Anís,medicina y base del arak,tradición de Medio Oriente

Anís estrellado
Anís estrellado

La especie Pimpinella anisum, (anís común, anís verde o matalahúva), es una hierba que pertenece a la familia botánica Apiaceae o de las Umbelíferas, al género Pimpinella, al orden Apiales, a la clase Magnoliopsida, a la división Magnoliophyta y al reino Plantae.

Es originaria del Asia sudoccidental y la cuenca mediterránea oriental.

Sus sinónimos en castellano son: matalahuva, matalahuga, matahalúa, matalúa, hierba dulce, simiente dulce, anís verde.

Anís es palabra equívoca, pues sirve para designar tanto el anís verde (Pimpinella anisum) como el estrellado (Illicium verum Hooker). Matalahúga es palabra castellana de etimología árabe con el significado de grano dulce, y sirve para designar exclusivamente al anís verde, llamado, por el botánico sueco Carlos Linneo (1707-1778), Pimpinella anisum.

Procede de Oriente pero se ignora de qué país o zona geográfica en concreto. España es uno de los principales productores de fruto de anís; en menor cantidad, se cultiva también en Italia, Bulgaria y Turquía, así como en otros países mediterráneos.

Recetas con Anís

El agua de anís estimula la producción de leche en las madres lactantes; puesto que desde la sangre pasa a la leche materna, el bebé puede beneficiarse de sus propiedades si la madre lo consume. Puede estimular el inicio de la menstruación cuando se le toma en infusión. Para preparar la infusión hay que hervir agua (1 taza), dejar reposar una cucharadita de semilla de anís molidas, durante 10 minutos, y tomar 1 ó 2 tazas al día. El aceite de anís ayuda a aliviar los cólicos y espasmos estomacales. La decocción para el cólico, se prepara al hervir 1 cucharadita de semillas de anís en 1/2 litro de leche durante unos 5 a 10 minutos. Se debe tomar caliente y removiendo continuamente para que no se quede en el fondo de la taza su esencia.

Es muy valioso contra la tos fuerte y seca, con expectoración difícil, así como problemas respiratorios asociados a la gripe. Para ello, recomiendan el consumo de limonada caliente, preparada con una infusión de anís y tipo (Bystropogom mollis Kunth.). Colocando en 1 litro de agua hirviendo 1 cucharadita de anís de pan y 1 cucharadita de tipo, añadiendo después el jugo de 3 a 5 limones (Citrus limón). Esta preparación se toma 3 veces al día durante 6 a 8 días.

De forma casera podemos fabricar aceite de oliva aromatizado con anís estrellado. Ingredientes: 300 ml de aceite de oliva extra virgen, 3 frutos de anís estrellado. Elaboración: Se ponen en una sartén el aceite con la especia y se cocina a fuego mínimo durante unos 15 minutos. Se deja reposar hasta enfriar, y luego se pasa a una botellita etiquetada. Puede dejarse la especia dentro del aceite de oliva para que quede más decorativo.

Desde la Antigüedad clásica la planta de anís ha sido utilizada como medicinal, y como especia y alimento. La primera referencia histórica aparece en el Papiro de Ebers (redactado en el Antiguo Egipto, cerca del año 1500 antes de nuestra era; está fechado en el año 8º del reinado de Amenhotep I, de la dinastía XVIII), que pueden considerarse uno de los primero tratados de plantas medicinales.

En el Antiguo Egipto, consta que más de 2.000 años antes de nuestra Era, ya se cultivaba el anís.

En España, debieron ser los musulmanes (711-1492) los que importaron de Oriente el anís. En el tratado de botánica anónimo, escrito en el territorio Al-Ándalus, Umdat al-tabib (siglo XI) figura como una especie de las plantas que, en romance, llaman torna-maritos, porque devuelven los maridos a las esposas abandonadas; tanto si obraban por virtud puramente mágica, como si, habiendo sido rehusada la mujer a causa de su mal aliento, éste quedaba enmascarado o desvanecido mascando la planta. Y es que ya se sabe que aquellos hombres del Profeta Muhammad (BPD),nunca tenían mal aliento. A la Europa Central, parece ser que, lo llevaron los monjes Benedictinos, seguidores de Benito de Nursia (480-547), en tiempos del emperador Carlomagno (742-814).

Bebidas espirituosas,anisados y arak

La esencia de anís común, muy soluble en alcohol, no se disuelve en el agua; por esto, cuando se vierten en ella un chorrito de cualquier anisado, el agua se pone lechosa, tanto más cuanto mayor es la riqueza en esencia del aguardiente. Así preparada, el agua fría con aguardiente de anís y hielo, o una copita del anisado, aprovechan como digestivos o excitantes estomacales.

Con el anís verde se preparan los aguardientes anisados y otros licores que se obtienen por destilación, o, en plan casero, por simple maceración. Sirven los frutos para fabricar los anises (bolitas blancas de anís) dentro de cada uno de los cuales se halla un granito cubierto de azúcar. En verano sirven para excitar los deseos de beber un buen trago de agua fresca; pero también se consideran digestivos.

Los licores se obtienen destilando anís en corriente de vapor de agua.Tiene sabor algo dulce y color amarillo. Contiene sobre todo anetol, que procede más de la cubierta que del interior.

Arak
Arak

Arak

El nombre deriva del árabe Araq, que significa dulce. Debe ser servida con agua y hielo, ganando un color blanco y la designación de leche de camello.

Se estima que los primeros productores de arak han sido los egipcios a través del uso del anís que cultivaban. Descubrieron que adicionando semillas a un preparado destilado podrían producir una bebida fuerte con sabor a anís. Así ha surgido el Arak, bebida sin color, sin azúcar, con un grado alcohólico de entre 45.9% y 63%, que se ha transformado en la bebida tradicional de Medio Oriente (Siria, Líbano, Palestina).

Leer Màs >>> (Ir receta Arak) …

Deja un comentario