Abd al-Rahman al-Dahil, El Príncipe Emigrado – Por Daniel Valdivieso

«…la mejor recreación histórica sobre la antigua capital califal escrita en lo que llevamos de siglo XXI».
(Quelibroleo.com, portal literario con 1,3 M de seguidores)
 

Con estas palabras fue calificado La Córdoba de Ibn Hazm, título con el que el autor debutaba en la literatura y en el que había volcado un profundo trabajo de documentación y estudio de los escritos conservados del periodo de mayor esplendor de nuestra historia. Pero no sólo la crítica alabó aquel peculiar ensayo histórico narrado con la voz del polígrafo, sino que el público lo acogió con aún mayor entusiasmo, convirtiéndolo en el título más vendido de las Ferias del libro de 2016 y 2017 y uno de los buques insignia de la editorial Utopía Libros, que no es decir poco.

En este su segundo libro, narrado con una prosa ágil e inspirada en la preciosista y poética literatura oriental, el investigador y divulgador de textos árabes y andalusíes ha empleado estos últimos cinco años y contado con el apoyo de arabistas e historiadores como Eduardo Manzano o María Jesús Viguera Molins —quien además firma el prólogo— para permitir narrar en forma de novela la odisea de uno de los personajes más apasionantes de la historia y que no obstante menos atención han recibido en este género: el fundador de la dinastía Omeya de al-Andalus, Abd al-Rahman I.

Al-Dahil parte de la más rigurosa documentación histórica apoyando su relato en una cuidada ficción, lo que unido junto al atractivo que implica un personaje tan decisivo para la historia de las culturas árabe y occidental, lo convierten en uno de los títulos más esperados del año.

Utopía Libros tiene prevista su publicación para el próximo 30 de septiembre —efeméride de la muerte del primer emir Omeya de al-Andalus, acaecida en el año 788—, aunque la fecha de presentación aún no se ha concretado, a la espera de  que la Biblioteca Viva de al-Andalus reinicie su actividad cultural.

Abd al-Rahman al-Dahil, que estará disponible en librerías a partir del 30 de septiembre, aunque se puede adquirir a partir d 14 en la propia página web de la editorial

ABD AL-RAHMAN
AL-DAHIL
EL PRÍNCIPE EMIGRADO

La muerte del gran califa Hisham y su controvertida decisión de legar el poder a su disoluto sobrino al-Walid parecen haber abierto una profunda herida en el seno de la dinastía Omeya, que rige el destino del vasto imperio del Islam desde hace un siglo. Con el califato sumido en crisis, los Banu al-Abbas —una antigua estirpe rival descendiente de un tío del Profeta— se encuentran ante una posibilidad real de hacerse con el trono, y extienden la llama de la rebelión desde las regiones orientales apoyados por los grupos opuestos a los Omeya.

Ajeno a la inminente guerra, Abd al-Rahman ibn Mu’awiya —nieto del difunto califa— disfruta de una vida acomodada junto a sus hermanos en el palacio de Rusafa, pero pronto todo cuanto conoce y ama se verá amenazado, y habrá de emprender una angustiosa huída sin rumbo a través de un mundo plagado de peligros con la única ayuda del liberto Badr.

Mientras tanto, en un al-Andalus cada vez más ajeno al gobierno de Damasco, los destacamentos sirios llegados para sofocar la revuelta bereber han tomado el control y convertido el rico territorio en el escenario de sus antiguas disputas tribales, amenazando la frágil estabilidad entre árabes, baladíes, bereberes y nativos.

Esta trepidante novela se atreve por fin a narrar una de las historias más apasionantes de las culturas árabe y occidental partiendo de un exhaustivo y riguroso trabajo de documentación histórica que se ha prolongado durante más de tres años, pero ahondando también en los mitos, la cultura y la tradición islámicas, para recrear de forma vívida la odisea que conduciría al nacimiento del reino más poderoso de Occidente.

25’00€ / 512 páginas / ISBN: 978-122516-1-6


DANIEL VALDIVIESO RAMOS
(Córdoba, 1983)
Licenciado en psicología, se dedica a la documentación histórica y la edición colaborando con los sellos Utopía Libros y Almuzara. Ha coordinado numerosos títulos de carácter institucional como Lucio Anneo Séneca (2015), Guía de las Iglesias Fernandinas de Córdoba (2018) o De la Ribera al Malecón (2019), junto a la Oficina del Historiador de La Habana.

No obstante, su principal labor se desarrolla en el estudio de las fuentes andalusíes medievales —especialmente del periodo Omeya—, lo que le ha llevado a ser consultor para Sexto Mario Patrimonio y Educación, intérprete de patrimonio en numerosas actividades oficiales del Conjunto Arqueológico Madinat al-Zahra y habitual colaborador de Casa Árabe, institución en la que impartió las conferencias El incidente del Arrabal: la rebelión de Qurtuba contra el emir al-Hakam  (2018) y Abd al-Rahman «el emigrado»: el mito de último Omeya  (2020). De su interés por la divulgación de estos escritos, nació su primer libro, La Córdoba de Ibn Hazm (Utopía Libros, 2016), un éxito de ventas y calificado por la crítica como «La mejor recreación histórica sobre la antigua capital califal escrita en lo que llevamos de siglo XXI». Ahora, debuta en la narrativa apoyando un relato tan trepidante como el del primer emir Omeya de al-Andalus en la más rigurosa investigación histórica.

©2020-paginasarabes®

Su majestad Hatshepsut ante la muerte de su hermano Wadjmose

–No podemos quedarnos aquí cruzados de brazos, mientras nuestros hombres mueren –dijo Hatshepsut–. Condúceme alrededor del campo de batalla, Menkh, pues todavía me quedan bastantes flechas y pienso usarlas todas. Así obedecerás a Nehesi y también a mí, pues nos mantendremos a cierta distancia del centro de la lucha.

Menkh volvió a sostener las riendas y llevó a los caballos al trote describiendo a los nubios que intentaban huir. Pero a esa altura, el enemigo, al observar que la de los egipcios era una lucha despiadada y sin cuartel, se convirtió en un conjunto de hombres desesperados. Haciendo acopio de sus últimas fuerzas luchaban salvajemente, con uñas y dientes cuando sus armas se rompían y quedaban desperdigadas sobre la arena. Hatshepsut hirió a muchos de ellos, y fueron también muchos los que cayeron abatidos con una flecha de punta de oro clavada en la garganta o en la espalda.

Por fin, cuando el sol de la tarde comenzaba a declinar, todo se fue tranquilizando y Hatshepsut lanzó su última flecha, apoyó el arco en el suelo del carro y le ordenó a Menkh que tratara de localizar a Nehesi. Se sentía cansada hasta los huesos y no había músculo que no le doliera. Habría dado cualquier cosa por dejarse caer en el suelo del carro y sentarse con la espalda apoyada sobre el cálido oro de la caja, pero se obligó a permanecer de pie, sujetándose firmemente a los laterales. Por todos lados vio muerte y desolación. La arena estaba cubierta de cadáveres. Aquí y ‘allá continuaban algunas pequeñas escaramuzas; en otros lugares, grupos de cansados soldados egipcios se agrupaban alrededor de sus estandartes y sus oficiales, sucios y ensangrentados.

También la arena estaba empapada de sangre, que formaba pequeños charcos o cruzaba el terreno en grandes regueros. Pasó junto a un oficial y dos de sus soldados que recorrían los sitios donde había nubios heridos y les cortaban la garganta con mano firme y profesional. Giró la cabeza, mientras oía su propia voz dando la orden que en ese momento se estaba cumpliendo. Deseó con terrible vehemencia que Tutmés estuviese allí en ese momento para que viera cómo era en realidad la guerra, y siguió avanzando por esa atmósfera pesada y calma que sigue a la lucha, sintiendo cada vez más rechazo por el cuerpo fofo y las actitudes poco viriles de su marido.

Por fin encontraron a Nehesi junto a pen–Nekheb, Hatshepsut y otra serie de oficiales. A sus pies había diez cuerpos masculinos de tez oscura que al principio creyó sin vida. Se apeó, un poco entumecida, y echó a andar hacia sus comandantes; a sus espaldas, Menkh se deslizó al suelo, agradecido, las riendas sujetas con un nudo alrededor del brazo. Los hombres la saludaron con una reverencia pero sin mirarla a los ojos, abrumados por el nuevo respeto que les despertaba el verla convertida en la vengadora Hija de Amón. Pero ella los enfrentó y les dedicó una tenue sonrisa, a pesar de su agotamiento.

–De modo que la victoria es nuestra –afirmó–. Hoy habéis peleado con valentía, y haré colocar aquí una piedra en testimonio de vuestro coraje. De pronto el cuerpo de uno de los hombres tendidos en la arena se sacudió y ella dio un paso atrás.
–¿Quiénes son? –Preguntó.
Hapuseneb le contestó. También él se sentía cansado. Había luchado a brazo partido con sus hombres en el sector más reñido de la batalla y tenía una herida de flecha, pero los ojos que por último buscaron los de ella aparecían tan firmes y calmos como siempre.
–Si no estuvieran desnudos, sabríais, Majestad, que son los príncipes de Kush, los jefes de las Diez Tribus que veis diseminadas a vuestro alrededor.
Hatshepsut bajó la vista y miró con renovado interés y creciente furor esos cuerpos desnudos con las cabeza rapadas.
–¡Levantaos! –Les gritó, golpeando al más cercano con un pie.
Se incorporaron trabajosamente y permanecieron de pie frente a ella con la mirada baja.

Hatshepsut les dio la espalda para dirigirse a sus generales:
–Reunid a las tropas –les dijo–. Cuando todos los hombres estén congregados, antes de abandonar este lugar para buscar un sitio donde instalar nuestro campamento y pernoctar, traed a estos hombres y decapitadlos. Clavad sus cabezas en unos postes, con el cuerpo debajo, pues mi cólera se ha acrecentado y quiero que todo el pueblo de Kush sepa lo que significa desafiar el poderío de Egipto. Pero conservad a uno con vida: lo llevaremos a Assuán, a los pies del faraón, y luego lo sacrificaremos a Amón; ¡una muerte mucho más decorosa, por cierto, de la que se merece!

Entonces Hapuseneb se le acercó con presteza.
–Venid y descansad, Majestad –le dijo–. Hoy habéis luchado como vuestros antepasados, y su gloria brilla en Vos en todo su esplendor. Permitid que Menkh os conduzca a algún sitio donde podáis dormir.

