Archivo de la categoría: Literatura

Azrael – El Ángel de la Muerte

azrael_a
Un hombre tenía una rosa; una rosa que le había brotado en el corazón. Un día, el Angel Azrael pasó por la casa del hombre feliz y fijó sus pupilas en la flor. La pobrecita tembló, y comenzó a palidecer y estar triste, porque el Angel Azrael es el pálido e implacable mensajero de la muerte. La flor desfalleciente, ya casi sin aliento y sin vida, llenó de angustia al hombre que en ella cifraba su dicha. Por ello se volvió el hombre hacia Dios y le dijo:

– Señor, ¿por qué mandas a Azrael para quitarme la flor que me diste?, brillando en sus ojos una lágrima.

Se conmovió Dios, dice Rubén, por virtud de la lágrima fraterna y le dijo al Angel de la Muerte:

– Azrael, deja vivir esa rosa. Toma, si quieres, cualquiera de las de mi jardín azul.

 La rosa recobró el encanto de la vida pero que esa noche un astrónomo vio desde su observatorio que se apagaba una estrella en el firmamento. (1)

Sin embargo, es otra la verdad de esta leyenda, fue otra la respuesta que Dios diera al hombre feliz que tenía una rosa que le había brotado en el corazón, una rosa que había palidecido cuando el Angel Azrael la miró dejándola casi sin vida y sin aliento.

– Señor, dijo aquel hombre, ¿por qué mandas venir a Azrael para llevarse la rosa que me diste? -brillando en sus ojos una lágrima.

Se conmovió Dios, pero no pudo sino decirle: “sosiega, hijo mío, tu inquietud, reposa tu cansancio al fin, pues no he mandado al Angel Azrael venir a por tu flor. No es ese el motivo de la tristeza de la rosa. Prepara tu camino, Azrael viene a por ti”.

Pero , ¿Quién es Azrael ?

Azrael (en árabe عزرائيل) es uno de los nombres que recibe el ángel de la muerte. También llamado Abu Yaria (أبو جارية) por los musulmanes y Mordad (مورداد) entre los persas, tiene por misión recibir las almas de los muertos y conducirlas para ser juzgadas. Es conocido como el Ángel de la Muerte entre los judíos y musulmanes, y es la derivación del nombre árabe Izrail, el cual aparece en el Corán y significa “Quien a Dios ayuda”. También aparece en el Corán como Malak al-Mawt (ملك الموت) (que es una traducción literal de ángel de la muerte).

También se deletrea Azrail, Ashriel, Azaril, Azriel, y Ozryel.

Azrael fue conocido inicialmente como Azra, el descendiente de los grandes sacerdotes de Aarón y escriba en el periodo del segundo Templo de Jerusalén. Durante el paleocristianismo recibió el nombre de Esdras, el profeta que vaticinó la llegada de Cristo. Esta historia paleocristiana es la que dice que Azrael subió al paraíso sin haber probado la muerte.

También aparece en los escritos del hereje cristiano Marción, donde es mencionado como el ángel de la Ley.

Generalmente se le describe como un arcángel bajo las órdenes de Dios y no como otras personificaciones más lúgubres de la muerte. Dependiendo del punto de vista de las diferentes religiones en las que aparece Azrael, éste reside en diferentes lugares, pero el más habitual es el tercer cielo.

azrael_2_a-e1317664308317
Azrael es el arcángel de la muerte, pero en su buen sentido. Él dice que no debemos temer a la muerte ya que en ella está la paz eterna. Azrael tiene como misión rescatar las almas que fueron injustamente al infierno. Él ha renunciado al cielo y tiene un coro (ejército de ángeles) a su cargo. Se dice que él es uno de los encargados de la protección del último círculo del infierno, impidiendo la salida de los demonios y custodiando la puerta para que no puedan salir.

Tiene una de las misiones más especiales,traer paz y tranquilidad a las almas que se encuentran en el estado de transición de la vida a la muerte o de la muerte a la vida.

Él esta escribiendo y borrando nombres en un gran libro, lo que él escribe es el nacimiento de un hombre, lo que él borra es el nombre del hombre que morirá.

Después de cuarenta días , Azrael debe acompañar el alma del individuo hasta su destino, Él es el ángel que acompaña toda alma después de descarnar, al Cielo o al Infierno.

Nota : (1) La Resurrección de la Rosa de Rubén Darío

©2011-paginasarabes®

El mito del “pueblo elegido” – (Roger Garaudy – Los mitos fundacionales de la politica Israeli)


“Así habla el Señor: Israel es mi hijo, el primogénito”. Éxodo 4,22.
La lectura integrista del sionismo político:“Los habitantes del mundo pueden ser divididos entre Israel y las otras naciones en bloque. Israel es el pueblo elegido: dogma capital” 34.

Este mito reside en la creencia, sin ningún fundamento histórico, según la cual el monoteísmo habría nacido con el Antiguo Testamento. Resulta más bien al contrario, de los dos redactores de la Biblia, el Yahvista y el Elohista, ninguno de los dos era monoteísta; simplemente proclamaban la superioridad del Dios hebreo sobre los otros dioses y sus “celos” respecto a ellos (Éxodo 20, 2-5). El dios de Moab, Kamosh, es reconocido (Jueces 11, 24 y II Reyes, 27) como “los otros dioses” (I Samuel 26, 19).

Fue tras el exilio, y particularmente entre los Profetas, cuando el monoteísmo se afirmó, es decir, que se pasará de fórmulas como esta del Éxodo: “No tendrás otros Dios salvo yo” (20, 3) a otras que no se contentarán con exigir la obediencia a Yavé y no a otros dioses (como se repite en el Deuteronomio: “No seguiréis a otros dioses” (6, 14)),sino que proclamarán: “Yo soy Dios, no hay otro” (Isaías 45, 22). Esta afirmación indiscutible del monoteísmo data de la segunda mitad del siglo VI (entre 550 y 539).

El monoteísmo es, en efecto, el fruto de una larga maduración de las grandes culturas de Oriente Medio: la egipcia y la mesopotámica.Desde el siglo XIII, el Faraón Akhenaton había hecho borrar de todos los templos el plural de la palabra “Dios”. Su Himno al sol es parafraseado casi literalmente en el Salmo 104. La religión babilónica se dirige también hacia el monoteísmo;evocando al dios Marduk, la historiadora Allbright marca las etapas de esta transformación: “Desde el momento en el que se reconoce que las diferentes divinidades no son más que la manifestación de un solo Dios… se está a un paso de llegar a un cierto monoteísmo” 35.

El “Poema babilonio de la Creación” (que data del siglo XI antes de nuestra era) da testimonio de este último paso: “Si los hombres están divididos en cuanto a sus dioses, nosotros, por todos los nombres con los que le invocamos, le llamamos a Él, a nuestro Dios”.

Esta religión ha llegado a ese grado de interiorización en el que aparece la imagen del Justo sufriendo:“Quiero alabar al Señor de la sabiduría… Mi Dios me ha abandonado…

Yo me enorgullecía como un Señor, y ahora me deslizo humilde junto a los muros…

Todos los días gimo como una paloma y las lágrimas arrasan mis mejillas

La oración era sabiduría para mi,y el sacrificio mi ley.

Creía estar al servicio de Dios,pero los designios divinos, al fondo de los abismos, ¿quién puede comprenderlos?

¿Quién, sino Marduk, es el señor de la resurrección? El os modeló de la arcilla original,cantad la gloria de Marduk” 36.

Esta imagen de Job le es anterior en varios siglos. Una imagen similar del justo sufriente, la de Daniel (no el de la Biblia hebrea) castigado por Dios y devuelto a la tierra, se halla en los textos ugaríticos de Ras Shamra, en lo que se ha podido llamar “La Biblia cananea”, anterior a la de los hebreos ya que Ezequiel cita a Daniel junto a Job (Ez. 14, 14-20).

Son parábolas cuya significación espiritual no depende en modo alguno de la verificación histórica.

Es, por ejemplo, el caso de esa maravillosa parábola de la resistencia a la opresión y de la liberación que es el relato del Éxodo.

Poco importa que “el paso del Mar Rojo no pueda ser considerado como un hecho histórico” escribe Mircea Elíade y que no concierna al conjunto de los Hebreos,sino a algunos grupos de fugitivos. Es, por el contrario, significativo que la salida de Egipto, en esta versión grandiosa, haya sido relacionada con la celebración de la Pascua… revalorizada e integrada en la historia santa del Yavismo.

A partir del 621 a. C. La celebración del Éxodo sustituye en efecto a un rito agrario pascual cananeo de primavera: la fiesta de la resurrección de Adonis. El Éxodo se convierte, así, en el acto fundador del renacimiento de un pueblo arrancado de la esclavitud por su Dios.

La experiencia divina de la liberación del hombre de su antigua servidumbre se encuentra en el seno de los más diversos pueblos: la larga y errática marcha del siglo XIII de la tribu azteca méxica que tras un siglo largo de dificultades llegó a su valle bajo la conducción de su dios; éste les abrió el camino allí donde ni siquiera estaba trazado.

También existen viajes iniciáticos hacia la libertad del Kadaira africano. La fijación al suelo de las tribus nómadas o errantes está ligada en todos los pueblos – y particularmente en los de Oriente Próximo – a la donación de la tierra prometida por un Dios.

Los mitos jalonan el camino de la humanización y de la divinización del hombre. El del diluvio, por medio del cual Dios castiga las faltas de los hombres y reinicia su creación, se encuentra en todas las civilizaciones desde el Gilgamesh mesopotámico hasta el Popol Vuh de los mayas 37.


Los himnos de alabanza a Dios nacen en todas las religiones, véanse los salmos en honor de Pachamama la diosa madre o Dios de los Incas;

“Wiraqocha, raíz del ser,
Dios siempre próximo…
Que creó al decir:
¡sea el hombre!
¡sea la mujer!
Wiraqocha, Señor luminoso,
Dios que hace nacer y hace morir…
Tú que renuevas la creación
Protege a tu criatura
Durante mucho tiempo
Para que pueda
Perfeccionarse…
Marchando por la recta vía”.

Si un prejuicio etnocéntrico no se opusiese, ¿por qué, en base a estos textos sagrados, que son para cada pueblo su Antiguo Testamento, no iniciar una reflexión teológica sobre los momentos del descubrimiento del sentido de la vida?

Por tanto, sólo el mensaje de la vida y de las palabras de Jesús alcanzarían marchamo de verdadera universalidad: estaría enraizado en todas las experiencias vividas de lo divino y no reducido e incluso asfixiado por una tradición unilateral. La misma vida de Jesús, su visión radicalmente nueva del Reino de Dios, no ya encabezado por el poder de los grandes, sino por la esperanza de los pobres, ya no estaría adherido al provecho de un esquema histórico que aportase solamente promesas de victoria hechas a un pueblo hasta su cumplimiento.

No hemos evocado aquí, en sus primeros estadios, más que las religiones de Oriente Próximo, en el seno de las cuales germinó el monoteísmo y entre las cuales se formaron los hebreos como pueblo.

En otras culturas, no occidentales, el camino hacia el monoteísmo es más antiguo aún.

Por ejemplo en los Vedas de la India: “Los sabios dan al Ser Único más de un nombre” 38.

Vrihaspati “es nuestro Padre, que contiene todos los dioses” 39.
“Aquel que es nuestro padre, ha engendrado y contiene a todos los seres. Dios único, crea a los otros dioses. Todo lo que existe lo reconoce como señor… Conocéis a aquel que ha hecho todas las cosas; es el mismo que está dentro de vosotros” 40.
“Sus nombres son múltiples pero Él es Uno”.

Estos textos sagrados, están escalonados entre los siglos XVI y VI a. C., y el Padre Monchanin (S. J.) en su intuitivo esfuerzo por situarlos en los Vedas, los llamaba:“el poema litúrgico absoluto” 41.

————————————————-

34Rabino Cohen, Le Talmud, p. 104. Ed. Payot. París. 1986.
35 Allbright. “Les religions dans le Moyen-Orient”. p. 159.
36 Op. cit. pp. 329-241.
37 1ª parte, cap. 3.
38 Himno de Rig-Veda III, 7.
39 III, 18.
40 CXI, 11.
41 Jules Monchanin, Mística de la India, misterio cristiano, pp. 231-239.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

El mito del “pueblo elegido” por Roger Garaudy se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Al-Fátiha – Surah principal del Qur’an

al_fatiha_a-e1317140491401
Se llama Al Fatiha, en esta Surah se encuentran concentradas las grandes generalidades de la mentalidad islámica, el conjunto de conceptos que determinan la especial visión que de la existencia tiene el musulmán, y que rigen su creencia y conducta.

Todo esto nos revela parte de la sabiduría que existe detrás de su elección para ser repetida al comienzo de cada uno de los ciclos (rak’ah) que constituyen una oración.

Cantidad de versículos, palabras, letras y lugar donde fue revelada:

La Surah Al Fatiha posee 7 versículos (aiat), 25 palabras y 113 letras en árabe y la misma fue revelada por Allâh en su totalidad, en la ciudad de La Meca antes de la Hégira (la emigración de los musulmanes de la Meca hacia la ciudad de Medinah).

al_fatiha_2_a-e1317140552447
Los 7 versículos en árabe y en castellano:

1) Bismil – lahir – rahmanir – rahim
1)En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso.

2) Al – hamdu lil – lahi rabbil – ´alamin
2) Alabado sea Al-lah, Señor del Universo.

3)Ar – rahmanir – rahim
3)Clemente – Misericordioso

4)Maliki iawmid- din
4) Soberano absoluto del Día del Juicio.

5) Iyyaka na´budu wa iyyaka nasta´in
5)¡Sólo a Ti adoramos y Sólo de Ti imploramos ayuda!

6) Ihdinas – siratal – mustaqim
6)¡Guíanos por el sendero recto!

7)Siratal – ladhina
7) ¡El sendero de quienes agraciaste, no el de los que se han ganado tu ira, ni el de los extraviados!

Trece diferentes recitaciones de los grandes capítulos del Glorioso Corán – Sura al-Fatiha.Los recitadores son (en orden): Ahmed Al-Ajmy Nabil Ar-Rifa’i Nasir Al-Qatami Mishary Al-Afasi Maher Al-Me ‘ aqli Fahd Al-Kanderi Bukhatir Salah Abu Bakr Al-Shatri Mohammad Al-Lohaidan Hani Ar-Rifai Fares Abbad Saad Al-Ghamdi.

Fuente: Sociedad Arabe de Necochea

©2011-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

Al-Fátiha – Surah principal del Qur’an por Sociedad Arabe de Necochea se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.