Archivo de la etiqueta: Activismo

Guerra, paz, poesía y reconciliación

Gerry Loose

Paz no es el opuesto de guerra. Empecemos por lo básico. La guerra es un virus que nunca erradicaremos por el uso de la fuerza o por el uso del lenguaje de la fuerza. ¿Cuál fuerza de las armas vencerá a la guerra? Claramente ninguna.

La paz no tiene necesidad de respuestas, dado que es el estado natural de todos nosotros. Donde vivimos armoniosamente, donde una madre alimenta a su bebé sin miedo, donde mujeres transitan caminos tranquilos.

La paz llega cayendo lentamente, como escribió el poeta W. B. Yeats; es otra forma de ser, un camino de paciencia, de compasión y sabiduría, de lento vivir, absolutamente distinto al ritmo y la furia y las instantáneas destrucciones de la guerra.

La poesía, y el lenguaje de la poesía, son un antídoto contra la guerra  –no necesariamente el único–, pero no obstante expresión de una asertiva y positiva fuerza que niega la posición de la guerra y el poder opresivo. Es un pensamiento de punta de diamante con total claridad de visión que paradójicamente se escabulle cuando lo examinamos muy de cerca. Es como algo sobre la periferia de la visión nocturna, que mirado de frente, desaparece. No contiene respuestas directas, pero su vitalidad, su vigor, sostienen un espejo ante la inhumanidad de la guerra y las serenidades de la paz y a aquellas pequeñas luchas diarias libres de las opresiones de los belicistas.

La mente de la poesía es la de un principiante. Como la lógica de un niño, hace y deshace preguntas inapropiadas. Por inapropiadas quiero decir preguntas que alcanzan el corazón de aquella lógica por la cual matar se normaliza. El póstumamente publicado Libro de las preguntas de Neruda, como ejemplo, voltea patas arriba nuestras aparentes verdades o a aquellas de nuestros políticos y líderes, de una manera simple y sabia que jóvenes y viejos tienen en común: “Cuán inmenso era el pulpo negro / que oscureció la paz del día?” exige respuestas a muchas preguntas que no habíamos pensado antes.

El papel de la poesía en la paz, entonces, no siempre es directo; a menudo nos permite ver, nos da tiempo para pensar, para investigar; y con aquella indagación poseemos la mente del principiante, con el cuestionar evitamos el pensamiento racional que nos ofrece  sólo soluciones binarias: la mentira que nos ofrecen: que debemos hacerle la guerra al terror, que tenemos que matar a otros por sus transgresiones percibidas.  No arreglas un problema con la mente que lo produjo.

Aquella poesía que le dice la verdad al poder es casi banal ahora, pero es una necesidad. ¿Quién más lo haría sino los poetas?; aunque no los poetas solos. En su Defensa de la Poesía, Shelley escribió que los “poetas son los legisladores no reconocidos del mundo”. Que poderosos y opresores escuchan las canciones y los versos de los poetas es claro cuando examinamos la cantidad de voces que varios regímenes a través del mundo tratan de silenciar con sentencias a prisión, tortura y muerte. Sus palabras son vistas como lo que son: una amenaza al status quo de militancia y despotismo.

Pienso en el poeta palestino Ashraf Fayadh, sentenciado a 8 años de prisión y a 1000 latigazos, a partir de falsas acusaciones de blasfemia en Arabia Saudita, su hogar, dado que el suyo propio ha sido saqueado en actos de guerra. “La poesía es poderosa contra la locura criminal de un estado desquiciado” escribió Margaret Randall sobre su caso. Pienso en otro poeta palestino, una mujer, Dareen Tatour, sentenciada a tres meses de prisión y ahora bajo arresto domiciliario. Su poema (Resiste, pueblo mío, resísteles) traducido al hebreo, fue leído como evidencia en su contra en una corte de Nazaret, donde fue acusada de “Incitación a la violencia contra el Estado”. 

Reflexionemos sobre otros poetas prisioneros en el mundo árabe: Wael Saad Eldien, Adel Labad, Abdulmajid al Zahrani; de mis propios amigos ahora en exilio en Escocia, desde sus propias tierras prisioneros y torturados por “llevar palabras” Ghazi Hussein, Iyad Alhiatly.

Dediquemos un momento a la verdad hablada por el nigeriano Chris Abani, tres veces encarcelado por sus palabras, y una vez en el corredor de la muerte.

Otro momento para el “poeta del pueblo” sudanés, Mahjoub Sharif, prisionero un total de 17 años.

La lista continúa, en el pasado como en el presente, prisioneros o asesinados: Wole Soyinka, Federico García Lorca, Osip Mandelstam, César Vallejo, Ismael Cerna, Armando Orozco Tovar, quienes abandonaron la lucha armada y decidieron promover el cambio social con su escritura: prisioneros muchas veces. No dudo que tú, querido lector, ya estás enfermo con esta lista, pero también podrías añadirte a ella.

¿Dónde entonces va la poesía después de los horrores? ¿Cómo hacen los poetas para trabajar contra estas fuerzas? Son los poetas quienes dan a la tierra su sal, he escuchado decir. Los poetas nos recuerdan los enigmas y bellezas de la existencia, las cosas que no pueden ser compradas o vendidas. Lo que demuestra una y otra vez, no menos por la ira que despierta, que hay otros caminos, que la vida es diversa, que vale la pena celebrar y que el miedo se expulsa con el amor. La poesía es celebratoria.

Hay un uso social para la poesía; oblicuo o directo, hecho por el buen público con aspiraciones culturales. La poesía tiene la energía para sanar. La poesía tiene paisajes enteros como letras, estrellas y hojas, juntas.

Por supuesto, soy un poeta, no un tonto. No creo que un poema derrote una bala; pero sí puede afectar el pensamiento del hombre cuyo dedo está sobre el gatillo. Más fácilmente no puede hacerse. He leído mi obra a las puertas de Faslane, hogar de la flota británica de armas nucleares submarinas.  Allí, entre multitudes, hay militares y policías que se detienen y escuchan. ¿Dónde podrían terminar mis palabras en sus cabezas? ¿Cuándo sus amadas se acerquen, temerosas de la oscuridad? He recorrido los sitios de prueba de armas atómicas de los desiertos de Estados Unidos, dejando semillas y sílabas-semillas de paz, y de nuevo, donde aquellas armas fueron usadas en Japón.  No es porque yo sea valiente (no lo soy) sino que soy humano y como todo aquel que he conocido, deploro la guerra y haré lo que esté en mi poder, como persona de paz, como poeta, para hablar contra ella y hacer que la gente se reúna, para actuar en reconciliación.

El activismo es también entonces una forma de poesía; es poesía o puede acompañar a la poesía. Pequeños actos de resistencia, como las canciones de Pussy Riot, como sentarse frente a los tanques y frente a las puertas de las fábricas de armas: estos son reflexivos actos poéticos. Desafían, pero no violentamente.

Este entonces es uno de los propósitos de la poesía al servicio de la humanidad pacífica: crear las condiciones del pensamiento por medio del cual no sólo la paz, sino posiblemente lo resultante, sino también pensamiento y compasión, justicia y reconciliación, puedan empezar.

La justicia tiene que suceder, pero la gracia empieza a través de la reflexión y el perdón. Como poetas sabemos entonces que tenemos que subvertir y las herramientas –las palabras son todo- aquello que tenemos para hacerlo. Es claro que nuestro lenguaje, no el lenguaje de la guerra o el despotismo y la opresión, sino nuestro léxico con su oblicua vista de mente de principiante podría funcionar hacia la reconciliación.

No hay nadie sino nosotros; y aquellos que trabajamos y aquellos que trabajan con nosotros son uno y lo mismo. Walt Whitman:

Reconciliación

Palabra que abarca todo, ¡bella como el cielo!
Más bella que la guerra y sus matanzas, que han de desaparecer absolutamente;
Que las manos de las hermanas Muerte y Noche, incesantemente lavando con suavidad una y otra vez, este mundo mancillado,
… pues mi enemigo está muerto —un hombre divino como yo está muerto—;
Miro donde yace, pálido y quieto, me acerco al ataúd;
me agacho y toco delicadamente con mis labios su rostro blanco en el ataúd.

(Hojas de hierba)

¿Cuál compasiva realidad? Una comprensión de que las guerras son entre hermanos y padres, a menudo llamadas guerras civiles, guerras que han devastado países a lo largo del mundo: Guatemala, Irlanda del Norte, Colombia, Nigeria, Ruanda, la antigua Yugoslavia. Sabemos que tenemos un suelo común con nuestros hermanos, nuestros padres. Nuestras madres y hermanas sufren al máximo.

Hay una paradoja aquí. La poesía de la guerra y del conflicto es algo a lo que la gente reacciona; la poesía que expresa el sufrimiento, expresa las emociones de la gente atrapada en la confusión, precisamente porque tal poesía puede traer sanación, puede ayudar a confortar a los oprimidos. Esto se consigue, no por palabras polémicas o marciales, sino por permitir al pensamiento y al tiempo y al sufrimiento de la experiencia entrar a sanar las heridas: Yo no estoy solo.  Con la fuerza de las palabras y mis camaradas y mis primos y hermanas, hay esperanza. Puede haber perdón y puede empezar el trabajo hacia la reconciliación. Conocemos el poder de los impotentes, el poder de la palabra sola.

Doy testimonio; la poesía puede permanecer a un lado del conflicto y hablar de amor: porque es aquel la sustancia de la poesía, lo que realmente da a la tierra su sal. Mi amiga Maud Sulter, poeta de Ghana y de herencia escocesa, cuando le pregunté qué tipo de poesía escribía, respondió: “Al final, sólo está la poesía de amor. Esa es la que yo escribo”.

Hablé de poesía sosteniendo un espejo ante el opresor. Interesante entonces, que en otras culturas, la poesía es parte de la sanación y de rituales de auto reconocimiento, hechos para vernos a nosotros mismos claramente y que otros puedan verse a sí mismos.  La palabra puede ser parte de elaborados o simples rituales concernientes a música y teatralidad, como en el caso de Pussy Galore, o el de las canciones sanadoras del pueblo Dine en Norteamérica. Cannupa Hanska Luger, un nativo americano nacido en Standing Rock, y un artista del corazón de la protesta contra los oleoductos de Dakota del Norte, ha concebido un espejo real, barato y fácil de ubicar en las manos de quienes protestan para mostrar a la policía militarizada en sus uniformes blindados con sus cañones de agua y balas plásticas y gas lacrimógeno, precisamente como se ven. Esto es lo que yo llamo la acción de la poesía: no violenta, imaginativa y creadora.

Pero encima de todo está la palabra que usamos. Las palabras de la poesía al final cargan más peso, más significado que las palabras de la diplomacia, que son las palabras comunes de resolución de conflictos y reconciliación. Las palabras de la poesía son las palabras que empleamos en nuestra jornada para describir la ternura, para definir la alegría y la placidez. Palabras para construir y complacer, no para desafiar y someter.

Diplomacia es conflicto sin armas. Nuestro vocabulario poético debería cargar lluvia en la tarde, limones en las bocas de las iguanas, paja en el viento del oeste, una bola rodando por la calle, un salmón nadando a contracorriente, un arrullo maternal. Nuestras canciones deben deleitar e iluminar, echar luz y luminiscencia, resplandeciendo con amor por el planeta y nuestras criaturas compañeras. Fue siempre aquel camino. En el principio era la palabra. Nuestros poemas deben encontrar su camino hacia el principio, la mente del principiante, y demostrar que existen caminos hacia adelante y hacia la reconciliación.

Cómo la poesía puede lograr aquello es múltiple y diverso, como las voces enraizadas de la canción, como las llamadas voces del movimiento global del poeta Sam Hamill, Poetas Contra la Guerra. Celebraciones como el espléndido Festival Internacional de Poesía de Medellín, a cargo del poeta Fernando Rendón. Hay muchas formas, como hay muchos poetas.

El poeta escocés Alan Jackson escribió una vez: “Glasgow está llena de poetas/tienen un metro de altura/y todos comen helado” (Parafraseo). Pero son los poetas quienes pueden, como los niños, mirar claramente, hacer simples, reflexivas preguntas más que aquellos que recorriendo las diplomáticas, normales y punitivas rutas hacia la justicia y la reconciliación nunca pensarán en preguntar: están cerrados en la binaria retórica de la oposición. Ondean banderas.

Es la poesía la que puede construir puentes, no muros. Es lo impensable que necesitamos pensar. Si la guerra no puede derrotar a la guerra, y si las acciones judiciales no pueden traer reconciliación, entonces puede ser, sólo puede ser, que el vigor y la íntegra honestidad de la poesía puedan ayudar.

Nosotros, los hacedores de poesía, estamos obligados por moralidad y por tradición a brindar ayuda. Ofrecer palabras que reemplazarán las palabras cansadas que ha habido, para rehacer el mundo en modos nuevamente nombrados; para crear los nuevos mitos de la equidad y la reconciliación. ¿Quién sabe quién puede oír? ¿Quién sabe qué pueden ser los frutos de nuestras canciones?


Gerry Loose es un poeta y activista cuya obra a menudo se encuentra inscrita en parques, jardines, hospitales y otros espacios al aire libre, así como también en galerías y en muchas publicaciones impresas, catálogos y libros.  Sus más recientes libros son: Falla geológica, y Un almanaque de robledos. Otros títulos incluyen: Aquella persona misma –registro poético de un tour a pie por sitios de pruebas nucleares en Estados Unidos, así como en Hiroshima y Nagasaki e Impreso sobre agua, nuevos y selectos poemas. Sus premios incluyen: Hermann Kesten Stipendium, Kone Foundation, Creative Sclotand y la Beca de investigación Robert Louis Stevenson. Es miembro del Pen escocés y fundador y primer director del Centro de Escritores de Escocia.

Ha tenido residencias en varios Jardines Botánicos, incluyendo los Jardines Botánicos de Glasgow y El jardín de las plantas, en Montpellier. Un ejemplo creciente de su escritura-terrestre puede encontrarse en Mynamaki, Finlandia.

Él no hace distinción alguna entre su producción poética y su arma política anti-nuclear, activismo contra la guerra.  Vive en una pequeña isla retirada de la costa oeste de Escocia, cerca de Faslane, sede base de armas nucleares submarinas británicas.


Por Gerry Loose
Con información de Prometeo

©2017-paginasarabes®

Almendros en flor deslumbran en Marruecos…

Almendros en flor de Sidi Amjoune Rislane Marruecos ©bagonja
Almendros en flor de Sidi Amjoune Rislane Marruecos ©bagonja

Recuperamos un poema de Miguel Hernández para homenajear a estos árboles y conocemos a Bara del sur de Marruecos y a Akmed Khalifa, natural de Tetuán aunque vive en Málaga.

«Quiero ir cuanto antes por ahí;  ya estarán los almendros de nuestros campos resplandecientes…
Por este tiempo íbamos Sijé y yo el año pasado a verlos juntos,
por este tiempo corría yo por la sierra de un lado a otro tirando piedras
y bañándome en los barrancos y ahora estoy a esta máquina de escribir que se ríe de mí».

Con este poema de Miguel Hernández homenajeamos al árbol del almendro, prólogo de la primavera que viene de la mano de febrero y que su explosión en flor nunca deja indiferente a nadie.

La música árabe quizás les ha desconcertado… Y no les culpo. Pero es que no vamos a hablar solo de los almendros, también hablamos de Marruecos. Resulta que hay una pequeña localidad del sur de este país, de unos cinco mil habitantes que se llama Tafraoute. Y sin duda se mantiene en la retina de sus visitantes en esta época por los almendros en flor contrastando con los colores ocres y rojizos de sus montañas y viviendas.

En este viaje organizado por Universos Paralelos, el autobús en el que vemos cruzar paisajes agrícolas llenos de colorido, y luego recorre una sinuosa carretera por la sierra con muchos matices. Mientras vemos por la ventana pequeños poblados bereberes camuflados con el color ocre del paisaje, nos acercamos a Tafraoute. Nuestro guía se llama Bara y nos cuenta que en los próximos días se celebra aquí el festival del Almendro.

Bara trabaja en su empresa familiar Suerte Loca Merzouga, y nos explica que son las cooperativas quienes hacen los productos basados sobre todo en el argán.

Nos bajamos para pasear por la ciudad, pero no estamos solos… para esta celebración llena de música, productos típicos, se trasladan personas de ciudades de los alrededores, cuyos orígenes están en Tafraoute.

En España, según los datos más actualizados de 2011, hay más de 766.000 personas de origen marroquí. Y por comunidades, esta comunidad es la más numerosa. Los marroquíes son la colonia más numerosa en Cataluña y Andalucía.

Precisamente, desde el año 2000 vive en España Ahmed Khalifa. Originario de Tetuán, llegó para hacer el doctorado en Derecho y se unió al mundo asociativo con la intención de reivindicar beneficios estudiantiles para marroquíes de familia numerosa. Lo que en un primer momento se materializó como eso, una asociación estudiantil, se fue transformando en lo que es hoy: la Asociación Marroquí de Málaga para la Integración de los Inmigrantes, de la que es vicepresidente. Ahmed nos cuenta que han abierto un departamento de cooperación internacional en Tetuán.

De hecho, ha ido tan bien, que ha sido reconocida como Bien de Utilidad Pública Municipal. Entre sus labores, nos cuenta que trabajan sobre el territorio a 40 km de la valla de Ceuta, puesto que, aunque no sale reflejado en la prensa, son centenares las personas que quedan heridas por intentos de saltar la valla.

Pero, volviendo a su tierra… Así recuerda Tetuán, la ciudad en la que nació.

De hecho, Marruecos es el país del mundo árabe donde es más estudiado el idioma español. Más de 80.000 estudiantes según la información ofrecida por el Instituto Cervantes en 2015.

Y sin duda, si le preguntamos por un color y un olor de su querido Tetuán, que por cierto, también recibe el nombre de «paloma blanca», Ahmed no se lo piensa dos veces.

Y los floridos almendros, de los que hablábamos al principio… Ahmed nos reconoce que son tanto del sur como del Rif.

Y de hecho, los productos de almendras… son los más caros. ¿Y cómo viven los marroquíes lejos de su cultura nativa? Es complicado vivir como en Marruecos, y desde la asociación de Ahmed Khalifa, recomiendan la integración.

Llegamos a casa asimilando la experiencia vivida en este nuevo destino, y en lo diferentes que son las culturas, pero cuándo nos aportan. Este es el aprendizaje de Ahmed Khalifa: convivir en la multiculturalidad.

Por Macarena Berlín
Con información de Cadena Ser

©2016-paginasarabes®

Gaza Puerto Abierto

gaza_puerto_abierto
Gaza Puerto Abierto, una acción internacionalista

El último ataque masivo israelí a la población de Gaza, en el verano pasado, se saldó con 2.205 asesinados palestinos según el organismo de las Naciones Unidas, OCHA.

Por su parte, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos, UNRWA, evalúa que hay unas 100.000 viviendas dañadas o completamente destruidas y que entre los asesinados se encontraban 540 niños, muchos de ellos muertos en sus propias casas. Un millar de los 3.000 niños heridos en esos ataques es probable que tengan discapacidades físicas para el resto de sus vidas; pero la mayor herida es la psicológica.

Además, la destrucción israelí alcanzó la planta generadora de electricidad, hospitales, viviendas, campos de cultivo,… Siguen cerradas las fronteras y el asedio continua por tierra, mar (no se han ampliado las millas para los pescadores) y el aeropuerto pagado con impuestos españoles mantiene e incrementa los agujeros producidos por los obuses de ese ejército tan engrasado por esos ejercicios mortíferos y que vende sus armas ‘probadas en combate’ a las fuerzas militares e irregulares de medio mundo cómplice de sus razzias terroristas.

Posteriormente, en octubre de 2014, en las ya clásicas conferencias de donantes, se prometieron 5.400 millones de dólares para la reconstrucción a través del Gobierno palestino (ya unificado después de los acuerdos Al Fatah-Hamas en mayo del año pasado, que quizá fue el detonante real del ataque israelí) y se reclamó una solución definitiva al ‘conflicto’ (no lo llamaron ocupación) para evitar que se repita la ‘guerra’ (no lo llamaron destrucción unilateral israelí). Pero también los donantes recordaron que la eficacia de la reconstrucción de Gaza estaba condicionada al levantamiento del bloqueo israelí y a la anulación de las restricciones de Israel sobre la circulación de personas y de mercancías desde y hacia los territorios palestinos.

El comunicado final reiteró la necesidad de la reanudación de las negociaciones para llegar a la solución de la creación de los dos estados en el marco de la legitimidad internacional y de los acuerdos firmados entre ambas partes y precisó que «la finalización de la ocupación es la única garantía para evitar que se repita la destrucción».

Pero IRIN, una ONG especializada en información sobre crisis, evaluaba que sólo se habían desembolsado 300 millones de dólares a finales de enero de 2015 de la cantidad prometida debido a las condiciones sobre el terreno que impiden el desembolso de más cuotas. Pero esas condiciones, el bloqueo y la ocupación israelí no son denunciadas.

Las negociaciones israelo-palestinas no existen y la ampliación de colonias y expulsión de habitantes de Jerusalén se refuerzan.

Se comprueba el ejercicio de cinismo de prometer cara a la ciudadanía y olvidarse de sus promesas o a resolver las condiciones, el bloqueo y la ocupación israelíes de la que son cómplices, cuando los medios de comunicación cubren el siguiente conflicto e injusticia.

Porque lo que ha ocurrido en Gaza (y el resto de Palestina) no es producto de un tsunami o un terremoto. Gaza no es un desastre natural. Es el resultado de decisiones políticas deliberadas.

Es fruto de una estrategia israelí de ocupar un territorio, expulsar a sus originarios habitantes en su mayor parte y establecer un dominio supremacista de unas gentes sobre el resto, con complicidad de los estados occidentales, donde están establecidas las grandes corporaciones. Véase esa estrategia desde hace ya más de un siglo estudiada por Kayyali y otros en ‘La historia moderna de Palestina’.

Pero las leyes siguen existiendo. El derecho internacional es un instrumento de los débiles.

Y recordar esas leyes y ponerlas en la agenda de los gobiernos es una labor internacionalista.

Por eso, se ha lanzado la campaña Gaza Puerto Abierto, para romper el bloqueo y señalar la ocupación israelí por las gentes de Rumbo a Gaza. Es una campaña que sucede a la primera que lideró el barco Mavi Marmara; a la segunda flotilla de la libertad que fue secuestrada por el Gobierno socialista griego de Papandreu; a la tercera campaña que acabó con el abordaje pirata israelí del Estelle. Ahora vamos a por la cuarta campaña. Y ésta será la vencida. La que ganará para los palestinos de Gaza la libertad de movimientos. La que pondrá otra vez a los gobiernos ante la tesitura de primar las leyes internacionales por encima de los matones del imperialismo y el apartheid. Vencerá, porque la campaña Gaza Puerto Abierto demuestra que el ánimo internacionalista sigue y continuará. Ésa es nuestra arma, ser constantes en la defensa del pueblo palestino. Y esa voluntad de señalar el cumplimiento del derecho internacional es un arma indestructible.

Para hacer posible esta campaña de Gaza Puerto Abierto se necesita ese ánimo internacionalista de tod@s nosotr@s y de nuestro apoyo económico. El apoyo a la causa palestina exige recaudar ese dinero imprescindible. La Campaña Gaza Puerto Abierto consiste en romper la hipocresía de los gobiernos que dicen una cosa y negocian acuerdos con la potencia ocupante. El dinero no va a llegar de los gobernantes. Fletar un barco cuesta dinero y romper el bloqueo israelí o la complicidad de las autoridades es cosa de tod@s. Para participar en la acción Gaza Puerto Abierto, con nuestra aportación económica vía internet, podemos hacerlo pinchando

Hagamos posible Gaza Puerto Abierto. Es nuestra causa. Apoyémosla.

Por Santiago González Vallejo, economista y activista de innumerables causas, del subtitulado para sordos a Palestina, es miembro del Area Internacional de la Unión Sindical Obrera (USO).

Con información de : Sin Permiso

©2015-paginasarabes®

Soy musulmán,¿me darías un abrazo?

soy_musulman
Vídeo: “Soy musulmán y estoy etiquetado como terrorista, ¿me darías un abrazo”

Como parte de un experimento social, un grupo de jóvenes llamado “Los tiempos”, acompañados de la usuaria de YouTube AsoOmmi, decidieron filmar a un hombre que se autodenomina musulmán y pide abrazos con los ojos vendados en una calle estadounidense.

Dos carteles rodeaban al protagonista de este video. Uno decía “Me etiquetan como un terrorista” y el otro “Yo confío en tí, ¿pero y tú? Dame un abrazo”. Esta actividad denominada “Blind Trust Project” buscaba combatir la creciente islamofobia en Estados Unidos, el vídeo ya ha sido viralizado mediante redes sociales.

El experimento social resultó un éxito rotundo cuando la mayoría de los transeúntes decidieron abrazar al hombre.

“Queremos romper las barreras y crear conciencia sobre la islamofobia (…) la violencia y el terrorismo no es el Islam”, indicó AsoOmii en la descripción del video, que ya rebasó el millón de visitas.

Con información de : El Sol de Nayarit

©2015-paginasarabes®

Relato de una operación de solidaridad con Palestina

en_defensa_de_palestina
Relato de una operación de solidaridad con Palestina

Les cuento cómo se gestó y tomó vida el manifiesto En Defensa de Palestina publicado en este diario el 5 de agosto.

El 30 de julio, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que su gobierno declaraba a Israel Estado terrorista como condena al ataque a Gaza, que calificó de «genocidio». Bolivia también rompió el acuerdo tomado por las dictaduras militares de conceder ingreso sin visa a los ciudadanos de Israel.

Cabe recordar que en enero de 2009 Bolivia y Venezuela rompieron relaciones diplomáticas con Israel ante el feroz ataque por aire, mar y tierra lanzado por éste contra Gaza en diciembre de 2008. Cuba, cuya norma es no romper relaciones diplomáticas con otros países, lo había hecho en 1973, en un acto excepcional, expresión de su total solidaridad con Palestina.

La decisión de Evo Morales tuvo una cálida acogida no sólo en medios antimperialistas y progresistas, sino en la opinión pública latino-caribeña e internacional como se pudo constatar en las redes sociales. Coincidió con un punto en que la solidaridad con Palestina crecía como bola de nieve. El periodista británico Robert Fisk destacó que a los medios de prensa corporativos se les hace cada vez más difícil continuar engañando a sus audiencias, que les exigen un mínimo de apego a la verdad.

A la par de la determinación boliviana se desarrollaba ya un intenso debate en Internet sobre la cuestión palestina. Las imágenes televisivas de niños, mujeres, ancianos y, civiles en general, destrozados por la indiscriminada metralla israelí y miles de casas y manzanas reducidas a escombros evidenciaban un propósito deliberado de exterminar a los gazatíes. En un grupo de debate en la web donde habitualmente discutimos asuntos de Bolivia y América Latina, Simona Yagenova lanzó desde Guatemala la idea de realizar una fuerte declaración de condena a Israel y de solidaridad con Palestina.

A partir de allí la idea tomó cuerpo rápidamente. Omar González, coordinador del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad (REDH) y este cronista planteamos que el manifiesto debía salir de Bolivia, lo que fue recibido con aprobación unánime por los internautas que se iban sumando a la discusión. Las razones: además de la declaratoria de Israel como terrorista, Evo es fundador de la REDH, ha acudido a sus reuniones principales y es presidente este año del G77 más China, el grupo más representativo de los países del sur.

Otro argumento a favor era que ya para este momento se había integrado muy activamente a la discusión Katu Arkonada, un vasco/boliviano que ha dedicado los últimos años a defender la Revolución Democrática y Cultural de Bolivia. A Katu le preguntamos si él y el periodista boliviano Hugo Moldiz podían redactar un borrador de documento y recabar apoyos en Bolivia. No sólo aceptaron sino que a las 48 horas ya habían conseguido la anuencia de Evo para que el manifiesto saliera de Bolivia con él como primer firmante.

Paralelamente, le informé los acuerdos a que habíamos llegado a Pablo González Casanova, fundador también de la REDH y promotor siempre de iniciativas solidarias. Pablo me dio su apoyo y me sugirió que el manifiesto subrayara la gravedad de que Washington y su aliado especial Israel violen reiterada e impunemente todas las normas del derecho internacional, incluyendo las resoluciones de la ONU sobre Palestina. También informamos a Carmen Lira, directora de La Jornada y a cuantos medios sabíamos que divulgarían el manifiesto.

Katu, Hugo y yo redactamos un borrador que enviamos a Omar, a Carmen Bohórquez, coordinadora del capítulo venezolano de la Red y a Atilio Borón, que hizo buenas sugerencias. Al amanecer ya teníamos la versión final, en la madrugada siguiente Evo le dio el visto bueno y entre la medianoche del viernes 1º y la mañana del lunes 4, con la cooperación indispensable de Ana Esther Ceceña y de la dinámica e insomne Ariadna, del capítulo cubano, ya habíamos recibido más de 500 firmas. Galeano, Pérez Esquivel, Retamar, Alice Walker, los obispos Raúl Vera, Pedro Casaldáliga, Silvio Rodríguez y Joao Pedro Stedile entre muchos otros. El 6 teníamos más de mil apoyos y siguen llegando. Ahora lo principal es conseguir el de las organizaciones populares y se está diseñando con urgencia un blog para publicar poesías, canciones, fotos, dibujos, opiniones, inspirados en la indoblegable resistencia palestina y en sus niños. No hay mejores armas para derrotar al nuevo fascismo que el arte y el pensamiento crítico.

Por Ángel Guerra Cabrera
Con información de : La Jornada

©2014-paginasarabes®

Maysoon Zayid,una palestina llena de vida!

Maysoon Zayid
Maysoon Zayid

En ésta interminable orgía sionista de sangre y dolor, no es raro que cada alusión o nota ligada a Palestina esté plagado de ellos. La presente nota no es ajena al tema, pero lo aborda desde otro lugar.

He pasado toda la semana leyendo sobre inmensidad de actos cobardes y rastreros como la muerte de niños, o el ataque a hospitales por parte de las criminales fuerzas de ocupación sionistas, en una Palestina que aún resiste, que se niega a que pretendan hacerla desaparecer, que no se resigna a no dar pelea…

Son innumerables los casos de tullidos, amputados, tanto física como espiritualmente. Y en medio de todo esto… me topo con ella, un verdadero canto a la vida.

Tal como ella misma se presenta: soy palestina, musulmana, mujer y discapacitada. Tengo 99 problemas y la parálisis cerebral es solo uno de ellos…

Zayid,(es una comediante norteamericana de ascendencia palestina de 33 años),fue educada por sus padres con una frase que siempre lleva «grabada con fuego»: ¡Tú puedes!, la mayoría de las personas que sufren su misma enfermedad no caminan. Pero ella sí, a pesar de que los médicos le dijeron lo contrario. Incluso es capaz de andar en tacones. «De hecho, también bailo claqué», reconoce.

Realmente es un torbellino y el testimonio que dá es de suma importancia justo en éste momento en que, Israel está sembrando de discapacitados la tierra de sus ancestros, en un momento en que sus paisanos están siendo arrastrados al dolor, el miedo y la desesperanza. Es bueno en esos momentos en que ya no lo creemos posible que alguien nos diga que… se puede !!!

«Cuando decidí nacer, pensé en dar un toque dramático a mi debut en la vida. El médico que debía atender a mi madre en el parto estaba borracho así que no estaba preparado para mi entrada triunfal. Perdí oxígeno durante tres minutos, lo que me provocó ciertos daños cerebrales. ¿El resultado? Tengo parálisis cerebral y me sacudo como una maraca» comenta Maysoon Zayid, es la viva prueba de que se puede triunfar en la vida por mucho que esta se complique.

En el video comenta que su infancia «fue fantástica», que viviendo en Nueva Jersey, en los veranos, al acabar la escuela, se iba a Jerusalén. ¿Cuántos niños tienen la posibilidad de crecer en Nueva York y Tierra Santa?», se pregunta, considerándose una afortunada.

Como comediante ha llevado sus shows a clubes de EE. UU. y también en árabe a Oriente Próximo, sin censura y sin velo, como ella misma cuenta. Por esta razón, es considerada la primera monologuista del mundo árabe.

Al verla, me sonó muy familiar su rostro, luego, investigando, me enteré que actuó en «Zohan licencia para peinar», con Adam Sandler, (una película que no nos deja muy bien parados a los árabes, con un humor netamente sionista y ocupacionista que se centra en la supuesta supremacía intelectual israelí, pero que a ella, quizás le haya servido como un logro curricular).

Sin embargo, es muy loable su tarea, tiene su propia fundación «Los niños de Maysoon», una organización benéfica que acoge a niños refugiados palestinos.

 Desde pequeño he oído aquella frase que reza: «la genética no miente»… pues bien, aplica perfectamente a Maysoon Zayid, es una palestina hecha y derecha, por su garra, por sus ganas de vivir, por su coraje y valentía, por no bajar los brazos, por dar pelea día a día a los obstáculos y trabas que cotidianamente le toca sortear.

Aquí les dejo el video para que lo disfruten.

Shúkran Maysoon Zayid wâ Allâh ma’ik

Por Moro
Para Páginas Árabes

©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Maysoon Zayid,una palestina llena de vida! por Moro se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://paginasarabes.com/2014/07/27/maysoon-zayiduna-palestina-llena-de-vida.

Porque celebramos Siria – Por Tamara Lalli

bsas_celeb_siria_2014_2

Mucho se ha hablado en estos días sobre el porque celebramos Siria en Buenos Aires, si la Siria de nuestros ancestros se desangra en la guerra civil provocada y financiada por el N.O.M. pro-sionista. De todo lo visto, leído y hablado, nos quedamos con el excelente texto de la periodista Tamara Lalli, conductora del programa Orígenes de la Asociación Cultural Siria. A continuación lo compartimos con Ustedes:


Y tengo un mensaje a todos aquellos y aquellas que no fueron al Buenos Aires Celebra Siria , o a aquellos/as que escribieron en las redes sociales: sobre el por qué se festeja acá, mientras en Siria la gente muere.

Nunca quise hacerme eco de estas vulgaridades que disparan odio, envidia y veneno. Siempre aposté a que hubiera armonía y opté por callarme y tragarme lo que sentía para no generar más divisiones.

Hoy digo basta. No me callo más. Total igual me señalan con su dedo criticando mis ideas y posturas políticas.

Aquellos que no vinieron, se perdieron un día SIRIO, con sus aromas, sus placeres, sus colores, su brillo.

Los que andan hablando que hoy se festeja en Argentina: y sí , festejamos.

Siria pasó a lo largo de miles de años por invasiones, saqueos, muertes, genocidios, etc. y a pesar de ello, no detuvo su marcha hacia adelante, permaneció. Fueron un ejemplo de continuidad tanto sus mujeres como sus hombres. Hoy Siria se debate entre la vida y la muerte. Hoy Siria lucha, o en seguir hacia el futuro o ir hacia un infierno, hacia una edad oscura y delirante.

Y nosotros sus hijos, que no podemos besar su tierra, al estar tan lejos, apostamos a la VIDA (en mayúscula). Y eso es cantar, bailar, estar juntos, unidos, con nuestras diferencias religiosas, ideológicas, étnicas.

Siria desafió al mundo y siguió. Nos mandaron los peores hombres, salvajes, bárbaros, cargados de fanatismo, de intolerancia, de sed de sangre, y Siria continuó. A nuestras madres, le quitaron el fruto de su vientre , como lo han hecho con María, al quitarle a nuestro Señor Jesucristo, y Siria continuó. Nos robaron el legado de nuestro pasado más glorioso, y Siria continuó. Y aquí estamos nosotros: continuando . Seguimos el ejemplo de aquellos gladiadores, que eligieron al Vida para que Siria sea el faro y ejemplo de convivencia, de libertad y de autodeterminación.

Siria, hoy, gracias a su pueblo noble, paciente, resistente, desafiante, a su ejército valiente y a su presidente sagaz, capaz, está saliendo de las peores guerras que una nación pudo soportar.

y Seguimos ….

Por Tamara Lalli


©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Porque celebramos Siria por Tamara Lalli se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://paginasarabes.com/2014/05/03/porque-celebramos-siria-por-tamara-lalli.