Archivo de la etiqueta: Guantánamo

Adnan Al-Hamdi, de Yemen al infierno de Guantánamo

Adnan Al-Hamdi había aprendido a pensar en sí mismo como si fuese un ratón en una madriguera, que sobrevivía en un desierto lleno de tigres y serpientes. Era un paisaje abrasado, donde el sol blanco no se ponía nunca.

Los halcones eran una presencia permanente, sus sombras revoloteaban sobre la cabeza de Adnan a intervalos perfectamente cronometrados, como si giraran al ritmo de un tambor. El toque eran sus pisadas, el paso de las botas de los guardias que se acercaba incesante y se perdía luego en los corredores del Campo 3. Una vez por minuto. Dos veces por minuto. A todas las horas todos los días.

A veces los observaba desde su litera, el ratón enterrado debajo de las sábanas con el hocico al aire, moviéndose sólo lo suficiente para verles pasar: garras, pico y plumaje envueltos en camuflaje militar, el arma lista; una vista amenazadora, pero inofensiva siempre que no gritara ni se moviera como solía hacer al principio. La atenta observación había revelado una debilidad en su porte. En el lugar de sus uniformes donde se suponía que tenían que aparecer sus nombres, llevaban tiras de cinta adhesiva. Al parecer, ellos también temían este lugar.

Adnan no sabía a ciencia cierta cuánto tiempo llevaba allí, sobre todo porque los primeros días (¿meses, tal vez? ¿años incluso?) eran ahora un borrón, y sólo recordaba algunos.

Le habían capturado en el campo de batalla cuando llevaba pocos meses en Afganistán, tras haber dejado su patria con un sentido de fervor y espíritu aventurero. Para unirse a la yihad. La obra de Dios llamaba allende los mares y desiertos. Aterrizó en Pakistán, donde los santos varones de las montañas le llevaron al norte desde Karachi, y luego al oeste, al otro lado de los desfiladeros yermos. No había suficientes fusiles para todos, y la nieve y el terreno de las elevaciones más altas le habían sobresaltado y entumecido. Durante semanas hicieron poco más que esperar o marchar; y entonces, aparecieron los bombarderos.

En una semana murieron la mitad de los hombres. Explosiones enormes por doquier, y luego un viaje caótico hacia el sur. Les pilló una banda de tayikos. Los amontonaron en un camión pintoresco y luego los metieron a todos en un calabozo hediondo en medio de un naranjal, donde permanecieron semanas, hasta que le sacaron a la luz del sol delante de dos hombres con pantalones planchados y gafas de sol. Hablaban por aparatos emisores receptores y bebían agua clara de botellas de plástico. Uno hablaba algo de árabe, pero no muy bien.

—Eres un jefe —le dijeron los hombres.

—Soy un soldado —replicó Adnan—. Un defensor, sí, alabado sea Dios, el más santo, pero sólo soy un soldado.

—No —dijeron ellos—. Los hombres que te trajeron aquí dicen que eres un líder, un organizador.

Siguieron más preguntas. ¿Dónde te entrenaste? ¿Quién te pagó? ¿Cómo los reclutaste? Tomaron su ignorancia por obstinación, luego le llevaron al norte, medio día de camino valle arriba, otros dos días en un cajón metálico caluroso a la orilla de una pista de aterrizaje, rodeada de minas. Le pusieron un mono naranja, le vendaron los ojos y le metieron una bolsa por la cabeza, como a un pollo para degollarlo, que le tapó la cara mientras otro le ponía grilletes en las muñecas y en los tobillos. Le llevaron por un paso de tablones a un aeroplano, cuyos motores ya resonaban y el suelo vibraba debajo de sus pies. Luego más grilletes cuando se sentó, que le sujetaron al suelo. Sintió un portazo, luego oscuridad y el impulso del despegue antes de un viaje que le pareció que duraba días.

Hundido en sus propios vómitos, heces y orines mientras el avión se balanceaba en los cielos fríos, siempre en la oscuridad estruendosa. Tiritaba y gritaba, pero sólo oía los chillidos de sus compañeros en el interior del tubo metálico hueco que los transportaba. En determinado momento, alguien le puso una manzana en las manos y consiguió estirarse el tiempo suficiente para dar unos bocados: el sabor y los jugos eran abrumadores. Pero era demasiado difícil seguir comiendo, amarrado como estaba, y cuando el avión rebotó en alguna turbulencia se le cayó la manzana. Oyó que rodaba entre sus piernas por el suelo.

Transcurrieron más horas hasta que, al fin, el avión golpeó con fuerza el suelo y se detuvo vibrante. Adnan oyó abrirse la trampilla trasera y notó la luz que traspasó la bolsa y la venda de los ojos. Oyó gritos, algunos en una lengua extranjera y algunos en árabe rudimentario, que le mandaban levantarse mientras alguien le soltaba del armazón del avión. Intentó incorporarse y se le doblaron las rodillas. Le pegaron con un palo en las pantorrillas y alguien le gritó al oído algo incomprensible. Luego le agarraron bruscamente de los brazos y le arrastraron, con las piernas hormigueantes. Notó el olor de aire marino y sintió una ráfaga de polvo y arena en las manos. El aire era un manto húmedo del que no se había librado desde entonces.

Cuando le quitaron al fin la caperuza y la venda de los ojos, estaba en una habitación blanca y helada, sentado en una silla metálica con las piernas encadenadas al suelo.

Le interrogaron cuatro horas seguidas, las mismas preguntas que le habían hecho los hombres de Afganistán. ¿Dónde te entrenaste? ¿Quién te pagó?

¿Cómo los reclutaste? Adnan contestó una y otra vez que no lo sabía, y luego le encerraron en su madriguera. No en la que vivía ahora, sino en una especie de jaula entre otras jaulas. Después le habían trasladado donde estaba ahora, todavía ofuscado por temores y extrañeza.

Hacía semanas que había empezado a percibir este nuevo mundo. Ocurrió después de darse cuenta de que la única forma de recuperar el equilibrio era imponiendo su propio orden natural. Pondría nombres a los objetos que le rodeaban, los clasificaría, los ordenaría y los enumeraría a su modo. Y había elegido la idea de los halcones y las serpientes como primeras etiquetas zoológicas, una taxonomía que esperaba ampliar mediante meticulosa observación.

Algunos aspectos de este universo resistían la simple clasificación. El día y la noche, por ejemplo. Los paneles fluorescentes del Campo 3, (Adnan había oído a un halcón decir el número de este lugar), emitían un resplandor crudo permanente. Era un limbo gélido entre sol y luna, que dejó la brújula de Adnan girando sin ancla hasta que redescubrió las posibilidades magnéticas de la oración. Ahora se guiaba por las cinco llamadas que llegaban regularmente por los altavoces de la prisión, cayendo al reducido espacio del suelo con celo famélico. Se orientaba hacia La Meca por una pequeña flecha negra marcada en el suelo a los pies de su cama, luego se arrodillaba en una alfombrilla fina de espuma.

Había poco espacio para mucho más. La habitación medía 1,80 por 2,60 metros, y la cama ocupaba aproximadamente un tercio. Adnan pasaba allí todas las horas del día, excepto las que le obligaban a volver a la habitación blanca, el nido pulcro y frío de las serpientes. Por lo demás, sólo hacía un viaje semanal a las duchas, escoltado a punta de pistola, para que se lavara bajo los rollos de alambre de espino, más media hora al día de «ejercicio», un poco de ocio en un rincón de cemento mientras miraba las madrigueras de los otros ratones que hablaban en otras lenguas.

Tenía pocas pertenencias, sólo las que le habían dado en una bolsita el primer día, y que reponían a medida que se le acababa cada provisión: su mono anaranjado, chancletas para la ducha, un gorro de oración, una colchoneta de espuma más una sábana y dos mantas para la cama, una manopla para lavarse, dos toallas pequeñas, un cepillo de dientes corto y grueso que se encajaba en la yema de un dedo, jabón, champú, la alfombrilla de oración y un Corán en una bolsa de plástico.

El retrete era un agujero en el suelo, en un rincón. En otro rincón estaba el lavabo, donde el agua salía en un chorrillo amarillento tan tibia y viciada como el aire. Tenía que agacharse para lavarse las manos, y agacharse más para beber directamente del grifo. Los halcones no le daban vaso porque decían que era un peligro para la seguridad. Podrías usarlo para arrojarnos tus excrementos y orines como hiciste anteriormente. Él no lo recordaba, pero no tenía razón para pensar que no fuese cierto. O podrías hacer algo con él, incluso un arma. Le dijeron que el lavabo era bajo para que pudiera lavarse los pies más cómodamente para rezar.

Pero Adnan ya no se preocupaba de las abluciones, porque la piedad ya no motivaba sus rezos. Había sido religioso en Yemen, y todavía más en Afganistán, cuando perdió las esperanzas de aventura ante los cañonazos y la penuria. Siempre que se acercaba la muerte, Dios parecía acechar detrás de él como un aliento cálido en la nuca. Pero en este lugar sólo sentía a Dios como una ausencia, un vacío. Dios, en su infinita sabiduría, había escapado y no se había llevado a nadie con él, desvaneciéndose en los vapores del calor sin una palabra. Así que la oración se convirtió en una simple rueda del reloj interno de Adnan y, cuando coincidía con la hora de comer, le indicaba la hora aproximada del día.

En un mundo sin horizontes, bajo un cielo sin estrellas, la orientación temporal era su salvación. La rueda de su día giraba así: oraciones del amanecer, desayuno, ducha (sólo una vez a la semana), llamada para los enfermos, oraciones del mediodía, almuerzo, media hora en el patio de ejercicios, llamada para el correo, oraciones del crepúsculo, cena, oraciones de la noche…

Por D. Fesperman
Con información de The Prisoner of Guantánamo

©2018-paginasarabes®

Seis historias poco conocidas del penal de Guantánamo

Amanece en la prisión estadounidense de Guantánamo (Cuba), en 2013 ©quality
Amanece en la prisión estadounidense de Guantánamo (Cuba), en 2013 ©quality

EEUU realiza el mayor traspaso de presos aprobado en el mandato de Obama, que prometió cerrar la cárcel hace seis años.

Los atentados del 11-S en Nueva York desencadenaron en Estados Unidos una doctrina de guerra preventiva contra el terrorismo que se materializó en la prisión de Guantánamo, en Cuba. El Gobierno del republicano George W. Bush abrió el centro en 2002, sorteando las salvaguardas internacionales, para albergar a sospechosos de terrorismo. Obama prometió que lo cerraría en 2010, pero seis años después, el centro de detenciones de Guantánamo sigue abierto. El Gobierno estadounidense ha trasladado a 15 de sus detenidos a Emiratos Árabes, el mayor traspaso aprobado durante su mandato. Pese a ello, el penal aún mantiene a 61 reclusos —ha llegado a albergar unos 780 presos— y no tiene visos de cerrar en un futuro próximo. El Congreso ha rechazado permitir el traslado a EEUU de aquellos reos considerados demasiado peligrosos para ser liberados. A continuación, un repaso por seis hechos sorprendentes de los 14 años de historia de la prisión.



EE UU ‘subastó’ reos de Guantánamo a varios países

Al día siguiente de ser investido presidente en 2008, Barack Obama se comprometió a cerrar en enero de 2010 el penal situado en Cuba. La filtraciones de Wikileaks revelaron después que el Gobierno estadounidense inició entonces duras negociaciones con varios países para que estos recibieran a presos. Entre ellos estaba España: la Administración Obama llegó a ofrecer al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero 85.000 euros por cada uno de los cinco presos acusados de terrorismo que España se había comprometido a acoger para mejorar las relaciones bilaterales. EE UU ofreció dinero a varios países europeos por los presos menos peligrosos, pues necesitaba con urgencia que acogieran a los que no podían repatriar a sus lugares de origen por posibles violaciones de derechos humanos: unos 60 de los 241 que había entonces en Guantánamo.

mohamedou_ould_slahi

Mohamedou Ould Slahi, el preso que se convirtió en cronista del horror

Este mauritano de 45 años lleva 14 años detenido en la prisión de Guantánamo. A día de hoy, espera su liberación, que un juez federal americano ya ordenó en 2010. Ould Salhi, cuyos vínculos terroristas con Al Qaeda no han sido demostrados, decidió relatar en el verano de 2005 su experiencia en el campo de prisioneros. El resultado fue Guantanamo Diary, un espeluznante recuento de los aberrantes abusos que sufrió, que fue finalmente publicado —aunque parte del relato está censurado— en 2015 tras años de batallas legales. El preso fue seleccionado para el programa de Proyectos Especiales, aprobado personalmente por el secretario de Defensa de George W. Bush, Donald Rumsfeld. Un trato «especial» que incluía dejarle sin comer ni beber agua durante muchos días para luego forzarlo a comer hasta que vomitara, privarle del sueño u obligarlo a escuchar toda la noche, de pie; por ejemplo, canciones de heavy metal a todo volumen.

