De legajos en árabe y valenciano al primer padrón del siglo XIX

El director del Archivo de Novelda, José Luis Pellín, mostrando algunos de los documentos.
El director del Archivo de Novelda  José Luis Pellín  mostrando algunos de los legajos en árabe

El Centro Cultural Gómez-Tortosa en Novelda acoge, desde hoy, una singular exposición con documentos nunca antes vistos, como los libros de Giradora, que datan del siglo XVIII, y donde se registraban todas las transmisiones de propiedades y los impuestos que gravan las mismas.

Además, como curiosidad, entre los libros de Giradora que se muestran, están los relacionados con la familia del científico y marino noveldense Jorge Juan. De este modo, a través de estas publicaciones, restauradas recientemente en el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de CulturArts de la Generalitat, es posible conocer «de qué bienes disponían los tíos de Jorge Juan, como Antonio Juan (deán de la colegiala de San Nicolás) o Cipriano Juan (caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén)», explica el director y responsable del Archivo de Novelda, José Luis Pellín.

Esta misma exposición recoge otros documentos inéditos como el palimpsesto, un pergamino reciclado para la encuadernación de otro libro, siendo el más antiguo de todos los escritos que se conservan en el archivo de Novelda, del año 1500-1525, y con inscripciones en árabe (y del cual, sólo se conserva un pequeño lomo). Otras singularidades de la muestra son el contestador, con apuntes del alcadí (juez islámico); o un judiciario de 1574, que cuenta con la característica especialmente relevante de incluir textos en árabe y en valenciano, algo poco habitual puesto que en 1565 estaba prohibido el uso de la lengua árabe, lo que nos hace pensar cómo la sociedad era permisiva sobre estos aspectos (cuando siempre se ha hablado del constante enfrentamiento entre árabes y cristianos).

Finalmente, también se expone el primer padrón municipal de Novelda, con fecha de 1883, y que se ha restaurado totalmente. «Es el primero que se conserva, no hay ningún otro, y es muy curioso porque nos dice por casco urbano o partidas rurales la lista de habitantes, hijos, trabajo o si eran analfabetos o no», concluye Pellín. Este libro de padrón incluye también el pueblo de La Romana, ya que ésta no se separó de Novelda hasta 1928.

Por Juanjo Payá
Referencia : Información

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario