Archivo de la categoría: Literatura

Hace ya mucho tiempo – Omar Khayyam

Hace ya mucho tiempo que mi juventud fue a reunirse con todas las cosas muertas. Yaces hoy, primavera de mi vida, junto con las primaveras de antaño. ¡Oh, juventud mía; pasaste sin darme cuenta! Te fuiste desvaneciendo insensiblemente, como la dulzura de la florida estación.

Omar Khayyam



©2019-paginasarabes®

No te aferres a nadie más que Allâh, (Enaltecido y exaltado sea)

No te aferres a nadie más que Allâh (Enaltecido y exaltado sea)

Allâh (Enaltecido y exaltado sea), es Quien da la vida y la muerte, y sólo Él provee a toda la creación, ¿por qué habríamos de temerle a las personas o alteramos por sus acciones?. Creo que en nuestra sociedad gran parte de la angustia y la ansiedad es provocada por nuestro apego a las personas, nuestras ansias de complacerlas, de obtener sus favores, de luchar para adular a los importantes y de sentirnos heridos cuando nos menosprecian. Todo eso indica una debilidad en nuestra creencia en Allâh (Enaltecido y exaltado sea).



Dijo un poeta árabe:

“Ojalá que te complazcas cuando la vida sea amarga, y ojalá te complazcas cuando las personas se enfurezcan. Si tu amor por Allâh es verdadero, todo lo demás es insignificante, y todo lo que hay encima del polvo es polvo”.

Por Aaidh ibn Abdullah al-Qarni

©2019-paginasarabes®

¿En qué creen los musulmanes? – Parte 4

Ir a ¿En qué creen los musulmanes? – Parte 3

Musulmanes: nuestra creencia

Creemos en la realidad de todo cuanto afirmó Allâh, el Altísimo, sobre sí mismo y en lo que dijo el Profeta, (Sal-la Allahu ‘aleihi wa sal-lam, “Que la paz y las bendiciones de Allâh sean con él”).

Sobre Él: Sus nombres y atributos. Pero, sin embargo, somos inocentes de dos desvíos: El antropomorfismo que afirma ya sea con el pensamiento o mediante las palabras que los atributos de Allâh, el Altísimo, son semejantes a los atributos de los seres creados. Y el atribuirle una forma a los atributos de Allâh, el Altísimo, afirmando con el pensamiento o la palabra: Los atributos de Allâh, el Altísimo, son de tal o cual forma.

Negamos todo lo que Allâh, el Altísimo, negó sobre si mismo y lo que negó el Profeta, (Sal-la Allahu ‘aleihi wa sal-lam, “Que la paz y las bendiciones de Allâh sean con él”), sobre Él, ya que al negarlo afirmamos la perfección contraria a lo negado. Así como también callamos sobre todo aquello que Allâh, el Altísimo, y su Profeta,(Sal-la Allahu ‘aleihi wa sal-lam, “Que la paz y las bendiciones de Allâh sean con él”),  han guardado silencio.


Consideramos que esta senda es una obligación inexpugnable porque todo cuanto afirmó o negó Allâh, el Altísimo, sobre si mismo es información verídica revelada y Él es quien mejor se conoce a sí mismo. Es el más elocuente y el más veraz en sus palabras. Mientras que los seres creados no pueden comprenderlo en su esencia y realidad.

Todo cuanto nuestro Profeta,(Sal-la Allahu ‘aleihi wa sal-lam, “Que la paz y las bendiciones de Allâh sean con él”),  afirmó o negó sobre Allâh, el Altísimo, es información verídica. Es quien mejor conoce y puede describir a su Señor porque fue la persona más elocuente y veraz.

En las palabras de Allâh, el Altísimo, y su Profeta,(Sal-la Allahu ‘aleihi wa sal-lam, “Que la paz y las bendiciones de Allâh sean con él”),  encontramos la perfección del conocimiento y la veracidad, por lo que carece de argumento quien las rechaza o duda en aceptarlas.

Por el Sheij Muhammad ibn Salih Al-Uzaimin

©2019-paginasarabes®

Consideraciones del sabio – Omar Khayyam

Para el sabio, la tristeza y la alegría son semejantes, lo mismo que el bien y el mal; para el sabio, todo lo que tuvo principio debe tener también fin. Considera, por tanto, si hay razón para que te alegres con la ventura que llega, o te entristezcas con la desgracia que no esperabas.

Omar Khayyam


©2019-paginasarabes®

¿En qué creen los musulmanes? – Parte 3

Ir a ¿En qué creen los musulmanes? – Parte 2

Musulmanes: nuestra creencia

Creemos que Allâh, el Altísimo, ama a sus amigos cercanos y que ellos lo aman.

    • Di: Si verdaderamente amáis a Allâh ¡Seguidme! Y Allâh os amará (3:31)
    • Allâh les suplantará por otros a quienes amará y ellos Le amarán (5:54)
    • Allâh ama a los perseverantes (3:146)
    • Sed justos, pues Allâh ama a quienes establecen la justicia (49:9)
    • …y haced el bien; ciertamente Allâh ama a los benefactores (2:195)

Creemos que Allâh, el Altísimo, se complace de las obras y los dichos que ha legislado y que detesta cuanto ha prohibido.

    • Si no creéis, sabed que Allâh prescinde de vosotros [y ello no Le perjudica en nada], y que no Le agrada la incredulidad de Sus siervos; y si sois agradecidos [creyendo en Su unicidad], Le complacerá (39:7)
    • Si [los hipócritas], hubieran querido realmente combatir se habrían preparado para tal fin, pero Allâh no quiso que salieran [con vosotros], y les infundió desgano y se les dijo: Permaneced con quienes se quedan [por estar verdaderamente eximidos] (9:46)

Creemos que Allâh, el Altísimo, se complace de los creyentes que obran rectamente:

    • Allâh se complacerá con ellos [por sus obras], y ellos lo estarán con Él [por Su recompensa]. Ésta [hermosa recompensa], será para quienes teman a su Señor [y se aparten de los pecados] (98:8)

Creemos en que Allâh, el Altísimo, se enoja con quienes merecen su ira por su incredulidad u otras obras.

    • …los que pensaban que Allâh no haría prevalecer Su religión, les castigará y ellos serán los perdedores. Ciertamente la ira de Allâh recayó sobre ellos y los maldijo (48:6)
    • …pero quienes se complazcan con la incredulidad, incurrirán en la ira de Allâh… (16:106)

Creemos que Allâh, el Altísimo, posee un rostro que describió como:

    • Sólo el majestuoso y noble rostro de tu Señor perdurará por siempre (55:27)

Creemos que Allâh, el Altísimo, tiene dos manos grandiosas.

    • Sus ambas manos están abiertas y sustentan como Él quiere… (5:64)
    • [Los idólatras] No han valorado a Allâh en Su verdadera magnitud. El Día de la Resurrección contendrá toda la Tierra en Su puño y los cielos estarán plegados en Su diestra. ¡Glorificado y enaltecido sea Allâh! Él está por encima de lo que Le atribuyen (39:67)

Creemos que Allâh, el Altísimo, tiene dos ojos reales, ya que ha dicho:

    • Construye el arca bajo la observancia de mis ojos y según Nuestra orden (11:37)

y el Profeta (Sal-la Allahu ‘aleihi wa sal-lam, “Que la paz y las bendiciones de Allâh sean con él”), dijo: “Su velo es de luz, si lo descubriera, los haces de luz de su rostro quemarían hasta donde alcanza su vista”.

Es consenso de quienes siguen la tradición profética que los ojos son dos, ya que el Profeta (Sal-la Allahu ‘aleihi wa sal-lam, “Que la paz y las bendiciones de Allâh sean con él”), dijo también: “El falso Mesías es tuerto pero vuestro Señor no es tuerto”.


Creemos que Allâh, el Altísimo:

    • No puede ser visto [en esta vida], pero Él sí puede ver [a Sus siervos]; y Él es Sutil y está informado de cuánto hacéis (6:103)

Creemos que los creyentes contemplarán a su Señor el Día del Juicio Final.

    • Ese día, habrá rostros resplandecientes contemplando a su Señor (75:22-23)

Creemos que Allâh, el Altísimo, no tiene quien pueda asemejársele, debido a la perfección de sus atributos:

    • No hay nada ni nadie semejante a Allâh y Él es Omnioyente, Omnividente (42:11)

Creemos que:

    • ¡Allâh! No existe nada ni nadie con derecho a ser adorado excepto Él, Viviente, se basta a Sí mismo y se ocupa de toda la creación. No Lo toma somnolencia ni sueño. Suyo es cuanto hay en los cielos y la Tierra. ¿Quién podrá interceder ante Él sino con Su anuencia? Conoce el pasado y el futuro; y nadie abarca de Su conocimiento salvo lo que Él quiere. Su Trono se extiende en los cielos y en la Tierra y la custodia de ambos no Le agobia. Y Él es Sublime, Grandioso (2:255)

Debido a la perfección de su Vida y su Eternidad.

Creemos que no es injusto con nadie, debido a su completa y divina justicia. Y que no está distraído ni ignora lo que hacen sus seres creados, debido a su completo conocimiento de todo.

Creemos que nada le es imposible, ni en los cielos, ni en la Tierra, debido a su perfecto conocimiento y a su infinito poder:

    • Ciertamente cuando decide decretar algo dice: ¡Sé! y es (36:82)

Nada lo agota porque posee absoluto poder:

    • Creamos los cielos y la Tierra y todo cuanto existe entre ellos en seis días y no Nos agotamos en lo más mínimo (50:38)

Por el Sheij Muhammad ibn Salih Al-Uzaimin

Ir a ¿En qué creen los musulmanes? – Parte 4

©2019-paginasarabes®

El círculo

    • Quien está en el círculo, en un movimiento alrededor del polo, no se aleja nunca.
    • Quien prisionero de la imaginación sigue la tangente y recorre un camino rectilíneo, se aparta del objeto de la búsqueda, pues sale en busca de lo que ya está en él.
    • En cambio, para quien sigue el movimiento circular, no hay punto de partida ni de llegada, obteniendo así la realización espiritual. Él es el último por su eterna permanencia. Él es la existencia de lo primero y de lo último, de lo exterior y lo interior. Él es su nombre y lo que es nombrado. Su imagen está en mis ojos y en mi boca su nombre.
    • Moras en mi corazón ¿pero dónde te escondes?
    • Si alguien me dice: “Tú has abolido su señorío”.
      Yo respondo: no he abolido su señorío, porque Él no cesa de ser un señor magnificente ni cesa de ser adorador magnificado.

Él no cesa de ser Creador, ni yo ceso de ser creado.

Él es ahora tal como era.

Sus títulos de Creador, o de Señor magnificante, no están condicionados por la existencia de una cosa creada o de un adorador magnificado.

Antes de la creación de las cosas creadas, Él poseía todos sus atributos. Él es ahora tal como era.

Cada uno lleva en sí las posibilidades del amor y nadie puede sustraerse al mismo.

Como ninguna criatura puede existir sin su Creador y ningún servidor sin su Señor.

La creencia de un ser divino es necesaria para nuestra subsistencia.


Los que algunos llamamos Allâh, alabado sea su nombre, sentimos su presencia a cada paso de nuestras vidas.

Buscamos la perfección del alma, de nuestro ser a través de sus enseñanzas. Pero como seres imperfectos no poseemos la sabiduría absoluta.

Somos como las páginas de un libro, separadas no dicen más que parte del libro. Mojadas, quemadas o dañadas sólo pueden leerse palabras o letras sueltas, que a simple vista carecen de sentido.

Pero cada uno de nosotros somos para la creación, una letra, una palabra, una oración, una página de la sabiduría divina.

Juntos, conformamos el libro de la esencia del creador.

Todos somos importantes para poder comprender los misterios de la vida eterna.

©2019-paginasarabes®

La industria del jabón y el olor a laurel de Alepo

Después de años de guerra, Ali Shami reanudó la producción de jabón en su humilde taller en las afueras de Alepo, y el olor del laurel comenzó a dar vida a una industria.

A pesar del silencio que rodeó a los talleres durante los años de conflicto en Alepo, Ali o Abu Omar insistieron en reanudar el «trabajo con poca producción» después de una restauración limitada de su fábrica en la aldea de Neirab, al sureste de Alepo, que ha estado llena de fábricas y trabajadores.

    • «No detuve la producción durante los años de guerra, ni siquiera en cantidades limitadas. Fui llevando jabón de un lugar a otro, pero este taller tiene un sabor especial», dijo Abu Omar, de 44 años.

Abu Ali, quien heredó la profesión de su padre y su abuelo, fue uno de los primeros en regresar a sus fábricas; reabrió sus puertas en enero, luego de haber cerrado desde 2012, fecha de los enfrentamientos en la ciudad entre las tropas del gobierno y las facciones de la oposición que compartían el control.

    • En el taller,  los trabajos de restauración incluyeron una puerta de hierro en la entrada y equipos en las salas principales de máquinas. El asfalto todavía falta en el camino, mientras que los efectos de las municiones en las paredes son claros.

Cinco trabajadores rotan el aceite mezclado bajo la supervisión personal de Abu Omar, antes de cocinarlo en fuego; luego se distribuyen en moldes en el suelo, mientras que otros cinco cortan el jabón y luego lo envasan.

Antes de este año, el taller producía aproximadamente 800 toneladas de jabón al año, y este año recuperó aproximadamente la mitad de su producción. A diferencia de otras industrias, «la industria del jabón no depende de las máquinas. Se basa en la fuerza laboral, la combinación exitosa, el cariño de los habitantes de Alepo y su amor por la profesión».

El secreto de la profesión

Después de su salida de Alepo en 2012, Abu Omar intentó producir jabón en otras ciudades, como Tartous y Damasco, sin lograr mantener la misma calidad. «El clima de Alepo es muy bueno para el jabón y la gente de Alepo conoce el secreto de la profesión y soporta las dificultades de la industria del jabón», dice.

    • «El jabón de Alepo se distingue de los jabones del mundo porque está hecho de aceite de oliva puro, a diferencia del jabón europeo, que se apoya en grasas animales o jabón asiático mezclado con aceites vegetales que no se derivan de las aceitunas«, agrega con orgullo, sosteniendo un pedazo de jabón en la mano.

La industria tradicional se vio afectada durante las batallas que finalizaron a fines de 2016 con el control de las fuerzas gubernamentales y el apoyo ruso a los vecindarios orientales, después de años de bombardeos, asedio y la evacuación de miles de civiles y combatientes de la oposición.

    • «Nos enfrentamos al peligro, la destrucción de las instalaciones y la interrupción en la producción del aceite de oliva», dijo. A pesar del regreso de la estabilidad a Alepo, la industria todavía sufre la «escasez de mano de obra, la necesidad de materias primas y la emigración de trabajadores calificados en el extranjero».

Docenas de fabricantes de jabón todavía están esperando para completar la renovación y el procesamiento de sus plantas antes de volver a abrir, como Hisham Jubaili.

    • El taller «Jubaili», ubicado dentro de la antigua muralla de Alepo, ha vivido durante varias generaciones y ha estado en línea con el nombre de la familia durante décadas y se remonta al siglo XVIII.


Treinta mil toneladas

La planta de Jubaili de tres niveles, cubre un área de aproximadamente 9,000 metros cuadrados, el taller más antiguo de Alepo. Pero la guerra obligó a su 50º propietario a cerrar en 2012.

La fábrica, que está rodeada por bóvedas revestidas de piedra, sigue en pie, a pesar del agrietamiento de algunos pilares de madera del techo, algunas partes están quemadas y parte de su equipamiento fue robado.

    • Antes del estallido del conflicto, la ciudad de Alepo y sus alrededores incluían unos 100 talleres para la fabricación de jabón de laurel, con una producción de unas treinta mil toneladas, según el Comité de fabricación de jabón de laurel, que encabeza Jubaili. Pero muchos de los fabricantes de jabón Halabi se mudaron a Damasco, Homs o Tartous, mientras que otros emigraron a Turquía, según Jubaili.
    • Durante los años de conflicto, la producción cayó por debajo de 1,000 toneladas. Hoy en día, la industria del jabón ha comenzado a recuperarse con una producción de casi 10,000 toneladas.
    • «El jabón es un tesoro nacional para el pueblo sirio. Al igual que Arabia Saudita el petróleo, Suiza el chocolate, y Alemania los autos, Alepo exporta al mundo», dijo.
    • «Desde este taller y otros, el olor a laurel llenó Alepo», dijo. «Nadie visita la ciudad sin comprar de sus dueños».

Con información de Thawra

©2019-paginasarabes®