Archivo de la etiqueta: Argentina

Odile Mourad Rufail – De Líbano a Córdoba sin escalas

En el marco del reconocimiento a las mujeres migrantes de la provincia de Córdoba, la Legislatura reconoció el aporte a la vida cordobesa de 17 mujeres migrantes, llegadas de países limítrofes a muy lejanos.

La  historia de una mujer que vivió momentos dramáticos e hizo de la segunda parte, la mejor de su vida, en Córdoba, Argentina.

De Ras- Baalbek a Córdoba Capital

Odile Mourad Rufail (70), termina de dar su clase de árabe en la Sociedad Sirio Libanesa de Córdoba, despide a sus alumnos y cuenta que en una hora llegan más estudiantes. No quiere que pierdan el día.

“¿Qué quiere saber de mí?”, pregunta con una sonrisa y un acento que delata que nació en otras tierras. Esta libanesa, que hace 43 años vive en Córdoba, es una de las mujeres migrantes que han sido homenajeadas en la Legislatura, por su participación en la vida de la sociedad cordobesa.

Nació en Ras-Baalbek, (Líbano), donde se recibió de profesora de francés. Y a los 27 años viajó a Córdoba a visitar a la familia de sus padres.

Odile cuenta la historia: “Llegué a Argentina el 12 de julio de 1975 a conocer a unos tíos y primos. Pero, a los tres meses de estar aquí y ya a punto de regresar comenzó la guerra civil en Líbano. Mi madre me dijo que me quedara aquí porque habían bombardeado el aeropuerto y la situación estaba muy complicada”, relata.

La guerra en Líbano duró 14 años. Odile explica que sus padres y sus cuatro hermanas se protegían de los bombardeos en el sótano de su casa en Zahlé, a 50 kilómetros de Beirut.

Mientras aquello ocurría en su país natal, Odile intentaba adaptarse a la nueva vida. Empezó realizando bordados en una boutique de la ciudad de Córdoba. Allí conoció a una clienta que le pidió que diera clases particulares de francés a sus hijos, que asistían al colegio Monserrat.

Fue el inicio de su carrera como maestra de idiomas. “Mientras ellos aprendían el francés, yo iba aprendiendo el español”, relata. El método, al parecer, fue eficaz. En tres meses, dice, ya manejaba el castellano.

A los seis meses conoció a Miguel Huespe, hijo de un libanés de la localidad de  Deán Funes. “Daba clases en un hospedaje y la dueña era prima de él. Un día me dijo que me quería conocer porque hablaba árabe”, explica Odile.

Cada vez que iba a dar clases al hospedaje, Miguel la esperaba. “Al poco tiempo me dijo que quería casarse con una libanesa”, agrega. Así fue.

Dos meses después, se concretó la boda en Deán Funes. “Nos conocimos en julio de 1976, nos comprometimos el 2 de agosto, el 17 de septiembre nos casamos por civil y el 20, por la iglesia. Cuando fui a conocer a la familia en Deán Funes, todos querían ver a la novia, porque Miguel tenía muchas pretendientes”, se ríe.

En 1977 nació su primera hija Alma, (lleva ese nombre porque Miguel llamaba a Odile “mi alma” y fue una de las primeras palabras que aprendió en español). Ocho meses después, la madre de Odile viajó para reencontrarse con su hija, conocer a su nieta y a su yerno. Luego nacieron sus otras dos hijas, (Claudia y Silvina), y cuando la guerra civil terminó en Líbano decidió, junto a su esposo, permanecer en Córdoba, “su segundo hogar”.

Vivieron juntos 37 años, hasta que Miguel falleció cinco años atrás. “Dios me premió con un hombre bueno”, asegura Odile.

En 43 años en Córdoba, Odile se dedicó a la docencia y a realizar traducciones. Actualmente es profesora de árabe en la Sociedad Sirio Libanesa de Córdoba y en la Iglesia San Jorge, el templo de rito oriental bizantino. Es, además, vicepresidente de la Unión Cultural Argentino Libanesa, (Ucal), que se dedica a la difusión de la cultura de aquel país.

En un principio, las costumbres argentinas le resultaban extrañas. “Me llamaba la atención que la gente que te venía a visitar le gustaba estar en la cocina. En Líbano se recibe en el salón o en el living. Pero me acostumbré y ya no podía decir ‘no pasen a la cocina’”, relata.

Odile sólo volvió de visita a Líbano.

“Me siento mitad libanesa y mitad cordobesa”, concluye.

Con información de La Voz

Agradecemos a Gustavo Moisés Azize la gentileza por la fotografía.

©2018-paginasarabes® 

Mohamed Alì Seineldìn: Un hijo de Líbano en la Gesta de Malvinas

Mohamed Alì Seineldìn, el ùltimo gran patriota

Nacido el 12 de noviembre de 1933 en Concepciòn del Uruguay ,Provincia de Entre Rìos. Descendiente de libaneses, de raíces Drusas, un hombre formado dentro de los principios de honor y fe propios de un lìder innato.

Más allá de lo que significa para nosotros los argentinos, me llena de orgullo que nuestro paisano sea coterráneo de mi padre y nacido el mismo año, con diferencia de pocos días. Para mí ha simbolizado en algún modo también un padre, por sus enseñanzas, por su buen trato, por dirigirme tan bellas y nobles palabras en nuestro breve pero rico contacto.

Sus orígenes
Druso o Catòlico?

Consideraba que una persona debe adecuarse a la religiòn del paìs de residencia, por lo cual eligiò convertirse a la fe catòlica sin dejar de lado los preceptos de su origen Druso.

Segùn las costumbres de sus padres,observaron en aquel niño sus deseos de servir a la patria y lo alentaron a ser soldado. Ingresa al Colegio Militar durante el gobierno del General Juan Domingo Peròn, contrario al pensamiento familiar. Hijo de un activo militante de la Uniòn Cìvica Radical,  contrario al gobierno,produjo serias dificultades para el ingreso a la carrera militar.

Con la ayuda del padre de un amigo de la infancia, logra ingresar al colegio militar.

Su carrera militar

En 1959 con el grado de subteniente fue destinado a la provincia de Misiones a cubrir un vasto territorio desde Cataratas hasta Aguarà Guazù en una misiòn a la que llamaba “no convencional” que comprendìa enfrentar la denominada “guerra revolucionaria”.

Oficial del arma de infantería egresado del Colegio Militar de la Nación, paracaidista, comando, buzo Táctico de la Infantería de Marina egresado en Mar del Plata, oficial de Estado Mayor de la Escuela Superior de Guerra. Instruyó y dirigió las fuerzas de élite de la República de Panamá. Fue instructor de numerosos comandos de oficiales y suboficiales argentinos en el Colegio Militar y en la Escuela de Infantería instruyó a hombres de las tres FFAA y de las fuerzas de seguridad. El 2 de abril de 1982 comandó al heroico Regimiento de Infantería 25 que peleó bravamente y asestó muchas bajas a los británicos. Los soldados veteranos aún hoy veneran a Seineldín, porque recuerdan que los acompañó en las trincheras.

Es el prototipo del soldado espartano, aquel que se hizo famoso en la Grecia antigua por su preparación para la guerra, acostumbrados al sacrificio que debe aceptar en la vida el soldado. y que se inmortalizó con su jefe Leónidas en la batalla de las Termópilas.

Era un soldado completo. En pocas palabras, siempre se preparó para el momento en que la Patria requiriera de sus servicios, entrega y sacrificio. Y así es como lo recordamos.

Gesta de Malvinas

Un día recibió la visita del Comandante del V Cuerpo de Ejército, quien después de la recorrida de inspección para comprobar el estado de la Unidad, le dijo: “Teniente Coronel Seineldín quiero hablar con usted y el General Daher, (Quien se desempeñaba como Jefe de la Brigada IX), a solas”.

Luego de felicitar a Seineldín por el excelente estado de su Regimiento, les pidió que en el más absoluto secreto concurrieran a Bahía Blanca, asiento de ese Cuerpo de Ejército, el primero de febrero de 1982. Cuando se concretó dicha reunión el General García dijo:

–“Teniente Coronel Seineldín, ¿Jura por su honor de soldado, guardar el secreto que le revelaré?…”
–Sí mi General, lo juro.
–He seleccionado su Regimiento, el 25 de Infantería, para recuperar nuestras Malvinas.
–No lo puedo creer mi General, usted me asigna la más hermosa de las responsabilidades, le expresé con gran emoción. Sentía que todo mi cuerpo se expresaba, desde mi piel erizada, hasta mi corazón que latía más de lo normal.

Ese niño, ese joven, y el hoy hombre hecho soldado, sentía que se cumplía su más anhelado sueño. El General Daher y él participarían en la planificación de la operación que debía ejecutarse el día 24 de mayo; luego esa fecha se adelantó para el 2 de abril por los sucesos que se dieron en las Islas Georgias del Sur.

De esta manera, el Teniente Coronel Seineldín, con una sección de su Regimiento, integrando parte de las Fuerzas Anfibias de la Marina de Guerra, se encontraría entre los primeros en pisar las Islas.

Operaciòn “Rosario Azul”

El nombre clave de esta operación era “Azul”; sin embargo, por iniciativa del Teniente Coronel Seineldín, quien se basó en sus creencias religiosas y en un hecho histórico ocurrido durante las invasiones inglesas de 1806, sugirió al Jefe de la operación rebautizar con el nombre de “Rosario” al operativo. Luego del correspondiente pedido de autorización, la operación adopta el nuevo nombre, con el que comúnmente se la conocerá a partir de ese momento.

A las 00 hs. del 2 de abril de 1982 un puñado de Comandos Anfibios y de Buzos Tácticos ponían pie en las Islas Malvinas, la OPERACIÓN ROSARIO-AZUL estaba en marcha. La orden, recuperar las Islas sin causar bajas a las fuerzas británicas ni a la población civil. Fue cumplida acabada y profesionalmente. Hoy es ejemplo de estudio en las principales Academias Militares del mundo.

El Glorioso RI 25 en Malvinas

El RI 25 tuvo una destacadisima actuación en la Gesta de Malvinas, cubrieron el aeropuerto, combatieron en la batalla de Pradera del Ganso, (Goose Green). Sus hombres, (forjados a imagen y semejanza de su líder, (“El turco” Mohamed Alí Seineldín), pelearon con bravura y honor, todos y cada uno. Hombres de la talla del Teniente Primero Daniel Esteban, del Teniente Roberto Estévez, del Subteniente Juan José Gómez Centurión y tantos otros que entregaron todo por la Gran Causa Nacional.


Discurso del Tte.Cnel. Seineldín en las Pascuas de 1982

Omnipotente Señor de las Batallas que con su poder y providencia eres el Rey de Reyes de los cielos, la tierra y el mar:

Porque nos ordenaste honrar al Padre y a la Madre en el cobijo de la Patria terrena…

Porque nos enseñaste a dar a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar…

Porque nos aseguraste que no estar contigo es estar contra ti…

Porque nos aconsejaste buscar primero el Reino de Dios y su Justicia…

Porque caíste en la tierra como semilla para morir y dar con ello abundante fruto…

Porque nos diste una Patria Grande que va desde la Quiaca a la Antártida y desde la Cordillera al Atlántico, donde nuestras son las Islas que hoy huellan con orgullo nuestros pies de argentinos bien Nacidos…

Y porque nuestras madres nos parieron varones y valientes, por eso estamos aquí, porque no amamos tanto la vida que temamos a la muerte y porque si morimos en tu gracia resucitaremos contigo para la Vida Eterna.

Es por eso que en estas pascuas de resurrección nos consagramos al Corazón Inmaculado de tu madre la Virgen María bajo la advocación de Virgen del Rosario, en cuyo nombre fuera designado este operativo y en recordación de la otra gesta heroica de Liniers y la victoriosa batalla de Lepanto.

Reina y Madre de la Nación Argentina:

De hoy en mas depositamos en tus manos nuestros cuerpos y nuestras almas nuestra juventud y nuestra garra criolla, nuestra vida y nuestra muerte, para que dispongas de ellas lo que mejor convenga.

Te consagramos también desde hoy estas Islas Malvinas Argentinas pidiéndote que alejes para siempre todo signo de pecado, de error y de herejía aquí existente. Queremos que –como en el continente – seas honrada con la devoción que mas te agrada: el Santo Rosario, porque solamente así mostraremos al mundo que somos una Nación invencible.

Finalmente, a partir de este momento te reconocemos como comandante en jefe espiritual de nuestros hombres en tierra, mar y aire, y desde lo profundo de nuestro corazón de argentinos damos respuesta a la voz que nos dice:

– A la Virgen del Rosario Subordinación y valor

– Para servir a Dios y la Patria

Seineldin -PPR-MIN

“Jesús, María, Os amo, Salvad las almas”

¡NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO,
SÁLVANOS!


Allí, en el frío suelo de nuestras queridas Islas Malvinas quedó enterrado aquel rosario que prometiste volver a buscar turco querido, y que por designios del Creador no pudo ser.

Capítulo aparte merece tu actuación para devolver a nuestro querido ejército su espíritu Sanmartiniano.

Tuve la suerte y el honor de cumplir mi servicio militar obligatorio con superiores que combatieron con honor y con otros que aún sin haber estado en las Islas tenían la llama viva y así nos la transmitieron. Mi humilde reconocimiento a los entonces Tte.Cnel. Abel Fernando Dalbó, Sargento Pintos, Cabo 1º Alvarez, Tte. Rafael Alejandro Ortiz, Tte. Pedro Rebelato, Sargento Cayo, Sub. Ppal. Polanco, Tte. Eugenio Bruni y tantos que la memoria, en una mala jugada, hace no poder recordar sus nombres. Todos pertenecientes en aquellos años al Glorioso Batallón Logístico 9 que tanto hizo, desde su asiento en Comodoro Rivadavia y también presente en las Islas, por la recuperación de nuestras Malvinas.

Para ir cerrando el presente homenaje, algunas frases de este patriota que hoy debe estar presente en cada uno de los argentinos de bien:

  • “En el peligro el superior siempre adelante y el subalterno siempre
    atrás, en cambio en las actividades de bienestar, el subalterno adelante y el superior atrás”.
  • “En Malvinas no existieron los “niños de la guerra”. Todo los que pelearon eran verdaderos HOMBRES!”.
  • “Mientras haya tan solo un grupo de Argentinos, que resistan a ser conquistados, la patria vive”.

Mi querido Coronel, aplica en un ciento por ciento la frase de Emilio Villarino del Batallón 5 que reza:

“La gloria pertenece al hombre que está en realidad en la arena de la lucha, cuya cara está manchada por polvo, sudor y sangre… quien conoce del gran entusiasmo, de la gran devoción y quien se consume en una causa valerosa… quien al final, en lo mejor, conoce el triunfo de haber llegado, y en lo peor, falla sin importarle demasiado. Así, su lugar nunca estará con aquellas almas frías y tímidas que no conocen ni la victoria ni la derrota”.

Nuestro gran Pro-hombre murió el 2 de septiembre de 2009, de un ataque cardíaco a los 75 años. La ministro de Defensa de Argentina, la ex terrorista Nilda Garré, prohibió que reciba los honores de militar atento a su jerarquía.

Cierro esta nota con las palabras con las que cerrábamos nuestro contacto epistolar:

“Dios y Patria o Muerte”.

Illâl liqâ rais… Hasta el reencuentro! In Shâ Allâh…

Por Moro

©2018-paginasarabes®

Carlos Salim Balaá (Carlitos Balá) – La risa con ascendencia libanesa

Carlitos Balá es el nombre artístico de Carlos Salim Balaá, nacido el 13 de agosto de 1925 en Buenos Aires, un actor cómico argentino famoso por su dedicación al entretenimiento de los niños. Realizó destacados espectáculos en televisión, cine, circo, y teatro además de una vasta carrera discográfica dedicada especialmente a los  niños.

Infancia y juventud

Carlos Salim Balaá, descendiente de inmigrantes libaneses, nació en Buenos Aires en 1925, en el barrio de Chacarita. Su padre fue Mustafá Balaá, de origen libanés, nacido a fines del siglo XIX en Beirut, de profesión comerciante, llegó a  Argentina como todos los inmigrantes, buscando nuevas oportunidades. Era propietario de una carnicería en el barrio de Chacarita , ciudad de Buenos Aires. Allí nacieron sus hijos y su madre, Juana Boglich descendiente de croatas. Tercer hijo del matrimonio, Carlitos Balá desde pequeño mostró grandes cualidades de artista. Improvisaba teatros con cajones de manzanas del comercio de su padre, y recortaba figuras de personas de revistas, para componer al público y actores.

Mustafá Balaá

Sus raíces libanesas se ven reflejadas en la capacidad de relacionarse con las personas desde el humor. Su padre dejó en él como legado el “don” de buen vendedor así como una infancia llena de costumbres aromas y sabores del país de los Cedros.

En sus inicios y a modo de práctica, realizaba monólogos y hacía chistes a los pasajeros de la línea de colectivos 39 (transporte público de Buenos Aires), que le permitió relacionarse con el público y adquirir experiencia.

En su juventud, fue ayudante en la tienda de su padre, y desde los 18 años se desempeñó como peón de imprenta, repartidor y administrador. En una fiesta conoció a Martha, quien es la mujer que lo acompaña hasta el día de hoy. Uno de sus amigos, Isaías, junto con su pareja: Morena Galé, una vedette de la época, le propusieron a Balá hacer una prueba para poder actuar, la cual aceptó. Tras realizar la prueba (actualmente llamadas castings) en Radio Splendid frente a Délfor Amaranto, lo integró en su equipo y lo reservó en 1955 para La revista Dislocada, con Jorge Porcel y Mario Sapag, y luego realizó giras por el interior del país.

Marta, el amor de su vida

 Nos conocimos en un casamiento hace sesenta años y nunca más nos separamos. Recuerdo que había como quinientos invitados y apenas la vi le dije a mi amigo: “Mirá qué linda chica”. La saqué a bailar y después me ofrecí a acompañarla a su casa. Vivía en Boedo. “Yo te llevo”, le dije, y así fue: ¡la llevé en colectivo! [Se ríe]. Eran las cuatro de la mañana y para sacarle una sonrisa me puse a vender una lapicera en el colectivo. Después me animé a hacerle un chiste y a pesar de la hora, ella se rió. Ahí supe que era mía. Por eso siempre digo que gracias al humor, conquisté a la mujer de mi vida.

-Nos conocemos de memoria. Así como es de exigente, Martha también me da todos los gustos. Por ejemplo, me cocina todo lo que quiero: empanadas de choclo, empanadas de pollo y sopa de sémola para que yo crezca fuerte y lindo.

-Nos llevamos muy bien, preparándome para la fiesta de los 100. Ya tengo reservada la botella de champagne y todo. No le tengo miedo a la muerte, en realidad me inquieta lo que me espera después. Y no creo que Dios sea tan injusto para mandarme al infierno, ¿no?

Su nombre

El propio Balá cuenta que su primer nombre artístico fue «Carlitos Valdéz», con el que ganó un concurso de imitaciones y ruidos en la radio, pero que lo cambió por «Carlitos Balá», recuperando el sonido de su propio apellido, cuando su padre, luego de haber escuchado el concurso, no se enteró de que su hijo había ganado.

Comienzos

Tras un desacuerdo con Délfor en 1958, integró un famoso trío cómico junto a Jorge Marchesini y Alberto Locati y protagonizaron Los tres…, por Radio El Mundo, con la locución del periodista Antonio Carrizo. Luego de su éxito, el trío adquirió una gran popularidad y participó en El show de Andy Russell. Luego protagonizaron ¡Qué plato!, y estuvieron juntos hasta 1960.

Posteriormente de haber celebrado varios éxitos con el mencionado grupo, cada uno inició su propia carrera de forma individual, logrando Balá afirmarse sólidamente en el espectáculo, convirtiéndose en una figura de permanente presencia en los medios, aún hasta el día de la fecha -si bien con no tanta regularidad- continúa realizando espectáculos y desplegando un humor sano y muy gracioso, que hace especialmente feliz a los niños y a quienes -no siendo tan niños- lo recuerdan por sus programas infantiles tan seguidos en épocas de sus respectivas infancias.

Carlitos Balá y Javier Portales

Comienza a participar en “La Telekermese Musical” en Canal 7, y también le ofrecieron ser Joe Bazooka y participó en “El show de Antonio Prieto” y en “El show de Paulette Christian”, y con su personaje de Jacobo Gómez participó en Radio Splendid. En 1962 participa en “Telecómicos”, por Canal 9 y en “Calle Corrientes”, por Canal 7 y también debutó en “El show super 9”, con Mirtha Legrand y Duilio Marzio. En 1963 debutó en la obra teatral “Canuto Cañete, Conscripto del Siete”, donde se convirtió en uno de los mejores cómicos de ese año, y por su gran éxito en Canal 9 lo contratan para que conduzca su propio ciclo “Balamicina”. A fines de 1963 filma la película “Canuto Cañete, conscripto del siete”. En 1964 es contratado por Canal 13 para protagonizar “El soldado Balá”, y comienza una larga carrera televisiva durante la década del “60 y 70″: “El flequillo de Balá”, “El clan de Balá”, donde actuó junto a Adolfo Linvel y Blanca del Prado, “Sábados circulares”, de Nicolás Mancera, “Balabasadas”, “El circus show de Carlitos Balá”, “El circo mágico de Carlitos Balá”, y “El show de Carlitos Balá”.

Su carrera cinematográfica continuó con el gran éxito de “Canuto Cañete”, donde se estrenaron diferentes versiones. Participó en 18 películas hasta la fecha, entre ellas se encuentran “Canuto Cañete y los 40 ladrones”, “¡Esto es alegría!”, “Brigada en acción”, “El tío Disparate”, “¡Qué linda es mi familia!”, entre otras.

En 1979 es contratado para protagonizar “El show de Carlitos Balá”, de Enrique Acosta, por ATC. Luego realiza varias giras por el interior con el circo. En 1987, Roberto Fontana lo contrata para participar en “Sábados de la bondad”. Luego es nuevamente convocado por ATC. Ese mismo año regresa “El show de Carlitos Balá”, que gana un Martín Fierro como mejor programa infantil., en 1988 el programa pasa a Canal 2. Ese mismo año realiza su última aparición cinematográfica hasta la fecha en “Tres alegres fugitivos”, de Enrique Dawi. En 1990 ATC produce con Carlitos Balá y la troupe de Margarito Tereré un programa que duró poco tiempo en el aire. En 1995 Carlitos Balá protagoniza “A jugar con Teddy y Carlitos Balá”. Después participa en ciclos como “Son de diez” y “Como vos y yo”, por canal 13.

Actualmente realiza giras por el interior con su circo. En 2009 acompañó a Piñón Fijo en su show.

El 10 de Abril de 2017  en la Legislatura Porteña  fue distinguido con la mención de Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

Sin lugar a dudas, un ícono de la infancia de muchos argentinos. Personajes como Joe Bazooka, Petronilo, el paseador del perro Anguetto, Canuto Cañete entre otros. La pregunta infaltable ¿qué gusto tiene la sal?, o el logro de que miles de niños dejaran el chupete, quedarán en el recuerdo de todos. El hombre que veía cuatro películas diarias de Chaplin, hacía reír a grandes y chicos, el que hacía cantar sus canciones se siente agradecido por su carrera y trayectoria a través de tantos años, de tantas generaciones de niños. –“Soy un tipo feliz haciendo reír a la gente”.

Con información de Historia y biografías

©2018-paginasarabes®