mohammed_ali_abdullah_bwazir

El recluso que prefirió Guantánamo a un traslado a Europa

El yemení Mohammed Ali Abdullah Bwazir cumplió en mayo 14 años —de sus 36 de vida— en el centro de detención norteamericano. El preso se negó en enero, instantes antes de subir al avión, a ser trasladado a un país europeo que no ha sido revelado, en el que quedaría en libertad. «La mayoría de hombres en Guantánamo harían lo que fuera por salir y se hubieran ido felices a ese país europeo”, dijo su abogado John Chandler, que aseguró que su cliente solo quiere ir a un país árabe. Bwazir fue arrestado en 2001 en Afganistán bajo el argumento de haber recibido entrenamiento de Al Qaeda, aunque no ha sido formalmente acusado de ningún cargo y se ha declarado dos veces en huelga de hambre por su detención indefinida. Su abogado explicó que Bwazir está deprimido y se mostró «reticente a aventurarse en un mundo nuevo» porque Guantánamo es su mundo y teme lo desconocido.



Programa ‘Penny Lane’: presos reclutados como agentes dobles

No lejos de las oficinas administrativas del centro de detención de Guantánamo, la CIA construyó ocho pequeñas viviendas que fueron bautizadas como El Marriot por las comodidades que ofrecían, frente a las miserables condiciones del penal. La explicación: un plan ejecutado por la CIA entre 2003 y 2006 para convertir en agentes dobles a algunos de los más peligrosos reclusos de Al Qaeda, según informaron en 2013 algunos funcionarios retirados y en activo. Presos de «alto valor» que recibían un trato de favor que incluía vivir en estos bungalows con cocina privada, ducha y televisión —algunos incluso recibieron material pornográfico—. El objetivo del plan era infiltrar a esos reclusos a sueldo en las células terroristas en las que participaban en sus respectivos países y convertirles en informantes del Gobierno norteamericano. No existen datos del número de reclutados, pero se estima que no se consideró a más de una docena, y solo un pequeño número acabó trabajando para la CIA.

reclusos_en_uruguay

Reclusos rehabilitados en Uruguay

El país sudamericano —que entonces presidía José Mujica— acogió a finales de 2014 a seis presos de Guantánamo declarados por EE UU como «de baja peligrosidad». Una vez en libertad —tras diez años de detención sin cargos—, el cambio de estos cuatro sirios, un palestino y un tunecino fue impactante. A los pocos días se mostraron paseando por Montevideo afeitados y en camisa, una imagen que contrastaba con la que lucían, embutidos en un mono naranja, en el penal. Los seis comenzaron a aprender español y recibieron hasta 30 ofertas laborales, según el sindicato que los acogió. Eran muchos los que les visitaban para donarles ropa, alimentos y distintos objetos. Los seis de Guantánamo se ganaron la simpatía de la sociedad uruguaya. Tanto es así que cinco meses después la mitad de ellos tenía pareja y dos se casaron en junio de 2015 con sendas uruguayas convertidas al Islam. Pese a ello, su adaptación pasó por altibajos y algunos medios les acusaron de ser demasiado recelosos y rechazar ofertas de trabajo. El presidente entrante Tabaré Vázquez, anunció según llegó al poder —en marzo de 2015— que Uruguay no recibiría más presos de Guantánamo.

ultimos_uigures_guantanamo

La salida de los últimos uigures

Uno de los mayores envíos de presos desde Guantánamo fue el de 17 chinos musulmanes, pertenecientes al grupo étnico uigur de la región autónoma de Xinjiang (extremo occidental de China), que fueron trasladados en 2009 hasta el remoto Palaos, una turística nación insular del Pacífico Norte. El entonces presidente de Palaos, Johnson Toribiong, lo definió como un «gesto humanitario que permitirá que puedan reanudar sus vidas con la mayor normalidad posible». Un gesto que no salió gratis: Washington destinó una partida de 200 millones de dólares (142 millones de euros) al desarrollo de este antiguo territorio de EE UU, de apenas 21.000 habitantes, según fuentes oficiales. Fueron los últimos uigures, a los que EE UU no consideraba «combatientes enemigos», en salir de Guantánamo. Antes lo habían hecho otros cinco compatriotas a Albania, en 2006. Esta etnia formaba parte del contingente de prisioneros que el país norteamericano no quería enviar a sus países de origen por posibles violaciones de derechos humanos, y por los que ofreció sumas de dinero a varios Estados.

Con información de El País

©2016-paginasarabes®