Los superhéroes del Islam – (+ Video)

Son 99 y representan la alternativa musulmana a los cómic estadounidenses y japoneses. La historia gira en torno a la tradición musulmana y cada superhéroe simboliza una de las 99 virtudes de Allâh. Obama los elogió.

heroes_islam_001
«LOS 99».

Publicado en árabe y en inglés, y con una periodicidad mensual, pretende transmitir a «todos los niños del mundo, no sólo los musulmanes, los valores morales del Islam y su cultura», según explicó Housni, director general de Teshkeel en Egipto, compañía editora del cómic.

Widad «La que ama»; Hadya «La guía»; Darry, «El que causa sufrimiento»; Mumita, «La destructora», y otros 95 superhéroes son la alternativa musulmana a los cómic estadounidenses y japoneses. No rezan ni leen el Corán, ni hablan del Islam. Pero la historia gira en torno a la tradición musulmana y cada superhéroe simboliza una de las 99 virtudes de Allâh. Son virtudes humanas, pero que el Dios de los musulmanes posee en grado infinito.



Los 99 (The 99) tienen su base de operaciones es Andalucía, «porque es un símbolo de tolerancia y de mezcla de Oriente y Occidente», explica, en una conversación telefónica desde su Kuwait natal, el promotor de la iniciativa, Naif al-Mutawa.

heroes_islam_002

Para al-Mutawa, Los 99 «representan valores que son compartidos por todas las religiones, valores verdaderamente universales». Desde hace 8 años, al-Muttawa lleva trabajando día y noche en este proyecto. Antes, trabajó como psiquiatra en un hospital de Nueva York donde trabajó con refugiados políticos y obtuvo un Master en Administración de Empresas (MBA) por la Universidad de Columbia.

El éxito y la controversia han acompañado a Los 99. En la Cumbre Presidencial de Empresarios, el 27 de abril de 2010, Barack Obama elogió en Washington a «los superhéroes del doctor Naif al-Mutawa, que abrazan las enseñanzas y la tolerancia del Islam». Según el diario británico The Daily Telegraph, ya se han vendido más de un millón de copias de diferentes aventuras de Los 99.

La serie saltó las barreras del mundo musulmán, y los derechos han sido comprados por editoriales francesas y estadounidenses—en este último caso, por CD, propiedad de Time Warner, que publica los cómic de Batman y Superman—. En Kuwait ya existe un parque temático dedicado a Los 99, que deberá ser seguido —si la crisis mundial lo permite— de otros cuatro en Oriente Medio. Y Los 99 han llegado a la televisión, donde la productora Endemol —entre cuyos éxitos destaca Gran Hermano— ha hecho una serie de dibujos animados.

Pero también hubo rechazo. Arabia Saudí prohibió los cómic de Los 99. En EE.UU., la gigantesca cadena Discovery Channel había comprado los derechos para emitir en televisión la serie en 2011. Entonces, hace poco más de un año, un artículo en el diario The New York Post acusó a la serie de realizar apostolado del Islam (no del Islam radical, sino simplemente del Islam), así que Discovery canceló indefinidamente Los 99. Hay un personaje particularmente controvertido: Battina La Secreta tiene poderes de invisibilidad, por lo que lleva un burka.



Al-Mutawa llegó a la conclusión de que «los niños musulmanes necesitan héroes nuevos» hace casi una década, cuando vio los Comics Intifada, en los que los héroes eran terroristas suicidas. «En Occidente, cuando las cosas van mal, la gente dice que hay que llamar a Superman, pero no hay un Superman musulmán», reflexiona. Así es como creó la empresa Teshkeel Media, con un capital de apenas cinco millones de euros. Contrató a un equipo encabezado por Marie Javins, de Marvel, y en 2006 salió el primer número de Los 99, que ha sido acusado por los integristas de Indonesia de «hacer que la gente busque ayuda en otras personas —los superhéroes— en vez de en Dios».

En la tradición musulmana, numerosas actividades —incluyendo, por ejemplo, la banca— deben contar con el apoyo de las autoridades religiosas. Pero, como no hay una Iglesia unificada, cada autoridad tiene sus propias opiniones. Así que Teshkeel Media decidió prescindir de ellas. «Basta con que un jeque te lo apruebe para que otro que se lleva mal con ése te lo rechace, solo por fastidiar al otro», explicaba en octubre en una conferencia en el National Press Club de Washington.

La serie arranca en Bagdad, cuando los mongoles conquistaron la ciudad y destruyeron la biblioteca, en 1258. Cada superhéroe es de una nacionalidad diferente. Mumita La Destructora, por ejemplo, es portuguesa. Samie El que escucha vivió en Sudán hasta los diez años y luego se trasladó con su familia a París. A-Mutawa quiere darle un toque internacional, aunque musulmán, al mundo de los cómic, «en el que todo lo que hay es de Estados Unidos o de Japón».

Fuente: El Mundo.es

©2012-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Los superhéroes del Islam por El Mundo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario