Archivo de la etiqueta: Gran Bretaña

¿Podrá el G-20 detener la guerra de Obama en Siria? – Por Alfredo Jalife-Rahme

.
.

Estados Unidos (EU) se ha vuelto adicto a suicidios colectivos catalizados por sus mesiánicos mandatarios, lo cual expresan tanto Moby Dick, la genial obra de Herman Melville, como el excelso cineasta alemán Werner Herzog en Aguirre, la ira de Dios –en su balsa a contracorriente en la jungla amazónica–, que describen actos unilaterales antigravitatorios, supuestamente heroicos, que acaban en desastres: epítome de Ahab y la tripulación del ballenero Pequod despedazado por la «ballena blanca» Moby Dick. Las dos parábolas de Ahab y Aguirre, con sus respectivas embarcaciones, son sublimes en significado. Obama pareciera, en su aventura unilateral en Siria, simbolizar la síntesis de los antihéroes Ahab y Aguirre, cuyos prolegómenos ya se habían detectado en Irak y Afganistán con Baby Bush, no se diga en el operativo a Libia, concomitante al desastre de Bengazi que llevó a la muerte del embajador y del personal de la embajada de EU (todavía sin elucidar).

La llamada telefónica entre los mandatarios de Rusia, Vlady Putin, y David Cameron, de Gran Bretaña (GB), pudo haber resultado muy creativa, lo cual desembocó voluntaria y/o involuntariamente, en el rechazo histórico del Parlamento británico a acompañar a Obama en su soledad bélica.

Tal telefonema resaltó que hubiese sido realizado por Putin a su contraparte británica y no a su homólogo Obama, todavía enfurecido por el asilo a Snowden (Bajo la Lupa, 28/8/13).

Las iras son malas consejeras –en especial, durante las decadencias– y, guste o no, los británicos en general conocen mejor las entrañas de Medio Oriente que EU: quienes se parecen, como comentó en forma mordaz el viceprimer ministro ruso, Dmitry Rogozin, a «un mono con una granada en mano» ( The Washington Times, 28/8/13).

Según The Voice of Russia (2/9/13), Cameron “empujará a Rusia y a otros (sic) a apoyar una solución diplomática al conflicto de Siria en la cumbre del G-20 en San Petersburgo. La diplomacia británica es muy creativa cuando desea ser constructiva y suele jugar mucho mejor al billar geopolítico que John Kerry. Mientras Cameron dialoga con Putin para buscar una salida diplomática al delicado contencioso sirio, su canciller William Hague sostendrá charlas simultáneamente en Londres con Ahmad Jarba, presidente de la opositora Coalición Nacional Siria.

El director del Departamento de Medio Oriente y Noráfrica de la cancillería rusa, Sergey Vershinin, comentó que existe una gran oportunidad durante la cumbre del G-20 en sus discusiones sobre Siria de que «la situación retorne al carril político».

Debka (2/9/13), presuntamente perteneciente al Mossad (servicio de inteligencia israelí), que suele ser muy desinformativa, afirma que «Irán y Rusia aconsejan a Assad transferir su almacenamiento químico a Teherán para evitar un ataque de EU». No estaría mal. Lo cierto es que los titubeos de Obama han puesto muy nerviosos a sus aliados Israel, Turquía y Jordania ( Debka, 1/9/13). No falta quienes señalen que la unidad 8,200 del ejército israelí se encuentra detrás de la «cocción» de la desinformación sobre las armas químicas en Siria (rotativo israelí Yediot Ahronoth, 27/8/13, reportado por el insigne comentarista William Pfaff, 28/8/13) y que los gobiernos de EU sólo se han consagrado a llevar a cabo las guerras de Israel.

No hay que perder de vista la postura de China, cuyas publicaciones oficiosas han sido muy críticas del proyecto bélico de EU en Siria («EU ignora la lógica mientras suenan sus tambores bélicos», Global Times, 4/9/13), cuyo presidente Xi Jingping ha iniciado una gira estratégica a países islámicos de Asia Central en vísperas de las cumbres del G-20 y el Grupo de Shanghai (en Bishkek, Kirguizistán).

Una consecuencia del bombardeo unilateral de Obama a Siria empujaría a China a los brazos de Rusia (Mu Chunshan, The Diplomat, 3/9/13). En el discurso de apertura de la cumbre del G-20 en la ciudad natal de Putin es probable que anuncie la concreción de un acuerdo con China en la triplicación de sus exportaciones de petróleo, cuya suplementación será efectuada mediante el oleoducto transiberiano ruso de casi 5 mil kilómetros que vincula Siberia Oriental al océano Pacífico, lo cual, después de la muerte oficiosa del oleoducto bushiano Nabucco –salida del petróleo del mar Caspio por Azerbaiyán, Georgia y Turquía– ( Réseau International, 3/9/13), trastocará la geopolítica de óleo/gasoductos desde el oriente del mar Mediterráneo pasando por el mar Caspio y el golfo Pérsico hasta el Lejano Oriente (océano Pacífico).

A mi juicio, una de las principales causales de la guerra de EU contra Siria radica en el anuncio de un óleo/gasoducto de Irán pasando por Irak hasta Siria, lo cual aislaría a Qatar y a otros países del Consejo de Cooperación del Golfo de Países Árabes.

El mismo Réseau International divulga el malestar de algunos militares en la guerra de Obama contra Siria por apoyar flagrantemente a Al Qaeda, a lo cual se suma el centro de pensamiento militar estratégico europeo De Defensa (31/8/13) que conjetura que detrás de la voltereta sabatina de Obama en solicitar la aprobación del Congreso se encuentra la doble renuncia el viernes en la noche del jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Martin Dempsey, y del secretario del Pentágono, Chuck Hagel.

Aun The Washingon Post exhibe las «profundas dudas sobre el impacto y la sabiduría de un golpe militar de EU en Siria» (29/8/13). Para que no quede duda: el general texano Mark Welsh, jefe de las Fuerzas Aéreas, en una asombrosa entrevista con Air Force Magazine, sentenció que «EU no está preparado para una misión en Siria» ( Haaretz, 3/9/13). ¡Súper uf!

Quizá en forma teatral Obama haya cancelado una reunión bilateral con Putin al margen del G-20 para abordar una salida diplomática al contencioso sirio.

La retórica escalada del secretario de Estado Kerry y del líder de los representantes del Partido Republicano, John Boehner, quizá levanta la puja bélica para que Obama no llegue tan desvalido a la cumbre del G-20, donde probablemente sólo cuente con el soporte tácito y/o abierto tanto del «socialismo» francés como del «México neoliberal itamita».

Un acuerdo diplomático que cuente con el apoyo de Rusia, que puede resultar el gran triunfador con Irán de los estropicios de EU e Israel en la región, tiene que escenificarse en el marco de «Ginebra 2» y, mucho más allá, en la aplicación gradual de la abolición de todas las «armas de destrucción masiva» sin excepción (definición de la ONU: atómicas, biológicas, químicas y radiológicas) que, en una primera etapa, debe obligar tanto a Siria como a Israel a firmar y ratificar la Convención de Prohibición de las Armas Químicas que entró en vigor en 1997 y, en una segunda etapa, a la desnuclearización de todo el «gran Medio Oriente» que incluya tanto el programa atómico de Irán (que se encuentra muy lejos del 90 por ciento del enriquecimiento de uranio para fabricar una bomba atómica) como del máximo de 400 bombas nucleares de Israel, que goza de las unilaterales canonjías celestiales de EU.

alfredo_jalife_pie
Por Don Alfredo Jalife-Rahme

Con información de : Bajo la Lupa

©2013-paginasarabes®

Los fantasmas de Irak persiguen a Obama – Por Alfredo Jalife-Rahme

invasion_yankie_irak_777654_a
Los fantasmas de Irak persiguen a Obama

En vísperas de la cumbre del G-20 en San Petersburgo, Barack Obama juega con su legado histórico: diluye su vino bélico para dejar la decisión del punitivo bombardeo unilateral/»moral» en Siria en manos del Congreso.

La evaluación del gobierno Obama sobre el presunto uso de armas químicas por el gobierno sirio (La Casa Blanca) ha levantado muchas cejas locales, regionales y globales y empieza a ser demolida por lingüistas geopolíticos, como Virginia Tilley (Antiwar.com, 31/8/13).

Más allá de Siria, se desprende de la filípica de John Kerry y su acrobático juego de billar que el objetivo verdadero es Irán: «Este asunto va más allá de las fronteras de Siria. Es Irán, quien ha sido víctima de ataques de armas químicas y se sentirá envalentonado (sic), en ausencia de cualquier acción, a obtener armas nucleares».

Un anónimo (sic) funcionario del equipo Obama comentó que su gobierno no desea romper el equilibrio en la guerra civil de dos años en Siria, «donde los militares de Assad combaten a rebeldes que incluyen a muchos (sic) extremistas islámicos». No se trata de un «cambio de régimen», sino del tema de las armas químicas ( Military Times, 30/8/13). ¿Así se resuelve un tema tan delicado?

¿Qué tanto pesó el «factor Putin», que puede dar pie a una negociación con Obama sobre Siria, al margen de la cumbre del G-20?

El presidente ruso Vlady Putin llamó a Obama a «no dar una carta triunfadora (sic) a los rebeldes sirios antes de la presentación de las evidencias de la ONU». Incluso, Putin acusa a los rebeldes sirios de haber perpetrado la gasificación infantil para catalizar la intervención de Estados Unidos ( The Washington Times, 31/8/13). ¡Súper-uf!

Pese a que Rusia colocó dos barcos de guerra en la costa oriental del mar Mediterráneo, su canciller Serguei Lavrov afirmó que no responderá al bombardeo.

La tormentosa relación de Estados Unidos y Rusia no es lineal ni se circunscribe a Siria, y llama la atención que «en medio de las tensiones en torno a Siria», NORAD/NorthCom (conformado por Estados Unidos y Canadá) y una flotilla de aviones cazabombarderos modernos rusos SU-27 hayan conducido «pruebas militares» ( Russia Today, 30/8/13).

Los fantasmas de las mendacidades bushianas en Irak sobre las inexistentes «armas de destrucción masiva» reaparecen con vibrante intensidad reactiva 10 años después: las «opiniones públicas» de Estados Unidos y Gran Bretaña impugnan una nueva aventura en el Medio Oriente, mucho más después de su reciente caos en Libia, hoy en desintegración centrífuga.

Se tambalea el liderazgo regional y global de Obama. El gobierno de Canadá, tan expedito en acompañar a Estados Unidos en sus aventuras militares, imita la ruta del insólito rechazo del Parlamento de Gran Bretaña (cachetada mayúscula del aliado preferido), mientras el canciller del “México neoliberal itamita”, Antonio Meade, anterior secretario calderonista de Hacienda, se precipitó en forma grotesca en apoyar el castigo a Siria por Obama como «importante (sic) y urgente». El TLCAN sufre la deserción bélica de uno de sus socios: Canadá.

Tampoco el Pentágono está muy convencido del juego de billar de Kerry, carente de claridad estratégica ( Politico, 30/8/13).

Siria, con pletóricos yacimientos de gas en sus costas, constituye una encrucijada ( hub) para los proyectados gasoductos y oleoductos provenientes de Irak –primera reserva del mundo de petróleo «ligero»– y del Golfo Pérsico –en especial, de Qatar, tercera reserva mundial de gas, detrás de Rusia e Irán–, tan relevantes para el dependiente mercado europeo, lo cual quizá explique la postura dubitativa de Alemania.

Paul Salem, director del Carnegie Middle East Center en Beirut, refiere que «no necesariamente intervendrán directamente los iraníes, quienes han permanecido pasivos y han recogido las piezas en Irak y en Afganistán». Cierto: Irán se especializa en recoger los destrozos de Estados Unidos en el Medio Oriente.

Georgy Mirsky, profesor del Instituto de Economía Mundial y de Relaciones Internacionales de Moscú, aduce que «Rusia permanecerá tranquila», ya que «la situación es ventajosa para Moscú», cuando “estará más que feliz (sic) de ver a Estados Unidos iniciar una nueva guerra que no puede ganar ( Financial Times, 30/8/13)”.

Obama, en su inesperado ocaso prematuro, se ha encajonado y juega riesgosamente con su credibilidad.

Zbigniew Brzezinski –anterior consejero de Seguridad Nacional de Carter y cercano al presidente– comentó sarcásticamente a la televisión Deutsche Welle (27/8/13) que la estrategia de Obama en Siria «la tiene guardada en secreto» y aconseja ( Financial Times, 27/8/13) que «la acción de Estados Unidos debe ser parte de una estrategia que evite una explosión regional» cuya “violencia puede expandirse a la región del Cáucaso (¡supersic!) de Rusia (una víctima inevitable serían los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, planeados por el presidente Vladimir Putin). El efecto dominó podría «engullir a Jordania, Líbano, Irak, Palestina e Israel, Turquía y Kurdistán, así como eventualmente atraer a Irán y a Estados Unidos».

Brzezinski no elimina la posibilidad, en el «peor escenario», de que «la crisis siria puede ser reminiscente de la inicialmente violencia trivial (sic) en los Balcanes hace un siglo» (nota: que desembocó en la Primera Guerra Mundial).

No existe claridad estratégica, al menos que se desee incendiar a todo el Medio Oriente con una «guerra de 30 años» mediante un «nuevo Afganistán» en Siria.

El bombardeo quirúrgico de Obama «hecho a la medida» está muy telegrafiado: 50 objetivos militares durante un máximo periodo de tres días. Todo esto es teoría pura y falta ver su aplicación en la práctica, que suele desmentir los grandes diseños.

El senador Rand Paul, del Tea Party, cita a Pat Buchanan –jefe de prensa del ex presidente Nixon–, quien afirma en forma perturbadora que los rebeldes sirios montaron el ataque químico (Infowars.com, 29/8/13).

Peor que bombardear a locas, Obama tiene la oportunidad dorada de transcender como estadista metahistórico para liderar la abolición de las armas químicas, hayan sido usadas por el gobierno sirio y/o por los rebeldes. Siria no firma la Convención de Prohibición de Armas Químicas (en vigor desde 1997) e Israel no la ratifica.

Estados Unidos ha permitido un apartheid teológico sobre las armas de destrucción masiva (atómicas, biológicas, químicas y radiológicas): consiente que Israel posea un máximo de 400 bombas nucleares ( Boletín de los Científicos Atómicos dixit) e impone a Irán la «línea roja» de un enriquecimiento de uranio hasta 20 por ciento (nota: para una bomba atómica es mayor a 90 por ciento).

El contradictorio cuan inconsistente Obama, premio Nobel de la Paz, se ha encajonado con su proyectada aventura militar, reminiscente del estropicio iraquí, sin la ONU. la OTAN, la arrepentida Liga Árabe ni la opinión pública local o global a su favor: acompañado distantemente en su soledad global por el «socialismo» francés y, en forma retóricamente cómica, por uno de sus dos socios del TLCAN.

Putin puede rescatar a Obama durante la cumbre del G-20 con un arreglo sobre Siria, extensivo a Irán, para que no repita el desastre bushiano en Irak.

Dr Jalife_Rahme

Con información : Bajo la Lupa

©2013-paginasarabes®

Acción militar “limitada” contra Siria

siria-obama
Acción militar “limitada” contra Siria

Barack Obama, señaló este viernes que está evaluando una acción militar «limitada» en Siria que no implicaría un «compromiso» bélico de largo plazo ni el envío de tropas, aunque aclaró que está estudiando «una amplia gama» de opciones con sus asesores.

«No estamos considerando un compromiso (militar) indefinido. No estamos considerando el envío de tropas», afirmó Obama antes de recibir en la Casa Blanca a los mandatarios de Estonia, Letonia y Lituania.

EE. UU. desclasificará informes de inteligencia que, según la Casa Blanca, confirman, a través de «cientos de fuentes», que se usaron armas químicas en el ataque sobre civiles del 21 de agosto en Siria, en el que presuntamente murieron 1.429 personas, entre ellas al menos 426 niños.

Así lo anunció este viernes el secretario de Estado, John Kerry, quien afirmó: «Sabemos que el régimen usó armas químicas». Agregó que la Casa Blanca tiene «alta confianza» en los informes de inteligencia.

Seguramente el país de las barras y las estrellas se estaría alistando para un asalto aéreo localizado, sin ninguna intención de movilizar tropas en tierra. Y como bien señala C. Sanaty : uno no tiene que ser un experto militar para deducir ésto; el Pentágono ya había señalado dos posibles cursos de acción en una carta fechada el 19 de julio dirigida a la Comisión de Servicios Armados del Senado. Los dos escenarios apoyan operaciones aéreas limitadas: el Plan A tendría como único objetivo el arsenal sirio de «armas químicas « y mantener una zona de exclusión aérea; mientras que el Plan B atacaría una gama más amplia de blancos con la intención de paralizar la capacidad del Gobierno sirio para luchar en la guerra civil.

Tal vez EU optaría por el Plan A y sólo dirigiría su ofensiva contra el complejo de «armas químicas». El plan A es mucho más barato que el plan B, pues cuesta 1,000 millones de dólares al mes mantener una zona de exclusión aérea en el país en comparación con los miles de millones de dólares necesarios para intentar maniatar a la administración siria desde el aire.

Sin enmbargo, Estados Unidos sufrió el pasado jueves un notable revés en su deseo de reunir a una coalición internacional contra Damasco, cuando el gobierno británico, presidido por David Cameron, anunció  que no se sumará a un eventual ataque militar contra Siria, luego que el parlamento votó en contra de semejante participación; el presidente francés, François Hollande, dio marcha atrás a su tono belicista de hace unos días y declaró que es preciso «hacer todo lo posible para buscar una solución política» en el conflicto interno que desgarra al país árabe; la canciller alemana, Angela Merkel, por su parte, optó por pedir al gobierno ruso que se sume a las presiones diplomáticas sobre el régimen de Damasco.

Incluso, el principal promotor de una intervención militar extranjera en Siria, el presidente estadunidense Barack Obama, ha encontrado resistencias internas a una agresión semejante: una buena parte de los legisladores de Estados Unidos, así como la mayoría de la opinión pública de ese país, se oponen a la incursión. Por lo demás, es claro que el ataque no podrá contar con el paraguas diplomático del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, toda vez que dos de los integrantes con derecho de veto en ese organismo, Rusia y China, han dejado en claro que no permitirán la aprobación de una resolución que apruebe la intervención extranjera.

Las resistencias referidas se originan en el hecho de que, hasta ahora, no existe una razón fundamentada para el involucramiento de potencias extranjeras en el conflicto interno sirio. Aunque todos los elementos de juicio disponibles indican que la semana pasada se realizó un ataque contra civiles con armas químicas en la periferia de Damasco –acción que constituye una flagrante violación a la legalidad internacional y al derecho humanitario–, nada prueba que el autor de esa atrocidad haya sido el gobierno que encabeza Bashar Al Assad; salvo por una dudosa conversación entre mandos sirios que habría sido interceptada por el espionaje israelí –y que debe ser tomada con todas las reservas del caso, dada su procedencia–, no hay forma de establecer cuál de los bandos en pugna lanzó el gas tóxico que habría matado a cientos de civiles en las afueras de Damasco, o si fue un tercero interesado en allegarle a Washington el pretexto para una intervención.

Es imposible olvidar, a este respecto, la constante histórica de la fabricación de coartadas por parte del gobierno estadunidense para justificar incursiones armadas en diversas latitudes. Desde el hundimiento del acorazado Maine en el puerto de La Habana (1898) hasta la invención de «armas de destrucción masiva» en posesión del depuesto gobierno de Saddam Hussein (2003), Washington ha recurrido a provocaciones, operaciones de bandera falsa, montajes y llanas falsedades para desencadenar guerras a conveniencia de sus intereses geoestratégicos. Una vez fabricados los pretextos, los medios informativos se han encargado de legitimarlos ante la población. La circunstancia actual en torno a Siria obliga a recordar tales prácticas y a preguntarse si el mundo no asiste, una vez más, a la producción de justificaciones para una intervención armada, cuyos propósitos reales serían inconfesables.

Ante tales sospechas, cabe esperar que las resistencias internas logren disuadir a los gobiernos europeos de acompañar a Estados Unidos en otra aventura neocolonial y que el gobierno de Obama, al quedarse solo en la escena internacional, desista de tal propósito.

Con información de : La Jornada, Expansión , AP  y EFE

©2013-paginasarabes®

Reacciona EU ante el rechazo del parlamento británico de la acción militar en Siria

Siria_ ataque _agosto_2013
La decisión de Reino Unido de no atacar a Siria no va a disuadir a EE.UU

El presidente Barack Obama actuará en Siria en el mejor interés de Estados Unidos, a pesar del impresionante rechazo de la acción militar del parlamento británico, dijo este jueves un funcionario del Gobierno estadounidense.

«Hemos visto el resultado de la votación del Parlamento en el Reino Unido esta noche», dijo Caitlin Hayden, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad.

«Como hemos dicho, la toma de decisiones del presidente Obama se guiará por lo que está en los mejores intereses de Estados Unidos. Él cree que hay intereses fundamentales que están en juego para Estados Unidos y que los países que violan las normas internacionales sobre armas químicas deberán rendir cuentas», señaló Hayden.

«Quiere ser visto como un guerrero decisivo y fuerte, pero no lo es». Es lo que opina de Obama la activista, comentarista y ex teniente coronel de la Fuerza Aérea de EE.UU. Karen Kwiatkowski, que no ve sentido en el ataque de EE.UU. a Siria.

Kwiatkowski opina que EE.UU. sí podría atreverse a atacar Siria, aunque lo tenga que hacer por su cuenta: «Lo hizo en Libia, en Siria estaría aún más listo», comenta.

Sin embargo bombardear Siria no le servirá para demostrar su fuerza, cree. «La Fuerza Aérea no gana guerras, no alcanza los objetivos que los políticos anuncian que quieren alcanzar. Unos días de ataques aéreos selectivos tendrán pocos resultados. Demostrarán la debilidad del régimen político de EE.UU. y la falta de opciones para promover de verdad la paz en la región», dijo Kwiatkowski en una entrevista a RT.

 La decisión del parlamento del Reino Unido también se produjo después del fracaso de un improbable esfuerzo de última hora por los diplomáticos británicos para ganar el apoyo de la ONU ante una acción contra el régimen de Bashar al-Assad, en una reunión de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

«Es claro para mí que el parlamento británico, que refleja los puntos de vista del pueblo, no quiere ver una acción militar británica. Eso lo entiendo y el Gobierno actuará en consecuencia», dijo el primer ministro David Cameron

Con una diferencia de 13 votos, los parlamentarios británicos se opusieron a que las fuerzas militares del Reino Unido se unan a la posible operación en Siria.

El ministro de Defensa del Reino Unido, Philip Hammond, por su parte ha comentado que espera que la operación militar contra Siria tenga lugar a pesar de que Londres no participe. Según Hammond, la no involucración del Reino Unido en la operación no podrá frenar la iniciativa como tal. «Hemos aprendido las lecciones de Irak», puntualizó, a su vez, el líder de la oposición, Ed Miliband.

David Cameron, junto con Obama, ha sido uno de los principales defensores de la acción militar en Siria. En sus discursos anteriores admitía que ni la inteligencia británica ni la internacional poseen pruebas directas de que la autoría de los ataques químicos en Siria sea de las tropas de Bashar al Assad. Sin embargo, siempre ha insistido en que todo el conjunto de las circunstancias no deja duda de que la culpa es de las tropas gubernamentales y que la única solución sería una respuesta con fuerza militar por parte de la comunidad internacional.

Cabe recordar que actualmente un submarino británico se encuentra en aguas cercanas a Siria mientras que seis cazas llegaron recientemente a la base militar del Reino Unido en Akrotiri, Chipre, que se ubica a unos 200 kilómetros de la costa siria. Cuando anunció el reforzamiento de su presencia militar en las proximidades de las fronteras del país árabe, la Administración de Cameron precisó que solo se trata «de una una medida de prudencia y de precaución para garantizar la defensa de las zonas de soberanía del Reino Unido en un momento de gran tensión en la región».

Los países que rodean a Siria también enfrentan con nerviosismo la posibilidad de una nueva crisis.

 Según la agencia de noticias AP, tanto Israel como Turquía están incrementando sus preparativos para un conflicto: Israel autorizó un llamado parcial de reservas del ejército y Turquía colocó a sus fuerzas en en estado de «vigilancia intensificada».

En el vecino Líbano, donde según las agencias de ayuda ya se han registrado 700.000 refugiados sirios que han huido del conflicto en su país, se informó que en las últimas 24 horas cruzaron la frontera otras 6.000 personas, muchos en autos cargados con valijas y otras posesiones.

Con información de : RT , AP

©2013-paginasarabes®

La ONU dificulta la intervención imperialista contra Siria

unidades_navales_rusas_siria
Las intenciones bélicas de EE UU y el Reino Unido volvieron a quedar trabadas por el poder de veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad del organismo

Todo parece indicar que es por la posición que ha fijado la ONU el que aún no se haya producido una intervención militar sobre territorio sirio. Las intenciones bélicas de los EE UU y el Reino Unido volvieron a quedar trabadas por el poder de veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad del organismo; mientras que la opción de lanzar un ataque al margen de las Naciones Unidas también quedó en suspenso debido a que en Siria todavía está desplegada una misión internacional que investiga el posible uso de armas químicas. Aun sin esos resultados, el presidente estadounidense Barack Obama aseguró que fue el gobierno sirio el que «llevó a cabo los ataques», aunque aclaró que aún «no ha tomado una decisión» sobre una eventual intervención.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha indicado que los inspectores de la ONU necesitan cuatro días en Siria para concluir su investigación sobre el presunto ataque con armas químicas y tiempo para analizar sus hallazgos. «Están trabajando muy duro, en circunstancias muy, pero que muy peligrosas», ha subrayado Ban en rueda de prensa en La Haya, donde asiste a las celebraciones con motivo del centenario del Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

«Dejemos que concluyan su trabajo durante cuatro días y luego tendremos que analizar científicamente con expertos y luego, creo que tendremos que informar al Consejo de Seguridad para cualquier acción», ha remachado.

Siria presentó pruebas ante la ONU sobre la utilización de armas químicas por parte de los rebeldes

El gobierno sirio reiteró su firme disposición a defenderse de cualquier agresión, advirtiendo que su país se convertirá en «el cementerio de los invasores» y acusando a Estados Unidos y sus aliados de emplear «argumentos falsos» para justificar una intervención militar.

Hemos entregado a Naciones Unidas todas las pruebas y documentos que muestran que fue la oposición, no el Estado, la que utilizó armas químicas», informó el vicecanciller sirio, Faisal Miqdad, en una conferencia de prensa tras haber mantenido conversaciones con funcionarios de la ONU.

Miqdad explicó que el gobierno del presidente sirio Bashar Al Assad entregó ayer esas presuntas evidencias del ataque e insistió en que nunca usarían armas químicas contra su pueblo «en caso de que las tuvieran», informó la agencia de noticias EFE.

 El presidente de Estados Unidos niega haber tomado una decisión sobre la intervención en Siria

Barack Obama, ha asegurado que aún «no ha tomado una decisión» acerca de un posible ataque a Siria, pero ha dejado claro que atribuye al régimen de Bashar Al -Assad responsabilidades por el uso de armas químicas contra civiles la pasada semana, por lo que deberá rendir cuentas.

«No he tomado una decisión (con respecto a Siria), he recibido opciones por parte de nuestras fuerzas armadas, y he tenido extensas discusiones con mi equipo de seguridad nacional», ha expresado Obama en una entrevista con la televisión pública PBS.

En Estados Unidos los medios informan que el presidente Obama presentará, quizás este jueves, lo que se dice es «evidencia innegable» de que realmente ocurrió un ataque con armas químicas en Siria y de que el más probable responsable fue el presidente de esa nación, Bashar Al – Assad

Bashar Al-Assad responde al periódico ruso Izvestia.

El miércoles el gobierno de Siria hizo frente a la acusación lanzada por los insurgentes de haber utilizado armas químicas. ¿Qué puede responder a ésto?

Es un contrasentido: primero se presentan las acusaciones y únicamente después se recogen las pruebas. Es decir, el miércoles nos acusaron y el gobierno norteamericano no anunció hasta al cabo de dos días que empezaba la recogida de pruebas.

Nos acusan de que el ejército empleó armas químicas en una zona que parece que se encuentra bajo control de la insurgencia armada. En realidad en esa zona no hay una línea exacta de frente entre el ejército y la insurgencia armada. ¿Acaso el Estado puede utilizar armas químicas o cualquier otro de tipo de armamento de destrucción masiva en un lugar donde están concentradas sus tropas? Por eso ese tipo de acusaciones son exclusivamente políticas.

¿Admite que Estados Unidos podrá actuar en relación a Siria como lo hizo en Irak, intentando encontrar un pretexto para la invasión?

No es la primera vez que se plantea la cuestión de la intervención militar en Siria. Desde el principio de la crisis EE UU, Francia y Gran Bretaña intentaron realizar una intervención militar pero no pudieron convencer a sus pueblos y a todo el mundo de que esa política fuera sensata y útil. También resultó que la situación aquí es diferente de la de Egipto y Túnez.

Otro obstáculo para la intervención militar es que todos comprenden que lo que tiene lugar en Siria no es una revolución popular ni la exigencia de reformas. Se trata de terrorismo. En una situación así los líderes occidentales no pueden decir a sus ciudadanos: “Vamos a Siria para apoyar al terrorismo”.

Con información de : EFE, RTVE, Rusia Hoy e Infonews

©2013-paginasarabes®

EU, GB y Al Qaeda, en el mismo bando – Por Robert Fisk

Siria_agosto_2013
EU, GB y Al Qaeda en el mismo bando contra Siria

Si Barack Obama decide atacar al gobierno de Siria, se asegurará de que por primera vez en la historia Estados Unidos y Al Qaeda estén del mismo lado. ¡Vaya alianza! ¿No fueron los tres mosqueteros los que exclamaban: ‘¡Todos para uno y uno para todos!’ cada vez que salían a combate? Éste debería ser el nuevo grito de guerra para los estadistas occidentales si deciden unirse en la agresión contra Bashar Assad. Los hombres que destruyeron a tantos miles el 9/11 estarán luchando al lado de la nación cuyos inocentes asesinaron cruelmente hace exactamente 12 años. Gran triunfo para Obama, Cameron, Hollande y el resto de estos guerreros en miniatura.

Esto, desde luego, no será anunciado con fanfarrias por el Pentágono o la Casa Blanca ni, supongo, por Al Qaeda, aunque los tres intentan destruir a Bashar, lo mismo que el Frente Nusra, afiliado a la red Al Qaeda; pero la posible acción trae consigo interesantes posibilidades.

Quizá los estadunidenses deberían pedirle colaboración de inteligencia a Al Qaeda, después de todo, dicha red tiene las botas en el terreno, cosa que a Estados Unidos no le interesa en lo más mínimo. Posiblemente Al Qaeda pueda ofrecer alguna información sobre instalaciones de comunicación clave a la nación que normalmente afirma que los simpatizantes de Al Qaeda, y no precisamente los sirios, son los hombres más buscados del mundo.

Habrá algunas ironías, claro está. Mientras los estadunidenses, con sus drones, matan a miembros de Al Qaeda, y a las habituales decenas de civiles, en Yemen y Pakistán, los señores Cameron, Hollande y los otros pequeños generales, estarán dando asistencia material a Siria al golpear a los enemigos de Al Qaeda. Ciertamente, pueden ustedes apostar su último dólar que los objetivos que los estadunidenses no atacarán en Siria serán de Al Qaeda y del Frente Nusra.

Nuestro premier británico aplaudirá lo que sea que los estadunidenses hagan, aliándose así a Al Qaeda y seguramente olvidará de los atentados con bomba en Londres. Quizá, como ya no existe memoria institucional en estos gobiernos modernos, Cameron no recuerda lo similares que son los sentimientos expresados por él mismo y Obama a los que manifestaron en su momento Blair y el ex presidente Bush hace una década; las mismas aseveraciones insípidas dichas con una certeza absoluta y sin suficientes evidencias para sustentarlas.

En Irak fuimos a la guerra sobre la base de falsedades de engaña bobos y mentirosos profesionales. Ahora es guerra vía YouTube. No quiero decir que las terribles imágenes de civiles muertos o afectados por gases venenosos sean falsas, sino que cualquier evidencia contraria a lo que se ha visto será suprimida.

Por ejemplo, a nadie le interesarán los persistentes reportes provenientes de Beirut, según los cuales tres miembros de Hizbullah que combatían al lado de las tropas de Damasco fueron víctimas del mismo gas el mismo día del ataque, cuando se encontraban en unos túneles. Se dice que ahora están recibiendo tratamiento en un hospital de Beirut. Si las fuerzas del gobierno sirio usaron gas ¿cómo es que hombres de Hizbullah resultaron afectados también? ¿Se les regresó el gas por accidente?.

Hablando de la memoria institucional: que levante la mano el alegre estadista que recuerde lo que ocurrió la última vez que los estadunidenses la emprendieron contra el ejército del gobierno sirio. Apuesto a que no se acuerdan. Bueno, pues esto sucedió en Líbano cuando la fuerza aérea estadunidense decidió bombardear misiles sirios en el valle de Bekaa el 4 de diciembre de 1983. Lo recuerdo bien porque vivía yo en Líbano. Un misil sirio tipo Strela de fabricación rusa impactó un avión bombardero A-6 estadunidense y éste cayó, naturalmente, en Bekaa. El piloto, Mark Lange, resultó muerto y su copiloto, Robert Goodman, fue tomado prisionero y trasladado a una cárcel en Damasco. Jesse Jackson tuvo que viajar a Siria a rescatarlo después de casi un mes en medio de muchas frases hechas sobre poner fin al ciclo de violencia.

Otro avión estadunidense, esta vez un A-7 también fue impactado por disparos sirios pero el piloto logró eyectarse del aparato sobre el mar Mediterráneo, de donde lo sacó un barco pesquero libanés. Su avión quedó destruido.

Claro, se nos dice que el ataque contra Siria será breve. Nada más que entrar y salir. Cosa de un par de días. Eso es lo que Obama quiere creer. Pero piensen en Irán. Piensen en Hizbullah. Más bien sospecho que si Obama sigue adelante, el conflicto a su vez, seguirá y seguirá.

Por Robert Fisk

Con información de : Cuba Debate

©2013-paginasarabes®

Diario británico elimina de su página web un artículo sobre plan de EE.UU. para culpar a Siria de ataque químico

Dailymail
Diario británico quitó de su página electrónica un artículo sobre plan de EE.UU.,para culpar a Siria de ataque químico

El 29 de enero del 2013, el periódico de publicación diaria más popular de la Gran Bretaña en su versión electrónica, Dailymail.co.uk, publicó un artículo titulado: «EE.UU. dio su apoyo a un plan para lanzar un ataque con armas químicas en Siria y culpar de éste al régimen de Assad». Unos días después el artículo fue bajado de la página.

¿Cuál pudo haber sido la causa para la eliminación del artículo qué originalmente se había publicado en esta dirección URL: dailymail.co.uk/news/article-2270219/U-S-planned-launch-chemical-weapon-attack-Syria-blame-Assad.html.

Siete meses más tarde el verano bélico está que arde. Citando fuentes gubernamentales la cadena NBC informó que un ataque de Estados Unidos con misiles contra Siria podría tener lugar tan pronto como el jueves. Serán «tres días» de ataques que deberían servir de «mensaje» para el régimen del presidente de Siria, Bashar al Assad, dijeron los funcionarios estadounidenses.

Rusia no oculta su molestia y advirtió sobre las «consecuencias catastróficas» de una intervención militar en Siria sin la autorización y el mando del Consejo de Seguridad de la ONU.

Medios rusos citan la versión de analistas en el sentido de que «EE.UU. estaría buscando desatar una guerra a gran escala en Oriente Medio en la que participen sus socios con resultados impredecibles para desestabilizar gradualmente a toda la región».

En marzo de 2012 el senador John McCain declaró : «Si lo hicimos en Libia, tenemos que hacerlo en Siria». El presidente Obama dijo también en 2012 en su Discurso a la Nación que Asia Central, el Medio Oriente y la zona Asia Pacífico «tienen una importancia estratégica para los Estados Unidos».

Con información de : Rubén Luengas

©2013-paginasarabes®