Sopa especiada de mejillones

Esta sopa de origen turco tiene una consistencia muy característica. La salsa harissa, un condimento muy habitual en la cocina norteafricana, le da un sabor especial.


Ingredientes

(Para 6 personas)

 

1 1/2 kg de mejillones frescos
150 ml de vino blanco
3 tomates
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla, picada chica
2 dientes de ajo machacados
2 tallos de apio, cortados en rodajas finas
1 manojo de cebolla de verdeo, cortadas en aros finos
1 papa en dados
1/2 cucharada de salsa harissa
3 cucharadas de perejil fresco picado
pimienta negra molida
yogur espeso para servir (opcional)



Preparación

 

Lave y raspe los mejillones, y deseche aquellos que no se cierren al darles un golpe suave con un cuchillo.

En una cazuela amplia, ponga a hervir el vino. Añada los mejillones y tape bien. Cueza durante 4-5 minutos, o hasta que se abran. Tire los que estén cerrados. Escúrralos y reserve el líquido de cocción. Sáquelos de las cáscaras y guarde unos cuantos enteros para adornar.

Pele los tomates y córtelos en dados. Caliente aceite en otra cazuela y fría la cebolla, el ajo, el apio y las cebollas de verdeo.

Añada los mejillones, la papa, la salsa harissa y los tomates. Cuando empiece a hervir, reduzca el fuego y deje hacer 25 minutos o hasta que las papas estén tiernas.

Agregue el perejil, la pimienta y los mejillones reservados. Cuézalo un minuto. Sirva caliente, añadiendo a cada plato una cucharada de yogur.


©2019-paginasarabes®

La historia de Líbano contada a través de sus platos – Tabule

La historia del Líbano narrada en la mezcla de los vegetales

 

Ella fue concebida por un tomate, idealizada por la cebolla, configurada por la menta y diseñada por una salsa. Al nacer, ella fue envasada en el repollo y la lechuga por el limón, pimienta, sal, aceite de oliva y los condimentos, al sonido de un vals.

La cocina libanesa puede ofrecer más que sólo una deliciosa cocina: ella explora orígenes e historias, reflejando la extensión del intercambio cultural que ocurrió entre las diversas civilizaciones y pueblos que han pasado por los países árabes desde los albores de la historia.

Tal vez una de las más bellas historias de testigos sobre este intercambio es la historia de la ensalada de «tabule», que es hecha por el corte suave de los varios componentes: Tomate, menta, cebolla, lechuga, melaza de Granada,trigo (burghul) que, se cree, puede haber sido añadido a la receta original por los libaneses.



Historia de tabule

Reza la leyenda que el tabule fue inventado por los caldeos en Mesopotamia en el año 1800 AC, que llevaron la receta a través de la historia y la geografía hasta la tierra donde se encontraban los fenicios cerca de la costa del mar Mediterráneo

La palabra tabule es derivada de la raíz (tbl) y significa mezclar vegetales, oriunda del verbo imperativo de la lengua caldea, cuando el pueblo mezclaba todo tipo de vegetales en un plato y los ofrecía a los sabios. El desarrollo del plato se debe al Líbano, que inventó ese nombre «Tabule». Sin embargo, no se sabe exactamente cuando el «Burghul» (trigo) fue introducido en la mezcla del tabule y es probable que se haya hecho en la era mameluca en la región de Bekaa, debido a la propagación del cultivo de trigo en el valle

Parece que este plato «viajero» no se detuvo. Después de establecerse en Líbano y convertirse en parte de su cocina tradicional, fue llevado por los inmigrantes para instalarse en América Latina, en especial en Brasil, donde se popularizó.

Y Líbano terminó entrando en el guinnes book de los récords con «el mayor plato de tabule del mundo,» hecho hace 13 años por varios representantes del país de los cedros. Vale recordar que siempre el primer sábado del mes de julio de cada año, los libaneses celebran el «Día Nacional del tabule» como una iniciativa para «preservar esa herencia de la cocina de Líbano».

Dicen que el secreto del verdadero tabule está en el uso del genuino aceite de oliva y el limón, además de la cantidad correcta de sal.

Con información del Consulado Geral do Líbano no Río de Janeiro

©2019-paginasarabes®

Origen de la palabra Massari («dinero») (ماسساري)

Origen de la palabra Massari («dinero»)

La Palabra «Massari» (ماسساري), que la mayoría de los descendientes conoce y que significa dinero, en realidad fue un término oriundo de una corrupción lingüística que se introdujo en la lengua árabe y que es más usado en el llamado levante, especialmente en Líbano y Siria. Para explicar el origen de esa palabra, debemos volver a principios del siglo XX, a la época de la primera guerra mundial y del caos financiero experimentado por la región, justo después de la derrota del imperio otomano y su consecuente retirada.

Como resultado de la pesada carga financiera impuesto a los otomanos en 1915, estos fueron forzados a emitir papel-moneda y obligar a su uso a la población, que solía comercializar productos utilizando oro y plata. El valor de la moneda otomana – que era de 100 monedas de oro -, comenzó a deteriorarse dramáticamente, llegando a valer, en 1918, sólo nueve monedas de oro.

Cuando las tropas británicas de Egipto y dirigidas por el general Edmund Allenby entraron en la región, decretaron la vuelta y la comercialización de las monedas de oro a los demás países, y determinaron que el papel-moneda tendría que ser sólo el papel-moneda egipcio, emitido por el banco nacional de Egipto, ya que los soldados ingleses sólo poseían esa moneda. La decisión provocó un gran resentimiento entre los franceses, que vieron en ese acto un golpe en su influencia en la región. Mientras tanto, la libra egipcia sólo se comercializa entre la población local a lo largo de la franja costera donde estaban estacionadas las fuerzas extranjeras, no incluyendo, con ello, el interior de la región.

El nacimiento de la palabra «Massari»

De esta manera, la libra egipcia fue impuesta por los ingleses para ampliar su dominio económico y tratar de retirar las monedas de oro del ahorro popular. Ante estos hechos, el pueblo comenzó a llamar el dinero egipcio, que circulaba en la costa, de «Massari» («dinero») (ماسساري)(corrupción de masri, que es el gentilicio de egipcio en árabe). De ahí nació la palabra «Massari».

Después de la declaración del mandato francés, el general Gouraud, alto comisionado general, impidió la circulación de la libra egipcia, autorizando, con ello, la fundación del banco de Siria – que fue una institución comercial francesa concedida por las autoridades del mandato y que tenía el poder de emitir papel-moneda, con la condición que tuviera la cobertura del franco francés. Este hecho permitió a los franceses sacar de las casas de las personas grandes cantidades de monedas de oro y enviarlas a Francia.

Hasta hoy,  coleccionistas buscan el papel-moneda emitido por el banco nacional de Egipto en la primera guerra mundial, no sólo por su escasez y belleza de su diseño, sino también por su estrecha asociación con la historia de la moneda libanesa. Si no fuera por el dinero de Egipto (masr), no habríamos usado la palabra «Massari».

Con información del Consulado Geral do Líbano no Río de Janeiro

©2019-paginasarabes®

El papiro del sacerdote escriba egipcio HAN ANA

Durante la época del Imperio Nuevo egipcio, y bajo el reinado del faraón SETI II en la dinastía XIX, vivió un sacerdote que fue escriba, cuyo nombre era HAN ANA, el cual hace 3300 años dejó escrito en un papiro que lleva su nombre, lo siguiente:

«Miren, en este papiro está escrito.
Lean esto hombres del futuro, si es que sus
dioses os dieron inteligencia.
Os pido que aprendáis los secretos de mi hoy
que es vuestro pasado y que para vosotros
se encuentra tan lejano, pero en verdad tan
próximo.

Los hombres no viven solo una vez y se van
para no volver. Viven muchas vidas en
diferentes lugares, incluso fuera de este
mundo. También hay un velo de oscuridad
entre una vida y otra. Nuestra ciencia nos
enseña que vivimos eternamente, y la
eternidad al ser sin principio y sin fin, es como
un círculo, por lo tanto si seguimos viviendo,
también es que hemos vivido siempre.

Nuestros Ka, que son nuestras secretas almas,
nos brindan de la fuente infinita de la sabiduría aquello que está oculto, olvidado en
el ser del hombre, así como dan a quienes
están formados en la Sagrada Ciencia poderes
para obrar milagros.

Entre los de nuestro pueblo, el escarabajo
Kephri, no es dios, si no, un símbolo que lo
representa porque pone a incubar sus huevos
dentro de una bola de lodo.
Como Dios, que hace rodar al mundo, que
parece ser redondo y hace que produzca
vida.

Todos los dioses envían su amor al mundo, sin
el cual éste no sería. Mi fe me enseña que la
vida no acaba con la muerte y por lo tanto ese
amor, siendo el alimento del alma debe existir
mientras ella exista.

La fortaleza (Djedú) de ese amor, que aunque
no se vea es como un cordón, unirá a dos almas
mucho después de que el mundo mismo esté
muerto.

Si perdieras a tu gran amor, no sufras, la
muerte es solo la nodriza que lo ha puesto
a dormir y por la mañana se despertará
otra vez para recorrer otro día
con aquellos
que la han acompañado desde el principio.
Sabe que el hombre, vuelve a la existencia
muchas veces y llega un momento en el cual él
es consciente de todas sus vidas pasadas…. «



En todos los escritos egipcios que se refieren a la reencarnación, veremos que se representa siempre simbólicamente a la vida, o a la nueva vida, como la duración de un día que recorrerá renaciendo o despertando por la mañana.

No podemos dejar de sorprendernos al ver como en un texto de mas de tres mil años de antigüedad, ya se tenía el concepto de la redondez de la tierra, así como el de la relatividad del tiempo, unido al entendimiento de la eternidad y el amor como motor de toda la creación.

Sin embargo, podemos encontrar similar información documentada también en papiros o en textos inscriptos en distintas tumbas, con una antigüedad mucho mayor inclusive.

Por S. A. Merek

©2019-paginasarabes®

Que mezquino el corazón – Omar Khayyam

¡Qué mezquino el corazón que no sabe amar! Si no estás enamorado, ¿cómo puedes gozar con la deslumbrante luz del sol o la suave claridad de la luna?

Omar Khayyam



©2019-paginasarabes®

Secretos de belleza de Medio Oriente

La preocupación por lucir bellas  nos acompaña desde tiempos inmemoriales.

El cuidado de la piel es el secreto de la eterna juventud que compartimos todas las mujeres.

Por supuesto que una cultura de más de 6.000 años ha logrado perfeccionar recetas y técnicas para la belleza y la juventud eterna femenina.

Las antiguas culturas, babilónicas, persas, asirias, egipcias y las nativas de las antiguas tribus del desierto descubrieron las propiedades de ciertos elementos de uso cotidiano  beneficiosos para conservar un rostro joven, fresco y vital.

La belleza y frescura de la piel es una preocupación para las mujeres. Ricas recetas para el cuidado de la piel con ingredientes naturales y fácil de usar y disponible, todo lo que necesita es solo un poco de tiempo, y aquí hay 5 recetas tradicionales utilizadas por las mujeres árabes de la antigua Túnez para cuidar la belleza y la suavidad de la piel sin costos elevados.

Shannan

Es una receta aplicada por las novias en el sur de Túnez, utilizada por las mujeres para blanquear la piel y eliminar las manchas débiles, que contienen cantidades iguales de frijoles, garbanzos secos, canela, hojas de rosas secas .

Todos estos ingredientes se mezclan con agua de rosa natural, utilizada por las mujeres en el «Baño Árabe» durante media hora durante la ducha para ser absorbida por los poros de la piel por el calor y darle frescura y suavidad.

Mascarilla de arcilla verde

Un baño tunecino  de belleza se realiza con una olla grande que contiene esta mezcla de arcilla verde. Piedras de arcilla mezcladas con agua caliente y agua de rosas. Recubrir el rostro durante un período de 20 minutos es suficiente para alcanzar  resultados sorprendentes en el aclarado y el estiramiento de la piel. Esta mascarilla actúa como un catalizador para las células de la piel profunda y mueve las capas de colágeno para que se combinen entre sí en la piel, reduciendo las arrugas, limpiando la piel grasa de los aceites y restaurando las células naturalmente.



Al Barouk

Al-Barouk o Al-Sibadaj es una piedra natural de alta calidad extraída del suelo, rica en vitaminas naturales y sales minerales. Antiguamente se  lo vendía para tratar la erupción cutánea y los derrames inducidos por el calor para tratar y prevenir las lesiones bacterianas de la piel.

Al-Barouq ayuda a unificar y blanquear la piel y trabaja para blanquear e hidratar la piel.

También elimina manchas negras y da brillo a la cara y al cuerpo. Es adecuado para todo tipo de pieles aún las más sensibles.

Aceite de oliva y sal para exfoliar la piel

Dos pequeños componentes de la cocina, pero los beneficios son grandes.

Mezclar una cucharada de sal y 2 cucharadas de aceite de oliva hasta que se torne una pasta  áspera y frote la piel por 5 minutos.

Después de lavar el rostro con agua tibia. La aspereza de la sal actúa como exfoliante para  la piel y aclarar los poros, mientras que el aceite de oliva lo hidrata y lo nutre.

Es  suficiente cada dos semanas para mantener la piel suave y saludable.

Máscara de clara de huevo

Las claras de huevo se separan de la yema, luego  se mezcla hasta que sea homogéneo, se aplica sobre una piel seca, luego se coloca una capa delgada de papel higiénico , dejar secar sobre la piel.

Luego retire el papel y lave la cara con agua tibia.

Este proceso ayuda a limpiar el rostro de las impurezas y el polvo y contribuye a abrir los poros de la piel. Hidratar la piel con un poco de agua de rosas naturales.

©2019-paginasarabes®

Berenjenas con garbanzos – (وصفة مسقعة الباذنجان بالحمص)

Con ingredientes sencillos de fácil preparación pero con todo el sabor de Medio Oriente, este plato es un clásico de la cocina árabe.


Ingredientes

1 cebolla cortada en rodajas
2 dientes de ajo finamente picados
2 tazas de tomates concasé, pelados y sin semillas
2 berenjenas medianas cortadas en rodajas
1 taza de garbanzos cocidos
2 cucharadas de extracto de tomates
1 cucharada de melaza de granada
Aceite de oliva
Sal y pimienta
Perejil y albahaca.



Preparación

Colocar las rodajas de berenjenas en una bandeja para horno. Agregar aceite de oliva, sazonar con sal y pimienta. Hornear hasta que las berenjenas estén tiernas y ligeramente doradas.

Rehogar en un sartén con aceite de oliva las rodajas de cebolla. Agregar el ajo picado, los tomates, la melaza de granada y  el extracto de tomate. Mezclar  todo para integrar los ingredientes. Incorporar las berenjenas.

Añadir los garbanzos cocidos a la preparación. Cocinar a fuego moderado por 10 minutos. Servir espolvoreado con el perejil y la albahaca picados.


©2019-paginasarabes®

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: