriorado las relaciones entre los gobiernos de Washington y de Tel Aviv. Pero ahora, dos días antes de las explosiones del África oriental, los inspectores de las Naciones Unidas se retiraron intempestivamente de Bagdad, luego de adoptar una postura insultante – claramente provocadora – para la dignidad de Irak.

Se dice que ese gobierno pretendía impedir la continuidad de las inspecciones (que ya casi habían terminado: obviamente no había armas de «destrucción masiva» en Irak). Ante el extraño hecho consumado el gobierno de Sadam se queda atónito: faltaba muy poco para finalizar la inspección que levantaría el embargo. No podían impedir las inspecciones porque los inspectores, simplemente, ya se habían marchado (afortunadamente existe una película difundida por la televisión iraquí que es absolutamente clarificadora sobre este episodio).

El segundo intento consistió en relacionar los atentados africanos con anteriores operaciones contra tropas norteamericanas de guarnición en Arabia Saudí: en los sagrados lugares. Para ello se inventa una organización inexistente: Frente Internacional Islámico para la Lucha contra Israel y los Cruzados. Hasta el nombre es ridículo e ilógico. Ridículo: porque intenta implicar forzadamente a Europa occidental [los «Cruzados»]; ilógico: porque no se comparecen los conceptos «internacional» e «islámico» [pertenecen a dos épocas distintas dentro del siglo XX: la comunista «internacional» y la poscomunista]. Personalmente no tengo dudas de que fue inventado por el propio Instituto para los Estudios de Contraterrorismo de Tel Aviv. Es esa institución la que difunde en Occidente la imagen de ese Frente Internacional Islámico y Anticruzada (una forma burda de implicar al cristianismo contra el Islam): «una organización que extiende sus tentáculos desde el desierto de Nubia, en África, hasta Afganistán».

Algunos grupos en Israel están particularmente interesados en señalar la naturaleza anónima e internacional del «nuevo terrorismo», dado que no hubo ni habrá reivindicación del atentado; lo que en teoría va contra toda lógica política:

«Está claro que el terrorismo internacional e indiscriminado no está muerto, pero, como un virus maligno, parece que ha pasado por un proceso de mutación. A las organizaciones terroristas ya no les interesa identificarse reivindicando la responsabilidad de sus crímenes… porque han vuelto a la sombra. Y al igual que los terroristas que cometieron el atentado por bomba contra la embajada de Israel en Buenos Aires, los que atentaron contra las embajadas USA en Africa se han convertido en (terroristas) indiscriminadamente internacionales…» (Jerusalem Post, 9 de agosto de 1998).



La guerra mundial contra el «terrorismo islámico» está servida:

«El rastrear a terroristas es ahora una prioridad internacional y los americanos merecen pleno apoyo y colaboración internacional en la caza (de los terroristas). Ciudadanos de prácticamente todos los países han sido asesinados por terroristas y quedan pocos países que hacen todavía concesiones por una motivación «ideológica» de estos crímenes. Por lo tanto, si se comparte el sufrimiento, la responsabilidad de atrapar a terroristas de cualquier índole debe compartirse doblemente» (JP, ibídem.)

La «conexión saudí» es señalada explícitamente por un periódico inglés de clara tendencia pro-israelí, The Independent. En su edición del 12 de agosto Robert Fisk escribe:

«La clave de la identidad y los motivos que inspiraron a las personas que atentaron contra las embajadas de Estados Unidos en Nairobi y Dar es Salaam se encuentra en las profundidades de la nación que los estadounidenses consideran su principal aliado en el Golfo Pérsico: Arabia Saudí. El ataque… reflejó la furia creciente de miles de saudíes – incluidos algunos miembros de la familia real – contra la continua presencia militar y política de EUA en la tierra que alberga dos de los más importantes santuarios del islam: La Meca y Medina… No fue una casualidad que las bombas explotasen… coincidiendo con el octavo aniversario de la llegada de las primeras tropas de EE.UU. a Arabia Saudí, en 1990…»

El Jerusalem Post (JP), a su vez, recuerda el anterior atentado contra tropas norteamericanas realizado en territorio saudí:

«Las susceptibles autoridades saudíes, ante el temor que las investigaciones podrían revelar alguna conexión políticamente embarazosa con un Estado de la región, obstruyeron constantemente las investigaciones y negaron el acceso de oficiales USA a los sospechosos clave. Este comportamiento fue particularmente irritante, ya que los saudíes son aliados de los americanos y dependen en mucho de la protección americana contra amenazas regionales como desde Irak o Irán…» (JP, Ibídem).

La tercera hipótesis fue desarrollada por «analistas» argentinos al servicio del Estado judío, que quiere implicar a Irán a toda costa, en los atentados de Buenos Aires. Para estos cipayos los autores de los atentados africanos son miembros de

«… la internacional islamista, (que es el) ala dura del poder iraní que intenta por todos los medios ‘frenar’ el acercamiento a Occidente del nuevo presidente iraní (más) una combinación de varios actores en la que intervendrían algunos sectores disidentes del grupo chiita proiraní Hezbollah, teledirigido por Irán y Siria. El contexto interior iraní se hace obvio por la cruda batalla que libran en Teherán los renovadores de Jatamí y el ala conservadora fiel a los valores del Ayatolah Jomeini» (en Página 12, Buenos Aires, 10 de agosto de 1998).

Como de costumbre, se construye una gran imagen falsa a partir de algunos elementos ciertos. Como por ejemplo la disidencia de Hezbollah. Pero naturalmente no se aclara que el «grupo de Baalbek« no tiene ninguna capacidad de acción más allá del Valle de La Bekaa, en Líbano. De esa hipótesis, al parecer fecunda, se han derivado luego otras, como la que expone el Foreign Report de Londres, el 13 de agosto. Los «guardianes de la Revolución» iraníes habrían actuado en coordinación con las fuerzas del saudí Ussana Ben Laden, supuestamente exiliado nada menos que en el Afganistán talibán.



Conviene recordar que los talibanes, en su origen, fueron una creación de la CIA contra las tropas soviéticas que habían invadido Afganistán. Esto parece olvidarlo hoy en día la diplomacia rusa, que señala a Afganistán como el centro del «terrorismo islámico internacional». Pero ya sabemos cuál es la posición – hegemónica – que tienen los judíos en la Rusia pos-soviética. A través de los talibanes queda metido en la olla, donde se cocina este nauseabundo guiso de acusaciones, el Paquistán musulmán, flamante miembro del club atómico. Se hace difícil imaginar cómo los iraníes pueden negociar con elementos que mantienen secuestrados a 11 de sus diplomáticos en territorio afgano recientemente conquistado por las fuerzas talibanes.

Por otra parte los iraníes, al igual que antiguamente los soviéticos, siempre han denunciado la conexión norteamericana e israelí dentro de la alianza talibán-paquistaní.

Por N. Ceresole

©2019-paginasarabes®