Archivo de la categoría: Palestina

La Unesco declara Hebrón patrimonio mundial palestino 

La Unesco inscribe a Hebrón en la lista de Patrimonio Universal en peligro AFP / Hazem Bader

El casco antiguo de esa ciudad se convierte en el tercer sitio Patrimonio de la Humanidad registrado como Palestina por el organismo internacional.

La Unesco ha decidido este viernes incluir al casco histórico de la ciudad cisjordana de Hebrón en su lista de lugares Patrimonio de la Humanidad en Peligro. Lo ha hecho registrándolo como Palestina, lo que ha provocado la indignación de Israel y EE.UU.

En el nuevo lugar protegido por la agencia de Educación, Ciencia y Cultura de la ONU se encuentra el lugar sagrado conocido por los musulmanes como la mezquita de Ibrahim y para los judíos como la Tumba de los Patriarcas. Con esta designación la Unesco evaluará anualmente la situación en el casco histórico de esa ciudad, que está situada en la zona ocupada por Israel.

Además, permite la asignación inmediata de ayuda del Fondo del Patrimonio Mundial para garantizar la salvaguardia de los sitios en peligro de extinción, los cuales están reconocidos por la comunidad internacional como de “valor universal excepcional”. La zona vieja de Hebrón se convierte en el tercer sitio de Patrimonio de la Humanidad registrado como Palestina desde que la Unesco la reconoció como Estado en el 2011.

La respuesta de Israel

Por su parte, Tel Aviv ha condenado esta resolución calificándola de “delirante”. “Esta vez decidieron que la Tumba de los Patriarcas en Hebrón es un sitio palestino, lo que quiere decir no judío”, lamentó el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu. Asimismo el Gobierno de este país ha respondido recortando otro millón de dólares de los fondos que aporta a Naciones Unidas.

Es la cuarta vez en los últimos meses que Israel reduce la financiación al organismo internacional, al que había castigado por resoluciones que afectaban a sus intereses. Hasta diciembre del año pasado Tel Aviv contribuía con 11,7 millones anuales a la ONU, pero tras este último recorte ahora solo aportará 1,7 millones de dólares.

EE.UU. también ha criticado la decisión de la Unesco, tildando su resolución de “trágica” y de “afrenta a la historia”. La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, advirtió que Washington está revisando sus relaciones con esa agencia de Naciones Unidas.

Con información de:RT

©2017-paginasarabes®

Los artistas de Palestina se mueven para salvar lo viejo a través de lo nuevo

Una vez que el centro de una pequeña y tranquila ciudad al sureste de Belén, las últimas décadas han visto a las generaciones más jóvenes salir gradualmente de la Ciudad Vieja de Beit Sahour para una vida más moderna, más espacio y mejores oportunidades en el extranjero, no encontrados en una economía sofocada por 50 años de ocupación israelí.

Como resultado, muchos edificios antiguos, con sus gruesos muros de piedra, sus interiores abovedados y sus ventanas arqueadas, han sido descuidados después de pasar de familia a familia y enfrentamientos duraderos de presencia militar israelí que también han sido inherentes a la ocupación de décadas.

Pero en los últimos años, jóvenes artesanos de toda la Cisjordania ocupada, atraídos por el ambiente sereno y cada vez más vanguardista de Beit Sahour, han inculcado una nueva vida en el centro histórico de la ciudad: renovar las casas abandonadas y los escaparates para crear arte comunitario Mientras que el modelado de una alternativa radical y el rechazo de los principales modos convencionales de la producción cultural.

Un colectivo de artistas palestinos llamado MishwArt – un juego de la palabra árabe mishwar (un paseo) – lanzó tours de arte guiado esta primavera, para ayudar a promover los talleres y salas de exposición que han aparecido en la Ciudad Vieja en los últimos años.

Los tours han conectado a artistas locales y han consolidado la creciente identidad progresista de la comunidad, que parece estar haciendo un esfuerzo concienzudo para recuperar el patrimonio cultural y político de Beit Sahour y vivir en armonía con los residentes de la Ciudad Vieja.

Kristel Elayyan, que forma parte de la iniciativa MishwArt, participó en la construcción de uno de los primeros negocios para renovar la zona, Singer Cafe. Reconoció que los residentes de la Ciudad Vieja han sido tímidos al interactuar con el paisaje cambiante del vecindario.

“Ellos nos ven caminando y quizá están un poco interesados”, le dijo a Ma’an, cuando un grupo de turistas se paseaba por la Ciudad Vieja una tarde caliente a finales de junio. “En general, son principalmente los extranjeros los que están interesados. Sería realmente agradable si jóvenes artistas palestinos u otros locales se unieran. Pero no es un hábito aquí todavía, esta escena de arte es muy nuevo para Beit Sahour “.

Coincidiendo con la gira del día MishwArt fue la apertura de una nueva galería de arte independiente en la Ciudad Vieja. Su fundador, Riham Isaac, transformó la casa de su abuela de un estado de deterioro en Salón de Arte, concebido como una plataforma abierta para la creación de arte y la promoción de la comunidad cultural de la zona.

-Esto es muy valioso -dijo Isaac, haciendo gestos hacia la exposición inaugural, resultado de un proyecto colaborativo en el que proporcionaba pintura y madera a quien quisiera unirse. “Este es un espacio independiente con nadie que nos apoya, por lo que comprar cualquier cosa será el apoyo!”

La multitud de fumadores de cigarrillos que beben cerveza que se derrama en la calle desde el salón de arte, junto con los juerguistas de la novena anual y endearingly país faqqous festival (una especie de pepino borrosa indígena de la zona), hace una tarde particularmente festiva en subdued Beit Sahour.

En la vanguardia de los espacios de arte cooperativo en la zona fue Resign, una iniciativa totalmente desarrollada de upcycling y diseño ambiental lanzada en 2013 por Ala Hilu, nativa de Belén, con raíces en el taller de la Ciudad Vieja, pero con proyectos enriqueciendo comunidades en Cisjordania.

En los años desde que abrió su taller, Hilu ha tomado un papel activo en animar a otros a venir a Beit Sahour y contribuir a la escena artística.

Sin embargo, según él, siempre ha habido artistas en Beit Sahour – pintores, cineastas, cantantes – pero no siempre han estado involucrados en ningún tipo de comunidad unificada.

“En los años de la Segunda Intifada, muchas empresas aquí se vieron obligadas a cerrar, y la gente tenía que centrarse en recuperarse de eso y traer ingresos. Hacer este tipo de arte se convirtió en algo secundario “, explicó Hilu.

“MishwArt es reconectar a estas personas, lo cual es genial. Este tipo de arte existe ahora en Beit Sahour, no podemos negarlo. Pero necesitamos más tiempo para descubrir quién está haciendo arte aquí “.

El estudio de Hilu se divide en cuatro cámaras principales: una sala de formación donde celebra talleres; La sala de servicio pesado para maquinaria más grande; Una sala de almacenamiento apilada desde el piso hasta los techos con diferentes tipos de madera, neumáticos de goma, tubos, chatarra, botellas, muebles viejos rasgados para su reutilización; Y, finalmente, una sala de exposición adecuada, que todavía está recibiendo sus toques finales.

Él exhibió algunas de sus creaciones para el paseo de arte en la sala de entrenamiento – puños de muñeca y pendientes hechos de cubiertos plateados, una lámpara hecha de brochetas de barbacoa, otra de un filtro de máscara de gas.

“El upcycling se considera generalmente como arte terminante pero, pero para mí es diferente. Lo hago más para concienciar sobre la reducción del consumo y la dependencia del consumismo. No es sólo ambiental, se trata de una cuestión política, humana “, explicó Hilu

Al igual que Resign y Art Salon, la más reciente incorporación a la gira de MishwArt también está orientada a proporcionar un espacio de colaboración para artistas locales. La idea para Beit al-Musika, o casa de la música, nació cuando Tariq Abu Salameh y Nour al-Raai estaban estudiando funcionamiento de la música en la universidad de Dar al-Kalima en Bethlehem.

Los multi-instrumentistas realizan semanalmente en un bar cercano llamado al-Jisr, donde dan plataforma a una formación rotativa de músicos y cantantes locales, pero los dos también planean celebrar los eventos de la tarde “Música en la Casa” en su nuevo espacio En la Ciudad Vieja pronto. Ni un instituto ni una escuela de música, la Casa de la Música, supuestamente abierta las 24 horas del día, es un lugar para los músicos para compartir su experiencia creativa y sus instrumentos, Abu Salameh dijo a la sala llena de paseantes de arte, antes de él y al-Raai dio un Impromptu, un poco fuera de tune oud rendimiento, debido a un nuevo conjunto de cadenas.

Music House espera animar a los artistas a ser sus propios productores, en lugar de verse obligados a trabajar dentro de los confines de las etiquetas de música convencional y las instituciones, que a menudo promueven estereotipos sexistas o racistas, Abu Salameh dijo.

Según él, hay dos direcciones en el mundo de la música de Palestina: músicos “fusión” agujereados que siguen las tendencias globales sin hacer ninguna innovación atractiva; Y en el otro extremo, aquellos que realizan música árabe tradicional que se desaniman por sus compañeros y mentores de virar fuera de las formas establecidas, rígidas.

“Nuestro experimento es analizar la música y descubrir qué nuevas formas y nuevas estructuras podemos introducir en el mundo árabe”, dijo.

Una parada en el paseo de arte, que puede resultar ser su más duradera, es el taller escondido de Aref Sayed, que ha alcanzado humildemente un nivel de aclamación regional por su magistralmente restaurado, así como la costumbre a medida de cuerda Instrumentos, como el oud, el qanun, el buzuki y el violín.

Originario de la Ciudad Vieja de Jerusalén, Sayed regresó a Palestina después de estudiar su arte en Alemania, Turquía e Italia, y abrió su taller en Beit Sahour en 2015.

Cuando se le preguntó por qué eligió a Beit Sahour para establecer sus medios de subsistencia, Sayed descartó la posibilidad de lanzar tal empresa en su ciudad natal, Jerusalén Oriental ocupada, a pocos kilómetros de distancia, donde los empresarios palestinos enfrentan obstáculos burocráticos y políticas discriminatorias a manos de los Controlado por Israel.

“En Jerusalén, todo es diferente -política, económicamente- mientras que aquí la gente está más abierta”, dijo.

Por: Lily Leach
Fuente: Desinformémonos

©2017-paginasarabes®

Israel en el fin del mundo


El dios de la religión judía es vengativo, intransigente, excluyente y de muy mal temperamento. Siempre jugó con la posibilidad del fin del mundo. Soñó, y por lo visto aún sueña, con destruir a sus enemigos. Sus profetas vivieron en siglos de invasiones y guerras de asirios, babilonios y persas (ya les llegarían los romanos). Isaías, el primero de ellos, reputado por su legua de fuego, acuñó el primer Apocalipsis, y con él los conceptos de devastación universal, abatimiento de la impiedad, condenación de la política humana (de los demás), juicio contra las gentes, liberación y definitiva gloria de Israel.

Dice Isaías en uno de sus oráculos capitales: Acercaos, pueblos, y oíd; escuchad naciones; oiga la Tierra y cuantos la llenan, el mundo y cuanto en él se produce. Porque está irritado Yavé contra todas las naciones, airado contra todo el ejército de ellas. Las destina al matadero, las entrega al exterminio, y sus muertos quedarán abandonados. Exhalarán los cadáveres un hedor fétido y por lo montes correrá en arroyos la sangre.

Tal tono es constante en las escrituras bíblicas (reputadas de sagradas por sus fieles), pero carga la tinta en los episodios proféticos con que cierra lo que la cristiandad denomina Antiguo Testamento.

El actual gobierno ultraderechista de ese pueblo, tan a gusto en la Ley del Talión, es percibido como un peligro mayor para la humanidad. Cultiva ese miedo, y los vecinos acusan recibo. Pero también temen eso los observadores críticos no contaminados por las creencias teológicas del judaísmo, ni las de sus enemigos, que siempre han sido todos los pueblos alrededor.

El israelita es un pueblo-libro, lo cual resulta muy permisivo en términos territoriales. Las aldeas y barrios judíos en Rusia, Polonia, Alemania o Hungría, y en su momento España, vivieron rodeados de enemigos y sin derecho territorial. La Inquisición y los pogromos, con la culminación germánica de la solución final y la brutalidad étnica del estalinismo, abonaron la repetición de un mito/historia que data de los Jueces (el libro de cronología más imprecisa en la Biblia, que ya es decir).

Este sufrimiento secular, alimentado de origen por el secuestro en Egipto y el tránsito del Éxodo, justifica que su dios sea irritable, impulsivo y demoledor cuando se encabrona. Mas nunca se arrepiente. Para los cristianos, Yavé no se equivoca, así que no necesita arrepentirse, y además perdona (de ahí su éxito). Para los judíos, el punto no es si equivoca o no, sino hacer justicia según los usos y costumbres de ese pueblo, con base en una inclemente teología de la venganza.

Los estudiosos coinciden en que el libro bíblico de Isaías es el que sufrió más retoques y alteraciones, palimpsesto entre los palimpsestos. Ante las translocaciones y relaboraciones de la palabra de Dios, hechas por interesados mortales a lo largo de varios siglos, Nácar y Colunga comentan que parece como si hubiera habido un terremoto en el manuscrito (Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1959, página 774).

En términos históricos –tan incorrectos hoy cuando se discute la legitimidad del Israel contemporáneo–, Isaías es la falsificación de un profeta como quiera delirante. Sin embargo forma parte de esa monumental acta de propiedad agraria llamada Biblia, una de las bases documentales del permanente incendio sociopolítico en el actual Medio Oriente.

El escalamiento actual de la animosidad entre las teocracias militares de Israel e Irán, que piden a gritos un pretexto para tirar la bomba definitiva, es la redición siglo XXI del pavor nuclear durante la guerra fría. En vez de comunistas y mundo libre(terminología de aquella época), hoy la pugna es de fieles contra infieles (caracterizaciones cambiantes según desde qué profecía se mire: la de Yavé, la de Cristo, la de Alá).

Las simpatías occidentales por Israel han disminuido considerablemente en los grupos y comunidades críticas. Cada día se necesitan afanar más Washington, la ONU y los gobiernos europeos para seguir apoyando las aventuras bélicas que Yavé aconseja su pueblo favorito.

El factor más grave es el abuso creciente contra los infieles en territorios que según las leyes internacionales, y las del propio Israel, pertenecen al Estado palestino en condiciones de secuestro violento y estado de sitio. Carece de racionalidad, pero es una ofensiva colonial de grandes alcances que domina los medios masivos de comunicación, los posicionamientos de la OTAN y el silencio cómplice de los tribunales internacionales. Entre qué fue primero, si el huevo o la serpiente, la defensa israelí invoca la seguridad ante los ataques desesperados de los palestinos.

Jóvenes y viejos fanáticos judíos, llegados de Europa del este, ocupan a la fuerza Cisjordania y Gaza, con tolerancia gubernamental, y vociferan el permiso que les dio Yavé mientras los generales mandan sus naves al golfo Pérsico y ponen el dedo en el dichoso botón.

Por Hermann Bellinghausen
Con información de: La Jornada

©2017-paginasarabes®