Archivo de la categoría: Medio Oriente

Eric Clapton – El origen de Layla – (+ Video)

laila_machnun_009876_a
El amor, si no es verdadero, no es más que un juguete de los sentidos, que dura tan poco como la juventud. El tiempo es perecedero, el amor no. El brasero de carbón en el que arde es la eternidad misma, sin comienzo ni fin.
Nizâmi: Layla y Machnún

“Layla” es una canción rock del álbum Layla and Other Assorted Love Songs del super grupo Derek and the Dominos, lanzada en 1970. Contiene los acordes de guitarra de Eric Clapton y Duane Allman. Sus conocidos movimientos en contraste fueron compuestos por separado por Eric Clapton y Jim Gordon.

La canción fue escrita para Patty Boyd, la bella mujer con la que se casó tanto George Harrison como el mismo Clapton, motivo de disputa y distanciamiento entre los músicos y amigos.

El título, “Layla”, está inspirado en la historia de Layla y Machnún (ليلى والمجنون), del poeta clásico persa Nizâmi. Ésta a su vez, está basada en una historia real de un joven llamado Qays ibn al-Mulawwah (قيس بن الملوح) de la península arábiga en el siglo VII. Clapton la escribió después de que su amigo Ian Dallas, que en aquél momento se estaba convirtiendo a la religión islámica, le contase la historia. La historia de  Nizâmi trata sobre una princesa obligada por su padre a casarse con una persona distinta, el joven ,que estaba locamente enamorado de ella, se volvió  loco en realidad (Machnún, مجنون, significa “loco” en persa). La historia tuvo una gran repercusión en Clapton.

La canción está basada además de la historia de Layla y Machnún, en el amor no correspondido de Patty Boyd. Durante la grabación del álbum, Patty y Eric ya se veían a escondidas, aunque era difícil mantenerlo en secreto. Clapton tenía la esperanza de que esta canción le ayudaría a conquistar definitivamente a Patty, y que ésta, abandonaría a su marido por él.

Patty Boyd se divorció de Harrison en 1977 y se casó con Clapton en 1979.

Layla y Machnún de Nezami – El amor verdadero *

La historia de Layla y Machnún transcurre en el siglo XII, pero se puede leer con ojos actuales porque, aun considerando los detalles propios de su época, se mueve en un mundo intemporal, en un espacio de Ideas que constituyen la sustancia esencial de toda la existencia en la que el ser humano se mueve, evoluciona y siente.

Hay algunos aspectos de esta historia que quisiera destacar, aun a riesgo de alargarme más de lo deseable y de no seguir el desarrollo lineal de la narración que, para estas reflexiones, no es imprescindible. Cuando el noble guerrero Nawfal intenta ayudar a Machnún a conseguir a su amada, logra en primera instancia que recupere su salud y se acerque de nuevo al mundo de los hombres corrientes, pero Nawfal, sin saberlo, hace el papel alquímico de “el guardián del umbral”: el que pone la prueba clave tendiéndole una trampa que ha de superar si quiere llevar a feliz término su camino; si olvida todo ideal de pureza y está dispuesto a matar inocentes para conseguirlo, podrá poseer por fin a su amada.

Pero Machnún no cae en el enredo; renuncia a conseguirla así y acaba ganándose el odio y el desprecio de los mismos guerreros que lucharon por él. No tiene otra solución que regresar al desierto y allí, apartado para siempre de los seres humanos, sólo tiene la compañía de los animales salvajes que, sin ser domesticados, sólo por su actitud amorosa y su inocencia se hacen sus amigos y velan por él.

Piénsese que estamos en el siglo XII y al leer esos pasajes en que rescata animales de las garras de los cazadores pareciera que estamos leyendo cuentos ecologistas de finales del siglo XX; apenas un siglo después Francisco de Asís continuará los pasos de Machnún.

Lo que encontramos aquí es el retorno al paraíso perdido, la restitución de la condición adánica en la que el ser humano goza de toda su inocencia y bondad en plenitud, sus instintos (los animales salvajes) velan por él en lugar de agredirle y posee además el lenguaje prístino, “las palabras perdidas” que tienen el poder de los verdaderos nombres.

Uno de los animales con los que Machnún habla es un cuervo, y se diría que es el propio Allan Poe quien está interpelando al córvido, en el famoso poema en que recuerda su amor inmortal por Leonor y aparece esta ave como heraldo, cuando dice nuestro loco en la obra de Nizâmî: ¿Es por eso que llevas ese atuendo oscuro?, ¿o eres un vigilante negro? En ese mundo de animales cómplices, que te guardan y ayudan, Machnún es el “buen rey”. Un rey que no oprimía a sus propios súbditos, que no los desollaba a impuestos y que no sacrificaba su sangre en guerras con otros pueblos (Nizâmî).

Hay, así mismo, en el relato un sabio anciano (que en otro tiempo posterior y otro contexto, pero con esas mismas atribuciones acabará llamándose Mago Merlín) que le habla de Layla, a la que ha visto hace poco y la compara a la palabra yâm (formada por las letras yim, alif y min del alfabeto árabe) que significa copa: una copa milagrosa cuyo cristal refleja el secreto del mundo (la misma que Merlín denominará Santo Grial).

Superadas las pruebas, y tras el arduo camino lleno de dolor, separación y soledad, es la muerte la que acaba por unirlos. Layla queda viuda, pero no aprovecha su nueva condición para unirse con su amado en vida. Antes habían tenido un único encuentro en el que tan sólo se cruzaron las miradas. Y no necesitaban más: ya no eran dos jóvenes enamorados, sino que eran dos almas en una sola. En ese punto de su vida no quería nada más de ésta (Ni siquiera Machnún, el perfecto enamorado, pide más), agotada y cansada del mundo muere y pide que sea enterrada con su vestido de novia porque sabe que en la otra vida se casará con Machnún.

Éste, al enterarse, acude a su tumba y también muere. Machnún, el loco de amor, es salvado por el amor de la virgen inalcanzable y ambos, en su Amor Verdadero e inmortal, consuman la Unión Mística en la contemplación de la Faz de Allah.

* De las cartas de Yahya Nurul Hudá y Teresa

©2011-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

Eric Clapton – El origen de Layla  se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

La Memoria como elemento fundamental de la constitución del Estado Palestino – Por Aisar Albornoz

sabra_shatila_00377364_a Han pasado poco más de 24 hs.de un nuevo aniversario de la masacre sionista de Sabra y Shatila,y más que nunca es necesario ejercer la memoria,ya que un pueblo que no tiene memoria … carece de futuro.

No se debe olvidar lo que ocurrió entre el 16 y el 18 de septiembre de 1982 en los campos de refugiados de Sabra y Shatila … 3000 palestinos fueron masacrados por la Falange Cristiana de Elie Hobeika,milicia libanesa que operó bajo la supervisión directa del Ejército de Israel, y con su apoyo logístico. Fue una verdadera carnicería contra civiles indefensos.

Mientras los helicópteros israelíes iluminaban con bengalas la noche … los falangistas celebraban su orgía de sangre durante tres largos e interminables días.Las tropas sionistas a su vez,formaban un cerco del que nadie podía escapar.Supervisaron la masacre,(y se siguen llenando la boca al hablar de los “horrores” del III Reich),y proveyeron armas y municiones a los asesinos … en definitiva … eran “colegas”.

Todo el mundo sabe quiénes fueron los responsables del holocausto palestino de Sabra y Chatila. Elie Hobeika, títere de Tel Aviv, entonces. Y está vivo,(aunque lamentablemente en coma y sin esperanzas de recuperar el conocimiento, es poco probable que llegue a ser juzgado nunca dentro o fuera de Israel por la matanza de Sabra y Shatila.Está más próximo a reunirse con su padre el Shaytán que de la pena capital de la que se hizo merecedor),el carnicero Ariel Sharon, responsable máximo de la masacre, quien era entonces ministro de defensa de Israel y posteriormente se lo premió dándole el cargo de jefe del Likud, partido de extrema derecha, y nombrándolo primer ministro del Estado sionista.

sharon_carnicero_sabra_shatila_a Y está vivo y en acción también el general Amos Yaron, quien dirigió personalmente, sobre el terreno, el exterminio. Este Yaron fue nombrado por el ex primer ministro de Israel y ex general de ejército Ehud Barak, como director general del ministerio de defensa,y hoy es un empresario privado.

No hay que olvidarse de éstos criminales,de éstos patéticos seres que se regodean en sus bacanales orgiásticas de sangre y destrucción.Todo lo contrario … hay que recordarlo día a día … y buscar que se haga justicia.Que las generaciones venideras sepan,de que miserias está hecho un sionista.

El informe de la Comisión Kahan,señala que el 14 de septiembre de 1982, el primer ministro Menahem Begin, el ministro de Defensa Ariel Sharon y el jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, Rafael Eitan, decidieron que el Ejército israelí penetraría en Beirut Occidental, donde se hallaban los campos de refugiados de Sabra y Chatila,el informe señala a Sharon como responsable indirecto por no haber detenido la masacre en una zona que estaba bajo el mando de sus fuerzas militar.¿Y estas ratas son las que piden “justicia”?

El periódico israelí Yediot Ahranoth publicaba lo siguiente:

El jueves y el viernes por la mañana, los ministros y funcionarios [de Israel] ya sabían acerca de la matanza, y nada hicieron para detenerla. El gobierno lo sabia desde la noche del jueves y no movió un dedo ni hizo nada para impedirla.

Redacción por Eytan Haber

Previo a la masacre, los soldados israelíes ya se habían repartido las bolsas para los cadáveres … siempre supieron de que venía la cosa.De hecho,fueron copartícipes y cómplices desde el primer momento.

El Tribunal Supremo belga dictaminó el 12 de febrero de 2003 que Sharon (y otras personas involucradas, como el general israelí Yaron) podrían ser enjuiciados en virtud de esta acusación. No obstante, ante el cuestionamiento de la jurisdicción belga para este tipo de procesos sobre derechos humanos, que causó a Bélgica problemas diplomáticos, esta nación enmendó su ley para que se circunscribiera a casos donde las víctimas fuesen ciudadanos belgas … como dice el dicho … “Entre bueyes no hay cornadas” … Hoy por Tí … mañana por mí…

Numerosos supervivientes, entrevistados por el corresponsal de ‘The Independent’, Robert Fisk, han confesado años después (‘La Gran Guerra por la Civilización’, págs. 1.143-1.149) que los soldados israelíes no sólo permitieron, sino que participaron directamente en las detenciones masivas en la Ciudad Deportiva beirutí, en los interrogatorios y en la retirada, en camiones militares, de cadáveres. Se sospecha que bajo el palacio, reconstruido por completo años después, sigan los restos de muchos desaparecidos.

Lo que es mucho más que sospechoso es,que el apéndice B del informe Kahan nunca se ha publicado, lo que hace pensar en responsabilidades más graves, pero no reconocidas oficialmente. Es muy probable que dicho apéndice recoja lo que hicieron los agentes del Mossad y de los servicios secretos militares israelíes que acompañaban a los falangistas libaneses antes, durante y después de la matanza.

Como nos tiene acostumbrados desde hace décadas,el sionismo internacional,a través de los medios de comunicación más importantes de Occidente,(que o bien son propios … o de “socios”), actuaron como en tantos otros crímenes de guerra no dirigidos directamente contra objetivos occidentales, denunciaron la matanza, pero echaron tierra sobre sus implicaciones políticas y legales,con lo cual todo quedó en la nada.

Nunca han querido hacer justicia,el pez por la boca muere,y éstos cobardes inmundos,asesinos de mujeres y niños indefensos,han hecho declaraciones que muestran a las claras de que tipo de acciones criminales se perpetraron en Sabra y Shatila.

Menahem Begin, el entonces Primer Ministro israelí, en su comentario sobre la masacre ante el Knesset expresó que los miembros de la Resistencia palestina eran “animales que caminaban sobre sus dos patas”, mientras un oficial falangista declaró después de la noticia de los sucesos que “las espadas y fusiles de los cristianos perseguirían a los palestinos por donde fueran y acabarían con ellos definitivamente”.

sharon_go_to_hell_a Un oficial declaró a un corresponsal norteamericano “hemos esperado mucho tiempo para poder entrar en los campamentos del Oeste de Beirut, los israelíes nos han seleccionado porque somos mejores que ellos en ese tipo de operaciones de casa en casa” y cuando el periodista le preguntó si se habían tomado prisioneros respondió que “en ese tipo de operaciones no se tomado prisioneros”. Radio Londres a través de su corresponsal transmitió que mientras duraron los actos de matanza los soldados israelíes cerraban con tanques los campamentos y disparaban contra todo lo que se movía.

Tenemos derecho a la memoria … a no olvidar … a legar a las nuevas generaciones … a pedir justicia … y por sobre todas las cosas … a cambiarle el final al cuento … Basta de la estigmatización del pobre sionista perseguido por los malvados de turno … del pobre sionista incomprendido porque el mundo no comprende,que al igüal que el escorpión … él sólo obedece a su naturaleza … naturaleza usurera,ventajista,colonialista,racista,xenófoba … y asesina si es necesario … su libro de cabecera no es la Torá,sinó El Príncipe de Maquiavelo … y su oración diaria … “El fin justifica los medios”.

Su reinado de terror debe terminar de una vez por todas,no se debe derramar ni una gota más de sangre palestina,se debe reconstruir Palestina y deben abandonar los territorios usurpados,(al menos la mayoría … en rigor de verdad … cada cm de territorio que ocupan es usurpado).

Que éste 2011 nos encuentre celebrando el reconocimiento internacional del Estado Palestino … In Shâ Allâh !!!

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

La Memoria como elemento fundamental de la constitución del Estado Palestino por Aisar Albornoz se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Libia: la acción macabra de los buitres por Guillermo Almeyra (+ Video)

bombardeos_humanitarios_libia_a
Es notable la impresión de déjà vu que dejan los bombardeos “humanitarios” de la OTAN en Libia. Es que el capitalismo, que en las condiciones de trabajo y en la afirmación de las desigualdades sociales retorna a finales del siglo XIX, eliminando las ocho horas, recurriendo al trabajo infantil, aumentando la desigualdad entre los géneros, destruyendo la asistencia social, también vuelve a aparecer en África como feroz colonialismo.

En efecto, los sátrapas de las ex colonias francesas de África occidental pagan tributo a las campañas de los políticos “presidenciables” de la metrópoli, tal como hacían los cómplices del ex dictador tunecino Ben Ali con los ministros de Nicolas Sarkozy y con este mismo. Y, para sostenerse en el terremoto político que conmueve el mundo árabe, tanto el rey de Marruecos como la dictadura argelina refuerzan sus lazos con París.

Francia retoma así, ya sin necesidad de tapujos, su papel colonialista en África, continente donde enfrentaba hasta mediados del siglo anterior la competencia de Inglaterra y, en medida muchísimo menor, de los imperialistas en andrajos de España, con sus posesiones en Marruecos y en Guinea Ecuatorial, o Italia con sus colonias “imperiales” de Eritrea, Somalia y Etiopía, además de Libia (que estuvo en manos de Turquía hasta la Primera Guerra Mundial, al igual que los actuales Líbano, Palestina, Siria e Irak).

Ahora el francés Sarkozy, el británico Cameron y el turco Erdogan llegan a Libia detrás de los bombardeos de los aviones y barcos de guerra de la OTAN para disputarse la carroña del régimen kadafista tal como lo hacen los buitres, graznando y saltando, después de la matanza aún fresca realizada por los grandes carniceros.

Libia fue también una colonia turca. Pero Erdogan llega como subcontratista del colonialismo franco-alemán y, sobre todo, como gran líder musulmán antisraelí y aparente defensor de los palestinos y como “democratizador” del mundo árabe (por su alianza con Egipto y su oposición al régimen sirio de Bachar al Assad). Su peso es, por lo tanto, ideológico y político, y busca reforzar en Libia una ala islámica moderada y pro occidental.

Cameron, por su parte, intenta sacar algún provecho para Gran Bretaña en una región que los ingleses perdieron en 1970. Sarkozy, a su vez, aparece como el mejor situado en su carácter de “patrón” de los países africanos francófonos que rodean a Libia y, particularmente, porque Francia tiene grandes lazos desde hace rato con los altos mandos kadafistas (a los que vendió hasta el año pasado los aviones y armas que los franceses y la OTAN destruyen), así como con el establishment libio kadafista (o kadafista hasta hace poco, hasta dar vuelta la casaca y pasar al Consejo Nacional de Transición), porque con ellos se asociaron las grandes compañías petroleras francesas que operan en Libia ya desde hace años, favorecidas por Kadafi. Conoce pues con quién tratar, a quién corromper.

Por eso Sarkozy dijo en su discurso que era indispensable mantener a Libia unida, como un solo país (mientras los ingleses fomentan en cambio el regionalismo y el tribalismo para dividir) y, además, que los rebeldes deben tener “el valor de perdonar” (o sea, que se debe hacer un gobierno de todas las tendencias burguesas, kadafistas incluidas, y mantener el ejército y los aparatos de represión del régimen derrotado, mechándolos sólo con representantes de los vencedores).


El otro bandido, el italiano Silvio Berlusconi, que mandó barcos y aviones y que era socio de Kadafi, ahora no puede ni siquiera recoger los frutos de su intervención armada formando parte de la OTAN porque personalmente tiene demasiados procesos prostibularios (o affaires de cu, como dicen los franceses con precisión cartesiana) y porque Italia, después de Grecia, es el principal enfermo de la eurozona y no puede reclamar nada.

Lo único que unía a los miembros del Consejo Nacional de Transición (CNT) era el deseo de acabar con Kadafi. Eso era también lo que hacía que sus heterogéneos soldados (jóvenes clasemedieros democráticos, islamistas extremistas, islamistas moderados, nacionalistas árabes antimperialistas y combatientes de las tribus postergadas por el kadafismo) aceptasen a los que cayeron sobre el CNT desde sus cargos de ex ministros o diplomáticos del dictador, o a los comerciantes ligados a los diversos imperialismos o agentes del particularmente odiado Estados Unidos. El fin de Kadafi, por lo tanto, es igualmente el fin de la sumisión de las “bases” nacionalistas a la supuesta dirección del CNT y el de la unidad de éste y de su alianza con los jefes tribales antikadafistas, que no pueden imaginar Libia como una colonia petrolera urbanizada.

Puesto que en Libia no existen sindicatos, partidos obreros, centros culturales independientes ni ninguna expresión organizada fuera de los grupos tribales o religiosos, la preparación de la Asamblea Constituyente será una lucha entre los que se pelean la dirección del CNT y entre los diversos imperialismos (porque Estados Unidos quiere volver a Libia de la mano de Cameron, Francia quiere el papel protagónico y la parte del león en el botín y junto con Alemania quiere el petróleo libio para no depender del ruso, Turquía quiere presionar a Israel y a Washington).

Sin embargo, se abre también una brecha para lograr la creación de sindicatos y centros estudiantiles independientes y democráticos y para luchar por una Libia unida y soberana, sin tropas extranjeras ni intervención extranjera alguna, que use la riqueza petrolera para su desarrollo humano y democrático y para ayudar a los trabajadores egipcios y tunecinos. La revolución de 1969, con su programa nacionalista, podría renacer en 2012 renovada y profundizada si los revolucionarios árabes saben ayudar ahora a sus hermanos libios en su organización y en su aprendizaje ideológico.

Así era Libia antes de la ocupación de los mercenarios de la OTAN *

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Libia: la acción macabra de los buitres por Guillermo Almeyra se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.