ActivismoCrónicasCulturaLíbanoMedio OrienteNoticiasPalestinaPoliticasionismoTerrorismo

Israel y los “Hijos de la muerte”

Hijos de la muerte
La muerte es un acto cotidiano que acompaña el trabajo de resistencia, y su posibilidad siempre está presente (AFP)

“Hijos de la Muerte”; es la descripción que da Israel a aquellos en su lista de “muertos”, para que se crean muertos, pero que aún están vivos porque su mano aún no los ha tocado.

Detrás de esta política, la potencia ocupante pretende inquietar a los que están en riesgo de ser asesinados, garantizando su seguridad, creyendo que les estorban e inhiben sus acciones, reflejando su resistencia.

Por ello, creen que la ejecución y escalada de los asesinatos entorpecería los planes de sus enemigos y dificultaría la búsqueda de reemplazos para los muertos.

La primera parte, (la amenaza de asesinato), que Israel no ha detenido desde la campaña de Al-Quds, ha alimentado esta política contra el movimiento Hamás al amenazar con atacar al jefe de la oficina política en Gaza, Yahya Sinwar y al comandante en jefe de las “Brigadas Al-Qassam”, (el brazo militar de Hamas), Muhammad al-Deif, y finalmente a Saleh al-Arouri, el vicepresidente del buró político del movimiento.

Ellos creen que estas amenazas directas e indirectas, como la amenaza del ministro de Energía israelí, Yisrael Katz a Hamás en una entrevista reciente con el canal “Kan”, tendrán un impacto negativo en los líderes del movimiento de resistencia.

Pero en realidad, la potencia ocupante ignora que la muerte es una actividad cotidiana que acompaña al trabajo de resistencia y que siempre es posible.

Suena poético, pero la muerte es en realidad el último deseo de toda persona que se resiste.

Entonces encontrarás que aquellos que están en peligro de asesinato están más dispuestos a dar que otros, porque viven cada día como si fuera el último día de sus vidas, y por lo tanto deben vivirlo lo mejor que puedan por causa en la que creen.

Quizás el ejemplo más llamativo de ésto es el líder martirizado Imad Mughniyeh, quien ha recibido amenazas de muerte de más de una agencia de inteligencia mundial en el transcurso de 25 años, pero esas amenazas no le han impedido dar cada momento como si no hubiera otro día. Sólo un “hijo de la muerte” puede hacer esto.

En 2019, Israel retomó su política de asesinatos en la Franja de Gaza después de 7 años, teniendo como objetivo al líder del movimiento Yihad Islámica para así cercenar el liderazgo de la organización.

El líder militar del movimiento, Bahaa Abu al-Atta, por su parte, intentó eliminar al comandante en jefe de las “brigadas” Akram al-Ajouri en la capital siria, Damasco, pero no logró sus objetivos.

Tras el martirio de Abu al-Ata, el mártir Tayseer al-Jabari, asesinado por el enemigo en agosto pasado, fue nombrado en su lugar, y el mártir Khaled al-Bahtini asumió el mando del distrito de Gaza, y luego fue asesinado por Israel el 9 de este mes también.

La misma escena se repitió en la parte sur de la Franja de Gaza. En agosto pasado, el enemigo mató al líder de la “Brigada” mártir Khaled Mansour y lo reemplazó por el mártir Jihad Ghannam, que fue eliminado el 9 de este mes.

Israel busca, con la intensificación de los asesinatos contra miembros del consejo militar de la “Jihad”, paralizar la cúpula militar de las “brigadas”, ya que desde el año pasado, y específicamente tras el asesinato de Abu al-Ata en 2019, y hasta ahora, el enemigo ha asesinado sucesivamente a seis personalidades.

Hallamos entre los miembros de este consejo a: Al-Ja’bari, Mansour, Al-Bahtini, Ghannam, el mártir Ali Abu Ghali, quien fue asesinado al oeste de Khan Yunis el 11 de este mes, y el último de ellos es Iyad Al-Hassani, el comandante de la Unidad de Operaciones, quien fue martirizado ayer por la noche en un bombardeo israelí al sector de su casa en el barrio Victoria.

La potencia ocupante cree que con este ritmo de liquidación, la “yihad” llegará a un estado en el que a esta última le será muy difícil encontrar una alternativa, lo que llevará a romper la cadena de dirección, como afirmó el jefe del gobierno enemigo, Benjamin Netanyahu, el diez de este mes.

La táctica parece efectiva en teoría porque puede inutilizar el sistema de comando, durante horas o días, pero como mostró la escena, matar a los líderes yihadistas no afectó el lanzamiento de los misiles, ni su impulso.

Después del asesinato del mártir Ghanam y sus lugartenientes, los ataques continuaron sobre Tel Aviv y los cohetes llegaron incluso a la Jerusalén ocupada.

Quizás esto se deba a que los movimientos de resistencia en Líbano o Palestina se construyen sobre la base de que sus líderes enfrentan la muerte en cualquier momento, y la eliminación de una sola persona o grupo de personas no debería afectar el funcionamiento del sistema durante mucho tiempo.

De hecho, como lo expresó el analista político israelí Rogel Alfar en un artículo publicado el 11 de este mes, resulta que aquellos que reemplazan a los muertos pueden ser más fuertes, más realistas e influyentes que sus predecesores y más efectivos.

En el periódico Haaretz, se dirigió al jefe del estado mayor del ejército, Herzi Halevy:

“¿Los líderes del grupo tendrán miedo de llevar a cabo sus misiones porque temen por sus vidas? Sabes que eso no es cierto. Los líderes asesinados son reemplazados por otros. Los que triunfen tendrán los mismos objetivos y métodos de trabajo. Si es así, ¿por qué lo haces?”

Como consecuencia, no es ningún secreto que el grupo yihadista se ha visto muy afectado en los últimos meses y a algunos de los muertos no pueden ser fácilmente reemplazados, lo que hace necesaria una revisión interna de las causas, vulnerabilidades y posibles brechas de seguridad que permitieron esas bajas.

Pero en cualquier caso, el hecho es que la muerte no detendrá la resistencia, y la creencia del enemigo de que matar a sus líderes socavará el plan de liberación palestino es una ilusión, como lo ha demostrado repetidamente la experiencia.

Tras el asesinato del mártir Fathi al-Shikaqi, lo reemplazó el Dr. Ramadan Shallah, luego del asesinato del jeque Ahmed Yassin vino el mártir Abdel Aziz al-Rantisi; después de al-Rantisi vino Khaled Meshaal, y después del asesinato del secretario general del Partido de Dios, el mártir Abbas al-Musawi, vino el Sayyed Hassan Nasrallah .

Como resultado, la sangre no detendrá su avance, y los “hijos de la muerte” seguirán persiguiendo a Israel, vivos o muertos.

Por Qasim s. Qasem
Con información de al-Akhbar

©2023-paginasarabes®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.