Archivo de la etiqueta: Jordania

Manakish – (en árabe, معجنة mu’ajjanāt ‘masa’ o مناقيش manāqīsh)

Manakish es la variante árabe de la pizza y la focaccia. En la región  del Levante, a menudo se encuentran en panaderías, y lo preparan muchas familias de Medio Oriente,  para un desayuno tardío  o comenzar el día con una bandeja llena de manakish, con tomillo, queso o carne picada como aderezo. El singular de Manakish es Mankusheh.

Es una de las comidas más básicas y populares en Líbano, Palestina y Jordania. Es una especie de tostada grande o pizza, servida en trozos o doblada, que puede hacerse y rellenarse con multitud de ingredientes. El auténtico, es el que se elabora con una masa de za’atar y suele tomarse en el desayuno, acompañando a un delicioso y caliente té libanés. Pero existen multitud de variedades y rellenos que le cumplimentan y potencian su sabor. Como los que se preparan con aceite, tomillo y sésamo, con queso, con carne, con piñones, con rúcula o con tomate.

La variante  árabe  original lleva  tomillo. En las tiendas de comestibles árabes, puedes comprar Za’atar (o pedirlo en Internet). Esta mezcla de especias de color verde intenso y muy aromático consiste en tomillo seco (o variedades locales de mejorana), zumaque (una especia no conocida en Occidente y que consiste en bayas de color rojo oscuro de Oriente Medio y sabor agridulce aunque no muy aromática) y semillas de sésamo.

El origen de este plato no se sabe con exactitud, aunque probablemente se remonte a los albores de la historia por los ingredientes tan sencillos que lleva así como por su fácil elaboración.




Manakish (pizza árabe)
(6-8 personas)
Ingredientes

1 kg de harina
1 paquete de levadura fresca
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar
400 ml de agua
Za’atar (también escrito Sa’tar)
Aceite de oliva
Un poco de sal gruesa para rociar

Preparación

Mezcle todos los ingredientes secos (harina, azúcar y sal) en un tazón.

Disuelva la levadura en el agua y agregue 2 cucharadas de aceite de oliva y mezcle con los ingredientes secos.

Hacer la masa y dejar leudar durante una hora, amasar de nuevo brevemente, dejar reposar durante media hora. Luego dividirlos en pedazos del tamaño de un puño. Estirar un poco sobre una superficie con harina y usar los dedos para hacer panes planos desiguales del tamaño de un plato pequeño. Mezcle Za’atar con  aceite de oliva de modo  que esté húmeda, pero no líquida. Extienda la mezcla en los trozos de masa con una cuchara, luego hornee en el horno sobre papel a 180 grados, dependiendo del tamaño, durante aproximadamente 7 minutos. A continuación, muela un poco de sal gruesa sobre él. Además se puede acompañar con  un vaso de té con menta.


 ©2018-paginasarabes®

Sodoma y Gomorra: Hallazgo arqueológico de las ciudades bíblicas

Entonces Dios hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Dios desde los cielos;

– y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.

(Génesis 19 24-25).

La ciudad bíblica de Sodoma parece haber sido descubierta por arqueólogos estadounidenses en el sur de Jordania. El equipo, dirigido por el profesor Steve Collins de la Universidad Trinity de Nuevo México, lo afirma luego de haber trabajado durante una década en excavaciones en un proyecto llamado Tall el-Hammam, en el Valle del Jordán, informa Popular Archaeology.

«El equipo de arqueólogos ha desenterrado una mina de oro de antiguas estructuras monumentales revelando una ciudad-estado que dataría de la Edad de Bronce, y que dominó la región del sur de Jordania en el Valle del Jordán», afirmó Collins y agregó que «la mayoría de los mapas arqueológicos de la zona estaban en blanco» antes de su trabajos allí. «Lo que tenemos en nuestras manos es una importante ciudad-estado que era desconocida por los eruditos antes de empezar nuestro proyecto» concluye.

El sitio, según los arqueólogos, tiene dos estratos, una parte inferior y una ciudad alta. Además la ciudad posee un muro de 10 metros de alto hecho con ladrillos de barro. También hay puertas, torres y una plaza central. «Fue una misión enorme, que requirió millones de ladrillos y, obviamente, un gran número de trabajadores», sostuvo Collins. Asimismo, la evidencia de torres y puertas, junto con algunas otras piezas descubiertas indican que las fortificaciones de la Edad de Bronce eran mucho más resistentes de lo que se pensaba.

La evidencia arqueológica también indica que la vida de la ciudad llegó a un abrupto final. Esto puso fin a toda forma de vida durante un período de 700 años. Según el Antiguo Testamento de la Biblia, esta ciudad junto a Gomorra, estaba asociada a los pecados de los hombres y es por eso fue castigada y destruida por Dios enviando una ‘lluvia de fuego y azufre’ que incineró completamente la ciudad.

Un equipo de arqueólogos afirma haber descubierto la ciudad bíblica de Sodoma en el Valle del Jordán. Dichos hallazgos arrojarían luz sobre la Edad de Bronce y sobre cómo las ciudades-estados se formaron en el período comprendido entre los años 3.500 y 1.540 a.C. El descubrimiento, si se confirma, sería de suma importancia para la arqueología.



¿Hay alguna evidencia de que los sitios son en realidad  los restos de las ciudades bíblicas?

En todo el sitio, los edificios son de ceniza blanquecina y está llena de literalmente millones de pelotas de azufre. Fuera de estos lugares, ninguna bola de azufre y cenizas se encontraron. Se analizó, se trata de una mancha de ceniza y las bolas de azufre. Se encontró que contiene 90-95% de azufre. La naturaleza  del azufre es  de una pureza y  en una cantidad que no aparecen en cualquier parte del mundo.

Fueron encontrados en los edificios, paredes, y Esfinge. Todos estos edificios están completamente cubiertos de las cenizas con una gran cantidad de bolas de azufre. En estas localidades se encontraron los huesos que emanan  de las cenizas, se descubrieron muestras de hierro fundido y dorado.

¿Quién descubrió la ciudad perdida?

Ron Wyatt pasó  en el Mar Muerto durante doce años, hasta 1989, en uno de estos viajes se llevaron los cuerpos blancos encontrados de forma especial a lo largo del Mar Muerto.

Ron se fue a la ciudad perdida con los colegas a explorar estos hallazgos. Le dio un claro testimonio de que esta es una ciudad bíblica. Con los años, muchas personas de todo el mundo  visitaron el sitio. Ha sido varias veces analizadas las bolas de azufre y cenizas. Fue una gran cantidad de material procesado, videos, sitios web y libros.

La República Checa, visitó el lugar, el Sr. Milan Latka, llevó el balón de azufre y que tenía que hacer un análisis detallado en el laboratorio. Comprobado por la nación Checa, que estos sitios existen realmente, y las conclusiones son verdaderas. Usted puede ver todo en la Web Ban

¿Cómo es posible que la ciudad haya sobrevivido hasta nuestros días?

Restos de la ciudad se conservan debido a la escasez de precipitaciones en esta zona. En esta zona las precipitaciones son mínimas (5 cm / año). La lluvia intermitente hizo la superficie de los edificios de las cenizas de una superficie dura, por lo que la ciudad se conserva hasta hoy. Cuando las lluvias fueron acumuladas en estos lugares, cuando aumentaron las precipitaciones, la ciudad fue destruida por completo, disuelta por la lluvia. Cuando la colisión fue menor, la corteza en la superficie de los edificios  se solidificó.



Flavio Josefo testimonio, Guerra de los Judíos.

Flavio Josefo (37-100 dC vivió alrededor del año) – en su libro La Guerra de los Judíos, el cuarto libro en el capítulo octavo describe  en su obra alrededor del Mar Muerto y la ciudad perdida en las cenizas

(La guerra judía, el cuarto libro, un extracto del capítulo octavo)

La longitud de este lago es de quinientos ochenta  etapas, que se extiende en el arado al árabe, y espacioso en ciento cincuenta etapas. Los países vecinos de Sodoma, una vez próspero país con los cultivos y la riqueza en las ciudades, pero ahora todos los reseca. Dicen que el rayo se quemó por la maldad de la gente. Las huellas del fuego divino es aún saben y pueden ver las sombras de las cinco ciudades, así como cenizas, que a su vez son también los frutos de las plantas, que, aun teniendo el mismo color que la fruta comestible, pero cuando coja las manos fuera caerá en el humo y la ceniza.

Josefo describe claramente  el Mar Muerto, Sodoma, como país vecino. Él escribe sobre las cinco ciudades en las que están familiarizados con los rastros de fuego de Dios, los restos de ceniza.

Las cinco ciudades que Josefo describe, se encuentran aún hoy en día. Todas estas ciudades son de ceniza blanquecina y las bolas de azufre. Sembrado de millones de personas entre las cenizas.

Con información de Popular Archaeology, Actualidad RT y Amazinghope

©2017-paginasarabes®

Nisrin Akoubeh, mujer, jordana y taxista en Ammán

Nisrin Akoubeh

Nisrin Akoubeh comprueba el aceite, el nivel de agua, cierra el capó y se lanza con su taxi a las calles de Ammán para buscar a su próxima clienta.

Esta pelirroja madre de tres hijos pasa 10 horas diarias conduciendo un taxi, una actividad muy poco habitual para una mujer en un país musulmán y conservador como Jordania.

«Quiero romper la cultura de la vergüenza y demostrar al mundo árabe que las mujeres son fuertes y capaces de trabajar en todos los sectores hasta ahora monopolizados por los hombres», explica esta viuda de 31 años que antes trabajó como enfermera.

Igual que sus compañeras, quiere convertir la profesión de taxista en un oficio honorable también para las mujeres, desafiando las rígidas normas de la sociedad patriarcal jordana.

En su taxi exclusivo para mujeres suele llevar a enfermeras que vuelven a casa tras terminar el turno de noche, estudiantes o madres de familia que llevan a sus hijos a la escuela.

Vestida con una camisa rosa y una corbata azul oscuro, Nisrin Akoubeh encadena las carreras en medio del ruidoso tráfico.

A veces sus pasajeras son saudíes de paso, cuyos maridos se niegan a que viajen en un taxi conducido por un hombre. En Arabia Saudí, las mujeres tienen prohibido conducir, menos aún un taxi.

«Mis clientas se sienten cómodas y seguras conmigo», asegura.

«Cuando termino tarde las clases en la universidad o cuando salgo de noche prefiero tomar estos taxis», explica Ghena al Asmar, una estudiante de 19 años y cliente fiel de los taxis para mujeres.

En Jordania medio millón de mujeres tienen permiso de conducir, un 20% del total de automovilistas, según datos oficiales.

Aunque Nisrin Akoubeh asegura haber recibido apoyo, también lamenta encontrarse a veces con gente «que me recuerdan que hago un trabajo de hombres y que mi lugar está en casa».

Así piensa Mohamad al Ahmad, un funcionario de 50 años. «Vivimos en una sociedad conservadora, regida por costumbres y tradiciones tribales», dice. «Hay muchos trabajos y profesiones que pueden desempeñar las mujeres que corresponden a sus capacidades y preservan su lugar en la sociedad, sin que se les mire con malos ojos», asegura.

Pero según Eid Abu al Haj, que dirige el grupo que financia la compañía Al Moumayaz, responsable de estos llamados taxis «rosas» -que en el caso de Nisrin Akoubeh es gris metalizado-, poner mujeres al volante sólo tiene ventajas. «Son más prudentes y provocan menos accidentes. Y con nuestros coches exclusivamente femeninos, ofrecemos más comodidad e intimidad a las pasajeras», afirma.

Los taxis solo para mujeres empezaron a circular en varios países árabes el 21 de marzo, Día de la Madre.

«Empezamos con cinco conductoras y ahora tenemos 10, de entre 30 y 45 años. Esperamos seguir desarrollándonos», dice Abu al Haj.

El concepto del «taxi rosa», que triunfa en numerosas ciudades del mundo, ya se puso a prueba en El Cairo, la megalópolis egipcia de 20 millones de habitantes con una circulación caótica y donde nadie había visto hasta entonces una mujer taxista.

Nisrin Akoubeh dice tener un buen sueldo, seguro médico, días de descanso y, además, puede elegir sus horarios.

Pero circular en Ammán, una ciudad llena de atascos de cuatro millones de habitantes y 1,4 millones de automovilistas, sigue siendo un desafío diario.

«Hay mucho tráfico, sobre todo en las horas punta», asegura, aunque queda compensado por el placer de «conocer a nuevas personas y escuchar las historias» de su clientas.

Con información de Terra

©2017-paginasarabes®

Llega a USA la primera cerveza artesanal árabe

Ramzi Kharoufeh,empleado de la Cervecera Carakale, llena una caja con botellas de cerveza, pasteurizadas y etiquetadas ese día en Fuheis, Jordania ©Sam McNeil
Ramzi Kharoufeh,empleado de la Cervecera Carakale, llena una caja con botellas de cerveza, pasteurizadas y etiquetadas ese día en Fuheis, Jordania ©Sam McNeil

Hicieron falta agallas para invertir millones de dólares en fundar una cervecera en un país de mayoría musulmana donde muchos miran con malos ojos el consumo de alcohol.

El pionero cervecero jordano Yazan Karadsheh va a dar ahora su siguiente paso arriesgado al enviar su primer envío de Carakale a Estados Unidos, donde competirá con miles de marcas en un mercado de la cerveza artesanal valorado en 22,000 millones de dólares al año.

Karadsheh, de 32 años, forma parte de una pequeña pero creciente hermandad de cerveceros árabes en el Levante que quieren nutrir la cultura local de consumo de cerveza y competir contra las marcas de grandes empresas, algunas de ellas multinacionales que dominan el mercado en la región.

Carakale es la primera cerveza artesana de Jordania. Palestina ya tiene tres empresas independientes: la ya consolidada veterana Taybeh, la recién llegada Shepherds y la pequeña Wise Men’s Choice, fabricada en un sótano cerca de Belén. Entre las marcas libanesas están Colonel, fabricada en un gran pub en la ciudad costera de Batroun, y 961, que lleva el nombre del código internacional de llamadas de teléfono para el país.

Es una reaparición modesta en una región con tradiciones cerveceras que se remontan al antiguo Egipto y Mesopotamia, pero que han pasado siglos en espera.

La demanda también ha subido. El consumo regional de cerveza creció un 44% en la última década, aunque los casi 4 millones de hectolitros (105 millones de galones) bebidos el año pasado en nueve países árabes y Palestina ocupada palidecen ante el consumo de 234 millones de hectolitros (6,100 millones de galones) en Estados Unidos, según datos del sector y IWSR, una firma de investigación sobre bebidas alcohólicas.

Yazan Karadsheh, fundador de la Cervecera Carakale en Fuheis, Jordania, observa una máquina que llena botellas de cerveza y las cierra en una cadena de montaje ©Sam McNeil
Yazan Karadsheh, fundador de la Cervecera Carakale en Fuheis, Jordania, observa una máquina que llena botellas de cerveza y las cierra en una cadena de montaje ©Sam McNeil

Karadsheh cree que hay espacio para crecer.

«Obviamente beben», comentó Karadsheh, miembro de la minoría cristiana jordana, sobre sus compatriotas. «Puede que el alcohol sea tabú, pero uno puede encontrar alcohol y comprar alcohol con facilidad en el mercado. Jordania es un lugar muy progresista, comparado con los países circundantes».

Karadsheh y otros cerveceros en ascenso, como Alaa Sayej, fundador de Sheperds en Palestina, o Jamil Haddad, creador de Colonel en Líbano, llegaron por casualidad a una pasión que cambió sus carreras.

Hace una década, Karadsheh estudiaba ingeniería en Boulder, Colorado, pero después estudió un segundo título en fabricación de cerveza. Sayej, de 27 años, obtuvo una maestría en finanzas pero empezó a hacer cerveza en su habitación de una residencia en Gran Bretaña. Haddad, de 33 años, dejó un empleo en publicidad para convertir en un negocio su afición de fabricar cerveza.

En la progresista y diversa Líbano, conseguir una licencia fue un proceso sencillo libre de tabúes sociales, dijo Haddad. En cambio, Karadsheh y Sayej lidiaron con burocracia y oposición religiosa.

En un principio, explicó Sayej, el gobierno autogestionado palestino rechazó su etiqueta, en la que aparecía un pastor, insistiendo en que era una imagen de Jesús y por tanto era blasfema en una botella de cerveza. Sayej, que es cristiano, dijo que le había costado tres meses convencer a las autoridades de lo contrario.

También tuvo problemas en su pueblo natal, Bir Zeit, donde fundó la cervecera.

El pueblo era de mayoría cristiana, pero tiene una creciente comunidad musulmana. En un feriado local reciente, Shepherds decidió retirar su puesto después de que un clérigo musulmán local arremetiera contra la empresa en la mezquita local, tachándola de «haram», o prohibida por motivos religiosos. Sayej dijo que retiró su puesto porque no quería alterar las relaciones de la comunidad, pero que la empresa celebró después su propio festival en Bir Zeit.

Pese a todo, pudieron comenzar a producir cerveza, Karadsheh en 2013, Haddad en 2014 y Sayej el año pasado.

A los tres les apasiona fabricar diferentes tipos de cervezas, incluyendo series de temporada para verano y Navidad, así como variedades tradicionales como rubia, de trigo o negra.

Karadsheh y su supervisor de producción, Jordan Wambeke, esperan entrar en el mercado estadounidense con cervezas aromatizadas con sabores característicos de Medio Oriente, como una porter con un poco de cardamomo y un toque de melaza de dátil.

«En general, la gente va a las importaciones buscando algo diferente, algo que en absoluto puedan conseguir a nivel local, y algo que vaya a aguantar el viaje al extranjero», explicó Wambeke, de 28 años, que es de Cody, Wyoming, y se sumó a Carakale hace seis meses.

El primer envío, de unos 7.000 litros, saldrá en las próximas semanas de su planta en Fuheis para llegar a un almacén en New Jersey y distribuirse en la costa este, explicó Karadsheh.

Sayej, que trabaja con sus hermanos menores Khalid y Aziz —el lema de la empresa es «hermanos haciendo cerveza para amigos»-, también quiere exportar. Dijo tener encargos de Italia, Gran Bretaña, Suecia, Bélgica y Estados Unidos, pero está esperando a instalar equipo de pasteurización este otoño. La pasteurización ayuda a que las cervezas aguanten un viaje largo, explicó.

Sayej confía en que el origen de la cerveza ayude como estrategia de marketing.

«Tenemos el mejor ingrediente del mundo para diferenciarnos», dijo bromeando. «Es el agua de Tierra Santa».

Por Karin Laub
Con información de El Nuevo Herald

©2016-paginasarabes®

Hallan nuevo monumento oculto bajo la arena en Petra

petra_2323

Imágenes vía satélite de alta resolución han revelado la existencia de una monumental estructura enterrada en las arenas del desierto de Jordania, a apenas 800 metros de Petra, la capital de los nabateos excavada en la roca, según un estudio publicado en el Boletín de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental y recogido por National Geographic.

Los arqueólogos creen que podría tener más de 2 mil 150 años de antigüedad, según la datación de los restos de cerámica recogidos en el lugar.

“Que yo sepa, no tenemos nada parecido a esto en Petra”, señala en “The Guardian” el arqueólogo Christopher Tuttle, director ejecutivo del Consejo de Centros estadounidenses de investigación en el exterior (CAORC) que ha trabajado en Petra durante dos décadas y es co-autor del trabajo junto con Sarah Parcak, una experta de la Universidad de Alabama en Birmingham que se describe como experta en «arqueología desde el espacio».

Tuttle había notado que en el lugar, curiosamente cerca del centro de la ciudad, había «algo», pero los lados de la estructura parecían paredes de terrazas comunes y nadie les había prestado mucha atención. Mediante el empleo de Google Earth, WorldView-1 y WorldView-2 y la ayuda de drones que han fotografiado la zona, los arqueólogos han descubierto este monumento, casi tan largo como una piscina olímpica y el doble de ancho. Se cree que fue una plataforma ceremonial que, por los restos cerámicos recogidos en el lugar, tendría más de 2 mil 150 años.

El descubrimiento fue una sorpresa para los investigadores ya que Petra es uno de los sitios arqueológicos más conocidos y estudiados del mundo. La plataforma hallada muestra, sin embargo, que todavía hay secretos ocultos en los 264 kilómetros cuadrados del parque arqueológico de Petra.

Descubierta por el explorador Johann Burckhardt en 1812, se cree que la capital de la tribu árabe de los nabateos fue fundada en el siglo II antes de Cristo y abandonada al final del periodo bizantino, en el siglo VII.

Cientos de miles de turistas visitan cada año esta ciudad considerada por la Unesco como “uno de los bienes culturales más valiosos del patrimonio cultural del hombre”.

Con información de Al Momento

©2016-paginasarabes®

Superhéroes árabes para combatir el terrorismo

En sus cómics, Suleiman Bakhit trata temas que juegan un papel importante en las sociedades árabes. El honor es uno de ellos
En sus cómics, Suleiman Bakhit trata temas que juegan un papel importante en las sociedades árabes. El honor es uno de ellos

El empresario jordano Suleiman Bakhit ha creado toda una serie de superhéroes árabes con la idea de utilizar la novela gráfica como un instrumento de lucha casi propagandística contra el extremismo y el terrorismo, que aprovechan la falta de motivación de los jóvenes árabes para reclutarlos.

‘Element Zero’, su creación más destacada, es un superhéroe que, enfundado en una máscara y con casco, irrumpe en edificios acompañado de su equipo, salta por todas las páginas del cómic, escala por las paredes y derriba puertas.

«Como si de un James Bond árabe o un Jack Bauer, de la serie ’24’, se tratase», asegura Bakhit. ¿Por qué los jóvenes se alistan en organizaciones terroristas como el Estado Islámico?.

Bakhit, hijo de un ex primer ministro, lleva años repitiéndose esa pregunta. Su país, al igual que muchos otros en la región, está amenazado por la fuerza de atracción del Estado Islámico (EI). Aproximadamente unos 2.000 jordanos se han alistado en el EI o en organizaciones terroristas similares, de acuerdo con las estimaciones del The Soufan Group.

El empresario recuerda bien las respuestas que obtuvo: en lugar de Batman o Superman, los chicos mencionaban al antiguo líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, o a Abu Mussab al Zarqawi, líder de Al Qaeda en Irak, organización que después se convirtió en el actual Estado Islámico.

Ninguno mencionó a un héroe de cómic árabe. Los extremistas saben presentarse como héroes, como protectores del Islam y luchadores contra Occidente.

En sus cómics, Bakhit trata temas que juegan un papel importante en las sociedades árabes. El honor es uno de ellos. «Nuestra cultura se basa en el honor», explica. Los extremistas también aprovechan este aspecto en su propaganda.

«En mis cómics, sin embargo, es más honorable vivir por algo que morir por algo», asegura. Bakhit vendió 1,2 millones de ejemplares hasta el año 2011. Además, ‘Element Zero’ cuenta ya con una versión muy popular de videojuego online a través de Facebook.

En Pakistán, la serie de animación ‘The Burka Avenger’ trata la educación de las mujeres jóvenes, una importante cuestión política. ‘La Vengadora del Burka, una mujer cubierta al completo con un burka, utiliza libros y lápices en lugar de pistolas y cuchillos como armas.

La heroína voladora Qahera lucha con su espada y mucho sentido del humor contra el sexismo y el abuso en Egipto. El cómic, dirigido a un público más adulto, también critica la imagen que hay en Occidente de la mujer musulmana oprimida. En Kuwait, el productor Naif al Mutawa creó la serie ‘Los 99’, sobre 99 héroes basados en los atributos de Allâh.

Dado el tono sarcástico de la serie, Al Mutawa sufrió hostilidades. Por su parte, Bakhit también tuvo que sobreponerse a las críticas y a los contratiempos.

Su firma se declaró en bancarrota y su novela gráfica ‘Saladin 2050’ fue prohibida en Jordania. Una noche, unos desconocidos lo atacaron con unas cuchillas de afeitar, explica.

La gran cicatriz que tiene en su ojo izquierdo le da a él mismo una apariencia propia de superhéroe. El jordano asume que con sus cómics juega un papel muy pequeño en la lucha contra el extremismo.

Sin embargo, cree en su visión de remover la conciencia de los niños y los adolescentes mediante superhéroes árabes. Su nueva empresa, The Hero Factor, tiene un nuevo objetivo: introducir los cómics como libros de enseñanza en las escuelas.

Con información de El Comercio

©2016-paginasarabes®

Theeb: Un falafel western

theeb_pelicula_jordana

Filmada en el desierto jordano, Theeb es un western que viene del este. Todos los elementos del género están incluidos aquí: duelos, traiciones, emboscadas y una amenaza que asedia a un modo de vida establecido. Los caballos son suplantados por camellos. Lo único que falta es el romance imposible.

Theeb (que quiere decir lobo), es el más joven de los tres hijos de un sheik beduino que ha muerto recientemente. Al principio del filme lo vemos junto a su hermano Hussein (el segundo de los tres hijos del sheik), aprendiendo a disparar y a realizar trabajos prácticos y necesarios para sobrevivir en el desierto. Es obvio que mantienen una relación filial muy fuerte.

Una noche, mientras se encuentran en una amplia tienda del asentamiento, enfrascados en juegos de azar con otros ancianos del grupo, llega un árabe forastero acompañado de un militar británico. Piden la ayuda de alguno de ellos que los guíe hasta un pozo cercano al que no saben llegar. Hussein ofrece sus servicios de guía experimentado y le advierte a Theeb que se quede en el enclave. Theeb queda hipnotizado con el militar. Al día siguiente, inmediatamente que los tres parten, Theeb desobedece a su hermano y sin camello, sigue al grupo. Cuando se dan cuenta, ya es un poco tarde y no hay manera de hacer regresar a Theeb por lo que con todas las inconveniencias que acarrea, Hussein decide continuar el viaje con su hermano.

La zona que deben atravesar está llena de bandidos que se dedican a asaltar a los que por allí pasan, ya que es una senda que usualmente toman los peregrinos camino a la Meca. El militar debe llegar hasta la línea del tren, para supuestamente unirse a las tropas británicas que andan por la región. A partir de aquí comienzan los sucesos, violentos y estremecedores, que entretejen el resto de la trama del filme. No lo voy a contar, porque hay varias sorpresas por el camino.

La película ubica la trama en 1916, un periodo conocido como el de la “Revuelta Árabe”, cuando los nacionalistas árabes buscaban su independencia del Imperio Otomano que ocupaba toda el área de lo que hoy es Araba Saudí. Son los confines del imperio. Es también un periodo en el cual la forma de vida de los beduinos está amenazada por la aparición del ferrocarril, ya que estos se ganaban el sustento como guías de los peregrinos que comienzan a optar por la vía más segura y rápida que les ofrece el tren. El guion hace un trabajo excelente entrelazando las vicisitudes de los personajes con la circunstancia histórica, sin necesidad de didactismos ni que el espectador tenga que romperse la cabeza tratando de comprender elementos históricos que desconoce.

Este es el primer largometraje del director Naji Abu Nowar (Gran Bretaña, 1981), quien creció en Jordania y quien ha descrito su película como un western árabe, en la tradición de los spaghetti western de Sergio Leone. También escribió el guion junto con Bassel Ghandour, otro debutante. La dirección es muy acertada y la trama muestra una bien digerida influencia del western americano, sin que por ello pierda su originalidad. Ha ganado el premio de guion del Festival Internacional de Miami de 2015, el de mejor ópera prima del Festival de Pekin, y el premio al mejor filme del mundo árabe en el festival de Abu Dhabi de 2014. Ahora ha sido nominada al Oscar para la mejor película en lengua extranjera.

La fotografía del austríaco Wolfgang Thaler, un veterano que ha trabajado repetidas veces con Ulrich Seidl, es muy buena y sí recuerda las largas tomas de los filmes de Sergio Leone, pero también algunos aspectos de los encuadres de Rio Bravo y Johnny Guitar.

Excepto por el inglés Jack Fox, todos los actores son debutantes. Las actuaciones son muy buenas y esto tiene mucho que ver con el trabajo de dirección que realiza Nowar. En realidad es un filme que sin reclamar trascendencia, entretiene y está hecho sin que le sobre nada. Aparentemente superficial, está lleno de intrigas, de imágenes con garra, de una violencia cruda y a ratos estremecedora, sin que sea grotesca ni necesite de muchos efectos especiales y fuegos de artificio. Logra a su vez trasmitir con sutileza la situación del hombre enfrentado a circunstancias especiales de carácter histórico, económico y político que escapan a su comprensión y casi a sus posibilidades y a las cuales debe adaptarse. Aborda la relación íntima entre enemigos obligados a vencer la desconfianza por la necesidad de supervivencia. Es también una meditación sobre la maduración apresurada de un adolescente.

Es la primera de las nominadas al Oscar en lengua extranjera que he podido ver, ya que el resto ni siquiera se ha estrenado oficialmente en Estados Unidos. Me ha resultado una agradable sorpresa. Bienvenido el western con sabor a falafel.

Theeb (Jordania/Gran Bretaña/Qatar/Emiratos Arabes Unidos, 2014). Dirección: Naji Abu Nowar. Guion: Naji Abu Nowar y Bassel Ghandour. Director de fotografía: Wolfgang Thale. Con: Jacir Eid (Theeb), Hussein Salameh (Hussein), Hassan Mutlag (Extraño). De estreno limitado en varias ciudades de Estados Unidos.

Por Roberto Madrigal
Con información de:Cubaencuentro

©2016-paginasarabes®