Camarón de la Isla sigue brillando tras cumplirse 25 años de su muerte

El mundo del flamenco vive este mes uno de sus momentos más tristes. Hace 25 años, (el 2 de julio de 1992), fallecía su mito más grande, José Monje Cruz, Camarón de la Isla.

Más allá de la tristeza por la pérdida tan prematura de un cantaor que revolucionó el flamenco y lo hizo universal, la conmemoración del 25 aniversario de la muerte de Camarón de la Isla se convierte en una oportunidad para celebrar su legado y poner en valor a una figura que sigue siendo una referencia para todo el flamenco.

Localidades como San Fernando y La Línea de la Concepción (Cádiz), donde nació y vivió el cantaor, y Madrid son, especialmente, las que más le rememoran.

San Fernando ha declarado este 2017 como el año Camarón. Canal Sur Televisión estrenó “Camarón Revolution”, una producción de cuatro capítulos y género documental. También en su ciudad natal se recoge la exposición “25 años sin Camarón. Leyenda infinita”, integrada por una treintena de imágenes del archivo gráfico de la Agencia Efe y que permanecerá hasta el 25 de agosto en el centro comercial Bahía Sur.

El Ayuntamiento organizó una ofrenda floral en el mausoleo de José Monje en el cementerio, en una jornada que se cerró con un concierto gratuito de Arcángel y José Mercé. “Abordamos esta efemérides lejos de toda pena. Lo hacemos desde la ilusión y la constancia de que el arte de José permanece más vivo que nunca gracias a su legado”, ha señalado Fran Romero, teniente de alcaldesa de San Fernando, una ciudad que, tras recuperar la casa natal del cantaor, tiene en proyecto construir un Museo sobre su vecino más universal.

En La Línea de la Concepción, ciudad a la que Camarón se trasladó cuando en 1976 se casó con Dolores Montoya, La Chispa, también el recuerdo del cantaor aflora estos días. El Museo Cruz Herrera de La Línea expuso “Camarón Vive. 25 años”, producida por el Instituto Andaluz del Flamenco y que, a través de distintos paneles con fotografías, muchas de ellas inéditas, recorre cinco ejes temáticos de su carrera y de su vida: “Pasión por el toreo”; “Camarón y Paco de Lucía”; “La Chispa de Camarón”, con imágenes con su mujer Dolores Montoya, y “Leyenda musical”.

Madrid, otro de los principales escenarios vitales de la leyenda del cante, también ha conmemorado el 25 aniversario de su muerte. Sus dos hijas, Gema y Rocío, y su hijo Luis Monje han rendido homenaje, las dos primeras al cante y el segundo a la guitarra, en un concierto ofrecido en el Centro Conde Duque. La cita, (con entradas que se agotaron inmediatamente), ha servido además como presentación oficial del grupo que han formado sus herederos.

Desde distintos rincones ligados al genio quedará así patente que, 25 años después de su muerte, la leyenda y el duende de Camarón de la Isla siguen brillando en el universo y el corazón del flamenco.

Pura magia y alma

Nació en San Fernando (Cádiz) en 1950. Su nombre artístico procede del color rubio de su pelo aunque era gitano Cantaor. Desde muy pequeño cantaba en las ventas cercanas a San Fernando, especialmente la Venta Vargas y en fiestas privadas. A los 16 años se hace profesional con las compañías flamencas de Miguel de los Reyes y Dolores Vargas. Tras una temporada en el tablao de Torres Bermejas (Madrid), graba su primer disco con la guitarra de Paco de Lucía. Su impacto en la música flamenca permitió que fuera contratado para actuar en los festivales flamencos andaluces más importantes como primera figura.

El 3 de julio de 1992 la noticia de su fallecimiento copaba las portadas de las principales cabeceras del país. Se marchó de forma repentina a causa de un cáncer de pulmón dejando un hueco insustituible en nuestra cultura. Su estilo personal, su magia, su alma y su sutileza hacen que Camarón de la Isla aún siga brillando.

Con información de El Imparcial

©2017-paginasarabes®

Melquitas: Iglesia Católica de Oriente

Iglesia Católica Greco Melkita – (Catedral San Jorge – Córdoba – Argentina)

La Iglesia melquita es consciente de ser la más antigua en el mundo sucesor, directa e inmediata de los Apóstoles. Nuestro Patriarca Gregorio III, quien lleva el título de “Patriarca de Antioquía y todo el Oriente, Alejandría y Jerusalén.” 

Jerusalén es la ciudad santa por excelencia, donde Pedro, cabeza de los Apóstoles, dio sus primeros discursos, realizó sus primeros milagros, presidió el primer Consejo de la primavera de la Iglesia. Y es a Jerusalén, donde  Pablo se dirigió más de una vez, especialmente para encontrar a Pedro y participar en el Consejo de los Apóstoles.

Antioquía es la “Ciudad de Dios”.

Es en Antioquía que se llamó primero “cristianos” (Hechos 11:26)Pedro en Antioquía estableció su primera sede, antes de establecerse en Roma. En Antioquía Pablo estableció sus funciones fundamentales en Asia Menor, Chipre, Grecia y Roma.

Alejandría fue evangelizada por Marcos, un discípulo de Pedro. La ciudad del helenismo sirvió en gran medida la difusión del Evangelio en todo el mundo grecorromano, y de allí a la totalidad de Occidente. Los Melquitas hoy son los descendientes de estos centros del cristianismo primitivo. Desde hace veinte siglos, los melquitas eran testigos fieles, es decir, los mártires, testigos de la  fe de Pedro, Pablo y los apóstoles.

Melquitas son el pueblo de Siria, Palestina y Egipto, que se mantuvo fiel al Concilio de Calcedonia (451) cuando la mayor parte se volvió monofisita. El significado original del nombre por lo tanto es una oposición al Monofisismo (1).

Los nestorianos y sus comunidades residian en el este de Siria hasta que el emperador Zenón (474-491) cerró su escuela en Edesa en el 489, y les obligaron a retirarse hacia la frontera de Persia. En la región al oeste de Siria, Palestina y Egipto eran melquitas que aceptaron Calcedonia, o monofisitas (también llamados jacobitas en Siria y Palestina, los coptos en Egipto), hasta que la herejía Monoteísta en el siglo VII complica aún más la situación. Pero  se mantuvo el nombre Melquitas de aquellos que fueron fieles a la gran Iglesia, católica y ortodoxa, hasta el Cisma de Focio (867) y Cerulario (1054) de nuevo dividido.

Desde ese momento ha habido dos tipos de melquitas en estos países, los melquitas católicos que mantienen la comunión de Roma, y ​​cismáticos melquitas (Ortodoxo) que siguieron a Constantinopla y la gran masa de los cristianos orientales en el cisma. Aunque el nombre ha sido y aún se utiliza ocasionalmente para estos dos grupos, ahora se aplica únicamente a los católicos de rito oriental.

En aras de la claridad, es mejor mantener a este uso, el nombre Ortodoxa es suficiente para los demás, mientras que entre los muchos grupos de católicos, América y Oriente, de diversos ritos, se necesitó un nombre especial para este grupo. Sería, en efecto, aún más conveniente si se pudiera llamar a todos los católicos de rito bizantino “melquita”. Pero este uso de la palabra nunca ha obtenido. No se podía llamar con cualquier nombre a los rutenos, los católicos orientales del sur de Italia o Rumanía.

Por lo tanto debe mantener el nombre de los de Siria, Palestina y Egipto, todos los cuales hablan el árabe. Se define un melquita entonces, como cualquier cristiano de estas tierras en comunión con Roma, Constantinopla, y la gran Iglesia del Imperio antes del cisma de Focio, o como un cristiano de rito bizantino en comunión con Roma desde entonces.

Como la palabra implica la oposición a los monofisitas originalmente, por lo que ahora marca la distinción entre estas personas y todos los cismáticos, por una parte, entre ellos y los latinos o los católicos de otros ritos (maronitas, armenios, sirios, etc) por el otro. El nombre se explica fácilmente filológicamente. Se trata de un semita (presumiblemente siríaco) de la raíz con un final griego, es decir, imperialista. Melk es siríaco para el rey (melek en hebreo, árabe. Malik). La palabra se utiliza en todas las lenguas semíticas por el emperador romano, como el “basileus” griego. Al añadir la terminación griega – itas tenemos la melquitas forma, igual a basilikos. Cabe señalar que el radical, tercera parte de la raíz semítica es caf: no hay guturales. Por lo tanto la forma correcta de la palabra es melkita, en lugar de la habitual forma melquita. La pura palabra siríaca es malkoyo (malakiyyu del árabe; vulgar, milkiyyu).

Para los musulmanes historiadores, hasta el siglo XV, “melquita” era sinónimo de “católica”. El Patriarca de Roma, es decir, el Papa, fue nombrado jefe de la religión melquita. Después de la invasión de los tres patriarcados por el Islam, fueron los melquitas con los bizantinos, los únicos en el Este de estar en comunión con el Papa y la sede de Roma.  Durante los siglos VII y VIII buen número de papas  eran de origen melquita entre ellos,  Pedro III, Patriarca de Antioquía, opositor a los calcedonianos, después del Gran Cisma entre Roma y Constantinopla,. Con la caída de Constantinopla en 1453 en las manos de los otomanos y la posterior invasión de los tres Patriarcados melquitas, hasta el final de la primera Guerra Mundial  , las persecuciones fueron tantas y tan intensas que podemos considerar un milagro de supervivencia de las Iglesias orientales.

Gracias a los misioneros europeos (jesuitas, franciscanos, capuchinos y carmelitas), un movimiento de “despertar” cristiano se manifestó en el siglo XVII en el Este. Este movimiento ayudó a los cristianos a recuperar la confianza en su Iglesia, su historia y su tradición. Este “despertar” les permitió dirigir hacia Roma y el catolicismo por el cual estos misioneros trabajaron, a pesar de las dificultades creadas por los Patriarcas de Cosntantinopla, que fueron apoyados por los sultanes otomanos. Este apoyo dio a los patriarcas de Constantinopla un dominio a todos los cristianos del Imperio que gobernaba, independientemente de su individualidad o su identidad particular. Este mismo apoyo que animó a un gran número de melquitas a la liberación de la autoridad Constantinopla y declarar oficialmente la unión con la Sede Romana.

Con la muerte del Patriarca de Antioquía, Atanasio III Dabbas, en 1724, fue elegido a la Sede Cirilo Tanas (pro-romana). En oposición a este hecho el Patriarca de Constantinopla , Jeremías III, creyó que su autoridad había sido cuestionada.

Jeremías declaró que la elección de Cirilo era inválida, excomulgándolo y nombrando a Silvestre, un monje griego, para la sede patriarcal de Antioquía.

Por Viviana Saf


Notas:

  1. Monofisismo: se dice de quienes profesaban la doctrina teológica que sostiene que en Jesús sólo está presente la naturaleza divina, pero no la humana.

©2017-paginasarabes®

El pesar y la pobreza – Gibrán Khalil Gibrán

El pesar y la pobreza purifican el corazón del hombre, aunque nuestras mentes débiles no ven nada de valor en el universo, salvo la comodidad y la felicidad.

Gibrán Khalil Gibrán

©2017-paginasarabes®

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: