Archivo de la etiqueta: Marruecos

Pasta Kataifi y Masa Filo – Madres de la repostería Árabe

katafi

Masas básicas, sustento de los postres árabes. Con ellas  se pueden preparar  los postres originales de la repostería de Medio Oriente. La pasta Kataifi, ideal para la preparación del exquisito Knafeh, entre otros. La Masa  Filo básica para la preparación del tradicional Baklawa y los Dedos de novia.

La pasta kataifi es una masa compuesta por fideos muy finos y largos que se utiliza para la elaboración de postres y dulces.

Esta pasta, también llamada kadaif, kadayif, kadaifi, knāfeh, kunāfah o kunfeh, tiene su origen en Medio Oriente, especialmente  en la ciudad palestina de Nablus.

La pasta kataifi es un ingrediente muy utilizado en la repostería de Oriente Medio, y Turquía. Uno de los dulces tradicionales más extendidos es el knafeh.

Se trata de un postre muy típico elaborado con pasta kataifi untada con mantequilla, queso blando y almíbar. A menudo se añade colorante naranja a la parte superior y se cubre la superficie con pistachos picados. En algunos países como Egipto este postre se rellena con frutos secos, azúcar y canela.

Para su elaboración, se prepara una masa a base de harina y agua como en el caso de la pasta filo. Con la ayuda de una máquina o un recipiente con pequeños agujeros, se dejan caer hilos de masa sobre una plancha giratoria caliente. De este modo, los hilos se secan formando fideos muy finos similares al cabello de ángel.

Su sabor es neutro, por lo que se puede utilizar tanto en la elaboración de postres como para aperitivos y otros platos salados.

Esta pasta puede ser utilizada en muchísimas recetas  y se puede tanto freír como hornear, sin embargo si la cocción de la comida va a ser al horno es conveniente untar la masa con manteca fundida, (manteca clarificada), o aceite, a efectos de hidratarla y lograr su dorado característico, dándole  además una textura crujiente.

Gracias a su flexibilidad, se le pueden dar diferentes formas. La podemos utilizar para crear nidos o cilindros, enrollarla alrededor de otros alimentos, hacer madejas. Puede ayudarnos a mejorar la presentación de nuestros platos y darles volumen.

No se debe dejar mucho tiempo al aire antes de cocinar, ya que se deshidrata fácilmente.


 Ingredientes 
(
para 400 gr de pasta kataifi)

 

200 gr de harina de trigo
4 cdas de semolín
1 cda de aceite de oliva
1/2 cdita de sal
1 cdita de vinagre de alcohol
400cc de agua tibia

Preparación

En un bowl tamizar la harina con la sal, agregar el semolín y revolver para homogeneizar la mezcla.

Colocar el vinagre de alcohol en un vaso con el agua tibia medida.

Agregar mitad del agua al bowl de la harina y luego agregar la cucharada de aceite, e ir revolviendo con la cuchara o batidor de alambre hasta obtener un engrudo consistente. El punto de la masa, debe formar un hilo fino y no cortarse

Cocinar la pasta katafi, para ello se prepara un baño de vapor con agua hirviendo en la hornalla de la cocina y se monta arriba un recipiente de teflón que servirá como superficie para estirar los fideos. Dejar caer la masa en forma de hilos sobre el recipiente caliente hasta que estén cocidos.

baklawa

La masa filo en la cocina

La masa filo es una masa o pasta blanda, fina y transparente como una hoja de papel, elaborada con harina común, aceite, sal y agua. Sus orígenes pertenecen a  Oriente Medio  y se utiliza en especial en la cocina árabe y griega, para repostería y relleno de preparaciones saladas. Puede comprarse o elaborarse de forma casera y se preserva hasta un año congelada.

La masa filo no debe estar nunca o lo menos posible, expuesta al aire mientras no se trabaja con ella, lo que debe hacerse con mucha rapidez, hay que cubrirla siempre con un paño o servilleta.

Puede conservarse herméticamente cerrada, en la nevera o en el congelador. En el primer caso debe sacarse de la nevera unas tres horas antes de trabajar con ella. En el segundo, además, debe estar unas ocho horas antes en la nevera, luego unas 3 horas fuera de la nevera.

Es importante poner capas ligeras de mantequilla derretida y pan seco tostado molido en cada capa de pasta filo.

Para que la masa filo no se humedezca y quede cruda en el interior, los rellenos deben ser bastante secos.

Existe otra pasta muy parecida a la filo pero de origen magrebí y que es más utilizada en nuestras cocinas, es la pasta Brik. Una especie de crepe, una oblea muy hojaldrada, igual que la Malsouka de Túnez, que se ha extendido con gran rapidez. De textura crujiente, una vez rellena y bien frita u horneada, ha logrado deleitar a los paladares más selectos.

Es muy representativa y popular la Malsouka al huevo, un plato típico de la cocina tunecina que se rellena con huevo crudo, picadillo de finas hierbas, alcaparras, atún, cebolla picada y rehogada. Más tarde la pasta se dobla por la mitad y se fríe.

Pero el arraigo de este suculento bocado radica precisamente en la finura de esta pasta, equivalente de la bastella marroquí, que requiere de unas manos diestras y un ánimo templado y laborioso. La técnica por la que se obtiene la misma, a partir de hacer hervir la sémola en agua, es muy delicada y compleja.

Por eso de facilitar las tareas, se encuentran en el comercio hojas de brik fabricadas industrialmente que suplen sin complejo alguno a esta dúctil pasta.


Receta de masa filo

 Ingredientes

 

500 gr. harina
3 cucharadas soperas de aceite de oliva
1 huevo
1 pizca de sal
agua

Elaboración

Mezclar todos los ingredientes y amasar 10 minutos. Se tiene que conseguir una masa elástica (como la pasta de tallarín). Dividir en cuatro y dejar reposar 30 minutos. Extender tan fino como se pueda (como el papel). Dejar secar una hora antes de utilizar.

Con información de Hogarmanía

©2017-paginasarabes®

Shebakia Marroquí

La shebbakiyya (en árabe, شباكية, nombre también transcrito como Shebakia o Chebakia)

Marruecos es un país en el que sus especias y sus platos clásicos te acompañan, tanto si los haces en sus tierras como si los preparas en tu propia casa, haciéndote entender su cultura a través de sus sabores. La cocina marroquí es una fusión de la comida del Norte de África, Árabe y Mediterránea, sabores combinados de buen gusto que es muy diferente a otros alimentos. No hay mejor lugar para encontrar esos sabores que la Medina laberíntica que tiene cientos de puestos montados en grupos.

Mientras pasea,  se encontrarán a los vendedores de pan apiñados en pequeños puestos.

De acuerdo con la investigación popular, las tres ciudades que dan la mejor experiencia de comida en la calle en todo Marruecos son Fez, Marrakech y Essaouira. Estas son las ciudades que nunca faltan en el mapa de visitas obligadas de los amantes de los descubrimientos culinarios de las distintas culturas.

Durante el mes de Ramadán las calles de Marruecos se llenan de aromas de las recetas que se preparan para la noche. Desde la tradicional sopa de Harira hasta la deliciosa Shebakia

En forma de flor, son unas galletas de sésamo fritas. Las Shebakia son el plato favorito del desierto marroquí. Postre favorito durante el Ramadán, cuando los musulmanes ayunan desde el amanecer hasta la puesta de sol, las Shebakia son uno de los platos a degustar necesarios para entender la cocina marroquí.


INGREDIENTES

500 gr de harina
1 sobre de levadura en polvo
30 gr de almendras molidas
100 gr de semillas de sésamo
80 gr de mantequilla
1/2 cucharadita de vinagre
1 cucharadita de agua de azahar
1 pizca de sal
1 cucharadita de canela
Anís
450 ml de miel
Hebras de azafrán
250ml de aceite de girasol

PREPARACIÓN

Tamizar la harina con la levadura. Reservar. En otro recipiente mezclar las almendras molidas, la sal, mantequilla Y el vinagre. Mezclar y añadir el agua de azahar, la canela y el azafrán.

Añadir estos ingredientes a la mezcla de harina tamizada junto con 80 ml de agua, amasar hasta lograr una masa elástica  dejando en reposo por espacio de 15 minutos  el refrigerador.

Pasado el tiempo de reposo, estirar con palote.

Cortar rectángulos de 5 cm y enrollar dando la forma característica de “flor”.

Freír en el aceite caliente hasta dorar. Pasar las shebakia  por miel y espolvorear con semillas de sésamo y servir.


Con información de AbsolutViajesok diario

©2017-paginasarabes®

Bastella Marroquí  (البسطيلة المغربية)

Considerado uno de los platos más populares del país. La delicadeza de este plato marroquí se encuentra en su mezcla. Al tratarse de muchos ingredientes dulces y salados, dándole un toque al plato para que quede en forma de cúpula. Un Bastella tiene una serie de capas de pasta en el exterior, con un relleno dulce y picante hecho con carne de paloma (a menudo reemplazado con pollo), huevos y almendras.

El polvo que se utiliza como decoración es azúcar en polvo (glacé), en la parte superior, hace que sea tan hermoso como sabroso.

Como una tradición, la Bastella se sirve como aperitivo, sin embargo, si desea probar o le apetecen alimentos pesados y ricos, bien puede ser la mayor porción de aperitivo que haya tenido nunca.


Relleno

500 gramos de pollo cortado a trozos
500 gramos de cebolla
1 manojo de cilantro o perejil picado
1 cucharadita  de smen (mantequilla rancia) o mantequilla normal
2 bastoncillos de canela
1/2 cucharadita  de pimienta negra
1 cucharadita  de jengibre
Hebras de azafrán
1 cucharadita de sal
Aceite de girasol
Un vaso de agua.

Para el relleno de huevo

La salsa de cebolla obtenida en el primer paso.
Cilantro o perejil picados
3 huevos grandes
1 ó 2 cucharadas soperas de miel

Para el relleno de almendras

400 g de almendras peladas y fritas
1 cucharadita  de agua de azahar
½ cucharadita  de mástic (goma arábica o gelatina sin sabor en polvo)

Para el plegado de las bastellas

8 hojas de ouarka o brick (masa filo)
100 gramos de mantequilla derretida

Y para servir

Azúcar glacé
1 cucharadita de canela en polvo

Preparación

En una cazuela, introducir el pollo con el resto de ingredientes: cebolla, cilantro, especias, sal, smen y un poco de aceite de girasol. Dejar cocer unos diez minutos, hasta que la cebolla empiece a transparentar. Entonces  añadir el agua suficiente para cubrir el pollo y cocer unos 45 minutos. Atención, sólo añadir el agua necesaria, pues al final debe obtener una salsa totalmente reducida.

Reservar  el pollo, dejar enfriar y deshuesar. Desmenuzar  la carne.

Aparte, añadir un poco de cilantro o perejil picado a la salsa de cebolla junto con una gran cucharada de miel. Dejar caramelizar unos cinco minutos.

Añadir los huevos batidos y remover  bien. Dejar cuajar removiendo constantemente hasta que la salsa queda completamente seca (si quedara líquido remojaríamos las hojas de brick y se romperían).

Aparte freír las almendras peladas. Picarlas con el agua  de azahar y la goma arábiga. Fundir  la mantequilla y pintar con ella las hojas de brick.

Utilizar un pequeño recipiente como molde, poner una hoja en la base y rellenar con el pollo picado, seguir con  una capa de huevo y finalmente con las almendras picadas. Opcionalmente puede  azucarar un poco las almendras o bien servir el azúcar en la mesa.

Cerrar la hoja y poner el segundo brick, también impregnado de mantequilla, en el sentido contrario y cerrar.

Cocer las bastellas a unos 140º hasta que las hojas de brick estén doradas y crujientes..

Espolvorear  con azúcar glacé y canela. Servir inmediatamente con unos cuencos de azúcar glacé para quien las quiera un poco más dulces.


Con información de Amazighen

©2017-paginasarabes®