Archivo de la etiqueta: Música

Géneros líricos árabes – La Malḥama

La malḥama es un género común a todo el contexto cultural árabe, y se sitúa a medio camino entre la poesía y la prosa. Tiene forma versada, siguiendo la pauta de la sīra, o biografía, y narra hazañas heroicas y legendarias del pasado. La rima y la métrica son irregulares y la recitación se acompaña a menudo por un instrumento musical.

Los eventos narrados en la malḥama suelen poseer una base histórica pero están también llenos de elementos maravillosos. Pertenece a esa literatura árabe anónima de tradición oral cuyas raíces se remontan a la tradición pre-islámica y que se ha ido enriqueciendo poco a poco de elementos diversos procedentes de la cultura popular.

Las historias orales narradas en las malḥama se fijaron por escrito con
posterioridad. Sin embargo, este hecho no ha sido suficiente como para que este tipo de composiciones se consideren como parte de la literatura culta. En parte a causa de la variedad de lengua utilizada, principalmente dialectal, y en parte por el hecho de que, a pesar de haber sido recopilados en forma escrita, sigue manteniendo una fuerte connotación de oralidad.

Es común, incluso hoy en día, escuchar en campos, plazas o cafés urbanos a narradores semicultos que reconstruyen en sus recitados orales las hazañas y las leyendas de héroes invencibles. Héroes y personajes que se han convertido en modelos de vida para la población, como es el caso, por ejemplo de ʾAntara,1 un guerrero pre–islámico que vivió al final del siglo V, o los protagonistas del poema en tres ciclos de los Banū Ḥilāl, 2 una tribu árabe del Neŷed del IV siglo de la hégira, o el poema del sultán mameluco Aẓ-Ẓāhir Baybars 3 o el de Sayf Ibn ḏū Yazīn. 4

Este último relato es especialmente querido por los yemeníes. Cuenta la historia de un príncipe yemení de la dinastía de Ḥimyar que, según las fuentes históricas, habría liberado el país de los abisinios en el siglo VI D.C., poco antes del nacimiento del profeta Muḥammad. A este héroe se le dedicó un poema muy extenso, también dividido en ciclos. Lo que hace de esta malḥama una especialmente interesante es el papel que desarrolla la magia en el discurrir de los hechos. Durante
sus aventuras, el héroe es constantemente ayudado, o de lo contrario obstaculizado, por seres sobrenaturales y mágicos como los ŷinn o los gūl. 5

Por A.A. Piccolo  (U.A.M – Curso de Doctorado: Tradición e Innovación en la Cultura Árabe e Islámica). 


Notas:

  1. Heller, B., “Sīrat ʾAntār”, en Enc. of Islam, IX, págs.. 533–537.
  2. Connelly, B., op.cit., 1986.
  3. Paret, R., “Sīrat Baybars”, en Enc. of Islam, IX, págs. 1160-1161.
  4. Rabadán Carrascosa, M., La jerefiyye…, op.cit., págs. 32 y 39. Fanjul, S., Literatura popular…, op.cit., pág. 132 y ss. Véase también Canova, G., “Gli Studi Sull’epica…”, op.cit., págs. 211-226.
  5. Canova, G., “Book Review: the Adventures of Sayf Ben Dhi Yazan, an Arab Folk Epic”, en Quaderni Di Studi Arabi. n. 17, 1999, pág. 174. Para la historia de Sayf Ben Dhi Yazan véase: Jayyusi, L., The Adventures of Sayf Ben Dhi Yazan: An Arab Folk

©2017-paginasarabes®

Géneros líricos árabes -El Mahŷal

El mahŷal 1 es una canción popular estrófica cantada de forma colectiva tanto por hombres como por mujeres durante el periodo de la recolección de la cosecha.

Este término se utiliza en general para los cantos asociados a la realización de trabajos, ahāziŷ al–ʿamal, (cantos de trabajo) y puede ser extendido a todos los cantos realizados en momentos de actividades laborales colectivas, tales como las propias de campesinos y de artesanos.

De este modo, se ha documentado la existencia del mahŷal al-bināʾ, canto de los albañiles, el mahŷal al–ḥiṣād, canto de la cosecha, el mahŷal al-asfār, canto de los viajeros, el mahŷal al-raʿī, canto de los pastores y el mahŷal ŷalb al-māʾ, canto de los aguadores. 2

En ocasiones se ha llegado a confundir el zāmil con el mahŷal; la diferencia entre ellos radica principalmente en que el primero se acompaña de instrumentos musicales tales como tambores y que el segundo solo se recita en grupo, sin acompañamiento musical.

Por A.A. Piccolo  (U.A.M – Curso de Doctorado: Tradición e Innovación en la Cultura Árabe e Islámica).


Notas:

  1. En árabe yemení haŷala significa cantar marchas y mahŷal (pl. mahāŷil) son canciones populares, Piamenta, Dictionary…op.cit., pág. 505.
  2. Al-Baraddūnī, Funūn al-adab…, op.cit., pág. 151 y ss.

©2017-paginasarabes®

Arpas de Ur – Arte musical Sumerio

El instrumento de cuerdas más antiguo, legado de la civilización Sumeria

El hallazgo más importante relacionado con la música mesopotámica tuvo lugar en 1929. El arqueólogo británico Leonard Woolley, considerado primer arqueólogo moderno, se encontraba excavando desde hacía varios años en la antigua ciudad sumeria de Ur. Allí se encontró con el que sería uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo XX.

Las Arpas de Ur, también llamadas Liras de Ur, están consideradas como los instrumentos de cuerda más antiguos. Datan del año 2400 a. C. y fueron elaborados en época de la civilización sumeria, que se considera la primera y más antigua civilización de la historia, que se extendió por el sur de Mesopotamia, en la zona de los ríos Tigris y Eufrates, (actual Irak) concretamente forma parte del Período Dinástico Arcaico, un período arqueológico de la historia de Mesopotamia entre el año 3000 a. C. y el 2334 a. C.

La música desempeñaba un papel importante en la cultura sumeria. Los músicos aprendían a tocar en una escuela y formaban parte de la clase alta de la jerarquizada sociedad. La música y el baile estaban muy presentes en los rituales religiosos, sobre todo en los de la diosa Inanna, en las celebraciones de nacimiento y matrimonio y en los recitales de poesía. Antes de tocar cualquier instrumento de cuerda, los intérpretes se lavaban las manos para purificarse. Entre los instrumentos de cuerda típicos sumerios destacan las liras y las arpas, de numerosas cuerdas y construídas en madera con incrustaciones de cristales y lapislázuli y el pantur (laúd), que más tarde se pasaría a llamar pantura por los griegos. Tenía un mástil extremadamente largo y se componía de dos o tres cuerdas.

Las denominadas “Arpas de Ur”, también llamadas “Liras de Ur”, se consideran los instrumentos de cuerda más antiguos descubiertos hasta ahora en todo el mundo. Datan aproximadamente del año 2.400 a. C. y fueron creadas por la civilización sumeria, una de las primeras y más importantes civilizaciones de la historia de la humanidad. El “Arpa Dorada” o “Arpa del Toro” estaba considerada la más bonita de las cuatro halladas en dicho lugar, pero desgraciadamente fue, casi en su totalidad, destruida durante la invasión de EE.UU. a Irak en el año 2003.

Gracias a diversas entidades y universidades, una réplica fue construida. Además se pudo recuperar la cabeza original del toro. El arpa de la reina Pu-abi se encuentra en el Museo Británico. El arpa en forma de barco y otra con una cabeza de toro de oro (similar a la de la reina) se guardan en Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pennsilvania.

Los instrumentos  más antiguos

También se tocaba el laúd, llamado panthur en sumerio, con un largo cuello y pequeña caja de resonancia, tocado generalmente por las mujeres. Como instrumentos de viento usaron flautas, chirimías y trompetas. En cuanto a la percusión, tocaban instrumentos variados, como calderos de metal a modo de timbales o el sistro.

Formación musical

En cuanto a instrumentos de viento se podría destacar el uso de las flautas, que están presentes desde tiempos inmemoriables en todas las civilizaciones. Estas flautas serían versiones primitivas de los neys actuales, aunque dudo que existan muchas diferencias entre ambas. No disponían de embocadura y se tocaban en vertical. Las trompetas, que surgieron en el periodo asirio y las chirimías dobles. En la percusión: sistros, pequeños tambores, crótalos y los grandes timbales de metal.

Las primeras partituras de la historia

Las fuentes cuneiformes explican el uso de las escalas pentatónicas y heptatónicas, además del sistema monódico, aunque sería muy probable que conocieran la polifonía. Las liras y las arpas se punteaban con ambas manos y la chirimía, aparte de hacer sonar la melodía, emitía la nota del bordón. Era importante el uso de las quintas y las cuartas en los instrumentos de cuerda y la percusión venía a menudo de manos de las propias bailarinas. Existía ya por aquel entonces el concepto de orquesta.

El descubrimiento de las tablas hurritas, una colección de canciones escritas en cuneiforme, que datan del 1.400 a.C y fueron descubiertas en la ciudad de Ugarit. En una de estas tablas se encuentra el himno hurrita a Nikkal (h.6), el más famoso de todos.

Con información de Haraldwartooth

©2017-paginasarabes®