Archivo de la categoría: Crónicas

Acero de Damasco, forjador de Héroes

La descripción más antigua de las espadas de Damasco data del año 540 de nuestra era, pero pueden haber estado en uso mucho antes, incluso en la época de Alejandro Magno (323 A. C.). El propio acero estaba hecho en la India,  donde se denominaba wootz. Las mejores espadas se forjaban en Persia bajo el nombre de “poulad Janherder”, a partir del wootz Indio que se usaba también para escudos y armaduras. Estos aceros se conocieron en la Edad Media en Rusia, donde se denominaban aceros “bulat”.

El acero de Damasco, el material de las leyendas

El término “acero de Damasco” puede referirse a dos tipos diferentes de materiales ferrosos (que contienen hierro) caracterizados por el patrón acuoso producido a partir de la mezcla controlada y la manipulación física del hierro y el acero. Es el resultado de combinar por lo menos dos tipos diferentes de acero endurecidos y templados en la misma gama para conseguir un diseño ondulado, resultante del proceso de laminado. Las espadas de Damasco trascendieron las fronteras y los siglos.  Los europeos occidentales introdujeron por primera vez  este material  desde el centro comercial histórico de Damasco, en la actual Siria, cuando las Cruzadas llegaron al Medio Oriente a principios del siglo XI. Descubrieron que las espadas hechas de este metal podían cortar una pluma en el aire, y todavía mantener su filo a través de las muchas batallas libradas con los Sarracenos. Las espadas eran fácilmente reconocidas por su diseño ondulado o “damasquino” en sus hojas. Aunque hay ejemplos de este material que se produce en Damasco mismo, sus orígenes técnicos y físicos son de la India y el Medio Oriente. El acero de Damasco no debe confundirse con el damasceno, que es un proceso de incrustación de hoja de oro sobre la superficie de acero con el fin de decoración.

En casi todas las culturas de hierro, este material fue venerado y dotado de cualidades mágicas. Un astuto viejo forjador, hizo que los elementos se unieran en una oscura y misteriosa herrería, fusionando sólidos y diferentes metales para crear un arma que pudiera matar al más poderoso dragón y nunca fallar a su amo. Fue el pináculo del arte de los forjadores de metal.  Creadores de  la hoja perfecta con acero que es maleable y resistente entrelazado con acero duro con capacidad de corte perfecto.

Las mil y una noches

En uno de los cuentos de Las Mil y Una Noches, se hace referencia al Gran Rey Salahadin y su maravillosa espada Damasquina.

Y cuando vino la décima noche

Sherezade dijo: cuentan que en el trono de los califas Omniadas, en Damasco, se sentó un rey —¡Sólo Allâh es rey!—, que se llamaba Abdalmalek ben-Merwan. A este rey le gustaba departir a menudo con los sabios de su reino acerca de nuestro señor Saladino —¡con él la plegaria y la paz!— de sus virtudes, de su influencia y de su poder ilimitado sobre las tierras de las soledades, de los efrits que pueblan el aire y de los genios marítimos y subterráneos.

Fueron estos sabios quienes narraron al rey Abdalmalek ben-Merwan que, cuando Ricardo Corazón de León se encontró en las cruzadas con el gran, el inmenso Saladino. El rey cristiano creyó necesario ensalzar las virtudes de su espada. Para demostrar la fuerza de su pesadísimo mandoble, cortó una barra de hierro. En respuesta, Saladino tomó un cojín de seda y lo partió en dos con su cimitarra sin la sombra de un esfuerzo, al grado de que el cojín pareció abrirse por sí mismo.

Los cruzados no podían creer a sus ojos y sospecharon que se trataba de un truco. Saladino entonces lanzó un velo al aire y con su arma lo desgarró. Era ésta una lámina curva y delgada que brillaba no como las espadas de los francos sino con un color azulado marcado por una miríada de líneas curvas distribuidas al azar. Los europeos comprobaron entonces que éstas eran, precisamente, las características, ¡oh gran señor!, de todas las láminas usadas en el Islam en tiempos de Saladino.

Las hojas eran —insistían los sabios alrededor del rey Abdalmalek ben-Merwan— excepcionalmente fuertes si se las doblaba, también eran lo suficientemente duras como para conservar el filo, es decir, que podían absorber los golpes en el combate sin romperse. Sus virtudes mecánicas, así como sus preciosas marcas onduladas en la superficie, se debían al material con que estaban hechas: el acero de Damasco.

La espada de Ricardo Corazón de León era tosca, pesada, recta y brillante. La de Saladino, por el contrario, era esbelta, ligera y de un azul opaco que, visto más de cerca, era producido por una textura compuesta de millones de curvas oscuras en un fondo blanco que caracterizan a los aceros de Damasco. Era tan dura que se podría afilar como navaja de afeitar y a la vez era sumamente tenaz, de manera que podía absorber los golpes del combate sin romperse. Era difícil para los europeos aceptar que la dureza y la tenacidad se podían conjugar de una manera tan extraordinaria. Todavía más difícil de aceptar resultó el entender y dominar la técnica de fabricación de los aceros de Damasco en las herrerías de Occidente. Tomó siglos poder comprender y entender este concepto.

Proceso de elaboración

El mineral de hierro se calienta hasta 1.200ºC para reducirlo obteniéndose un hierro esponjado que por medio de martilleo se libera de impurezas. El resultado es hierro dulce con bajo contenido de carbono. Después en un crisol se le agrega carbón para someter nuevamente la mezcla a una temperatura de 1200 ºC en atmósfera inerte. Durante el enfriamiento posterior la austenita se transforma en cementita (Fe3C) y perlita (capas alternas de ferrita y cementita).

Los herreros mejoraban la resistencia y elasticidad de las espadas mediante el temple. En las fraguas las calentaban al rojo vivo, para posteriormente enfriarlas súbitamente por inmersión en un fluido y, de este modo, producir una importante transformación en la estructura cristalina (“martensita”)

El forjado es la etapa esencial del proceso de fabricación de una verdadera espada de Damasco. La hoja se somete a un calentamiento hasta una temperatura entre 650ºC y 850ºC, temperaturas a las que podía ser conformado mediante martillo y yunque. Así, se rompe la red cristalina de la cementita, transformándola en simples granos aislados que proporcionan alta resistencia y disminución de la fragilidad.

Con información de CAU

©2017-paginasarabes®

Gilgamesh, el protagonista de la más antigua narración Sumeria

El rey que encontró los secretos de la inmortalidad

Hace casi cinco mil años, un hombre gobernó Uruk: Gilgamesh. Pronto entró en la leyenda, convertido en protagonista de la primera epopeya de la historia, un dramático relato sobre la búsqueda de la inmortalidad. «Aquel que todo lo ha visto, que ha experimentado todas las emociones, del júbilo a la desesperación, ha recibido la merced de ver dentro del gran misterio, de los lugares secretos, de los días primeros antes del Diluvio. Ha viajado a los confines del mundo y ha regresado, exhausto pero entero. Ha grabado sus hazañas en estelas de piedra, ha vuelto a erigir el sagrado templo de Eanna y las gruesas murallas de Uruk, ciudad con la que ninguna otra puede compararse».

El escriba Sin-leqi-unnini («Dios Sin, acepta mi plegaria») acaba de trazar estas palabras en lengua acadia sobre una tablilla de barro fresco. Ahora cierra los ojos, como para ver mejor la espléndida Uruk y a ese poderoso héroe que ha viajado hasta los lugares más remotos y cuyas aventuras se dispone a narrar. Sin-leqi-unnini evoca las portentosas murallas de la ciudad y, dirigiéndose al lector, se aplica otra vez a escribir: «Mira cómo sus baluartes brillan como cobre al sol. Busca su piedra angular y, debajo de ella, el cofre de cobre que indica su nombre. Ábrelo. Levanta su tapa. Saca de él la tablilla de lapislázuli. Lee cómo Gilgamesh todo lo sufrió y todo lo superó».

De la realidad a la leyenda

Así empieza la primera epopeya de la historia: el Poema de Gilgamesh. Sin-leqi-unnini quizás escribe hacia 1400 a.C. Pero no es el creador de la obra, aunque su mano le da forma definitiva. El relato que pone por escrito se hunde en la noche de los tiempos, más de mil años atrás. Hace aproximadamente unos seis milenios, en lo que hoy es Irak, se extendía la fértil llanura mesopotámica, atravesada por los ríos Éufrates y Tigris. En el sur de esa llanura, en el país de Sumer, se levantaba la imponente Uruk (la actual Warka), cuna de su todopoderoso rey Gilgamesh.

Por sus hechos y su fama, este personaje pasó muy pronto a la categoría de mito, convertido en protagonista de un ciclo de poemas sumerios que cristalizaron en la magna composición que lleva su nombre. Sabemos que hacia 2700 a.C. existió un personaje, llamado Bilgames -luego escrito Gilgamesh-, que los más antiguos textos en escritura cuneiforme sitúan en Kullab, un barrio de Uruk, en calidad de sacerdote-rey. Gilgamesh también aparece en un famoso documento, la Lista real sumeria (redactada hacia 1950 a.C.), que atribuye la fundación de esta ciudad, emplazada en la orilla izquierda del Éufrates, al rey Enmerkar.

De acuerdo con la Lista, Gilgamesh perteneció a la dinastía I de Uruk: fue su quinto soberano, reinó 126 años y le sucedió su hijo Ur-lugal. A Gilgamesh se le atribuía la construcción de las poderosas murallas de la ciudad, según menciona una inscripción del rey Anam de Uruk, datada hacia 1825 a.C., y según recuerda también el Poema. Dichas murallas eran de estructura doble: una exterior, de la que tan sólo restan trazas en el suelo, y otra interior, de unos 9,5 kilómetros de longitud y cinco metros de espesor, reforzada con más de 900 torres semicirculares. Sin-leqi-unnini organizó el Poema en once cantos o tablillas.

Este genial sacerdote, exorcista y escriba enriqueció el poema con otra narración sumeria que se ha hecho famosa: el relato del Diluvio. Por fin, los escribas asirios del tiempo del rey Assurbanipal, en el siglo VII a.C., dieron al texto su forma canónica, añadiéndole la tablilla que hoy es la última. Esta versión fue archivada en la biblioteca del palacio del rey, en Nínive, descubierta en 1853 y cuyos materiales fueron enviados a Londres. Allí, en 1872, el joven investigador George Smith logró traducir las tablillas y fragmentos del Poema de Gilgamesh.

A lo largo de las doce tablillas del Poema se perfila a Gilgamesh como un héroe mítico, de 5,60 metros de altura -el doble que el bíblico gigante Goliat-, compuesto en sus dos terceras partes de esencia divina, puesto que era hijo de Lugalbanda y de la diosa Ninsun, y que habla y se mueve entre los dioses como uno más de ellos. Dos serán las premisas de su actuación: la búsqueda de la gloria, que intentará alcanzar junto a su amigo Enkidu (episodios narrados en las seis primeras tablillas), y, sobre todo, la búsqueda de la inmortalidad, que tiene lugar en un contexto narrativo sombrío, caracterizado por la soledad y el temor a la muerte (de la tablilla séptima a la decimoprimera). A todo ello se añadió la doceava y última tablilla referida al Más Allá, sin conexión con el relato anterior, pero que permite a Gilgamesh ver el mundo que le espera tras su muerte.

Con información de National Geographic

©2017-paginasarabes®

Los hombres árabes también conversan en las peluquerías

En respuesta a una corriente de ideas difamatorias dirigidas contra la comunidad árabe después del 11 de septiembre, la directora canadiense Nisreen Baker filmó Things Arab Men Say, un documental íntimo y revelador que pinta una imagen muy diferente de este complejo y multifacético grupo.

En este antídoto contra las representaciones de los árabes como terroristas y extremistas, se da un encuentro en el documental con Jay, Ghassan y sus amigos, que se reúnen en la barbería Eden Barber de Jamal para discutir política, religión y familia mientras se cortan el pelo o se afeitan las barbas. A menudo divertida, a veces triste, esta película documenta los desafíos que estos hombres enfrentan en términos de integración en la vida canadiense, preservando su identidad y cultura.

Es una especie de rutina. Jay, Ghassan, Faisal y sus amigos,  mientras esperan por un corte de pelo o una afeitada con el barbero Jamal en su peluquería Eden Barber,  arman siempre una animada discusión sobre política, religión e identidad. Aunque ubicada en la ciudad de Edmonton, la barbería de Jamal podría muy bien encontrarse en Vancouver, Toronto o Montreal, y ser percibida como un microcosmos de la comunidad árabe.

A veces serio, pero con un humor muy hábil, el grupo debate los temas sin censura, ofreciendo visiones a menudo sorprendentes.

Cosas que los hombres árabes dicen

Mientras la cineasta Nisreen Baker se sentó en el área de espera de la barbería local de la ciudad de Edmonton, esperando que su esposo se cortara el pelo, se encontró escuchando las conversaciones de los hombres.

Eran ocho, de varios países. Pero tenían al menos dos cosas en común: todos eran árabes y a todos les gustaba hablar.

Escuchando a los hombres, Baker supo que tenía una gran historia para compartir.

“Quería que una mayor cantidad de canadienses echara un vistazo a lo que se dice.”

Nisreen Baker, directora de Things Arab Men Say

En entrevista con Brent Bambury, conductor del programa Day 6, del radiodifusor público CBC, Nisreen le dijo que se sorprendió por la contundente discusión que escuchó del grupo.

“Acababa de oír opiniones divertidas, sin lamentos, contundentes, muy honestas y directas”, explica. “Así que pensé, ‘aquí hay algo que vale’.”

Baker dice que la comunidad árabe es generalmente tímida, y reacia a hablar cuando una cámara está presente. Pero cuenta que puso una cámara en la tienda un sábado, y le pidió a los hombres de hablar como lo hacen normalmente.

Para el tercer sábado, ya estaban más cómodos y capaces de hablar sin mirar a la cámara. Fue entonces cuando Baker comenzó a filmar.

“Ese fue un ambiente íntimo y que quería compartir con el público en general”, dice Baker.

“Quería que vieran lo que sucede – no sólo en una peluquería- porque esas son las conversaciones que solemos tener dentro de nuestras propias casas”.

Los hombres y los estereotipos

Jamal, mientras corta el pelo participa en la conversación teniendo el documental como como telón de fondo,  un partido de hockey junior en la televisión.

Los hombres alternan entre el inglés y el árabe con facilidad mientras se sientan y hablan en un semicírculo, esperando su turno en la silla del barbero Jamal.

Ellos provienen  de Irak, Líbano, Egipto y Sudán. Ghassan es palestino y Fisal tiene raíces mestizas y libanesas.

Está claro que tienen un buen vínculo, ya que bromean y se burlan entre ellos. Pero en medio de la risa, también discuten temas serios.

Ghassan les pregunta a los hombres si les han enseñado a sus hijos a hablar árabe, y si eso es importante para ellos. Varios hombres en el grupo hablan para decir que el lenguaje es una parte de la cultura.

“Piensen en la situación de Quebec y en el idioma francés”, dice Hassan, quien es de Egipto. “Piensen en las comunidades aborígenes y en las lenguas, así que si pierdes el idioma pierdes parte de la cultura”.

También hablan de los estereotipos que persiguen a los hombres árabes, y de cómo son percibidos.

No me importa si eres cristiano o druso o lo que sea, si eres de origen árabe o de origen asiático del sur, formas parte de esa misma categoría: “somos terroristas y somos ISIS y tienen que protegerse contra nosotros “, dice Fisal. “Eso se está utilizando como un truco político para ganar votos”.

Ghassan habla sobre los estereotipos con los que ha lidiado en cada trabajo que ha tenido en Canadá.

“Cuando se acostumbran a ti y saben que eres un tipo normal o lo que sea, comienzan las bromas”, dice. “Los chistes son casi siempre sobre que soy un terrorista, que hago explotar algo.”

Baker reconoce que estos comentarios pueden ser entendidos como chistes, pero hay un significado más oscuro detrás de ellos.

“Cada broma tiene un poco de la mentalidad del bromista y de cómo él, o ella, percibe el mundo. Simplemente me digo que quizás en el fondo de su mente ellos están pensando que tal vez él es uno de los buenos, que es la excepción a la regla, mientras que la realidad es que él es la regla, esos maníacos son la excepción”.

Nisreen Baker, directora de Things Arab Men Say

El hogar está en Edmonton

Baker dice que esos estereotipos raciales, con Donald Trump y su prohibición de viajar a países musulmanes, son ahora el tema de discusión en la barbería.

“Muchos de nosotros tenemos familia en Estados Unidos y nuestras familias nos llaman aterrorizadas”, dice en el programa Day 6.

Nisreen Baker, directora de Things Arab Men Say

Baker recuerda el tiempo en que su cuñada en los Estados Unidos descubrió a su joven hija, de seis años, empacando todos sus juguetes en una bolsa de mano. Cuando su madre le preguntó qué estaba haciendo, la chica dijo que se mudaba a Canadá para vivir con su tío.

Una de las amigas afroamericanas de la niña le había dicho que el presidente los iba a perseguir. Baker no sabía cómo consolar a su cuñada.

“La decisión de emigrar es una de las decisiones más difíciles y valientes que cualquiera puede tomar”.

Ella dice que dejan todo atrás, incluyendo la familia, viajando a lo desconocido.

Pero, señala Baker, ella ahora siente que Edmonton definitivamente es su casa.

“Ahora cuando voy al viejo país a veces pienso: ‘¡Extraño a casa!’”

Things Arab Men Say se estrenó  en Toronto el jueves, 15 de junio en Jackman Hall en la Galería de Arte de Ontario.

Por Leonora Chapman
Con información de Radio Canada International

©2017-paginasarabes®