Archivo de la categoría: Activismo

Venid, benditos de mi Padre – Sor Emmanuelle

Madeleine Cinquin nació en Bruselas, Bélgica, en 1908 en el seno de una familia acomodada. Su padre era francés, su madre belga, pero tras una vida de casi cien años, ¡murió con triple nacionalidad: ¡belga, francesa y egipcia!

A la edad de seis años vio como su padre moría ahogado accidentalmente: este hecho supuso un enorme choque para ella y, posteriormente, dijo que, en su inconsciente su vocación religiosa nació aquel día tan triste. Pronunció sus votos en 1931 en la congregación de Nuestra Señora de Sión y eligió el nombre de Sor Emmanuelle.

Sor Emmanuelle enseñó la filosofía durante mucho tiempo en Turquía, en Túnez y en Egipto. Hubiera preferido ocuparse de los pobres que se encontraba en esos países, pero cuando lo solicitaba se lo denegaban, de modo que hubo de continuar con su trabajo de profesora de jóvenes de familias acomodadas. Le parecían superficiales y fue en Egipto donde por fin pudo empezar a ocuparse de las chicas jóvenes del barrio de Bacos, en Alejandría. Ahí fue donde se quedó prendada de Egipto, ese gran país tan hermoso.

Al llegar a la edad de la jubilación fue a instalarse a uno de los barrios de chabolas más pobres del Cairo, Ezbet-Al-Najl, en el seno de la comunidad de mayoría copta, los zabbalines, los “traperos del Cairo”; las estrechas callejuelas estaban jalonadas de montones de desperdicios, había carretas de madera tiradas por burros, los camiones estaban llenos a reventar de basura, y los traperos de todas las edades portaban grandes sacos a la espalda. Allí iba a poder llevar a cabo lo que deseaba hacer desde hacía tanto tiempo: establecer una comunidad, iniciar proyectos relacionados con la salud (dispensarios), la educación (escuelas, jardines de infancia), y la protección social para mejorar las condiciones de vida de los más pobres de entre los pobres.


Incansablemente, siguió con su actividad en otros barrios y creó refugios para permitir que las familias tuvieran un alojamiento lejos de los lugares en los que se separa la basura. Su carisma personal le permitió recolectar donaciones y hasta que se hicieran actos políticos a favor de las familias a las que ayudaba.

Con 85 años y a petición de su congregación, tuvo que abandonar Egipto. Pero desde Francia ha seguido luchando para que el mundo sea un lugar más solidario. Hasta que se le agotaron las últimas fuerzas puso toda su energía en escribir libros, dar conferencias, participar en programas de radio y de televisión para sensibilizar y conseguir que el público se comprometa. Su grito, “Yala”, se ha hecho famoso.

“Tenemos el deber de buscar a través de los acontecimientos más terribles, a través del cielo más negro, ese trocito azul del cielo. Siempre hay, en un cielo de tormenta, una pequeña claridad. Imponte la regla de mirar la parte luminosa de todo”. Esta frase de Sor Emmanuelle tiene su eco en un libro de Marie-Hélène Mathieu titulado “Más vale encender una lámpara que maldecir la oscuridad”.

En nuestras comunidades, sea cual sea nuestro entorno económico, compartimos todos el mismo gozo, el gozo del que queremos ser mensajeros. Sor Emmanuelle tenía el corazón siempre lleno de gozo, y le habría gustado todo lo que se dice en nuestra Carta, este párrafo en especial: “Las comunidades de todo el mundo forman una gran familia internacional. En todas las provincias, en todos los países, compartimos las penas, los sufrimientos y las alegrías los unos de los otros. Su solidaridad se expresa a través de una ayuda financiera para la vida de Fe y Luz, pero también a través del compartir sus dones específicos, la sabiduría de su experiencia, la amistad y su fidelidad en la oración. Miembros de una misma familia, las Comunidades tienen empeño en vivir en la unidad y en el amor.” (Carta III. 4).

Sor Emmanuelle

La Alegría del Evangelio
El todo es superior a la parte (N°237)

La Buena Noticia es la alegría de un Padre que no quiere que se pierda ninguno de sus pequeñitos. Así brota la alegría en el Buen Pastor que encuentra la oveja perdida y la reintegra a su rebaño. El Evangelio es levadura que fermenta toda la masa y ciudad que brilla en lo alto del monte iluminando a todos los pueblos. El Evangelio tiene un criterio de totalidad que le es inherente: no termina de ser Buena Noticia hasta que no es anunciado a todos, hasta que no fecunda y sana todas las dimensiones del hombre, y hasta que no integra a todos los hombres en la mesa del Reino. El todo es superior a la parte.

A ella le gustaba decir la expresión árabe “Yala”, una manera alegre de decir “¡vamos!”. A la imagen de Sor Emmanuelle, estamos llamados a comunicar nuestro gozo a todos, a aliviar su sufrimiento, empezando por los más pequeños. Jesús nos dice en el Evangelio: “Cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis”. Vamos a revivir ese pasaje del Evangelio para interiorizar mejor la palabra de Jesús.




Revivir el Evangelio

Venid, benditos de mi Padre (Mateo 25: 34-40)

Personajes: Jesús, 5 justos, el extranjero, un hombre sediento, el hombre de la manta.

Jesús está en el centro de la habitación y a su derecha los cinco justos.

  • Jesús llama a los justos: Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
    Los justos se acercan y Jesús les abraza.
    Jesús se dirige al primer justo: Tuve hambre, y me diste de comer.
    Luego le abraza.
  • El justo: ¿Cuándo te he dado de comer?
    El extranjero se acerca. Como en un flash back, Jesús cuenta:
  • Jesús: Un extranjero que había hecho un largo camino a pie y no tenía nada que comer llamó a tu puerta.
  • El extranjero: Tengo hambre, ¿puedes darme un pan?
  • El justo: Ten, amigo mío, toma dos.
  • Jesús se dirige al segundo justo: Tuve sed, y me diste de beber. Luego le abraza.
  • El justo: ¿Cuándo te he dado de beber?
    El hombre sediento se acerca.
    Jesús: Tras una larga caminata bajo un sol abrasador, un hombre sediento fue a llamar a tu puerta.
  • El hombre: Tengo sed, ¿puedes darme de beber?
  • El justo: Entra, amigo mío, tengo un hermoso cántaro con agua fresca para ti.
  • Jesús se dirige al tercer justo: Estaba desnudo y me has vestido. Luego lo abraza.
  • El justo: ¿Cuándo te he vestido?
    El hombre envuelto con una manta se acerca.
  • Jesús: Un hombre al que habían atacado en un camino los bandidos le quitaron todo, incluso la ropa, y llamó a tu puerta.
  • El justo: Entra, amigo mío, tengo ropa para ti.
    Se repite la misma escena con el enfermo, el prisionero…
  • Jesús se dirige a todos: En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.

Con información de Fe y Luz internacional

©2018-paginasarabes®

Jackie Salloum: Palestina y sus ritmos de resistencia

Slingshot Hip Hop

La directora Jackie Salloum dice que los jóvenes deberían recurrir al arte para expresar su desacuerdo.

Jackie Reem Salloum, una directora de cine y activista, ha sido una de las personas clave en el movimiento para aumentar el interés mundial en el arte palestino.

Nacida de padres palestinos y sirios en Dearborn, Michigan, su obra de arte fue influenciada por sus experiencias como una mujer joven en la diáspora árabe.

Durante su adolescencia, estudió en la renombrada escuela de arte Steinhardt en la Universidad de Nueva York, donde aprendió a reinterpretar símbolos culturales tradicionales estadounidenses como máquinas de bolas de goma para incluir referencias a figuras revolucionarias como Musa Kazim Pasha al-Husseini, un alcalde de Jerusalén que fue expulsado en la década de 1920 por su oposición a las políticas pro-judías británicas.

El planeta de los árabes

En 2005, Salloum presentó El planeta de los árabes , una película de nueve minutos sobre cómo se retrata a los árabes en los medios de comunicación, en el Festival de Cine de Sundance.

Sin embargo, Salloum no encontraría aclamación crítica hasta su última película, Slingshot Hip Hop, que se exhibió en el Festival de Cine de Palestina de Toronto.

En el documental de 80 minutos, Salloum describe las vidas y el arte de los artistas de hip-hop palestinos que viven bajo la ocupación israelí. Grupos como el DAM de los empobrecidos ghettos de Lyd en Palestina ocupada y las relaciones públicas de Gaza infunden energía en resistencia cultural.

Al Jazeera se encontró con Salloum en Toronto, donde habló sobre su arte y su película, y sobre algunos de los obstáculos con los que ha tropezado a lo largo de los años.


¿Por qué consideras que tu película es una forma de resistencia?

Cualquier árabe que esté realizando un trabajo que desafíe los estereotipos y las políticas estatales / extranjeras o cree un trabajo que refleje nuestra cultura e historia está representando resistencia.

La película continúa mostrándose en festivales de todo el mundo, donde muchas personas ven imágenes de Palestina y los palestinos por primera vez.

Los raperos que aparecen en la película están abriendo una ventana a la vida palestina a su manera. La película es también una herramienta educativa. Se usa en los currículos de muchas escuelas secundarias y universidades de todo Estados Unidos.

Los estudiantes de áreas como Brooklyn, que son predominantemente negros, latinos y chicanos, están siendo inspirados por la lucha de los palestinos.

Están encontrando conexiones entre sus propias luchas, y las historias contadas sobre la vida en la Palestina ocupada y el Apartheid israelí en las letras de los raperos palestinos.

Los estudiantes de América incluso han escrito canciones de hip-hop en honor a los raperos en Palestina utilizando una mezcla de música árabe y estadounidense. Esas son algunas de las formas en que la película funciona como una forma de resistencia.

Slingshot Hip Hop
¿Qué obstáculos enfrentaste al hacer Slingshot Hip Hop?

Cuando estaba tratando de recaudar dinero para el proyecto, siempre tenía que reafirmar el hecho de que la película trata sobre el movimiento de hip-hop palestino.

La mayoría de la gente supondría que mi película trataba sobre israelíes y palestinos que se unen a través del hip-hop, y cuando se dieron cuenta de que se trataba solo de los palestinos, perderían interés.

Eventualmente, me quedé sin dinero y tuve que regresar a casa con mis padres y trabajar en la heladería familiar. Recolectaba durante el día, editaba por la noche y sacaba todos los beneficios de la heladería.

Por eso, al final de la película, leerás “Producciones de Buza fresca (helados en árabe)”, en homenaje a ellas.

Sin ellos y sin el apoyo de la comunidad y otros artistas, no habría habido fondos para la película.

También enfrenté barreras para filmar la película en la Palestina ocupada por trabas del gobierno israelí. Como árabe-estadounidense, pasar por el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv siempre es una experiencia desafiante y entrar en Gaza es aún más difícil.

Esto es especialmente cierto cuando saben que tu origen es palestino. Siempre me detuvieron e interrogaron, algunas veces durante más de siete horas.

El estrés vino de no saber si se me permitiría entrar; Tengo muchos amigos árabes a quienes se les negó la entrada. Una vez, las autoridades israelíes rompieron mi cámara antes de devolvérmela, y desde entonces, no llevo ninguna de mis cintas o equipo cuando viajo.

No creo que me tengan miedo. Simplemente no quieren que su imagen se empañe. En ese sentido, Israel ve todas las cámaras como una amenaza. En los Estados Unidos, por ejemplo, la imagen de Israel está muy controlada.

Nunca escuchamos ninguna crítica de las políticas israelíes. Incluso cuando civiles civiles como Rachel Corrie fueron asesinados por un bulldozer israelí, las acciones de Israel se justifican en los medios como parte de su lucha contra los llamados terroristas en Gaza.


¿Cuál es la relación entre los raperos palestinos e israelíes?

No quería hacer una película sobre israelíes y palestinos que se unieran a través del rap porque esa no era la realidad de la escena hip-hop allí.

No hay mucha colaboración entre raperos palestinos e israelíes. El artista de hip-hop israelí más popular es un sionista de derecha cuya audiencia llama a la muerte a los árabes en sus shows.

Los raperos palestinos y sus audiencias nunca abogan por el asesinato de israelíes o judíos.

Hay algunos raperos israelíes progresistas y que apoyan al hip hop palestino, que trabajan en proyectos de colaboración con DAM y otros raperos árabes israelíes.

Sin embargo, eso no refleja la escena predominante del hip-hop israelí.

¿Ha pedido a las mujeres árabes que se involucren más en las artes?

Siempre es importante escuchar las voces de las mujeres en todas partes.

Ya es difícil para la mayoría de los jóvenes árabes, ya sean hombres o mujeres, decirles a sus familias que quieren entrar en las artes.

Esta realidad se agrava más para las mujeres, que tienen que desafiar las ideas que quieren mantenerlas en casa para cocinar y limpiar. Cuando les dije a mis padres que quería especializarme en arte, me dijeron “no seas farmacéutico ni bibliotecario”.

Así que me comprometí un poco por ellos al especializarme en diseño gráfico, y lo apoyaron. Pero seguí haciendo arte y cuando vieron los efectos que tuvo y la cobertura de los medios se volvieron muy solidarios y trataron de convencer a otros padres árabes para que les dijeran a sus hijos que se convirtieran en artistas, cineastas y músicos.

Abeer, una artista palestina presentada en la película, tuvo que luchar contra las amenazas de sus primos para subir al escenario y cantar. Ella tenía que hacer la mayor parte en secreto.

A pesar de eso, ella siguió haciendo lo que más le gustaba, que es hacer música.

Desde la proyección de la película en Jordania, Líbano y Palestina, e incluso en Estados Unidos, las jóvenes han inundado a Abeer con correos electrónicos que muestran su apoyo y aprecio por el trabajo que está haciendo.

Muchos de ellos dijeron que enfrentaban obstáculos similares en casa. Abeer también ha recibido mucho apoyo de los raperos palestinos que se han negado a dejarla sin trabajo, y han criticado a las sociedades árabes por su trato hacia las mujeres.

Quiero que las personas en el mundo árabe vean a mujeres jóvenes como Abeer y la banda Arapeyat y se den cuenta de que el hip-hop no es como la música pop recubierta de caramelo que está saliendo predominantemente de Estados Unidos y el mundo árabe.

¿Cuáles son algunos de los descubrimientos más sorprendentes que hiciste sobre Palestina durante la película?

Para mí, siempre he tenido una familia que ha vivido en Cisjordania, así que estoy muy familiarizado con la vida bajo la ocupación.

Mi única interacción con los israelíes había sido en los puestos de control y aeropuertos, o cuando están en sus tanques o torres de francotiradores. La película, sin embargo, me presentó a los palestinos que viven en las tierras ocupadas por Israel desde 1948.

Inmediatamente me sorprendió la cantidad de discriminación y opresión que estas personas enfrentaron viviendo en Israel, a pesar de tener la ciudadanía israelí.

En particular, me sorprendió el nivel de asimilación al que estaban sujetos los palestinos. Algunas de las personas más jóvenes que conocí estaban confundidas acerca de su identidad palestina, y no sabrían cómo identificarse.

Todo esto sirve para abrir una brecha entre una gente ocupada. Fue difícil ver a los palestinos que vivían en Cisjordania, Israel y Gaza sin poder ir a visitarse.

El hip-hop sirvió como un punto de unión para estos jóvenes palestinos.


¿Qué podemos esperar de tu próximo proyecto?

Dado que la película tardó casi cinco años en lograrse, quiero dedicar algo de tiempo a lograr que Slingshot Hip Hop sea tan exitoso como ahora que ya no existe.

Pero eventualmente, quiero trabajar en hacer videos musicales para artistas árabes. Incluso si se trata de música pop, creo que puedo usar esos tres minutos para poner una historia en la canción.

Quiero hacer algo diferente a las velas, el agua y las fórmulas femeninas que dominan nuestras pantallas en estos días.


Planet of the Arabs es un cortometraje experimental que trata la representación negativa que hace Hollywood de los árabes y los musulmanes durante décadas. Fue inspirada por el libro “Reel Bad Arabs” del Dr. Jack Shaheen. De 1000 películas con personajes árabes y musulmanes (desde 1896 a 2000), únicamente 12 tenían un caracterización positiva, 52 eran neutras y más de 900 eran negativas.

Premios: Cinematexas Film Festival .


Jacqueline Reem Salloum

Jacqueline Reem Salloum es una artista y cineasta con sede en Nueva York. Basándose en sus raíces palestinas y sirias, su trabajo infundido de pop se centra en desafiar los estereotipos de los árabes en los medios. Ha dirigido varios cortometrajes sobre este tema, incluido Planet of the Arabes , que recibió el International Editing Award en el CinemaTexas Film Festival 2005 y fue una selección oficial del 05 Sundance Film Festival.

Después de recibir su MFA de la Universidad de Nueva York, Salloum comenzó a dirigir su primer largometraje documental Slingshot Hip Hop . Luego de cinco años en la realización, hizo su estreno en el Festival de Cine Sundance 2008-Competencia de Documentales. El trabajo de Salloum también es la base de un programa de educación para jóvenes en Palestina, y frecuentemente habla en universidades y da conferencias a nivel internacional.


Con información de Al Jazeera , Centro de Estudios de Palestina y Muestra de Cine Palestino.

©2018-paginasarabes®

Palestina, la cuna de Cristo

“Cheikh Munis no es el nombre de un santo, ni de un príncipe feudal, ni de un emir del petróleo. No es más que parte del nombre de un pueblo palestino cuyos habitantes fueron expulsados y sus casas destruidas como sucedió con cientos de pueblos similares. Sobre sus ruinas se establecieron colonias sionistas después de la guerra de 1948. Sobre la tierra de Cheikh Munis se alza la Universidad de Tel-Aviv “Faro de la civilización colonial en el Oriente desconocido, bárbaro y desértico” como les gusta a decir a ellos. … Al señalar con el dedo las ruinas del pueblo de Cheikh Munis y las de sus olivares, (que continúan, pese a todo, dando frutos todavía en los patios de la Universidad de Tel-Aviv), lo que hacemos es poner al descubierto las raíces del conflicto entre el movimiento sionista y el pueblo palestino.”

Editorial del periódico de los estudiantes árabes de la Universidad de Tel-Aviv, que fue construida sobre las ruinas del pueblo palestino de Cheikh Munis. Junio 1976.


Las fiestas de Navidad están bañadas por la sangre de los y las mártires del pueblo palestino porque el gobierno de Israel no le deja vivir en paz. El pueblo palestino ama a su patria y aspira a la paz y a la justicia en su tierra. No hay ningún palestino o palestina que, respondiendo a sus raíces históricas, culturales, religiosas, sociales y políticas, no haya defendido su mundo natural frente a la colonización, poniendo por delante una rama de olivo igual que las que crecen en la antigua Cheikh Munis, hoy Universidad de Tel Aviv.

Palestina es la cuna del cristianismo, pero los cristianos no se encuentran a salvo de las consecuencias de las guerras que practica el imperio y su protegido el sionismo. Por desgracia la mayoría de los cristianos palestinos ya no viven en Palestina, porque fueron condenados a refugiarse en otros países desde 1930 aproximadamente, y la población palestina que ha quedado sufre el racismo, el colonialismo y la represión, no sólo en su propia carne, también en sus lugares sagrados, los más importantes en la historia del cristianismo, Belén, Jerusalén, Nazaret, …

La vida de los cristianos palestinos se vio enfrentada en Jerusalén a constantes persecuciones económicas, sociales y religiosas que llegaron a afectar tan profundamente a la comunidad que en parte se vio obligada a refugiarse en otros países.

Según un estudio de Bernard Sabila, miembro del Consejo Nacional Legislativo Palestino y profesor de sociología en la Universidad de Belén, el número de cristianos va en retroceso continuo desde el siglo XIX: en 1894, la población cristiana de Palestina era el 13,3% del total de sus habitantes, pero en 1948 tan sólo quedaban el 7,6 % . Los palestinos cristianos que buscaron refugio lo hicieron en América Latina, América del Norte, Australia, … la mayor colonia se constituyó en Chile.

El número de refugiados creció de manera exponencial debido a las arremetidas represivas sionistas que formaban parte de su racismo, a la inseguridad que imprimían, a los daños económicos que causaban, al cerco a Gaza, al muro ilegal, a los asentamientos, a los continuos crímenes…


En la actualidad viven unos 47.000 cristianos entre Cisjordania y Gaza y las tierras del 48. En Gaza hay aproximadamente 3.000. En Jerusalén casi desaparecen por la política israelí de ocupación, y aún quedan 14 iglesias cristianas.

El arzobispo Atala Hana, de la iglesia cristiana ortodoxa dice: “Lo peor de ésta situación es el retroceso numérico de la población cristiana por la política de guerras constantes, el bloqueo israelí y el surgimiento del fundamentalismo islámico.”

En la guerra de 1948 había 117.000 cristianos que se repartían entre católicos romanos, ortodoxos, con la presencia de 15 iglesias, arameos y bizantinos. En Cisjordania la mayoría de los cristianos viven en Belén, Jerusalén, Ramalah, y los pueblos que quedan alrededor.

Mediante la persecución continua contra la población palestina después de la 1ª Intifada, el ente israelí impuso la prohibición del reagrupamiento familiar a ésta, con ello también limitaban los recursos para la reconstrucción de viviendas, aumentaron los impuestos, denegaron los permisos de residencia, entre otros a los sacerdotes, se emplearon a fondo en el muro de separación racial, suprimieron la libertad para la práctica de rituales religiosos, llevaron a cabo la intromisión continua y la represión en los lugares sagrados cristianos, los controles, y añadieron la expulsión de buena parte de la población cristiana de Belén, Hebrón, …

En éstas fechas navideñas miles de cristianos visitan sus lugares sagrados para celebrarlas, pero las autoridades de ocupación que desde entonces cierran el paso a cristianos de otras zonas, actualmente tan sólo permiten el paso a los mayores de 35 años.

Hemos contactado con una familia de cristianos ortodoxos de Gaza para que nos contasen cómo pasan estos días, y nos dicen que se reúnen las familias para cantar, para interpretar obras de teatro el día 24, y pasan la noche en las iglesias. Nos indican aquello por lo que más sufren, que es la negación de Israel para dejar pasar a Gaza a sus familiares.

Quienes se reúnen cenan juntos, se felicitan el año, hacen belenes, entregan los regalos a los niños, como se hace en cualquier parte del mundo, con una particularidad, el pueblo palestino no olvida a sus mártires caídos por la liberación de Palestina, y pone sus fotos en el árbol y en el belén.

En estos días en que el pueblo palestino celebra la paz en medio de la guerra desatada por el colonialismo sionista, hemos sabido que Israel ha bombardeado Gaza, ha condenado a cinco chicos a penas que van de 15 a 25 años tras secuestrarlos en sus casas de madrugada, y comprobamos cómo mantiene la presión informativa sobre el mundo a través de sus periódicos y restantes medios hablando de banalidades, conforme, siguiendo sus principios racistas, xenófobos y coloniales, deshace los Derechos Humanos.

Lector, no se olvide de Palestina, la cuna de Cristo, la de los olivos como los de Cheikh Munis.

Por R. Pedregal Casanova (2015/2016).


©2018-paginasarabes®