Sodoma y Gomorra: Hallazgo arqueológico de las ciudades bíblicas

Entonces Dios hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Dios desde los cielos;

– y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.

(Génesis 19 24-25).

La ciudad bíblica de Sodoma parece haber sido descubierta por arqueólogos estadounidenses en el sur de Jordania. El equipo, dirigido por el profesor Steve Collins de la Universidad Trinity de Nuevo México, lo afirma luego de haber trabajado durante una década en excavaciones en un proyecto llamado Tall el-Hammam, en el Valle del Jordán, informa Popular Archaeology.

“El equipo de arqueólogos ha desenterrado una mina de oro de antiguas estructuras monumentales revelando una ciudad-estado que dataría de la Edad de Bronce, y que dominó la región del sur de Jordania en el Valle del Jordán”, afirmó Collins y agregó que “la mayoría de los mapas arqueológicos de la zona estaban en blanco” antes de su trabajos allí. “Lo que tenemos en nuestras manos es una importante ciudad-estado que era desconocida por los eruditos antes de empezar nuestro proyecto” concluye.

El sitio, según los arqueólogos, tiene dos estratos, una parte inferior y una ciudad alta. Además la ciudad posee un muro de 10 metros de alto hecho con ladrillos de barro. También hay puertas, torres y una plaza central. “Fue una misión enorme, que requirió millones de ladrillos y, obviamente, un gran número de trabajadores”, sostuvo Collins. Asimismo, la evidencia de torres y puertas, junto con algunas otras piezas descubiertas indican que las fortificaciones de la Edad de Bronce eran mucho más resistentes de lo que se pensaba.

La evidencia arqueológica también indica que la vida de la ciudad llegó a un abrupto final. Esto puso fin a toda forma de vida durante un período de 700 años. Según el Antiguo Testamento de la Biblia, esta ciudad junto a Gomorra, estaba asociada a los pecados de los hombres y es por eso fue castigada y destruida por Dios enviando una ‘lluvia de fuego y azufre’ que incineró completamente la ciudad.

Un equipo de arqueólogos afirma haber descubierto la ciudad bíblica de Sodoma en el Valle del Jordán. Dichos hallazgos arrojarían luz sobre la Edad de Bronce y sobre cómo las ciudades-estados se formaron en el período comprendido entre los años 3.500 y 1.540 a.C. El descubrimiento, si se confirma, sería de suma importancia para la arqueología.

¿Hay alguna evidencia de que los sitios son en realidad  los restos de las ciudades bíblicas?

En todo el sitio, los edificios son de ceniza blanquecina y está llena de literalmente millones de pelotas de azufre. Fuera de estos lugares, ninguna bola de azufre y cenizas se encontraron. Se analizó, se trata de una mancha de ceniza y las bolas de azufre. Se encontró que contiene 90-95% de azufre. La naturaleza  del azufre es  de una pureza y  en una cantidad que no aparecen en cualquier parte del mundo.

Fueron encontrados en los edificios, paredes, y Esfinge. Todos estos edificios están completamente cubiertos de las cenizas con una gran cantidad de bolas de azufre. En estas localidades se encontraron los huesos que emanan  de las cenizas, se descubrieron muestras de hierro fundido y dorado.

¿Quién descubrió la ciudad perdida?

Ron Wyatt pasó  en el Mar Muerto durante doce años, hasta 1989, en uno de estos viajes se llevaron los cuerpos blancos encontrados de forma especial a lo largo del Mar Muerto.

Ron se fue a la ciudad perdida con los colegas a explorar estos hallazgos. Le dio un claro testimonio de que esta es una ciudad bíblica. Con los años, muchas personas de todo el mundo  visitaron el sitio. Ha sido varias veces analizadas las bolas de azufre y cenizas. Fue una gran cantidad de material procesado, videos, sitios web y libros.

La República Checa, visitó el lugar, el Sr. Milan Latka, llevó el balón de azufre y que tenía que hacer un análisis detallado en el laboratorio. Comprobado por la nación Checa, que estos sitios existen realmente, y las conclusiones son verdaderas. Usted puede ver todo en la Web http://www.ban.cz

¿Cómo es posible que la ciudad haya sobrevivido hasta nuestros días?

Restos de la ciudad se conservan debido a la escasez de precipitaciones en esta zona. En esta zona las precipitaciones son mínimas (5 cm / año). La lluvia intermitente hizo la superficie de los edificios de las cenizas de una superficie dura, por lo que la ciudad se conserva hasta hoy. Cuando las lluvias fueron acumuladas en estos lugares, cuando aumentaron las precipitaciones, la ciudad fue destruida por completo, disuelta por la lluvia. Cuando la colisión fue menor, la corteza en la superficie de los edificios  se solidificó.

Flavio Josefo testimonio, Guerra de los Judíos.

Flavio Josefo (37-100 dC vivió alrededor del año) – en su libro La Guerra de los Judíos, el cuarto libro en el capítulo octavo describe  en su obra alrededor del Mar Muerto y la ciudad perdida en las cenizas

(La guerra judía, el cuarto libro, un extracto del capítulo octavo)

La longitud de este lago es de quinientos ochenta  etapas, que se extiende en el arado al árabe, y espacioso en ciento cincuenta etapas. Los países vecinos de Sodoma, una vez próspero país con los cultivos y la riqueza en las ciudades, pero ahora todos los reseca. Dicen que el rayo se quemó por la maldad de la gente. Las huellas del fuego divino es aún saben y pueden ver las sombras de las cinco ciudades, así como cenizas, que a su vez son también los frutos de las plantas, que, aun teniendo el mismo color que la fruta comestible, pero cuando coja las manos fuera caerá en el humo y la ceniza.

Josefo describe claramente  el Mar Muerto, Sodoma, como país vecino. Él escribe sobre las cinco ciudades en las que están familiarizados con los rastros de fuego de Dios, los restos de ceniza.

Las cinco ciudades que Josefo describe, se encuentran aún hoy en día. Todas estas ciudades son de ceniza blanquecina y las bolas de azufre. Sembrado de millones de personas entre las cenizas.

Fuentes: popular-archaeology.com actualidad.rt.com  www.es.amazinghope.net

©2017-paginasarabes®

Géneros Líricos Árabes: El Bālah

El bālah pertenece al género de la poesía tribal y sus obras se componen y recitan, sobre todo por los varones de la región nordeste yemení, con motivo de eventos sociales y celebraciones matrimoniales. No tiene un número preciso de versos, que además son bastante sencillos: se componen dos hemistiquios que pueden o no tener rima interna, según el modelo que el primer poeta establece al principio de la “performance”, o actuación recitativa. Es una poesía compuesta de forma espontánea, sin una fase previa de preparación y es declamada ante el público.

Se trata en sí mismo de un acto de creación artística improvisada en el marco de un juego de competición y, por lo tanto, se configura como un género totalmente extemporáneo que se desarrolla en un contexto casi competitivo. Por otra parte, si bien el origen del término no resulta claro, con arreglo a la obra de Caton, existiría una clara relación con la raíz blw, con el significado de “poner a prueba” o de “actuación heroica” 1 y esta interpretación bien se adecúa a la efectiva naturaleza del bālah.

En esta competición, el poeta pone en juego su honor ya que expone su arte poético “espontáneo” al juicio de la comunidad. Los participantes, a su vez, se sitúan en el centro del círculo que forman los asistentes al evento e improvisan poemas y versos rimados en respuesta a los versos de quién les precede en la declamación o bien lanzan un nuevo input a modo de reto para los que les siguen.

La declamación tiene forma cantada, de modo que se acompaña con una melodía que es elegida por el coro, de forma que la actuación se realiza sin el uso de instrumento alguno. La melodía se escoge de entre un conjunto de melodías predeterminadas, propias de este tipo de composiciones. De la misma manera no hay que olvidar que cada género tiene su propio conjunto de melodías. 2

La actuación se materializa con una puesta escena circular, en tres círculos concéntricos: en el centro está el poeta que declama sus versos, a su rededor se forma un primer corro, el llamado coro saffeen3 formado por una docena de jóvenes que le hacen eco y cantan un estribillo y, el tercer círculo lo forman el resto de los espectadores que participan aprobando o criticando en voz alta los versos recitados.

Los poetas participantes en la competición permanecen a un lado mientras el coro canta, a la espera de que les llegue su turno de actuación, momento en el que se sitúan en el centro de círculo e inician el recitado de los versos improvisados. La tarea no carece de dificultad ya que tienen que engarzar su composición no sólo con el metro y la rima utilizados por los anteriores participantes, sino que debe hacerse sin utilizar las mismas palabras, por lo menos, no con el mismo significado.

Fundamental resulta el tratamiento formal del poema, ya que los contenidos y, por consiguiente el vocabulario, dejan poco juego a la creación imaginativa: bienvenida a los invitados, enhorabuena para los huéspedes, alabanzas a la tribu, a la región, afirmaciones religiosas, etc.

Digno de ser resaltado a este respecto es el hecho de que se trata de poemas efímeros que se componen por el gusto de competir, son recitados e inmediatamente olvidados. No hay ningún interés en memorizarlos y/o transmitirlos. El objetivo único es la “performance” en sí.  4

Por A.G.Piccolo


Notas:

  1. Caton, S. C., Peaks of Yemen…, op.cit., pág. 45.
  2. Ibid, pág. 83.
  3. Literalmente, dos líneas.
  4. Reynolds, D. F., op.cit., pág. 33.

    ©2017-paginasarabes®

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: