Archivo de la etiqueta: Tradiciones

Tradiciones del pueblo Libanés

La identidad libanesa a través de sus tradiciones

Las creencias y tradiciones que se trasmiten de generación en generación llevan consigo una carga mágica que nos permite ser parte de una cultura. Es la manera que tiene un pueblo de interpretar el mundo. Obtener una identidad. Diferenciarnos.

El pueblo libanés no escapa a esta costumbre de crear rituales, hábitos y costumbres que nos proteja de todo mal y nos ayude a ser prósperos.

Queremos compartir algunos de estas tradiciones que llaman a una vida feliz.




Las casas

Se creía que los cimientos de la casa tendrían que ser «regados» con sangre para durar y ser fuertes, haciendo que el dueño de la casa sacrificara ovejas para eso.

Los recién nacidos

En algunos pueblos, el cordón umbilical de un recién nacido era cortado y colgado en la puerta principal de la casa, con la expectativa de que cuando el niño creciera, se quedaría cerca de su casa y de la familia.

Cuando un nuevo integrante nacía en una familia, se lo recibía compartiendo con los visitantes un plato de «meghli” en señal de deseos de salud y buena fortuna para el pequeño bebé.

Bodas

Antes de entrar en su nueva casa, la novia tendría que lanzar un pedazo de pasta en la pared frontal de la casa. Si la masa se “pegaba” a la pared, era señal de que el matrimonio duraría.

Como superstición, la novia tendría que entrar en su nueva casa de atrás hacia adelante para no fracasar la boda.




El desafío del mortero

Como prueba de fuerza y deseo de casarse, el novio tendría que alzar un mortero de 50 kilos, colocado delante de la novia. Si no lo consigue, un tío o un amigo lo levanta para salvar al novio de la vergüenza.

Un día antes de la boda, la novia tendría la «noche de la henna«, o la «noche del tabule«. Por la mañana, los parientes se reunían alrededor de una mesa con platos de «tabule«, y al atardecer al sonido de cánticos tradicionales, una pariente llevaría un jarrón de henna y de velas decoradas y ponía henna en la palma de las manos y de los pies de todas las mujeres presentes. Después, la novia comenzaría a pisar los pies de las solteras para que pudieran encontrar al tan esperado novio.

©2020-paginasarabes®

Dabke Libanés – Una tradición que nace de la solidaridad

«En el ritmo, nuestras piernas siempre el compás marcan; en la unión, nuestras manos es que de hecho se unen; en el grupo, nuestros hombros es que después de todo se tocan; y en la voluntad, la realidad nunca se deforma; en la nostalgia, Que se forjan; en la vivencia, los opuestos es que se complementan; Tu y Yo, nosotros dos en un gesto; tú y yo, juntos con todo el resto; en la solidaridad es que los hombre se forman; y en nuestro baile es que la gente Transforma y se transforma».





Origen de una danza que nace de la solidaridad de un pueblo

Mucho se habló y se habla de la danza tradicional llamada «dabke«, que es un baile popular en Líbano, Siria, Jordania, Turquía, Palestina, Irak y norte de Arabia Saudí y que representa la herencia folclórica de estos países. Se practica a menudo en festivales y bodas, siendo que el grupo de dabke consiste en un equipo de más de diez personas.

El difunto músico libanés, Zaki Nassif, cuenta en una de sus entrevistas sobre la historia de la dabke libanés: «El Dabke tiene una historia interesante, probablemente debido al proceso de pavimentación de techos de tierra en las aldeas libanesas construidas con piedra. En esa época, la superficie estaba hecha de tierra y grava esparcida en un estrado de madera, donde estaba arriba el techo. Solían comprimir las superficies con las piernas, antes de la invención del rollo de piedra, que conocemos hace cuarenta o cincuenta años. Generalmente los hombres se daban las manos, hombros con hombros, y empezaban a girar, caminando en círculos. La tradición del dabke, según la creencia de los narradores, surgió de ese hábito”.





Solían decir palabras de orden para adquirir energía y fuerza en este trabajo: «al aouna, al aouna, al aouna», que en lenguaje siríaco significaba «ayuda»; y la letra D (dal) era la señal en siríaco que equivalía al artículo definido al (o, a, los, as). Así nació d + al aouana = ala dalouna, es decir, vamos todos en la ayuda, uno ayudando al otro, para que podamos concluir la superficie y hacer los techos de las casas.

Esta maraña de manos, hombros e impulsión formó una especie de sistema de ritmo y cuenta: uno, dos, tres, cuatro, cinco, (levanta la pierna) y golpean todos el pie en el suelo en el conteo del seis, cantando la música «ala dalouna». El resto es folclore, baile, grupos de hombres y mujeres. El dabke se ha convertido en la alegría del pueblo, la unión de todos, el encuentro de los opuestos. Y en Líbano todo comienza y termina en dabke.

©2019-paginasarabes®