Mientras él hablaba, Hatshepsut se pasó una mano temblorosa por los ojos y de pronto fue como si todo el trajín de esos días se abatiera de golpe sobre ella.
–Estoy agotada –reconoció–, pero todavía no puedo descansar. Dime, Hapuseneb: ¿cuántos hombres hemos perdido?
–No lo sabremos hasta hacer el recuento –le respondió–, pero no creo que sean muchos.
–Y, ¿qué me dices de los traidores? ¿Han encontrado a algún egipcio entre los rebeldes?
–Eso tampoco lo sabemos, pero lo averiguaremos muy pronto.
Con un gran tranco Hapuseneb se acercó a uno de los jefes.
–Habla –le dijo en voz baja, con un tono frío cargado de amenazas y la mano enguantada rodeándole el cuello–, y así tal vez puedas prolongar tu vida varios días y morir dignamente a los pies del Dios. ¿Cómo fue que cayó la guarnición?
El hombre lo miró con cara hosca y rebelde y el puño de Hapuseneb lo derribó al suelo, donde quedó tendido y medio atontado, mientras la sangre le brotaba en un hilo de la boca y a borbotones por la nariz.
–Levantadlo –dijo Hapuseneb con voz calma. Varios pares de manos pusieron de pie al prisionero y éste se quedó parado, tambaleándose y restregándose la nariz con un dedo negro y mugriento.
– Una vez más te pregunto: ¿qué pasó con la guarnición? –Al ver que Hapuseneb volvía a amagar, el hombre se acobardó.
–Hablaré –dijo– y puesto que me espera la muerte, también quiero decir que me dio un gran placer cortarles la garganta a los soldados. Mi pueblo está cansado de tener que entregar todas las riquezas a Egipto, año tras año, para que puedan derrotarnos hoy, mañana, el año que viene y el que le sigue; pero jamás dejaremos de luchar.
–¡La guarnición, imbécil! –Lo azuzó Hapuseneb, y el nubio asintió. Sus compañeros no se habían movido. Parecían sumidos en las últimas etapas de la apatía que les producía la inminencia de su muerte, y continuaban con los brazos colgándoles laxamente y las cabezas gachas.
–Los portones nos fueron abiertos por un oficial, un hombre que nos había favorecido durante muchos años y cuyo hermano fue condenado a muerte por el faraón tiempo atrás. El resto fue sencillo.
–¡Su nombre! –Le gritó Hatshepsut–. ¡Quiero que nos digas su nombre! El nubio se quedó mirándola con expresión obnubilada.
–No conozco su nombre. Ninguno de nosotros sabia cómo se llamaba. El comandante lo mató cuando lo encontró junto a la puerta.
–¿Y el comandante? ¿Qué fue de Wadjmose? –Preguntó Hapuseneb.
–También él cayó. Yace en alguna parte del interior del fuerte.
Se produjo un profundo silencio y por último Hatshepsut comenzó a alejarse.
–Bien está que mi padre no viviera para ver este día –dijo, trepó lentamente al carro y se colocó detrás de Menkh–. Nehesi: toma tus hombres, id al fuerte y traed el cadáver de mi hermano si lográis encontrarlo. Tendrá la tumba más espléndida y el funeral que corresponde al príncipe que era. Hapuseneb: consígueme las listas de los heridos y los muertos. Menkh se encargará de armarme una carpa lejos de este lugar maloliente.

Entonces se sentó en el suelo del carro, con la cabeza reclinada hacia atrás, mientras Menkh conducía los caballos al paso. Antes de que éste hubiera terminado de levantar la tienda para Hatshepsut junto al convoy que transportaba el bagaje del ejército, a tres kilómetros de distancia en pleno desierto, ya el sol se había hundido en el horizonte.

Nehesi y los Valientes del Rey partieron a la mañana siguiente a cumplir su macabra misión. Mientras el resto de la compañía aguardaba su regreso, apilaron los cadáveres de los nubios y los quemaron, y embalsamaron y enterraron en la arena a los egipcios. Hatshepsut ordenó que se transportara allí lo antes posible una enorme piedra para colocarla sobre esa gran tumba egipcia. Recorrió las tiendas donde estaban alojados los heridos, y le ofreció a cada uno alguna palabra de consuelo. Luego se apropió de la carpa de Nehesi y se sentó fuera, junto a la entrada, con los músculos y el alma cansados, observando cómo su ejército reimplantaba el orden con sigilo y eficiencia.

Por P. Gedge

©2020-paginasarabes®

Carta del Califa Omar a Amrú consultando sobre la riqueza de Egipto

Tan rica comarca debía producir viva impresión en los pueblos llegados de los desiertos de Arabia; y en efecto, las dos siguientes cartas, cambiadas entre Ornar y su lugarteniente Amrú, demuestran hasta qué punto apreciaban aquella conquista.




El Califa Omar, sucesor de Abu-Bekr, a Amrú, su lugarteniente:

«Amrú: lo que de tí deseo al recibir la presente, es que me des una descripción de Egipto bastante exacta para que yo pueda imaginar que veo con mis propios ojos esa hermosa tierra. Salud.»

Respuesta de Amrú:

«¡Oh príncipe de los fieles! Píntate a tí mismo un desierto árido y una campiña magnífica en medio de dos montañas, de las cuales la una tiene la forma de un montículo de arena y la otra la del vientre de un caballo flaco, o bien de la espalda de un camello.»

Tal es el Egipto. Todas sus producciones y todas sus riquezas desde Isoar hasta Mancha (desde Assuan hasta las fronteras de Gaza), proceden de un río bendito que corre majestuosamente a través de él; verificándose con tanta regularidad la crecida y la disminución de sus aguas, como el curso del sol y de la luna.»

Hay una época fija en que todos los manantiales del universo vienen a pagar a este rey de los ríos el tributo al cual la Providencia del universo los ha sometido respecto a él; y entonces las aguas suben, salen del cauce, y riegan la superficie del Egipto, depositando en ella un limo precioso.

»En esta época ya no existen comunicaciones de población a población sino por medio de barquillas ligeras, las cuales son tan innumerables como las hojas de la palmera.

»Así que llega el momento en que las aguas dejan de ser necesarias para la fertilización del suelo, aquel río vuelve dócilmente a los límites que el destino le ha prescrito, a fin de que se puedan recoger los tesoros que ha dejado en el seno de la tierra.

»Un pueblo protegido por el cielo, y que semejante a las abejas, no parece sino destinado a trabajar para los demás sin sacar ningún fruto de sus penas y trabajos, abre ligeramente las entrañas de la tierra, depositando en ellas las simientes de las cuales espera la prosperidad, con el auxilio de ese bienhechor Ser supremo que hace prosperar y madurar los sembrados; el germen se desarrolla, el tallo se levanta y la espiga se forma con el auxilio de un rocío benigno que suple a las lluvias y que conserva el jugo alimenticio de que el suelo se ha saturado.

»Después de la cosecha más abundante, sucede a veces una esterilidad repentina; y así es como, ¡oh príncipe de los fieles! el Egipto ofrece la imagen de un desierto árido y arenoso, de una llanura líquida y argentina, de una laguna cubierta de un limo negro y espeso, de una pradera verde y ondulante, de una era de flores variadísimas, y de un vasto campo lleno de cosechas amarillentas. ¡Bendito sea para siempre el nombre del Creador de tantas maravillas!

»Tres determinaciones contribuyen esencialmente a la prosperidad de Egipto y a la felicidad de sus hijos. La primera es no adoptar ningún proyecto que tienda a aumentar los impuestos; la segunda destinar la tercera parte de las contribuciones al aumento y conservación de los canales, diques y puentes, y la tercera no cobrar el impuesto sino en los mismos productos que la tierra da. Salud.»

Este río que constituye la fortuna de Egipto es también a veces causa de su miseria, pues cuando la inundación no llega a suficiente altura sobreviene allí un hambre crudísimo; y si la sequía dura muchos años, gran número de labradores no tienen más recurso que perecer de hambre.

Los historiadores árabes nos han conservado la relación de una espantoso hambre sobrevenido en el 462 de la Hégira (1069 de nuestra era), durante la dominación árabe. Por espacio de cinco años la crecida del Nilo fue insuficiente, y diversas guerras impidieron aportar trigo de otros países; siendo tan grande la penuria, que un huevo costaba 15 francos y un gato 45. Fueron primero devorados los diez mil caballos o camellos del califa; y un día que el visir iba a la mezquita en una mula, fue derribado de ella y la mula devorada a sus mismas barbas. Ajusticiaron las autoridades a los autores de este atropello, pero la muchedumbre devoró esos cadáveres.

Como el hambre continuaba, los habitantes se comían unos a otros; y toda mujer o criatura que ponía los pies en la calle, era en seguida cogida y devorada viva, a pesar de sus alaridos. Durante mucho tiempo se enseñaba a una mujer que tuvo la suerte de ser arrancada de las manos de los famélicos cuando ya le habían comido una parte del cuerpo, y que tuvo la suerte de sobrevivir a semejante operación.

Por G. Le Bon

©2020-paginasarabes®