El Moro: Una novela dedicada a la comunidad cubano-árabe

el_moro_novela
El Moro: Una novela dedicada a la comunidad cubano-árabe

La publicación por la Editora Política,  de la novela El Moro, de Ernesto Gómez Abascal, es otra de las notables contribuciones de este escritor, periodista y diplomático, al conocimiento de la historia, las luchas, costumbres y tradición de los pueblos árabes y al de la noble y laboriosa inmigración de los hijos del Medio Oriente a tierras de América, en particular a Cuba, cuya comunidad cubano-árabe  le es tan cercana y querida, y a la cual ha estado vinculado durante muchos años por lazos de amistad, colaboración y solidaridad. Colectividad que tiene en el a un entrañable amigo y a uno de sus más prestigiosos Miembros de Honor.

Esta novela histórica dedicada a “los moritos”, será acogida con  beneplácito por todos los lectores, al igual que sus anteriores libros, y dejará de seguro su impronta en la literatura nacional por adentrarse en los sueños, anhelos y esperanzas de hombres y mujeres que de allende los mares encontraron en la hospitalaria isla de Cuba, patria, hogar y nación, para ellos y sus descendientes.

Breve reseña de la Novela El Moro por su autor Ernesto Gómez Abascal:

A finales del siglo XIX y principios del XX, el Imperio Otomano se desintegraba bajo el empuje del interés colonial de las grandes potencias europeas.

Antes y durante la Primera Guerra Mundial, la emigración hacia América desde los países de Medio Oriente, fundamentalmente Líbano, Siria y Palestina, se incrementó notablemente.  Muchos ciudadanos de estos países, súbditos otomanos, huían de las guerras o en busca de mejores oportunidades económicas.

En América Latina, por el hecho de que viajaban con documentos otomanos, les llamaban y aún le llaman: “los turcos”, en Cuba también les llamaron “los moros”.

Esta novela, basada en investigaciones y entrevistas que el autor obtuvo con viejos emigrantes, y durante su estancia en estos países del Cercano Oriente,  trata de revelar este proceso migratorio, sus orígenes, así como el asentamiento en Cuba y en otros países latinoamericanos, y cómo fueron transformando sus vidas e integrándose a las nuevas circunstancias que les tocaron vivir.

Por  supuesto, al desarrollarse la historia en Cuba, el entorno que se describe es el de este país, pero procesos muy parecidos se desarrollaron en otros países latinoamericanos que también fueron destino de esta emigración.

Entre los llamados “turcos o moros”  en toda América Latina y que hoy constituyen unos 12 o 15 millones de habitantes, no pocos se han distinguido como profesionales, intelectuales, científicos, empresarios, políticos y algunos han llegado a ser hasta presidentes de algunos países.

La historia que se narra en esta novela, incluye otros elementos de la vida política real del país, así como aspectos que se refieren al descubrimiento de América por Cristóbal Colón, enviado de los Reyes  Católicos de España, puestos en duda por descubrimientos que podrían indicar que otros navegantes, procedentes del Mediterráneo Oriental, habrían llegado primero.

Intrigas y conspiraciones relacionadas con estos hechos, envuelven a la familia protagonista de la novela, que concluye en Líbano, con un hecho inesperado.

Por Juan Dufflar Amel
Con información de : Unión Árabe de Cuba

©2014-paginasarabes®

Gaza, los niños y las comparaciones adecuadas

en_defensa_de_palestina
Gaza, los niños y las comparaciones adecuadas

Una vez declarado el cese el fuego (26/8/14), los medios ya se olvidaron del asunto y se dedicaron a cubrir otros temas. Igual con razón, pero en muchos casos sólo para perpetuar el silencio que envuelve la tragedia de Gaza. Yo aún no he podido olvidar.

Aún siento la garganta apretada como durante los 51 días de la operación Borde protector, cuando iba buscando las palabras correctas para describir esa masacre (véase La Jornada, 15/8/14).

Aún siento el corazón roto pensando en la suerte de los niños palestinos y tratando de contrarrestar los indignantes intentos de absolver a Israel y culpar a la resistencia palestina por su muerte (véase La Jornada, 29/8/14).

Aún le doy la vuelta a toda una serie de comparaciones –unas más adecuadas que otras– que por sí solas no explican nada, pero a veces ayudan a entender.

Si bien, por ejemplo, comparar a Israel con la Alemania nazi, más que moralmente inaceptable es un grave error histórico (y político), el solo hecho de que hay quienes lo hacen (entre ellos mismos, judíos) es un claro síntoma de que algo está podrido en el Estado de Israel.

Y una de las cosas que justamente reveló Gaza fue la creciente fascistización de Israel (The American Conservative, 6/8/14), tanto a nivel de la sociedad como de las instituciones, denunciada desde hace años por activistas como Michel Warschawski o Uri Avnery, pero igualmente sorprendente.

Algunas comparaciones son productos de la rabia o la desesperación; otras de la observación y el análisis. Hay unas que son fruto de todas estas cosas a la vez.

Imagínense qué tan enojado estuvo John Kerry con Benjamin Netanyahu por boicotear sus esfuerzos de paz para decir que por falta de concesiones reales a los palestinos “Israel se volverá un Estado de apartheid” (The Daily Beast, 27/4/14).

La analogía, que sonó emotiva –y luego fue retirada– es, sin embargo, bien difundida, fundamentada y, según autores como Ben White (Israeli apartheid: a beginner’s guide, 2009), refleja bien la realidad.

A unas semanas, Frederik de Klerk, el último presidente sudafricano bajo el apartheid, salió en defensa de Israel diciendo que esta comparación era muy injusta (Israel Muse, 27/5/14).

Pero ya hace unos años otro prominente político sudafricano, Ronnie Kasrils, tras visitar Cisjordania y Gaza, dijo que la segregación allí era “definitivamente peor que el apartheid” (Naomi Klein, et al., The case for sanctions against Israel, 2012).

Imagínense: ahora comparar a Israel con Sudáfrica resulta injusto para… el antiguo régimen blanco de allá. Hasta le dan las ganas a uno de salir en su defensa (¡sic!).

¡No voy a comparar! ¡No voy a comparar…!, fue el grito desesperado de la periodista estadunidense Laura Flanders y su mantra cotidiano en este verano caliente de noticias.

Según la ley de medios en Estados Unidos, no se puede comparar muerte a muerte o masacre a masacre: “No puedes decir, por ejemplo, ‘palestino’ y luego ‘yazidi’. No puedes comparar. No puedes comparar…” (Counterpunch, 15-17/8/14).

De por sí es difícil comparar el asesinato de 512 niños palestinos con algo más: alcanzados por Israel en sus casas, en los hospitales, mientras dormían en las escuelas-refugios de la ONU o se escondían en la playa, cuando ya no había adónde más huir.

Y los 3 mil niños heridos, mil discapacitados, mil 500 huérfanos, 400 mil traumatizados requiriendo atención sicológica y miles de desplazados internos (del lado israelí murió un niño por un proyectil desde Gaza).

¡Desplazados! Si hay alguna figura paradigmática de todo el conflicto marcado desde 1948 por el despojo colonial israelí, es un niño palestino nacido en un campo de refugiados.

Para reflejarlo, Naji al-Ali, dibujante que creció en un campo de refugiados en Líbano, creó a Handala, un chamaco descalzo, niño-testigo de la brutalidad de la ocupación, símbolo del sufrimiento de todo el pueblo (A child in Palestine, 2010).

Hoy, sin embargo, no eran los dibujos, sino las crudas fotos de niños descuartizados por bombas, que transmitían el mensaje de la cotidianidad política palestina. Censuradas en Israel y en la mayoría de los medios, circulaban a través de Twitter, cuyos usuarios se solidarizaron masivamente con Gaza (Electronic Intifada, 21/8/14).

Ramzy Baroud, investigador británico nacido en un campo de refugiados en Gaza, observó que los trending hashtags #GazaUnderAttack y #GazaResists cambiaron incluso en #GazaHolocaust, usado por gente que nunca se imaginaba hacer este tipo de comparaciones (Counterpunch, 13/8/14).

@Farah_Gazan, una joven palestina que tuitea desde Gaza, se volvió un fenómeno en Twitter. Se autodenomina la moderna Ana Frank. ¿Es adecuada su comparación con aquella joven judía, autora del famoso diario? O, ¿quiénes somos para ponerle nombre(s) al sufrimiento de los jóvenes en Gaza?

Una niña de 14 años que sobrevivió a Lluvia de verano, Eco de retorno, Nubes de otoño, Invierno caliente, Plomo derretido y fue herida en Borde protector dijo que hubiera preferido morir a pasar por otra masacre ( Democracy Now!, 21/8/14).

Sabía lo que decía: en Israel, ya a finales de julio todos hablaban de la siguiente guerra. Según un alto mando militar, de vez en cuando en Gaza –qué bonita comparación– hay que cortar el pasto (destruir la infraestructura y matar un poco de gente).

Gideon Levy, el veterano periodista, una de las pocas voces críticas y la persona más odiada en todo Israel ( Haaretz, 27/8/14), describió así la reacción de la gente a la muerte de los niños en Gaza:

Después del primero nadie pestañeó. Después de 50 ni un pequeño temblor. Después de 100 dejaron de contar. Después de 200 culparon a Hamas. Después de 300 a sus padres. Después de 400 inventaban excusas. Hasta los 478 nadie se fijaba en nada, hasta que cayó uno nuestro (…)

Y concluía: Hay que ser sincero: en Israel los niños palestinos son vistos como insectos. Es horroroso, pero no hay otra manera de hablar del ambiente aquí en el verano de 2014 (Haaretz, 24/8/14).

Iba a decir que la deshumanización de los judíos y su presentación –entre otros– como insectos fue un preludio ideológico para el Holocausto, pero…

¡… no voy a comparar! ¡No voy a comparar!

Maciek Wisniewski*
* Periodista polaco
Con información de :La Jornada

©2014-paginasarabes®

Diez puntos a visitar en la misteriosa Fez

Vista parcial de la medina antigua - Fez - (Marruecos)
Vista parcial de la medina antigua – Fez – (Marruecos)

Desde hace mucho tiempo no ha dejado de crecer el ya clásico interés y el prestigio turístico de Marrakech,con su famosa Plaza Jamaa el Fna, por parte de quienes eligen visitar Marruecos, pero en los últimos años ha comenzado a atraer, para buscar una aventura diferente, Fez, la más antigua, rica y misteriosa de las Cuatro Ciudades Imperiales, considerada la capital cultural y religiosa del país, que fue fundada en el siglo VII y que en muchas zonas parece detenida en el tiempo por un encantamiento salido de alguna página de “Las mil y una noches”.

Avenida Hassan II, Centro de Fez
Avenida Hassan II, Centro de Fez

LA FASCINANTE VILLE NOUVELLE

La Ciudad Nueva de Fez (Ville Nouvelle) es la parte más nueva y exclusiva de la ciudad y data del siglo XX. Fue iniciada durante el proteccionismo francés. La calle principal es la Avenida Hassan II y su punto más importante, el cruce con el Boulevard Mohammed V (nombres en honor de los dos reyes marroquíes más importantes del siglo XX). Hay bares, heladerías, restoranes de todo tipo, y algunos negocios de marcas internacionales.

PUERTA BABA BOU JELOUD
PUERTA BABA BOU JELOUD

PUERTA BABA BOU JELOUD

Esta puerta monumental, construida en 1913, es la entrada principal a la zona más antigua y con más encanto de la ciudad. La Medina Fez el-Bali está compuesta por tres arcos de herradura simétricos. Al traspasarla el sendero se bifurca hacia Talaa Kebira (Gran Cuesta) y Talaa Seghira (Pequeña Cuesta), dos de las principales calles comerciales de la ciudad. El lugar está siempre repleto de gente. Es interesante subir a la terraza de algunos de los cafés cercanos y ver el trajinar de la muchedumbre.

Estampa típica de la Medina de Fez el-Bali
Estampa típica de la Medina de Fez el-Bali

MEDINA FEZ EL-EBALI Y EL BARRIO ANDALUZ

Esta zona laberíntica, con más de 300 barrios y 9.000 callejones, es la más antigua de la ciudad, surgió en el siglo VIII, y allí están los principlales museos y monumentos. Como es fácil perderse conviene visitar el lugar con un guía. Al este está Andalusi, el Barrio Andaluz, nacido en el siglo IX con la emigración de unas 20.000 familias musulmanas que residían en España tras la Matanza de Arrabal, llevándose su arte y su cultura. El paseo vale comenzarlo en la Mezquita de los Andaluces.

Barrio judío de Fez
Barrio judío de Fez

MEDINA FEZ EL-JIDID Y EL BARRIO JUDÍO

Fundada en el siglo XIII como La Ciudad Blanca se convirtió en sede del poder. Allí está el Palacio Real, que se puede ver sólo desde afuera. Luego recorrer el Boulevard Bou Ksissat, con sorprendentes (en ese territorio musulmán) balcones a la calle, y visitar el mercado árabe. Junto al Palacio Real está la Mellah (sal), que durante siglos fue residencia de la comunidad judía, si bien hoy el lugar es compartido por marroquíes. Son imperdibles las tiendas de venta de ropa.

Mezquita Al Karaouine
Mezquita Al Karaouine

EL UNIVERSO DE AL KARAOUINE

Este conjunto, que une una mezquita con una universidad islámica es uno de los mayores complejos arquitectónicos de Fez. La mezquita está en constante expansión desde su construcción y la universidad está considerada como una de las más antiguas del mundo, dedicada al aprendizaje islámico. En el siglo XVII se la mencionó como la capital de la ciencia y el conocimiento del Magreb. Los no musulmanes sólo pueden conformarse con observar el lugar desde las puertas.

Museo de armas de Fez
Museo de armas de Fez

MUSEO DE ARMAS Y OTROS MUSEOS

Está en un fuerte militar del siglo XVI, y exhibe una impresionante variedad de armas que abarcan diferentes civilizaciones a lo largo de la historia. Otros museos para recorrer son el Dar Batha, en un palacio hispano-árabe del siglo XIX, que reúne artesanía marroquí; y el asombroso Nejjarine, de Arte y Artesanía de la Madera en una fonda del siglo XVIII.

Calderero en la Plaza Seffarine
Calderero en la Plaza Seffarine

PLAZA SEFFARINE Y LOS CALDEREROS

La fama de esta pequeña plaza en el corazón de la Medina Fez el-Bali es que está habitada por los antiguos artesanos caldereros que trabajan el cobre rojo desde tiempos inmemoriales, fabricando bandejas, ollas, teteras, jarras, y otros muchos recipientes. Actualmente se dedican sobre todo a hacer reparaciones de objetos antiguos. Cerca de allí están la Biblioteca Karaouine y la Madraza Seffarine, que merecen ser visitadas.

Fez -  zoco de los curtidores
Fez – zoco de los curtidores

EL ZOCO DE LOS CURTIDORES

En el centro de la Medina Fez el-Bali están las curtiembres tradicionales, entre las cuales la Curtiduría Chouwara es la más extensa. Desde las terrazas de algunas tiendas se puede observar el duro trabajo de los artesanos. Es uno de los panoramas más pintorescos y más malolientes de la ciudad. Hay que cubrirse la nariz para ver el colorido paisaje de las fosas repletas de tinturas donde se da color a cueros de cordero, buey, vaca, cabra y camellos que luego se transforman en bolsos, valijas, zapatos y ropas.

Medersa el-Attarine
Medersa el-Attarine

LA IMPONENTE MEDERSA ATTARINE

Construida entre los años 1323 y 1325 bajo las órdenes del sultán Abu Said, la Medersa Attarine fue una de las principales escuelas de la religión coránica en las que los estudiantes podían residir durante sus estudios. Se destaca sobre todas las demás que hay en la ciudad por la elegancia y armonía de su arquitectura. Se trata de una de las medersas mejor conservadas y más ricamente decoradas de todo Marruecos. Las paredes están adornadas con preciosos mosaicos con frases del Corán.

Zoco en Fez
Zoco en Fez

LOS ZOCOS DONDE HACER COMPRAS

Los zocos son mercados tradicionales árabes donde hay todo tipo de productos, desde telas e hilos, hasta alimentos, maquillaje y electrodomésticos. Sus enrevesados laberintos de callejuelas son parte del encanto de la ciudad. Entre los más interesantes están el Zoco de la Henna con artículos de cosmética y farmacéuticos. El Zoco Attarine, con productos importados y especias. El Zoco Nejjarine, con artesanías. El Zoco Chemaine, dedicado a las tradicionales frutas secas.

Con información de Ámbito Financiero

©2014-paginasarabes®

portal de cultura arabe

This site is protected by WP-CopyRightPro
%d personas les gusta esto: