Archivo de la categoría: sionismo

Siempre vivo – Fadwa Tuqán

SIEMPRE VIVO

Querida patria, no.
A pesar de todo lo que gire, en la estepa sombría,
sobre ti, la piedra del dolor.
No podrán, amor nuestro,
arrancarte los ojos.
No podrán.

¡Que estrangules los sueños, la esperanza!
¡Que claven en la cruz
la libertad de construir y trabajar!
¡Que nos roben las risas de los niños!
¡Que quemen!
¡Que destruyan…!
De la propia miseria.
De nuestra gran tristeza.
De la sangre pegada en nuestros muros.
Del temblor de la vida y de la muerte,
surgirá en ti la Vida nuevamente.
¡Tú, vieja herida nuestra!
¡Dolor nuestro!
¡Nuestro único amor!
Me basta con morir encima de ella,
con enterrarme en ella.

Bajo su tierra fértil disolverme, acabar,
y brotar hecha yerba de su suelo.
Hecha flor, con la que acaso juegue
la mano de algún niño crecido en mi país.
Me basta con seguir en el regazo de mi tierra:
Polvo, azahar y yerba.

Fadwa Tuqán



©2018-paginasarabes®

Falacias con respecto al antisemitismo histórico en Alemania

Adol Hitler y Rashid Alí El Gailani (05-12_41)

¿Es correcto decir que los nacional-socialistas eran antisemitas?

La expresión antisemitismo en el sentido de oposición a los judíos es en realidad una expresión inapropiada, ya que los Árabes, cuya lengua es muy afín al hebreo, son también Semitas. Es una declaración oficial publicada en Neues Volk (Berlín, 17 de diciembre 1942,P12-13), en respuesta a unas preguntas del primer ministro iraquí, Rashid Alí El Gailani, El Prof. Gross, Jefe de la Oficina de Política Racial (Rassenpolitisches Amt), hizo notar que la política Nacional Socialista en relación con los Judíos tenían la finalidad de proteger a Alemania de las corrosivas influencias del Judaísmo, pero que los valores de los Árabes tenían todo el respeto de los Alemanes.

Por C. Weber



©2018-paginasarabes®

Detrás de sus paredes – Fadwa Tuqán

Detrás de sus paredes

 

Una injusta mano lo ha construido
y permanece de su tamaño
como una eterna miseria.
He visto sus melancólicos muros,
desgastados y deteriorados por las largas

[centurias, gritando:

¡Tú me quitas la luz y la libertad,
pero no podrás extinguir en mi corazón
la chispa de la esperanza!

Maldito, existirás para sofocar cada sueño
que se regenera en la medida que se alimenta.
Mi corazón nunca dejará de soñar
incluso si esta celda se cerrara para siempre.

Si mil cadenas me atan
tantas fantásticas alas me harán volar.
Maldeciré a cada persona y las de tu futuro por

[el tiempo que pueda.

Porque no me doblegará, nunca seré silenciado
delante de la furia.

Nunca dejaré de ser libre.
Voy a cantar los deseos de mi espíritu,
incluso si vas a aplastarme con cadenas.
Mi canción manará a raudales desde el fondo.

Fadwa Tuqán



©2018-paginasarabes®