Archivo de la categoría: Biografías

Mihrimah Sultana – La Heredera de Suleimán y Hurrem

Mihrimah Sultana: (turco otomano:مهر ماه سلطان, pronunciación turca [mihɾiˈmah suɫˈtan]), era la hija del sultán otomano Suleiman El Magnífico y su esposa Hürrem Sultana. Su nombre en turco significa Sol y Luna.

Nació en Estambul el 21 de marzo de 1522, justo el día de equinoccio. Viajó por todo el Imperio Otomano con su padre mientras éste inspeccionaba las tierras y conquistaba nuevas. Acompañándolo incluso en las batallas como la de Gizah en el norte de Egipto, fuera de Alejandría, en la que según aparece en la literatura persa viajaba en un caballo llamado Batal.

Al cumplir la edad de diecisiete años contrae nupcias con el Gran Visir Rüstem Pasha (1500-1561) el 26 de noviembre de 1539, con el cual tendría tres hijos. Mihrimah floreció como patrona de las artes y continuó viajando con su padre hasta la muerte de su marido.

Ocupó el puesto de Valide Sultan o Directora del Harem, para su padre tras la muerte de su madre la sultana Hurrem, desde 1558 hasta 1566.

Durante este periodo Mihrimah animó a su padre para poner en marcha la campaña contra Malta, con la promesa de construir 400 galeras con su propio dinero; sosteniendo correspondencia directa con el rey Segismundo II de Polonia.

Intervención política

Mihrimah junto con su madre Hürrem sultan y su esposo Rüstem el Gran Visir otomano, hicieron una alianza y se convirtieron en el poder que dominaba el diván, (gabinete), y el círculo interior de palacio. Desafortunadamente para Mustafá, esta condición se convirtió en un gran obstáculo para él acceder al trono, aunque fue apoyado por los jenízaros.

Las fuentes otomanas y extranjeras indican que se creía ampliamente que los tres trabajaron primero para eliminar al principe Mustafá para asegurar el trono al hijo de Hürrem y hermano mayor de Mihrimah, el príncipe Bayezid. La rivalidad terminó con la ejecución de Mustafá a manos de los enviados de su propio padre en 1553 durante la campaña contra la Persia safávida debido al miedo a una rebelión por parte del sultán.

Vida caritativa

La Sultana tuvo acceso a abundantes recursos financieros por lo que financió diferentes centros caritativos como las Mezquitas de Üsküdar y Edirne, ambas llevan su nombre y fueron construidas por el arquitecto imperial Mimar Sinan.

La Mezquita Mihrimah en la Puerta de Edirne fue construida entre 1562 y 1565 ubicada en la pared occidental de la vieja ciudad de Constantinopla, (Estambul), fue uno de los diseños más imaginativos de Sinan, utilizando nuevos sistemas de apoyo y espacios laterales para aumentar el área disponible para las ventanas. Mientras que la mezquita de Mihrimah Sultan en Üsküdar también conocida como mezquita de İskele se construyó entre 1546 y 1548, considerada uno de los monumentos más destacados de la ciudad de Üsküdar. Tras la muerte de su padre le prestó a su hermano sultán Selim II 50 000 monedas de oro para cubrir sus necesidades inmediatas.

Junto a su único esposo Rüstem Pasha tuvo tres hijos:

Ayşe Hümaşah sultan, Sultanzade Osman Bey y Sultanzade Mehmed Bey.

Muerte

La vida de Mihrimah sultana es incierta después de la muerte de Selim II en 1574, retirándose al Palacio Viejo o Esky Saray. Muere en Constantinopla el 25 de enero de 1578 durante el reinado de su sobrino Murad III, sobreviviendo a todos sus hermanos. Fue enterrada en el complejo de la Mezquita Süleymaniye junto a su familia.

Leyenda

Hay muchas leyendas sobre el amor de arquitecto Sinan y la hija del sultán Suleiman; Mihrimah. Cuando la hija del sultán Suleiman; Mihrimah llegó a la edad de diecisiete años, dos personas querían casarse con ella. Uno de los candidatos era gobernador de Diyarbakir Rustem Pasha y el otro era el famoso arquitecto Sinan. El Sultán elige a Rustem Pasha sobre Sinan, porque Sinan ya estaba casado y tenía cincuenta años. Sin embargo, él estaba desesperadamente enamorado de Mihrimah.

Cuando él comenzó a construir mezquitas en Estambul, Mihrimah reflejaba su amor a estos magníficos edificios. Mihrimah es una articulación de nombres juntos, Mihran y Mah que significa sol y luna en persa.

Estas dos mezquitas siguen en pie en Üsküdar y Edirnekapi, localidades de la ciudad. Cuando se contemplan desde Estambul, el sol se pone tras la mezquita de Mihrimah en Edirnekapi y la luna sale detrás de los dos minaretes de la mezquita de Mihrimah en Üsküdar el dìa del cumpleaños de la Sultana Mihrimah, es decir el 21 de marzo ,que ademàs es cuando sucede el equinoccio. 

Con información de Ecured

©2018-paginasarabes® 

Mohamed Alì Seineldìn: Un hijo de Líbano en la Gesta de Malvinas

Mohamed Alì Seineldìn, el ùltimo gran patriota

Nacido el 12 de noviembre de 1933 en Concepciòn del Uruguay ,Provincia de Entre Rìos. Descendiente de libaneses, de raíces Drusas, un hombre formado dentro de los principios de honor y fe propios de un lìder innato.

Más allá de lo que significa para nosotros los argentinos, me llena de orgullo que nuestro paisano sea coterráneo de mi padre y nacido el mismo año, con diferencia de pocos días. Para mí ha simbolizado en algún modo también un padre, por sus enseñanzas, por su buen trato, por dirigirme tan bellas y nobles palabras en nuestro breve pero rico contacto.

Sus orígenes
Druso o Catòlico?

Consideraba que una persona debe adecuarse a la religiòn del paìs de residencia, por lo cual eligiò convertirse a la fe catòlica sin dejar de lado los preceptos de su origen Druso.

Segùn las costumbres de sus padres,observaron en aquel niño sus deseos de servir a la patria y lo alentaron a ser soldado. Ingresa al Colegio Militar durante el gobierno del General Juan Domingo Peròn, contrario al pensamiento familiar. Hijo de un activo militante de la Uniòn Cìvica Radical,  contrario al gobierno,produjo serias dificultades para el ingreso a la carrera militar.

Con la ayuda del padre de un amigo de la infancia, logra ingresar al colegio militar.

Su carrera militar

En 1959 con el grado de subteniente fue destinado a la provincia de Misiones a cubrir un vasto territorio desde Cataratas hasta Aguarà Guazù en una misiòn a la que llamaba “no convencional” que comprendìa enfrentar la denominada “guerra revolucionaria”.

Oficial del arma de infantería egresado del Colegio Militar de la Nación, paracaidista, comando, buzo Táctico de la Infantería de Marina egresado en Mar del Plata, oficial de Estado Mayor de la Escuela Superior de Guerra. Instruyó y dirigió las fuerzas de élite de la República de Panamá. Fue instructor de numerosos comandos de oficiales y suboficiales argentinos en el Colegio Militar y en la Escuela de Infantería instruyó a hombres de las tres FFAA y de las fuerzas de seguridad. El 2 de abril de 1982 comandó al heroico Regimiento de Infantería 25 que peleó bravamente y asestó muchas bajas a los británicos. Los soldados veteranos aún hoy veneran a Seineldín, porque recuerdan que los acompañó en las trincheras.

Es el prototipo del soldado espartano, aquel que se hizo famoso en la Grecia antigua por su preparación para la guerra, acostumbrados al sacrificio que debe aceptar en la vida el soldado. y que se inmortalizó con su jefe Leónidas en la batalla de las Termópilas.

Era un soldado completo. En pocas palabras, siempre se preparó para el momento en que la Patria requiriera de sus servicios, entrega y sacrificio. Y así es como lo recordamos.

Gesta de Malvinas

Un día recibió la visita del Comandante del V Cuerpo de Ejército, quien después de la recorrida de inspección para comprobar el estado de la Unidad, le dijo: “Teniente Coronel Seineldín quiero hablar con usted y el General Daher, (Quien se desempeñaba como Jefe de la Brigada IX), a solas”.

Luego de felicitar a Seineldín por el excelente estado de su Regimiento, les pidió que en el más absoluto secreto concurrieran a Bahía Blanca, asiento de ese Cuerpo de Ejército, el primero de febrero de 1982. Cuando se concretó dicha reunión el General García dijo:

–“Teniente Coronel Seineldín, ¿Jura por su honor de soldado, guardar el secreto que le revelaré?…”
–Sí mi General, lo juro.
–He seleccionado su Regimiento, el 25 de Infantería, para recuperar nuestras Malvinas.
–No lo puedo creer mi General, usted me asigna la más hermosa de las responsabilidades, le expresé con gran emoción. Sentía que todo mi cuerpo se expresaba, desde mi piel erizada, hasta mi corazón que latía más de lo normal.

Ese niño, ese joven, y el hoy hombre hecho soldado, sentía que se cumplía su más anhelado sueño. El General Daher y él participarían en la planificación de la operación que debía ejecutarse el día 24 de mayo; luego esa fecha se adelantó para el 2 de abril por los sucesos que se dieron en las Islas Georgias del Sur.

De esta manera, el Teniente Coronel Seineldín, con una sección de su Regimiento, integrando parte de las Fuerzas Anfibias de la Marina de Guerra, se encontraría entre los primeros en pisar las Islas.

Operaciòn “Rosario Azul”

El nombre clave de esta operación era “Azul”; sin embargo, por iniciativa del Teniente Coronel Seineldín, quien se basó en sus creencias religiosas y en un hecho histórico ocurrido durante las invasiones inglesas de 1806, sugirió al Jefe de la operación rebautizar con el nombre de “Rosario” al operativo. Luego del correspondiente pedido de autorización, la operación adopta el nuevo nombre, con el que comúnmente se la conocerá a partir de ese momento.

A las 00 hs. del 2 de abril de 1982 un puñado de Comandos Anfibios y de Buzos Tácticos ponían pie en las Islas Malvinas, la OPERACIÓN ROSARIO-AZUL estaba en marcha. La orden, recuperar las Islas sin causar bajas a las fuerzas británicas ni a la población civil. Fue cumplida acabada y profesionalmente. Hoy es ejemplo de estudio en las principales Academias Militares del mundo.

El Glorioso RI 25 en Malvinas

El RI 25 tuvo una destacadisima actuación en la Gesta de Malvinas, cubrieron el aeropuerto, combatieron en la batalla de Pradera del Ganso, (Goose Green). Sus hombres, (forjados a imagen y semejanza de su líder, (“El turco” Mohamed Alí Seineldín), pelearon con bravura y honor, todos y cada uno. Hombres de la talla del Teniente Primero Daniel Esteban, del Teniente Roberto Estévez, del Subteniente Juan José Gómez Centurión y tantos otros que entregaron todo por la Gran Causa Nacional.


Discurso del Tte.Cnel. Seineldín en las Pascuas de 1982

Omnipotente Señor de las Batallas que con su poder y providencia eres el Rey de Reyes de los cielos, la tierra y el mar:

Porque nos ordenaste honrar al Padre y a la Madre en el cobijo de la Patria terrena…

Porque nos enseñaste a dar a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar…

Porque nos aseguraste que no estar contigo es estar contra ti…

Porque nos aconsejaste buscar primero el Reino de Dios y su Justicia…

Porque caíste en la tierra como semilla para morir y dar con ello abundante fruto…

Porque nos diste una Patria Grande que va desde la Quiaca a la Antártida y desde la Cordillera al Atlántico, donde nuestras son las Islas que hoy huellan con orgullo nuestros pies de argentinos bien Nacidos…

Y porque nuestras madres nos parieron varones y valientes, por eso estamos aquí, porque no amamos tanto la vida que temamos a la muerte y porque si morimos en tu gracia resucitaremos contigo para la Vida Eterna.

Es por eso que en estas pascuas de resurrección nos consagramos al Corazón Inmaculado de tu madre la Virgen María bajo la advocación de Virgen del Rosario, en cuyo nombre fuera designado este operativo y en recordación de la otra gesta heroica de Liniers y la victoriosa batalla de Lepanto.

Reina y Madre de la Nación Argentina:

De hoy en mas depositamos en tus manos nuestros cuerpos y nuestras almas nuestra juventud y nuestra garra criolla, nuestra vida y nuestra muerte, para que dispongas de ellas lo que mejor convenga.

Te consagramos también desde hoy estas Islas Malvinas Argentinas pidiéndote que alejes para siempre todo signo de pecado, de error y de herejía aquí existente. Queremos que –como en el continente – seas honrada con la devoción que mas te agrada: el Santo Rosario, porque solamente así mostraremos al mundo que somos una Nación invencible.

Finalmente, a partir de este momento te reconocemos como comandante en jefe espiritual de nuestros hombres en tierra, mar y aire, y desde lo profundo de nuestro corazón de argentinos damos respuesta a la voz que nos dice:

– A la Virgen del Rosario Subordinación y valor

– Para servir a Dios y la Patria

Seineldin -PPR-MIN

“Jesús, María, Os amo, Salvad las almas”

¡NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO,
SÁLVANOS!


Allí, en el frío suelo de nuestras queridas Islas Malvinas quedó enterrado aquel rosario que prometiste volver a buscar turco querido, y que por designios del Creador no pudo ser.

Capítulo aparte merece tu actuación para devolver a nuestro querido ejército su espíritu Sanmartiniano.

Tuve la suerte y el honor de cumplir mi servicio militar obligatorio con superiores que combatieron con honor y con otros que aún sin haber estado en las Islas tenían la llama viva y así nos la transmitieron. Mi humilde reconocimiento a los entonces Tte.Cnel. Abel Fernando Dalbó, Sargento Pintos, Cabo 1º Alvarez, Tte. Rafael Alejandro Ortiz, Tte. Pedro Rebelato, Sargento Cayo, Sub. Ppal. Polanco, Tte. Eugenio Bruni y tantos que la memoria, en una mala jugada, hace no poder recordar sus nombres. Todos pertenecientes en aquellos años al Glorioso Batallón Logístico 9 que tanto hizo, desde su asiento en Comodoro Rivadavia y también presente en las Islas, por la recuperación de nuestras Malvinas.

Para ir cerrando el presente homenaje, algunas frases de este patriota que hoy debe estar presente en cada uno de los argentinos de bien:

  • “En el peligro el superior siempre adelante y el subalterno siempre
    atrás, en cambio en las actividades de bienestar, el subalterno adelante y el superior atrás”.
  • “En Malvinas no existieron los “niños de la guerra”. Todo los que pelearon eran verdaderos HOMBRES!”.
  • “Mientras haya tan solo un grupo de Argentinos, que resistan a ser conquistados, la patria vive”.

Mi querido Coronel, aplica en un ciento por ciento la frase de Emilio Villarino del Batallón 5 que reza:

“La gloria pertenece al hombre que está en realidad en la arena de la lucha, cuya cara está manchada por polvo, sudor y sangre… quien conoce del gran entusiasmo, de la gran devoción y quien se consume en una causa valerosa… quien al final, en lo mejor, conoce el triunfo de haber llegado, y en lo peor, falla sin importarle demasiado. Así, su lugar nunca estará con aquellas almas frías y tímidas que no conocen ni la victoria ni la derrota”.

Nuestro gran Pro-hombre murió el 2 de septiembre de 2009, de un ataque cardíaco a los 75 años. La ministro de Defensa de Argentina, la ex terrorista Nilda Garré, prohibió que reciba los honores de militar atento a su jerarquía.

Cierro esta nota con las palabras con las que cerrábamos nuestro contacto epistolar:

“Dios y Patria o Muerte”.

Illâl liqâ rais… Hasta el reencuentro! In Shâ Allâh…

Por Moro

©2018-paginasarabes®

Shajar al-Durr – Sultana de Egipto

Shajar al-Durr

Shajar al-Durr (en árabe: شجر الدر)

Fue la primera mujer musulmana de la Historia que gobernó en Egipto. Siendo así  la primera sultana de la dinastía Bahrí de los mamelucos de Egipto.

Variaciones de nombre: Shajar al Durr; Shajarat; Shagrat al-Durr.

Murió en 1259, (algunas fuentes citan 1258), en El Cairo; se casó con Najm ad Din, también conocido como al-Salih Ayyub o Salih II Ayyub, sultán ayyubí de Egipto, en 1240, (murió en 1249); se casó con Aybak, sultán mameluco de Egipto, en 1250; hijastros: Turan o al-Muazzam Turanshah.

La primera Sultana

Shajar al-Durr, una de las pocas mujeres en la historia musulmana en haber gobernado como sultana, jugó un papel importante en la derrota de la Séptima Cruzada. Poco se sabe sobre su origen familiar, excepto que ella era turca y había sido esclava antes de su matrimonio. Shajar fue entregada como esclava a al-Salih y viajó con él hasta Egipto, dándole además un hijo y sucesor varón. Tras el nacimiento del niño de ambos, al-Salih se casó con ella.

En 1240, se convirtió en la esposa de Salih II Ayyub, el sultán de Egipto. En 1249, ella actuó como regente de Egipto mientras su esposo estaba en una campaña militar en Damasco. El ejército cruzado dirigido por el rey francés Louis IX había capturado la ciudad portuaria de Damietta en junio de 1249; Shajar organizó el ejército egipcio contra los cruzados.

Tras la muerte de al-Salih, Shajar en noviembre de 1249,  informó al comandante del ejército y al jefe eunuco que controlaba el palacio, pero como en esos momentos se encontraban bajo el ataque de los cruzados, los tres decidieron no revelar la muerte del sultán. Shajar y el comandante del ejército usaron papeles en blanco con la firma del sultán para seguir emitiendo órdenes sin que nadie supiera de su muerte; del mismo modo, Shajar fingía llevarle comida y visitarlo en su tienda.

Shajar al-Durr

Temida por los Cruzados

De esta manera, ella gobernó sola en su nombre, manteniendo con éxito su muerte en secreto hasta que el heredero del sultanato, su hijastro Turan, regresó de Siria para tomar el poder. En la primavera de 1250, ella y Turan organizaron la defensa de El Cairo contra Luis, derrotando a los cruzados y capturando al rey. El comandante del ejército fue asesinado, pero entonces Shajar accedió al plan de Baibars, defender la ciudad de al-Mansurah y finalmente los cruzados de Luis IX de Francia fueron derrotados. Luis fue rescatado y tuvo que entregar a Damietta, (ciudad egipcia), en abril, después de lo cual se dirigió a Palestina. Turan fue asesinado en mayo por oficiales militares mamelucos, (turcos), del ejército egipcio que querían un sultán mameluco. Finalmente, la noticia de la muerte del sultán llegó a oídos de los cruzados, quienes se animaron a marchar sobre El Cairo.

Shajar, quien se convirtió así en  la primera mujer sultán de Egipto  en gobernar en su propio nombre. El período mameluco duraría dos siglos. Con el fuerte apoyo de los líderes militares egipcios, Shajar comenzó a consolidar su poder, emitiendo monedas en su nombre. Sin embargo, como era una mujer, el señor supremo de Egipto, el califa de Bagdad, se negó a reconocer que su gobierno era legítimo. Shajar se vio obligada a abdicar después de solo unos meses. El califa envió al soldado mameluco Aybak para tomar su lugar. Shajar,  se casó con Aybak, y juntos consolidaron el dominio mameluco en Egipto, formando una nueva capital en El Cairo. Durante sus ocho años de gobierno conjunto, Shajar, llamada sultana, promulgó leyes y emitió decretos; según los informes contemporáneos, ella era una  más activa que su marido. En tan sólo tres meses, Sharaj había conseguido vencer a los cruzados de Luis IX de Francia e iniciar una nueva dinastía en Egipto.

Los siguientes conflictos con Bagdad y Siria hicieron que poco a poco, los mamelucos abandonaran a Aybak en favor de la dinastía siria. Sin embargo, cuando Aybak intentó tomar una segunda esposa en 1259, Shajar lo hizo asesinar. Pronto dos facciones militares estaban peleando por el futuro del sultanato: aquellos que apoyaban el gobierno continuado de Shajar, y aquellos que no querían que el hijo de Aybak, Turanshah, fuera gobernado por su ex esposa.

Turanshah, el hijo del sultán fallecido, llegó a Egipto y fue nombrado soberano, pero sabía que nunca tendría el poder completo mientras Sharaj y los mamelucos siguieran a su alrededor. Comenzó a eliminar a puestos de confianza de su padre y a reemplazar a los antiguos oficiales. Después, exigió a Sharaj que le devolviera las joyas de su padre. Ella se quejó ante los mamelucos, quienes acabaron con la vida de Turanshah por ese motivo y también al saber que, en estado de embriaguez, había abusado de las doncellas de su padre.

Sharaj siempre firmó usando los nombres de su marido y su hijo para ganar legitimidad.

Monedas de Shajar al-Durr

Se emitieron monedas con sus títulos y se rezaba por ella en las oraciones del viernes de las mezquitas. El califato se negó a reconocer a Sharaj como sultana de Egipto por lo que, por presiones de los mamelucos, ésta se casó con Izz al-Din Aybak, abdicando después en él.

Sharaj, que pretendía recuperar su poder, se mantuvo cerca de su esposo hasta que tras varias intrigas, hizo que fuera asesinado por sus sirvientes mientras tomaba un baño. Sharaj dijo que había muerto repentinamente pero los mamelucos no la creyeron y obtuvieron la verdad torturando a los sirvientes. Quisieron acabar con su vida pero los que aún la defendían, quisieron protegerla llevándola a la Torre Roja. Finalmente, Sharaj fue desnudada y golpeada hasta la muerte.

Su cuerpo fue encontrado tirado en un foso, donde permaneció tres días sin que nadie lo enterrara y donde le fue sustraído un paño de seda y perlas que lo cubría. Los sirvientes que asesinaron a Aybak, su marido, fueron ejecutados. Actualmente la tumba de Sharaj puede verse en la mezquita de Tulun y está considerada una joya de la arquitectura funeraria islámica. Sus huesos fueron trasladados a la mezquita llamada en su honor, donde permanecen hoy.

Mausoleo de Shajar al-Durr

Con información de Jackson-Laufer, Guida M. Mujeres que gobernaron. Santa Bárbara, CA: ABC-CLIO, 1990.

©2018-paginasarabes®