La Lengua Andaluza

al_andalus_2983_a

Hoy quiero defender nuestra lengua y rebatir algunas teorías manipuladoras, que desde época de los Reyes Católicos han intentado convencer que los andaluces no sabemos hablar y que nuestro acento, nuestra modalidad lingüística es debido a nuestra incultura. O sea, que somos unos analfabetos y que no sabemos hablar el “perfecto castellano” porque somos unos bestias.

Ahora lo entiendo. Por éso en la televisión todas las chachas, albañiles y porteros hablan andaluz y no aparece ningún abogado, arquitecto, medico o investigador haciendo uso de este bonito acento, sino hablando el “perfecto castellano” vallisoletano. Pues bien, yo creo que es una falacia y además, un insulto a todos los andaluces.

Cuando los árabes llegaron a España, no llegaron a España como tal porque esta no existía; lo que se encontraron fue la región más culta de Occidente y romanizada de la Península, La Bética. De ella salieron senadores y emperadores romanos (Trajano y Adriano) que se distinguían por su cultura, buena gestión y particular (ceceaban) forma de pronunciar el latín en Senado romano. El resto de la península estaba repartida en dos provincias imperiales. Primera gran diferencia a nuestro favor.

Pero utilicemos la lógica y no nos dejemos llevar. Si en la provincia de la Bética era la más culta, la más romanizada y las más poblada, es fácil deducir que era en Andalucía donde tuviera lugar la más rica evolución del latín. Una vez llegados los árabes mezclaron su lengua con el latín y derivó en un romance que se hablaba en Al-Andalus y que fue conocido como la aljamia. Entonces, si el latín era más usado en Andalucía, así como las posteriores lenguas romances, ¿podría ser que el actual español, el castellano, proviniese de esta lengua? Si no, ¿cómo explicamos la multitud de palabras que contiene el castellano que provienen del árabe? Es sin duda una influencia de la aljamia, de nuestra primitiva lengua andaluza.

Si ésto fuera así, los andaluces ya tendríamos una lengua materna, totalmente independiente del castellano, ya que éste provendría de la aljamia y no de las lenguas romances del norte, mucho más pobres. Recordemos que el latín hablado por astures, vascones, cantabros y carpetovetones, eran lenguas muy pobres, debido al alto grado de incultura y se reducía a los monasterios. El pueblo hablaba diferentes lenguas romances, que a su vez se mezclaron con el latín y la aljamia que venía del sur. Vaya lío.

Hay que destacar que Andalucía comienza su declive cultural a partir de la conquista por los castellano-leoneses-aragoneses-vascos y que, a partir de ahí, nuestra tierra sufre un gran genocidio cultural y social. Se expulsan a moriscos (moros cristianizados bautizados bajo pena de expulsión), a judíos (primeros empresarios, joyeros y artesanos de poder adquisitivo alto), se prohíbe cualquier culto religioso que no sea el cristiano y se cierran todas las mezquitas. Comienzan las construcciones de iglesias sobre las bases de las propias mezquitas. Se queman libros y bibliotecas completas escritas en lengua andalusí (aljamía). Esto es totalmente demostrado gracias a la reciente aparición de los manuscritos de Tombuctú, biblioteca que logra salvar una familia toledana (los Kati) y trasladarla, cruzando el Sahara, hasta el actual Malí. ¿Sabían que existe un centro de la Junta de Andalucía en Tombuctú con la famosa biblioteca andalusí? Curioso, verdad.

Para resumir y terminar: ¿Es el andaluz un castellano mal hablado? ¿Será Andalucía la cuna del actual español? Las hablas andaluzas tienen una identidad originaria y una forma especial de pronunciar y construir sus frases. La Bética fue la región más culta y romanizada de la Península. También la más poblada. En Andalucía tuvo lugar la más influyente evolución del latín, hasta convertirse en romance, enriquecido posteriormente por expresiones árabes hasta dar nacimiento a la aljamía, que los llamados mozárabes llevarían al norte de la península. Que giro daríamos a nuestro complejo de inferioridad por culpa de nuestra forma de pronunciar, si finalmente, los mal hablados fueran ellos.

Pero hablemos tambien de la aljamia, de la lengua andaluza aljamiada. Un amigo me preguntó una vez sobre este término. ¿Qué es la aljamia? Pero para hablar de esta lengua, o mejor dicho de esta forma de escribir, de expresarse, hay que hablar de sus inventores, los moriscos. Hace más de cuatro siglos de la expulsión de los moriscos de nuestra tierra.

Pero, ¿Quiénes eran los moriscos? Los moriscos eran los descendientes de los habitantes de Al Andalus, primero autoconvertidos en su mayoría a la religión musulmana. Durante ocho siglos muchos cristianos adoptaron esa religión y la escritura árabe. La procedencia de los moriscos no hay que buscarla fuera de la península, si no más bien todo lo contrario, se trataban de familias que generación tras generación habían vivido y nacido en nuestras tierras, eran el grupo más mayoritario, y lucharon contra los reyes castellanos.

Con la conquista de la península por los reyes castellanos algunos fueron abandonando sus tierras hacia el sur, otros al norte de África y otros permanecieron bajo dominio cristiano, conservando su religión y costumbres árabes; se les llamo mudéjares, que significaba los domesticados. Eran musulmanes bajo territorio cristiano, se les dejaba practicar su religión aunque pagando más impuestos o siendo siervos de los señores.

Más tarde se les obligo a bautizarse y abandonar su religión, para convertirse al cristianismo, y se les denomino cristianos nuevos de moros, pero el pueblo los llamo moriscos. A medida que fueron igualándose la población cristiana y musulmana y con el poder de la iglesia en el estado, se les prohibió no solo su religión sino la lengua árabe, tanto escrita como hablada.

La población morisca abarcaba todos los niveles, eran agricultores, artesanos, artistas, gestores; había un dicho en la época para los señores castellanos: “Quien tiene moro tiene oro”. También había un amplio número de moriscos con una alto nivel cultural. Crearon una alto legado cultural, científico y tecnológico, que aun pervive tanto en nuestra península como en el norte de África. Durante la conquista los libros y las bibliotecas se quemaron y el uso del árabe quedo prohibido.

De tal calibre era ese universo creado por los moriscos que fueron capaces de crear una forma de literatura en clave, denominada literatura aljamiada, conservaba los caracteres árabes pero las palabras y su significado eran castellanos. Era por tanto un texto en romance escrito en caracteres árabes. Se creo sobre el siglo XV en Aragón y hasta el XVI.

En definitiva se encargaron de traducir todos los textos religiosos, poéticos, científicos y médicos; con la intención de salvarlos de las quemas. Fue por tanto una literatura de resistencia, el ultimo intento, repleto de belleza en su lucha por sobrevivir en un mundo de racismo y xenofobia, promovida desde la iglesia y el poder de los reyes castellanos.

Se imaginan si alguien se hubiera dedicado a redactar hace siglos unas normas gramaticales y ortográficas para escribir como hablamos, estoy seguro que estaríamos ante una lengua y nadie nos insultaría cada vez que hablamos, nadie nos despreciaría y nadie utilizaría nuestra forma de hablar para las chachas o para contar chistes. Estoy seguro que nos tomarían más en serio como lo hacen con catalanes y vascos, porque tienen una lengua.

En una ocasión un catalán al enterarse que era andaluz me incitó a contar un chiste y le pregunté -qué era la lengua catalana-, se encogió de hombros y le respondí -que era un castellano mal hablado con acento francés-. Pero no se rio, no le gustó. Terminé diciéndole que así se siente un andaluz cuando no respetan nuestra forma de hablar, nuestra lengua, nuestro símbolo más importante.

“Y quien sabe si… y si por fin y de una vez… si una mañana este pueblo despertara… si renacieran los orgullos con que los béticos leían a Cicerón alabando el bello latín de Córdoba y, desde allí mismo, los mirtos califales reverdecieran y el XVIII gaditano de los galeones de Indias y el barroco cegador de Sevilla,… y si abencerrajes y zegríes se hermanaran para que Boabdil no capitulara más…

Si la vieja querella por la tierra se asumiera con planteamientos actuales y la voz de Infante, el gran malagueño de toda Andalucía, fuera conocida… Si los andaluces que aún respiran el aire de su patria se volvieran tan conscientes como los que la añoran desde lejos..

Si por fin y de una vez… si Madrid temblara y Barcelona respetara y a los políticos ajenos los pusiéramos en su sitio… Si reflotáramos las naos de Palos que se iban mar avante charlando en andaluz… Si el antiguo bordón bronco tocara a zambra general y el cante de la Tierra protestara serenamente… Si cada uno fuéramos el resumen de todos y la luz se encendiera en los ojos del ciego de Granada… Sie le criterio tan humano que usamos para vivir tuviera voz numerosa en los escaños de la burocracia… Si las viejas cenizas retornaran a ascuas y las ascuas a tronco brotara el verde jaenero del olivo y cantara sobre su aceite la tórtola de Doñana…

Si volviera la vieja bandera de la Alcazaba a alegrar la cima de Almeria y Abú Asbag de Guadix volviera a cantarla… Si Andalucía dijera que aquí en Andalucía… Si…” (Nuestro querido y recordado Enrique Iniesta).

Que importante es para un pueblo, para la conciencia, para la propia autoestima, la valoracion de su propia lengua.

Otro símbolo : Nuestra Lengua -Por Ángel C. Gómez de la Torre. Con información de : Puerto Real

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario