Archivo de la categoría: Arquelogia

El códice Copto que revela hechizos mágicos de la era cristiana

Malcom Choat y Lain Gardner, dos profesores de la Macquarie University y la University of Sydney, han descifrado un códice de veinte páginas de pergamino escrito en copto y una antigüedad aproximada de 1.300 años de antigüedad en las que se dan detalles de cómo exorcizar espíritus malvados, realizar hechizos de amor o tratar la ictericia negra, una infección que todavía hoy es incurable.




El estudio, publicado recientemente por la editorial Brepols, ya está a disposición de la comunidad científica.

El códice comienza con una larga serie de invocaciones que culminan con dibujos y palabras de poder. Después le siguen un número de hechizos para acabar con la posesión de espíritus y varias dolencias, además de cómo tener éxito en el amor y los negocios. Según estos investigadores podría estar datado entre el siglo VII u VIII D.C.

Algunas de las invocaciones están relacionadas con los Setianos, un grupo religioso herético que apareció en Egipto en los primeros años del Cristianismo y tenían como referente a Seth, el considerado tercer hijo de Adán y Eva.

En una de esas invocaciones se dice: «Seth, Seth, el Cristo vivo».

Sin embargo, en este manuscrito aparecen tanto invocaciones de los Setianos como también del Cristianismo Ortodoxo. Esto parece indicar que este texto se ubicaría en un momento de transición entre ambas creencias.

No está claro si este códice era usado por un religioso, clérigo o monje, pero Choat apunta que el lenguaje utilizado en él pertenecería a un hombre y sería un instrumento que le serviría para sus rituales.




No se conoce el origen de este manuscrito, tal vez del Alto Egipto, quizás de Ahshmunein/Hermopolis. La Macquarie University lo adquirió en 1981 a Michael Fackelmann, un anticuario vienés al que ya le habían comprado diversos papiros en años anteriores.

Con información de Livescience.com

©2020-paginasarabes®

El Evangelio Según Judas: La Orden Secreta de Jesús

Un manuscrito datado del siglo III o IV y que contendría la única copia conocida del Evangelio según Judas, el apóstol que entregó a Jesucristo a los romanos, ha sido autentificado, ha anunciado la revista National Geographic, que ha publicado en exclusiva la primera traducción al inglés del texto.




El papiro con el Evangelio según Judas, de 26 páginas, fue hallado cerca de la localidad de Beni Masar, en Egipto, en 1978. En 2000, la Fundación Mecenas de Arte Antiguo de Basilea (Suiza), se hizo con el documento e inició los trabajos de traducción. Los expertos consideran que se trata de una copia de un texto aún más antiguo, en el que Judas aparece retratado como una figura benévola que trata de ayudar a Jesús a salvar a la raza humana.

Durante 2.000 años, la Biblia ha retratado a Judas como el apóstol traidor que entregó a Jesús a los romanos para que le juzgaran, recibiendo a cambio 30 monedas de plata. Sin embargo, este Evangelio le retrata de manera positiva, describiéndole como uno de los apóstoles predilectos de Cristo y explicando su traición como la culminación de un plan divino, destinado a provocar la crucifixión y dar así origen al Cristianismo. En pocas palabras: Judas habría traicionado a Jesús siguiendo sus propias órdenes.

La autentificación del documento se ha llevado a cabo utilizando numerosas técnicas, como la prueba del carbono 14, el análisis de tinta, la imagen multiespectral, así como los índices paleográficos e históricos, según ha informado Terry Garcia, vicepresidente de National Geographic. Por el momento, el manuscrito se ha traducido al inglés, al francés y al alemán.

La Orden Secreta de Jesús

Terry Garcia ha calificado el documento en una rueda de prensa como uno de los tres textos antiguos más importantes descubiertos en el último siglo, junto con los manuscritos del Mar Muerto y los de Nag Hammadi (Egipto). Se conocía de la existencia del Evangelio de Judas por una referencia hecha por el obispo Irineo de Lyon en el año 180, en su tratado Contra la herejía, pero hasta ahora nadie sabía a qué hacía mención.

El libro comienza así: «El relato secreto de la revelación que Jesús hizo en conversaciones con Judas Iscariote durante una semana antes de que celebrasen la Pascua». En él se retrata a Judas como «el único discípulo que conoce la identidad verdadera de Jesús», según George Wurst, profesor de la Universidad de Augsburg, en Alemania. En el texto, Jesús dice a Judas: «Tú superarás a todos ellos. Tú sacrificarás al hombre que me recubre». De modo que el apóstol no lo traicionó, «sino que sólo hizo lo que Jesús le pidió», afirma Craig Evans, profesor de Nuevo Testamento de Acadia Divinity College, en Canadá.

El texto está en línea con la tradición de los cristianos gnósticos, que enfatizaban la importancia del conocimiento: gnosis, en griego. Según esta filosofía, Judas, al entregar a Jesús a la muerte, habría facilitado su salida del cuerpo y la liberación de la divinidad que llevaba dentro, explica Wurst. No es la primera vez que se ha lanzado la hipótesis de que Judas actuó por indicación de su maestro al venderlo con un beso. Sin embargo, se trata del primer documento antiguo que defiende esta visión.




Una Revelación Polémica

Si esta versión fuese cierta, esto supondría una completa revolución de la imagen de Judas que hasta la actualidad ha difundido la Biblia. Craig Evans recuerda que, en dos ocasiones, Jesús pidió cosas en privado a dos de sus discípulos, según el Nuevo Testamento, y se pregunta si su entrega a las autoridades judías por parte de Judas no sería una tercera.

Por su parte, el padre Donald Senior, presidente de la Unión Católica de Teología de EE UU, asegura que este texto no se ancla en ninguna tradición histórica. A su juicio, usa los personajes de los libros canónicos, pero «es una expresión de una teología específica», la gnóstica, en su concepción del cuerpo humano y la creación, que son muy diferentes a la de los Evangelios aceptados por la Iglesia Católica.

Quién lo escribió es otro misterio. En ningún lugar se dice que fuera Judas, pero eso no debería hacer dudar de su veracidad, pues la autoría de los Evangelios del Nuevo Testamento tampoco está asegurada.

Con información de El País

©2020-paginasarabes®