Archivo de la etiqueta: Arqueologia

Descubrimiento arqueológico en Palestina

Cuando la realidad supera a la ficción

La novela escrita por  Richard Ben Sapir, publicada en 1983, describe una situación que cambiaría el curso de la historia del Cristianismo. Jon Folan, un sacerdote, un veterano de Vietnam y un hombre de fe inquebrantable es elegido por el Papa para una misión aterradora y solitaria. En Jerusalén, una hermosa joven arqueóloga descubre el antiguo esqueleto de un hombre y una inscripción en arameo que dice MELEK, “El rey de los Judíos”. En una excavación arqueológica dirigida por Sharon Golban, se hallan los restos de un esqueleto de 2000 años de antigüedad. También se halla una placa en la que se puede leer: REY DE LOS JUDÍOS. Las pruebas indican que podría tratarse del propio Jesucristo, lo que crearía un grave conflicto en la religión católica. Entre los dos, Golban y Folan, surge una relación amorosa que no será bien vista por la Iglesia, a la vez que tendrán que enfrentarse a una secta de la zona, que no aprueba la profanación de tumbas.

El Cuerpo

Fue llevada al cine bajo el nombre de The Body (El cuerpo). Una película dirigida por Jonas McCord. El guión es suyo también, adaptando la novela de Richard Ben Sap. Está protagonizada por Antonio Banderas en el papel de un sacerdote jesuita; Olivia Williams y Derek Jacobi. La historia se centra en el personaje de Matt Gutiérrez, un sacerdote jesuita que había sido agente doble del servicio secreto, enviado por el Vaticano a Jerusalén a supervisar una excavación arqueológica que está llevando a cabo el personaje de Olivia Williams, durante la cual han encontrado el esqueleto de un hombre crucificado. La trama comienza realmente cuando se siembra la sospecha de que esos restos podrían ser los del propio Jesús crucificado, lo que entraría en conflicto directamente con la doctrina cristiana y su afirmación de que Jesús resucitó al tercer día. El escenario elegido para el transcurso de estas secuencias no es más que un “barrio” en Palestina donde conviven palestinos e israelíes en tensión constante.

El descubrimiento en  Bait Hanun-La Cripta de Gaza

Abdelkarim al-Kafarna, un joven palestino de Bait Hanun, al noreste de la Franja de Gaza, se preguntó el pasado viernes a dónde iba a parar el agua que caía en el patio trasero de su casa, tras una semana de lluvias intensas. Al levantar una losa descubrió unos escalones que conducían a unas tumbas antiguas situadas a unos cuatro metros de profundidad. En el interior de las tumbas subterráneas encontró huesos, lámparas votivas y otros restos de cerámica, según informó The Associated Press el sábado pasado.

 2.000 años de antigüedad

El complejo funerario, según han podido comprobar los arqueólogos locales, consta de nueve tumbas de época romana, fechadas provisionalmente en unos 2.000 años de antigüedad, a comienzos de la era cristiana, cuando el territorio formaba parte del Imperio romano. “El entierro y los métodos de excavación se remontan al periodo romano, pero puede que el lugar siguiera usándose hasta comienzos del periodo bizantino, entre los siglos V y VII d.C.”, dice el arqueólogo Ayman Hassouna, según la Agence France-Presse. “Normalmente eran tumbas familiares o grandes complejos funerarios divididos entre familias”, explica Jodi Magness, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Se deberán realizar análisis arqueológicos exhaustivos para comprobar el origen y datar las fechas fehacientemente. No obstante se considera un gran hallazgo que pueda dar luz a muchas teorías relacionadas con los primeros cristianos. Lo cierto es que esta vez la realidad ha superado ampliamente a la ficción poniendo de manifiesto que cualquier hecho “fantástico” pueda ser parte de una “realidad” futura.

Con información de National Geographic

©2018-paginasarabes®

Nebiri – El rostro del antiguo Egipto

El  dignatario Egipcio Nebiri vivió entre el 1475 y el 1425 antes de Cristo. Sus restos llegaron hasta nuestros días en muy buen estado de conservación.

Un equipo internacional de investigadores ha reconstruido la cara y el cerebro de una momia egipcia de 3.500 años de antigüedad, revelando un tratamiento de embalsamamiento único.

Los restos pertenecen a Nebiri, un dignatario egipcio que vivió bajo el reinado del faraón de la XVIII dinastía Thutmoses III (1479-1425 aC).

Nebiri fue hallado en el año 1904 por el investigador italiano Ernesto Schiaparelli. Encontró la cabeza muy bien preservada y jarras que contenían algunos de sus órganos internos. “Tenía entre 45 y 60 años cuando murió”, dijo Raffaella Bianucci, bioantropóloga de la Sección de Medicina Legal de la Universidad de Turín. “Su tumba en el Valle de las Reinas fue saqueada en la antigüedad y su cuerpo deliberadamente destruido”.

La investigación abrió un nuevo e interesante capítulo en el estudio de las momias. Ahora, después de su profanación, Nebiri  ha vuelto a la vida a través de la medicina forense moderna. Utilizando un tipo de tomografía computarizada y técnicas de reconstrucción facial, los investigadores produjeron una impresionante aproximación facial.

Este tipo de tomografía  se podrá usar en cualquier otra momia escaneada y se podrán conocer los rostros verdaderos de otros personajes de la historia egipcia. La momia de Nebiri se hizo famosa hace dos años cuando le diagnosticaron el caso más antiguo de insuficiencia cardíaca crónica. El grupo de investigadores usó un equipo de tomografía computarizada y técnicas de reconstrucción facial para recrear el rostro del antiguo dignatario egipcio. El patólogo forense y físico antropólogo de la Universidad de París, Philippe Charlier, destacó los resultados. “Es un trabajo forense serio basado en las últimas técnicas de reconstrucción facial y tejidos blandos sobre la superposición del cráneo. Más allá de la belleza, hay una realidad anatómica”.

En la revista Forensic, Medicine and Pathology también los elogiaron. Era un hombre con una “nariz prominente, mandíbula ancha, cejas rectas y labios relativamente gruesos”, detallaron.

Los datos químicos preliminares presentados en el Congreso Mundial de las Momias celebrado en Río de Janeiro en 2013 mostraron que los vendajes de lino habían sido tratados con una mezcla compleja de grasa animal o aceite vegetal, una planta balsámica o aromática, una resina de coníferas y resina de Pistacia calentada. Las tomografías computarizadas recientes revelaron que las vendas se insertaron cuidadosamente en casi todas partes de la cabeza, en la nariz, los oídos, los ojos y la boca.

Los investigadores reconstruyeron el cerebro del dignatario egipcio Nebiri 

“El meticuloso envasado creó una barrera para proteger al cuerpo de la colonización de insectos, al mismo tiempo tenía un propósito cosmético, permitiendo que las características faciales y el cuello mantuvieran su apariencia original”, dijo Bianucci.

Curiosamente, las tomografías computarizadas mostraron un pequeño agujero en una estructura ósea similar a un panal conocido como la placa cribriforme, que separa la cavidad nasal del cerebro. Sin embargo, el cerebro no fue sacado.

“Dado el meticuloso tratamiento de la cabeza, se puede especular que la perforación de la placa cribriforme no se realizó para extraer el cerebro, sino para insertar el lino embalaje”, escribieron los investigadores.

De hecho, todavía se pueden observar fragmentos de tiras de lino dentro del tejido cerebral deshidratado.

Utilizando los datos de la tomografía computarizada, los investigadores pudieron realizar una reconstrucción de la superficie del cerebro en 3D, lo que les permitió reconstruir tejidos blandos destruidos o modificados por alteraciones post mortem. “No se detectaron anomalías anatómicas”, dijo Bianucci.

“Fuimos capaces de añadir fuerza al argumento de que Nebiri era [una] alta élite”, dijo el primer autor del documento, Robert Loynes, en el Centro KNH de Egiptología Biomédica de la Universidad de Manchester en Inglaterra. Loynes señaló que la cabeza es un raro ejemplo de un tratamiento funerario de alto rango de un individuo no-real de la XVIII dinastía.

“Es un hallazgo único que precede a los desarrollos observados en los reyes, reinas y familiares de la XVIII a XX dinastía”, dijo Loynes.

“Utilizando una combinación de técnicas no invasivas, los investigadores han podido encontrar un tratamiento particular del cerebro, que no requiere su eliminación”, dijo Piombino-Mascali, quien no está involucrado en el estudio.

En la encrucijada de la antropología forense y la osteo-arqueología, la investigación abre nuevas posibilidades para el estudio de las momias.

 Por Rossella Lorenzi

Con información de Livescience

©2017-paginasarabes®

Encuentran misteriosa ciudad ‘bíblica’ perdida bajo un lago

Un equipo de investigadores rusos descubre los vestigios de una antigua civilización perdida bajo las aguas de un gran lago de Kirguistán, Asia central, donde pudo haber sido enterrado uno de los doce apóstoles de Jesús.

Expertos de la Universidad Estatal de Tomsk (Rusia) han descubierto en el lago Issyk-Kul de más de 200 artefactos que datan de unos 2.500 años de antigüedad y posiblemente pertenecieron a la largamente desaparecida cultura Saka, informa el diario ‘The Siberian Times’.

Entre los objetos encontrados hay una vasija de cerámica con inscripciones hechas en lo que parecen ser escrituras armenias y sirias, lo que, de confirmarse, apoyaría la teoría que afirma que cerca del lago hubo un monasterio armenio donde se guardaron las reliquias de Mateo el Evangelista, uno de los doce discípulos de Jesús.

“Muchos creyentes cristianos aseguran que los restos del Apóstol Mateo se encuentran en la catedral de Salerno, Italia. Pero la Iglesia ortodoxa tiene una opinión diferente: después de una cruel muerte, su cuerpo fue escondido por sus seguidores. Tras escapar de las persecuciones de Roma, enterraron los restos de San Mateo en la playa de Issyk-Kul”, señalan los autores del hallazgo.

Asimismo, los especialistas afirman que el nivel de este lago asiático ha aumentado dramáticamente desde la antigüedad, razón por la cual las ruinas en la actualidad se encuentran bajo el agua.

Con información de RT

©2017-paginasarabes®